La Divina Misericordia

Revelación a Santa Faustina Kowalska

Santa Faustina (como es conocida en el mundo entero) pertenecía a la Congregación de Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, conocidas como las "Hermanas Magdalenas" que se dedican a la educación de jóvenes de bajos recursos. Vemos como el Señor empieza a poner las piezas de su "rompecabezas de gracia", en un orden perfecto.  El revela Su Misericordia a una religiosa de la comunidad dedicada a Su Misericordia.

Santa Faustina estuvo en varias casas de su Orden, siempre realizando trabajos muy sencillos y desapercibidos, tales como la cocina, el jardín, la limpieza del convento o atendiendo la puerta. Precisamente es a esta hermana menos notoria a la que el Señor escoge para dar al mundo entero el gran mensaje de su Misericordia que a tantas almas ha tocado y transformado al propagarse por el mundo entero en momentos tan críticos para la humanidad.

Algunos mensajes

Sobre la imagen de la Divina Misericordia

Sobre la Coronilla de la Misericordia

Sobre la verdadera devoción a la Divina Misericordia

Sobre la hora de la gran Misericordia

Sobre la Fiesta de la Misericordia

Otros mensajes de Jesús.

 

Enlaces externos a mas información

Sor Faustina y el mensaje
 ewtn-divina_misericordia
 Divina Misericordia.com
 Divina Misericordia.org

 Santuario Jesús Misericordioso
 
The Divine Mercy Org engl.

Grupos de Google
Inscribirte gratis a Dios Jesús Te Habla
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Cuando te inscribas, recibirás en tu correo un email que deberás confirmar, si no lo recibes en tu bandeja de entrada, estará en correo no deseado. EL e-mail que recibirás en tu correo no deseado (sino lo recibes en tu bandeja de entrada) tendrá el nombre de remitente de noreply@googlegroups.com, este es el email que deberás guardar en tu bandeja de entrada, y  si en este e-mail, con una barra de color amarilla arriba del e-mail te pide que "marque como seguro o deseado" el email; marca esta opción para poder recibir nuestros envíos.

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )