Una experiencia concreta

de crecimiento espiritual

Revelación privada a Fabiana Corraro de Meana

Mensajes Año 1999

Una Experiencia Concreta de Crecimiento Espiritual

Fabiana Corraro de Meana

Por Favor ayuda a difundir la Obra de la Madre compartiendo este Libro en internet con amigos y familiares.

Las iniciales así corresponden:
    P: Dios Padre
    J: Jesús
    M: María
    F: Fabiana

 

04-01-99

F. Me decís que no gaste en nada. Te referís a las compritas que quiero hacer.

J. Quiero que compruebes cuánto te amo y cómo quiero ayudarte con Mi Divina Providencia.

No tengas miedo de recibir, mucho o poco, lo que sea que te den tus hermanos, ahí estaré Yo.

No tengas miedo de darme lo que te parece mejor.

Yo convengo en transformar todo en oro puro, lo que me das y también lo que te rehusas a darme.

Tus hermanos me necesitan y esta obra de Amor nunca acabará. Tú sabes Mis palabras, Mi Revelación,

aunque muchas veces sin mucho agrado. Es que no me conoces lo suficiente como para valorar y apreciar el

Amor que les tengo.

Yo te revelo Mi Amor y Mis designios de a poco y tú no puedes comprender cabalmente todavía, porque

estás en un camino de desprendimiento de todas tus seguridades.

¿Comprendes cuánto te amo y cuánto me gozo en cargar tus debilidades? No, no comprenderás jamás del

todo, hasta que Yo me revele finalmente en todo Mi esplendor. Allí nos abrazaremos para siempre. Pero el Amor

nunca se acaba y tú has de morir de amor. Cuanto más pequeña, más te amaré.

¿Comprendes que puedes hacer con tu Amado TODO?

F. Jesús, acá estoy, sin ganas de proyectar, me quita la paz hacer planes. Sólo te presento los deseos de mi

corazón y que Vos dispongas.

J. Te estás pareciendo un poco más a Mí: "Padre, hágase Tu voluntad".

Crece en confianza cada día y verás cómo te corono con Mis joyas.

M. No tengas miedo y escucha Mis palabras: debes demostrar que el Amor es posible y es capaz de salvar al

hombre del desastre universal.

¿Por qué no escuchas Mis palabras con más claridad?

F. Porque estoy distraída en la oración, me voy pensando en otras cosas.

M. Mis palabras son de consolación. ¿Acaso tu Madre no se ocupa de todo lo que necesitas? ¿Acaso tu

Madre no está pendiente de todo? Debes crecer en Santidad, en Pureza, cada día, aunque parezca imposible,

difícil. Yo vengo a ayudarte. No te preocupes por los demás.

 

09-01-99

M. Vas a recibir mucho, hija, pero más de lo que imaginas, así sabrás que soy Yo, tu Madre, la que te cuida,

te acompaña y te bendice.

No tengas miedo de Mí, tu Madre.

F. El sábado pasado cuando me desperté a la mañana, Don Bosco me dijo: "Perdónale a «X»", y después

dijo: "Recibirás gracias especiales".

J. Si supieras cuánto te amo, hija querida.

Tuve que librarte de otros amores para que pudieras recibir Mi Amor. Ahora pide con confianza.

F. Te pido por mi esposo y mi bebé, para que nos unas más cada día en Tu amor.

Te pido por cada una de las personas que me han pedido oración y por las que no me pidieron pero que la

necesitan.

J. Todo lo que escribes es importante. Algún día se conocerá todo. Cada palabra sale de Mi Corazón. Como

el pastor sale a buscar a su ovejita perdida, así Yo busco almas extraviadas.

En la hora de Mi Misericordia pide, pide mucho, hija, estoy deseoso de escucharte.

F. Y yo estoy cansada, saliendo de una gripe, el bebé que no me deja respirar bien. Perdoname, el cuerpo

pesa.

J. Consuela Mi Corazón, hija, consuélame. Quiero un alma que con sólo mirarla me consuele, por eso estoy

enriqueciéndote.

Cómo miraba a Mi Madre al pie de la cruz... Ella era Mi consuelo y sostén. La Nueva Eva. Por Ella valdría la

pena Mi sacrificio porque daría a luz a la nueva humanidad como me dio a luz a Mí en la gruta de Belén.

En el mundo de hoy, quiero mirarte y consolarte, y descubrir que Mi obra no fue en vano.

F. ¿Y qué me habrás visto a mí, qué tengo?

J. Nada, no tienes nada. No tienes riquezas, no tienes trabajo, no tienes virtudes, ni grandes capacidades, no

tienes nada. Sólo tu birome y tu cuadernito donde escribes Mis palabras.

Por todo esto te he elegido. Lo sabes, debo recordártelo, cada tanto.

Cenáculo en mi casa:

M. Han venido aquí porque Yo los he traído.

Se sienten solos, abandonados, pero la Madre vela por ustedes. Por eso los he reunido, para consolarlos y

darles Mi Amor.

Donde está la Madre, está el Hijo, y Él derrama gracias especiales por pedido de La Madre.

Pidan, hijos, y recibirán a manos llenas.

Tengo los brazos abiertos para recibir sus pedidos, sus corazones, y también para dar.

No temas pedir, hija, para ti y para tus seres queridos.

Yo estoy aquí, en medio de ustedes, y escucho sus ruegos sin cansarme.

 

14-01-99

M. ¿Por qué tantas preocupaciones?

Pierdes la paz, tan importante para el crecimiento de tu alma.

Te digo: todo lo que escribes es importante. Es el diario de tu alma, la que se transparenta ante Mis ojos.

Otros no lo quieren reconocer. Yo, tu Madre, te reconozco porque eres Mi hija, la que miro con predilección.

Yo doy amor, tú recibes, otros no quieren recibir. Por eso no les va mejor en la vida. Están los destinados a

recibir amor, están los que se niegan a recibir amor. Siempre que tengas el corazón abierto, recibirás. No lo

cierres por nada, frente a nadie. Recibe Mi amor de Madre y recibe también a tus hermanos, que van de parte

mía. Por eso es sólo necesaria la pobreza, para poder recibir. Quien no se siente pobre y necesitado de amor

no puede recibir, y Yo tengo tanto para dar...

F. Perdoname, debo morir más a mí misma.

M. No te preocupes por la comida, por las compras. ¿Sabes qué? Me gusta atenderte.

Tu alma debe ser un paraíso donde pueda refugiarme. Sin preocupaciones.

 

16-01-99

M. No sabés lo que tengo preparado.

F. No me interesa lo que tenés preparado para el futuro, me interesa el presente y esa angustia que no me

deja desde ayer.

Tal vez tenga que llorar. Perdoname por lo que quise hacer y no pude.

M. El presente te prepara para el futuro.

Entrégate a la oración.

F. Te estoy abriendo mi corazón para que sepas lo que me pasa. Bueno, creo que sabés todo, pero ¿no te

estoy contando acaso lo que siento? ¿No te alcanza?

M. Vas a recibir mucho amor.

F. Sí, recuerdo que en esa parte de mi vida me faltó mucho amor. Necesité mucho apoyo y no lo recibí. Me

sentí perdida, sin rumbo.

M. Vas a lograr lo que deseas, con Mi ayuda. Te adelanto algunas cosas para que no te asustes y sepas que

soy Yo.

Déjate amar. Si bien los tiempos son difíciles, y los que vendrán serán de espanto para muchos, mantén la

mirada lejana y no te involucres. Vive para Mí y respira de Mí. No hagas caso de los que no te comprenden.

Déjate amar por Mí.

Te adelanto para que sepas que de aquí no se pasa. Vendrán a Mí desesperados, pero quédate fuera. Yo

me ocupo.

No te asustes del exterior, disfruta de lo que te doy. Déjate amar más porque no hallarás consuelo en otra

cosa.

 

17-01-99

F. Tantas cosas se me vienen a la mente. Sé que sos Vos que querés sanarme. Te doy gracias.

(Mateo 21,22: "Todo lo que pidan con una oración llena de fe lo conseguirán".)

María, quiero hacer algunas cosas y no me decido, ayudame, iluminame. Ya sé que querés que escriba, pero

además de eso.

Tu Corazón desea que te ayude a salvar almas.

M. ¿Qué te gustaría hacer?

F. Bueno, intenté varias cosas y no resultó nada. Hace años que lo único que hago es escribir, rezar y pocas

cosas más.

¿No sos acaso mi Madre, no me conocés? ¿No conocés mi corazón y lo que hay dentro? Me llevaste de la

mano hasta ahora, supongo que no vas a dejar a medias las cosas.

M. El tiempo será para los humildes.

F. Te referís al tiempo que vivimos.

M. Sí. Y al tiempo que vendrá.

F. Sabés que no me interesa el éxito en este mundo; bueno, el éxito como el mundo lo concibe, pero muchas

veces me siento tan vacía dentro de este mundo y es cuando otra vez vuelvo a la oración.

M. No te preocupes, hija, tengo lindos proyectos para tu vida. Pones todo en Mis manos, entonces Yo te

bendigo sobremanera. ¿Comprendes?

¿Ya quieres irte?

F. Estoy cansada.

M. La charla no terminó.

¿Qué te gustaría hacer?

F. Ya te dije que intenté varias cosas y no resultaron. Quise trabajar, estudiar, entre otras cosas.

M. Pero Yo no estaba en tus decisiones.

Estás escribiendo para Mí, tu Madre.

¿Quieres algo más?

F. Quiero tener un buen parto. Quiero que bendigas al doctor "X" que me va a atender. Quiero que me

ayudes a arreglar la piecita para José María (mi hijo).

 

18-01-99

P. No dudes de Mí.

F. No te entiendo. Además, ¿no puedo en algún momento tener alguna duda? Vivimos en un tiempo de

confusiones, donde vivir refugiados sólo en Vos es difícil.

P. No dudes de Mí, de Mi asistencia, de Mi Providencia, de Mi calor de Padre.

F. Acá estoy, Dios, como todas las mañanas, esperando que beses mi alma para comenzar el día, para que

mi jornada tenga sentido.

 

21-01-99

F. Estaba pensando en los proyectos que tenía para este verano y no se realizaron. De una manera u otra,

fue para mi bien. Vi la voluntad de Dios en todo eso, que siempre es mejor de lo que nosotros creemos. Ahora

estoy más serena, entendiendo de a poco algunas cosas. Dios me quiere más escondida, pero para mi propio

bien.

P. Recibe todo de Mí.

P. No tengas miedo de Mí.

F. Más que miedo, tengo mucha bronca.

P. ¿Por qué temes a lo que vendrá?

F. Dame seguridad entonces. No me siento segura, ni abandonada en Tus brazos como decís siempre. El

mundo en que vivimos me genera tanta inseguridad...

Tengo una herida muy grande, conoces mi corazón. Esa herida me hace muy insegura. Me genera tanta

angustia. Esperaba otra cosa para mi vida. Tal vez la bronca no me deja ver las cosas con claridad.

 

25-01-99

M. ¿No confías en Mí?

F. Respecto a lo que pienso sobre ese asunto, no.

M. El Rosario, hija, el Rosario.

 

26-01-99

J. No confíes en nadie más.

F. Aumenta mi confianza.

J. Perdona.

F. Esa persona me causa rechazo.

J. Entonces, no te preocupes. Sigue adelante, de Mi mano, y no te sueltes. Vas a recibir mucho.

F. Dame la gracia de no preocuparme por los demás.

J. No tengas miedo de aceptarme nuevamente. Sabes que te amo.

F. ¿Y por qué permitís que me agarren todas esas confusiones?

J. Para que te desprendas cada vez más y te aferres más a Mí.

 

27-01-99

F. Estás rompiendo viejos esquemas que tengo, heredados por supuesto, y se sufre. Encima me venís otra

vez con el tema de la confianza, me tenés cansada.

Bueno, hace un tiempo me dijiste que mi vida iba a sufrir una gran transformación. Ahora veo que es así.

Perdí el gusto por algunas cosas, por algunas personas, tengo menos intereses personales.

J. Lo que te prometí, se cumplirá, pero será sin apegos. Yo debo estar primero.

No te preocupes por los demás, ni pretendas de los demás nada que Yo no te envíe.

Tu vida es preciosa ante Mis ojos y Yo soy el que la embellezco.

F. Me siento como un títere.

J. Por eso insisto en que confíes en Mí y en nadie más, así no habrá arrepentimientos y desilusiones.

El bebé está bien y estará bien después, será feliz con tu felicidad.

Yo soy tu Salvador.

(Por la tarde)

F. Me siento como en una etapa de oscuridad, donde me siento bastante confusa, sin demasiado interés por

algo en especial. Siento que mi vida no es ni blanco ni negro, sino "gris".

J. Un gris que lo transformo en pura luz. No sólo para ti, sino para que la luz llegue a todos.

Te sientes molesta, porque no consigues lo que quieres.

No te compares con otros que escriben para Mí. Yo te elegí para demostrar al mundo lo que Mi Amor puede

hacer en un alma. La transformación depende de Mí y de nadie más.

No depende del esfuerzo humano. Por eso no te culpes por no tener fuerzas, cuando viene el desgano. Con

voluntad, o sin ella, soy Yo el que transformo el alma, con Mi Gracia.

Estás frente a Mí, escuchando Mis palabras santas que salen de Mi Corazón Misericordioso.

Ese vacío es "existencial" porque es vacío de Mí, pero se irá pronto.

F. Querés ser el centro de mi vida, a pesar de mis rebeldías y caprichos.

J. Para demostrar al mundo Mi Amor.

 

28-01-99

P. Vas a recibir mucho más de lo que imaginas. Estoy desapegándote a criterios que turban tu corazón de

niña. La consigna es "no preocuparse" y todavía te preocupas por asuntos que son fruto del apego, de la

desconfianza, de los miedos, cuando Yo quiero liberarte de todo aquello.

F. Pero vivo en el mundo, ¿te parece que me resulta fácil?

P. Lo que viene de adentro te turba, no lo que viene de afuera.

¿Por qué desconfías de Mí?

F. Y, si no me das lo que te pido...

P. Tienes la mente puesta en tantas cosas...

No tengas miedo de Mí.

(Por la tarde)

F. Estoy cansada, duermo mal, me incomoda la panza.

P. No tengas miedo de Mí. Soy tu Padre.

F. Es que a medida que me acerco más a Vos, pareciera que te conozco menos. Tal vez sea porque siento

que yo me conozco menos. Tenemos lados oscuros, los seres humanos, que sólo Tu luz puede iluminar, y cada

vez me siento más vulnerable e indefensa de lo que me rodea.

P. Das tantas vueltas para venir a Mí, pero te comprendo, hija, tienes miedo de Mí, de lo que pueda

mostrarte. ¿Y qué puedo mostrarte, sino Mi Amor?

Quiero que seas luz para las naciones.

Dios no puede vivir (se refiere a que el Amor no se concibe en la soledad, Dios es comunidad) sin Sus hijos y

Sus hijos no pueden vivir sin Dios.

F. Respecto a lo que me dijiste a través de la Biblia, quiero recordarte que sabés lo que quiero y perdoname

la impertinencia, sé que no es manera de hablarte, pero muchas veces te pedí lo mismo, e insististe que siga

pidiendo.

P. Yo quiero que me pidas para vos, no siempre para los demás.

F. Pero Vos sabés lo que quiero.

Sabés que siempre quise trabajar en algo para sentirme útil, pero a pesar de esto, siempre traté de hacer Tu

voluntad. Escribir.

Y qué puedo pedirte ahora: un trabajo, además, hoy en día sin dinero no se puede hacer nada. No quisiera

meterme en algo que me aleje de Vos, o que me quite la paz.

 

03-02-99

F. Jesús, no entiendo por qué querés que escriba todo lo que converso con Vos siendo que no tiene por qué

interesarle a otra persona que no sea yo o Vos.

J. Quiero que escribas sobre tu vida para que otros también me conozcan y sepan apreciar Mi obra en un

alma.

Yo me doy al alma y el alma me recibe.

Te elegí para que seas testimonio de vida para tus hermanos. Hablo de testimonio de Fe, porque sin la Fe no

se puede llegar a la santidad.

F. Yo sólo quiero ser feliz.

J. Yo vine para hacerlos felices.

F. Me pedís fe, entonces librame de los temores, me dificultan el crecimiento de la fe.

 

04-02-99

F. Muchas veces no me siento amada.

P. Porque esperas de los otros y no de Mí.

F. Y para qué vivo entonces. Me voy a vivir a una isla, como ermitaña. Me llamaste a vivir en comunidad. No

te entiendo.

P. Esperas más de lo que te pueden dar. El otro, también debe esperar todo de Mí.

F. Bendice a "X".

P. ¿Por qué tienes miedo?

F. Tengo miedo que me lo quites, como a mi mamá.

Hay muchas cosas que todavía no entiendo.

P. Ya entenderás.

No te preocupes por él. Te ama y es Mi hijo también. Es Mi regalo para ti.

Tú te desprendes de todo y Yo te adorno cada día más.

Debes reflejarme en bondad. Y para que la bondad fluya, no deben haber apegos.

Estoy rompiendo viejos esquemas en tu vida, por eso sufres, la naturaleza humana se resiste.

Debes reflejarme en amor. Entonces debo sacarte todo lo que no es amor, y todo aquello que heredaste que

te impide amar. Los roles que heredaste no convienen a un alma pequeñísima que debe vivir serena y confiada.

 

16-02-99

F. Estoy haciendo, con R., una novena al Espíritu Santo. Me está yendo bien porque me está aclarando

muchas cosas que las tenía un poco confusas. Como también puedo ver lo que debo corregirme.

 

18-02-99

F. Me levanté y fui a la cocina a lavar los platos sucios que habían quedado del día anterior. María me invitó a

la oración. Me resistí un rato, hasta que de tanto insistir me convenció.

Le dije: "No tengo ganas de rezar, ¿para qué querés que vaya?" (Al dormitorio, porque allí quería que rece

con Ella).

M. Para darte Mi Amor. Yo soy Tu Madre.

No mires a los demás, mírame.

Yo soy Tu Madre. La que te enseño a caminar en este mundo.

Deja que los demás te amen. Naciste para ser amada.

Debes moverte menos y dejar que Yo haga más.

Debes dar testimonio de Mi amor.

 

19-02-99

J. No trates de agradar a los demás cuando escribes. Escribes como Yo te inspiro y no pienses: "Les gustará,

no les gustará".

 

20-02-99

F. Me decís "Confianza" en medio del desierto y es como si me dijeras que las vacas vuelan.

M. Puedes hacer todo lo que tienes pensado porque el Señor está contigo.

F. ¿Qué creés que tengo pensado?

Yo quiero ser feliz, pero ahora tengo la autoestima por el suelo.

M. No tengas miedo hija al fracaso. Yo te acompaño.

 

21-02-99

F. Me siento mal físicamente.

P. Te amo a pesar de todo.

F. Veo que Jesús me mira con Amor y Misericordia, como ya me pasó el otro día en la Misa del Miércoles de

Ceniza. Me partió el corazón. Luego me dijo:

"Te llevaré por lugares que nunca imaginaste".

 

03-03-99

P. Déjate amar. El mundo no puede corromperte.

Se corrompe el que quiere, y tú sabes dónde está tu paradero aunque chilles y te rebeles muchas veces.

F. Pongo mi historia en tus manos. Lléname de confianza.

P. No busques algo para ser feliz.

Búscame. Yo te alimento con Mi Amor y lo demás llega añadido.

F. Para lanzarnos cada vez más a Tu Amor, tenemos que dejar atrás muchas "posesiones", y en ese

renunciamiento sufrimos mucho.

P. Pero la alegría "llega", después.

Siempre sale el sol. No hay probabilidad siquiera de un fracaso para aquél que camina Conmigo, en Mis

brazos.

Dudas siempre tendrán. Es la diferencia entre el Creador y sus creaturas. Yo me encargo de disipar las

dudas, las que no hacen que los ame menos. Simplemente dan la medida de vuestra debilidad.

F. Y yo qué pito toco en esta orquesta.

P. Déjate amar y verás.

(Isaías 41, 8-14)

M. El mundo no conoce la felicidad de tenerme como Madre y no la conocerá si no se vuelve hacia Mí.

No temas hija el fracaso. Yo te conduzco.

¿Temes hija, acaso, Mi desamparo, Mi desprotección?

¿Por qué no confías más en Mí? Te miro constantemente. Yo te llevé en Mi vientre cuando llevé a Jesús. Sin

Mi amor no puedes vivir. (Salmo 2, 7-9).

No tengas miedo de nada.

 

09-03-99

Cuando me despierto, Él me dice:

J. ¿Por qué dudas?

F. (Supongo que me dijo esto porque me desperté un poco angustiada) En este tiempo de Cuaresma, me

está tocando ciertas áreas que las creía superadas.

Sigo descubriendo la vanidad que todavía tengo y que se refleja en actitudes, antes imperceptibles para mí.

No entendí por qué Jesús me dijo aquello. Lo que sí sé es que muy rápido me respondió. Me ama. Me vio

preocupada y me habló al corazón. Me doy cuenta que está más pendiente de nosotros de lo que creemos.

Por otro lado estoy contenta porque el Espíritu Santo está trabajando mis miedos. Cada vez me siento más

libre para amar a Dios y por ende a los demás. Él está "liberando mi libertad".

Después de meditar unos momentos, le pregunto:

F. ¿A qué te referís con esa pregunta?

J. ¿Por qué dudas de Mi intervención amorosa en tu vida?

F. Tal vez por que no te conozco lo suficiente, por lo tanto no confío lo suficiente. Los temores de algún lado

vienen.

Te abro mi corazón. Abrime el Tuyo.

J. Ya está abierto por la lanza. De allí fluyen toda clase de gracias espirituales y de misericordia.

Todavía crees, en algunos aspectos, que dependes de ti misma. Por eso haces cálculos.

 

10-03-99

J. Esas turbaciones te desapegan de los demás y te acercan más a Mí.

F. Te referís a lo que me pasó anoche con esa persona.

J. Ella no conoce Mi Amor como vos conocés, entonces no entiende Mis caricias y Mis atenciones para con

un alma pequeñísima que se encomienda a Mis cuidados.

F. Por eso la envidia de muchos. Ya me pasó con otros también.

J. Envidia siempre habrá. No por eso dejarás que te ame menos. ¿Comprendes? Yo Soy el Amor y quiero

que seas receptáculo de ÉL. Los demás no cuentan, a menos que Yo permita alguna intervención para tu bien.

Yo te doy atenciones especiales debido a tu entrega. Ella no comprende porque Yo no soy el centro de su

vida.

Tú: déjate amar más y verás Mis maravillas.

Me estás descubriendo más profundamente y esto implica dejar otras cosas que no pueden reemplazarme.

Deja que Yo ordene las cosas para tu bien. No pretendas acelerar los tiempos.

 

11-03-99

P. Te necesitaba a solas para comunicarte Mi alegría de Padre. Sé lo que quieres, y te tengo preparado lo

que quieres, pero no por tu esfuerzo y dedicación sino porque te amo y quiero demostrártelo. Aceptaste tu

debilidad frente a aquello que no pudiste resolver, por eso me abro más a ti, hija querida de Mi Corazón.

Debes dar testimonio al mundo de Mi Amor de Padre.

F. Para eso escribo.

P. Y mucho más. Tu vida debe ser un ejemplo de confianza y abandono para que otros actúen también así y

pueda obrar en ellos.

No importa lo que otros digan, porque hay quienes por no entender el mensaje, lo critican. Para ellos el

camino se hace más duro. Para el alma pequeñísima el camino se hace llevadero y fácil. ¿Comprendes hija tu

estado maravilloso?

F. Cuando vuelve la calma, luego de la tormenta, veo todo más claro.

Pienso en las personas que tengo cerca y sé que me envidian. Lo guardo en el corazón, pero me doy cuenta

de todo.

P. No durarán mucho, será circunstancial. No he de tirar perlas a los cerdos.

Hay otras personas que sí te verán en Mí, y me verán a través de ti. Hay mucho por hacer y andar. El camino

de cada uno en Mis manos.

F. Y sí, nadie es profeta en su tierra.

P. Te estoy preparando para que seas Madre no sólo para la carne, sino por el espíritu, para todos los

huérfanos de Dios que andan por el mundo sin conocerme. Por eso todo lo que escribes es importante. Aún lo

que parece más ordinario, porque hasta de las cosas ordinarias Yo me ocupo, si me dejan.

Más tarde, Dios me dijo que dejara de tejer para orar:

P. "Todo lo que me pidas te daré, a menos que no quieras recibir".

Más tarde:

P. No tengas miedo de recibir Mi Amor a manos llenas. ¡He venido a amarte!

 

13-03-99

P. Yo soy Padre y los que esperan en Mí no quedarán desilusionados.

Yo soy tu Padre. No te arrepentirás de tenerme como Padre.

Debes dar testimonio de Mi Paternidad al mundo, que está huérfano porque se ha alejado de Mí.

F. Tuve unos días bastante agitados, con mucha confusión y lucha interna.

Hoy amanecí un poco mejor. Preparo mi mate. Entonces Él me dice (leyendo mi corazón que decía "no tengo

ganas de rezar").

J. ¿Por qué temes?

F. Qué te importa. Si la vida es una lucha constante. ¿Me vas a librar de la lucha? ¡No! ¿Y entonces?

J. ¿Acaso no he de cuidarte? ¿A qué vienen esos temores?

F. Tengo mucha bronca porque lo que quiero no me sale. Desde que mamá murió, tuve que arreglármelas

sola en muchas cosas que todavía no puedo manejar, o entregártelas, como tantas veces me pediste. Sabés lo

que quiero y sin embargo tengo la sensación de que me dejás sola, luchando, y mirás de lejos sin involucrarte,

después de tantas veces que te pedí ayuda.

 

17-03-99

J. Vas a recibir mucho, para que puedas salir de este estado. Basta que creas.

F. Y después de los días que me tocaron me parece que es hora que te acuerdes de mí.

J. Esos días grises te llevan a un mayor desapego a tus propios cálculos y proyectos para lanzarte hacia lo

que Yo te tengo preparado.

F. ¿Y los deseos de mi corazón?

J. Los deseos de tu corazón van con el Mío pero no de la manera que quieres realizarlos. Yo siempre doy lo

mejor.

Necesitas desapegarte para recibir más, sobre todo de ciertas personas que no llegarán a comprender Mi

designio sobre ti.

 

23-03-99

F. Tengo que contestar cartas y no tengo ganas.

P. Tantas cosas "deberías" hacer y no haces.

Cosas que te impones, sin sentido. Las cartas no deben turbarte.

F. Me cuesta ser cada vez más simple.

P. No dudes de Mí. Te saqué "de la tierra de Egipto" para adornarte, embellecerte cada día más, para

protegerte y no someterte nunca más a las humillaciones.

F. Te referís a la esclavitud de antes.

P. Me refiero al pasado sin DIOS VIVO y ACTUANTE en tu vida. Ahora estoy, antes también estaba, pero

estabas dormida, dentro de una vida llena de asuntos pasajeros y sin sentido.

F. Me resucitaste como a Lázaro.

P. Ahora te amo más concretamente, en el tiempo, y puedes percibirlo de tantas maneras, porque te pareces

más a Mí que antes.

Antes eras un bebé dormido e indefenso. Ahora eres Mi hija amada en quien me complazco.

F. Tenés razón, puedo sentir Tu abrazo de tantas maneras, tantos gestos, y a través de personas.

P. Tu vida presente tiene sentido en Mí y por Mí. El pasado no existe, fue como un largo sueño del que te

desperté por Amor y con Amor. No te reproches nada del pasado y agradece Mi intervención amorosa. Sabes

que te amo y nunca te abandonaré.

Tu Madre te ha ayudado tanto...

No tengas miedo de Mí, ni de lo que tengo preparado para después.

(Más tarde María me lleva a orar)

M. No tengas miedo, mira cómo te bendigo y abro las compuertas del Cielo para ti.

No pasarás necesidades porque tu Madre vela.

¡Ves cómo te bendigo, hija querida!

 

24-03-99

P. Te estoy liberando, como me pediste, de viejas estructuras. También de algunos miedos. Del miedo a

volar.

Hay un mundo por conocer, descubrir, que Yo quiero enseñarte y regalarte, pero los miedos te paralizan.

Hay un mundo de hermanos que quiero regalarte: ¿quieres aceptar? Estás a la defensiva y no abres el

corazón a lo nuevo que quiero mostrarte.

Entonces Yo te libero y hago tu vida más fructífera en todo sentido. Por eso es necesario no hacer tantos

cálculos.

Yo vi tu aflicción.

Hasta el momento hiciste por cuenta propia muchas cosas, ahora Yo hago eso y mucho más.

Si Yo quiero darte es para que des testimonio de Mi Amor.

P. Quiero que vivas en oración, en comunicación con tu Padre. Que te hable de Mí, y quiero hablarte a través

de todo lo creado y lo increado. Para que tus hermanos me reconozcan.

Te he elegido para eso: para que te vean en Mí y me glorifiquen. Este mundo tan corrompido no sabe

reconocerme ni siquiera mediante cosas simples, y Yo hablo a través de todo. Tendrán que bajarse para

reconocerme. Claro, tú eres pequeña, por eso el mundo todavía no te reconoce de Mi mano, en Mí, pero lo

hará, porque lo que Yo elijo no vuelve a Mí sin haber cumplido Mi cometido.

No temas pequeña al qué dirán los que se creen sabios. El mundo volverá a ser lo que deseo a través de

los pequeñuelos. Yo confundiré a los sabios y poderosos, incluso a aquellos que te rodean y no alcanzan a

comprender Mi predilección de Padre por cada uno.

¡Cuántos te envidian! Sin embargo, sin la entrega no hubiera sido posible esta causa que tanto defiendo.

Tú sabes que te amo. Otros no saben que los amo de igual manera, pero a la medida de la entrega es que

Yo me derramo en bendiciones.

Tú debes ser modelo de entrega para que otros se entreguen también.

(Isaías 42, 1-9)

 

03-04-99

P. Cumple tu misión con responsabilidad, que Yo cuido al bebé.

M. Mírame, hija: estoy con los brazos extendidos para abrazarte.

J. He vencido a la muerte, he vencido al pecado. ¿Quieren vencer ustedes también?

P. No tengas miedo de nada, hija. ¿Quieres saber cuánto te amo? ¡No! ¡Nunca lo sabrás en este mundo!

Déjate llevar y verás las maravillas que obro en tu vida.

F. Ya obraste muchas maravillas.

P. Muchas más vendrán.

 

06-04-99

J. No temas el fracaso.

F. Jesús: Tus palabras son muy lindas, pero ¿quién puede cumplirlas sin Tu gracia? ¿Me liberas del temor?

J. ¿Crees que voy a abandonarte?

 

07-04-99

P. Yo quiero complacerte, pero no me dejas. No te preocupes por el bebé, sabe cuidarse, lleva una gran

fuerza dentro de sí. Preocúpate por agradarme, dejándote amar más, como toda alma pequeñísima.

F. Es que esta primera semana de mamá no fue fácil.

P. No te preocupes por nada, menos por el bebé, él sabe cuidarse.

F. ¿Cuándo lo bautizamos?

P. Cuando quieras.

¿Quieres complacerme? Déjate amar más.

Mira a tu Madre, cómo te cuida y cuida tus intereses.

F. ¿Por qué tanto amor?

P. Tienes una misión de amor. Y todos están para servirte.

Cada cual tiene su vía dolorosa que lleva a la Resurrección y a la Gloria. La tuya ya la recorriste de Mi mano,

todo supeditado al plan eterno para tu vida.

¿Puedes comprender cuánto te amo, cuánto amo a tu hijito, cuánto amo a cada uno de Mis hijos?

No, nunca comprenderás el Amor de un DIOS - PADRE.

F. Pensaba en dos personas que están sufriendo.

P. Es que Yo quiero que vuelvan a Mí con todo el corazón, y hasta entonces...

 

08-04-99

P. Yo te elegí para Mi obra, entonces, ¿de qué preocuparse?

Vas a recibir mucho más de lo que imaginas.

F. Hace un tiempo que venís repitiéndome aquella frase y todavía no entiendo.

P. Recibirás mucho aquí en la tierra y allá en el cielo porque la entrega fue completa.

Yo sé lo que sufres en la entrega de cada día. Tu muerte es lo que quiero para que Yo reine. Tu corazoncito

es como una bombita que late al unísono con su Dios, por eso no temas desear lo que quieras porque Yo

deseo en ti. Tus deseos son Míos.

F. ¿Por qué entonces comencé a sentir cierto rechazo por "X", que antes no sentía?

P. Para que te alejes un poco y puedas ver más objetivamente lo que los une, y lo que los une soy Yo y

ningún otro interés personal.

F. Me decís esto para que no sea dependiente.

P. Deja a "X" que actúe con libertad y no interfieras en mis caminos para ella. No quieras comprometerte con

alguien que no desea ataduras.

 

10-04-99

P. ¿Por qué huyes?

F. ¿De qué?

P. De Mi mano.

F. No te entiendo.

P. De Mi mano salvadora.

 

11-04-99

P. Cuántas cosas quiero regalarte y te preocupas por ese problema.

Ése era Mi regalo. ¿Qué temes? Yo soy PADRE. Soy Padre de la humanidad entera.

Este cuadernito dará vuelta al mundo te dije una vez, ahora vengo a cosechar lo que Mi plan tenía previsto.

No pueden volver a Mí si Yo no los traigo y si no hay un Sí generoso.

Hace falta amor, mucho amor para curar las llagas de esta pobre humanidad. ¿Piensas que me he olvidado

de Mis ovejitas perdidas?

Mucho ruido en el mundo. El plan del hombre fracasará en un abrir y cerrar de ojos porque Yo intervendré.

No temas recibir pensando "No me merezco tanto amor, tanta bondad", es que derramo Mi Misericordia

sobre los mansos y humildes a raudales, como Yo baño el corazón de los que imploran clemencia por su

pecado, por su debilidad reconocida.

F. ¿Y los otros?

P. Los otros recibirán, pero tendrán que agacharse primero.

Yo ordeno, el hombre desordena. ¿Hasta cuándo esperaré?

 

12-04-99

P. No te preocupes por nada.

F. Con el bebé no tengo ni tiempo ni ganas de contestar las cartas.

P. Sabes que te cuido sobremanera.

F. Pero anoche me asusté porque el bebé vomitó toda la leche, además estoy pasada de cansancio y me

pongo de mal humor. Te pido me organices porque el bebé me cambió todos los horarios y no tengo tiempo

para bañarme. Estoy sola casi todo el día y no quiero dejar al bebé solo ni un momento. "R" me ayuda mucho

cuando está conmigo, pero después...

P. Escribir hechos de tu vida permite que tus hermanos te conozcan, y que vean que tu vida se desenvuelve

sencilla y normalmente.

Muchos quieren conocerte, quieren saber qué hacés, qué comprás, qué decís, qué programás. ¿Acaso la

vida de tu Madre fue muy diferente a la tuya? Ella también supo de pañales.

Y oraba mucho. Cuanto más oraba, más la bendecía. En la oración aprendía, cada día, a aceptar Mi

voluntad. No te espera tanto dolor como a Ella le esperaba, aunque Ella es modelo para todas las madres, en

humanidad, paciencia, mansedumbre, bondad, caridad.

No te preocupes por lo que te toca, tienes un PADRE que te asiste constantemente con Sus dones para que

vayas criando a tu hijito en santidad y en paz. No te turbes por lo que no puedes o no sabes hacer. Ella tampoco

sabía muchas cosas, pero ORABA, tenía un corazón "ORANTE". En todo momento "ORABA" y recibía la

"SABIDURIA" que guiaba siempre todos sus pasos. ¿Quieres ser así, como Ella?

Pide, pide mucho, implora, que el Espíritu Santo vendrá siempre.

 

19-04-99

M. ¿Viste hija cómo te cuido?

F. Sí, Madre, gracias a Dios, mi esposo me ayuda mucho con el bebé.

M. Puedes escribir lo que quieras sin miedo. Nada podrá destruir Mi obra.

DIOS TE CUIDA, y mucho.

Entrégate al Amor Misericordioso de Dios un poco más y verás maravillas.

Yo sé lo que quieres. Conozco tu corazón, y es más inquieto de lo que crees. Es un corazón de niña

pequeña.

J. Haz tus actividades con total libertad.

 

22-04-99

M. Hija, cómo sufres a causa del mensaje, lo que te hace más pequeñísima. No es dormir sobre tus caídas

para mantener tu humanidad. Es un estigma.

No mires a los demás pensando qué les hace falta. No te preocupes.

F. Como me dijiste ayer, el demonio me ODIA y te odia, y molesta.

M. Ayer estuviste bien en no reaccionar, no hay que tirar perlas a los chanchos. "X" está ciego. Yo permití esa

situación para que cortes lazos y te desapegues, lo mismo con "Y" y "Z", no debes preocuparte.

F. Yo tampoco quiero depender de los demás pero Dios dispone las cosas así.

M. Vas a recibir mucho pero no de los demás, sino de Mí. Es para que te aferres a Mí y pongas tu seguridad

en tu Madre y no en otras cosas.

M. Vas a recibir mucho, hija, mucho más de lo que imaginas porque has respondido a Mi llamado.

¿Puedes confiar en Mí, tu Madre?

Te confundes en medio de la lucha de cada día porque no recurres más a la oración.

F. ¿Más oración?

M. ¿Quieres recibir más de Mí?

F. Claro que sí.

M. No mires a los otros, ni te preocupes.

Cada uno debe hacer su propia purificación en esta tierra, en este tiempo de tribulación.

Recibe hija el ciento por uno.

¿Te martirizo con Mi Amor?

¿Quieres recibir más?

¿Quieres aprender más de Mí?

¿Qué importa si esa persona no te comprende? ¿Puedes turbarte cuando el paraíso habita en tu corazón?

Elévate por encima de lo que te turba de este mundo que no conoce la predilección, hacia la pequeñez, de

esta Madre. Tú eres débil, en Mis brazos Maternos. ¿Puedes comprender Mi Amor de Madre?

F. Hago lo que puedo. Trato de no preocuparme por mis hermanos, pero muchas veces no logro mirar los

hechos a la luz de Dios, sino que miro a los ojos humanos y pierdo la alegría y la confianza, frente a tanto

sufrimiento.

M. No te preocupes. Yo proveo. También el dolor es providencial.

 

23-04-99

M. Te estaba esperando para rezar.

¿Qué temes? ¿Qué te preocupa?

¿Puedes confiar en Mí?

¿Puedes desapegarte un poco más de este vano mundo? ¿Puedes esperar todo de Mí?

F. Es el bautismo de José María (mi hijo), no puedo evitar querer organizar. Me distraigo, reconozco.

M. Puede salir mejor de lo que organizas, si me dejas.

M. Perdona a "X".

F. ¿Cómo hago para perdonar, siendo que me causa REPULSIÓN? Ayúdame.

Es una persona tan desagradable...

M. Es el pecado lo que lo hace desagradable. Él no puede librarse del pecado a menos que Dios intervenga.

Entonces deja todo en Sus manos.

F. Lo mismo me ocurre con el perdón, si Dios no me asiste con Su gracia.

Sabés que me hirió y mucho.

M. ¿Puedes confiar un poco más en Mí?

No te preocupes por nada y escribe para Mí. Tengo planes mejores.

Te desapego de aquellas personas que no ayudan a vivir el paraíso de Mi Corazón Inmaculado.

Sabrás lo que significa refugiarse en Mi Corazón.

 

25-04-99

M. Quédate así: "chiquitita", y verás la Gloria de Dios.

No temas el rechazo. Yo te protejo y protejo a tu familia, tu casa, tus intereses más íntimos.

El Rosario: me gusta que reces, pero no pierdas la paz pensando "Hoy no recé". Prefiero la sinceridad del

corazón, que me digas "Mamá, no rezo porque estoy cansada", entonces te doy nuevas fuerzas. Con Mi Gracia

podrás atender al bebé.

F. Estoy bastante cansada y mal dormida porque el bebé tiene sus horarios.

 

27-04-99

M. Nada que te quite la paz debes hacer.

Deja en mis manos el hacer y el deshacer de tu vida.

¿El nenito? ¿Te preocupa? Yo lo cuido.

F. Gracias, porque a mí también me cuidás como a mi nenito.

M. Te cuido más, porque eres más débil que el nenito. Él sabe defenderse y tiene una gran fuerza interior.

Tú en cambio dependes de Mí hasta para respirar.

Él es pequeñito, tú eres ¡pequeñísima!

No temas nada, la desolación, el cansancio pasarán. Todos esos proyectos que tenías están en Mi Corazón.

No esperes más: ¡Ven a Mis Brazos Maternales y encontrarás alivio!

 

28-04-99

P. Te dije que llamarías la atención y es porque te mimo mucho y das Mi testimonio de Amor.

F. Sin embargo no falta la envidia.

P. Cuando te envidian es porque no valoran el Don que les hago a través de estos mensajes. Has dejado

todo, entonces Yo doy el ciento por uno.

Aquella situación sucedió para que te desapegues de "X" y te apegues más a Mí, no poner tu confianza en

un mortal.

F. Dios Padre, gracias por mostrarme el celo que tenés por mí y cómo me defendés de aquello que quiere

separarme de Vos.

P. Quiero que ayudes a Mi familia.

Quiero que administres Mis bienes.

F. ¿Cuáles bienes?

P. Los que te voy a dar en el futuro.

Todo viene de Mí y cumple MI OBJETIVO.

Debes demostrar Mi generosidad para que la comunidad crea.

 

04-05-99

F. Me reclamás que rece, que escriba, y no puedo desatender mi casa, mi bebé, mi marido. ¿Cómo hago?

No puedo pagar un servicio doméstico que me haga todo lo de la casa.

Dame las gracias necesarias para hacer lo que querés.

M. Sacrifícate por las almas.

F. Acá estoy, me convenciste.

M. Puedo darte cosas mejores: un buen sueldo, una buena empleada, ¿qué más? ¿Quieres más?

F. ¿Cómo puedo rezar tranquila, en el desorden, el bebé que llora, mi cansancio de no dormir bien? ¿Cómo

hago?

M. ¿Quieres más? Dime, ¿qué quieres?

F. Una casa.

M. La tendrás.

 

05-05-99

P. ¿Por qué dudas de Mi bondad?

F. Quiero paz. Quiero atender bien al bebé, pero me canso mucho y el cansancio me pone chinchuda.

¿Y en qué consiste Tu bondad? Porque te vengo pidiendo hace rato me ayudes a organizarme con la casa,

con el bebé, y me salís hablando de la bondad, cuando yo necesito soluciones concretas.

Al final, ¿qué querés?

P. Que confíes más.

F. Dame confianza.

P. Lo único que te pido que hagas es que escribas.

F. Estaba pidiendo a María por una pareja que es portadora del virus HIV (SIDA). Ella me dijo:

M. Ellos están en Mi Corazón. Yo los protejo. No temas.

F. ¿Ellos van a morir?

M. Morirán en el alma.

No temas, hija, escucho tus ruegos.

Ellos saben que morirán. Todos morirán, pero el tiempo está en manos de Dios.

¿Quién puede calcular el tiempo sino un Dios que es rico en Misericordia y dador de vida? No debes

preocuparte por el tiempo terrenal. Dios quiere al alma viviente. Él concede a cada uno el tiempo necesario a

través de la enfermedad que sea, llámese SIDA o cualquier otra.

El sufrimiento es un Don de Dios y hace al hombre más "hijo" y menos esclavo.

¿Puedes meditar Mis palabras, tan sencillas, pero llenas de Sabiduría?

No temas el desaliento, la contradicción.

F. Me gustaría tener siempre un espíritu de alabanza, pero soy tan pobre...

F. Antes de rezar el Rosario (estando yo un poco acelerada), Ella me dijo:

M. Antes de comenzar debes estar en armonía con Dios y con todos.

 

07-05-99

M. ¿Por qué tanto movimiento?

F. Porque tengo ganas. ¿Algún problema?

M. Te cansas fácilmente.

F. Prefiero cansarme haciendo cosas y no estando al cohete y pensando pavadas. ¿Me vas a decir algo?

M. Te voy a ayudar cuando estés cansada. Déjate ayudar y confía cuando te mando ayuda con tus

hermanos.

 

09-05-99

F. Estoy cansada y no soporto el llanto del bebé.

M. Hiciste bien en venir a Mí.

¿Quieres rezar un Ave María en Mi honor y consagrarte en este día?

No tengas miedo al rechazo.

F. Tanto cambio no me está asentando. Yo no sabía que tener un hijito era para cansarse tanto.

M. Mañana será diferente porque Yo voy a estar acá otra vez.

P. El cambio llegará sin duda y será para el bien de los dos.

Deja todo en Mis manos, Yo restauraré la paz, la armonía. No temas nada y ven a Mí, tu Padre que te ama.

 

10-05-99

Pensaba en mi hijito. Ella me dice:

M. ¿Por qué temes?

F. Tengo miedo que le pase algo.

M. Los dos están en Mi Corazón.

No temas, hija, Yo te embellezco.

¿Quieres recibir más? Disfruta más de lo que te doy.

Debo vaciarte más para que recibas más, para poder entrar más en tu corazón.

Todo es para disfrutar: el trabajo es para disfrutar, el hijito es para disfrutar, la oración es para disfrutar la

presencia de Dios. Todo aquello se logra viviendo en Mi Corazón Inmaculado.

 

11-05-99

F. Me siento tan débil físicamente.

P. El cansancio te hace más pequeñita y dependiente, así puedo demostrarte más MI AMOR DE PADRE.

¿Comprendes hija cuánto te amo?

F. ¿Por qué permites que llegue al límite?

P. Para desapegarte más a tus propios intereses.

F. Jesús, me hablás de amor a esta hora de la madrugada, cuando estoy rogando que el bebé no se

despierte para poder descansar un poco.

¿Qué te pasa?

J. Flaquea tu humanidad, la que asumo desde ahora y para siempre.

No temas hija al que dirán.

F. Decís esto refiriéndote a lo que me compré, ¿por "X", que me va a envidiar un poco?

J. Es hora de tomar distancia, sin sentimientos de culpa. Yo tengo un plan para "X" más hermoso de lo que

crees. No te apegues, no hace falta.

(Habla el Sagrado Corazón de Jesús)

J. Sabes hija que te amo, que soy la FUENTE DE TU ALEGRÍA. ¿Puedes confiarme todas tus cosas, hasta

lo más recóndito que tiene tu corazoncito de niña?

F. Jesús, me veo tan fea, no tengo tiempo ni siquiera de arreglarme un poco el cabello. Además no puedo

adaptarme a los cambios que sufrió mi cuerpo por el embarazo y eso que no quedé gorda. Esto me demuestra

que evidentemente antes del bebé estaba pendiente de mi cuerpo. Ahora me doy cuenta y te agradezco que

quieras ordenarme. Es difícil vivir en un medio que hace culto al cuerpo.

Te agradezco por decirme que te ocupás de mis asuntos aunque parezcan sin sentido. Gracias por liberarme

de la vanidad a la que se ven esclavizadas muchas mujeres que viven en situaciones similares y no saben

cómo salir.

J. Ahora a descansar.

J. Cuánto recibirás y cuánto deseo que recibas más cada día. Déjate amar más por Mi Sagrado Corazón.

F. Cada vez un poquito más, por Tu gracia.

J. ¿Puedes dejarte amar más por Mí?

F. Sí, Jesús, porque me encanta dar testimonio de Tu Amor al mundo. Me gusta que te conozcan y puedan

todos saborear las delicias de Tu Corazón.

J. No te preocupes por nada. ¡Con cuánto amor te atenderán! (Se refiere al lugar de Buenos Aires donde

iremos a misionar). Recibirás regalos hermosos.

 

19-05-99

F. Jesús: odio mi carácter. Cómo hago para no reaccionar como reaccioné hace un rato.

J. Falta perdón.

F. Nunca supe defenderme de aquellas agresiones y me tragaba todo.

J. No mires a los demás y échate en Mis brazos amorosos.

 

23-05-99

F. Qué querés.

P. Que leas (se refiere a la Biblia), que medites.

F. Para qué querés que medite si cuando a Vos se te da la gana recién puedo vivir lo que leo. Sin la gracia

necesaria no puedo, ni me interesa lo que dice la Biblia.

F. A mí me interesa lo que Vos tenés pensado hacer con el mundo.

Estoy agotada, no tengo lugar ni tiempo para rezar. El bebé me absorbe, me siento mal físicamente, en este

departamento no tengo lugar exclusivo para mí, para escribir tranquila y me venís a hablar de lo que va a pasar

en el mundo.

P. ¿No confías?

F. Acomodá mis cosas y vas a ver si confío o no.

P. Lo que va a pasar en el mundo también te afectará, para tu bien.

 

27-05-99

J. ¿Puedes enamorarte de Mí un poco más? ¿Cada día?

F. Con Tu Gracia puedo todo. Sé que estás sediento del amor nuestro, pero soy muy pobre en amor, tanto

que desfallezco si no me sostienes con TU AMOR.

J. Todo amor procede de Mí. Amor humano, Amor divino, en los dos me complazco.

El uno no va sin el otro. Yo asumí las dos naturalezas con agrado y me complazco en cada uno.

F. Iba a cerrar la ventana porque entraba frío. Él me dijo:

J. Deja que entre el frío, es Mi Amor que te acaricia las mejillas.

 

01-06-99

F. (Estaba preocupada por el bebé, le costaba respirar).

J. ¿Y dónde está tu confianza?

Acá está tu Jesús que hace tu día más fructífero.

F. Acá estoy, Jesús.

J. Comenzamos de nuevo.

F. Esta misión a Del Viso (provincia de Buenos Aires) me trajo muchos regalos, para mi alma. Gracias.

J. No tengas miedo de rechazarme cuando te llamo para orar. Conozco tu naturaleza, conozco tu cansancio.

F. Cambió mi vida con el bebé. Ya no manejo los horarios.

J. Yo manejo los horarios. Yo manejo el tiempo.

Cómo valoras ahora el don de la oración.

F. Sí, ahora que el bebé me sacó mi horario para orar.

J. Pero Yo siempre busco el momento para nuestro encuentro.

F. Gracias, Jesús, Te alabo y te bendigo.

J. No temas nada, pequeña de mi corazón, vine a rescatarte.

F. Gracias, Jesús.

J. ¿Crees que no te voy a ayudar?

F. Referente a "ese tema", estoy comenzando a confiar ahora, porque hasta hace poco no creía que podrías

ayudarme, mejor dicho, quería solucionar yo sola el asunto.

Ahora, cuál es el camino, no sé, porque yo intenté de todo y no logré mucho.

J. Vienes a Mí por algo que piensas que no me importa. De tu vida: todo me importa. Yo quiero la armonía en

tu vida.

Regala todo aquello que no te gusta. Yo sabré recompensarte con lo que sé que te gusta. Yo soy tu Maestro

también en las cosas de la vida cotidiana.

¿Quieres aprender de Mí?: déjate amar, entonces.

Tienes mucho que dar de Mí, pero debes pasar por la escuela de tu Maestro primero.

Yo puedo adornarte con las más bellas virtudes y seguirás siendo pequeñísima a Mis ojos, porque son

perlitas que Yo coloco cuando quiero y también las quito cuando quiero.

F. Por favor, Jesús, ayudame a pagarle a "X", te ruego. No me gusta deber plata a nadie.

J. Te mandaré eso y mucho más.

El ciento por uno para el que se entrega a Mí.

J. La armonía es una condición del cristiano. El que refleja a Cristo refleja armonía, no la armonía que

propone el mundo, que depende exclusivamente de lo material. Lo que da armonía es el Amor de Dios y todo lo

que Él quiere regalar al hombre.

¿Comprendes hija que no hace falta tener mucho para vivir en armonía?

Hace falta dejarse amar y esperar que Dios provea de los bienes materiales y espirituales.

Tu corazón te indica perfectamente cuando algo no debes hacer, por insignificante que sea la acción, si viene

a desarmonizar tu ser, debes evitarla. Yo te ordeno en el verdadero sentido de la palabra. Yo te enseño.

J. El bebé no te necesita exclusivamente. ME NECESITA.

F. ¿Entonces para qué me mandaste un hijo?

Si no me necesita...

J. Para que me alabes, para que recibas Mi Amor a través de él, para que lo ames y te dejes amar, para que

lo des a los demás, aquellos que sabrán verme en él.

El bebé es un regalo de Dios.

Él lleva una fuerza interior que lo hace crecer, porque Dios lo llamó a la vida, entonces no debe haber tanta

preocupación por su desarrollo y crecimiento. Necesita Amor para crecer, pero no olvides: Yo lo llamé a la vida,

Yo le doy MI AMOR.

Él siempre será pequeñísimo y dependiente de Mí siempre. Yo lo llevaré al camino de la santidad bajo Mi

manto de amor misericordioso. Él me responderá como Yo quiera y será rey. Me traerá

muchas almas a Mi corazón Misericordioso con su ejemplo de vida y de bondad.

Yo lo conduciré por el camino del amor y la bondad.

Tú deberás refugiarte en Mí cuando desfallezcas y no preocuparte por él y sus

cuidados, para no desarmonizar la Obra.

P. El cansancio te conduce a Mí y te renueva en la oración - amor.

¿Quieres conocerme mejor? Ven siempre a la Eucaristía.

F. Ayudame. Llega la hora de la Misa y estoy re-fundida.

P. Por eso quiero ayudarte, para que estés más satisfecha de lo que te encomendé

hacer.

¿Puedes realizarte con la misión que te di?

F. En este momento, no.

P. Entonces espera en Mí, no serás defraudada.

M. Vas a recibir más para que puedas cumplir tu misión y el cansancio no te abrume.

 

06-06-99

P. ¿Acaso no he de complacerte, hija querida? Tu padre quiere complacerte.

Es necesario que no reveles nuestros secretos, porque los demás no están preparados para recibirlos, hasta

que Yo determine el momento.

No tengas miedo al fracaso.

F. ¿Qué es mejor Dios que estar en Tu presencia?

Me amas como soy y esto me realiza.

P. Quiero amarte más.

Te complazco porque me pides. Si no me pidieras no me demostrarías tu confianza. Así revelas al mundo Mi

Paternidad Divina, la que muchos no alcanzarán a conocer por la soberbia. Yo te amo, hija querida.

Confía en Mí, hija, confía con todas tus fuerzas.

F. Lo que quiero me parece imposible.

P. YO TE EMBELLEZCO.

F. Me falta docilidad tal vez, pero confío en que así será.

P. ¿Crees en lo imposible?

 

15-06-99

F. No puedo hacer nada con el bebé, acá encerrada y Vos sonreís como si todo fuera chico pleito. Qué

tristeza.

J. ¿Cuál tristeza? Acá estoy, junto a ti.

F. Qué gracioso, ¿y no vas a hacer nada?

J. Yo tengo la solución a tu problema.

Te desapego al "qué dirán" para que la felicidad que te doy no sea causa de envidia y puedas dar testimonio

de Mí, de la Fuente.

 

16-06-99

M. ¿Acaso no conozco tu situación?

F. No me sirve que conozcas, si no vas a hacer nada.

M. Voy a hacer, y mucho.

J. Lo que permití ayer fue para tu bien. ¿Comprendes?

F. Quiero arreglar la ropa del bebé y no me dejás.

J. Después de escribir.

F. No me gusta que me humillen y aquellas situaciones fueron muy humillantes, me sentía fuera de foco,

quería que me acepten. Quería que "X" me acepte.

J. No te preocupes por nada.

F. ¿Por qué querés que escriba? Son mis problemas.

J. Para mostrar al mundo Mi amor.

 

17-06-99

P. Antes, ¿en quién confiabas? En un mortal (se refiere a mi madre que murió joven). Ahora, ¿en quién

confías?

Todas las adversidades te llevan a confiar en Mí y te desapegan del mundo. Yo soy el Inmutable.

¿Por qué no confías más?

F. ¿Por qué no me das confianza?

P. Yo puedo darte mucho más de lo que me pides.

F. Ahora quiero estar con Vos, no quiero mirar TV, a pesar de que me pediste que me distraiga un rato.

P. La distracción es necesaria para que la mente respire. Además, Yo también estoy presente en esos

momentos. Estoy siempre a tu lado compartiendo aquellos momentos en que no piensas exclusivamente en Mí.

 

18-06-99

P. Vas a recibir mucho y cuando digo, así ha de ser.

F. Bueno, cumplí y dejá ya de prometer porque hace un buen tiempo que venís repitiendo lo mismo y no

cumplís.

P. Porque NO CREES.

F. Me importa el ahora, hoy, lo que me toca hoy vivir, no lo que vendrá.

P. Yo cumplo mis promesas.

Mirá el porvenir con esperanza.

F. No me interesa el porvenir.

P. El porvenir puede ser mañana mismo.

F. ¿Y por qué no puede ser hoy?

P. Porque no tienes FE.

F. Bueno, dame FE.

P. Es lo que necesitas para caminar, segura y confiada.

F. Tendrá que ser una fe a prueba de balas, porque con la mala onda que hay en la gente hoy en día...

¿Y cómo es la fe que querés que tenga?

P. A prueba de balas, como vos decís.

Una fe que te haga vivir con alegría.

Una fe providencial para cada situación.

Una fe que ponga tu mirada siempre en Mí, tu Padre, y que te desapegue del mundo.

F. ¿Quiere decir que todavía estoy apegada al mundo?

P. Un poco, sí.

No tengas miedo de no responderme porque Yo sé encontrarte, Yo sé conquistarte. Tu pecado ya murió,

ahora eres mía. Yo te embellezco.

Mira a tu Madre. ¡Cómo te ama!

Ella prepara todo para tu banquete.

No temas referirte a Mí como Esposo, como Maestro, como quieras llamarme, siempre te estaré amando y

celando.

 

19-06-99

P. ¿Por qué no confías?

J. No tengas miedo de nada. Viene una linda época para tu vida espiritual y familiar.

No tengas miedo de desagradarme.

Confía en Mí. Si los demás están desesperados por la situación económica, quédate en Mi Corazón en

oración y confía, que no te defraudaré.

Ocúpate de Mí y de Mis intereses.

Sabré recompensarte.

¿Sabes qué, hija? Te tengo preparada una hermosa sorpresa para vos y tu familia. Consigues lo que quieres

de Mí porque sabes que te amo.

No tengas miedo de desagradarme, eres sencilla ante Mis ojos y eso me gusta. El corazón debe ser sincero,

totalmente transparente ante DIOS.

 

20-06-99

P. No tengas miedo al fracaso. TÚ ESTÁS EN MIS BRAZOS.

No conviene a tu naturaleza extenuarte con esfuerzos vanos. Bien suplo tu deficiencia. La suplo muy bien

con tus hermanos que te ayudan y todavía queda tiempo para tus juegos de niña.

Cuando eras niña, ¿qué hacías?

F. Jugaba todo el tiempo, comía, dormía.

P. ¿Por qué no puedes hacer eso ahora? ¿O acaso estás tan lejos de ser niña?

No te pido grandes responsabilidades. Te pido que juegues en cada cosa que hagas. ¿Puedes confiarme por

qué no juegas?

F. Por los temores. Me preocupo demasiado por el bebé, estoy demasiado pendiente de él y me estresa.

P. Yo lo llamé a la vida, entonces ¿por qué preocuparse?

Te estoy transformando ahora a pasos agigantados porque necesitas reflejarme y necesito que me reflejes.

F. ¿El alma nunca descansa, nunca se sacia?

P. Te voy a dar más todavía.

 

21-06-99

P. ¿Crees que no te voy a ayudar? (Se refiere a un asunto que todavía no puedo resolver y no lo entrego de

corazón).

F. ¿Y cómo me vas a ayudar?

P. Como menos te imagines.

F. Yo lo único que sé es que pierdo la paz procurando hacer lo que creo es la solución al problema.

P. Sabés que quiero favorecerte.

 

22-06-99

P. No tengas miedo hija de aceptarme como soy.

F. ¿Y cómo sos?

P. Bueno, paciente, misericordioso con todos. Puedo darte mucho si me dejas.

F. ¿Mucho de qué?

P. Mucho amor.

(Luego de unos minutos de meditación)

P. Es necesario nuestro encuentro, porque así te doy Mi amor, te comunico Mi mensaje que siempre es de

amor.

No tengas miedo, hija de Mi Corazón, te salvo siempre.

No tengas miedo al fracaso.

F. Cuántas veces pensé que mi vida era un fracaso.

P. Yo no te defraudaré.

¿Quieres más?

F. Quiero que me saques de esta inercia, no me interesa estar tan pasiva.

P. Es apariencia de pasividad. Yo te acompaño. La Obra no ha terminado. Te asignaré una misión.

Tranquilízate y piensa: ¿qué más quieres hacer?, ¿quieres perder la paz?

Yo te llevo a una mayor intimidad Conmigo para que puedas servirme mejor.

No te preocupes por el bebé. Yo me ocupo también de él.

 

24-06-99

J. No te preocupes por nada.

F. Esta vida me está consumiendo en la tristeza. Acá encerrada, sin un mango, esclavizada con el bebé.

Necesito ayuda concreta, no lindas palabras.

J. Así te desapego a lo que no te hace feliz. Te desapego a aquellas personas que no vienen a contribuir a Mi

Obra.

F. Quiero otra cosa para mí, pero sin plata no se hace nada, por lo menos yo, que no trabajo. ¿Cómo hago?

J. Confiando.

F. Aún sabiendo que podés obrar, estoy triste y no me da alegría saber que podrías intervenir.

No me hallo más acá, y ¿qué puedo hacer?

J. Esperar y confiar.

Tú no puedes nada. Yo puedo TODO.

F. Me querés hacer morder el polvo otra vez.

J. Quiero que confíes en Mí, no en otra persona, sabés de quién te hablo.

F. Pero quiero mi casita, donde ya sabés. Estoy totalmente desconectada sin teléfono.

J. No reclames donde no vas a encontrar sino "vacío de respuestas". No te apegues a las personas creyendo

que éste o aquél tiene la solución.

F. Querés que me apegue a Vos aún en contra de mi voluntad.

 

25-06-99

M. Vas a recibir una gran ayuda de tu Madre.

F. Sabés que la situación está muy difícil.

M. Mi hijo me encargó tu cuidado.

No temas.

F. Te estaba recordando bajo la advocación de María del Rosario de San Nicolás.

J. La confianza te llevará a pedir más y a deleitarte más en Mí y en Mi Bondad.

 

29-06-99

F. Yo quiero ser feliz sin preocuparme por los demás pero muchas veces no puedo. Es como si sintiera culpa

de sentirme bien frente a tantos otros que sufren.

M. Yo quiero que estés bien. No tienes que cargar con la cruz de otros, sino la tuya, que significa

"dejarte amar" para que otros me amen.

 

30-06-99

J. No tengas miedo de nada y quédate en Mi Corazón amándome con tu silencio obediente.

J. No tengas miedo por nada.

F. Sabés lo que estoy pensando.

J. Quédate en Mi Corazón, con amor.

¿Qué puedo negarte hija cuando me amas con tanta intensidad?

F. Tu amor me libera de toda preocupación y me da seguridad.

J. Quiero que me ames más todavía.

No te preocupes por el dinero, pensando: "¿Me alcanzará o no?".

Vive el momento.

F. Me estás enseñando a no calcular.

J. Cuando Mi Amor providente hace los cálculos no es necesaria tu intervención, y es para que te dejes amar

más.

J. Escucha Mis palabras, hija, ¿tienes miedo al qué dirán?

F. ¿Por qué?

J. Si yo te colmo de Mis dones.

No debes temer si es Mi deseo colmarte. Así me amarás más y dependerás menos de otros, y de lo que

otros digan.

No temas el fracaso, ni el rechazo.

¿Quieres agradarme?

F. Para esto me pides más abandono.

¿Y cómo hago?

P. Dejándote amar más, desapareciendo más.

Te mueves mucho y pierdes la paz.

Yo te prometo muchas cosas y te prometí otras pero no crees en Mis promesas.

F. Es que me da mucha bronca porque actúas cuando ya tengo la soga al cuello.

P. Te haces más pequeñísima de esa manera. Así y todo estoy listo a cumplir Mis promesas si así lo deseas.

F. Claro, ahora me decís eso, después del cansancio que acumulé, viene la solución. No es lógico.

P. Yo te amo hija y tampoco es lógico, porque el Amor no desespera y el mundo de hoy no ama y se

desespera, y tú eres una víctima de este siglo, por eso todo lo que te propongo te parece ilógico.

F. ¿Te parece lógico que no pueda ni bañarme por atender al bebé y encima Vos me pedís que escriba?

P. Déjate llevar por Mí, en Mis brazos. Yo quiero bañarte.

Debes desapegarte más.

 

04-07-99

P. No te preocupes, hija de Mi Corazón, la tormenta ya pasó. Yo no te abandoné en ningún momento.

F. Y te doy las gracias, sentí Tu presencia y la fuerza que me diste.

P. No temas el fracaso.

F. Es que no encuentro paz, aún dentro de lo poco que me pedís que haga.

P. Es que no te dejas amar más.

F. ¿Por qué de repente me da tanta bronca "X", siendo que nunca sentí eso?

P. Para que no idealices a las personas y confíes en la ayuda que Yo te doy.

Tú y Yo un solo corazón, ¿comprendes?

Te guío en este caminar, al unísono con Mi Corazón amante.

F. ¿Y qué tengo que hacer con lo que siento?

P. Confiar en Mí a pesar de todo, porque te conduzco aún en la dificultad. Aunque parezca ausente.

F. Me agrada Tu consuelo.

P. ¿Puedes comprender cuánto te amo?

Deja todo en Mis manos.

F. Es que le quiero demasiado a mi hijito y siento que el físico no me da para cuidarlo todo el día.

P. Quédate Conmigo en oración y no te preocupes por lo que "X" pueda pensar. Yo debo demostrar quién

está primero.

F. A costa de mi sufrimiento.

P. A costa de todo. Yo impongo orden, disciplina.

F. En realidad "X" no me interesa.

P. Yo manejo los acontecimientos de tu vida.

F. Sin embargo la actitud de "X" me pareció muy egoísta.

P. Claro, porque Yo no estuve en su proyecto y te perjudicó.

No te preocupes, hija, Yo te consolaré.

¿Puedes confiar en Mí, tu Padre?

¿Puedes consolarme con tu amor?

F. Es que en lo profundo de mi corazón tengo tanto miedo a que me separes de mi hijito. Me causa mucha

angustia la sola idea.

P. Prefiero que te desapegues de otras personas. El lazo con tu hijo no se romperá jamás, ¿comprendes?

F. Claro, él es todo lo que más quiero en este mundo.

¿Qué hago con "X"?

P. No temas, Yo lo conduciré también, tendrá que aprender la verdadera humildad. Comprenderá Mi Amor

incondicional y desinteresado.

Y para ti hija quiero una vida gozosa en Mi Amor y Mis delicias, que reservo celosamente para tu corazoncito.

No sabes cuánto te amo y deseo tu felicidad en cada momento del día. Los apegos estorban, me quitan

lugar.

Espera todo de Mí, no de los demás. Confía cada vez más.

F. Me aterra la idea de separarme de mi hijito. A Vos se te ocurrió un día separarme de mi mamá y es un

vacío que no termino de llenar. ¿Y si un día se te ocurre separarme de mi hijito?

 

05-07-99

F. Muy tempranito ya estuve conversando con Ella (Mamá María). ¿Cómo escribir todo lo que me pasa, mis

diálogos con Ella, con Él (Jesús), con mi mamá, con el ángel? Sin embargo todavía muchas veces dudo.

Debe ser para que me mantenga humilde y a la espera siempre del socorro de Aquella que nos ama más que

ninguna criatura de esta tierra.

 

06-07-99

F. Acá estoy, Dios.

P. Viniste a Mí porque te traje.

F. La angustia me llevó a Vos.

P. ¿Quieres preguntarme algo?

F. ¿Cuándo me vas a sacar de esta situación?

P. Cuando confíes.

F. Digamos que es Tu estrategia.

P. No tengas miedo de nada.

F. ¿Podés orientarme?

¿Acaso no querés mi felicidad?

P. No vas a hallar la felicidad en algo de este mundo, sino en Mí.

Te hago más dulce, gracias a Mi Amor eres más respetuosa, y considerada para con los demás.

No temas el que dirán, ni el fracaso.

F. ¿Por qué esta sensación de tener siempre clavado un cuchillo en el corazón?

P. Para que te aferres más a Mí.

F. ¿Es un demonio o qué?

P. Es lo que no puedes imaginar, déjalo a Mi cuidado. Tu corazón me pertenece.

F. ¿Y mi cuerpo?, porque me siento tan débil físicamente, no tengo fuerzas ni para alzar al bebé.

P. Tu cuerpo también me pertenece.

Quería que escribas, y aquí estás escribiendo.

F. ¿Cómo puede ser que no tenga un momento de tranquilidad para sentarme?

P. ¿Es que no confías?

F. Dadas las circunstancias, no sé qué es lo que te proponés.

P. Yo tengo asegurado tu bienestar, todas tus cosas, intereses y proyectos.

F. ¿Cuáles proyectos?

P. Los que alguna vez me participaste.

F. Lo que te pedí para poder seguir adelante, te pedí hace rato pero no llegó, ¿entonces?

P. Entonces: no desesperes.

Ciertamente llegará, pero sin demora.

F. Quiero vivir mejor que ahora y no me refiero a lujos, sino a que me facilites un poco la tarea, estoy muy

débil.

P. Esa debilidad permito Yo para que te aferres cada vez más a Mí y no desesperes.

¿Puedes confiar más?

Conserva la paz a cualquier precio.

F. Tengo que preparar la charla para el retiro.

P. Con lo que sabes es suficiente.

F. Gracias por tranquilizarme.

¡Dios mío, no me dejes! Esta desolación me está matando. Dame un respiro.

P. Debes hablar menos.

Callar más es una consigna.

No puedes vivir sin Mí, sin Mi compañía, sin mi Gracia Santificante.

¿Puedes acompañarme un poco más con tu oración - amor?

F. Siento tanto rechazo hacia "X".

P. Es porque quiero estar en primer lugar en tu corazón. Que nada ni nadie ocupe el lugar que me

corresponde.

Déjate guiar más, déjate amar más, ocúpate de Mis cosas.

No te regalé a "X" para que sea un estorbo en tu vida.

F. Sin embargo lo que siento es muy real.

P. Pero quieres apegarte a "X", por eso permito que sientas rechazo, para ordenar las cosas.

Déjale a "X" que se encargue de ese asunto. ¿Por qué el temor?

F. ¿Y el problema económico? Es de nunca acabar, siempre mezquinando y te lo digo no sólo por mí, sino en

nombre de todos los que están en mi misma situación.

P. Te dije que recibirías mucho, y cuando digo mucho, es mucho.

F. Sólo te pido aquello que me es necesario para estar un poquito más tranquila.

P. Hija, sé de tu soledad y de lo que te atormenta ahora.

No dudes de Mí, tu Padre Providente.

F. No me gusta estar sola, me genera mucha angustia.

Y si sabés de mi soledad por qué no me ayudás. Además no me hallo acá donde estoy.

 

08-07-99

P. No tengas miedo de nada y espera todo de Mí.

Recibirás mucho, para el bien de tu alma.

F. ¿ Mucho de qué? ¿Y por qué para el bien de mi alma?

P. Para que tengas paz.

F. Para que tenga paz, tenés que darme paz.

P. Pero hay cosas que te quitan la paz.

F. Ordename las ideas por favor porque no entiendo nada.

P. Espera en Mí, todo, chiquitita mía.

¿No entiendes que Yo quiero amarte más y adornarte más?

Esas etapas de desolación te desprograman y te acercan a Mí. Cuando no sabes qué hacer es cuando Yo

actúo mejor.

Así será siempre.

F. Quisiera ser una persona más serena y más confiada como esa señora que conocí y escuché ayer, me

impactó la serenidad que transmite.

P. Para estar sereno hay que estar desapegado.

F. Y yo tengo apegos, ataduras, moldes heredados.

P. ¡Oh, hija mía!, esta vida te hastía y te comprendo.

F. Dios, Vos tenés lo que yo necesito para ser feliz, según mi entendimiento.

 

09-07-99

M. Te preocupas por muchas cosas. Aquí está tu Madre. ¿No tienes algo para contarme?

F. ¿Por qué no actúas concretamente sobre mi situación? En vez de llevarle ahí nomás con el tema de la

confianza. Tal vez mi fe no sea suficiente.

P. Estaba esperando que te desapegues un poco de tu bebé para poder actuar.

F. Y sí, me canso, pero yo tengo la culpa porque estoy demasiado pendiente de él. ¿Cómo hago? Porque

necesito también un espacio para mí, para descansar no sólo el cuerpo sino también la mente.

M. Es tu naturaleza que te está indicando que necesitas descanso y distracción. No te culpes por no poder

hacer más.

M. No vayas a ese lugar, perderás la paz.

Quiero embellecerte, por eso quito las trabas del camino.

No tengas miedo, nadie te rechazará. Eres elegida de Dios y es suficiente.

F. ¿Por qué Dios no salió a defenderme antes cuando sufría peor que ahora? ¿Por qué tengo que creer que

ahora me va a defender?

¿Te acordás como era antes?

M. Eras vanidad pura. Él te esperó.

F. ¿Y tengo que confesarme?

M. Tienes que aprender a perdonar a los que te hicieron daño, y a perdonarte por no responder como creías

que era lo correcto.

F. Como por ejemplo a "X", que lo tengo atragantado. ¡Qué tipo...!

Perdoname, María, pero no me sale decir otra cosa.

M. Perdónale, él sabe que hizo mal, que te hirió.

F. Bueno, arreglate Vos con él.

F. Hablás mucho sobre la paz, de cuidar la paz a toda costa pero no siempre se puede si no nos das las

herramientas. Por ejemplo: si el bebé se despierta a cada rato, no puedo descansar bien, por lo tanto me pongo

chinchuda, entonces, ¿cómo querés que tenga paz?

M. Hablo de la paz interior. Se puede tener paz en medio del cansancio.

F. Bueno, pero yo procuré y no pude.

M. Son otras cosas las que te quitan la paz. Por eso vas a recibir mucho, soy fiel a Mi palabra, para que no

pierdas la paz recibirás lo que necesitas y más. Yo doy porque soy MADRE, y una Madre no puede permanecer

indiferente ante las necesidades de su hija. Por eso es tan importante la "oración" donde Yo me comunico y

transmito Mi mensaje, Mi Amor para todos.

 

14-07-99

J. ¿Por qué desesperas?

F. Parece una tormenta pasar cada mañana por la misma situación, pero me incomoda.

J. ¿Acaso no tengo Yo planes mejores?

F. Bueno, te agradezco tu consuelo.

J. No te preocupes por el cumpleañitos del bebé.

F. ¿Y por qué cada tanto me decís "Yo tengo planes mejores"?

J. Para que no te estructures.

Vas a recibir más de lo que imaginas.

F. ¿Para qué me decís esto otra vez?

J. Para que no olvides y sepas que soy Yo.

Debes amarme y esperar todo de Mí.

F. Entonces aumenta mi fe.

Estuve mal anoche.

J. Olvida el pasado y lánzate a Mis brazos.

F. ¿A qué viene tanto cariño después de los días espantosos que pasé? ¿Te parece que estoy en situación

receptiva ahora?

J. Haces lo que no debes y te alejas del paraíso de Mi Corazón. Pero fue necesario que experimentaras

aquello para volver a Mí con más fuerza y comunicación.

Todo aquello permití para que te desapegaras más del ruidoso mundo y conserves los tesoros que deposité

en tu corazón. Quédate Conmigo y verás. El servicio no debe estar por encima de la misión que te encomendé.

F. ¿Y cuáles son "Tus planes mejores"?

Yo quiero paz.

J. No te entremezcles con aquellos que no son capaces de valorar el Amor que deposito en tu corazón.

No temas al qué dirán. Cada uno tiene su parte en este mundo y es suficiente. Déjate amar y verás.

 

15-07-99

M. No te preocupes por nada y quédate en mis brazos maternales.

F. Mucho movimiento me quita la paz.

En realidad me muevo mucho menos que antes. Mejoré, ¿no te parece? Aunque todavía encuentro en mi

vida movimientos que no sirven para nada, que me turban y me hacen perder tiempo de oración y paraíso en Tu

Corazón.

M. No era necesaria la movilidad de ayer.

F. Pero tenía que comprar el regalito.

Estoy cansada ahora. No quiero reproches.

M. Quédate Conmigo en oración.

 

18-07-99

P. Hija querida de Mi Corazón, es necesaria la desolación para que me aceptes en toda circunstancia, en

todo momento, en cada situación aunque parezca negativa. Yo estoy siempre amándote y consolándote.

F. Me siento tan cansada físicamente y a esto no le das remedio.

P. El cansancio te desapega de tantas cosas, incluso del excesivo cuidado del bebé.

F. Sí, al principio no le sacaba los ojos de encima. Ahora no tengo tanto miedo como antes. Estoy un poco

más confiada.

P. No temas hija el fracaso, no pienses "Habré hecho bien, habré hecho mal". El niño no fracasa porque es

niño y sabe jugar.

No temas recibir de Mí todo lo que voy a darte, recibe gustosa porque he escuchado tus ruegos.

F. ¿Qué querés darme?

P. Todo.

No procures hacer lo que no te corresponde.

No temas recibir de Mí. No temas.

 

19-07-99

F. Ayer durante la Misa vino la Virgen y mirando al bebé, lo bendijo y me dijo: "Yo lo cuido".

También me consoló porque estaba muy triste, me dijo: "Aquí está tu Madre" y se fue.

P. Estaba esperando que te desapegues de "X" para empezar a obrar.

F. Era una atadura que llevaba desde niña.

P. Ahora puedo realizar Mis proyectos.

F. Aquí estoy, Dios. A Tu merced y en Tus brazos.

P. No podrás ayudar a "X" aunque quieras. Deja que yo me ocupe de su vida y su familia. Cada uno tiene su

propia misión. No debes preocuparte por la salvación de "X".

Disfruta de lo que te doy sin preocuparte o pensar que despertarás la envidia de algunos. Te entregaste y te

cuido.

 

20-07-99

M. Debes crecer en la Fe: cuando te digo que cuido al bebé, debes creer.

Tenés que escribir todo lo que te voy a decir.

Olvídate de esa cuenta y dedícate a lo que te pido.

F. ¿Para qué me haces leer Lucas 1?

M. Es porque quiero que vengas a escribir.

No hubo necesidad de tanta movilidad ayer. Primero está tu misión. Te preocupas demasiado por los demás.

Yo quiero que ores más y hagas menos. Lo que te prometí está por llegar.

Es necesario que ores para no caer en la tentación.

F. ¿En cuál tentación?

M. En la de la movilidad nuevamente, en la de querer complacer a los demás antes de Mí. No tengas miedo

a la soledad.

F. No quisiste ayer que mirara el video.

M. Quiero que ores para no caer en la tentación de lo que no es Dios, de lo que no es paz, amor, visión de

Dios, alegría.

F. ¿Por qué tanto cansancio físico?

M. Para que te desapegues hasta de tus propias fuerzas y aprendas a confiar en Mí y sólo en Mí. Tus fuerzas

físicas te permiten hacer cosas que te distraen de tu misión y Yo quiero que escribas, Mi reinita.

F. Cuando hace poco me preguntaste (nuevamente) si estaba dispuesta a aceptar el sufrimiento a causa del

mensaje y de las almas no imaginé que fuera tanto sufrimiento.

Cada tanto me invitás a continuar, sabiendo que no voy a negarme. Mi naturaleza humana está tan apaleada,

me siento una piltrafa.

M. Debes morir totalmente para que nazca en ti el AMOR con mayúsculas.

Morir a ti misma y nacer PARA ÉL y en ÉL, ¿comprendes? Fusionarte con tu Amado es tu misión, y no

revelarte de otra forma que no sea la de Él.

Debes demostrar al mundo que es posible la santidad en una vida sencilla.

F. ¿Cómo la de santa Teresita?

M. Con menos sufrimiento y más amor. No estás llamada al sufrimiento en sí. ¡Ay, si no fueras rebelde! El

mensaje no existiría. Por eso, hija, ámate como eres y no preguntes tanto "¿Por qué?", "¿Por qué soy así?". Yo

te amo, a la medida de tu pequeñez.

F. Pareciera que me llamás a rascarme todo el día y no hacer nada.

M. Darás mucho más amor, pero es necesario que te purifique. Es necesario demostrar al mundo la

transformación que realiza "El AMOR" verdadero y nada más.

Tanta salida, tantos amigos no son necesarios. Es necesario orar más y convencerte de la presencia de tu

Madre en cada instante de tu vida preciosa que Dios te regaló.

No te preocupes por nada y confía sólo en Mí, tu Madre.

F. Adónde vamos a ir, si cada vez nos cuesta más pagar el alquiler.

M. El alquiler no debería ser tu preocupación, sino la mía. Si confiaras más...

F. Lo que pasa es que siempre esperás a que tengamos la soga al cuello para intervenir.

M. Ese no es tu problema (se refiere al alquiler del departamento).

F. Luego de unos minutos (después de escribir lo anterior), estaba pensando cuánto me saldría pagar a una

persona que se ocupe de cuidar al bebé. Entonces Ella me dijo:

M. No hagas cálculos, recibirás más de lo que imaginas. No te preocupes por tus hermanos (se refiere a mis

hermanos de sangre, porque Ella sabe que yo quiero solucionarles todos sus problemas, no me gusta verlos

sufrir). Ellos saben que Yo existo y deben madurar también en este caminito que escogí para ti y para ellos

también. No dudes de Mi Maternal intervención en sus vidas, como en la tuya. Es Mi providencial asistencia la

que está presente en la vida de cada hijo que se consagra a Mi Corazón Inmaculado.

F. Sabés que haría cualquier cosa para evitarles el sufrimiento, pero deben hacer cada uno su caminito, ¿no

es así, Madre?

M. Tú abres el camino con el Mensaje.

F. Comienzo a rezar el primer Misterio Glorioso. Ella me dice:

M. ¿No sientes que te he dado nueva vida?

F. Claro, hasta ayer estaba como en un pozo negro, re-mal. Hoy estoy como nueva.

Comienzo a rezar el Padrenuestro. Ella me dice:

M. No digas "Padre nuestro" si no oras por tus hermanos y no les perdonas todo.

F. Ya sé a quién tengo que perdonar y me cuesta. Pero lo voy a hacer de voluntad.

 

22-07-99

F. Gracias Jesús por consolarme hoy después de tanta desolación, y por mostrarme lo que me espera en el

futuro, en parte.

Jesús, eres mi esposo, y un esposo no le niega nada a su esposa amada, por eso te doy gracias por lo que

me darás y porque me concederás lo que te pido. Jesús, te amo porque me amas y más de lo que yo te amo.

J. Todo lo que pides te concederé, a su tiempo.

F. Jesús, dame alegría en la espera.

F. La Mamá quiere que le diga al Padre T.: que sea todo para Ella, para Su gran proyecto. Ella quiere hacer

florecer la parroquia de una manera prodigiosa, de donde saldrán vocaciones sacerdotales.

F. María me dijo que no mirara mis defectos: "Yo te pido que hoy te enamores más de Mí para que me ames

más y Yo pueda amarte más". Soy tan débil y físicamente cansada, peor, no puedo moverme ni a la esquina.

J. Un día vas a pedir morir.

No quiero rinconcitos oscuros en tu corazón, te quiero toda para Mí.

F. ¿Por qué no estás alegre?

J. ¿Por qué vos no estás alegre? Yo no lo estoy porque vos no lo estás.

F. Quiero alguien que cuide al bebé, estoy tan cansada.

J. Estaba esperando que me pidas.

F. Y quiero mudarme, no me hallo acá.

(Leo Rut 2, 13)

F. Jesús, me paso pensando cómo ayudar a "X" y me distraigo en mi conversación. Bueno, te pido que

ayudes a "X". Te doy gracias por escucharme.

J. ¿Qué quieres?

F. Quiero mi casa.

J. Tu casa ciertamente llegará, pero debes habituarte a vivir de Mí, de lo que Yo te doy como alimento, no de

un proyecto que en su momento será concretado con seguridad.

¿Por qué ahora no estás alegre?

F. No sé.

J. No estás alegre porque Yo no te doy alegría. Yo soy la alegría y te doy confianza en lo que te digo.

Es cierto que tienes que escribir, pero no fuera de la alegría.

Pierdes la alegría cuando no haces lo que te pido.

Ámame y verás. Obedéceme y verás.

J. Él va a ser para Mí (se refiere al bebé). Te cuido y lo cuido también. Tengo un plan para él que se realizará

sin demora. El nació para Mí y vivirá para Mí.

F. ¿Y va a sufrir mucho?

J. No, será feliz.

Él se transformará en lo que Yo quiero que sea.

 

23-07-99

F. Me llamaste, acá estoy.

J. No te preocupes por nada. Todo es pasajero en esta vida, aunque Mi deber es asistirte en tus necesidades

para que puedas cumplir tu misión.

No te preocupes por nada, te repito.

F. Cuando me levanté, Jesús me dijo: "Ella te va a acompañar", se refería a María.

Comienzo a orar y Mamá me dice:

M. Debes perdonar a Dios. Esta actitud te revelará muchas cosas.

F. Sí, es cierto, muchas veces culpo a Dios de cosas que me pasaron. Pienso: "¿Por qué no actuaste, si

estabas conmigo en aquel entonces?".

Me doy cuenta de que la culpa no fue de Dios, pero le reprocho el no haber actuado. En el presente me

cuesta creer lo que me promete porque pienso: "Si no actuó antes, ¿por qué actuaría ahora?". Veo que mi

corazón no está del todo limpio como para confiar en Sus promesas. Ella me dice:

M. Olvida el pasado y no te preocupes por nada.

 

24-07-99

F. Jesús, me cuesta mucho aceptar los cambios que me trajeron el embarazo, la mudanza, no me adapto.

J. Nunca te adaptarás a menos que vengas a Mí cada mañana y recibas la dosis que te corresponde, como

el bebé recibe su biberón y se queda tranquilito. Así debes ser y serás siempre. Te hice para amarme y esta es

la forma en que quiero que me ames: "Déjate amar por Mí".

Ahora vuelve a tus quehaceres.

F. No quiero. ¿Podés rehusarte a estar más tiempo conmigo?

J. Claro que quiero, pero el caminito implica "caminar" por donde Yo quiero sin rehusarte, porque te amo y

quiero lo mejor para vos.

Quiero que calles más y escuches más, espera todo de Mí, aunque parezca que se viene el mundo abajo.

F. ¿Y qué tengo que hacer?

J. Callar, callar y confiar.

Devuélveme tu amor maravilloso, el que un día nos unió para siempre.

Elegiste casarte pero Yo quiero ser "PRIMERO" en tu vida de amor. No te preocupes por tu esposo y por tu

bebé, Yo vendré a enamorarlos también, como lo hice un día contigo.

Lee hija querida los pasajes que te designé, y dime: ¿no son alentadoras Mis palabras? ES PALABRA DE

DIOS.

Di siempre sí y espera en Mí. No te turbes. Confía. Mira a tu Madre y dime: ¿hay amor más grande que el

que Ella te prodiga? De nadie recibirás más amor que de tu Madre amorosa.

F. Quiero paz, mucha paz.

J. Quiero amor, mucho amor.

M. No te preocupes por nada. Vive en Mí y para Mí. Mírame y sonríeme, te estoy mirando.

 

25-07-99

F. ¿Por qué no quisiste que vaya ayer a esa fiesta?

M. No ibas a sentirte bien. Te lo aseguro.

F. ¿Por qué?

M. ¿Confías en Mí?

F. ¿Por qué me siento mal, triste?

Tenía ganas de ir.

P. ¿Por qué dudas?

F. Prefiero hacer lo que siento.

Me siento una idiota.

 

26-07-99

Pensaba en que me esperaba un día sin la señora que viene a ayudarme, con el bebé y varias cosas que

tengo que hacer. Entonces, Ella me dijo:

M. "La sabiduría increada sabe lo que necesitas".

No temas, hija mía, confía en Mí, dispongo el día como me parece mejor para tu bien. Sabes que te amo y

que nunca te abandonaré.

Reza, reza hija para que los pecadores se conviertan y den luz.

F. Si nos vamos de este departamento, ¿qué voy a hacer con mis cosas?

M. ¿Acaso no confías en Mí? ¿No sabes que tengo preparado el regalo?

F. Gracias por liberarme de los temores.

M. El Amor libera.

F. Acá estoy Madre en este nuevo día.

M. No temas nada hija y cuéntame tus cosas.

F. No quiero ir a ese lugar que sabés, no me gusta.

M. Tu consagración te ha hecho mía y no sabes lo que el Corazón de tu Madre puede hacer en tu vida,

gracias al amor que hay en él.

No te preocupes por nada, tengo que repetirte incansablemente. No te preocupes por nada.

Estoy vislumbrando tu proyecto.

F. Es para que se conviertan.

M. ¿Vas a aceptar todo lo que sobrevenga?

F. Me dijiste que no tuviera miedo de nada, que Tu Corazón será mi refugio.

 

03-08-99

Luego de unos días de una gran desolación:

M. Escucha lo que tu Madre te va a decir: "Todo se cumplirá".

F. Qué es todo, no te entiendo. Me dijiste hace unos días que purificarías mis amistades y acabo de

comprobar en esta difícil situación que ninguno de "mis amigos" se solidarizó, excepto G. que llamó por

teléfono, por lo menos. Pero en realidad no es que me sienta mal, porque hace tiempo que no sé lo que es

apegarme a un amigo o amiga, simplemente me sorprende cómo se cumplió aquello que me dijiste el día del

amigo.

M. Todo se cumplirá. Antes o después, no hay retorno. Debes estar al margen de los acontecimientos que

turban tu mente y tu corazón.

F. Pero el bebé es chiquitito, está enfermo, cómo no querés que me preocupe.

M. Ten por seguro que se curará y en menos tiempo de lo que crees.

 

04-08-99

M. No temas el fracaso. Yo te guiaré en todas tus empresas.

F. ¿Qué empresas? Yo no tengo empresas y no me interesa tenerlas.

M. Lo que emprendas no será sin provecho, y te aseguro que las tendrás.

Trabajar para Mí es una empresa que Yo dirijo. No temas el rechazo de nadie. Yo guío esta empresa y las

demás también. Siempre quisiste trabajar.

 

13-08-99

M. Hija querida de Mi Corazón, debes confiar más en Mí. Soy tu Madre Celestial.

F. Acá estoy, María, en este nuevo día. Pero "confiar" sólo porque decís que confíe, no puedo. ¿Por qué

habría de confiar?

M. Yo te separo de quienes no me gustan para tu compañía.

No tengas miedo de recibir de Mí, tu Madre, lo que Yo quiero darte.

F. ¿Miedo? Si no sé lo que querés darme. No veo bien.

M. No te preocupes por nada.

Te quiero lejos de "X". Es materialista. Yo marco las diferencias. Rezar con los labios pero sin conversión no

sirve de nada. Te acompaño hija hacia el camino de la santidad y debes ser modelo de todo consagrado a

María. Conozco tu corazón y todo lo que hay dentro. Puedes pedirme, de verdad, cualquier cosa y esperar de

Mí confiadamente.

F. Tenés razón en lo que me decís: "X" no me ayuda mucho con su amistad (Marcos 9, 47).

M. Pero, ¿no tienes FE?

F. ¿Comenzar el día con esa pregunta?

No te entiendo. Bueno, supiste lo que estaba pensando, por eso me dijiste eso. Pensaba en que no quiero

ilusionarme con tener una casa, si te la pasás prometiendo y nunca llega.

Además, me quita la paz pensar en otra mudanza. Es super estresante.

M. No temas, hija. Yo te ayudo en eso y mucho más.

Si te quedaras más cerca de Mí, no dudarías.

F. Bueno, dame la Gracia, porque en este momento el bebé ocupa casi toda mi atención. Como si fuera tan

fácil. Me estás llamando a más oración.

M. Te invito a una vida de oración.

F. Acepto.

¿Por qué me mostrás ese lugar?

M. ¿Te gusta?

F. Sí, para mí, pero ¿para el bebé? No tiene lugar para que juegue.

M. Entonces busquemos otro.

No tengas miedo de elegir.

Me gusta conversar de lo que te interesa.

Yo te exaltaré. Pero no dudes que soy Yo, tu Madre, la que te corona. Entonces dirás: "Todo lo hizo mi

Madre".

No dudes en tu corazón, todo se cumplirá.

F. No esperaba recibir más alegrías en este mundo después de tantas humillaciones, sobre todo la última,

fue de lo peor.

M. Es para que sepas que soy Yo la que hago en tu vida. Lo demás viene solo.

 

17-08-99

P. ¿Por qué no confías?

F. Tal vez me falta fe.

P. Pides pero no confías.

F. No quiero que el nenito sufra dolor físico.

P. Yo tampoco.

Entonces: confía en Mí, tu Padre. Lo que te pareció sufrimiento en tu vida pasada, en realidad fue

"salvación", porque te rescaté de un mundo en el cual no sobrevivirías sin Mi intervención Paterna. Te doy las

mejores atenciones, y sin embargo no confías.

F. Es que el nenito llora mucho en estos días y me desespero, creo que le pasa algo grave. No quiero que

sufra. ¿Cómo puedo convencerme de que no querés que sufra habiendo tanto dolor en el mundo? ¿Y mis

hermanos?

P. Sufre el que se aleja de Mí, porque Yo tengo todo para que el hijo sea feliz, aquí en la tierra y en la vida

eterna.

F. ¿Acaso la vida no es un "valle de lágrimas", como dice la oración?

P. Sufres el desprendimiento que haces en tu caminar de los apegos, cuando Yo permito

algunas caídas, y evito muchas otras que no conoces.

Por eso no te asustes por el nenito, que está en Mis brazos.

F. Pero habiendo tanta mala onda en la calle por la crisis, y la forma en que el mundo está sufriendo los

dolores del parto, tiendo a perder la esperanza y la fe, la alegría. Me bajoneo.

P. Debes mirarme a MÍ.

F. Tengo que ir a la isla a vivir.

 

18-08-99

P. Tienes que comprender: no esperes de los demás, espera de Mí.

F. Entonces ¿para qué me casé? Si ni de mi marido puedo esperar.

P. No esperes ni de ti misma responder de tal o cual manera. Mira al niño: él no se cuestiona si responde

bien o mal. Si rinde o no rinde. Él juega y no sabe de sobreexigencias.

F. Lo que me decís suena a "locura", pero Tus palabras me liberan. Cualquiera diría que me tomo la vida "a la

bartola".

P. Tienes el Espíritu Santo en tu alma, ¿por qué temer al qué dirán? Este mundo no está guiado por el

Espíritu Santo, está guiado por el egoísmo desenfrenado y Yo vengo a remediarlo.

¡Oh, hija! Es cierto que muchos reaccionarán por lo que te digo, pero al final YO REINARÉ en los corazones.

F. Igual me siento mal porque tengo todavía muchos apegos.

P. Libertad para amar te propongo.

El niño besa cuando quiere, come cuando tiene hambre, llora cuando necesita algo. No se relaciona "por

compromiso" con nadie, elige con quién quiere estar sin miedos. Así debes ser tú.

P. Perdona a "X". No te ates a él. Al final verás que todo estuvo bien, que todo valió la pena.

F. ¿Por qué tengo bronca entonces?

P. Porque estás programada.

F. ¿Querer tener una casa es estar programada?

P. No te preocupes, hija, todo saldrá bien. Ellos no están programados para recibir lo que tú vas a recibir. Por

eso tuve que alejarte de aquellas personas que sólo vendrían a contrariar la Obra de Mis manos. No te

preocupes.

F. ¿Y mis cosas? Una y otra mudanza arruina los muebles.

P. No esperas lo que te voy a dar.

Perdona a todos.

No esperes de los hombres lo que no te pueden dar.

F. ¿Quién es suficientemente bueno?

P. Yo soy BUENO y me complazco en ti, chiquitita mía.

Quiero que esperes en Mí y no en los demás, no trates de organizar tu vida y "déjate amar en cada

momento", para que el mundo me conozca.

F. Por eso me sacaste todo, para darme de lo tuyo pero centuplicado.

P. El que deja casa, padre, madre...

F. Sí, conozco ese pasaje del Evangelio. Es lindo, pero parece tan irreal.

P. Yo te colmaré, hijita. Para ese entonces estarás lejos de ellos (se refiere a aquellos que de una manera u

otra me humillaron).

Estoy liberándote para que puedas amarme mejor.

F. ¿Y mi nenito?

P. Está en Mis brazos.

F. ¿Y por qué llora?

P. Porque es nenito, y todos los nenitos lloran.

No llora porque sufre, llora porque se manifiesta así. ¿O te acordás cuando eras un bebé de qué llorabas?

F. No, no me acuerdo de nada.

 

22-08-99

P. Yo te doy porque te amo, no sólo porque me pides. Yo quiero corresponder a tu amor como un novio

enamorado.

Por eso, no te preocupes por nada, el Amor lo hará todo.

Comprenderás el alcance de la recompensa para aquel que se entrega de verdad a Mí.

No temas al qué dirán si Yo vengo a amarte con Mis mejores atenciones. No desperdicies los momentos de

intimidad.

Si te sintieras más amada no cambiarías por nada nuestros momentos.

F. Todo depende de Vos, conocés mi corazón. Soy débil. Alimentame.

P. Todo quedará atrás y vendré a reinar en tu corazón.

Yo quiero lo que tú quieres, porque esto te aislará un poco de los demás para conservar nuestra intimidad.

F. Con Tu amor puedo desapegarme más de este mundo, sin Tu Amor... ¿adónde voy? Al tacho.

P. Debes estar desapegada a las personas para poder recibir. Yo quiero demostrar al mundo Mi Amor y

complacencia hacia lo que es pequeño y débil.

No temas nada hija y déjate amar.

No importa que los demás no entiendan. Yo vengo a amarte más, así como eres, como estás.

No es ni el arrepentimiento, ni la soledad, ni la meditación, ni el sufrimiento lo que te desapega, sino Mi

AMOR traspasante. Cuando te sientes amada dejas lo que no es amor.

Yo debo ser el centro de tu vida.

 

24-08-99

P. No temas el cambio.

Todo pasará. Pero Mi Amor no pasará.

P. Hija querida de Mi Corazón, cuánto te amo. ¡Cómo reboza Mi Corazón!

F. Si Vos no tenés corazón.

P. Tengo millones de corazones. Todos hechos por Mis propias manos.

¿Y el tuyo? ¿No es mío acaso? Yo lo lleno de Mi Amor.

 

29-08-99

P. Hija querida, déjate amar más todavía que todos esperan de Mí a través de ti. No temas al qué dirán,

porque si Yo deseo hermosearte, no es para despertar la envidia de los otros sino para amarlos cada vez mejor

a través tuyo.

 

30-08-99

F. Acá estoy Padre mío, en este nuevo día.

P. Te estaba esperando para darte Mi Amor.

¡Oh, hija mía! Cuánto quiero ayudarte y quiero que me dejes que te ayude para que tu vida sea un paraíso de

Amor. ¡Cuánto quiero complacerte y no me dejas! Tu padre sabe lo que necesitas y quiere darte más.

F. Pienso en "X" e "Y" que quieren casarse y no tienen casita, ocupate de ellos, complacelos también.

P. ¿No tienes suficiente fe?

F. Aumenta mi fe en Tu poder.

P. ¿Qué más quieres, hija?

F. Querés que deje de usar cierta ropa y que esté más elegante, pero necesito volver a mi peso, porque

después del embarazo me quedaron dos o tres kilitos de más y no me entra nada.

P. Lo que no quieras usar, no uses, pero volverás a tu peso.

¿Crees en Mí? ¿Crees que soy tu Salvador?

¿Puedes preocuparte por algo que Yo no pueda arreglar?

¿Puedes consolarme dejando que Yo me ocupe?

¿Puedes confiar más?

F. Dios: te abro mi corazón, aumenta mi confianza.

Creo que debo ser más humilde, cada vez más. Te contemplo tan humilde y pienso que deberíamos mejorar.

Sobre todo debería hablar menos.

 

08-09-99

P. No temas nada, hija querida.

F. ¿Por qué no querés hacer un milagrito?

P. Tu vida es un milagrito.

 

09-09-99

P. No tendrás que mendigar nada, jamás, porque tu Padre te dará todo y aún más: La Vida Eterna.

¿Acaso tu Padre te abandonaría?

Sabes que te amo y debes sentirte amada.

F. ¿Creés Dios que soy ambiciosa?

P. El deseo de tener, Yo mismo lo pongo en tu corazón porque sé tus necesidades más que nadie. Yo quiero

demostrarte Mi Amor y Mi compasión.

¿Tienes algún temor? ¿Me cuentas?

AMIGO hay uno solo: SOY YO. ¿Quién te comprende mejor? ¿Quién te escucha mejor?

No temas por nada ni por nadie.

Déjate llevar en Mis brazos Paternales.

F. Te doy gracias Dios por todo lo que me estás ayudando.

 

13-09-99

M. No temas por nada, he venido a consolarte.

F. ¿A consolarme?

M. No temas por nada.

F. Conocés el dolor de mi corazón.

Conocés el dolor de tantos corazones.

Estoy tan cansada.

M. ¿Por qué tardas en venir a Mí?

F. Sabés que el bebé me absorbe mucho tiempo.

M. Sacudirás a las naciones.

F. Si vos decís..., nunca planeé ni imaginé lo que estoy viviendo. Mi vida es tan simple...

Gracias por el descanso.

M. Escucha hija: Dios te ama y quiere que seas feliz, por eso debes desaparecer más para que Él nazca en

tu corazón. Cuánto quiere complacerte y darte Su Amor a raudales.

F. Ya sé que yo misma soy el enemigo y debo morir más todavía. Es cierto que aún me preocupo por cosas

de este mundo.

Dios me quiere, y yo ¿qué puedo hacer?

M. Abre tu corazón a Su Amor.

Déjate guiar.

 

15-09-99

J. Quiero para ti hija una vida apacible, lejos de todo barullo para que puedas encontrarte con tu Amado cada

día.

F. Qué te puedo decir, mi vida está en tus manos.

J. Te he distanciado de aquellas personas que han venido a entorpecer nuestra armonía, y como ves, he

tenido que obrar de manera un poco ruda tal vez. Es que Mi Obra debe continuar. Por eso no trates de

complacer a los demás a costa de perder la armonía.

 

17-09-99

P. ¿Quieres conocerme mejor?

No temas el fracaso. Yo te recompensaré.

P. ¿Temes el fracaso Conmigo?

F. Cuando veo todo negro no pienso en el éxito.

P. Yo soy tu éxito. El tenerme te hace exitosa.

P. No veas el éxito a través del placer de las personas por realizar ciertas actividades. Mira a tu alrededor:

¿podrías cambiar aquello que no te gusta?

F. No.

P. Necesitas la Gracia. Entonces, ¿dónde está el éxito, sino en Aquel que posee LA GRACIA?

¿Puedes algo sin Mí, tu Padre, el DADOR por excelencia?

Claro que estás cansada, porque todavía gastas tu tiempo en aquello que no te asegura el éxito.

Deja que Yo te dé.

F. Sí, pero la sociedad exige cierto rendimiento.

P. Ya no perteneces a este mundo.

F. Para el mundo soy una especie rara, en extinción.

 

21-09-99

M. ¿Ves hija cómo voy liberándote de tantas vanidades que te alejan de Mi Corazón?

No temas el fracaso. Tengo un plan amoroso para tu vida que se está llevando a cabo bajo Mi completa y

única responsabilidad.

Quiero para ti, hija, una vida escondida, lejos de todo barullo y perturbación. Bajo Mi Manto te quiero

siempre.

 

22-09-99

M. Hija, Yo cuido Mi Obra salvadora. Tú necesitas de Mis cuidados para que aquella subsista a pesar de todo

y de todos. Por supuesto que hay envidia, pero ellos no saben a qué precio pagas el ser elegida, y aunque la

envidia reine ahora, la Obra debe continuar para aquellos que sí aceptaron Mi Llamado y para aquellos que lo

aceptarán después.

No te preocupes de los que dices "Son mis amigos". Él es tu AMIGO.

¿Quién te ama verdaderamente? Yo, tu Madre y Él, al que respondiste generosamente. No temas las

humillaciones: te conducen más profundamente a Mi Corazón Inmaculado. Tienes que soportar tantas cosas...

No temas por nada y refúgiate en tu Madre Celestial, Yo sabré recompensarte.

Nada es más importante que estar Conmigo, en Mí.

 

23-09-99

P. Sí, hija, te repito: no te preocupes cuando te separo de aquellas personas que no convienen a la Obra.

¿Acaso no soy dueño de preservar a Mis servidores, a cualquier precio? Tú pagas el precio que muchos nunca

conocerán, entonces todos los comentarios están de más. Pero te quedas Conmigo y esto basta.

No te preocupes por los demás y deja todo en Mis Manos.

Nuestro encuentro: ¿no te da nueva vida? ¿Quién sino te DA VIDA NUEVA? Tu único AMOR.

¿Te quedas sola? No, jamás. Siempre estoy.

 

25-09-99

P. Yo vendré a juzgar rigurosamente a cada uno, en particular.

Ellos no saben lo que les espera. Yo podo el árbol a Mi Antojo, si elijo el dolor, éste vendrá sin remedio.

Hija, ¿por qué te sorprendes de los acontecimientos? ¿Acaso no soy Yo el DUEÑO de los acontecimientos?

¿Qué sabes de lo que les tengo preparado? ¿Alegría, dolor? Es asunto Mío. Te rebela la injusticia, te

comprendo. ¿Puedes confiar en Mí?

Lo que viviste ayer te dolió. Ellos no se dieron cuenta del daño causado. Deja en Mis Manos. Ya te revelé

algunos proyectos, debes alegrarte por ellos porque son de puro amor.

Debes separarte de ellos cueste lo que cueste.

 

26-09-99

J. Para recibir lo que recibirás tuve que transformarte.

F. Ya sé que soy pecadora, no hace falta que me lo recuerdes.

No puedo culparte de mis fracasos, lo que no entiendo es ¿por qué esperaste tanto para intervenir?

Me hubieras ahorrado muchos dolores de cabeza.

J. Por pura Misericordia intervine, pude no hacerlo, pero soy Padre también.

Yo enmiendo tu vida con Mi Sangre derramada en la Cruz.

Vas conociendo Mi Corazón un poquito más siempre, pero no me olvido de los deseos de tu corazoncito.

Te quiero desapegada, hija.

Lo que Yo te doy no se pierde jamás.

 

28-09-99

F. ¿Por qué querés que no vaya más a ese lugar? Sabés que me va a costar mucho dejar de ir.

M. Porque tengo que purificarte de las amistades.

Te quiero para Mí, escondida siempre en Mi Corazón de Madre.

(Referente a un pedido)

J. Todo eso te daré y aún más, pero Mi Obra debe continuar. No te preocupes por los demás, preocúpate por

agradarme cuando te pido algo.

F. Estoy yendo hacia una nueva etapa, puedo vislumbrar algo, pero por el momento estoy aburrida.

 

30-09-99

P. Quédate en Mi Corazón hija, recibiendo de Mí todo.

Tengo que alejarte de ese ambiente para que la envidia de los otros (se refiere a personas de la comunidad)

no te corrompa. Vas a recibir mucho para que Mi Obra continúe.

No temas el qué dirán. Pagas un precio muy alto por ser Mi servidora, pero ellos desconocen de qué se trata.

Procura ser amable con todos, especialmente con los menos agradables, menos instruidos en la fe.

Esta Obra no terminará jamás, por eso para que continúe YO derribo los obstáculos del camino.

Recibirás más de lo que imaginas.

No temas nada hija y confía en Mis Palabras, que son de puro Amor.

Confía en el nenito (se refiere a mi bebé), sabe defenderse.

No temas nada.

Hoy te unjo una vez más hija con Mi aceite sagrado, como antiguamente lo hacía, a los reyes de Israel.

Lees el libro de Josué, como te indiqué, pero no temas, tu tribulación ya terminó.

 

01-10-99

F. ¿Por qué no me das YA lo que te pido?

P. Lo que me pides está más cerca de lo que crees.

F. Conocés mi corazón, sabés lo que estoy pensando.

P. Lo que estás pensando es lo que permito que pienses.

¿Por qué el temor? ¿Acaso tu Padre no te ama inmensamente?

F. ¿Y por qué me siento mal entonces?

P. El enemigo no descansa.

F. ¿Y por qué le permitís que me jorobe tanto?

Bueno, después de todo, mi vida está en Tus manos.

Dios, cada vez más, me mostrás que BUENO hay uno solo.

Como la otra vez, una persona me dijo: "Ese hombre es tan bueno", cuando su Dios es el dinero y lo

material, no sé qué tenía de bueno.

¡Qué falsedad, qué de caretas que tiene el ser humano! Sirve a lo que perece.

P. Perdona, hija, porque tu vida no depende de nadie más que de Mí.

P. ¿Quieres conocerme más? Abre tu corazón.

¿Por qué desconfías de Mis Palabras? ¿Acaso no he de coronarte nuevamente?

Quiero demostrar al mundo Mi Elección por los sencillos.

Eres una niña mimada y lo comprendo, y lo apruebo. Nada más que Amor debe haber en tu corazón.

F. Padre, te pido lo que sabés que quiero.

P. Para eso te estoy preparando.

F. ¡Uh! Se me van a venir unos cuantos buitres encima.

P. Ellos comprenderán.

 

06-10-99

M. No tengas miedo de agradarme o desagradarme. Todo aprovecho.

Te he estado preparando para esta hora desde siempre, como también desde siempre estuvo la

Congregación en Mi Corazón.

Lo que recibas de Mí debes compartirlo, pero a su debido tiempo.

Comprendo tu inseguridad, porque muchas veces no confías en Mis palabras. Debo prepararte para lo que

vendrá ciertamente; de lo que no te aferrarás, te lo aseguro.

F. ¿Y dónde está mi libertad?

M. Yo pondré el deseo en tu corazón de lo que debes hacer.

Debes ocuparte de la Congregación con la oración, el silencio prudente y un espíritu de entrega que va más

allá de lo que puedas hacer con tus manos. Hace falta mucha docilidad al Santo Espíritu.

Una Congregación no es un juego, si bien exijo que no haya preocupación, pertenecer a Aquella significa:

ENTREGA. No te preocupes por los demás.

Deja que Yo haga lo que no puedes. No te preocupes por el nenito, está en Mi Corazón de Madre.

 

10-10-99

P. Tenés miedo a la soledad. Y Yo te digo: no estás nunca sola. Tu Madre te acompaña. Estás rodeada de

ángeles.

 

15-10-99

M. ¿Acaso no crees en Mis Promesas, que son de puro amor?

F. Sin embargo mi fe flaquea.

¿Por qué tanta desolación, tanto desgano, tanta aridez?

Es como si a Tus promesas se las hubiera tragado la tierra.

M. Es que no crees lo suficiente.

F. ¿Por qué estoy tan desganada?

M. Porque no confías.

 

21-10-99

F. Me siento tan cansada.

P. Es que buscas donde no vas a encontrar.

F. Es que te gusta "desinstalarme", y tengo miedo de sentirme bien. Cuando creo que comienzo

a respirar, algo sobreviene, y generalmente no son alegrías.

 

28-10-99 (En La Plata)

J. ¿Por qué no confías?

F. No tengo ganas de pensar si confío o no.

J. Haces bien. Yo pienso en tu lugar.

F. Siento un gran cansancio, no sólo físico, sino mental.

J. Es porque estás muriendo.

F. Por qué no me ayudás a escribir. Sabés que llena muchos vacíos.

J. Para Mí no existe el tiempo. Lo que escribiste fue necesario. El tiempo que pasaste sin escribir fueron

"fracciones de segundo". Ahora escribes nuevamente, y es como si no hubiera pasado el tiempo.

F. Lo que pasa es que cuando no escribo sufro demasiada desolación.

J. ¿Recuerdas lo que te dijo tu Madre?: "Sufrirás mucho a causa del mensaje". ¿Estás dispuesta?

F. También dijo que sufriría una gran depresión.

J. Sufres al menor contacto de lo que no sea Yo, entonces tu vida se llena de desolación, pero vengo a

consolarte.

 

04-11-99

J. No te muevas tanto, pierdes la paz. Ya sabes lo que quiero, es muy poco lo que te pido.

F. Y Vos sabés lo que quiero, es muy poco lo que te pido.

J. ¿Puedes consolarme?, ¿con tu amor? ¿Puedes venir a Mí y besar Mis Llagas?: las llagas de la

indiferencia de Mis hijos hacia Mí.

F. Cada vez más renuncia, ¿hasta cuándo?

 

05-11-99

F. No tengo ganas de escucharte.

J. Haces bien, eres sincera y me gusta.

 

08-11-99

M. Rezar el Rosario todos los días no es una obligación, es una "oblación".

 

09-11-99

J. La Congregación está en tus manos. Reina hija por Mí, con Mi Amor, Mi Bondad.

F. Amor y dolor: el pan de cada día.

J. Ahora: Alegría.

F. Hace unos días Jesús me dijo: "La sede de la Congregación estará en tu casa".

F. Ahora entiendo por qué tenía que morir a mí misma: para poder nacer de nuevo, pero no para mí, sino

para todas las almas pequeñísimas del mundo.

 

11-11-99 (Tempranito: 6.30 hs.)

F. ¿Qué me vas a decir?

J. Que me gusta tu manera de ser. ¿Crees que por no rezar voy a abandonarte?

F. No tengo ganas de escribir, tengo ganas de dormir. Además, sabés lo que me gusta.

Siento que soy un desastre.

J. Por eso el desgano: para que puedas dejarme que te transforme, porque Yo vivo en ti.

No importa lo que digan otros acerca de Mi Obra en ti. Yo quiero que reflejes cada vez más a Mi Madre. Yo

vivo en ti y obro en ti.

¡Cómo me gusta morar en un alma pequeñísima!

Lo que no tienes ganas de hacer no lo hagas, lo haré Yo.

¿Por qué no confías un poco más?

F. Los hechos no me ayudan a confiar.

 

15-11-99

M. Recibirás mucho.

F. Por qué me decís "Recibirás mucho", pero no llega eso que decís que voy a recibir.

M. Es que tienes miedo de recibir.

F. ¿La angustia es parte del plan?

M. Es que "Mi Plan" se debe cumplir en tu vida.

Querías una vida más serena. El dolor te serena.

No hace falta que te muevas tanto, porque he de darte todo lo que necesitas.

J. La Congregación debe ser "SANTA", como Yo, su Creador.

¿Puedes aspirar a algo más que a pertenecerme?

 

16-11-99

M. No hagas caso a los ataques de Mi adversario y refúgiate en Mí. Conserva la alegría que Mi Corazón te

brinda.

J. Hija, no hagas caso de aquello que no conviene al paraíso que debe ser tu alma, para que Yo habite. Es

cierto que tienes preocupaciones, que son pasajeras, ¿qué alma no las tiene? Pero si Yo te elegí para hacer de

tu corazón una morada digna, ¿a qué vienen los temores? Te mueves demasiado.

F. Sabés en qué estoy pensando, y en quién. Te pido me ilumines acerca de ese asunto.

J. Mi Congregación debe estar lista para dar asalto a las fuerzas del mal.

F. Te entrego mi pobre humanidad. Te entrego mis preocupaciones.

J. Tus preocupaciones son las Mías y Yo te colmo de bienestar.

No te preocupes por lo que recibes y otros no. A todos doy. Abre tu corazón y te daré aún más.

¿Sabes cuánto puedo amarte? Hasta dar la Vida.

No te preocupes cuando sientes rechazo hacia alguien, Yo suplo el amor que no eres capaz de dar.

J. Aquella persona de quien me hablaste se acercará, entonces comprenderás.

 

24-11-99

F. ¡Por qué no me das lo que te pido!

P. Si confiaras más...

J. Debes reflejar siempre la Santa Serenidad de Mi Madre.

Con respecto a la Congregación: no te preocupes, la guía Mi Madre.

¿Puedes comprender cuánto alegra un alma pequeñísima el Corazón de Mi Madre? Ella se deleita en

cultivarla para la Santidad. Tú serás la primera, pero no te apresures, hay mucho por hacer todavía.

F. Quisiera abrazar a todas las almas pequeñísimas, pero son tantas...

J. Es el deseo de Mi Madre también, aunque es necesario demostrarse afectuosamente el amor entre

ustedes (se refiere a la demostración afectuosa que debe haber entre las almas pequeñísimas).

¿Puedes confiar más en Mí?

 

30-11-99

F. Me pedís que escriba y no encuentro el momento.

M. Yo guío la Obra. Cuando no puedes, no te preocupes. Yo no te obligo. Puedes confiar en Mí.

La Congregación está en Mis Manos. Ahora están esperando algo que todavía no llega, pero ciertamente

llegará en un abrir y cerrar de ojos.

F. Mi vida está en Tus manos, ¿qué puedo decir?

M. Debes estar serena para recibir. ¿Puedes confiar?

 

07-12-99

F. Dios acá estoy, vine a la oración - amor.

P. ¿Puedes rezar el Padrenuestro?

Sabes que te amo.

La Congregación ya está hecha, siempre estuvo, desde siempre en Mi Corazón. ¿Puedes creer que soy Yo

el que rige la Obra? ¿Puedes confiar más?

Eres una pequeñísima más, de la que me he valido para despertar a las millones de pequeñísimas que

necesitan despertarse.

F. La hermana C. quiere formar una rama de pequeñísimas religiosas.

J. ¿Crees que puedo negarme cuando ellas también quieren entrar en Mi Corazón?

La hermana C. puede comenzar con la obra, con la escuelita también:

"Pequeñísimas Almas de Jesús" (escuelita religiosa con el carisma de la

Congregación Laical).

Las religiosas acompañarán y apoyarán al laicado que quiera comprometerse. A su

vez el laicado apoyará a las religiosas con la oración, el ayuno y la limosna.

Hermana C: ¿Crees que alguna vez te abandoné? ¿Tantas adoraciones a Mi Sagrado Corazón no tendrán su

fruto? ¿Crees que has caído en tierra de nadie? Adonde vayas te acompañaré, querida hermanita. Tu obra será

grande, pero serás siempre pequeña. Tu esposo te acompaña.

¿Puedes recibir a esas almitas que están esperando tu maternidad espiritual? Almitas inocentes que

necesitan palabra de Dios.

 

08-12-99

J. No te preocupes por los demás, ven a Mí, a Mi Sagrado Corazón y verás maravillas.

¿Por qué no confías en Mí?

F. ¿Y por qué habría de confiar? Me endulzaste con unas migajas y después me sacaste el dulce. Sabés lo

que quiero, y no es mucho pedir.

J. Es que todavía debes alejarte de personas para quedarte más tiempo Conmigo en oración. Deja que los

demás se ocupen de lo demás.

Quédate Conmigo en un silencio de amor que significa: espera confiada en lo que te doy y te daré más

adelante.

Aprende a confiar más sin esperar buenos o malos resultados. Vive indiferente hacia lo que no es Mi

Corazón amante. Te quiero más escondida. Menos roce social, para guardar celosamente la intimidad con tu

Amado Esposo.

A cada alma alimento como me parece, pero siempre es Mi Amor la fuente. A ti me gusta mantenerte

escondida y silenciosa al mundo de hoy, y Mis almas pequeñísimas deben seguir tu ejemplo.

El desposorio no es cosa de niños, aunque el alma debe ser como la de un niño. Cuando comienzo a poner

orden el alma se rebela, pero no deja de ser mía porque ya me dijo: SÍ. La Armonía no puede habitar en un

alma desordenada, aunque ésta se haya entregado al Amor, por eso el Amor impone ORDEN y disciplina la

casita (se refiere a nuestro corazón).

 

11-12-99

M. No debes temer las insidias del demonio.

F. Muchas veces no diferencio.

M. Es cuando pierdes la paz por algo que no viene de Mí.

 

14-12-99

J. Esos sentimientos de desaliento y soledad te desapegan aún más del mundo, luego tomo más fuertemente

de tu vida. No creas que vas a la deriva por el mundo. Vas de Mi Mano.

F. Me voy despidiendo nomás de algunas cosas y personas, porque presiento que tendré que dejarlas.

J. ¿No es Mi Corazón tu Fuente? ¿Tu Paz?

F. ¿Y cómo hago con el bebé? Tengo que atenderlo.

J. No te preocupes por los demás. Deja que te ame. Quiero embellecerte más.

Esa reacción fue de niña pequeña. Ahora estás Conmigo nuevamente, en este encuentro de Amor.

Te preocupas todavía por pequeñeces que vienen a turbar nuestra hermosa intimidad.

Deja que Yo te dé.

F. Sabés perfectamente lo que sufrí viviendo aquella terrible humillación y ahora como si nada, querés que

confíe en Vos.

J. Yo quiero darte grandes alegrías. Habrá envidias, pero no te preocupes. No te preocupes por nada.

 

16-12-99

J. ¿Por qué tenés miedo?

F. Bueno, tantos años luchando en contra de algo... que ya sabés. Es como si la mente estuviera programada

para reaccionar de una manera.

J. Yo te protejo y protejo a tu bebé.

F. Sí, pero la situación económica no da para mucho y me gustaría..., bueno, ya sabés lo que me gustaría,

sobre todo por el bebé.

J. Sé lo que tu corazón desea más que nadie.

F. ¿Y entonces?

J. Job 42, 1-6.

Deja que Yo construya tu futuro, camina de Mi Mano, te aseguro que no habrá fracasos.

 

26-12-99

J. ¿Crees que no voy a cumplir Mi Palabra?

F. Me sentí tan mal físicamente en los últimos días que no tengo ganas de pensar en Tus promesas.

 

27-12-99

F. ¿Por qué tuve que pasar aquel momento tan feo? Me pareció muy cruel de Tu parte permitir otra

humillación tan fea.

J. Porque no confiaste, vino la consecuencia.

F. Perdoname por no confiar.

J. La falta de confianza te hace daño.

F. Estoy confundida. Me arrojo a Tus brazos porque no entiendo nada.

J. La falta de confianza en Mi Providencia te hace daño.

F. Dame esa confianza.

Aunque algunas veces confié y no me fue nada bien. ¿Fui demasiado arriesgada? Por favor, contestame,

iluminame. ¿Hice mal? ¡Jesús!

J. Lo pasado ya fue.

F. Pero estoy confundida. ¿Cómo debo actuar en adelante?

J. Tu corazón estaba lejos. Ahora estás más cerca y puedes conocerme mejor y dejar todo en Mis Manos sin

hacer ningún proyecto.

F. ¿Cómo podés ser tan duro conmigo?, si actué así fue porque confié en Vos.

J. La confianza ciega no te favorece hasta tanto no conozcas plenamente Mi Designio, por eso

debes orar antes de tomar una decisión que te comprometa más allá de tu fuerzas. Si es Mi

Voluntad, el proyecto se realizará.

F. Querés decir que debo ser más humilde.

J. Es una condición para el consagrado.

Por tu humildad te daré aún más.

Índice del Libro

Mensajes de 1994

Mensajes de 1995

Mensajes de 1996

Mensajes de 1997

Mensajes de 1998

Mensajes de 1999

Mensajes de 2000

Mensajes de 2001

Mensajes de 2002

Mas información en

dejate-amar.com

¿ Quieres leer más mensajes dados por el Cielo a otros siervos del Señor ?

 

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )

De conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el equipo de Dirección de la web DiosJesusTeHabla.com no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia. Las palabras tales como apariciones, milagros, y similares tienen en este sitio un valor de testimonio humano y son publicados porque entendemos que pueden ser favorables para la vida espiritual de quienes nos visitan.