Una experiencia concreta

de crecimiento espiritual

Revelación privada a Fabiana Corraro de Meana

Mensajes Año 2000

Una Experiencia Concreta de Crecimiento Espiritual

Fabiana Corraro de Meana

Por Favor ayuda a difundir la Obra de la Madre compartiendo este Libro en internet con amigos y familiares.

Las iniciales así corresponden:
    P: Dios Padre
    J: Jesús
    M: María
    F: Fabiana

 

03-01-00

J. No te preocupes por nada.

J. ¿Crees que no pienso en tu futuro? ¿A qué vienen esos pensamientos?

Quédate en la paz de Mi Corazón. Yo sé recompensar.

Puedes comprobar Mi generosidad a cada instante. Soy tu Socorro seguro.

¿A qué viene el querer marearse con el mundo, cuando Yo aguardo a Mis hijos para darles PAZ y serenidad

a sus vidas? La paz que el mundo da, Yo no doy. Yo soy la PAZ que el mundo no valora, no quiere.

Por tu salud física no te preocupes. Basta una fe como el tamaño de un grano de mostaza.

Cada alma debe descansar sobre su Creador con mayor abandono.

La irrealización no viene de proyectos humanos fracasados, viene del Plan de Dios que fracasa en el hijo

porque éste no lo recibe.

El plan de Dios es Amor, el plan del hijo es egoísmo.

 

06-01-00

M. Recibirás cuanto puedas imaginar, y lo que no puedes imaginar déjalo a Mi antojo. Yo sé complacer más

allá de todo límite.

F. ¿Te referís al otro mundo, al Cielo?

M. Claro.

F. Pero hace cuánto que venís prometiendo y no cumplís. ¿Me estás tomando el pelo?

M. Te he separado de aquellos que no comprenderán. Ahora estás más cerca de lo que deseo para tu vida.

F. Me siento mal por lo que acabo de hacer.

M. Quedará en el pasado.

Revisa en tu vida todo aquello a lo que le sientes "un claro rechazo", es aquello que no me gusta, es lo que

debes dejar de lado, y tu corazón avisa.

Desconfías de que quiero tu felicidad.

M. ¿Ves hija cómo sé rescatarte a pesar de todo? Espera todo de Mí, tu Santa Madre María. "Bendita eres

entre todas las mujeres" me dijo el Ángel, no entendí totalmente lo que significaba, como no comprendes

muchas cosas que te digo, que a su tiempo comprenderás.

No te preocupes por aquellas personas que aparto de tu lado, porque el plan de Dios debe realizarse. Yo, tu

Madre Celestial, te haré feliz.

F. ¡Qué purificación la mía!

M. ¿Puedes quedarte un rato más Conmigo en oración?

 

07-01-00

F. Me cuesta confiar cuando los hechos me parecen tan contradictorios.

P. Entrégame todo.

Recibirás más de lo que imaginas.

F. ¿Cuántas veces me vas a decir lo mismo?

P. Hasta que te desapegues de tus propios proyectos y cálculos.

Déjate amar más.

F. Significa: preocuparme menos.

P. Significa todo lo que quieras.

Significa dejar todo de lado para estar con tu DIOS-AMOR.

M. No te preocupes por los demás.

La paz del corazón debe estar primero.

F. Hoy tenemos reunión de los pequeñísimos.

M. Reunión a la que asisto con gran alegría y Mi Hijo también.

No dudes de venir a Mí siempre. Largos ratos te esperan Conmigo. ¿Puedes confiar en Mí, tu Madre

Celestial?

Te he elegido como depositaria de Mi Amor Maternal.

F. Y qué pasa con todas las oraciones que recé en estos días.

M. Te indican la poca confianza que tienes hacia Mí.

F. Recé por una intención en especial, pero no tuve la respuesta que esperaba.

M. Es que no dejas a Mi antojo el arreglo de aquel problema. Si confiaras más...

No dudes en venir a Mí cuantas veces quieras.

Cuando estás Conmigo estás más cerca del cielo que de la tierra. ¿No ves Mis maravillas? ¿No ves Mi

Amor? Con cuánta predilección te cuido.

 

10-01-00

F. Constantemente me pregunto, mejor dicho se me viene a la mente aquella situación tan fea que viví y no

me explico por qué, si estoy consagrada y supuestamente me cuidás. No entiendo.

M. Nunca más pasarás por eso, te lo prometo.

F. Necesito plata.

M. Sabes a quién recurrir.

¿Quieres confiarme algo más?

F. Qué más te voy a confiar que ya no sepas.

M. Te voy a regalar todo. Mendigar, nada.

 

11-01-00

J. ¿Puedes perdonar?

F. ¿A quién?

J. A ti misma, por tu incapacidad.

Yo te daré nuevas fuerzas.

F. ¿Para qué?

J. Para que hagas lo que tienes que hacer: Orar, rezar, contemplar, interceder por tus hermanos.

F. Y bueno, alguien tiene que hacerlo. Me agarraste a mí y me gusta porque no tengo que salir al ruido de la

calle. Gracias.

 

12-01-00

J. No hagas caso a otros mensajes para quedarte en Mi Corazón, en oración.

Yo escudriño tu alma, la cultivo, la arreglo a Mi antojo.

(Sobre anuncios de grandes males:)

P. ¿Crees que no te avisaría si algo habría de ocurrir? Yo soy un Dios de vivos, no de muertos. Creé esta

tierra para que vivan en ella y sean prósperos.

No tengas miedo hija y aférrate a Mí, tu Padre Celestial. No tengas miedo de nada.

 

15-01-00

F. Bueno, acá estoy. Vine, aunque no tenía ganas. Y no vengas con el tema de la fidelidad, porque hoy el

horno no está para bollos.

Me dijiste que no querías que "X" vuelva a mi casa y no te entiendo.

P. Después comprenderás.

"X" está muy abatido. Él no comprende lo que Yo quiero hacer a través de estos escritos, quiero hacerle su

trabajo más fácil. Deberá pronunciarse en algún momento.

F. ¿Por qué no atendés a lo que te digo? Nuestro encuentro es para que tratemos todo, no sólo lo que a Vos

te interesa.

P. Hay cosas que debes dejar de hacer para quedarte más tiempo Conmigo.

F. Bueno, ya sé qué es, pero me cuesta porque soy muy inquieta.

P. Te mueves mucho todavía porque desconfías de que Yo pueda ocuparme de todos tus asuntos.

F. Recuerdo una frase de María: "Yo permito tu fracaso, luego hago todo Yo". ¿Tendrá algo que ver?

P. Debes ser humilde para recibir.

Dentro de tus planes estaba atender las cosas de la casa, ocuparte. Dentro de Mis planes está: el que te

muevas menos y reces más.

F. Con Tu Gracia todo lo puedo.

P. Es que debes convencerte de que es más importante orar cada día que cualquier otra cosa.

Si permito que escribas es para que tus hermanos aprovechen también la gracia recibida en la oración.

F. ¿Como los vasos comunicantes?

P. Claro. Todo el Cuerpo debe ser alimentado.

Escribes para que tus hermanos también se alimenten. Del otro alimento me encargo Yo.

F. ¿Y por qué dejaste que me ilusione con aquello que me prometiste? Me endulzaste, y después chau. Me

pareció muy cruel de Tu parte.

P. Debes estar muy por encima de cualquier proyecto personal, para quedarte con lo que te propongo

diariamente.

F. Morir totalmente a uno mismo, nunca termina de doler.

P. ¿Cómo pretendes fusionarte con tu Dios si no desapareces?

F. Es que no me das tregua. Somos tan limitados. Somos de barro. El barro no sirve a menos que otro le dé

alguna forma con las manos.

P. Es lo que estoy haciendo con tu vida.

Para amar debes dejar que te ame.

F. Me desprendiste ya de tantas cosas...

P. Es que quiero que des más fruto. El cien por ciento. Hasta el final.

No puedes estar pendiente de nadie más que de Mí, porque Yo te conozco y sé lo que necesitas mejor que

cualquiera.

Los que critiquen el mensaje quedarán fuera, sin aprovechar tanta riqueza como derramo para las almas,

que son el motivo de Mi Amor y Misericordia.

Reza hija para que los sacerdotes se conviertan en Imagen de Mi Hijo Amado.

F. Pero hay excepciones.

P. Pero no alcanzan para sacar del error a tantas almas extraviadas.

F. ¿Qué querés que rece?

P. El Santo Rosario. Con él puedes todo.

El Rosario ilumina, transforma, hace al cristiano más humilde en Mi Presencia salvadora.

P. Cuanto más ores, más Fe tendrás.

Cuando huyes de Mi Presencia antepones tus intereses y pierdes de vista Mi proyecto. Por eso la necesidad

de orar siempre, de caminar de MI MANO.

 

17-01-00

P. Prepárate para recibir.

¿Qué importa lo que dirán los demás? (Se refiere a los que antes estuvieron a mi lado y ahora no entienden

lo que me pasa).

F. El mismo mensaje trae divisiones, es contradictorio, aunque acepto sin entender muchas veces.

P. Recibir sin Amor: no viene de Mí. Por eso te separé de lo que no es Amor de Mi Corazón, para crear

siempre "el paraíso" en tu vida.

Ante los demás, llevas una vida simple, pero cuánta riqueza derramo en tu corazón, y sabiduría oculta para

el mundo cuyo velo es negro y denso.

Debo desapegarte cada vez más. Donde no haya amor, no estarás, porque Yo soy AMOR y te conduzco.

Tus reproches me gustan, vienen de tu pobre humanidad combatida cada día.

Hoy estás más unida a Mí después de unos días de intranquilidad.

F. Frente a lo que me mostraste de "X", ¿qué tengo que hacer?

P. Nada. Te mostré aquello para que cuando sobrevenga no te preocupes y atiendas sólo a lo que te digo.

F. ¿Y por qué tengo que soportar esta situación?

P. Yo te demostraré cómo obro en aquello que te pareció adverso en un primer momento.

 

19-01-00

P. ¿Tienes algo que pedirme hoy?

F. ¿Pedirte? Qué puedo pedirte que Vos no sepas.

Podés complacerme más allá de mis deseos, si querés, pero ese día todavía no llegó.

¿Acaso era necesario que me hirieras tanto? No me quedan ganas de pedirte. Suena ridículo.

P. Debes desprogramarte. El "apego" hace doler.

 

26-01-00

P. Necesito detenerte para poder obrar. Yo soy tu alimento. Y quiero que escribas. Vas a recibir todo de Mí.

No te compares con los demás. Yo quiero embellecerte más, a costa de lo que sea, aún de las separaciones.

No digas: "Haré esto, haré aquello". Di: "Señor, ¿qué quieres?".

Quiero que te dejes amar más todavía. El Amor transforma, embellece y crea cosas nuevas, crea más amor y

enlaza los corazones ardientes en una sola llama.

F. Lo que me decís sólo se puede dar si viene de Vos.

P. Yo te llevo a convertirte en "una llama viva de Amor misericordioso". Debes ser llama de Amor viviente.

F. ¿Cómo puedo ser llama de amor viviente con los obstáculos que tengo?

P. Yo despejo el camino.

F. Está todo en Tus manos.

P. Verás cómo marco las diferencias.

El ciento por uno, hija, el ciento por uno.

F. Bueno, ¿y se puede saber hasta cuándo me vas a tener acá?

 

28-01-00

M ¿Crees que te abandonaría? Yo provoco todas estas idas y venidas en tu vida para un mayor desapego.

¿Puedes confiar en Mí? ¿No sabes cuánto te amo? ¿Acaso UNA MADRE (se refiere a Ella misma) no arreglaría

con lo mejor a su hija?

F. Lo que me proponés no es fácil. Es dolor.

M. ¿Qué te preocupa que no puedas contarme?

F. Sabés todo. ¿Te repito nuevamente lo que ya sabés?

M. No temas de Mí, tu Madre, que nuevamente te rescata para darte nueva vida otra vez.

¿Acaso podrías conseguir de Mí otra cosa que no sea Amor?

No temas recibir de Mí, todo, porque lo que Yo te doy siempre es mejor.

 

29-01-00

P. No retrocedas en Mi Amor. Puedes disponer de todos Mis bienes a tu antojo, pero ten cuidado de no

manchar tu alma con la presunción.

F. Soy niña en Tus brazos, no entiendo lo que me decís.

P. Presunción: creerte más que los otros.

F. Bueno, si así querés. ¿Es una advertencia o una corrección?

P. Una advertencia.

01-02-00

M. Si confiaras más en Mí...

F. Dame esa confianza.

M. Ven y verás.

F. ¿Adónde?

M. A lo más profundo de Mi Corazón.

No pienses en la Misericordia, piensa en el Amor, aquella vendrá sola.

F. Bueno, me revelás Tus cosas y me da mucha impotencia no poder hacer nada.

 

04-02-00

M. ¿A qué vienen esas dudas?

F. Dudo todo lo que se me da la gana.

M. Permití aquel suceso para que te desapegues más de "X".

F. No comprendo adónde querés llegar, adónde me querés llevar.

M. A la Contemplación absoluta de lo Increado. Acá estamos ensayando un poco.

F. ¿Y para llegar a aquello debo sufrir tanto?

M. Escribirán sobre ti, sobre tu vida de Amor y unión Conmigo y de cómo es necesaria "la muerte" para

entrar a la "Vida".

Esta vida no es nada sin Mi ayuda porque Yo proveo lo necesario y aún más. El alma no comprende de qué

manera Mi Corazón desea hermosearla con las joyas con que Dios hermoseó la Mía. Y estoy hablando del

crecimiento espiritual en absoluto, porque no se puede servir más que a Dios, entonces Él abre su cofre y

derrama los tesoros que guarda para aquellos que los desean de verdad.

¿A qué viene tanta preocupación cuando el Amado espera día y noche velando junto al alma, esperando

que ésta despierte del letargo del mundo?

Es necesario nacer cada día para el desposorio. Para el desposorio final preparo el alma.

¿Morir de Amor como Yo? ¿Quieres? ¿Quieres compartir Mi parte? ¿O es que dudas de Mis palabras?

Corazones amantes quiero para Mi Hijo.

F. Deambulé tanto antes de todo esto que muchas veces dudo de lo que me decís. Tantas experiencias

negativas vienen a mi mente que no puedo valorar lo que decís.

 

05-02-00

P. No te guíes por los acontecimientos externos. Yo haré justicia en un abrir y cerrar de ojos. Esa pirámide se

va a derrumbar.

F. Ya presentía que eso iba a ocurrir. Ya era hora que se derrumbe.

P. No te preocupes por ellos. Necesito ahondar más en tu vida.

¿A qué vienen esos complejos?

F. Vos me conocés, ¿por qué preguntás? Ni siquiera sé cuáles son. IIuminame.

¿De mi cuerpo? ¿De mi alma? ¿Cuáles?

P. El Espíritu Santo hará Su obra.

 

07-02-00

P. ¿Por qué desconfías? (Se refiere a una situación en particular que estoy viviendo ahora, no a la Fe).

F. Explicame Vos. Sufro por no confiar, pero "el porqué" no lo sé. Dame confianza.

P. Falta perdón.

F. Dame perdón.

P. No tengas miedo de recibir lo que quiero darte con tanta gratitud y bondad. No te compares con nadie.

Eres víctima de Mi Amor Misericordioso y quiero derramarlo a raudales. ¿Puedes confiar más de ahora en

adelante? Sabes que te amo. No te preocupes por los demás, que proveo para todos.

En este nuevo día quiero que reces el Rosario con mucho fervor por la conversión de los pecadores, para la

salvación de las almas extraviadas.

No te preocupes por "X", está en Mi Corazón.

F. Mientras rezo el Rosario:

M. Habrá separaciones, pero no te preocupes, estarás lejos. El demonio está haciendo estragos, menos en

aquellos que tomaron su consagración en serio. Tú quédate en Mi Corazón materno y no dudes de Mí, de Mi

intervención poderosa.

Ese regalo será para ti, no para que repartas compadeciéndote de todos.

F. ¿Querés decir que no tengo que ser generosa?

M. Sí, pero en la medida que Yo te inspire.

 

22-02-00

M. Mientras conserves la paz estarás en Mis brazos.

F. Pero hay ocasiones en que otros u otras cosas de afuera me sacan la paz; no es mi culpa, ¿cómo hago?

M. Te indico lo que debes hacer. Lo demás hago Yo.

Tu corazón es "guía" y da señales para que sepas en qué terreno no debes entrar. Tu cansancio también es

una señal y es un regalo, porque así sigues en Mis brazos y Yo puedo actuar.

Yo soy tu Madre, cariñosa y buena, y quiero que me hables con confianza y cariño. Sabes que te amo.

No temas las insidias del demonio que quiere turbarte. Si supieras cuánto te amo...

F. Si me amás tanto como decís, ¿por qué no me das lo que te pido? ¿No me merezco? ¿Soy mala?

M. ¿No confías en tu Madre? No mires a los demás, mira a tu Madre Celestial; cuánto te cuida y te ama.

F. ¿Que me cuidás? Si me cuidaras no hubieses permitido aquella horrible situación. ¿Me falta humildad?

¿Soy mala?

M. No tengas miedo, Yo te protejo.

Olvida el pasado.

F. Todo es tan fácil para Vos.

M. Mírame, mírame como tu Madre y confía en Mí. Entra más profundo en Mi Corazón Materno, mira cuánto

amor tengo para darte, pequeñita mía; no temas el fracaso.

F. De qué me sirven tantas lindas palabras, si luego tengo que volver a una realidad que no me da nada.

M. Te falta confianza. Debo liberarte para que veas que sí actúo y que muchas veces tus ojos no ven.

¡Cuántos enemigos del alma debo sacarte para que te dejes amar más! Yo sufro cuando sufres.

F. Claro, Vos naciste sin pecado, sin esa herencia que nosotros traemos desde el nacimiento. Aunque mi

historia contribuyó mucho a la carga.

M. Quiero desterrar, desarmar tu pasado, para que vivas de Mí y en Mí siempre.

F. Me estás "desarmando" y esto duele mucho porque tengo mecanismos de defensa que me impiden confiar

en Tu bondad, a pesar de todo.

 

24-02-00

F. ¿Para qué me llamaste tan temprano?

P. Para decirte que te amo y que quiero que seas feliz. Permití este viaje para tu bien. Déjate amar más.

¿No comprendes?

F. ¿Qué cosa?

P. Que no puedo vivir sin ti. No puedo concebir Mi vida sin Mis hijos.

F. Vos sabés lo que quiero.

P. Sin embargo es necesario quebrar ciertos esquemas para poder madurar y recibir lo que quiero darte.

F. ¿Madurar?

P. Madurar, ante Mí significa ser cada vez más humilde y recibir lo que Yo quiero dar, es decir, dejarse amar

cada vez más, dejarse crucificar para recibir más Amor.

Cada día propongo lo que nadie quiere recibir: Amor crucificado, que es capaz de dar vida en abundancia.

Yo conozco tus necesidades.

No te cuestiones tanto tu manera de ser, Yo te conozco bien, conozco tu corazón mejor que nadie.

P. ¿Por qué desconfías?

F. ¿De qué?

P. De Mi Amor, de Mis cuidados. A pesar de todo siempre te estoy cuidando. Debes confiar en Mi protección

en todo momento, aunque el panorama te parezca una gran tempestad.

F. Es que hay momentos en que desespero porque creo que me abandonaste y creo que estoy sola para

arreglármelas. ¡Ay Dios, soy tan frágil! Caigo a cada instante. Nunca podré responderte como quisieras.

P. Eres niña, el niño cae y se levanta.

F. Siempre me decís que soy niña, sin embargo me cuesta mucho saber que ésa es mi condición.

Tengo un gran temor, conocés bien cuál es, y quisiera nunca más tener miedo. Todavía no puedo confiar en

que me cuidás (en aquel aspecto). Y ese temor vuelve y vuelve, y me quita la paz, me quita libertad.

Ay, Dios, pierdo la paz tan fácilmente en estos días... ¿Será que no estoy haciendo Tu voluntad? Siento tanto

vacío en el alma... ¿Cómo remediar esto?

Hago un acto de confianza, Señor, Padre, en Tu Amor y no pienso más.

P. Yo te puse en este mundo para que seas feliz en Mi Amor. Mi Amor es Misericordioso, compasivo, perdona

todo y contempla todo, no hace acepción de personas y disculpa todas las ofensas. Mi Amor es bondadoso,

providencial, caritativo y servicial. Mi Amor todo lo resuelve.

F. ¡Cuánto me falta aprender a amar! Bueno, creo que todavía no empecé a amar.

P. Por eso debes elevarte siempre hacia Mí, porque lo que el mundo ofrece no es amor, es egoísmo

desenfrenado.

F. Y entonces, ¿qué tengo que hacer?

P. Déjate amar más.

 

26-02-00

F. Me anda costando mucho esfuerzo mantener la serenidad en estos días. Debo rezar mucho.

P. El demonio está listo para devorarte, entonces debes rezar más y refugiarte en Mí.

¿Crees que no puedo hacerte de nuevo, sea la edad que tengas? ¿De qué tienes miedo?

F. Me asustás cuando me decís que el demonio está listo para devorarme.

P. El demonio quiere quitarte la paz a toda costa y no puede hacer nada que no resuelvas con la oración. El

demonio quiere quitar todo lo bueno que hay en tu corazón. Por eso la necesidad de velar y estar alerta.

 

29-02-00

P. ¿De qué te preocupas? ¿De tu porvenir? ¿De tus cosas en el presente? (Se refiere a las cosas

materiales).

F. Trato de preocuparme cada vez menos.

P. ¿Confías en Mí, TU PADRE?

F. Quiero esperar todo de Vos, para siempre.

(Luego de un rato, después de prepararme un café)

P. ¿Por qué tanto apuro? ¿Acaso Yo no dispongo todo para tu bien? ¿Dónde está Mi lugar?

F. Donde quieras ubicarte, sabés que no puedo amarte más de lo que puedo, a menos por Tu Gracia.

P. Escúchame: "Tú recibirás todo porque te has decidido a servirme". ¿Puedes disculpar a los otros por no

entenderte?

No te preocupes por nada.

F. Sí, es fácil decir, pero no es fácil cumplir con aquello, porque durante el día asaltan las preocupaciones,

aunque reconozco que con Tu ayuda cada vez vivo más despreocupada.

P. Quiero reflejarme en ti. Quiero reflejar Mi paz, Mi Misericordia, Mi bondad, Mi caridad, Mi Amor.

No temas el fracaso. A Mí me creyeron fracasado y soy el REY del Universo.

¿Puedes confiar más en Mí, tu Padre protector?

 

03-03-00

J. ¿Ves por qué no te conviene cierta junta? Te lleva a la perdición (se refiere a la perdición de lo que Jesús

cultiva en mí).

Ella tiene sus motivos para actuar así, que no vienen de Mí. Deja que Yo actúe. ¿Puedes confiar en Mí, tu

Amado que no te deja un segundo? ¿Qué no podrías conseguir de Mí?

El cambio vendrá y debes estar preparada (se refiere al cambio en mi vida, que Jesús viene anunciándome

hace un tiempo, y se refiere también a un cambio físico y de lugar; el comienzo de una nueva etapa).

J. ¿Por qué no confías plenamente?

F. Cuando confié me fue mal, ¿o no te acordás? ¿Por qué habría de confiar?

J. Aquella situación te desapegó de lo que Yo quería, y no fue un fracaso, fue un "despejar un poco más el

camino". Yo te quiero para Mí, para Mi obra salvadora, y debes estar atenta a Mis inspiraciones. No

te preocupes por los demás. Deja que Yo actúe. Tanta movilidad no sirve para nada.

F. Y eso que me muevo mucho menos que antes. Siempre te parece que me muevo mucho y

me lo reprochás.

J. Son instantes perdidos para Mí.

 

09-03-00

A la siesta María me dice:

M. No te preocupes por nada y escucha Mis palabras:

"Todo está preparado para la Gran Cosecha. Vendrá una catástrofe mundial. Ustedes están a salvo".

F. ¿Y mis hermanos?

M. Están a salvo.

 

10-03-00

(Muy temprano, casi sin amanecer)

M. Vine a decirte cuánto te amo y deseo tu felicidad.

Lo que esperas llegará pronto y sin demora. ¿Puedes confiar más?

Reza el Rosario.

F. Estoy enojada, no tengo ganas de rezar el Rosario.

M. Estás enojada contigo misma y no quieres ver el porqué. Acéptate como eres, como Yo te acepto.

F. Me humillaste.

M. Te sientes humillada, es diferente.

Déjate conducir por Mí, déjate amar más.

F. La verdad es que tengo que ser más humilde. Sé de dónde arrastro aquel sentimiento.

M. No te preocupes por nada de este mundo y sé feliz en Mi Corazón. Yo preparo tu fiesta cada día y tus

hermanos también esperan la fiesta. Deja que Yo te ame.

F. Debo hacer más silencio. Propósito de Cuaresma.

M. Más silencio para apreciar mejor Mis regalos. El barullo te aleja de Mi Corazón Inmaculado.

¿Quieres más intimidad?

¿Quieres más de Mí?

¿Quieres más de Mi leche materna?

F. Más tarde, invoco al Espíritu Santo. Mucha desolación desde hace un par de días.

¿Por qué tengo que escribir en estas condiciones?

Escucho en mi interior:

"Debes elevarte por encima de las condiciones".

F. Ni siquiera tengo un lugar tranquilo y ordenado para escribir.

 

12-03-00

P. No tengas miedo de nada.

F. Esta inseguridad me está matando.

P. Saldrá mejor de lo que parece. No temas recibir de Mí todo.

Debes crecer en humildad, por eso quiero que recibas de Mí, todo.

F. ¿Qué me querés enseñar con todo esto?

P. La confianza del niño pequeño. No sabes cómo quiero favorecerte. Eres Mi reina y Yo te corono. Debes

actuar con la confianza como de quien dispone de todo.

 

15-03-00

Me levanté muy angustiada y ni siquiera la idea de que Dios me acompaña me quita esta angustia. Invoco a

san Miguel por si acaso el demonio me estuviera turbando.

M. Cuántos tesoros tengo para regalarte.

F. Estoy muy cansada como para apreciar Tus palabras.

 

16-03-00

M. Recibe todo de Mí.

Ayuda a los pobres en la medida que no te quite la paz.

 

19-03-00

J. Me gusta que creas en Mí, y que actúes en consecuencia.

F. La pobreza que incomoda, es la que me molesta. La carencia de aquello que me impide llegar a Vos cada

día. Sabes que el "orden" también ayuda a llegar a Dios.

¿Jesús será necesario que me discipline más? No quiero hacer mi voluntad, sino la tuya, o sea lo que es

mejor para mí.

J. Dejarás atrás el desorden en el que aparentemente estás sumergida porque Yo, tu Amado, he sabido

recompensarte y lo seguiré haciendo a lo largo de toda tu vida.

F. Jesús, tengo poca fe o me cuesta aceptar Tus tiempos.

J. Es que Yo quiero desapegarte más a personas y criterios mundanos que no convienen a MI OBRA. Debes

ser fiel reflejo mío. Quiero engalanarte más aún y las trabas están en tu corazón, no fuera de él.

F. Jesús, si he de dar testimonio de Tu amor, ¿te parece que ciertas cosas ya no deberían preocuparme?

Pero no puedo esforzarme más. Estoy cansada. Quisiera complacerte pero no puedo, no tengo fuerzas...

J. Es que Yo he de llevarte siempre en el camino.

F. Durante mucho tiempo el sufrimiento fue mi pan de cada día, me cuesta creer que querés que sea feliz.

J. ¿Puedes serenarte un poco más?

¿Puedes compartir Conmigo Mi dolor de ver cómo se pierden tus hermanos?

 

26-03-00

F. No puedo dejar de pensar en que "X" me haya robado. No quiero que vuelva a entrar a esta casa.

M. Todo saldrá a la luz.

F. Acá estoy, María, me pongo en Tus manos y en Tu Corazón.

M. No temas el fracaso.

F. Comienzo a rezar el Rosario. Ella me dice:

"¿Por qué temes?" (Se refiere al temor de ofender a Dios, cuando pienso en que podría ayudar más a los

pobres). "Lo que tienes es un regalo de Mi corazón. Por lo material no te preocupes".

F. Es que muchas veces me da sentimiento de culpa gastar dinero en mí siendo que hay otros que no tienen.

M. Pero yo te necesito para salvar ALMAS, por lo demás no te preocupes.

Tú sabes que te amo y que no te dejaría de conducir en ésta MI OBRA..

Aprovecha Mis regalos, que son de Madre Amorosa.

 

01-04-00

F. Tengo ese temor que no puedo sacármelo de encima y no entiendo cómo todavía me hablás de cosas

lindas.

¡Cómo querés que confíe! No entiendo nada.

Bueno, ¿qué me ibas a decir?

J. Que vas a recibir mucho más de lo que imaginas.

F. ¿Pero de dónde?, porque espiritualmente recibo mucho, pero de mi casita, ni seña.

J. Espera confiadamente.

F. Sí, para Vos todo es fácil.

Dame más amor, por favor, antes que cualquier cosa. Cuando me llenás de amor, todo lo demás muere,

queda sin importancia.

Jesús, yo te quiero mucho, pero hay situaciones que me superan porque yo misma las quiero manejar. Te las

entrego. Éstas son las que no dejan que Tu Amor traspase aún más mi corazón.

En esta Cuaresma, me siento como María Magdalena, a la que le sacaste siete demonios. En mi caso no sé

cuántos van pero de seguro que en ésta me sacás por lo menos uno o dos.

Estoy descubriendo que tengo que perdonar definitivamente a una persona, estoy descubriendo algunos

miedos viejos.

Te agradezco la gracia de verme como soy y de comprobar Tu obra salvadora en mí.

Para Pascua seguro no voy a ser la misma. Aunque sea un poquito, voy a parecerme más a Vos.

 

05-04-00

P. Ten seguro que tu pueblo se salvará. No trates de saber más. (Se refiere al futuro de la humanidad).

Lee Mi Palabra (se refiere a la Biblia). ¿He dejado a la deriva alguna vez a aquél que se ha encomendado a

Mí?

Yo te amo y el Amor vence.

Recibe Mi Amor a manos llenas. Estamos en la era del amor.

Salmo 66 (65).

F. Estaba pensando en lo que comentan acerca del tercer mensaje de Fátima y de lo horroroso que

supuestamente es. La Madre me dice con dulce voz:

M. Hija, ¿sabes qué? Yo soy Madre de Misericordia.

F. Luego me pidió que le ayudara a salvar almas. Le dije: "Bueno, te ayudo, ¿qué sufrimiento me vas a

mandar?".

M. No, no es a través del sufrimiento sino a través de la ALEGRÍA.

F. Quedé sorprendida ante la respuesta de la Virgen. Ella quiere que lleve alegría a mis hermanos.

Mañana salgo para Buenos Aires, con el bebé y R. Vamos a hacer un cenáculo en la casa de G., en el

partido de Berazategui, junto al padre F.

¡Cuánto me duele el desapego y la muerte de uno mismo!

M. Vive con alegría tu doloroso desapego, es una gracia inmensa del Señor que te ha elegido desde toda la

eternidad. No tengas miedo al sufrimiento, que es remedio seguro contra los males de este mundo.

No busques el sufrimiento, la humanidad ya está llagada por sí sola, desde la caída de Adán, y no vuelvas

vana la obra redentora de Mi Hijo que ha venido a salvarlos.

No temas hija, el mundo ya está vencido y tu Madre ha vencido con Cristo. Falta que el hombre retorne a

Dios, a través del sufrimiento, porque otro camino no queda.

Tu Madre te acompaña en este caminar doloroso hacia la victoria definitiva acompañada de los ángeles y los

santos.

No temas el que dirán. El que acepte Mi mensaje será salvo.

Éste, Mi Movimiento Laical Mariano, está respondiendo como me esperaba; con mucha fe, mucha lealtad y

ganas de batallar la etapa final.

No se desanimen, Mis ovejitas tan queridas y mimadas por éste Mi corazón que no descansa.

Mi Movimiento Laical Mariano está a punto de hacer eclosión en esta Mi tierra, que bendigo y que preparé

desde hace tiempo.

Salgan hijitos a hacerle frente al mal sin temor, con la oración, con la Eucaristía y sobre todo con el rezo del

Santo Rosario.

No rechacen a nadie y traigan a sus hermanos por medio de la alegría, del consuelo, del amor, de la

esperanza.

Bendigo Mi Movimiento Laical Mariano en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

12-04-00

P. No temas el rechazo.

F. La verdad es que tengo (muchas veces) la sensación de que soy un estorbo.

P. Yo no te rechazo.

F. Todavía me defiendo, como si no tuviera quién me defienda.

P. No te apegues a los resultados.

Vive en Mi paz.

 

13-04-00

F. Me preocupo mucho por José María, bueno, no mucho, lo que pasa es que el preocuparme aunque sea un

poco me cansa demasiado.

Me cuesta el desapego total.

M. Quédate Conmigo en oración.

Yo cuido a José María.

 

17-04-00

F. No soporto más viviendo en este lugar, me gusta el orden y la limpieza.

M. Si confiaras más...

F. Bueno, ocupate Vos entonces de la ropa sucia, hace tres días que llueve, cómo querés que se seque.

¿Qué querés de mí entonces?

¿Cómo querés que confíe?

Ya sé que no querés que me preocupe por las cosas de la casa (que encima no es mi casa).

Bueno, cambiemos de tema, éste ya me tiene cansada.

(María me da a leer Isaías 47).

No entiendo Madre esta lectura.

M. Se refiere a todos los que han abandonado la Casa de Dios para seguir la lujuria y toda clase de pecado.

Yo quisiera que vuelvan pero no hacen caso a Mis llamados, entonces vendrá el castigo merecido por la justicia,

no porque Dios quiera.

F. María, ¿cuándo voy a tener mi casa?

M. Pronto.

F. Bueno, pero cuál es Tu pronto, porque para Vos puede ser más de 10 años, pero para mí eso no es

"pronto".

M. Te tengo reservada una casa hermosa, con patio y jardín, con flores y eucaliptos.

F. Además de la casa, me vas a tener que dar plata para mantenerla.

¿Pero por qué permitiste que sufra tanto?

M. Para que crezcas en la fe y te prepares para el futuro.

Todo esto que estás viviendo quedará atrás, pero tu fe no, estará muy fortalecida.

Debes confiar en Mí y sólo en Mí, en Mis proyectos de amor.

M. Te dije que tu vida tendría un giro de 180º, para la envidia de muchos y para la gracia de muchos otros.

No te sorprendas de los traidores, será para que cada uno muestre lo que es. Yo hago y deshago para el bien

de muchos.

La opulencia no conviene, pero si Yo permito, ¿quién podrá intervenir en Mis proyectos?

F. Yo quiero paz, y sabés bien qué es lo que me quita la paz, pero todavía no te decidís a resolverlo.

M. No te preocupes por los demás, ni por el qué dirán. Yo conduzco la obra. Sé qué es lo que te molesta y

vengo a remediarlo.

F. Lo que no entiendo es por qué todavía me tenés acá, en este lugar.

M. Para que te desapegues de tus propios proyectos. Mi plan es mejor de lo que crees.

Después de la Pasión viene la Resurrección. (Se refiere al tiempo de gracia que voy a vivir. Mucho no

entiendo, pero...)

F. Sabés qué: mucho no te entiendo.

M. Muchos se levantarán contra ti y la Obra sucumbirá, aparentemente, para renacer luego con más fuerza,

para esto debes permanecer pegada a Mí.

Mis ángeles te protegerán para que no pierdas la fe.

El amor aparente, no sirve. El árbol será podado para que dé más fruto. No te preocupes por nada y quédate

en Mi Corazón materno.

Debes evangelizar otros ambientes.

 

18-04-00

J. Levántate del polvo.

F. No te entiendo.

J. No temas el fracaso.

Tu vida parece tan rutinaria, pero no es así, tiene un valor incalculable para las almas.

 

19-04-00

P. ¿A qué viene esa desconfianza?

F. Decime Vos, que sabés todo.

¿Te referís a lo que voy a hacer con mis pequeños ahorros? ¿O a qué?

P. Me refiero a lo que te lleva a pensar que no te voy a ayudar.

¿Por qué desconfías?

F. No sé, decime Vos, que sabés todo.

Cómo querés que confíe después de lo que me pasó.

Si conocés la raíz, mostrame, porque es un tema de nunca acabar.

P. Yo voy a darte todo, no desconfíes más.

F. Mirá, cuando confié, me fue mal y sabés perfectamente de lo que te hablo.

P. No hay una raíz. Es que Yo quiero mostrarte Mi poder sobre las cosas y los acontecimientos.

Quiero que seas más niña todavía.

F. No querés que haga cálculos.

P. Te anuncié que ibas a recibir mucho, y no me creíste. Es parte del plan, pero no te preocupes, te elegí

desde siempre para esta obra de amor.

F. Sería mi posición como la de Zacarías, verdad.

P. Quiero que vivas desprendida de las cosas, para que puedas recibir mejor y tengas más alegría.

F. Lo único que sé es que esta purificación me está matando.

P. Quiero demostrar al mundo Mi Gran Amor a la humanidad.

El mundo no me conoce, por eso no me ama.

Tu transformación servirá de ejemplo para muchos.

La Santidad consiste en hacer Mi voluntad, y Mi voluntad consiste en "dejarte amar por Mí" a cualquier

precio.

¿Por qué tanto apuro, tanta ansiedad en lograr aquello que Yo doy sin fatiga para ustedes?

Piensa en Mi Amor, ¿no bastó la Cruz?

F. Sí, muy lindas palabras, pero lo que yo viví no se borra de un día para el otro.

P. Si oraras más...

F. Estoy cansada. Ir contra la corriente agota.

P. Ahora Yo te cargo.

No luches.

F. Bueno, cada vez lucho menos, pero los enemigos internos nunca terminan de molestar.

 

20-04-00

F. Madre, estoy tan cansada...

M. No sabes lo que te tengo preparado.

F. Me pesa tanto esta misión que me encomendaste.

M. Te pesa el no verme, el no tocarme, porque te he desapegado de todo. Estás en Mis brazos.

F. ¿Por qué me tenés así, en esta agonía?

M. Vamos a rezar.

F. ¡¿Rezar?!

Tengo muchas dudas referente a lo que me dijiste el otro día.

F. Visitas la Congregación y todo se renueva.

M. Yo te hice fundadora de aquella, con gracias necesarias, especiales, para que subsista.

F. ¿Dónde está la Congregación?

M. En el Corazón de Cristo. Ya tendrá luego un lugar donde reunirse.

F. Muchas cosas no entiendo, pero no me importa.

No me interesa, ahora, lo que me proponés, me interesa salir de este estado horrible en el que estoy.

M. Es porque no confías en Mí.

No temas nada. Conozco tu estado de tristeza y desolación.

F. Me engañaste diciéndome "vas a recibir mucho", y lo único que recibo es amargura.

Encima me cansa la gente, me cansan los viajes, me preguntan cosas sin sentido. Vuelvo destruida de cada

viaje.

 

21-04-00

J. ¿No puedes olvidar el pasado?

F. No, porque estando consagrada a Vos me pasaron cosas horribles (bueno, para mí "horribles", no sé para

otros). No puedo perdonarte, porque deposité toda mi confianza en Vos y así me pagaste.

Soy rencorosa, y no puedo perdonarte.

Dejé todo para hacer lo que me pediste, ¿y así me pagás?

(María me pide que le perdone a "X")

Me pedís que le perdone a "X", ¿por qué?

M. Porque es un obstáculo para tu crecimiento.

P. Vas a recibir más porque soy tu Padre.

Ahora estás lista para salir de acá.

F. ¿Y el vacío que tengo?

P. Yo te voy a llevar a algo mejor.

F. Otra vez me hablás de los viajes. No quiero viajar más, vuelvo destruida. Además, muchas personas

preguntan cosas sin sentido, que no tienen importancia, están en la superficie y me agotan.

M. Debes estar más atenta a Mi voz para no desfallecer.

 

23-04-00

M. Hoy es Pascua de Resurrección.

¿No vas a pedirme nada?

F. ¿Qué te puedo pedir?

Te pido por todos los seres humanos que sufren ya sea en el alma como en el cuerpo. Te pido que todos los

méritos de la Resurrección de Cristo se derramen como lluvia abundante de bendiciones sobre todos mis

hermanos del mundo entero. Yo no puedo arreglar la vida de nadie, pero Jesús sí puede.

F. Me pedís serenidad y me cuesta tanto en algunos períodos, estar serena y tranquila.

J. Yo vengo a serenarte.

F. Me hablás de Amor todo el tiempo y yo muchas veces estoy pendiente de las cosas materiales.

J. No te sientas culpable cuando Yo permito aquellos momentos para distraer un poco tu mente y no hacerle

el jueguito al demonio, que todo lo oscurece.

Nuestra historia de Amor nunca terminará.

F. Entonces no me voy a hacer problema.

Quisiera confiar más en Tu Providencia pero no puedo.

J. Quisiste arreglar el problema y no me dejaste hacer a Mí.

Actúa como niña confiada.

Que no te agobien los problemas de los demás, sé feliz con lo que te toca. Si Yo quiero favorecerte cada día,

¿quién me lo va a impedir?

F. Tampoco puedo ser tan insensible.

J. Yo despejo el camino para que se realice Mi obra en ti. Para esto resucité.

F. Cambiando de tema: qué lindos los zapatitos que vi ayer, tengo ganas de que me los regales.

J. No temas, Yo suplo tus necesidades.

F. Jesús, hay tanta gente que me ayuda y no sé cómo retribuirles.

J. Deja que Yo haga...

(Jesús me pidió que dibuje un pez y una Hostia).

J. ¿Qué es más importante: el pez o la Hostia?

F. La Hostia. ¿Por qué preguntás?

J. Después entenderás.

 

25-04-00

P. ¿Acaso dudas de Mi elección? Fueron Mis palabras y cuando la denuncia es necesaria no debe temblarte

el pulso. Yo te asisto con el Espíritu Santo. ¿Puedes comprobar cuánto Amor derramé en tu corazón esta

mañana?

Debes saber que el demonio no descansa ni descansará por ver deshecha la comunidad. Cada uno tiene su

parte en la Obra pero no pretendas reemplazar a nadie ni reemplazarte.

Combate conmigo y por Mí, por Mi causa. Grandes días te esperan por amor a Mí.

No te preocupes por lo que ocurrió. He depositado en ti gracias especiales para que la Congregación

continúe marchando muy bien, como hasta ahora.

No te preocupes por "X", es Mi hija también, debo ayudarle a salir de su error.

No te preocupes por nada. No sabes lo que te tengo reservado.

Te desperté para tomar unos ricos mates y conversar, no malgastes nuestro tiempo.

Vas a recibir todo de Mí.

No temas el rechazo.

Yo desviaré tu apostolado hacia donde sí te reciban con amor y en Mi Nombre.

Mi Palabra es la Verdad y Yo cumplo.

No te organices pensando: "Haré esto, haré aquello", deja el curso de los acontecimientos.

Si Yo te beneficio no te sientas culpable, ni pienses: "Otros me envidiarán". Eres Mi hija, como lo son todos,

pero no mires con desconfianza, siéntete amada por Mí como nadie te amará.

F. Es que estoy cansada de la envidia, la percibo siempre, incluso de personas que están cerca mío.

P. Tarde o temprano tendrán que reconocer que hay alguien a quien he inspirado Mi Obra y en quien he

depositado toda Mi confianza: eres tú.

F. Pero no me interesa ganarme el puesto, ni el reconocimiento de nadie. En realidad fue Jesús el que me

enamoró y a Él le respondí, nunca pensé que la Obra fuese a extenderse tanto.

 

28-04-00

F. Estoy cansada, ¿por qué me despertaste?

M. Para amarte más.

Debes prepararte para los acontecimientos que sobrevendrán.

F. No quiero escribir sobre el tema, me da miedo.

M. Será sin precedente.

Quiero un pueblo bien dispuesto.

F. Estoy cansada.

M. Yo vendré a Mi pueblo con los brazos abiertos y tú me recibirás para ellos.

No temas nada, hija querida de Mi corazón, esto es sólo un adelanto.

Yo bajaré y bendeciré la tierra.

¿No estás contenta?

F. Si, claro.

M. Derribaré muros, caerán poderosos y toda la tierra se estremecerá al ver lo que nunca vieron.

¿Quieres ser Mi discípula una vez más?

No temas nada, todo sobrevendrá rápidamente como en un abrir y cerrar de ojos, pero tú no te preocupes

por nada. Vendrán de otros lugares a llenar los espacios.

Yo te protegeré.

 

03-05-00

P. Estás entrando más profundo en Mi Corazón, por eso debo explicarte algunas cosas.

Deseo adornarte con Mis más bellas virtudes, pero para eso debes estar preparada.

F. Después de tantos fracasos, me cuesta confiar.

Vos conocés los obstáculos que tengo para confiar. Estoy convencida que en aquel momento me

abandonaste. Si querés que cambie de idea, ayudame, porque es lo que sentí y siento. Cuando más te necesité

como padre, te escondiste y me dejaste a la deriva.

P. Yo te recompensaré por esos días que pasaste, con tanta oscuridad

 

13-05-00

M. Quisiera tenerte ya Conmigo en el Cielo. Cuánto tuviste que sufrir y cuánto tendrás que padecer a causa

del mensaje, pero Mi Gracia te acompañará siempre. Hasta que Mi Corazón triunfe tendrás mucho que padecer.

Este padecimiento se transformará en flores de santidad para Mi Iglesia, la que custodio con tanto Amor.

F. ¿Y qué clase de sufrimiento moral voy a tener?

M. Sufrimiento moral y físico, pero no temas, todo esto tiene que ocurrir para dar Gloria a Mi Nombre de

Madre, el título que Dios me dio y la gracia que me concedió: de ser Madre de toda la humanidad.

F. Que mi sufrimiento sirva para que otros te conozcan.

M. El clero será tu peor enemigo, pero no temas, la santidad no es para todos (se refiere a las personas del

clero, que si bien están llamadas a la santidad, no la alcanzarán), es para aquél que acepta el martirio de cada

día. No temas el qué dirán; acepta Mis palabras: que Mi Corazón Inmaculado triunfará.

Quisiera que todos Mis hijos entraran en el recinto de Mi Corazón Inmaculado. Aunque eso no será así,

quisiera consolarme sabiendo que hay pequeñísimas almas amantes de Jesús que darán más Gloria a Mi

Iglesia que muchos de Mis hijos predilectos (se refiere a los sacerdotes). No temas el qué dirán, acá en el Cielo

hay muchos lugares preparados para las almas pequeñísimas que siguen Mi Mensaje de Amor. Yo las amo y el

Señor también.

No te preocupes por el problema económico, ciertamente se resolverá y vendrá una etapa de alivio para la

humanidad doliente.

Sigue en tu cotidiano vivir sin alterar la armonía que Mi Corazón te da y no temas el porvenir, ciertamente

será muy provechoso para ti y tu familia.

Dios permitirá un castigo a la humanidad si no cambian de camino.

Sepan que Mi tiempo ha llegado y estoy lista para la batalla final.

14-05-00

J. Te levantaste temprano para venir a verme.

F. Claro, ¿no te gusta?

J. Sí, ¿qué te preocupa?

F. El bebé.

J. Déjalo en Mis manos.

F. Estaba pensando en una persona que aparentemente es feliz, todo le va bien, pero lleva una vida

pecaminosa, lejos de Dios, a lo que Mi Padre me respondió:

P. No temas el fracaso. Sabes que fracasar es estar lejos de Mí. El final de aquel camino es el abismo. El

final de tu camino son Mis brazos.

¿Puedes comparar el estado en el que vive tu alma y el estado en el que vive aquella? Tu alma es un recinto

sagrado para Mí (se refiere al alma en estado de gracia), aquella es una guarida de demonios. Tú sabes

comparar y quedarte con lo mejor. Aquél ni siquiera sabe lo que es la Gracia de Dios. Por eso debes rezar por él

y por todos los que viven así. Si está en juego su salvación eterna, tu deber es rezar por él y santificarte por él,

para que Mi gracia fluya a través de ti y llegue a los más alejados de Mi Corazón.

 

15-05-00

M. Bien haces en venir a Mí todos los días, deberías venir más seguido.

¿Podrías comparar Mi compañía con otra cosa?

F. No, claro.

M. Únete a Mis brazos amorosos y aplaude conmigo en esta nueva aurora que se avecina.

F. ¿Te referís a mi vida o al mundo?

M. Me refiero a la nueva aurora que se avecina en la vida de la Iglesia y de Mis laicos consagrados.

Di a mis hijos que los amo, que nunca los abandono. Al que recurra a Mí, Yo lo estrecharé sobre Mi pecho.

Di a mis hijos que quiero que se movilicen más para tener Mi iglesia, entonces podré hacer Mi morada entre

ustedes.

Quiero un pueblo bien dispuesto para lo que se avecina.

Quiero que cumplan con Mis palabras.

Quiero que actúes con más prudencia y bondad. Sé que me quieres y quieres ayudarme, pero no te

preocupes por el que dirán, te habituarás a Mi presencia.

F. Te pido que no me dejes en la confusión.

M. ¿Quieres pedir algo más?

F. Lo de siempre: paz, amor, luz, conversión de los pecadores.

M. Yo te daré más, para tu servicio. ¿Puedes confiar en Mí?

Sigue en tus quehaceres alegremente.

 

16-05-00

F. ¿Por qué permitiste que me humillaran así?

M. Para fortalecerte.

No te preocupes, Yo tengo siempre la última palabra y los que te humillaron no saben tampoco la suerte que

les tocará. Olvida el pasado y lánzate a Mis brazos maternales que tengo tanto para darte.

No te preocupes por nada.

F. Sabés que estoy pensando en "X", y que no puedo quererla, es muy envidiosa y resentida. ¿Por qué tengo

que estar poniendo cara linda cada vez que me encuentro con ella?

M. No tienes que poner cara linda, sólo perdonarla en tu corazón, y no darle más importancia al asunto. Ella

sabrá reconocer dónde está el camino.

 

19-05-00

J. Sabes que tu salud está en Mis manos.

¿No crees en Mis promesas?

Voy a actuar cuanto antes.

F. Mirá, Jesús, estoy cansada de implorarte y no conseguir respuesta.

Tus palabras son muy lindas, pero a la hora de los hechos...

 

20-05-00

P. Vas a recibir mucho para el bien de tu alma y de tu cuerpo.

¿Viste hija de lo que te protejo?

¿Puedes confiar en Mí?

Esta obra traerá tantas conversiones que merecerás estar en el Cielo.

No importa lo que digan los demás, escribe Mis palabras.

No temas el fracaso, hija.

F. ¿Y por qué entonces me dejás así, sin respuesta concreta a lo que me angustia?

P. Confía en que te estoy preparando para algo mejor.

Yo soy el dueño del tiempo.

F. Qué clase de padre sos que me das respuestas que no entiendo.

P. Quiero que escribas.

No temas el fracaso.

F. Cuántas veces me vas a decir lo mismo.

P. Hasta que creas que soy Yo.

 

21-05-00

P. Prepárate para el Gran día.

F. Qué gran día.

P. El día de Mi triunfo.

F. No entiendo.

P. No importa, luego entenderás.

 

24-05-00

F. Estoy muy cansada.

P. ¿Por qué no vienes a Mí?

Escucha Mi voz clara:

No temas el fracaso, hija querida de Mi Corazón.

F. Dame la gracia de comprenderte.

P. Hagas lo que hagas, Yo estaré acompañándote.

No temas la incomprensión de los que no pertenecen a la Congregación.

Te bendeciré como nadie lo ha hecho hasta ahora y sabrás que Yo soy tu Dios, el Inmutable.

¿Comprendes hija cuánto amor derramo sobre ti?

 

26-05-00

P. Pronto llegará tu fortuna. No temas el fracaso.

F. Orando al Espíritu Santo, oigo una voz interior:

ES. Escucha, hija: tu fortuna va a llegar como te dije, sé paciente y no desesperes. Tú trabajas para Mí y Yo

para ti.

No dejes de lado tus amistades y escucha Mi voz dulce y amable. Ven a Mí siempre a beber del agua que Yo

te doy: VIVIFICA EL ALMA Y RENUEVA LA FE.

No desesperes, guarda la paz.

Despréndete de este lugar. Voy a ordenar todo y tú estarás fuera. Te daré sabiduría.

 

30-05-00

P. ¿Por qué no confías en Mí?

Voy a proteger tu vida como una perla preciosa.

F. Yo no necesito fortuna, sólo quiero un lugar tranquilo para escribir.

P. Necesitarás fortuna. Entonces reconocerás a tus amigos.

F. Me querés volver loca.

P. Yo te daré fortuna, no te fíes de los demás.

F. Entonces para qué me casé, si ni mi marido es capaz de darme un lugar decente para vivir, un lugar

tranquilo para escribir.

P. Yo te daré la fuerza necesaria.

YO SOY TU FUERZA.

No te fíes de los demás, fíate de Mí y de Mi Voluntad.

F. ¿Entonces para qué me casé? ¿Para qué formé una familia?

P. Para alabarme.

F. Cómo vivo... y te parece que voy a alabarte.

P. Vas a alabarme por Mi obra en ti.

Deja que te inspire lo que debes hacer.

F. Sufro porque espero de los demás y cuando no responden como quiero me desaliento.

Aunque no es mucho lo que pretendo.

P. Deja que Yo te ensalce, y deja que Yo te humille.

F. Querer un lugar tranquilo para escribir creo que no es mucho pedir.

P. Fíate de Mí, no confíes en que los demás te darán la solución a tus problemas.

La Sabiduría que te daré será mayor. Ella te traerá fortuna, la que administrarás según mi querer.

Confía en lo que te inspiro.

No desconfíes de tus sentimientos.

F. ¿Y cuándo va a ser todo lo que me decís?

P. Pronto, en un abrir y cerrar de ojos.

Confía en Mis palabras.

 

01-06-00

P. No te preocupes por los detalles. Sabes que te amo y nada se me escapa.

Te estoy preparando algo excepcional.

F. Pero es que yo no quiero algo excepcional, sólo quiero paz.

P. Pero Yo quiero regalarte algo excepcional.

F. Bueno, hacé lo que quieras.

P. ¿Por qué no confías en Mí?

Déjate amar más.

 

02-06-00

F. Estaba pensando en aquella compañía que alejaste de mí, te agradezco porque estaba dañándome, ahora

me doy cuenta.

P. ¿No estas contenta?

F. Un poco de sabor amargo queda.

P. Deberías estar feliz de los cuidados que te prodigo.

F. Debería entrar más profundo en Tu Corazón para apreciar más Tu Amor.

P. Olvida lo pasado y lánzate a Mis brazos.

¿Confías en Mí?

¿Quieres saber cuánto te amo?

Mira la Cruz de Jesús.

 

10-06-00

P. Déjate amar más.

F. Bueno, si Vos decís...

P. No te sientas culpable de recibir lo que Yo quiero darte con mucho cariño.

Yo te recompenso por tu entrega. No te preocupes por los demás, miradas falsas siempre habrá. No te

preocupes por Mis sacerdotes, Yo quiero demostrarte Mi Amor, a raudales.

No temas agradarme o desagradarme. Yo te amo, no te juzgo.

F. Pero otra vez me agarra la desconfianza en ciertas ocasiones que prefiero no recordar. ¿Dónde está el

límite? Sabés lo que me gusta.

P. Claro que sé lo que te gusta, por eso vengo a remediarte.

F. ¿A remediarme en qué?

P. En tu desconfianza.

¿Puedes confiar más en Mí?

F. Confiar significa: ¿hacer o dejarte hacer?

P. Significa hacer lo que tu corazón te inspire. Ya no habrá fracasos, todo será para tu provecho.

No te preocupes por nada, ni por el bebé.

F. Ayudame a contestar las cartas, porque me cuesta.

 

12-06-00

F. Ayer Dios me pidió que compusiera canciones de alegría, mucha alegría, para Él.

15-06-00

P. Vos elegiste ir a esa casita. Yo te voy a acompañar, pero no será la definitiva.

F. Ya sé a qué viene Tu comentario.

P. A que debes esperar más de Mí.

Debes confiar más.

F. Sí, claro, voy a esperar a ser una vieja artrítica y así y todo me vas a seguir diciendo "Confía en Mí".

No me interesa si lo que hice está o no en Tus planes, estoy harta de Tus promesas.

Ya no sé de dónde sacar más fe, más confianza. Te pido que aumentes mi fe, ¿y? Todo sigue igual.

P. Es que necesito que esperes de Mí, no de vos misma, para que pueda obrar.

F. Hace bastante tiempo estoy acá, mal, incómoda, la situación no da para más y Vos todavía me decís que

espere en Vos. Pasó bastante tiempo y no se te antoja todavía revertir este problema.

Vos me embalás prometiéndome algo que ni siquiera tenía planeado y me decís que lo voy a necesitar.

Me decís que tengo que escribir mucho y ni siquiera me das un lugar tranquilo para hacerlo.

¿Quién te entiende? ¿Adónde querés llegar?

P. Debes desprenderte todavía de muchas personas para realizar lo que quiero.

 

22-06-00

F. No tengo ganas de nada, pero acá estoy.

P. Te regalé una amiga.

F. Sí, te agradezco, estoy muy contenta.

Recuerdo lo que me dijiste el otro día: "No dejes de lado tus amistades", y me preguntaba: "¿Qué

amistades?". No tengo fuerza de voluntad ni para agarrar el teléfono y llamar a alguna. La Virgen ya me había

dicho que sufriría una gran depresión a causa del mensaje.

P. No tengas miedo de nada.

F. Quiero paz.

Este desgano me está matando.

P. Confía en Mí y sólo en Mí.

F. Estoy en Tus manos.

 

23-06-00

J. No te preocupes por nada más. Yo sé acomodar las cosas.

Ya sabes: Yo no fallo. Te conté Mi historia de Amor, hace tiempo que vengo contándotela, ¿y todavía no

comprendes?

F. Sí, pero no me contaste que iba a sufrir tanto.

J. Sufres por el apego a las cosas.

F. ¿El querer tener los muebles en condiciones te parece un apego?

J. Si te quita la paz y se vuelve una preocupación: sí. Es un apego.

Deja que Yo armonice tu vida, tu casa, tu tiempo, tu familia.

F. Entonces me cruzo de brazos y tomo mate.

J. Es el martirio del Amor Hermoso, déjate amar y el mundo me amará. ¿No comprendes lo que quiero hacer

de tu vida? Un claro ejemplo de Mi Amor Misericordioso para con la débil naturaleza humana.

F. Tengo que ser tan humilde...

J. Hubiera sufrido más por Vos en Mi Pasión. Como hombre no pude sufrir más y como Dios lo pude haber

evitado. Pero ahí está MI CRUZ tan poco venerada, ¡y qué fuente de Amor Inagotable es! Le recuerda al

hombre el precio de su rescate.

¿Puedes venir a venerar Mi Cruz Santa? ¿Puedes lamer Mis heridas? Necesito refrescarme en las almas

puras y santas.

 

24-06-00

J. ¿No comprendes cuánto te amo?

F. No.

J. Déjate amar más. Yo haré por ti lo que te cueste y aún más.

F. Hay cosas de la casa que no me gustan y se me vienen a la mente constantemente. ¿Será el demonio que

me perturba? ¿Será que tengo que orar sobre este tema específicamente? Soy muy impaciente y quisiera ver

todo arreglado ya.

Bueno, en este momento tengo la cabeza llena de preocupaciones y no puedo concentrarme en la oración.

Necesito alejarme de varias personas, no me interesa la vida social. Estoy muy cansada y sé que me

entendés.

Creo que necesito esconderme más, desaparecer.

 

25-06-00

F. ¿Por qué me llevás a ese lugar?

¿Por qué tengo que estar con esa persona que me causa rechazo?

J. Tienes que evitar todo aquello que te impida vivir en paz y armonía.

F. Entonces soy yo la que tengo que renunciar.

J. Claro, está en tus manos.

F. Pero caigo una y otra vez.

Tengo que borrarme aunque me juzguen.

J. Tienes que ser Mi pimpollo, aunque estés escondida. Yo sabré recompensarte.

F. Lo único que sé es que tengo que separarme de esa persona.

Estoy muy confundida.

Estoy madurando y me duele.

J. Tienes que desapegarte de las cosas, por eso te llevo a aquel lugar. Ten presente que el demonio también

se viste de corderito, por eso te cuido. Mírame y no mires a los otros.

F. ¿Y qué hago con los que me rodean?

Además Vos sabés lo que no me gusta.

J. Si haces más silencio (se refiere al silencio que significa aquietar el alma y "contemplar"), apreciarás mejor

mis regalos.

F. Cuesta mucho renunciar cuando uno está apegado a las personas.

Realmente es un martirio Tu Amor, que muchas veces no entiendo.

J. Debes mantener la calma y seguir Mis consejos.

F. Ayúdame, porque no te entiendo. Dame luz.

J. Va a cambiar mucho tu vida, pero para bien. No lo vas a poder creer. No mendigues nada.

 

27-06-00

P. ¿De qué te preocupas? ¿Acaso no estoy Yo en medio de ustedes?

F. Gracias por la paz que me regalás.

P. Déjate amar más.

Ellos quedarán más pobres, y tú recibirás más todavía.

F. Sabés lo que me gusta. Soy caprichosa y espero. Nunca algo de este mundo me parecerá suficientemente

lindo, después de aquella visión que tuve, quedó marcada mi alma.

P. El disgusto por las cosas de este mundo viene de Mí. Y Yo te agradezco que hayas aceptado Mi invitación

para continuar esta Obra.

Sé que estás cansada, por eso es Mi deber cargarte más y alivianar tu cruz un poco más.

F. Vivir totalmente desprendida es mi intención, pero se me hace tan difícil... Igualmente te agradezco que me

hayas rescatado antes que perdiera la paz con la mudanza.

P. Te estoy transformando lentamente, pero esta transformación es tan real...

Comienza a rezar el Rosario ahora, Yo te acompaño.

No tengas miedo al qué dirán, no tengas miedo al fracaso. Yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo.

F. (Comencé a rezar el Rosario, pero por distracción no pude continuar, entonces Él me dijo:)

P. Tu Madre está presente, aunque no la veas. Si no puedes rezar, Yo rezaré en tu lugar.

F. Entonces fue que pude seguir rezando. Sentí muy fuerte la presencia de mi Madre que me dijo:

M. Soy tan buena, y tengo tanto para dar que no deberías preocuparte por nada. Así estarás mejor.

 

28-06-00

P. No te preocupes por nada.

F. Quiero ayudarle a "X".

P. No te preocupes por los demás.

¿Acaso sabes cuánto te amo?

F. Entonces dame lo que te pido.

Yo también te amo y trato de portarme bien, de hacer buena letra.

P. Todo depende de tu confianza y de la importancia que le des a lo que te digo y a lo que hago por vos.

Tengo que repetirte tantas veces lo mismo... pero te amo y te inspiraré más confianza en adelante.

Ahora la Congregación está en tus manos, bajo la dulce mirada de tu Madre "siempre".

Puedes inspirarles (se refiere a los miembros de la Congregación) cualquier cosa, que Yo hablaré a través de

ti. Mi Espíritu Santo estará contigo.

 

28-07-00

P. Quiero amarte más que ayer.

Deja que Yo cuide tus amistades, sabes que siempre te reservo lo mejor. No puedes rodearte de

"mediocridad".

 

12-08-00

P. Ruega por la Congregación, ¡hay todavía mucho materialismo y poca entrega del corazón! Lo que Yo

quiero son corazones amantes como el mío.

F. Yo dejé todo para seguirte, ¿por qué otros no harían lo mismo?

P. Pero no todos quieren renunciar... a lo gustoso.

F. Pero Vos, además de pedirme renuncia, me llenás de atenciones y regalos.

P. Porque siempre lo que Yo doy, y en el momento que doy, es mucho mejor. De esto se trata hacer Mi

voluntad: aceptar lo que doy, lo que no doy, y en el tiempo que quiero dar según Mi Infinita Sabiduría.

F. Así y todo el pan del sufrimiento lo saboreo día a día, lo que me acerca más a Tu Corazón. ¿Quién podrá

decir que soy privilegiada si no acepto beber el cáliz?, hay que beberlo para merecer la Gloria.

Yo te amo, Dios, y sé que la cruz me lleva a Vos, a meterme más dentro de Tu Corazón.

¡Cuantos ataques sufrirá la Congregación! Lo sé muy bien, pero subsistirá por siempre, porque viene de Vos,

es Tu creación, y María la defiende.

P. No te entremezcles en asuntos que no te corresponden, no quieras preocuparte porque la Congregación

debe purificarse más. Quédate en Mi Corazón orando y velando, sabes que tu enemigo no descansa y tratará

de turbarte con pequeñeces.

 

23-08-00

F. María, estoy cansada.

M. No sabes lo que te tengo preparado.

¿No confías en Mi Maternidad Divina?

Era necesario que te separaras de algunas personas envidiosas.

Muchos se mirarán en ti y dirán "Qué hermoso es intimar con Dios".

Te estoy llevando a mayor desprendimiento, por eso estás cansada. Dentro de tu "casa" hay una verdadera

lucha.

No te preocupes por nada.

 

25-08-00

J. No te sientas en deuda con nadie, más que Conmigo: DEUDA DE AMOR, el que nunca me retribuirás lo

suficiente.

 

30-08-00

P. No debes preocuparte por los demás1. Te he elegido para que estés al frente de la Congregación.

Descuidas el escribir por preocuparte por los demás.

Es mejor que transmitas Mis palabras antes que te preocupes por los otros. Deja que Yo haga en cada uno.

"Espiritualidad Pequeñísima": debes cuidarla a toda costa y Mi mensaje debe ser transmitido.

No temas, pequeñita, me agradó elegirte, no hubiese encontrado alguien más pequeño que tú en este mundo

y si lo hubiera encontrado estaría en tu lugar. Bienaventurada eres de tenerme como Padre y Maestro de otras

almas.

Hija, sabes que te amo y que nunca te defraudaré.

¿Puedes confiar más en Mí, tu Padre?

Por la situación económica de los otros no te preocupes, basta el abandono y la entrega para que Yo me

ocupe personalmente de cada uno. Dale Mi alimento2 a las almas.

Necesitas desprenderte de algunos lazos para que pueda reinar en ti completamente.

1 Estaba pensando en una persona de la Congregación que está enferma.

2 Se refiere a la Palabra de Dios.

 

10-09-00

M. ¿Quieres venir a Mí en un espíritu de oración y abandono?

F. Aquí estoy en Tus brazos, en este nuevo día; y si no alimentás mi corazón, está muerto.

M. Ese espíritu de abandono es el que quiero para que pueda obrar.

Tú recibirás Mi dote.

Te amo mucho y quiero darte Mi Amor de Madre.

Te estoy preparando para lo que vendrá. Será ciertamente maravilloso para tu vida y para los demás

también.

Me estoy preparando una camada de jóvenes maravillosos que te servirán de mucha ayuda.

F. ¿Tanta desolación servirá para algo?

Y no me siento digna de nada.

J. Mi Madre viene a recompensarte con Su Amor.

Cuando Ella venga a buscarte será un cántico de Amor.

F. ¿Qué será lo que quiere de mí?

J. Que te entregues más a Su Corazón Inmaculado, hay tantos tesoros allí... cuánto amor, cuánto amor.

F. ¡Cuánto necesito desapegarme más de este mundo!

 

21-09-00

P. Siempre te espero para darte lo que no podrías conseguir sin ayuda.

No temas el fracaso y aférrate a Mí un poco más.

Sabes de Mis delicadezas para contigo.

No podrías continuar la Obra si Yo no te ayudara, y no te alimentara. Cuando digo "la Obra", me refiero a la

OBRA DE AMOR, en Mi Corazón.

¿Puedes pedir algo más que Yo no haya de concederte?

J. No temas nada, hija.

F. ¿Por qué entonces no puedo confiar cuando me decís que confíe?

J. Deja que Yo pague tu deuda.

J. Puedes comprar lo que quieras, Yo he de recompensar tu confianza.

 

26-09-00

J. No temas el rechazo de nadie. Elévate siempre por encima de cualquier comentario o discusión acerca del

mensaje, de la Obra.

No temas, hija, Yo te protejo.

¿Puedes prescindir de Mí? No, claro que no. Entonces Yo vengo en tu ayuda siempre.

No temas el fracaso. Yo te asisto en todo momento.

¿Puedes confiar en Mí una vez más?

F. Estoy muy aburrida.

J. ¿No es mejor estar con tu Amado en una confianza sin límites? ¿Acaso puedes aspirar a algo más y

mejor? No tengas miedo al fracaso, Conmigo no hay fracaso.

Yo preparo todo para que se dé nuestro encuentro de amor.

F. ¡Jesús!

J. No te preocupes por nada.

 

01-10-00

M. Hija querida: todos Mis hijos son amados, sin excepción.

Pero no todos Mis hijos me aman, y Yo deseo ser amada por Mis hijos, que son la razón de Mi existir.

Deja todo en Mis manos y dedícate a amarme, como Yo te amo. Suple con tu amor lo que otros hijos me

niegan. Alma pequeñísima, tú reinarás Conmigo.

 

04-10-00

P. ¿Crees que no he de cumplir Mi palabra?

F. Sí, creo, ¿y mientras tanto qué hago?

Te agradezco por lo que vas a hacer por la Congregación.

P. Yo quiero que todos Mis hijos se sientan cobijados en Mi Corazón. El que desee entrar, entrará.

No temas el fracaso.

F. Te doy mi alabanza.

P. Quiero tu alabanza.

 

06-10-00

F. Acá estoy, Dios, en Tus manos.

¿Qué querés de mí?

P. Quiero que reces el Rosario todos los días.

F. Bueno.

 

12-10-00

M. Deja que Yo te sorprenda con Mis regalos. Sólo sé niña en Mis brazos.

No te preocupes por tu condición de pequeñísima, vengo a ayudarte, vengo a equilibrarte con Mi Amor.

F. ¿Y por qué no viniste antes?

M. Antes no estabas preparada para recibirme, tuve que despejar el camino. Es un regalo el que te hago con

Mi presencia.

Tú sabes que te amo y que nunca te dejo.

F. ¿Y por qué tantas veces me sentí tan sola?

(Ella calla, no me responde, luego me dice:)

M. Es un regalo Mi presencia en tu vida.

Vas a recibir mucho, vas a recibir todo.

F. Lo que quiero es amar más.

 

13-10-00

J. Mira, hija, la llaga de Mi costado: ¿quieres para ti esta fuente de gracias? Saca de ella lo que quieras.

 

16-10-00

Mientras rezaba el Rosario pensaba en una persona. Ella me dijo:

M. No te preocupes por esa persona, deja que los hechos hablen.

F. ¿Y "X"? Ella está viviendo su propia condenación a causa del pecado.

M. Reza, hija, reza por tus hermanos que no alcanzarán salvación de otra manera.

 

17-10-00

M. Reza hija por los pecadores de tu patria que vienen a corromper la armonía nacional. Donde no hay amor,

no hay patria.

Cada patria es sagrada para Mí porque guarda los sentimientos más íntimos de Mis hijos. El que es fiel a su

patria es fiel a Dios. El que ama a su patria ama a Dios. Esta patria está consagrada a Mí, por eso Yo la

defiendo, y la quiero salvar.

El que construye su patria construye con Dios.

El que destruye su patria destruye a Dios.

 

31-10-00

J. Abre tu corazón. Yo puedo darte cosas mejores de lo que estás pensando.

¿Por qué no pides lo que deseas?

F. Lo que pasa que a Vos no hay que pedirte, hay que rogarte, y me canso.

J. No temas por nada, hija, Yo te conduzco de la mano. No quiero que te encapriches con algo y "me pierdas

de vista".

 

01-11-00

M. Quédate al margen de todo para estar Conmigo en oración.

Este librito recorrerá el mundo entero porque así Yo lo quiero. Dios me ha dado el poder para intervenir

especialmente en la vida de Mis hijos, porque los amo y quiero salvarlos.

Tú, hija, estás entre Mis elegidos, por eso no debes temer nada.

F. ¡Pero cómo me perturba el demonio! No quiere que me siente a escribir.

M. ¡Oh, hija! No te mires más, cuando hayas terminado tu misión aquí en la tierra, Yo te llevaré al Cielo. Si

supieras cuánto te amo...

F. Estoy cansada.

M. Mira cómo organizo tu día para mejor provecho de tu alma. Te envié ayuda necesaria.

Eres niña en Mis brazos.

¿Qué puedes temer cuando tu Madre está contigo? ¿Quieres algo más, quieres pedirme algo más?

No te preocupes por nada y escucha Mi voz.

F. Sigo muriendo a mí misma, y esto me duele.

M. Yo te conozco, sé lo que quiere tu corazón, confía en Mí.

Déjame el cuidado de hacer o deshacer dentro de Mi Obra. No te preocupes pensando "Qué será de la

Congregación", ésta es una Obra Mía.

No te descuides en la oración.

F. Es que Jesús me indicó que formara una Congregación laical.

M. La que formaste a través del mensaje. La conducción de la Congregación deja por Mi cuenta, Yo te iré

inspirando lo que me agrada que hagas.

F. Quiere decir que no soy yo necesariamente la que debe conducirla.

M. Quiere decir que ya hiciste lo que Mi Jesús te encomendó. Ya formaste la Congregación a través del

mensaje. Hay un coordinador, al que Yo conduzco. No te turbes.

F. Yo quiero ser un miembro más de la Congregación.

M. Claro que lo eres, pero además eres la elegida por Mi corazón y por voluntad de Dios para inspirar el

"carisma" de la Congregación. Un día tú no estarás más, pero el MENSAJE quedará.

¿Comprendes cómo ésta es una Obra más?

El Movimiento Laical Mariano y almas pequeñísimas son una misma cosa.

El MLM está formado por almas pequeñísimas que entregan sus vidas totalmente a Mí y a Mi maternal

conducción. Así Yo las alimento y las nutro como nutrí a Mi Jesús en Mi vientre. Estas almas pequeñísimas

alegran mucho Mi Corazón y logran Mi mayor triunfo cuando se consagran al Corazón de Jesús en la

Congregación Laical en honor a Su Sagrado Corazón.

¿Comprendes cómo todo se vuelve claro a la luz de Mis ojos, que sólo ven con la mirada de Dios, la mirada

del Amor?

El MLM nace de Mi Corazón y alcanza su meta en el Sagrado Corazón de Jesús, a través de la

Congregación en Honor al Sagrado Corazón de Jesús.

La sola consagración de un alma a Mi Inmaculado Corazón la vuelve pequeñísima, porque así Yo la tomo en

Mis brazos como a un bebé y la llevo lentamente a la transformación que Dios Padre desea, es decir, a reflejar

a Mi Hijo Jesús.

No te preocupes, Yo haré todo más claro a la luz de tus ojos y también para el mundo.

F. Es que me hacen preguntas que no sé contestar.

M. Yo daré todas las respuestas.

El padre "X" que aprenda a esperar.

Deja que el padre Gobbi se ocupe de Mis sacerdotes, y deja que Yo me ocupe de Mis laicos.

 

05-11-00

F. Otra vez queriendo complacer a los demás perdí la paz.

M. No te preocupes por los demás.

No te defiendas. Acá está tu defensora.

(Dios me dice que lea el Salmo 16).

P. Prepárate para lo que vas a recibir.

F. Papito de mi alma, no me abandones.

P. Por decirme "Papito" te recompensaré aun más.

¡Oh, niña de Mis ojos!, si supieras lo que te tengo preparado...

F. ¿El Cielo?

P. Mi rostro.

No te preocupes por nada, no te preocupes por los demás, no te preocupes por el qué dirán. No te

preocupes por el nenito.

 

08-11-00

F. Ayer la Virgen me dijo: "Divertite, hija, divertite", entonces me puse a jugar con mi hijito.

 

10-11-00

Niño J. Yo era un niño tan feliz, pero no por "tener mucho" o "tener poco", sino porque no tenía pecado.

Disfrutaba de las cosas buenas que Dios me regalaba. No tenía apegos, ni miedo a que me falte algo. Ahora

viven temerosos porque creen que todo depende de ustedes. No vivan más así, porque es "perder la vida".

F. Bueno, en realidad, nada depende de nosotros, además estamos consagrados, ya no nos pertenecemos.

Niño J. Te doy Mis palabras de Sabiduría para que las guardes en tu corazón.

Tienes un Padre Bueno. Quiero que confíes más.

 

15-11-00

F. Ayer durante la comunión la Virgen me dijo que le gustaría que fuese a rezar el Rosario todos los días a la

capilla.

Además dijo que no bajemos la guardia con la oración porque el demonio querría perjudicarnos.

 

16-11-00 (durante el cenáculo, 9:30 hs.)

M. Di a Mis hijos que los amo, que tengo un plan para cada uno. ¿Cómo descubrirlo? Con la oración y el

abandono a Mi Corazón.

Yo soy la fuente de donde brota la Gracia de Dios para ustedes.

No temas el rechazo, ni el fracaso.

Di a tus hermanos que los amo y quiero realizarlos en el plan de Dios.

Quiero hacer de tu comunidad un Foco de Amor. No temas el rechazo, no temas la indiferencia. Tu Madre te

acompaña.

¿Puedes pedir otra cosa que no sea Mi Amor?

Yo soy el pozo de Jacob.

Mira el río de fuego que sale del Corazón de Jesús.

Es el fuego del Amor.

 

18-11-00

M. Hija, di a mis hijos que no me canso de llamarlos a estar Conmigo en oración, porque en la oración

derramo bendiciones abundantes para aquellos que se fían de Mí.

No temas de llamar a tus hermanos a la oración constante e incesante. Yo los acompaño siempre. Quiero

que respondan a Mi llamado maternal.

No tengas miedo de escucharme. Soy Yo la que te habla, tu Madre.

No temas desagradarme con tus palabras. Te conozco y conozco tu corazón.

Yo te cuido siempre, hija, fíate de Mí1.

1 Me dice esto debido a una situación que me está angustiando.

M. Háblales a Mis hijos de parte mía. Diles que los amo y los quiero conducir hacia la Casa de Dios, hacia la

realización del Plan de Dios en cada uno.

Yo estoy contigo y quiero comunicarte Mis palabras, que son para todos. Di al sacerdote que Mis palabras

son necesarias a Mis hijos queridos, a los que amo con toda el alma.

El hombre no sabe volver a Dios, no conoce el camino. Ese camino soy Yo y Mi asistencia maternal.

Puedo obrar, pero quiero la oración de Mis hijos. Éste es un momento importante en que Dios quiere

derramar abundantes bendiciones para la salvación de Mis hijos.

No tengas miedo, hija mía, y escúchame atentamente: Yo vendré a renovarlos con Mi Amor de Madre,

cuando se reúnan a orar.

No tengas miedo al fracaso.

No tengas miedo, Yo conduzco la Obra.

Quiero hacer de tu parroquia un centro de oración para el mundo.

Si ustedes oran, otros orarán.

Si ustedes alaban, otros alabarán.

Si ustedes dan gracias, otros agradecerán.

Si ustedes aman, otros amarán.

(Salmo 103).

 

19-11-00

F. María, nos dijiste que recemos el Rosario en la iglesia y que más adelante nos dirías qué teníamos que

hacer.

M. Te estoy educando, hija, debes hacer las cosas con calma y serenidad.

Ésta es Mi Obra.

F. ¿Vas a venir?

M. Claro que vendré. No te apresures. Quiero un pueblo bien dispuesto.

F. ¿A qué vas a venir?

M. A enseñarles a rezar.

No dudes.

No está completa Mi Obra.

 

20-11-00

F. Me asustan las tormentas.

M. No tengas miedo. Estoy pronta a derramar abundantes bendiciones.

Di a Mis hijos que los amo, que los quiero ver felices. Si supieran cuánto los amo, no llorarían de tristeza sino

de alegría.

Quiero comunicarme con ellos a través de la oración y del abandono confiado a Mi Corazón. Así podré obrar.

Las almas pequeñísimas, ¡cuánto alegran Mi Corazón de Mamá!

Quiero reunirlas de todas partes para hacer un solo corazón, una sola alma, un solo espíritu.

Respondan al mal con el bien. Una caricia frente a un golpe. Un beso frente a una mirada despreciativa.

No temas el rechazo, llegó la hora de dar asalto a las fuerzas del mal con el bien.

Mi mensaje es para todos.

Almas pequeñísimas, en ustedes está Mi esperanza.

Cuánto amor traen a Mi Corazón, cuánto amor deben llevar al mundo.

(Leo Juan 15, creo que ilustra el mensaje.)

(Después del cenáculo en María Auxiliadora)

M. Hija, yo quiero que todos los pueblos se salven de este siglo calamitoso. Por eso he venido a consolar a

Mi pueblo.

Te esperan días felices.

Transmite Mi Amor.

No temas el fracaso.

Tú debes ser "Mi llama de Amor viva". Para esto debes dejarte modelar por estas manos de Madre amorosa

y ferviente defensora de la Fe.

No temas el rechazo.

¡Alegría, Alegría quiero para Mi pueblo!

 

21-11-00

M. Háblales del Amor a Dios y al prójimo; porque el amor es la sal de la vida. Sin amor el hombre desfallece.

Confía en Mi Amor, el que nunca morirá.

 

30-11-00

F. ¿Por qué me sacaste del Rosario?

M. Necesitabas descanso. Ante todo soy Madre.

Sos muy exigente y perdés la paz. Hasta que Yo intervengo para hacerte ver que tanta exigencia no es

necesaria, ni para contigo misma, ni para con los demás.

Debes transformar tu alma en un oasis de paz: cuando amenaza el enemigo, refúgiate en Mí y sólo en Mí,

así hallarás la paz.

F. Ayer mi di cuenta que todavía espero de los demás, más de la cuenta, por eso pierdo la paz al ver

frustrada mi espera. Además, el "otro" anda como león rugiente tratando de devorarme en cualquier momento.

M. ¿Ves hija cómo nuestra intimidad arregla todo?

Un solo acto de confianza basta para desarmar lo que parece inderribable.

Estas palabras van directo a tu corazón y derriban los obstáculos que hay en él.

No tengas miedo de nada, es mi Obra.

Hija, si supieras cuánto te amo, orarías todo el día.

F. Bueno, Madre, te vuelvo a entregar todo.

M. No te arrepentirás.

F. Te entrego todo para que se cumpla Tu proyecto sobre nosotros.

Hubiese orado más en estos días pero los dolores que tuve, en todo el cuerpo, no me dejaron. Aunque sí

elevé mi pensamiento a Dios cuando pude.

M. No temas el fracaso. ¿Acaso te abandonaría?

Reza por los pecadores, hija.

Mi Obra no terminará jamás, mientras dure el tiempo. Tú eres Mi hija amada, los otros también lo son. Tú ya

entraste a Mi Corazón, y los otros tienen que entrar. ¿Quieres ayudarme?

¡Cuánto me gustaría arrancarte de este mundo!

F. ¿Llevarme ya al Cielo?

M. No, debes quedarte a ayudarme a salvar a tus hermanos necesitados de amor.

F. Pensé que mi deber era criar a mi hijito y atender a mi familia.

M. Mis designios están por encima de los tuyos.

Deja que Yo críe a tu hijito. No te arrepentirás jamás. Él te devolverá tanto amor...

 

04-12-00

M. Hija, cuánto alegra Mi Corazón de Madre este Encuentro1.

Que este Encuentro sea un bálsamo sobre Mi Corazón dolorido frente a tantos hijos que me tienen olvidada.

Yo derramaré abundantes bendiciones sobre aquellos que se acerquen al Encuentro donde estaré presente,

junto a Mi Hijo Jesús y a todos los ángeles.

Será una fiesta inolvidable para Mí y para Mis hijos chiquititos.

Yo los bendeciré.

¡Cuánto bien trae a las almas este libro!

Yo soy Mamá del cielo y Mamá de la tierra.

Cuando estás Conmigo en oración yo salvo muchas almas porque puedo desahogar Mi Corazón en tu

corazón y la Gracia acompaña Mis palabras, que llegarán a Mis otros hijos también.

Yo te amo, hija, y amo a todos.

Quiero consolarte en tus penas.

F. Si te dejara hacer más... cuánto más amor recibiría.

1 Primer Encuentro Nacional de las Pequeñísimas Almas Marianas, realizado en Corrientes del 8 al 10 de diciembre de 2000.

 

05-12-00

P. Cuando estés más desapegada, más te daré.

Quiero amarte y no me dejas.

De las formalidades externas no te preocupes. Sé lo que necesitas.

M. Cuántos de Mis hijos están tan solos...

F. Y yo qué puedo hacer...

M. Rezar, hija, rezar.

Yo te cuento lo que hay en Mi Corazón.

¡Consuela Mi Corazón, hija, consuela Mi Corazón!

Quiero hacer de ti hija un receptáculo perfecto de Mi amor de Madre.

F. Por eso debo entregarme más, hacerme más chiquitita en Tus brazos.

M. Quiero que seas Mi niñita por siempre.

No temas al qué dirán. Yo te adorno con Mis flores. Yo te mimo mucho más que a otros simplemente porque

me dejas.

Sabes hija que Mis hijos son la luz de Mis ojos. Yo he nacido para ellos, y ellos son tan indiferentes...

Dolor de Madre es ver cómo se extravían en el pecado y la impureza de la carne que ya no tiene límites.

Yo les ofrezco una vida limpia, de paz y armonía, pero el pecado ha cegado sus ojos. Ya no pueden ver. Este

mundo, cuánto dolor trae a Mi corazón de Madre...

 

07-12-00

F. Estaba pensando en que muchas pequeñas comunidades de base que se formaron al principio, ahora ya

están disueltas.

M. Las pequeñas comunidades son necesarias para el inicio, luego yo tomo a cada uno en particular y lo

introduzco más profundamente en Mi Corazón Inmaculado, donde la verdadera "comunidad" se establece

dentro de la Santísima Trinidad. De allí es de donde no hay que salir. Allí está la "PLENITUD DEL AMOR". El

Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se deleitan hermoseando lo que ellos mismos han creado con amor. Por eso

es importante vivir la intimidad con un Dios que es amor, donde los reemplazos no existen porque Él es el

TODO, el que llena TODO.

Por eso también, muchas veces, te he dicho hija que no te preocupes por los demás, que no estés pendiente

de lo que otros dirán o harán. El que descubre este misterio de amor, que lo encierra todo1, ya no tiene más

nada que buscar. Sólo debe el alma dejarse amar, dejarse moldear dentro de un círculo que no tiene principio ni

fin. Es el círculo del AMOR de las tres Personas.

A este AMOR sólo Yo puedo conducirlos, a través de Mi Corazón Inmaculado, que jamás ha conocido

sombra de mancha, ni oscuridad de pecado.

1 Se refiere al misterio de la Santísima Trinidad.

 

10-12-00 (3º día del encuentro de las PAM)

Estaba pensando en un asunto, pero sola estaba procurando encontrarle la solución. Él me dice:

P. ¿Acaso no confías en Mí?

Que tu desconfianza no opaque tu día que recién comienza y hay mucho que recibir en el día de hoy.

F. Todavía no aprendo a no dividirme porque a nuestro Papá le interesan todos nuestros asuntos.

 

11-12-00

M. El Encuentro ES un regalo de Mi Corazón Inmaculado.

No tengas miedo de sentir lo que sientes, es Mi Corazón Inmaculado el que ama en tu lugar.

"X" necesita amor y será Mi amor el que darás.

No tengas miedo de nada. No tengas miedo de amar a la medida de Mi AMOR.

F. ¿Y qué tengo que hacer?

M. Nada. Comprende que soy Yo la que amo, entonces te inspiraré en cada momento lo que deberás hacer.

No tengas miedo de amar. La medida te la doy Yo. Debes ser madre, esposa, amiga y mucho más, debes ser

Yo en cada circunstancia para que tu amor sea puro como el mío y ninguna mancha venga a turbar lo que

quiero transmitir.

Claro que tengo un plan para tu comunidad: es el Plan del Amor, y de la hermandad a la que todo cristiano

está llamado. Me gustaría que toda comunidad se realizara en el Amor de Dios y en el amor al hermano. Pero

aviso: donde no haya almas pequeñísimas receptoras de Mi Amor y de Mi llamado, el Plan de Dios no se

realizará.

Basta sólo un alma pequeñísima para que Yo comience Mi Obra de Amor. La historia de la Salvación

comenzó Conmigo, la más pequeña de las criaturas, la más dependiente, la más pobre, y Dios realizó Su

proyecto en Mí y en la humanidad que fue redimida. Ahora busco almas pequeñísimas en cada rincón del

mundo para dar asalto a las fuerzas del mal y de la corrupción del pecado.

¿Comprendes hija cómo ha llegado Mi hora y de aquí no se pasa? Primero "la tribulación", luego el AMOR.

F. Estaba pensando en "X". Ella me dijo:

M. Ella me alabará con su vida en "espíritu y verdad".

Y así alabará a Dios en Mí.

Deseo que mi Mensaje se transmita día por día, así Mis hijos se alimentarán de Mí, de MI LECHE materna, la

que viene de Dios Padre, el Hacedor de todo bien, el Bendecidor por excelencia.

 

12-12-00

M. Nada que te quite la paz debes hacer, nada; aunque parezca algo bueno, si viene a turbarte no es lo que

deseo para tu vida. No te preocupes por el qué dirán. Te llevo a lo profundo de Mi Corazón, donde hallarán

verdaderamente paz, porque allí está el Amor.

Mi Amor no es un amor caprichoso, es un amor salvífico, porque proviene de Dios y va hacia Dios. En Mi

amor no hay mancha ni defecto. Déjate conducir por este amor y serás feliz. Que este amor ilumine toda tu vida

y la haga fructífera a la medida de tu pequeñez. Cuanto más te vacíes, más te llenaré. No temas a aquellos que

nunca saborearán la delicia de Mi Amor de Madre. Ellos critican el mensaje y la manera de manifestarme, como

si alguien debiera decirme de qué manera debo amar a Mi hijita, a Mis hijitos pequeños. Nunca me canso de

llamarlos al Amor porque los amo.

 

13-12-00

F. Gracias María por manifestarte a nosotros con tanto Amor y ternura. Te pido por los que se alejaron de la

Congregación.

M. Yo no me olvido de ninguno, aunque sí es necesario resaltar que los motivos del alejamiento deben ser

justificables, y conocidos por el Consejo, y el resto de la comunidad.

Entrar a una Congregación no es cosa de niños. No se puede jugar con el proyecto de Dios, que es cosa

seria.

"El alma se abandona a Dios, y Dios dispone".

Es necesario orar mucho para no caer en la tentación.

Yo quiero que la Congregación sea Santa, como Mi Hijo es Santo. Sin mancha ni arruga. De ahí la

importancia que doy a la Congregación1.

F. Me doy cuenta de la seriedad que le das a la Congregación, siendo que muchos miembros no actúan así.

M. Yo vendré a poner orden. No se trata de entrar y salir cuando se quiere. Pero no te preocupes, Yo

intervendré.

Ustedes oren para que la Congregación se limpie de toda mancha. Yo los uniré en Mi Amor de Madre y los

introduciré más profundamente en el Corazón de Mi Hijo.

La Congregación está formada por almas elegidas por Mi Corazón Materno y quiero que sean blancas como

la nieve. La Congregación me exaltará como "Luz de Pureza" e irradiará pureza. La Congregación me exaltará

como "Luz de Amor", para el mundo, para toda la humanidad.

Hija, comprende que ésta es una obra Mía, maravillosa, para tus hermanos necesitados de amor.

Todo aquel que entre en el recinto sagrado de Mi Corazón Inmaculado será caldeado por este amor de

Madre como no hay otro.

Deja todo en Mis manos y quédate Conmigo en oración siempre. No temas desagradarme con tus pedidos y

reclamos; he de escucharte siempre.

Tengo preparado todo para tu nuevo día. Con Amor dispongo todo, para tu bien, y ayudo a tus hermanos

también a cumplir la voluntad de Dios cada día. Ayúdalos con tu oración y tu entrega desinteresada a Mi

Corazón rebosante de Amor para con todos.

No te preocupes por los demás, no temas al qué dirán.

Yo sabré recompensarte por los minutos que pasas Conmigo, los que se transforman en largas horas de

éxtasis en MI AMOR, vividas dentro de Mi Corazón Inmaculado.

F. Cuántas cosas dejé de lado, me muevo cada vez menos, sin embargo la entrega pareciera que nunca es

completa. Y tu Amor es tan grande...

1 Se refiere a la Consagración del laico al Corazón de Jesús.

 

14-12-00

M. ¿Puedes confiar más en Mí?

F. No entiendo a qué te referís.

M. Al desapego, es necesario.

F. ¿Más todavía?

M. Si quieres entrar más profundamente en Mi Corazón, es necesario.

No te preocupes por nada y escúchame.

 

18-12-00

P. Yo te hice para que seas feliz, no para que alcances metas. No debes mirar las circunstancias para ser

feliz.

Debes serlo porque en esencia eres "alma pequeñísima".

F. Tal vez no lo fui más por escrupulosa, por estar pendiente de los demás (preocupada), por importarme el

qué dirán, por pensar tanto en tener mi casa, etc.

P. "Alma pequeñísima: luz pequeñísima".

F. Bueno, de ahora en adelante voy a tratar de hacer menos cálculos personales para vivir más desapegada

a los resultados y disfrutar lo que me toque cada día.

Te pido Papito Tu gracia liberadora.

P. Lo que estás esperando no va a venir de aquella persona, vendrá de Mí.

Abre tu corazón para recibir esta Navidad.

M. Debes cantar la Gloria de Dios, porque para Él es toda alabanza.

Debes saber que el demonio te odia y quiere azotar a Mis hijos consagrados a Mi Corazón Inmaculado. Tú,

debes responder a estos ataques con más fe, más alegría, más esperanza, más alabanza, que debilita la fuerza

de Mi adversario. No mires a los demás, mírame, contémplame, y así estarás derrotando a los espíritus que

quieren debilitarte en la armonía, en la visión de Dios. Estos espíritus provienen del mal no pensado por Dios

para el hombre, pero que existen a causa de la rebelión. Estos espíritus quieren arrastrar a un gran número de

Mis hijos consagrados con el negativismo, la tristeza, la desesperanza. Mi presencia hoy es un signo de plena

esperanza en el Amor de Dios, que quiere salvarlos.

No teman, hijos míos, tan preciados por este Corazón que no conoce reposo.

Mira hija la estrella de Belén, señal que Dios dio al mundo para anunciar que el Sol de justicia acababa de

nacer. Hoy "YO SOY ESTRELLA" que anuncia que el Sol de justicia volverá a nacer en los corazones

pequeñísimos, como los de los pastores, los primeros adoradores.

No temas hija anunciar Mi mensaje, que es para todos.

 

19-12-00

F. Me da miedo cada vez que me decís "Prepárate para lo que vas a recibir". Me asusta.

¿Qué es lo que voy a recibir?

P. Lo que me pediste.

F. Bueno, te pedí muchas cosas.

Acá estoy, Dios, en este nuevo día, en Tu presencia, tratando de escucharte aunque mi mente esté un poco

cansada y dispersa. No te cansás de decirme que me deje amar cada vez más y quiero hacer Tu voluntad

porque sé que Tu voluntad es mi felicidad.

P. Quiero demostrar al mundo Mi Amor de Padre en una vida concreta donde lo ordinario se convierte en

extraordinario, ¿comprendes?

Ése es Mi plan, que aprendas a ser feliz en Mi Santa Voluntad.

No temas el fracaso.

No tengas miedo de nada.

F. Ahora me acordé lo que voy a recibir: la imagen de La Medalla Milagrosa y por supuesto tengo que

prepararme. Gracias Dios por hacerme acordar.

P. Ya viene la venganza de tu Dios, el Todopoderoso y Eterno.

No temas el qué dirán.

F. Si insistís tanto en este tema debe ser por algo, aunque te soy sincera, no entiendo.

P. No tienes por qué entender, aunque debes saber que llega el momento de Mi venganza: los humillados

serán ensalzados y los soberbios serán humillados.

F. Me siento tan vulnerable en este momento, creo que es parte de Tu táctica el sentirme así: para que pueda

recibir mejor lo que querés darme.

 

20-12-00

F. Ayer me hablaste de Tu venganza, y pienso que el sentirme profundamente amada por Vos es lo que

llamaría Tu venganza. Me gustaría que esta venganza le llegara a tantos corazones desolados y tristes.

Dios, me llamaste a la oración y acá estoy, decí nomás.

P. Dejate amar más.

F. Quiero pasar una Nochebuena sin tener que "cumplir con nadie", una noche serena y muy sencilla.

Te encargo Papito que organices el tema de dónde vamos a pasar Nochebuena.

P. Quiero llenarte de Amor. No mires las circunstancias externas. Quiero hacer Mi pesebre en tu corazón. No

mires a los demás: si le dan importancia o no al "Nacimiento". Mírame y Contémplame niñito, nacido para vos.

Claro, muchos andan preocupados por otras cosas. Tú: "Déjate amar por Mí". ¿Quieres recibir más? Aférrate a

Mí.

 

27-12-00

M. No te preocupes por el qué dirán. Yo sabré hermosearte cada vez más. Llevo a las almas hacia esto. La

hermosura del Amado es para el alma, y el alma debe devolverle hermosura al Amado, por quien vive y suspira.

Quiero que Mi mensaje se publique "todos los días".

Es el alimento para Mis hijos. No temas al que dirán.

Yo sabré llegar a las almas.

Yo te hablo, al corazón, también a ellos quiero hablarles al corazón.

Índice del Libro

Mensajes de 1994

Mensajes de 1995

Mensajes de 1996

Mensajes de 1997

Mensajes de 1998

Mensajes de 1999

Mensajes de 2000

Mensajes de 2001

Mensajes de 2002

Mas información en

dejate-amar.com

¿ Quieres leer más mensajes dados por el Cielo a otros siervos del Señor ?

 

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )

De conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el equipo de Dirección de la web DiosJesusTeHabla.com no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia. Las palabras tales como apariciones, milagros, y similares tienen en este sitio un valor de testimonio humano y son publicados porque entendemos que pueden ser favorables para la vida espiritual de quienes nos visitan.