Una experiencia concreta

de crecimiento espiritual

Revelación privada a Fabiana Corraro de Meana

Mensajes Año 1997

Una Experiencia Concreta de Crecimiento Espiritual

Fabiana Corraro de Meana

Por Favor ayuda a difundir la Obra de la Madre compartiendo este Libro en internet con amigos y familiares.

Las iniciales así corresponden:
    P: Dios Padre
    J: Jesús
    M: María
    F: Fabiana

 

06-01-97

J. Vas a recibir más de lo que crees, pero de Mí y a su debido tiempo.

J. ¡Oh, hija! Cuánto deseo tenerte ya Conmigo en el cielo, pero tienes una misión: salvar almas, y falta

mucho todavía.

No te preocupes de "cómo" lo harás, llénate de Mi Amor.

F. Jesús, tantas actividades hice en estos días, buenas en realidad pero que no me dejaron nada en mi

corazón. Sólo nerviosismo.

J. Fue necesario. Tu naturaleza así lo exigía.

F. Claro, Jesús, yo quise distraerme yendo al club, a la playa, etc. Son cosas buenas y que me hacen bien

para distraerme. Así y todo vuelvo a empezar y Tu Amor lo llena todo y vuelve la Paz.

J. Al cuerpo hay que sujetarlo. Éste también tiene sus reglas. No desconfíes de lo que Yo permito que hagas,

con toda libertad. La expansión es necesaria. No desconfíes.

Estás hecha de cuerpo y alma.

F. El cuerpo es la cárcel del alma.

J. Debes aparecer como una persona normal para que pueda llegar a tus hermanos. Aunque aborreces

muchas cosas que son buenas. Yo conozco tu corazón.

Para llegar a tus hermanos debes compartir sus intereses, siempre hasta donde Yo permito. Por eso te

repito: no desconfíes creyendo que haces mal tal o cual cosa.

Yo te acerco a quien quiero y a quien necesita. Si vieras los corazones como Yo los veo te horrorizarías.

Pero Yo me escondo en ti, alma pequeñísima, y como un niño, llego a tus hermanos que desean tener un

contacto Conmigo y no alcanzan a comprender la necesidad del alma, la necesidad de Dios.

No, hija, tú no te das cuenta de la Gracia que derramo sobre ti, para tus hermanos. Pasa como el niñito que

cumple un añito y la mamá organiza una gran fiesta, llena de atenciones y regalos, pero el niñito es chiquitito y

no comprende; y sigue jugando solito como si fuera un día cualquiera de su vida. Su mamá se deleita en su

hijito y prepara la gran fiesta, y son los otros, los más grandes, los que la disfrutan. Y desde afuera dicen:

"Cómo quiere esta mamá a su hijito, con qué amor preparó la fiesta, qué bien atiende a los invitados, qué bien

arreglada está la fiesta".

Cuando el niñito sea adulto dirá: "Cómo me quería Mi mamá".

Cuando veas la Obra coronada, dirás "Todo lo hizo Mi Mamá".

No, hija, no entiendes muchas cosas todavía.

F. Sufro porque me tenés de aquí para allá.

J. ¿Qué bebé no sufre cuando lo tienen de aquí para allá?

Y tú eres un bebé en Mis brazos, el que merece todo Mi cuidado.

M. Todos Mis hijos estuvieron en Mi panza. No entiendes ahora muchas cosas, hija. Después entenderás.

Por eso sufro mucho cuando Mis hijos se pierden.

F. Estaba tomando mate, la Virgen me dijo: "Deja el mate y vamos a rezar".

Comenzó a decir, para que yo le siga: "Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo, etc."...

Después me dijo: "Aquí está tu Madre".

 

09-01-97

F. Jesús, habiendo tantas cosas interesantes para aprender en el mundo, me tenés acá, sentada, aburrida.

J. Espera todo de Mí.

M. Hija mía, no tengas miedo, no voy a hacerte daño. Soy tu Madre Celestial. Hoy quiero que reces el

Rosario en honor a Mi Inmaculado Corazón. Hay muchas espinas en Él, ¿quieres quitarme algunas?

¿Ves hija cómo te pido tan poco?, porque todo lo demás lo hace tu Madre.

 

13-01-97

M. Hija, quiero que me ayudes a salvar a tus hermanos con éste (me señala el Santo Rosario).

Las almas, hija, las almas son lo que más me interesa. Mi Corazón de Madre suspira por las almas y los

tormentos que padecen aquellas que se pierden son incalculables.

Tú hablas al mundo de Mi Corazón y de Mi Amor de Madre y el mundo se ciega cada vez más, por eso

ustedes, almas pequeñísimas, son un bálsamo para Mi Corazón Inmaculado, y son Mi alegría.

M. Hija, Yo pongo en tu corazón el deseo de lo que debes hacer y el desgano para aquello que no debes

hacer.

F. Cuántas cosas intenté hacer y me salía todo mal.

M. Es porque no convenían al plan de Dios. Sin embargo Yo te guío, aunque parezca que no me ocupo de tu

vida. He sacado muchas piedras de tu camino. Es que te amo tanto, hija... y tú me amas también, pero a tu

manera de pequeñísima, pero me alegro mucho, así es que tengo muchos bebés que atender. Y tú eres uno, el

más débil.

Hija, ¡cuánto esperaba el momento de rescatarte y tomarte entre Mis brazos para siempre!

F. Cuánto tuve que pasar hasta que llegó ese momento. Me parecieron siglos los años de mi vida pasada sin

conocerte. ¡Qué desierto!

M. Hija, nunca te dejé sola, nunca te abandoné.

M. Yo deseo formar una cadena de amor entre ustedes y ellos (ustedes: se refiere a los pequeñísimos; y

ellos: se refiere a los que están lejos de Dios). Por eso deben unirse en oración Conmigo por la salvación de

sus hermanos.

¡Cómo deseo hija el momento de reunirme con ustedes para orar!

En esos momentos Yo derramo todas Mis gracias maternales.

 

14-01-97

M. Te voy a dar lo que me pides, a su tiempo.

¿Qué es mejor que estar con tu Madre?

¿No comprendes el amor que quiero dar?

Tienes una Madre, no estás sola.

F. Estaba haciendo cola para pagar el agua, entonces Bernardette me dijo: "Tenés que ser muy humilde,

porque la Señora es muy buena".

(Para los que creen en la Comunión de los Santos no habrá sorpresa. Yo la vi con el corazón, sonreía mucho

y su voz la escuché clarísima).

F. Yendo para el centro a comprar una cosa, la Mamá me dijo:

M. No, andá a rezar por los pecadores.

F. Fui a la iglesia y cuando entré comenzaba el rezo del Santo Rosario, me uní al grupo. Comprendí que era

eso lo que Mami quería.

 

16-01-97

M. Hija querida, ten paciencia con tus hermanos. Sé humilde. Si te haces más chiquitita recibirás más amor

de Mi Corazón.

 

18-01-97

F. Estaba pensando en algunas cosas que me pasaron. Ella me dijo:

M. No conviene mirar el pasado.

¡Siempre adelante, hija!

 

20-01-97

J. Vamos a trabajar juntos. Tú escribes para Mí y Yo te recompenso.

Eres víctima de Mi Amor Misericordioso y apasionado. No temas, hija.

M. Dios permite las tentaciones del demonio para fortalecimiento de tu alma.

M. Yo quiero darles a conocer Mi Mensaje de Amor y quiero revelarles lo que hay en Mi Corazón: Amor,

mucho Amor, el que a ustedes les falta y se niegan a recibir.

Muchos de ustedes se están dejando conducir por Mí, pero muchos otros todavía se pierden en cosas sin

importancia. Ustedes deben confiar en Mí porque no siempre se tiene la oportunidad que ustedes tienen ahora

por Gracia de Dios. Ustedes son Mis polluelos y Yo los amo como nunca serán amados.

Yo te amo, hija, y quiero que todos me conozcan. Cuanto más chiquitita y humilde, más reflejarás a tu Madre

Celestial.

F. Mami, ¿qué hay de los diarios que publican cosas que no son ciertas sobre lo que me dices?

M. Tú debes sonreír como tu Madre y no preocuparte porque tu Madre escucha todo, y ve todo, y te veo a ti,

hija chiquitita, y sonrío porque ellos me verán a través de ti.

No te preocupes por nada porque tu Madre vela.

 

21-01-97

F. Jesús, me siento mal. ¿Por qué permitiste esa situación anoche?

J. Prefiero que confíes. Él te busca y no se da cuenta. No soporta la idea del alejamiento total. Ya verás. El

corazón siempre termina ganando.

F. Jesús, Vos estuviste en todos los momentos de mi vida. ¿Cómo permitiste tal situación?

J. Tú elegiste la mejor parte. Me elegiste. Él no soportó eso. Ahora te ve bien y tampoco soporta.

F. Tenés la solución en Tus manos y no sé qué esperás...

J. Yo aprovecho todos estos momentos.

Conserva la paz hija frente a cualquier situación, por adversa que parezca, porque siempre estoy a tu lado

para socorrerte. El haberme elegido no te libra de las tribulaciones de este mundo, las que aprovecho

perfectamente para tu alma.

Conmigo siempre: en las buenas y en las malas. Si conservas la paz percibirás Mi Presencia y Mi ayuda

siempre.

Tú decidiste caminar Conmigo cuando te llamé, y así será hasta el final.

No te respondo muchas veces como quisieras; es que me reservo un poco para que me preguntes y

charlemos.

F. Gracias Jesús por ayudarme.

J. Quiero amarte más todavía, para mostrar al mundo Mi Amor.

Yo no estoy lejos de Mis criaturas. Yo no soy ajeno a sus asuntos. Quiero compartir vuestra historia, vuestra

vida. Quiero participar porque deseo ayudarles.

Tú, hijita, me aceptaste sin rodeos, por eso tanta Gracia recibida.

También me gusta cuando te enojas Conmigo, así me demuestras tu sinceridad de corazón, tu confianza. La

de un niño para con su Madre.

¿Ves, hija?, te reservé toda para Mí, desde siempre, aunque tu sí llegara años después de tu nacimiento a

esta vida terrenal. Para demostrar MI AMOR al mundo, te esperé desde siempre. No habrá arrepentimientos en

este caminar junto a tu Amigo.

 

22-01-97

F. Jesús, ayer pasé un día bastante molesto. Hoy estoy en Tus brazos otra vez y la paz que me invade es

como un oasis para mi alma.

Qué bueno que me acompañes sensiblemente en estos días, porque no ando muy bien.

F. Mientras rezaba el Rosario la Mami me dijo:

M. Misericordia quiero, hija, Misericordia.

No temas hija al qué dirán, puesto que TU MADRE te guía.

 

23-01-97

J. Yo he venido a enseñarte las cosas que hay en Mi Corazón. No trates de revolver tu interior buscando

culpas, pecados. Yo te advierto cuando algo no debes hacer, y cuando a pesar de Mi advertencia caes en un

impulso desordenado, Yo pongo en tu corazón ese sentimiento de dolor y desgano para con la imperfección de

tu corazón, ese sentimiento de dolor y desgano para con la imperfección de tu proceder y de tu alma. Yo vengo

a enseñarte como el Maestro a su niñito. Tú no tienes falta, hija, Yo te enseño porque has nacido a una vida

nueva en Mí.

F. Jesús, pero yo soy pecadora, hago cosas que seguramente a Dios no le gustan.

J. Tienes mucho de niña y el niño no sabe manejar sus impulsos a menos que su papá le enseñe, es lo que

estoy haciendo contigo.

Conserva tu paz, hija, ahora y siempre.

Es Mi deber enseñarte todo.

F. Jesús, ando sin hambre.

J. Al cuerpo hay que darle lo que necesita.

 

24-01-97

J. Quiero que reces por tus hermanos necesitados de amor y alimento.

 

25-01-97

J. Cómo me gusta cuando te dejas llevar en Mis brazos, cuando estás cansada o preocupada.

Ustedes deben llevar la medalla para que les recuerde que están consagrados a María, que sus vidas le

pertenecen y que son Su alegría de Madre.

F. Jesús, en este día te doy gracias por traerme a la oración ya que ayer estuve un poco cansada. Es que me

muevo mucho, quiero hacer muchas cosas, y esto me hace mal, pierdo la paz.

J. Hija querida, cuánto te amo y cuánto deseo que me ames más, a través de tu confianza.

J. Hija, no te preocupes por tu futuro. Vive cada instante de tu vida intensamente.

 

28-01-97

F. Mientras rezaba el Rosario dialogaba con mi Madre (interiormente), le decía que había una persona a la

que no quería mucho. Ella dijo: "Hacé como que le querés, lo demás arreglo Yo".

 

07-02-97

J. No te preocupes por Mi obra. Yo soy quien la hago.

F. Jesús, estoy mirando algunas actitudes de mi vida y veo mi falta de confianza en Vos. ¡Cuántas veces me

desesperé y no confié, y Vos siempre me socorriste! Para algunas cosas confío y para otras se me va esa fe

que tendría que tener.

Te agradezco Jesús que seas tan Misericordioso para con mi débil humanidad. Jesús, te doy gracias y te

pido que aumentes mi confianza en Vos.

J. Tú sabes que te amo y que nunca te abandonaría. Ya no debes temer, estás muy dentro de Mi Corazón.

F. Jesús, mi corazón es tan pobre de amor. Yo sé que Vos me estás enseñando a amar a los demás, pero

algunas veces se me hace un matete en la cabeza y no sé si hago las cosas bien o mal. Jesús, me arrepiento

de no amar lo suficiente y te doy gracias por mostrarme qué pobre es mi manera de amar. Jesús, te quiero

mucho.

J. Dios se complace en el pobre y en aquél que reconoce su pobreza.

M. Debes actuar naturalmente. Un niño no se estructura para actuar.

F. Jesús, hay muchas cosas, experiencias vividas, palabras tuyas, que no escribí.

J. Que "YO" no escribí, porque el que escribe soy Yo. No te preocupes.

Eres niña pequeña y me alegra que no te aferres a lo vivido. Como el niño: vive el presente.

 

09-02-97

J. Hija de Mi Corazón, no debes tener miedo, cuando tu Maestro te acompaña en todo momento. Yo te amo

hija y quiero que seas feliz. En Mi compañía y en Mi Amor.

No te aferres a las cosas de este mundo y sé feliz.

Toma tu vida como un hermoso juego de amor, no como una responsabilidad. El niño pequeño no es

responsable de sus horarios, ni de lo que hace, porque no tiene apegos.

Tú debes ser niña pequeña en brazos de tu Madre porque Ella te cuida, y mucho. Y no debes tener ningún

apego. Así serás feliz. Niño pequeño: siempre feliz.

 

10-02-97

M. Hija, tenés que ser buena con todos. Todas las personas vienen de Mi parte, y tú tienes un poder grande

sobre Mi Corazón Inmaculado porque eres Mi niñita. ¿Comprendes?

No temas los rechazos. Ellos me ven a través de ti pero tú no tienes idea del reflejo de tu Madre porque

haces todas tus actividades naturalmente.

Yo te hago muchos mimos, entonces te quieres quedar Conmigo, pero también están tus hermanos y estás

aprendiendo a tratarlos como Yo quiero: con amabilidad y dulzura, mirando siempre a los ojos y adivinando sus

intenciones.

F. Me parece que Tu manera de Amar me queda muy grande.

M. Pero Yo me adapto a tu pequeñito corazón.

F. Estaba más cómoda antes de todo esto. No valoro el don que me haces.

M. Yo soy tu Madre, y te enseño. Es sencillamente esto: soy tu Madre y te enseño.

F. Yo no quiero que me busquen, me molesta que la gente me busque.

M. La gente me busca a Mí, no a ti.

F. ¿El agua de la fuente tiene que ser del río o del caño?

M. Tiene que ser agua que se pueda tomar. No te preocupes, hija, Yo haré brotar el agua.

Todos los días 11 pueden venir acá a rezar el Rosario, recordando Mis apariciones en Lourdes, y pueden

rogar con mucha fe por sus enfermos.

Yo escucharé todas sus oraciones y los bendeciré especialmente.

Pueden traer a las personas enfermas.

M. Hija querida, te amo como eres.

 

12-02-97

J. Hija, no te preocupes por nada. Tu humanidad no sobrepasa, a menos que Yo permita y es para el bien de

tu alma.

F. Estoy pensando en mi condición de pequeñísima y en cómo Dios se acomoda a cada persona y sabe

hacerse niño. Porque si ÉL no se hubiera hecho niño como yo, nunca lo hubiera conocido.

A pesar de todas las experiencias sobrenaturales que viví, compruebo cada vez más que eso no es lo que

llena mi corazón, sino las cosas más sencillas de cada día son las que más alegría me dan. También lo que

más me cuesta es amar en lo sencillo y cotidiano. Me recuerda la vida de santa Teresita. Jesús, creo, me mima

más que a ella porque soy más débil, pero cuánto me cuesta hacer con amor, lo que es tan fácil de hacer para

otros. Me alegro de que así sea (a pesar de mis rebeldías) porque como dice san Pablo, aunque tenga muchos

dones, si no tengo amor, no soy nada.

Mis hermanos, que leerán estas palabras, sabrán entenderme que no siempre respondo como esperan.

"Alma pequeñísima, Cruz pequeñísima" dijo Jesús una vez. Pero para mí, mi cruz es tan pesada, aunque sea

poco lo que Jesús me pida.

Algunas veces pienso y no comprendo el Misterio del Amor de Dios hacia lo que es ínfimo e insignificante y

no termino de entender por qué Él se vuelca con tanta ternura hacia la debilidad, pudiendo deleitarse más en

tantas almas tan virtuosas y "grandes" por sus obras de caridad, por la virtud. Pero yo por experiencia sé que

los pequeñísimos somos los mimaditos de la Corte y nuestra cruz es nuestra misma debilidad, el no poder

hacer más por Él. Él nos asignó esta condición y me cuesta aceptar muchas veces.

 

14-02-97

F. Le pregunté a Mami María respecto a una invitación para ir a Mar del Plata. Ella me dijo:

M. Tenés que ir a llevar Mi Mensaje y a hablar de Mí.

No tengas miedo, querida de Mi Corazón, todos tus proyectos están en Mi Corazón.

J. Andar mendigando a los demás es una actitud que me duele porque demuestra poca confianza en Mí,

cuando Yo estoy esperando ansioso escuchar las súplicas de Mis hijos.

F. Jesús, me cuesta esperar todo de Vos.

M. Esa medalla salió de Mi Corazón. Todo lo que escribes sale de Mi Corazón.

 

19-02-97

F. Jesús, me pone furiosa ver cómo algunas personas le dan importancia a cosas que son pavadas.

Perdoname por ser tan quisquillosa.

J. Te amo como eres.

F. Ayer la Virgen me contó que me regalaba Su "llaga espiritual del Corazón", la que ofreció a Dios al pie de

la Cruz de Cristo para ayudarle a salvarnos. También me dijo que la usara ofreciéndola a Dios, y que Éste

derramaría muchas gracias sobre nosotros.

 

20-02-97

F. Dios, acá estoy.

J. Hija, reza por tus enemigos.

J. No tengas miedo. Espera cosas lindas de Mí. Todo se cumplirá. Debes estar atenta a Mis inspiraciones.

F. ¿Qué es lo que se va a cumplir?

J. Lo que te prometí.

Escribe y verás Mis Maravillas.

F. No entiendo nada.

J. No entiendes porque no recuerdas.

Deja que los hechos hablen. Conserva la paz que te regalo.

No hables con los demás de nuestros proyectos. Deja el curso de los acontecimientos.

 

21-02-97

F. Jesús, acá estoy, en Tu presencia.

J. Siempre estás en Mi presencia.

¿Qué quieres, hija?

F. Solamente quería hacerte compañía, estar un rato con Vos.

Jesús, la Virgen me había dicho que no aceptara ese trabajo y no le hice caso. Me puse nerviosa y al final

comprobé que tendría que haberle escuchado y obedecido. Soy rebelde.

J. ¿Ves hija cómo debes cuidar la paz del corazón a cualquier precio? Pierdes la paz y pierdes a Tu Amado.

¿Cómo podemos conversar si tu corazón está ocupado de preocupaciones?

J. La llaga de Mi hombro sangraba tanto, que iba regando el suelo. Temía morir por el camino. Tuve que

cambiar de lado para llegar.

¿Comprendes hija cuánto te amo?

F. No entiendo por qué te fijaste en mí.

J. El mismo Amor es para todos. A ti te elegí para que reveles Mi Amor al mundo.

Eres tan pequeñísima...

Tu sufrimiento te pareció la vía dolorosa.

Mi sufrimiento no lo hubieras soportado jamás.

Yo te revelo lo que hay en Mi Corazón porque eres Mi amiguita. Me gusta confiar en vos.

Eres rebelde, eres "terrible", como me dices muchas veces, pero estás tan dentro de Mí que no lo percibes.

Eres mía. Esa apariencia te la conservo para que en el mundo parezcas una más. Hay almas y almas. Me

comprendes bien. Que los demás no te reconozcan está bien. Los hechos hablarán por sí solos.

F. Jesús, yo creía que era una persona mala. Mi mamá era demasiado exigente y creo que por mucho tiempo

fui bastante dura conmigo misma. Como yo me veía, veía a los demás. Como me trataba (con dureza), trataba

a los otros. Ahora que me voy convenciendo de que me amás como soy, voy cambiando mi manera de ser con

los otros. Los puedo aceptar como son, por lo menos trato de no juzgar.

¡Los humanos tenemos tantas heridas por falta de Amor!

Jesús, sos el único que con Tu Amor nos vas restableciendo, sanando, transformando en aquello que

siempre soñaste que fuéramos.

Jesús, ¡tanto tiempo tratando de complacer a los demás! Gasté energía al cohete porque ahora comprendo

que lo que me pedís es más simple: que sea yo misma y que me deje amar por Vos. Lo que tengo que dar ya

no debe preocuparme, ¿verdad, Jesús?

Mejor dicho, una sola cosa debo dar: es a Vos.

F. Mamá María, no me causan ninguna gracia esas caídas que permitís que tenga. No le veo la parte jocosa.

M. Debes sufrir para crecer y valorar más el don de Dios en tu vida.

F. Yo sé que soy Tu juguetito y que hacés conmigo lo que te parece. Me cuesta aceptar esto.

M. Tu rebeldía podría desaparecer en un instante, pero eres "Mi hija", no un títere. Como Madre debo

educarte.

F. ¿Yo soy terrible?

M. Eres Mi hija. Fuera el respeto humano.

 

22-02-97

J. No temas hija al que dirán.

F. Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras.

J. Hija querida de Mi Corazón, no te preocupes por nada. No tengas miedo ni a la muerte, ni a la

enfermedad, ni a la pobreza.

F. ¿Entonces para qué sigo en este mundo?

J. Para dar a conocer Mi Amor. Para que el Amor que te doy se desparrame.

 

23-02-97

J. Tantas cosas antes de venir a Mí...

F. Vos me metiste en este desierto que me está matando. ¿Por qué me anulás así?

J. Estás viendo la vanidad del mundo.

 

26-02-97

J. ¿Está rico tu mate?

F. Sí.

J. ¿Creés que me olvidé de vos?

F. Jesús, conocés mis miedos. Reconozco que tengo que ser más humilde y más confiada, pero no puedo.

J. Confía en Mí. No tengas miedo y aférrate a Mí con toda confianza. Mira entre tus cosas si te hace falta

algo.

F. No, materialmente tengo lo necesario.

J. Déjate llevar por Mí. Come nada más que lo que te ofrecen.

F. Estaba pensando en algunas personas que me quitan la paz. Mami me dijo:

M. Sí, hija, esas personas te quitan la paz que con tanto Amor Yo te doy. Tú, hija, debes mantener la paz que

te regalo. No tengas miedo hija al que dirán. No trates de agradar a los demás a costa de perder la paz.

F. Jesús, yo sé que con Vos está la felicidad porque Vos mismo Sos la felicidad. Sin embargo me educaron

para "ser alguien en la vida". Este prejuicio (en esta sociedad que vive del status) está tan prendido en mí... Yo

te agradezco porque sé que me estás liberando de esta atadura.

Cuánto más pobre soy; y sabés que no me refiero a las cosas materiales (que no me faltan); más paz tengo

porque no tengo nada y no soy nada.

Acá estoy, Jesús, queriendo arreglar un poco mi piecita, ¿me ayudás?

J. No te preocupes por tu estado. Vive la paz del momento presente.

F. Jesús, te agradezco todo lo que me regalaste hoy.

J. Si me dejas que Yo haga aquello que no puedes, disfrutarás la vida como un niño.

 

08-03-97

P. ¿No crees que lo que Yo puedo darte es mejor de lo que tú planeas? ¿Por qué esa desconfianza? Esa

persona en la que piensas vive en pecado, pero no te preocupes, deja por Mi cuenta. Hiciste bien en no ir.

F. Pero siento rechazo.

P. El rechazo es normal. Rechazo hacia el pecado.

F. También me pasa con otras personas. Me quita la paz.

P. ¿Qué es lo que más deseas que estar con tu Padre? ¿No sos feliz de estar Conmigo? Yo Soy feliz en tu

presencia. Yo quiero comunicarte Mi felicidad.

F. DIOS ES LA FELICIDAD MISMA. Diosito, y después de estar con Vos (momentos tan hermosos), ¿qué

hago?

P. Dejate llevar por Mí.

F. Hay mucho contraste entre estar con Vos y el mundo.

 

09-03-97

J. ¿Por qué esa desconfianza? ¿Acaso no estoy Yo aquí, a tu lado? No intentes separarme de tus planes

porque estás consagrada a Mí. Conozco todo lo que hay en tu corazón y lo que te causa pena. Estoy

depurando tu alma. Cada vez estás más blanca.

F. Jesús, yo no puedo nada sola.

J. Déjate llevar, entonces.

F. Pero por qué esta tristeza en mi corazón.

J. Es porque estás cansada, intentas por tu cuenta hacer algo que no puedes, luego viene la frustración y la

tristeza. Sin embargo, si esperas todo de Mí, no habrá fracasos. Tu yo sigue muriendo, esto duele.

F. Como si fuera tan fácil hacer lo que decís...

J. Te esperan días felices en Mí, en Mi Resurrección.

F. Jesús, me siento mal.

J. Estás cansada. Aprovecho para ordenar algunas cosas que no andan bien.

F. ¿Como qué?

J. Tus apegos al "buen sentir".

F. ¿Quién no trata de sentirse bien siempre?, ¿a quién le gusta sentirse mal?

J. En este afán pierdes de vista Mi intención: salvar almas.

F. En este momento estoy cansada, ni pienso en salvar almas.

J. Estás cansada por tratar de hacer lo que me corresponde.

F. Te olvidaste que después que mamá murió tuve que arreglármelas sola en muchas cosas. Como si fuera

tan fácil confiar en Vos de una vez y para siempre.

J. No te pido que confíes así. Te pido que esperes Mi socorro que llegará seguramente.

 

10-03-97

J. Tu misión, hija, es la de ayudarme a salvar almas a través de esta sencilla tarea que te impongo. Cuántas

almas te lo agradecerán.

F. Pero no tengo ganas de seguir escribiendo.

J. Escribe hija para Mí, que Yo me ocupo de todo lo demás.

N. (Es mi mamá que viene a consolarme porque estoy muy triste) No temas al qué dirán. Escucha mi voz.

Acá en el cielo hay mucha alegría, mi princesa, yo te doy mi alegría.

F. Mamá, ¡como quisiera tan sólo uno de los días en que estábamos juntas!

N. No te preocupes, hija.

 

11-03-97

M. Es muy diferente construir una vida con Dios que sin Dios. Cuando muchas de tus amigas lleguen a la

madurez de la vida y se den cuenta que han construido una vida sin Dios, será demasiado tarde para volver

atrás.

Yo te estoy llevando de la mano, hija, a pesar de las humillaciones, porque el mundo no comprende a Mis

consagrados. Al final del camino Dios dirá, y recorrido con tu Madre hace la gran diferencia. Sufres mucho la

muerte de ti misma, así tu capacidad se ensancha y puedo derramar más Amor de Mi Corazón, Amor que

emana de la Santísima Trinidad.

Mis hijos, los hijos de la Luz, marcan la diferencia en este mundo.

Todavía están ocultos en Mi Corazón, pero su perfume ya empieza a sentirse, a medida que la situación del

mundo se agrava. Como la lluvia que cae ahora, así riego cada día Mis florcitas chiquititas, en el silencio.

"¡Son de otro mundo!", dijeron. Es que Mi perfume va con ustedes adonde quiera que vayan.

 

12-03-97

F. Estaba un poco preocupada por una situación. Mamá María me dijo:

M. Soy tu Madre, ¿crees que no te voy a ayudar? Siempre lo que Yo puedo darte es mejor.

Necesito que confíes en Mí para que pueda obrar. Quiero que te dejes llevar en Mis brazos.

J. ¿Comprendes hija lo que quiero hacer a través tuyo?

F. Algunas veces sí, otras ni me doy cuenta.

J. Todo con amor, hija, haz todo con amor.

F. Estoy confundida.

J. Esta confusión es natural, porque eres pequeñísima. Tu deber no es "analizar" los acontecimientos, sino

dejarte llevar sin tantos razonamientos.

Acostúmbrate a Mi presencia en tu vida para siempre. Sé dócil y obediente.

 

13-03-97

M. Tantas gracias derramo sobre aquellos que se dejan conducir por Mí...

Medita estas palabras, hija mía.

F. Soy muy bruta, todavía no comprendo muchas cosas.

M. Sin embargo la sabiduría que derramo sobre ti no la tienen todos.

Comprendes demasiado bien las cosas que te digo pero no las puedes llevar a cabo plenamente porque eres

pequeñísima. Por eso vengo a ayudarte. Es tan poco lo que te pido, hija. El Rosario.

F. Es que soy un desastre. Además el Rosario me hace acordar al tiempo en que mamá estaba enferma y

después cuando murió. Mucho dolor para esa época. Me trae malos recuerdos. Además nos habían traído una

imagen de María Rosa Mística como la que está conmigo ahora y me trae malos recuerdos. Mamá se estaba

muriendo y no podía ni ver aquella imagen. Malos recuerdos.

M. Sin embargo todo el tiempo Yo te estaba acompañando, hija. Me hice cargo de ti y de todas tus cosas.

Había mucho dolor en tu corazón, pero nunca te abandoné. Como Madre también sufrí, hijita. Pero Mi

Corazón no dejaba de latir de Amor por Mis pequeños, por Mi pequeña.

F. Acá estoy, Madre, reviviendo aquellos momentos en Tu compañía, y te agradezco porque así Tu Amor de

mamá va sanando mi herida de abandono.

M. Es imposible no sufrir ante la pérdida de un ser querido, hija, gracias a Dios todo tiene arreglo en esta

vida, siendo que somos infinitamente amados por Él.

Él me creó, hija, hijos, para ustedes, para que nunca se sientan solos.

Yo siempre estoy con ustedes. Yo soy tu regalo, hija.

Tú puedes presentarme todas tus intenciones particulares cada día con mucho amor y respeto. Yo escucho

tus ruegos.

F. Yo quiero salud para todos aquellos enfermos que me piden oración y me dicen: "Decile a la Virgen que

me ayude".

M. Yo quiero que cada hijo mío se acerque a Mí con suma confianza a pedirme lo que necesita, porque tengo

gracias que derramar sobre cada uno en particular.

F. Yo a varias personas les dije (cuando me dicen: "Rezá por mí, vos que estás más cerca de la Virgen"): "En

vez de pedirme a mí que rece; rezá y pedile vos a la Virgen lo que necesitás".

M. Claro está, hija, que por Gracia de Dios he depositado en ti gracias que no todos tienen, por tu entrega y

porque Dios así lo quiso desde siempre, para que Su proyecto de salvación se cumpla y para Gloria de la

Santísima Trinidad. Esto te obliga a ser muy humilde y estar al servicio de los demás.

Debes ser Luz para las naciones.

F. Es que no me doy cuenta muchas veces de la misión que Dios me dio. Y no me gusta que la gente se

encomiende sólo a mis oraciones y no trate de conocerte más, profundizar la relación Madre - hijo que todos

deben tener. No saben lo que se pierden.

Bueno, yo no tengo otra Madre.

M. Hija, sé todo lo que te gusta. Todo lo que hay en tu corazón. Pero nada debe reemplazar estos momentos

de intimidad.

 

14-03-97

F. Estás reconstruyendo mi casa, Señor, y te doy gracias.

P. "Mi casa". Reconstruyo Mi casa, donde Yo vivo.

 

15-03-97

M. Lo que pasó ayer, ya pasó. Hoy nuevamente te despierto con Mi Amor, te abrazo y te renuevo para que

comiences el día respirando Mi perfume.

¿Tienes algo que contarme, hija, algo que preguntarme?

F. A pesar de que me llegan algunas críticas acerca del mensaje, me alegra saber que a tantas otras

personas les está transformando la vida el Amor que reciben a través del libro. El mismo amor que también yo

recibo como hija.

M. Críticas siempre habrá. Muchos abrazarán el Mensaje como único bálsamo luego de tantas heridas.

F. ¿Y Jesús, el Sagrario, la Confesión, la Comunión? ¿No son el remedio?

M. ¿Pero cómo llegar a los Sacramentos sin una adecuada dosis de "AMOR" que toda alma necesita para

enamorarse de su Dios hecho Sacramento? Allí estará el Mensaje, para derramar todo el Amor de Mi Corazón

Inmaculado, el que es necesario a la miseria humana, el que Dios depositó en Mí cuando puso en Mis manos a

todos los hombres, desde la Cruz.

YO SOY EL PUENTE, SOY EL SAGRARIO VIVIENTE.

Aquel día, comprendí todo: "He ahí a tu hijo". Los pobres pecadores eran "un regalo" del Corazón de Dios

para Mí. Cuánto Amor, cuánta Misericordia. Mi Hijo me entregó la humanidad. Tantos cuidados tuve para con Él,

desde que nació. Cuántos más cuidados debía tener con estos hijos que se me entregaban con total confianza

en una Iglesia que estaba naciendo. ¡Cuánto respeto y delicadeza debía tener para con estos hijos míos que se

confiaban enteramente a Mis cuidados! ¡Con qué prudencia debía apuntalarlos para que no se desanimen! Mi

Hijo era Dios y lo conocía muy bien. Mis otros hijos tan pequeños, eran Mis niños.

Así, hija, se repite, durante la historia de la humanidad. Están Mis hijos que se consagran enteramente a Mí y

viven el Evangelio, y están los otros errantes por el mundo desperdiciando una vida entera de Gracia en el Amor

de Dios.

¿Comprendes hija la importancia de la Consagración a Mi Corazón Inmaculado?

¿No llevaría Yo a cada hijo mío a vivir como Dios quiere?

¿Comprendes hija que desde la CRUZ me convertí en Madre de todos? En el más grande dolor los

engendré, y también en el más grande AMOR.

Cuánto sufro al ver la dureza de los corazones de tantos hijos míos. Tú, chiquitita mía, debes ser la

consoladora de Mi Corazón Inmaculado. Debes poner amor donde no lo hay.

 

17-03-97

F. A propósito de algo que tengo que hacer y no tengo ganas, Mamá María me dijo:

M. ¿No me ocuparía Yo de tus cosas? ¿No soy tu Madre acaso?

F. Me siento mal, siento que soy una fracasada. Cuántas cosas intenté y no me salieron.

M. Yo estoy haciendo tu vida más fructífera.

 

19-03-97

M. ¿Por qué dudas de Mí?

F. Estoy cansada. Hay días que no quiero escribir.

M. Pero si soy Yo la que escribo. No te preocupes, hija. Hay un momento para cada cosa. Hay un momento

para escribir y un momento para no escribir. Yo soy tu Madre.

F. Estoy en aridez.

M. No tengas miedo, hija. Te comprendo muy bien. Esto te hace fuerte. Te obliga a prescindir de algunas

cosas que no son importantes.

F. Conocés bien mi corazón y la pena que tengo. Sos mi Madre. Debe ser que no valoro lo suficiente el DON

de DIOS todavía, como para seguir preocupándome por eso (que sabés bien qué es).

M. Siempre estoy acá, a tu lado, porque soy tu Madre y te amo. Yo me ocupo de tus cosas. Hija mía, Yo soy

tu Madre más allá de todo.

Debes prescindir de todo, menos de Mi Corazón Inmaculado, tu único refugio.

F. Muchas personas quisieran estar en mi lugar, sin embargo para mí esto es bastante difícil. Yo también

tengo que caminar con la Cruz de cada día, como todos los demás. No siempre respiro "cielo" y es por mi

humanidad.

M. Hace falta más entrega.

 

20-03-97

F. ¿Qué querés de mí hoy, Señor?

P. Que te dejes conducir por Mí con docilidad.

F. No entiendo. Hago lo que mi corazón dice.

P. Lo que Yo ofrezco siempre es mejor.

F. Me desperté de la siesta y Jesús me dijo:

J. "Ámame" y despreocúpate de todo lo demás.

F. ¿Cómo querés que te ame?

J. Como sea, como puedas, pero ámame.

F. Entonces me puse a decir muchas veces: "Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío". Sé que a Él le

gusta mucho escuchar eso.

J. Cuanto más me ames, más te colmaré.

F. Hago lo que puedo.

J. Sabés dónde encontrarme y cómo.

F. Jesús. Jesús.

F. Ayer, en la adoración Eucarística, Él me dijo:

J. ¿Quieres ser Mi Esposa?

F. ¡Ya soy Tu esposa!

J. Entonces no esperes más de los demás.

F. Comprendí que Jesús quería decirme que si Yo era Su esposa, por qué esperaba de los demás más de lo

que me pueden dar. Siendo Él mi Esposo, Su deber es ocuparse de mí.

J. ¿No comprendes hija cuánto te amo?

F. Totalmente, no. Me tenías abandonada. Sabes que soy pequeñísima, que me cuesta seguirte.

J. No se trata de "seguirme". Se trata de "dejarte llevar". Debes corresponder a la Gracia recibida.

F. ¿Por qué entonces tanta aridez y desolación? Así no viven los enamorados.

J. Para que aprendas a confiar más en Mí. Olvida el pasado. Aquí estoy.

 

23-03-97

J. Tú eres Mi pequeña. Te lo dije cuando te acercaste a aquel muchacho y te dijo: "Hola, pequeñina".

Tu vida interior es muy valiosa, no la malgastes hablando con quien no debes de ella.

F. Ayer Jesús me dijo que no señale los defectos de mis hermanos. Mi mirada debe ser como la de Él: con

infinita ternura y bondad. Mirar como Él nos mira. Al mirar lo bueno del hermano, todo lo malo desaparece.

Jesús: sos demasiado bueno.

J. YO SOY LA BONDAD MISMA.

F. Y yo tan miserable...

J. Otra vez estás: ¡Que soy así, que tengo tal imperfección, etc.!

F. Jesús, el contraste entre Vos y yo es una realidad.

J. Ese contraste debe llevarte a lanzarte hacia Mí cada vez más, pero no mires tanto tus defectos. Mírame y

dime si hay mayor Amor que el mío.

Tus defectos son un regalo. Son GRACIA PURA, porque ellos te conducen hacia Mi Corazón amante y

desbordante. La mamá quisiera que su pequeñín se quedara siempre chiquitito para que sea su deleite. Por

siempre serás pequeñina y vivirás siempre en Mis brazos. Alimentándote siempre de Mí.

Debes ser buena con todos, hija, siempre.

Tus pedidos son órdenes para Mí.

F. Te pido que cuides al chiquitito que desapareció de su casa y que regrese sano y salvo.

J. Hija, en vez de perder tiempo diciendo: "¡Qué miserable soy, qué pobre soy!", quiero escuchar lo que me

gusta.

F. Jesús, te amo. Jesús, te amo. Jesús, María, os amo, salvad las almas.

F. Jesús, ¿por qué tanto sufrimiento en el pasado?

J. Sufriste mucho, por ser extremadamente débil en tu naturaleza, pero fuerte en Mí porque no me separé de

ti ni un segundo. A través del dolor surgió esta Obra de Amor. A través del dolor salvé a la humanidad.

J. Te preguntas por esas "confusiones" acerca de esta Obra, MI OBRA. Bueno, el demonio te turba, lo que Yo

permito para que cada vez entres más profundamente en Mi Corazón enamorado.

Te lleva a estar más alerta y a orar más. Ninguna de tus "confusiones" arruinará la Obra, no te preocupes.

Nada arruinará MI OBRA.

Sé tú misma en cada momento. Yo te guío.

F. Jesús: a "X" no le quiero mucho.

J. Yo voy a hacer que le quieras.

 

24-03-97

J. No tengas miedo, hija. Yo te colmaré de Mis bienes celestiales y terrenales para progreso de tu alma.

F. Respecto a un curso que quiero hacer, Jesús me dijo:

J. No tengas miedo. Yo te guío.

F. Acá estoy Jesús para escribir.

J. Acá estoy para escucharte.

F. Sabés lo que mi corazón desea.

J. Lo que tú deseas, Yo deseo.

Porque necesito de tu tiempo, te digo que sí. Que hagas lo que tienes que hacer. Cuando vuelvas a Mí cada

día, será más valioso nuestro encuentro. Con más fuerza. Hay energías que deben ser canalizadas

correctamente.

Cuando eras una niña jugabas tranquilamente sin preocuparte porque estaba tu mamá que se ocupaba de

vestirte, de alimentarte, de comprarte lo necesario para el colegio, y cuántas cosas más hacía ella por ti. Hoy

me tienes a Mí, y Yo puedo hacer grandes cosas por ti, hija.

F. Jesús, mi mamá era mi mamá.

Yo la tenía todo el día y nací y me crié con ella. Con Vos es diferente. Hay que mantener la Fe muy alta para

confiar y abandonarse a Tu Voluntad. Más aún cuando las circunstancias se tornan difíciles, ¿no te parece?

J. Por eso, hija, es que tengo para ti cuidados especiales, para que cumplas tu misión. El talento no debe ser

enterrado. Que cuando Yo venga a buscarte me digas: "Mira Tu Obra, es mi regalo para Ti".

F. ¿Y qué tiene que ver todo esto con el curso de computación que quiero hacer?

J. Debes alabarme por lo INCREADO y también por lo creado. Así amarás más a tus hermanos. Verás hija

que todo fue creado para ti por Mí.

Todo fue creado para ti y es un regalo de Mi Corazón. Para comprender esto es necesario ser "pequeñísima".

Dejarse amar. Dejarse amar.

F. Cuánta renuncia Jesús por el "Reino".

J. El que encuentra "la perla", vende todo para comprarla.

J. Santo no es el que hace milagros. Santo es aquél que hace la Voluntad de Dios.

F. Estaba preguntando a Jesús acerca de la confesión:

J. Es preferible la confesión una vez al mes.

No tengas miedo de venir a Mí, derramo tantas gracias en este sacramento...

 

28-03-97

J. Deja que me ocupe de cada uno. Tú no quieras ocuparte de lo que me corresponde.

No tengas miedo de agradarme o desagradarme. Colócate siempre por encima de esto. Aspira siempre a

más amor hacia Mí. Yo sé consolarte en tus desventuras y desilusiones.

Esa situación que viviste te acercó más a Mí, a Mi Corazón, y ellos no lo advirtieron.

"X" te muestra lo que no te gusta con su propia vida. Esto también te obliga, te lleva, a refugiarte más en Mí,

porque sabes dónde está tu refugio, no porque seas mejor, sino porque me conoces mejor. Entonces vienes a

Mí, Yo soy tu Paz.

Puedes sentir la diferencia entre el pecado y el estado de Gracia. Esto ES UNA REALIDAD, aunque a los

ojos de muchos no se muestre, no se vea.

Yo te preservo hija de ambientes con olor a pecado, porque Yo mismo me he encargado de hermosearte.

Está el que viene a Mí para calmar su conciencia, pero vuelve al pecado.

Está aquél, más grato a Mis ojos, que viene a Mí con confianza y se arroja en Mi Infinita Misericordia para

que Yo lo transforme. Y esto exige una total renuncia y abandono. Exige desprendimiento. Exige dolor, el que se

transforma después en "verdadera alegría", la que viene de Mí, de Mi Corazón enamorado.

Yo quiero hermosear a Mis criaturas pero ellas no quieren. Para esto ha sido Mi sacrificio. Quiero

blanquearlas... ¡Hija mía, hija mía!

Tengo tanto para darles...

J. La Virgen María no envejeció, se transformó.

Áng. Yo, tu ángel, te digo: DIOS demostrará que toda vida viene de Él y permanece en Él, y por Él.

J. No temas hija al qué dirán acerca de todas estas cosas que te digo. Brotan de DIOS, de Su Eterna e

Infinita Sabiduría. Tú sabes muchas cosas que te revelo, incluso muchas no están escritas todavía. Cuando

llegue el tiempo escribirás. Muchos no entenderán, pero otros sí.

La felicidad no está en este mundo a pesar de que Yo mismo lo creé.

La felicidad está dentro de ti, donde Yo vivo, donde YO QUIERO VIVIR. Mi pesebre. Tú eres Mi pesebre. Y

la historia se repite: donde hallo un alma pequeñísima, pobrísima, allí hago Mi morada, Mi "casita"; como la de

Nazaret, sencilla, humilde, donde también vivía Mi Madre, tu Madre.

Entonces deja que Yo arregle "Mi casita" como a Mí me guste. No necesito demasiado. ¿Comprendes?

Ciertamente que sí. Como era Mi casita de Nazaret, así debes ser tú: poco para que se mantenga y mucho

lugar para el Amor.

No temas hija mía al qué dirán cómo Yo te hablo. Te hablo como quiero, a tu medida.

Tú escribes para Mí y para todas las almas pequeñísimas.

J. Cuanto más quieras hacer por ti misma lo que me corresponde hacer, más se dañará tu salud física.

J. No te preocupes, hija. ¿No está acá tu Maestro? Ya sé, otra vez tienes miedo a que te miren y hablen. Sé

cómo quieres ser, pero cuanto menos pienses en eso, mejor.

 

01-04-97

J. Comparte Conmigo tus penas y tus alegrías.

Sí, Ella te visitará.

Reza todos los días el Rosario ofreciendo por los pecadores. Pero no desesperes, ellos se convertirán.

F. ¿Voy a sufrir?

J. Vas a querer ir al cielo. No te preocupes. Ella te está preparando hace mucho tiempo. ¿Confías en Mí? Di

que sí.

F. Sí, Jesús.

J. Entonces ningún temor.

 

02-04-97

J. Tú no sabes hija lo que te tengo preparado.

F. No, no sé, por eso te pido lo que a mí me parece importante.

J. ¿Y las almas? Tráeme almas.

F. ¿Cómo te traigo almas?

J. Con tu sacrificio. El Sacrificio de ti misma.

HACER LO QUE YO QUIERO, no lo que tú quieres.

Tráeme almas y Yo me ocupo de lo demás.

(Pausa - silencio)

J. Atiende, hija mía: si supieras los méritos que tienen estos momentos en que sólo estás Conmigo, me los

dedicas solamente a Mí: tu Amado. Dejas todo y vienes a Mí, y estás Conmigo. ¿Comprendes? Pequeñina... Es

incalculable. Es infinito el Amor que derramo. Así te anticipas al Cielo. Compartes Conmigo Mi Gloria, ¿y quieres

más?

F. ¡No, moriré!

J. Tengo sed de almas, que me amen.

Mi Madre se fue consumiendo en Amor hasta que subió al Cielo. (Se refiere a los años que vivió después de

la Resurrección de Cristo).

Así debe ser tu vida, hija, hasta nuestro encuentro definitivo.

 

03-04-97

M. No tengas miedo, hija, te he estado preparando para este momento desde hace mucho tiempo. Debes ser

muy humilde frente a los demás y colaborar mucho para la salvación de todos. Has respondido a Mi llamado

Maternal con mucho fervor.

 

04-04-97

Áng. En Dios, todo es realizable. Tu solo deseo que late al unísono con el deseo de Dios, pone en marcha la

ACCIÓN.

Porque somos uno en Él. Él quiso la Tierra, y la Tierra se hizo. "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre

nosotros".

La Voluntad de Dios siempre se cumple en aquél que lo desea. El motor es el Amor. En los otros (se refiere

a los que niegan a Dios con palabras y con obras) se cumple la propia condenación, porque fuera de Dios no

somos nada. No digo somos "algo", digo que somos "nada".

La Armonía de Dios es infinita. Él desea destaparles los ojos para que "VEAN", porque vio que todo lo que

creó fue bueno. Su hijo el hombre fue hecho para admirar la Obra de Sus Manos. ¡Oh!, el hombre no sabe el

poder que tiene sobre el Corazón de Dios. ¡Ustedes son hijos!

"Que todos sean UNO", dijo Él, y así será, porque es el deseo expresado de un HIJO hacia su Padre.

También Él está creando en ti constantemente. Cuantas veces quieres cambiar de lugar los muebles, otros

quieren cambiar el peinado. El deseo del Creador de crear, está en Sus hijos. Como el Padre trabaja, el Hijo

también trabaja. La Obra de la Creación es tan hermosa y aún no termina. ¿Quieres seguirla?

El Señor ha puesto muchos deseos en tu corazón, que son buenos, que son realizables. Para el mundo:

locura, para Dios TODO ES POSIBLE.

Por eso la preocupación no debe existir en tu corazón. Todo lo que tú deseas de bueno para ti y para los

otros: ÉL LO DESEA.

El mundo no está en armonía porque no desea lo que Él quiere. Tú ya no perteneces a este mundo, aunque

permaneces en él, por eso puedes sintonizar con el Corazón de tu Padre.

Te explico todas estas cosas para que comprendas que el hombre no imagina lo que DIOS tiene preparado

para los que lo aman. Aquí en la tierra ÉL debe adaptarse a vuestra pequeñez, y lo que veis es sólo un destello.

A ti te parece mucho, sin embargo es tan poco...

Te admiras como un niño con su juguete nuevo.

La Obra de Dios en las almas es infinita y goza Él en crear.

F. Sería como dice el Evangelio: "Si no renaces del Agua y del Espíritu, no podrás entrar al Reino".

J. Tráeme almas hija y Yo las transformaré en piedras preciosas para la corona de Mi Madre.

¿Qué otra cosa puedes hacer sino Amarme y traerme almas?

P. Recibe hija con agrado lo que te doy.

Con mucho agrado.

F. Gracias Dios por lo que me vas a dar.

Dios, yo quiero tener muchas cosas, como mi casita y también las cosas que van dentro de la casita.

P. Yo voy a demostrar que el que me sirve recibe el ciento por uno.

F. Dios, Vos me diste la posibilidad de servirte y yo solamente dije "sí".

P. A muchos doy esa posibilidad, son pocos los que realmente se entregan. Éstos son los que disfrutan ya en

esta tierra, de Mi Reino.

M. Vas a estudiar a causa de los mensajes.

F. Esto me había dicho mi Madre hace dos o tres meses. Ahora estoy estudiando, aunque no entiendo

totalmente por qué. El tiempo dirá.

 

07-04-97

P. Hija mía, escribe para Mí y no mires a los demás.

Confía en Mí. Te pido más intimidad y no tanta distracción. Si te quedas sola debes saber que Yo jamás te

abandono.

F. A causa de la Verdad, soy un estorbo para algunos. Soy espejo para otros. Esto provoca reacciones.

P. Yo permito las reacciones en las almas. Los frutos son para Mí y para Mi Gloria. ¿Quieres la Gloria de tu

Padre?, ¿o quieres tu gloria?

F. Conocés bien mi corazón. Sabés que no quiero mi gloria.

P. Entonces, ¿a qué viene preocuparse por lo que otra persona piense de ti? Yo te conozco y te protejo.

La opinión de los demás queda fuera. Sabes a través de quién actúo porque Mi Gracia fluye y donde no

encuentra eco, vuelve hacia ti. ¿Lo comprobaste ya?

F. Varias veces. Es una sensación de repulsión hacia los corazones que están podridos, donde no hay buena

voluntad. Como si el alma de la persona se transparentara.

P. Tú no tienes una visión total de las almas, lo que Yo permito que veas de ellas es para que compruebes el

contraste entre un alma en estado de Gracia y un alma que complace al demonio persistiendo voluntariamente

en el estado de pecado. Aquellas almas irradian LUZ. Es una luz que tú, todavía, no puedes contemplar

cabalmente. Estas otras almas despiden olor nauseabundo, y tú tampoco puedes percibirlo totalmente: morirías de espanto. Pero Yo, DIOS, te dejo arbitrariamente, a merced de unas y de otras, para que me alabes por las primeras y reces por las segundas.

F. Estoy pidiendo a santa Bernardette intercesión por los pecadores. Ella me dice:

S.B. Sé más humilde. No te mezcles con tanta gente y conserva celosamente todas las rosas (gracias) que la

Señora te ha regalado. Ella te ha beneficiado mucho y tú debes corresponderle según Su Bondad. Ella te ama

mucho, eres Su pequeñísima y yo también oro incesantemente por ti.

Puedo ser tu ángel desde hoy si lo deseas.

F. Sí, quiero, te acepto.

Mi Madre me dijo que si estaba dispuesta a sufrir todo lo que vendría a causa del Mensaje: soledad,

abandono, incomprensión, etc. Voy a necesitar que desde el Cielo reces mucho por mí.

S.B. No existe: "Allá el cielo, acá la tierra", tal división no existe para el de buena voluntad. El Cielo está

dentro de ti. Yo estoy contigo, los ángeles, los santos, todos estamos contigo. Es que Dios me pidió que fuera tu

amiga. ¿Puedes percibir mi voz?

F. Sí, es muy dulce. No es como la mía. Parece la voz de una niña.

S.B. Así era mi voz, cuando vivía en la tierra. Así es ahora. Yo hablo de ti con mi Madre. Ella tiene una misión

especial para ti, por eso debes ser muy humilde.

F. ¿Creés que no soy tan humilde?

S.B. Tendrás que serlo más.

F. ¿Esto es lo que se llama "Comunión de los Santos"? Porque estoy dialogando con una persona difunta.

S.B. Claro. Los Santos podemos proteger, por voluntad de Dios, especialmente a algunas personas que

están peregrinando en la tierra.

Tú eres grande a los ojos de Dios. La Corte Celestial protege a los servidores de Dios. Cuando ya cumplen

con su misión en la tierra vienen al Cielo y son felices acá. Todos estamos esperando vuestra venida. Hay

muchos pequeñísimos que esperan que vengan.

 

08-04-97

F. Tengo que ir al correo.

M. ¿Qué es mejor que estar con tu Madre?

Todo puedes conseguir de tu Madre.

F. Quiero Paz, estoy un poco preocupada.

Madre: sos mi descanso. Luego arranco de nuevo y mejor.

Madre, si pudiera confiar más en Vos...

M. Cómo no voy a ayudarte, hija. ¿A qué vienen esas dudas en tu corazón?

Yo soy tu Madre y no quiero reemplazos. ¿Por qué no me pides ayuda cuando estás necesitada?

Yo te conozco muy bien, sé lo que necesitas pero me gusta que me pidas. No tengas miedo de pedirme lo

que sea. Me gusta complacerte.

F. También, el día que hablé con Bernardette, me dijo que la medalla era muy hermosa y repetía muy

suavemente: "Yo soy de María, Yo soy de María"...

 

09-04-97

J. Hija mía, quiero que me adores en el Santísimo Sacramento esta tarde. Derramaré sobre ti abundantes

gracias. Ven a Mí, hijita, ven a beber de esta fuente inagotable de bendiciones.

Hija mía de Mi Corazón, si tú supieras cuántas gracias tengo para derramar en las almas, en este

Tabernáculo de Amor. Es la "cajita del Tesoro". ¿Te acuerdas cuando eras niña y armaste tu cajita del Tesoro?

¿Te acuerdas?

F. Sí, me acuerdo que en el colegio nos pedían que armemos cada una, una cajita del tesoro: adentro había

brillantina, plasticola, papelitos de colores, etc.

J. ¿No quieres venir a Mí como cuando eras niña, y jugar Conmigo? Yo tengo "MUCHOS TESOROS" dentro

de Mi Corazón para regalarte.

Yo jugaba contigo, hija, como lo hago ahora. Eres más niña que entonces.

F. ¿Por qué, Jesús?

J. Porque dependes totalmente de Mí.

¡Oh! Hija, si tú supieras el paraíso que significa para Mí jugar con los niños. Estos son Mi delicia, Mi alegría.

F. ¿Entonces al Sagrario le puedo llamar "LA CAJITA DEL TESORO"?

J. ¡Claro que sí!, me gusta ese nombre.

F. Estaba pidiendo a Jesús una cosa (de orden material).

J. Yo puedo darte mucho más de lo que deseas.

Confía en Mí, hija.

 

10-04-97

F. Estaba pensando en una situación que me pareció adversa. Pido ayuda al Espíritu Santo. Comienzo a

orar.

P. No te preocupes, hija, todo es obra de Mis manos.

Tantas atenciones tengo para contigo, hija mía...

F. ¿Por qué, lo de anoche?

P. Para que saques toda la bronca de tu corazón. Luego Yo proveo de lo necesario para el alma y para el

cuerpo. ¿No soy TU PADRE? Yo te he conquistado, te he rescatado. Te he entregado Mi Corazón y quiero el

tuyo. ¿Comprendes?

F. Padre, qué grande sos y qué pequeña soy. Me das las Sabiduría suficiente para comprender Tu designio

salvador sobre mi vida y el Amor que derramas sobre Tus hijos, sobre la obra de Tus manos.

P. Yo te elegí por tu pequeñez, siendo que muchos de Mis servidores han desperdiciado los dones que Yo les

concedí.

Mi pueblo debe enderezar su conducta.

Yo pongo Mi Espíritu sobre quien me parece. Tú eres elegida. No tienes algo que sea tuyo. Todo es mío y a

Mí volverá.

Tú eres Mi pequeña y siempre lo serás.

Fue necesario el dolor para que sepas que YO SOY.

F. Abro la Biblia al azar y leo Isaías 43, 10-13.

Por la tarde, mientras rezo el Rosario:

M. Vas a escribir mucho sobre Mí.

 

11-04-97

M. Hoy quiero que reces por los enfermos y para que los planes de Dios sobre ustedes se realicen.

No temas, hija mía, no te defraudaré. Comienza ahora.

Hoy derramaré abundantes gracias para quienes recen el Santo Rosario pidiendo por los enfermos.

F. Ayer, cerca de las tres de la tarde, Jesús me dijo:

J. Tráeme a los pecadores del mundo cada día a Mi Presencia. Hija, no sabes cuánto me gusta este acto:

"que te acuerdes de tus hermanos que están hundidos en el fango del pecado". Recurre a esta FUENTE de

Misericordia que es Mi Costado abierto por la lanza. Recurre a Mí cuando necesites.

 

12-04-97

J. Yo voy a demostrar cómo DIOS se complace en honrar a los que de veras le sirven, en Justicia, en

Santidad.

¿Quién podrá decirme cómo debo tratar a Mis hijos? Yo puedo coronar a aquél que me plazca.

 

14-04-97

J. Todo forma parte de tu misión. Cada hecho de tu vida por más insignificante que parezca, te prepara para

el futuro, en el cual Yo también estaré. Siempre estaré.

 

15-04-97

P. Vas a recibir mucho porque entregaste mucho. El ciento por uno.

¿Crees que me olvidé de aquellos momentos en que me entregaste lo que más querías?

Ahora tu futuro está en Mis manos y lo que me entregaste ya no existe.

F. Pero no confío en este momento en lo que me decís. Muy lindas palabras. Estoy en una nube negra sin

poder confiar.

¿Hasta cuándo me vas a tener en esta inseguridad?

 

16-04-97

F. Estaba pensando en una situación vivida que me provocó una gran desconfianza. Como si Jesús no

estuviera, como si se hubiese borrado de golpe. Él me dijo:

J. No temas, hija mía, no te pasará nada. Vive en Mi Corazón siempre.

M. Lee en el libro de tu vida, no en otros libros.

F. A propósito de esto, Mamá María me recomienda no leer otros libros, no perder tiempo sino mirar y

reflexionar sobre mi vida y sobre lo que Dios hace y quiere hacer en mí. Así voy a cumplir bien mi misión.

F. Estaba pensando, mejor dicho se me vino a la memoria, los momentos de soledad que pasé y que

agarraba mi diario y escribía, oraba.

Tenía traspasado el corazón, por aquellas situaciones que Dios permitió que viviera y sólo Él sabe cuánto me

hirieron. Sin saber, sin buscar estaba compartiendo la agonía de Cristo en Su Pasión dolorosa.

Él me consolaba con hermosas palabras. Así nació el libro "Una Experiencia Concreta de Crecimiento

Espiritual", fruto del DOLOR AMOR. Pienso también en tantas almas pequeñísimas que sufren hoy día por el

pecado en el mundo (inocentes), rezo por ellas para que entren todas en el Corazón de Jesús; que no se pierda

ninguna. También rezo por mis hermanos que no conocen al Amor y están contaminando el mundo. Ellos son

muy amados por Jesús, entonces es mi deber amarlos también.

Yo soy más pobre que una rata y si me hubieran propuesto sufrir para que nazca esta obra no hubiera

aceptado ni loca. Pero las cosas se fueron dando de una manera que sólo Dios sabe y puede hacer. Fui

llevando mi Cruz con tal ayuda de Jesús, que no lo hubiera hecho sola jamás. Recuerdo cuando Jesús me dijo

una vez: "Los más débiles, los más chiquititos, son los que más sufren por el pecado que hay en el mundo". Me

lo decía a mí frente a tanta debilidad de mi naturaleza.

Ruego a Mamá María que sostenga a todos los que sufren. Sin el "REFUGIO" de Su Corazón estaría

perdida.

P. Fue necesario tanto dolor para redimir al mundo.

F. Yo, con mi vida, puedo afirmar que se cumplió lo que una vez Mamá María dijo: "Al final Mi Corazón

Inmaculado triunfará", o como dice el Evangelio: "El que persevere hasta el fin se salvará".

Mamá María, en este 16 te ruego por toda la humanidad, por todos Tus hijos, que no se pierda ni uno.

Hoy es 16: conmemoración de Nuestra Señora de Itatí. Estoy mirando el árbol grande que da a la ventana de

mi pieza, donde una vez vi parada a la Virgen (de Itatí); es la única parte del árbol que está llena de flores.

Gracias Mamá por este regalito. Sé que las flores son para mí.

Gracias por decirme que esas flores somos nosotros, que formamos una corona hermosa, ¡porque sos

nuestra Reina!

Por eso Mamá en este día quiero decirte que te quiero mucho y quiero pedirte la gracia de perdonar a Dios

por permitir que sufriera mucho, y perdonar a aquellas personas que sabés quiénes son. Gracias por la gracia

del perdón. Me quedo en Tu Corazón. Chau.

 

18-04-97

J. Hija mía, ¿te falta confianza en Mí? ¿Te falta Fe?

F. Siento la mente muy cansada y me está costando concentrarme en la lectura de portugués que tengo que

hacer para hoy.

J. Yo soy el dueño del estudio que estás haciendo.

El niño crece sin esforzarse, naturalmente. Tu mente está cansada porque no haces lo que Yo te digo.

F. Tengo miedo al fracaso. Además, si estoy pagando el curso tengo que estudiar.

J. El cansancio viene de Mí para que dejes todo en Mis manos y aprendas una lección: no hace falta saltar

tiempos de acción. Naturalmente se debe dar el crecimiento. Las trabas para éste las quito Yo. Debes ser niña

en Mis brazos. Debes venir a Mí siempre, en las dificultades. Yo te enseño. Apurar los tiempos no sirve. El

Amor sirve, y Yo soy el Amor.

Quieres aprender idiomas. Yo te autoricé. Pero no debe ser a tu manera, debe ser como Yo quiero.

F. Mi mamá era muy exigente con nosotros en el colegio, no soportaba que hagamos nada mal. Así me

educaron y hasta ahora me manejo con este esquema.

J. Claro, hija, tu mamá te transmitió el miedo al fracaso.

El ritmo de crecimiento debe darse en cada uno naturalmente, según el Plan de Dios, y tú quedaste marcada

por aquellas experiencias.

F. Claro, mi mamá no era como Vos.

J. Por eso vengo a salvarte. Yo quiebro toda estructura. Yo hago todo nuevo, si así lo deseo.

No debes temer al fracaso. Éste no existe para Mí. Sólo existe la experiencia de lo vivido y el Amor que

derramo sobre Mis criaturas para que éstas me conozcan y alaben a Mi Padre que está en el Cielo.

Deja que Yo te conduzca de la mano. Yo conozco tus necesidades. No apresures los tiempos.

F. Gracias Jesús por liberarme.

J. Tu vida debe ser un paraíso. Lejos de Mi Corazón no lo vas a encontrar. Tu vida debe reflejar la Paz de Mi

Corazón. Los esfuerzos agotadores no te conducen a Mi Corazón. Te conducen al desorden. Hay un ritmo

natural de crecimiento en la Creación de Dios. El hombre por el pecado alteró el orden natural fundado por

DIOS CREADOR.

F. Sí, mi mamá por apurada me hizo entrar a los 5 años a primer grado y después tuve problemas en el

aprendizaje, sobre todo con los números. Como mamá era maestra, acabó dándose cuenta del error.

J. Tú estás naciendo nuevamente en Mí, constantemente. Para ti, como para el niño, no existe el tiempo. Yo

me recreo en ti gustosamente y vuelvo a vivir las etapas de Mi vida gustoso.

Deja que Yo te enseñe lo que debes saber "ahora", el después también me pertenece.

¿Comprendes entonces que la "muerte" es solamente un PASAR serenamente a la vida definitiva, luego de

un caminar sobre esta tierra de Mi mano?

EL RITMO DEL CRECIMIENTO me pertenece, en todos los órdenes.

De ahí que por Mi Infinita Misericordia, tú debes ser misericordiosa con los otros. Significa: COMPRENSIÓN,

NO JUZGAR.

Por eso Yo voy sacando las "piedras" que impiden tu crecimiento. ¿Comprendes?

F. Claro que comprendo. Esas piedras significan algunas personas que alejaste de mi lado y te agradezco.

J. Estamos en tiempo de cosecha y Yo separo el trigo de la cizaña.

Cuanto más te entregues a Mí, mejor será tu rendimiento.

Quiero demostrar al mundo que Yo salvo la naturaleza humana, obra de Amor salida de manos de Mi Padre.

No temas hija mía al que dirán: tú has nacido nuevamente en Mí.

F. No me gusta que me interrumpan cuando estoy escribiendo.

J. ¿Y de qué te preocupas si soy YO el que escribo? De todas maneras te daré confianza para que retomes

tranquilamente la escritura.

F. Entonces, con todo lo que me dijiste antes, resumo que "todo llega a su tiempo". ¡Qué enseñanza!

J. Es Mi Sabiduría la que te enseña. La que te traerá grandes satisfacciones.

Tú escribes para Mí, para Mi Obra Salvadora. Y todo esto va a volver a Mí "centuplicado". Lleno de espigas

repletas de frutos de santidad, porque Yo quiero que la humanidad vuelva a ser como Mi Padre la pensó. Todo

lo que Él hizo fue muy bueno, y así volverá a ser.

F. ¿Estás anunciando "Cielos nuevos y tierra nueva"?

J. Todo se cumplirá. Yo he orado por ustedes antes de padecer y Mi Padre oye Mi oración en el "no tiempo".

La prueba del mundo terminará pronto y tú estarás entre Mis elegidos. Los que hayan querido pertenecer a

este mundo no conocerán el cielo nuevo y la tierra nueva. En favor de Mis elegidos, Yo renovaré todo. Mi

Misericordia nuevamente triunfará.

No tengan miedo de venir a Mí, hijitos. Si supieran los tesoros que tengo para dar...

 

19-04-97

J. El apuro no te conduce a nada.

F. Es cierto que muchas veces es como que quiero ganarle al tiempo.

J. Yo te estoy transformando.

F. Por eso me canso sin necesidad.

J. El cansancio también algunas veces es necesario para hacer un alto y comenzar nuevamente.

No temas al cansancio. ¿No sientes cuando estás cansada, que Yo te cargo en Mis brazos y te doy nueva

vida? ¿No sientes Mis mimos en esos momentos?

¿No soy Yo tu descanso?

¿Puedes comprender cuánto te amo? ¿Habría de preocuparte algo si comprendieras tan grande amor?

F. Soy "pequeñísima". Nunca voy a comprender totalmente.

J. Pero Yo te doy cada vez más amor, a medida que aumenta tu capacidad, según Mis designios.

F. Jesús, estoy cansada.

 

20-04-97

M. Yo vendré muy pronto a buscarte.

F. No entiendo.

M. Para que vayas Conmigo al Cielo.

F. Sigo sin entender. ¿Y mis hijos?

M. Tus hijos no nacerán todavía.

J. Escribe hija y no tengas miedo.

No se turbe tu corazón. Sé lo que estás pensando. El demonio está furioso y quiere turbarte, pero Yo pongo

el límite.

No tengas miedo, hija. Yo te cuidaré.

¿Comprendes bien?

F. Mamá María, te necesito mucho, mucho.

M. Y Yo a ti.

F. Bernardette, rezá por mí. Tengo que ser más buena, más pequeñísima.

Me falta Fe, Esperanza y Caridad. Otra vez estoy dudando de muchas cosas. Yo solamente quiero ser mejor.

Decile a la Virgencita que me ayude.

B. Eres buena, pero debes dar más Gloria a Dios todavía, con tu vida.

J. ¿Comprendes hija cuánto te amo?

F. Me decís siempre lo mismo y nunca termino de comprender.

J. Deja que YO te arregle el cabello.

F. Me lo corté yo sola y me hice un desastre.

J. No te preocupes por nada, hija.

 

21-04-97

J. Yo te amo hija con todo el Corazón y te conduzco.

Recibe el Espíritu Santo, hija.

F. Ya lo recibí en mi Bautismo.

J. El día de tu Bautismo no entendiste nada de lo que pasó.

Hoy sí entiendes. Para Mí no existe el tiempo. Te veo niña siempre.

 

22-04-97

J. Hija, no pienses en lo que vendrá. Piensa en Mi Corazón desbordante de Amor para todos. El Gran Día del

Señor está cerca. Día de alegría para algunos. No temas nada. Ustedes están salvos.

¿Crees que no terminaré Mi Obra, la voy a dejar a medias? Tienen mucho que hacer todavía. Cada uno

cumplirá con lo que Dios le encomendó.

F. Pero hay tantos mensajes por ahí, que va a pasar esto o aquello. Cosas terribles. ¿A quién creemos?

J. Yo soy la Vida, y no hay peor catástrofe que la muerte del alma.

El que está vivo, vivirá para siempre. Los que están muertos que despierten ahora, porque queda poco

tiempo.

F. Me cuesta mucho escribir. No tengo ganas. Jesús me pide que escriba.

J. Soy Jesús de Nazaret.

F. Estoy entrando en un desierto. Comienzan otra vez las dudas, la desolación, el desgano para escribir.

Frente a mi duda, Él me contesta: "Soy Jesús de Nazaret".

Siento una gran oscuridad en mi vida. Sólo Dios me sacará de esto.

(Al rato)

J. ¿Crees que porque no escribes te voy a abandonar? Tengo que ser muy paciente contigo. Y me agrada

serlo porque conozco tu debilidad y la amo.

¿Te ayudo con tu estudio?

F. Sí, necesito ayuda.

 

23-04-97

J. Comienza un nuevo día en Mis brazos, hija querida.

Estás en una etapa de sanación, hija, por eso te sientes así, como perdida.

No te preocupes. Yo hago todo nuevo.

No tengas miedo de vivir hija intensamente cada instante de tu vida. Hagas lo que hagas Yo estaré contigo.

¿Sabes que puedo acompañarte toda la vida? ¿Quieres?

J. Debes ser tú misma siempre. Ante el miedo Yo me impongo, pero no desesperes si no me ves, si no me

oyes. Entonces el miedo desaparece. ¿Te gusta, te parece bien?

No tengas miedo de escribir aunque no entiendas muchas veces lo que escribes.

F. Si hubiese sabido lo que me esperaba con esta misión, no creo que hubiera aceptado. Se sufre mucho.

J. Porque no pensaste cuando Mi Madre te invitó a escribir, es que me volqué hacia ti, hijita. Estabas

desprogramada, como toda niña, por eso dijiste "Sí". Pero Yo te conduzco.

No tengas miedo de amar, de amarme. Yo estoy en tu corazón.

F. ¿Estos escritos son para las generaciones venideras?

J. Son para todo hombre de buena voluntad.

F. La purificación me duele mucho.

J. Está apaciguada por Mi Amor.

F. Prepáranos para la misión de La Plata.

J. La misión a la Plata ya está resuelta. Te estuve preparando sin que te dieras cuenta.

Me gustaría que me contaras todo.

F. Jesús, hace dos días que no rezo el Rosario, no sé que me pasa.

J. Comenzamos de nuevo.

La Paz, recupera la Paz primero. Serénate y luego comenzamos.

F. Tengo que contestar las cartas y estoy cansada.

J. Una por día.

J. El crecimiento espiritual duele, pero es el regalo que hago a aquellas almas destinadas a recibir la corona

de Gloria en el Cielo por el dolor y el ofrecimiento.

Cuando me dijiste "Sí" no sabías que ibas a sufrir. Pero debe ser así porque el Premio vale la pena. Como el

corredor: hace muchos sacrificios para ganar la carrera. Tú debes ser así. La Vida es una conquista de todos

los días. Tú no debes luchar como los otros. Cada uno tiene su medida. Doy de acuerdo a la debilidad. No te

compares. Sigue la senda marcada por Aquella que te arrojó en Mis brazos: la del abandono y de la Fe.

¿Comprendes hija cuánto te amo? ¿Cuánto deseo que brilles para toda la eternidad?

F. ¡Tengo tanto que aprender todavía!

J. Tu testimonio servirá a mucha gente.

F. ¿Por qué Jesús elegiste esta manera de manifestarte; así: a través de locuciones?

J. Es el método más seguro y eficaz. Con el tiempo comprenderás. Yo soy la Fuente, y la fuente está en tu

corazón.

El desmenuzar de tu vida en estos escritos es lo que más me gusta y llega directamente al corazón de Mis

hijos.

F. Tengo todavía tanta vanidad.

J. Yo te quiero así.

 

25-04-97

F. Dios, no tengo un lugar tranquilo, cómodo para escribir. Me estoy hartando de buscar un rincón siempre

donde ubicarme.

P. Yo te doy uno.

¡Cuánto te necesito hija para esta obra! Si supieras... Yo quiero hacer Mi obra con ustedes.

Te concedí unos días de descanso, para retomar el trabajo.

F. No tengo ganas de escribir.

P. Estás escribiendo.

F. Bueno, en realidad estos escritos me parecen tan tontos...

P. No temas, hija, escribes lo que Yo quiero.

Reaccionas como Yo quiero, y esto ¿te pone contenta?

F. Muchas veces me desconcierta.

P. Por eso es tan importante que te muestres siempre como realmente eres.

F. Hay tantas cosas que quisiera hacer pero no puedo. Además no tengo tiempo. Soy movediza y me cuesta

quedarme quieta para escribir.

P. Es parte de tu crecimiento. Eres niña.

F. Ayer me visitaste y me llevaste dentro. A la tarde, me anticipaste nuestro encuentro. También estaba R. Le

diste mucho amor. Lo necesita.

¡Qué hermoso fue eso! ¡Qué Paz!

P. Es un VERDADERO MISTERIO. Subes y bajas cuando Yo quiero. Es sólo un paso.

F. Dios, tengo la cabeza llena de ideas y preocupaciones. Tengo ganas de hacer muchas cosas.

P. Es parte de tu niñez. Pero Yo cuido Mi Obra y Mi niña.

F. En realidad no son cosas muy importantes las que quiero. Frente a tanta Grandeza, son una

insignificancia.

Estoy aprendiendo a caminar, y a diferenciar lo que es bueno de lo que no es.

P. Todo es bueno en tu caminar.

Aprende a elevarte cada vez más, por encima de las cosas que te mantienen pegada a esta tierra.

F. Las preocupaciones: me preocupo por idioteces.

P. Es parte del crecimiento. Es la manera. Es para que guíes a tus hermanos.

 

26-04-97

F. Pensaba en una persona. Mejor dicho, aparecía su imagen en mi mente con insistencia.

P. Ella tendrá que aprender a amar, y saber que el amor no se compra. Que Yo, DIOS, soy el que pongo

orden y el que dispongo de los acontecimientos. Hago Mi intervención y derrumbo toda muralla de soberbia, y

elevo al humilde.

Estos son Mis preferidos, los humildes, así Yo puedo derramar Mis tesoros a granel y colmarlos. Pero a los

soberbios Yo demuestro que solamente YO SOY.

Quien quiera conducir su vida la perderá. Quien quiera que Yo lo conduzca salvará su vida.

Hija mía, verás la caída de muchos "fuertes". Reza por ellos.

Quisiera que todos me amen porque soy Padre. Soy salvador.

No trates de mezclarte con personas que no viven tu espiritualidad. Deja que Yo te rodee con aquellas

personas que ayudarán a tu santificación. No busques compañías que tienen el corazón puesto en cosas de

este mundo. No pretendas ser condescendiente con todos. Tu corazón avisa cuando es un ladrón, pues Yo

habito tu corazón. Sé obediente y andarás mejor.

F. Tengo miedo al rechazo.

Pienso en "X" y tengo miedo que sea la "manzana podrida".

P. No te preocupes, hija. YO PONGO LAS COSAS EN SU LUGAR (Salmo 127, 1-2).

M. Vive en Mi Corazón y verás Mis maravillas.

¿Comprendes Mi Amor, hija querida de Mi Corazón Inmaculado?

F. Yo te quiero mucho, Madre, y te necesito mucho también.

 

28-04-97

F. Acá estoy, Señor, medio desilusionada de algunas cosas que no son como creía. Estoy cansada, Señor, y

necesito Tu ayuda. Quiero ver Tu victoria sobre los acontecimientos.

J. Yo sufro con vos, hija. Yo le voy a dar un vuelco a las cosas.

F. Me siento usada.

J. Llegó el tiempo de la cosecha. Quédate en Mi Corazón en silencio.

F. Me siento una idiota.

J. Yo Soy la Fuerza de tu debilidad. No trates de defenderte. Yo soy tu Defensa. El silencio hablará por ti. No

temas. Cuanto más confíes en Mí, más te premiaré. Mi Madre también sufre contigo. Es preferible que confíes

en Mí y no en otra persona. Yo soy también tu JEFE en esta obra. Trabajas para Mí, entonces Yo te

recompenso. No reclames a otro lo que es Mi deber darte.

Deja que maneje el curso de los hechos. Quédate en Mi Corazón, confiando y esperando.

J. Te muestro el corazón de cada uno y cómo hace falta purificación. Ves de lejos, pero no hace falta

entrometerse sino "VER".

F. ¿Para qué me hacés ver eso?

J. Para que compares con el estado de tu alma. Para agradecerme por lo que hice en tu alma y prepararte

para lo que vendrá. Una nueva purificación que te permitirá entrar más dentro de Mi Corazón.

 

29-04-97

J. "X" no va a conseguir trabajo porque no se arrepintió de sus pecados.

Hace falta una buena confesión.

"X" que pretenda mucho. Yo no estoy en su vida. Yo pongo orden.

A "X" le falta maduración y mucho sufrimiento.

F. Jesús, me hablás de personas en concreto.

J. Para que reces.

F. ¿Y yo?

J. Te falta confianza.

F. No quiero vivir lo mismo que en el pasado.

J. No sabes lo que va a pasar mañana. Yo tengo planes mejores. Ten confianza. Te estoy preparando para

algo mejor.

 

30-04-97

J. "X" es una persona muy insegura, tiene muchos miedos pero porque todavía no me conoce bien. Por eso

se aferra a otras cosas.

F. Sin embargo, exteriormente parece tan segura y firme en su manera de pensar y de actuar.

J. Pero ella es muy humilde y reconoce su incapacidad.

F. ¿Me contás todo esto para que rece por ella?

J. Claro. Yo quiero reinar en su corazón pero el miedo produce parálisis.

Ella te quiere mucho, pero todavía su amor no está purificado.

No temas hija cuando te cuento sobre otras personas. Me gusta compartir contigo la obra de Mis manos. Yo

voy modelando cada alma con mucho amor.

Sobre todo aquellos que se han entregado a Mí con generosidad.

 

03-05-97

P. Yo voy a empezar a llenar esos vacíos que Yo mismo provoqué en ti. Para que me conozcan y me amen.

Yo los amo, hijos. Y vuestro sufrimiento ha sido un regalo de Mi Corazón de Padre.

F. Padre mío, si me sacaste todo para que te conozca también vas a sanar mis heridas.

P. Deja que te toque, hija, deja que te acaricie. Verás lo que hago en ti.

 

05-05-97

F. Dios, para qué me mostrás a esa persona.

P. Para que reces por ella. Te tiene mucha envidia.

F. ¿Qué rezo?

P. Un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

F. ¿Ahora?

P. Ahora.

Ayer fue ayer. Hoy estás en Mis brazos. Si siempre vinieras a Mí...

F. Como si fuera tan fácil.

Me las quiero arreglar sola.

¿Por qué a "X" le hiciste así y a mí de esta forma?

P. No mires a los otros. Mírame y enamórate de Mí.

F. Dios, yo te quiero mucho. Te amo, Dios.

Cuando llego de La Plata:

M. Hija querida de Mi Corazón, siempre sigues en Mis brazos. Ya no sé cómo decirte que te amo.

Deja que Yo te lleve de la mano y te enseñe muchas cosas.

F. ¿Cómo, no era que ya no me ibas a dar más mensajes?

M. Mensajes al mundo prácticamente no. Tú eres Mi hija y debo enseñarte a conducirte en este mundo y a

través de ti muchos de Mis hijos aprenderán también.

F. ¿Por qué Madre tengo que sufrir tanto, con esta misión?

M. Mientras estés en este mundo plagado de demonios, sufrirás sus insidias. Como eres pequeñísima, Yo

siempre te rescato. Tu corona en el Cielo ya está preparada. Ofrece hija tu dolor por aquellos que no podrán

venir, a menos que sus hermanos se acuerden.

F. Madre, me hablás del sufrimiento tan naturalmente... como si fuera tan fácil ofrecer.

M. El "dolor" es fuente de santificación. Y tú caminas hacia ella.

Desde fuera del tiempo veo tu corona, pero debes mostrar a tus hermanos el camino para llegar.

 

06-05-97

F. Ayer durante la Comunión, antes de acercarme Jesús me dijo:

J. Si supieras cómo estoy esperándote...

P. "X" también es muy débil, igual que vos, por eso debes rezar por ella.

F. Me decís que querés liberarme de una humillación, que mi oración fue escuchada. Explicame porque no

entiendo.

P. Muchas cosas me pediste que ya no esperas, sin embargo te voy a sorprender.

F. ¿Qué puedo querer que no seas Vos, Padre?

P. "Padre" suena lejano. "Papito" está mejor.

F. Papito, dame lo que quieras darme. Dame "santidad".

Muchas personas piensan en el privilegio que tengo por escuchar Tu voz.

Pero mi santificación no se está llevando a cabo sobre el terciopelo.

Yo te escucho, pero hacer lo que Vos querés me cuesta mucho.

Te pido paz, Papito. Con tanta facilidad se turba a mi corazón... ¿Tengo que orar más?

P. Todo el día con tu PADRE.

 

07-05-97

F. No tengo ganas de hacer algo. Hoy estoy desganada.

P. Pero tienes ganas de estar con tu Padre.

F. Claro, por eso estoy acá.

P. Es para que te desprendas más de ti misma y te prendas más de Mí.

F. Bueno, Papito, acá estoy.

P. Yo te llevo en Mis brazos. El enemigo quiere alejarte de Mí. Se lanza ferozmente. Luego viene el

cansancio. Pero no temas. Yo soy el Autor de la Obra. Tú eres Mi OBRA y me deleito.

¿Tienes algo que contarme?

F. Ser tan débil y poco voluntariosa me parece muchas veces una humillación frente al mundo. Sobre todo

cuando me preguntan: "¿No trabajás?, ¿qué hacés?".

Pero después reflexiono y me doy cuenta que es lo que yo elegí: escribir para Vos y para los demás. Tengo

Paz haciendo y no haciendo muchas cosas, trabajando, yendo de un lado a otro. Señor, Tú eres mi paz. Y

aunque el mundo no me comprenda, te vuelvo a elegir, Papito. ¿Qué mejor que TU SABIDURÍA?

Acá estoy, Padre, pobre, sin nada. Delante tuyo. Padre mío, dame la Sabiduría de Tu Corazón para

conducirme en esta vida.

P. Escribe como llegan las palabras, después comprenderás muchas cosas que ahora no comprendes.

F. Papito, transforma mi Corazón.

P. Tu corazón debe estar unido al mío.

F. Estaba por prepararme un café. Jesús me dijo: "Vení a estar un rato Conmigo".

Luego de conversar un rato con Él, me dijo: "Ahora puedes ir a tomar tu café, ya salvaste muchas almas

ofreciéndome tu compañía".

 

08-05-97

J. Desde hoy que te estoy llamando.

F. Estaba ocupada.

J. Pero Yo gané.

F. Jesús, hoy tengo ganas de agradecerte todos los regalos que me hacés. También mucha gente me ayuda.

J. Tienes que ser agradecida. Primero Conmigo. Después con los demás.

¿Quieres sufrir?

F. No.

J. ¿Tienes ganas de sufrir?

F. No.

J. Yo te haré sufrir por Mi Amor.

F. ¿De qué se trata?

J. Se trata de tener todo, pero aspirar sólo a Mi Amor, hasta que no puedas más y éste te consuma en una

llama viva.

¿Quieres?

F. Te quiero mucho Jesús y quisiera ser feliz.

J. Me gusta que me digas que me quieres tantas veces...

F. Te amo, Jesús. Y quisiera que todos te conocieran y te amaran.

Hago lo que puedo.

 

09-05-97

F. Acá estoy Jesús en este nuevo día.

J. Puedes pedir con confianza, hija querida de Mi Corazón.

F. ¿Qué opinás de lo que te pedí?

J. Que te amo.

F. Jesús, dame la fuerza necesaria para "hacer" lo que me pedís.

F. Ayer cuando rezábamos el Rosario, Mamá María me dijo:

M. Te voy a conceder lo que me pidas, pero ama más a Mi Hijo, ámale, dile que lo amas y que lo conoces,

que conoces Su Corazón desbordante de Amor y que cada día vas a amarlo más.

J. La EUCARISTÍA te da la fuerza necesaria para hacer lo que quieres hacer, porque soy Yo mismo el que

desciende a tu corazón.

 

10-05-97

F. Padre, me confirmaste la envidia de "X" hacia mí y me dolió. No sé qué hacer porque ella no se da cuenta

que todas las gracias y regalos son de parte tuya. Sería bueno que le ayudes a entender que aquél que se

entrega no puede sino recibir cosas "buenas", entonces la envidia está demás.

P. No temas, hija, nadie te hará daño. Yo te protejo ahora y siempre. Donde tú vayas Yo iré contigo y te

prepararé una mesa frente a tus adversarios, para que sepan éstos como Dios trata a los que se deciden por

Mí.

No temas hija la burla de los demás. Yo soy tu compañero fiel. Yo te pongo como signo de contradicción para

muchos que no reconocen Mi Palabra y Mi Obra. Yo hago de ti una obra maravillosa de Amor. Quien quiera

entender, que entienda.

 

11-05-97

F. Papito, siento un rechazo hacia "Z".

P. Yo puse ese sentimiento en tu corazón para que pueda ver sus errores. Con tu actitud le mostrarás que las

cosas de este mundo son pasajeras y que si Yo no soy el Rey de su vida no será feliz jamás. Yo la llamo a la

santificación y lo que Yo ordeno se cumple.

Tú eres Mi instrumento valioso para la santificación de aquella y de muchos. Mi Hijo Jesús también sentía

rechazo hacia los "doble cara". Yo soy Padre y educo.

F. Sí, pero Jesús era Dios, era Salvador.

P. Tú me ayudas en la Obra Salvadora de Mi Hijo, el Primogénito.

No temas, ella no te temerá sino que verá Mi Rostro en el tuyo.

F. Sin embargo no me sale ser mala con ella, sino que tengo ese sentimiento en el corazón. No me interesa

devolverle "el mal", a pesar de que no me quiera. (Abro la Biblia al azar y leo el salmo 7)

P. Tú serás su espejo. Porque Yo te necesito para su santificación.

F. Hay mucha envidia, Papito.

P. No idealices a nadie. Ámame, hijita. Derrite tu corazón en MI AMOR y no te preocupes por los demás.

F. Muchas veces quiero ayudar a los demás y sé que me estás esperando para que conversemos y te diga

cosas lindas. Entonces, ¿qué hago?

P. En el afán de ayudar a los otros pierdes la Paz. Tu corazón se turba y se desenchufa del Mío. Tu corazón

debe ser un oasis de Amor.

F. Papito, tengo miedo a los aviones.

P. Vas a viajar sobre la palma de Mi mano.

F. Me gusta mucho Papito que me regales las ropitas a través de las personas. Te agradezco mucho.

P. Son parte del trato que hicimos: tú te ocupas de Mí y Yo me ocupo de tus necesidades.

F. Bueno, ahora conseguime una modista para que arregle las polleritas que me regaló C.

P. A su tiempo.

F. Jesús, acá estoy. ¿Conocés los temores que hay en mi corazón?

J. Muchos quieren y querrán conocerte para respirar un poco de Cielo en este mundo tan contaminado.

F. Jesús, ¿qué va a pasar con "X" y conmigo?

J. No temas, no vas a sufrir.

 

12-05-97

P. Pequeñísima mía, no temas por el valor de las cosas. No tengas miedo de pedirme cosas que parecen

imposibles de alcanzar.

F. No tengo miedo, ¿por qué me decís?

P. A la hora de gastar piensas en lo que vas a gastar y no en lo que es mejor.

Yo quiero para ti lo mejor. Eres Mi reinita y me gusta homenajearte.

F. En esto tenés razón.

¿Por qué algunas veces me hablás de tú, otras veces de vos? Escribo como llega el diálogo a mi corazón.

P. Se entiende.

F. Por supuesto, es muy claro.

P. ¿Entonces?

F. Es curiosidad.

P. Ya te respondí esa pregunta.

¿Quieres algo más?

F. Quiero preguntarte acerca de los libros que supuestamente voy a escribir.

P. Todo a su tiempo.

¿Tienes algo que pedirme?

F. Me está cansando eso de pedirle plata al J. Me dice siempre que si necesito plata que le pida. Pero ya me

estoy cansando.

P. Pero soy Yo...

 

13-05-97

F. Un día como hoy, en esta fecha, hace tres años, comencé a escribir el diario, ¿te acordás?

M. Hoy te bendigo como aquel día.

F. Todo para Vos, Madre mía.

J. Ámame hija, con tu corazón de niña. Ámame como puedas, dondequiera que estés.

Yo estaré amándote siempre.

F. Mi Madre me inspiró esta pequeña oración para que la repita todos los días, varias veces al día. Y siento

como los corazones de Jesús y de María se inflaman de Amor:

"Jesús, te amo y cada día voy a amarte más".

"María, te amo y cada día voy a amarte más".

M. En este día hija reza por la conversión de los pecadores. Arrancarás muchas espinas de Mi Corazón.

(Jeremías 42, 1-3)

F. Mamá María, con Tu ayuda voy a ser más buena.

Jesús, ¿no me querés decir algo?

J. Quiero decirte que te amo.

F. ¿Qué hay de la familia de "X"?

J. Está en Mis manos para ser moldeada y también está en Mi Corazón, así que: no preocuparse por lo que

me corresponde hacer. Seguir Mis huellas es aceptar Mi voluntad. El Amor siempre triunfa. La preocupación no

viene de Mí. El Amor y la compasión sí. Entrar en el jueguito del demonio quita la esperanza y alarga los

tiempos de la espera, porque Yo trabajo CON USTEDES y hago Mi OBRA con ustedes. Si miran con Mis ojos,

debilitan la fuerza del enemigo, que se propone destruir. Pero sin vuestro consentimiento no puedo actuar.

Mi mirada derrite todo hielo porque el Amor es fuego que quema. Los de afuera también se benefician con Mi

Obra. Son los que alaban la Obra del Artesano.

Así voy reconstruyendo Mi Cuerpo magullado. Donde hay "heridas" Yo pongo bálsamo y sano. (Ezequiel 36,

22-30)

Mis otros hijos que no necesitan este tipo de cuidado especial deben ayudarme a atender "al enfermo". Y a

resucitar si fuera necesario.

Yo los necesito hijos para terminar Mi Obra salvadora. ¿Quieren ayudarme? El mundo está MAGULLADO.

F. Jesús, tengo un casamiento, ¿me vas a ayudar con el vestidito?

J. Vas a estar hermosa.

Como yegua de lujosos carros,

así eres a Mis ojos, amada mía.

Tus mejillas se ven lindas con

esos aros.

Y tu cuello entre los collares.

Te haremos aros de oro

con cuentas de plata. (Cantar 1, 9-11)

J. Este poema es para vos. ¿Te gusta? Unión del Amado con su enamorada.

 

15-05-97

F. El otro día estaba poniendo la mesa para almorzar. Como estaba cansada pensé en colocar sólo tres

servilletas siendo que somos cuatro los que almorzamos habitualmente. Es decir, por mi desgano, la mesa no

había de estar "bien puesta". Jesús me dijo:

J. No. Así no. Como Yo preparo Mi MESA especialmente para cada uno de ustedes así tenés que preparar la

mesa para los demás, porque cada uno para Mí es muy importante.

F. Estaba pensando en todas las cosas que Jesús me concedió, por mi pedido. Miro para atrás y veo hasta

hoy mi vida llena de bendiciones. Cada día más. Y a pesar de que Jesús me concede todo lo que le pido, nada

es más grande que Él mismo.

A pesar de mis idas y venidas, rebeldías de por medio, lo elijo nuevamente a ÉL. Porque podemos tener todo

en la vida pero el corazón puede que esté vacío. Con Jesús el corazón nunca está vacío porque Él es un

manantial de agua viva.

J. Yo soy TU MANANTIAL DE VIDA. YO TE PERTENEZCO y tú me perteneces.

Somos un solo corazón rebosando de Vida. ¿Quieres venir a vivir Conmigo?

F. ¿Adónde? ¿No es que ya vivimos juntos?

J. Adonde no puedes imaginar.

F. ¿Al cielo, al paraíso?

J. El cielo ya está aquí, en la tierra.

F. ¿Entonces?, no entiendo Tu pregunta.

J. Yo me refiero a MI CORAZÓN. Vivir DENTRO de Mi Corazón. ¿Quieres entrar más profundamente y sacar

más tesoros de Él, de manera que nunca se acabe y siempre tenga tesoros para dar?

Mi Corazón es un lugar REAL. Tú no lo ves pero es el que te da VIDA y tiene latidos como el tuyo.

¿Comprendes? ¿Quieres hacer de Mi Corazón tu MORADA?, ¿de donde nunca más salgas?

F. Sí, Jesús, quiero.

J. ¿Quieres administrar Mis Grandes Tesoros?

F. Claro que quiero. ¿Debo vaciarme más?

J. Ése no es tu trabajo. De eso Yo me encargo. ¿Quieres ser Mi novia fiel?

F. Quiero. Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras.

J. Sólo quiero tu Sí.

Debes ser más amorosa Conmigo y con los demás. Amor, Amor, Amor, debes dar más amor.

F. Sí, Jesús, lo que Vos quieras.

F. Necesito el librito para leer en inglés.

J. ¿Acaso Yo no proveo?

F. Tenés razón. Estoy un poco acelerada.

J. Deja que Yo me ocupe de tus cosas.

No tengas miedo.

¿Puedes conversar Conmigo cuando estás así? Tuve que traerte aquí para serenarte un poco.

F. Me siento mal. Estoy muy nerviosa.

J. ¿Quieres comenzar de nuevo?

F. ¡Cómo no!

J. No tengas miedo de escribir. Yo guío tu mano. No tengas miedo de saludarme cuantas veces quieras,

como si me cansara. Cada gesto de amor hacia Mí tiene su recompensa: más Amor de mi Corazón.

 

16-05-97

J. ¡Querida de Mi Corazón, si supieras cuánto te amo!

F. Bueno entonces, saname de lo que hace tanto te vengo pidiendo.

J. La raíz es un miedo muy profundo a la muerte.

F. Debe ser muy profundo porque no me doy cuenta.

J. Tu miedo es Mi miedo. Ya lo hice mío. Ahora espera Mi Gracia.

F. ¿Y cómo hago para no temer a la muerte? Mi miedo tiene raíz en la muerte de mi mamá.

J. En la muerte de tu mamá y en las otras muertes que has experimentado durante la vida. Tus muertes

acompañadas de rebeldías. Es el estigma. Pero Yo te protejo.

F. Quiere decir que yo me resistía a Tu transformación, entonces estas muertes de mí misma dejaron la

secuela también en mi cuerpo.

J. La falta de entrega, el miedo, traen resistencia. Debiste morir para nacer de nuevo.

F. Pero esto yo no lo puedo manejar. Dame la solución.

J. Yo te estoy haciendo de nuevo, entonces no temas.

F. Sí, reconozco que tengo algunos miedos. Te los entrego.

J. Estás creciendo a la medida de los grandes, pero no te das cuenta porque eres pequeñísima. Este

crecimiento trae muchos dolores. Debes dejarte llevar dócilmente en Mis manos y dejar que siga trabajando en

tu vida más cómodamente.

F. Las trabas que encontrás también te toca a Vos sacarlas.

J. A ti te toca decir "sí". Los tesoros de Mi Corazón son tuyos.

F. Me hirió saber lo que el padre "X" dijo de mí, del Libreto. ¿Por qué habrá hablado así?

J. Porque no conoce la Obra y no la conocerá si no se hace "pequeñísimo". Tú tienes acceso a Mi Corazón

más profundamente porque así Yo lo quiero, entonces debes comprender que el instrumento no es igual a los

demás.

También debes comprender a tus hermanos y perdonar.

F. Pero me dolió mucho lo que dijo en el sermón. Y ya no puedo mirarlo igual que antes sabiendo cómo

piensa de Mí.

J. Él sabe que hizo mal y que te hirió. Falta el perdón de tu corazón.

F. Gracias Jesús por regalarme el perdón. Yo le perdono.

J. Hay envidia entre Mis Consagrados, porque recibes el Mensaje. Pero Yo te aviso para que sepas el motivo

de muchos de los ataques. Quédate en Mi Corazón, y no salgas haciendo caso a los que hablan demás.

Todo esto pasará y tú verás Mi Gloria, pequeña de Mi Corazón.

Ahora estás más aferrada a Mí, entonces comienza a notarse la diferencia. Lo que trae muchas reacciones

de aquellos que ven Mi Obra y en vez de alabarla, la critican.

Pero no te preocupes, hija, mira todo con Mis ojos y deja que Yo haga.

F. Jesús, estoy pensando en "X" y en la situación adversa que está pasando.

J. Esta situación adversa le llevará a pensar más en Mí y en lo que Yo quiero. Es parte de su santificación.

J. Ese noviazgo no va a durar porque no está fundado sobre Mí. Yo corto lo que no sirve. Reza para que la

pérdida no sea abundante.

F. ¿Te referís a un embarazo?

J. A eso y a mucho más, a la muerte del alma.

J. Mirar hacia el futuro te da miedo. Como si Yo no voy a estar también en el futuro.

Miedo debe dar una vida construida sin Mí.

 

18-05-97

J. No temas los vacíos de tu corazón. Son míos.

F. Jesús, estoy muy acelerada, quiero hacer varias cosas a la vez. No logro tranquilizarme. Y así me siento

mal.

J. Piensa en tu Madre. Ella te cuida.

M. Siempre seré tu Madre. Desde toda la eternidad lo he sido.

F. Gracias Madre por Tu protección. Tu Corazón es mi refugio.

M. Tú confías en Mí y Yo confío en ti.

Eres Mi hijita. Deja que Yo elija tus amistades, que Yo te rodee de las personas que no vendrán a perturbar el

paraíso creado en tu corazón por Mi Corazón Inmaculado. No busques compañías innecesarias. Búscame y Yo

te enseñaré.

F. Gracias Mamita por la paz que me da Tu Corazón.

M. Ninguna otra cosa llenará más tu corazón que el Amor de Dios.

No tengas miedo pequeña de entregarte más al Amor de Dios.

F. Dios, tengo miedo y soy tonta. ¿Qué me vas a pedir ahora?

P. Yo quiero que seas feliz.

F. Corrientes va a florecer como una flor de manos de María. Pero para que esto al final se concrete es

necesario que cada uno tenga su propia tribulación. (Me mostró el Señor en una visión lo que mucha gente

tendrá que sufrir para purificar el alma). La santidad, la justicia, deberán ser moneda corriente porque es lo que

Dios quiere para el mundo. Dios está cansado de los ídolos que el hombre fabrica para adorar. Esto no es lo

que Dios creó ni lo que quiere para el hombre.

Señor, te doy gracias por Tu Misericordia y por Tu amor.

 

19-05-97

P. No tienes que mirarme. No tienes que esconderte. Sólo deja hablar a tu corazón.

F. Siento mucha culpa cuando paso por una situación determinada, que Vos ya conocés. Aunque sé que no

es pecado, no entiendo por qué me siento así.

P. Ahora tienes paz. Yo te doy Paz.

Pierdes la paz en esos momentos porque no confías en Mí.

F. Esas circunstancias me provocan "pánico". ¿Viviré toda la vida con ese miedo?

Embelléceme.

P. Yo quiero embellecerte cada día más.

F. Quiero ser hermosa a Tus ojos.

P. Puedes pedirme cualquier cosa y esperar con confianza.

F. Dame calma.

P. Haces muchas cosas sin importancia. Te preocupas demasiado por los demás. No debes turbarte porque

también me ocupo de los demás.

Tu vida, tu corazón, debe ser un Paraíso donde Yo pueda descansar.

F. Muchas cosas dejé de hacer.

P. Te mueves mucho. ¿Confías en Mí? ¿Conoces Mi Corazón? Yo soy Padre, Bueno y Amoroso.

F. Vos sos Dios y yo hija.

P. Yo soy TU DIOS Y TU PADRE.

¿Confías entonces?

F. Estoy aprendiendo a confiar.

¿Me das más Amor, más confianza?

P. Sé lo que tu corazón desea y puedo darte más aún. (Mateo 21, 21-22)

 

20-05-97

P. ¿Quieres pedirme algo?

F. Quiero pedirte que nos consigas una casa para cuando me case. Y un escritorito para poder escribir mejor.

También Papito te pido mucha paz y luz.

P. La luz está dentro de ti.

Estás lista para evangelizar. Te lo dice tu Padre.

P. Está bien escuchar el problema de alguien. Pero no te entremezcles en él. Tú eres Mi reina y Yo te corono

con aquellas florcitas que tanto me gustan: las margaritas.

Yo te adorno aquí en la tierra y al mismo tiempo en el cielo. Tú estás Conmigo en el cielo ahora en el "no

tiempo" y eres mía, y Yo me deleito en ti, obra de Mis manos. Un día despertarás en el cielo entre coro de

ángeles.

Ya no existe para ti lo que está bien o lo que está mal. O estás más tiempo Conmigo o empleas tiempo para

otras cosas. O me eliges, o eliges lo que no te da el gozo que Yo doy. Puedes comparar los frutos que traen el

tiempo dedicado a Nuestro Amor o el tiempo dedicado a tus juegos de niña.

¿Comprendes, hijita chiquitita?

F. Me veo en el no tiempo y es indescriptible mi felicidad. Nada de este mundo es comparado a aquello.

P. Tú conoces aquello. Otros no.

F. Por eso antes de que despierte en el cielo, dejame que llene mis manos de otras florcitas que no te

conocen.

Quiero llegar con las manos llenas. Yo sé que de este mundo no me voy a llevar nada material. Pero quisiera

amar más todavía. Me parece que mi amor hacia los demás todavía es muy pobre.

P. Tú das lo que Yo permito que des. Por eso no te preocupes.

F. Yo quiero que se haga Tu voluntad porque es lo único que me da paz.

P. Yo no hablo de partir ahora. Hablo de ese momento al que todos le temen, sin embargo no sufrirás porque

ya me conoces. Ya conoces la recompensa. Soy Yo mismo. Tu Padre, el que te creó para que integres MI

FAMILIA.

¿Comprendes, hijita?

Puedo adornarte y quiero adornarte, al punto de explotar de Amor, de MI AMOR. Entonces los apegos se

desvanecen por el roce de Mi Presencia Viva. ¿Que más puedes desear que no sea YO, hijita chiquitita?

Tú no comprendes cabalmente, aunque sí comprendes más allá de tu inteligencia aquellas cosas que Mi

Sabiduría te revela y que otros no comprenden. Por eso ningún temor. Debes dar más Gloria todavía a Mi

Nombre para que las naciones me alaben.

 

21-05-97

F. Estaba por ir a mi clase de portugués. Mamá María me había dicho varias veces que me quedara para

rezar. Yo no quería faltar a mi clase, entonces le dije: "Si querés que me quede hacé que me quede". A los 10

minutos se lanzó una tormenta, un aguacero... por supuesto me quedé y aquí estoy escribiendo. Papito Dios me

dijo:

P. Reza, hija, porque a muchos le está llegando "la purificación".

F. Estas palabras me impresionaron mucho y me dieron miedo. Sentí que Dios quería usarme como una

especie de "pararrayos". (Proverbios 15, 10-11)

P. Sí, hija, quiero almas santas que aplaquen Mi ira. Porque el hombre se ha rebelado contra Mí, su Dios, su

Creador. Yo soy Padre y quiero corregir, quiero salvar. Si el sufrimiento atroz es necesario, vendrá y muchos

lamentarán no haberme escuchado antes. ¿Comprendes hijita que Yo no quiero la destrucción del hombre?

(Sabiduría 2, 21-24 y 3, 1-12) (Marcos 13, 14-20). Yo quiero su salvación.

Tú debes mantenerte al margen y rezar, rezar mucho para que pueda deleitarme en ti y aplacar Mi ira. Tú no

comprendes lo que Yo quiero hacer contigo.

F. No entiendo. Yo quería ir a mi clase. Yo sé que te importa más que rece, por eso me quedé. (Mateo 21,

28-31)

P. Escribe hija para Mí. Yo te recompensaré.

 

22-05-97

F. Acá estoy, Mamá María. Aburrida.

M. Mejor que vengas a Mí.

F. No tengo ganas de ir a la Misa.

M. Mejor que vayas.

 

23-05-97

J. Claro hija que voy a concederte lo que me pides, pero a su tiempo.

¿Puedes entender esto? Porque te amo y quiero tu bien. ¿Comprendes?

F. Jesús, quiero trabajar.

J. Trabajas para Mí.

F. Quiero trabajar también en otra cosa.

J. A su tiempo. Ahora estás para Mí, para que Yo te purifique. Aunque tu alma está blanca, debes aprender

ciertas cosas que te servirán para conducirte en tu vida futura. Y debo suprimir movimientos sin sentido en tu

vida. ¿Quieres trabajar? Trabajarás. Pero a su tiempo. Ten paciencia. Yo sabré recompensarte por todo el

tiempo que me ofreciste. Tan precioso para Mí y para las almas. También trabajarás para Mí. Todo lo que hagas

lo harás para Mí. Cuando el mundo se purifique recibirás tu corona porque todavía eres mártir de este siglo,

como tantos hermanos tuyos, y Yo te necesito, hijita de Mi Corazón y de Mi alma. Te necesito mucho. Más de lo

que crees. Pero Yo te mimo mucho como para que puedas sobrellevar esta hora de tribulación del mundo.

Cuando todo termine, moraré entre ustedes.

F. ¿Te referís a este mundo pecaminoso que tenemos que soportar?

J. Me refiero a los que "hacen" de este mundo un infierno y ya no estarán.

Yo te necesito, hija mía.

F. Estoy cansada, hay mucho sufrimiento en el mundo.

 

24-05-97

J. Tienes que perdonar a tu madre.

F. ¿Por qué?

J. Por haberte dejado sola.

F. Sí, la perdono, con Tu Gracia. Me dejó sola y sufrí mucho.

J. Fue necesario.

F. ¿Cómo que fue necesario?

J. Para el encuentro con tu Amado.

F. Éste es Tu año, Jesús. Sin embargo siento más la presencia de mi Padre.

J. Mi Padre está en Mí y Yo en Él, y es de Mi agrado darte a conocer a nuestro Padre.

 

26-05-97

F. ¡Qué hermosa la piecita que nos preparaste Mami en La Plata! ¡¡Gracias!!

M. También el amor de los corazones de tus hermanos que te recibieron.

F. Te pido una bendición para ellos.

M. Gracias hija por acordarte de tus hermanos, Mis hijos.

F. ¿No tenés un mensaje para La Plata?

M. La Plata está lejos de Mí, sin embargo Yo no estoy lejos de ellos. Por la oración de sus hermanos, Yo

intervendré. No esperen, para que no haya más víctimas. Recen y pidan la conversión de los pecadores,

entonces Yo intervendré.

Reza hija para que los pecadores no ofendan más a Dios. La paciencia Santa se está acabando y muchos

llorarán. ¿Comprendes Mis palabras, amada hija? Mi llamado es urgente. Como buena Madre siempre quiero

ayudarlos. Ustedes están a salvo pero, ¿y los otros, los que son Mi verdadera preocupación de Madre? No

temas hija pedir y pedir por tus hermanos. La oración insistente consigue cualquier favor.

P. Me gusta cuando dices: "Que se haga Tu voluntad". Estas palabras dan Paz a tu corazón, ¿es verdad?, y

me demuestran tu confianza.

 

27-05-97

M. ¿Viste hija cómo te cuido? Te quiero para el paraíso de Mi Corazón Inmaculado.

F. Ya le pedí perdón a Papito porque tendría que haber puesto mi confianza en Él. Perdóname, Papito, me

zarpé, me saltó el indio.

P. Tú, no debes esperar más que de Mí.

F. Papito mío, yo te amo. Y esa reacción que tuve me demuestra que tengo que poner mi confianza en Vos,

mirarte a Vos. Sé que no te gusta que obre así porque sos muy celoso. Ya me lo demostraste varias veces, pero

yo soy muy cabeza dura. ¿Me perdonás, Papito lindo? Que se haga en mí Tu Voluntad.

P. Mi Voluntad es que te dejes amar por Mí y aceptes Mis regalos.

P. Quiero llevar a Mis hijos al desprendimiento de todo lo terreno.

F. Papito, sin embargo yo tengo apetencias humanas.

P. Deseos que Yo puse en tu corazón. Regalos que Yo te voy a hacer y que no buscarás.

Tú me buscas. Son cosas que vas a necesitar para un mayor desarrollo. Tu vida está en Mis manos. Vas

haciendo el caminito sin dificultad si no te sueltas de Mis manos. Cuando quieres caminar sola no te va muy

bien aquí.

M. Recojo cada una de tus lágrimas como una perla preciosa que adorna Mi Corona.

F. Dios, "X" está muy mal.

P. Tu sufrimiento aplacó Mi ira.

M. Tus intereses deben ser MIS INTERESES.

 

28-05-97

F. Papito acá estoy, sedienta de tu Amor. No podía encontrarte y TÚ me encontraste. Me dejo amar, Dios,

porque no puedo hacer otra cosa. Tú eres mi Señor, mi Papá, mi amigo, mi maestro. Señor, Tú eres TODO. Me

decís que no me preocupe por nada y solamente que me deje amar. Esa es Tu Voluntad Santa, Papito. Nos

amas demasiado.

(Cant. 2, 16-17) Antes de comenzar a orar, Papito me dijo que abriera la Biblia y dejara abierta en la página

que saliera. Me encontré con el Cantar de los Cantares y no comprendí a qué venía esa lectura, pues mi

corazón estaba un poco turbado. Luego Papito me colmó de su Amor (sensiblemente claro) y el corazón se me

tranquilizó. Allí comprendí el porqué del poema de amor.

P. Tú eres Mi hija y Yo te amo más de lo que puedes imaginar.

F. Tengo un acelere encima. Dios, ayúdame. No quiero perder la paz.

P. No busques algo para hacer. Búscame. Tienes mucho que escribir todavía.

No tengas miedo de conocer los secretos que quiero revelarte. Es Mi Infinita Sabiduría. Tú recibes el "poder

conocer cosas ocultas". Debes tener un oído atento. No temas, hija mía.

F. Dame seguridad. Me siento como desterrada, sin lugar.

¿Por qué Señor este sentimiento de rechazo hacia "X" e "Y"? No puedo cambiar eso de mi corazón.

P. Porque mientras sigan en el pecado, olerás pecado. Sabes que lejos de Mí no les irá bien. Yo te hago

conocer cosas ocultas a los ojos de los demás para que "veas" la muerte en que viven tantas almas y la Vida

que habita en otras.

F. Sin embargo hay almas que no viven en estado de gracia y sin embargo me despiertan compasión.

P. Son las almas de buena voluntad, que todavía no me han encontrado, que no me conocen pero que aman,

según la capacidad de cada uno y según lo que han recibido. Estas son las que sin duda recibirán el abrazo

eterno. Hay almas que persisten en una vida de pecado porque quieren hacer su propia voluntad. Van errando

el camino hasta caer en el "pozo", de donde algunas piden ayuda, otras no. Como todas las almas son mías,

quien necesita más, quien necesita menos, pero todas me necesitan. Y tú sufres por aquellas que vienen a

enfermar de podredumbre el Cuerpo Místico. No puedes ser indiferente puesto que perteneces a Él. Pero tu

sufrimiento viene a aliviar las llagas.

Cuanto más te eleves hacia Mí, más te daré a conocer Mis secretos y también el mundo los conocerá a

través de ti. No pretendas que todos comprendan. Sólo quédate en Mi Corazón de Papá, hijita. Un Corazón que

vibra como el tuyo.

F. Papito, perdóname por no confiar más en Vos, es mi humanidad. Me pongo ansiosa frente a ciertas

situaciones que Vos ya conocés.

P. Esta es tu escuelita. Te enseño a caminar.

F. Es que algunas veces te siento tan lejos...

P. Es que haces cosas que te alejan de Mí.

F. ¡Cuántas cosas dejé ya de hacer para escribir! Pero si tengo que entregarme más, lo voy a hacer. ¿Te

parece?

P. Hija, naciste para Mí y no descansarás hasta que mueras de amor por Mí.

F. Lo que me decís es muy fuerte, aunque comprendo muy bien porque cada vez te conozco más.

 

29-05-97

F. Papito, quisiera conocerte más para poder ser más buena.

P. Te di tanto, hija. ¿No voy a darte más?

F. Ayúdame a hacer una buena confesión.

 

31-05-97

P. ¿Qué quieres, hija mía?

F. No sé qué quiero. Estoy acá porque estoy aburrida y no sé qué hacer.

Tuve varios proyectos en mi vida que no se realizaron y me frustraron.

Quería trabajar, casarme, seguir perfeccionándome en mi profesión y pasó todo lo que pasó y no pude

realizarme.

Esa frustración me trajo mucha depresión.

P. Déjame que repare los daños.

F. No me vengas con el verso de la vida eterna y todo eso que ya me tiene cansada.

P. Yo te curo para que seas feliz acá, en la tierra.

F. Me siento vieja, cansada. Como si ya hubiera vivido tantos años...

P. Yo doy nueva vida.

F. Quiero estudiar y no puedo concentrarme, esto me da mucha rabia.

P. Deja que te ame.

F. Llená todos mis vacíos.

Hasta cuándo me vas a tener así.

P. Hasta que descanses y no te preocupes más.

No tengas miedo, pequeña, Yo te cuidaré. Los años de sufrimiento fueron necesarios.

02-06-97

F. Estaba leyendo Lucas 18, 28-30. Mamá María me dijo: "Hija, esa promesa de mi Hijo también es para

vos".

 

05-06-97

P. La felicidad no se compra. Se merece.

F. Querés decir que cada uno merece ser feliz.

P. Sí. Cada uno fue redimido para ser feliz.

F. Es el deseo de Tu Corazón que cada uno de nosotros sea feliz.

P. Es el deseo de todo padre y YO SOY PADRE.

F. Bueno, no todos los padres desean la felicidad de sus hijos. Hay padres que sólo piensan en sí mismos y

no aman a sus hijos.

Vos querés que yo sea feliz. Y si la felicidad se merece, quiere decir que Vos me vas dar lo necesario para

ser feliz.

P. Te daré lo necesario y mucho más.

 

06-06-97

P. Quiero quemar todo tu pasado en el horno ardiente de Mi Amor, con Mi Amor.

 

13-06-97

F. Jesús, ayúdame a organizar mi tiempo. Quiero hacer algunas cosas y no termino de acomodarme.

 

15-06-97

F. Acá estoy, Mamá María, con bronca por lo que pasó recién.

M. Yo dispuse así las cosas para nuestro encuentro.

Yo puedo hacer florecer tu vida en un instante.

 

16-06-97

J. No te preocupes por nada, hija. Yo te llevo de la mano hacia la realización plena de tu vida.

No temas incomodarme con tus caprichos.

F. Te referís al mate que me pediste que te ofrezca y te dije que no. Sabés que me gusta.

J. Yo permito los ataques del demonio para que crezcas en humildad.

 

17-06-97

F. Estoy conversando con Jesús (leyendo Lucas 1).

J. Tu vida es importante para Dios.

F. Uno no puede comprender esto hasta tanto no "se deje amar". Sólo así comprobamos que Dios nos ama.

Cuando queremos hacer todo con nuestras propias fuerzas, no hay lugar para que Dios intervenga.

F. Pensaba en lo que me cuesta sentarme a escribir. Él me dijo:

J. "Un poquito todos los días". Para darme a conocer al mundo.

No temas, pequeña, el mundo no te defraudará. Me refiero al mundo creado para Mí, no el mundo creado

para Satanás.

Tus hermanos te esperan ansiosos.

F. ¿Qué hermanos?

J. Los que vienen y los que vendrán a morar Conmigo.

F. ¿Están apurados, quieren que me vaya ya para allá?

J. Quieren, pero no desean intervenir en el Plan de Dios.

El Plan de Dios es maravilloso, pero nunca serás tan feliz como cuando mores Conmigo en Mi morada

eterna. Hay libertad para elegir. La fecha la ponen Dios y tú. ¿Quieres vivir? Vive en este mundo para amar y

amarme. Vive para Mí, sonríe para Mí, vela por Mí, por tus hermanos.

Reza para que el cielo descienda a la tierra para siempre.

No tengas miedo de pedirme cosas que te parecen imposibles de alcanzar.

¿Quieres hacer el bien? Pues Yo soy el que quiero hacer el bien.

Pequeñas cosas, grandes cosas: ¿cuál es la diferencia si no hay Amor?

No te exijas tanto. Pocas cosas: con mucho Amor.

Yo te hablo a tu manera, y como es el lenguaje del Amor, el que ama entiende.

Déjate sorprender por tu Amado. ¿Puedes darte lo que Yo sólo puedo darte?

F. Jesús, Vos me das la Vida y esto sí que yo no puedo darme a mí misma.

J. Y si te doy la Vida, ¿no te daría todo lo demás?

No mires el pasado. Sufriste Mi ausencia aparente. Es que Yo me estaba preparando un jardín bien florido en

tu corazón.

F. Cuando te conocí, estaba bastante mal.

J. Cuando me conociste hiciste lugar sólo para Mí.

F. Ayer la Mamá, como me vio bastante bajoneada, me dijo:

M. Te voy a dar el regalo más hermoso que puedas recibir: MI HIJO JESÚS.

F. Hoy comprendo, ayer no podía.

Y yo, ¿qué puedo darte, Jesús?

J. Tú no puedes darme nada que Yo no te haya dado. Déjate amar. Cualquier lugar es propicio para darme a

conocer, porque Mi Amor es ilimitado e inabarcable. Cualquier alma, en el estado en que se encuentra, es muy

valiosa para Mí.

F. Yo quiero devolverte muchas almas, si querés que te ayude.

J. Me devolverás almas en el tiempo y en el no tiempo, ¿conforme?

F. Soy muy pobre.

J. Sos muy pobre como Mi Madre y Ella me dio al mundo. ¿Te parece poco?

F. Hablás de María y de mí tan sencillamente siendo que veo tanta diferencia.

J. Eres Su hija, ¿o no?

F. Sí, soy Su hija.

J. ¿Entonces? Estás más dentro de Su Corazón de lo que crees.

No importa "la manera" en que me des a conocer al mundo. Importa que las almas vuelvan a Mí para que Yo

las salve.

Donde Yo quiero vivir debe haber orden y disciplina.

 

20-06-97

J. Sólo este momento cuenta, en el que estamos tú y Yo.

Como buena niña debes desgastar energía.

F. Pude haber pasado más tiempo con Vos en estos últimos días, pero preferí hacer otras cosas.

J. No te preocupes, hija, Yo te llevo de la mano. No tengas miedo. Yo te conduzco.

No temas, pequeña de Mi Corazón. Yo estoy contigo.

F. Mientras rezaba el Rosario, Mamá María me dijo que me detenga y la escuche:

M. No tengas miedo de desagradarme, pequeña. Yo te amo como eres.

J. Hija de Mi Corazón, cuánto te amo y cuánto quisiera que me ayudes a salvar almas.

F. ¿Qué, acaso no estoy ayudándote?

J. Sí, pero quisiera que me ayudes más.

F. ¿Cómo querés que te ayude?

J. Rezando más.

 

24-06-97

P. ¡Oh, hija mía, si supieras cuánto te amo y qué predilección tengo hacia ti! Cómo te cuido.

M. Quisiera que pases más tiempo en oración con Jesús.

P. No tengas miedo de Mí.

Quédate Conmigo, quiero revelarte Mis secretos.

F. Pensaba que todo ya está revelado.

P. Secretos del Infinito Amor de un Dios.

Desde siempre tuve preparado lo que te daré.

F. ¡Por qué tuve que sufrir tanto!

De qué me sirve pensar en lo que me vas a dar.

P. Te doy en la tierra como te daré en el cielo. Cada uno conquista su cielo desde el corazón.

No tengas miedo, nada te faltará.

 

25-06-97

F. ¿Por qué permitiste que pasara una situación tan fea?

P. Para que te aferres más a Mí.

F. ¿Para qué? En este momento no me interesa aferrarme más a Vos. Estaba muy bien. Hasta que me diste

esa sorpresita.

P. Para prepararte para lo que viene.

F. ¿Qué tiene que ver esto con lo que me pasó antes de ayer?

P. Te prepara para la convivencia.

F. Me enojé mucho.

P. Todo es por tu bien. Quédate tranquila Conmigo y mira cómo arreglo todo.

P. No naciste para hacer muchas cosas y cómo te cuesta aceptarlo.

 

26-06-97

J. Conozco tu corazón, hija. Ese incidente fue necesario. Todo volverá a la normalidad. Te lo prometo, hijita.

Pero con un corazón renovado en Mi Amor. Es la maduración tan dolorosa. ¿Comprendes? Sé de tus buenas

intenciones, pero debes purificarte.

F. Siento un gran dolor en el corazón, por no haber sido más buena.

J. Yo te doy todo Mi Amor.

 

27-06-97

J. No sabes hija con cuánto amor espero el momento de nuestro encuentro.

¿Quieres pedirme algo?

F. Bueno, tengo tantas personas por las que pedirte...

J. Para Mi Gloria: todas serán atendidas.

F. Quiero que todos te conozcan y te amen.

Quiero amarte como Tu Mamá nos pide que te amemos.

J. Lo que sale del corazón es lo que más me gusta que me pidas.

 

30-06-97

J. Te voy a dar mucho para que construyas una Iglesia fuerte y renovada. A la luz de Mi Amor.

F. Dame lo que quieras. Yo sólo quiero paz. Quiero un corazón manso y humilde.

J. Es todo lo que necesitas. Lo demás lo hago Yo.

F. Jesús, también tengo aspiraciones humanas. Vos las conocés muy bien y creo que no es demasiado a lo

que aspiro. Por ejemplo, una casita.

J. Todo forma parte del plan. También tus aspiraciones humanas. Los deseos de tu corazón brotan de Mi

Corazón enamorado.

Yo debo colmarte de Mi amor y de Mis atenciones para que el mundo conozca Mi Corazón amante.

Yo sólo quiero amarte para que reflejes Mi amor. Así y sólo así el mundo me conocerá.

Tú no puedes nada. Yo puedo Todo.

F. Es horrible no tener una meta en la vida.

J. Yo soy tu meta. Por eso sufres. Porque debo desprenderte de todo lo que no sea Yo.

F. Te amo, Jesús.

J. No te preocupes, hija mía. ¿Comprendes cuánto te amo?

 

01-07-97

J. No temas, pequeña de Mi corazón. Yo soy tu Rosario.

F. Se me perdió el rosario que más quería.

J. El Rosario es una ORACIÓN incesante que se desliza entre Mis manos cuando tú la rezas. Cuando rezas

el Rosario, Yo rezo contigo.

F. Pero una vez Mamá María me dijo: "Nunca te separes de tu rosario", y se me perdió.

Yo quería morir con ese rosario y Vos sabés por qué.

J. No te preocupes, hija. Sé ocuparme de tus asuntos.

Vive en Mí, hija. Vive en el paraíso de Mi Corazón. Quiero para ti una vida tranquila y sin sobresaltos.

F. No entiendo. En la vida de Fe siempre hay sobresaltos.

J. No es así. Pueden presentarse imprevistos, mas si vives en Mí no tienes por qué turbarte. Deja a un lado

aquello que te quite la Santa Alegría que Yo gustoso te doy. Dedícate a estar más tiempo Conmigo y verás Mis

maravillas.

Tienes tu rosario en las manos. Te he dado diez dedos. ¿Comprendes?

¿Quieres conocerme mejor? ¿Quieres saber de Mí? Rézalo.

No tengas miedo. No dudes de Mis palabras. ¿Hace falta que te demuestre cuánto te amo? ¿Quieres más,

Mi niña? ¿Quieres más?

¿Comprendes cuánto te amo? ¿Quieres que te dé más Amor?

F. Quiero Tu Amor y más Fe.

Volviendo a lo del Rosario, ¿por qué me dijiste "Yo soy tu Rosario"?

J. Porque Yo vivo en ti. Y las cuentas se van sucediendo una tras otra, día tras día, en tu vida como en Mi

Vida.

Mi Gloria en tu vida, como Mi gozo y Mi dolor.

Yo vivo en ti y tú vives en Mí. ¿Comprendes?

No temas el dolor. Es el vehículo para mayor Gloria. Tú sufres, Yo sufro. Más Gloria para ti, más Gloria para

Mí.

F. Jesús, no me siento bien físicamente.

J. Te exiges demasiado. Mira a un bebé y sé como él.

 

06-07-97

F. Estaba recordando a una persona; Él dijo:

J. Ella morirá. Morirá a sí misma como al pecado en que vive. Pero no intentes saber cómo.

 

08-07-97

M. El Rosario es fuente de Sanación corporal y espiritual.

 

09-07-97

Durante la Consagración:

J. Argentina, eres Mi delicia.

Ustedes todavía se aman.

Argentina, prometo que florecerás (Salmo 103 - El Señor te colma de bendiciones).

M. Hija, ¿puedes prometerme algo?

F. ¿Qué es?

M. Que nunca dejarás de rezar el Rosario.

F. Te prometo.

M. Con él conseguirás todas las gracias.

¿Confías en Mi Corazón Inmaculado, que es Fuente de gracias?

F. Sí, confío.

 

11-07-97

M. Hoy quiero que reces por todos los enfermos de tu patria, especialmente por los enfermos de SIDA.

P. Pequeña de Mi Corazón, si conoces Mi Voz y Mi Corazón no tienes por qué temer.

F. A qué temor te referís.

P. Al miedo a la enfermedad, a la descomposición física.

Tú y Yo nos conocemos, somos un solo Corazón.

F. En el mundo hay tanta muerte, tanta destrucción, tanta enfermedad.

Nadie predica "la vida". Todos viven como muertos caminantes.

P. Tú ya no perteneces a este mundo.

J. Me tienes a Mí. Yo soy Pan de Vida.

 

14-07-97

F. Mientras hacía unas bolsas de papel:

J. No, así no se hace.

F. Cómo que así no se hace. Creo que estoy haciendo bien mi trabajito.

J. Se hace con amor.

F. Estoy haciendo bien.

J. ¿Quién es el Amor?

F. Vos sos el Amor.

J. Entonces trabajá Conmigo.

Pequeña mía, puedes trabajar sin amor, pero Conmigo el trabajo tiene otro sabor. ¿Comprendes?

J. Besas la cruz de tu rosario y me besas a Mí.

J. ¿Viste hija cuántos amigos te regalé ayer en la convivencia?

F. Gracias, Jesús. Es gente muy hermosa. Especialmente "X".

J. No te fíes de lo que no conoces. Fíate de Mí.

F. No te entiendo.

J. Desconfianza, no. Prudencia, sí.

F. Ayer, cuando comulgué:

J. No temas, pequeña. Estoy en tu corazón.

J. ¿Confías en Mí, pequeña de Mi Corazón?

¿Confías en que puedo darte todo lo que necesitas?

F. ¿Y qué crees que necesito ahora?

J. ¿Necesitas Mi Pan?

F. Comulgo casi todos los días.

J. ¿Comulgas casi todos los días?

Necesitas de Mi Pan siempre, y tú estás fuera del tiempo para Mí. Así te veo. Todos los días no existe, no es

un parámetro. Puedes recibirme siempre.

Tu alma está blanca como la nieve, Mi niñita hermosa.

F. Jesús, ¿por qué me tratás con tanto amor y dulzura? Nadie te gana.

J. Porque te amo, con todo Mi Corazón.

F. ¿Querés decir que puedo comulgar más de una vez al día?

J. Puedes recibirme siempre. Necesitas de Mi Pan siempre.

Mi Pan vivifica tu alma y tu cuerpo.

F. Jesús ¿cómo puede ser que haya gente, que recibiendo todo de Vos, sea tan amarreta?

J. Falta amor.

La seguridad no está en el dinero. Está en Mí. En Mi Amor. Porque Yo amo: Yo doy.

¿Confías en Mí?

¿Confías en que Yo puedo darte lo que necesitas y mucho más?

F. Sí, confío, pero estás tardando en darme lo que hace rato te estoy pidiendo. Igual voy a esperar. Vos

sabés cuándo.

 

15-07-97

J. Paz y serenidad quiero para tu alma.

F. Me conocés mejor que nadie.

Soy muy inquieta, por eso me muevo mucho.

J. Proviene del temor tantos movimientos.

F. ¿Quién puede llevar una vida tan serena en este mundo tan convulsionado? Imposible.

J. Lo que hay en el corazón es lo que turba. Lo de afuera contribuye.

F. Acepto mi vida como es, como me toca.

J. Deja que Yo te sorprenda con Mis regalos.

F. Está en Vos purificar mi corazón, sobre todo de los temores más profundos. El hombre por naturaleza se

defiende del mundo exterior. Es imposible que no tengamos temores.

J. El temor o lo acerca a Dios o lo encierra en sí mismo. Pero Yo cuido de Mis criaturas. ¿Comprendes? El

hombre no fue hecho para el temor sino para el Amor. Y no me refiero al temor de hacer tal o cual cosa, sino al

temor que lo lleva a la desconfianza, al desamor. Me refiero al temor que impide conocer a Dios. Es el temor

infundado por el mismo pecado, que hiere la naturaleza humana creada para alabanza del Creador.

¿Comprendes?

F. Claro que comprendo. Nuestro mismo pecado nos hiere y nos atemoriza. Nos desfigura el rostro de Dios.

Como Adán y Eva que cuando pecaron se escondieron de Dios y se taparon el cuerpo.

J. Tú puedes hablarme con confianza, Yo he perdonado todos tus pecados. Hablas Conmigo porque no

sientes culpas. Me conoces. Yo te he rescatado. Otros todavía están en camino.

F. ¿Soy irrespetuosa?

J. Ámame como eres y deja al Artista la tarea de embellecer la Obra de Arte.

 

16-07-97

J. Comienzas a vivir una nueva etapa de maduración. Yo te acompaño. No temas. Habrá abundancia de

gracia y saldrás victoriosa.

F. Gracias Jesús por anticiparme el éxito.

J. Yo soy el éxito.

F. Gracias Jesús por acompañarme en mi caminar.

J. Caminamos siempre juntos. Te esperan grandes alegrías si confías en Mí. Como Yo doy nadie puede dar,

porque Yo conozco hasta lo más íntimo de las almas.

Te fortaleces en este caminar con Mi Fuerza, con Mi Pan.

¿Puedes comprender esto?

Debes aferrarte a Mi Pan, que es Pan del Cielo, tu patria definitiva, tu paraíso.

 

22-07-97

J. ¿Por qué temes venir a Mí?

F. Me siento manchada.

J. Ya rezaste el pésame y entendiste por qué te pedí que lo hicieras.

Cuida tu cielo porque descompone el alma vivir fuera de Él.

F. ¡Cuántas pavadas me sacan de mi cielo! Me siento tan nada y valoro muy poco ese tesoro que me

regalaste.

Necesito tanta paz y hacer tan poco...

Escribir y "hacer vida" lo que escribo es muy diferente. Si lo primero me cuesta, lo segundo me cuesta más.

J. El Espíritu Santo actúa en ti incansablemente.

F. Cuánta humildad me falta.

¡Oh, Padre de mi alma, permitís todo esto para que me aferre más a Vos!

P. Tú te aferras a Mí y Yo te doy todo lo demás. Si supieras lo que te tengo reservado, hijita chiquitita...

Tu "Sí" fue suficiente, estrellita de Mi Corazón. Y Mis gracias fluyen como ríos de agua viva. Si

comprendieras cuánto amor derramo sobre ti dejarías de hacer tantas cosas que no tienen sentido.

F. Cada vez hago menos.

P. A mayor apertura, mayor recepción.

J. Este libro dará vuelta el mundo y me traerá tantas almas que no podrás contarlas.

Rezaste el Rosario todos estos días pero no como a Mi Madre le gusta: con el corazón.

F. Bueno, trataré de complacerla.

J. ¿Confías en Mí, pequeña de Mi Corazón?

Me refiero a la confianza ciega que debes tener en tu Amado del alma.

F. Nunca confío lo suficiente. Además soy pequeñísima.

J. Quiero escucharte decir sí siempre; luego te regalo más confianza. Tu "Sí, Jesús, confío" alegra mucho Mi

Corazón.

¿Ves que Mi Obra nunca termina? ¿Comprendes?

Tengo tanto que regalarte todavía. Tú quieres hacer sola algunas cosas y tu Amado te reserva otras, mejores

todavía.

Desapégate de aquello que no te da paz, que turba tu corazón y cuida el cielo que hay en tu corazón.

¿Con quién quieres cumplir a costa de perder tu cielo? ¿Qué importan los demás cuando Yo quiero amarte?

¿Puedes preferirme?

Yo me ofrezco enteramente a vos, hijita.

¿Puedes confiar al punto de no preocuparte ya más por nada?

Cómo te quiero, hija...

El yo va muriendo a fuerza de golpes. Golpes que Yo mismo sano con amor.

¿Por qué tanta lectura? ¿Acaso no estoy en tu corazón y te hablo claramente?

Vive tu paraíso de MI MANO. Este nuevo día es un regalo para ti, Mi princesa.

¡Oh, hija, cuánto te amo! Deja que te abrace con los rayos del sol, y te acaricie con la brisa suave.

Deja que Mi Corazón descanse en el tuyo. ¿Quieres estar serena unos momentos para que pueda hablarte?

¿Comprendes cuánto amor tengo para Mis hijos? Tú eres chiquitita y para con los pequeñines abro de par en

par las puertas de Mi Sagrado Corazón.

Siempre triunfo YO. Aunque el demonio te turbe, el triunfo ES mío porque Yo SOY EL QUE SOY.

¿Qué quieres, hija? ¿Quieres pedirme algo?

F. Sabés la tentación que tengo en este momento.

J. Como vos misma lo decís, es sólo una tentación.

F. Pero me molesta.

J. Porque no confías lo suficiente. Quédate en Mi Corazón, pequeñita, y verás Mis maravillas.

Siempre y hasta ahora te he concedido lo que me pediste. ¿No te daría más? (Isaías 41, 8).

J. La alegría es tan importante en el cristiano como la fe en Mi Resurrección. Quien dice creer en ella, no

puede ser una persona triste.

ALEGRÍA Y RESURRECCIÓN van siempre unidas, y Yo soy el autor de esta obra de VIDA porque estoy

VIVO.

YO vivifico las almas con Mi Sangre, que está viva y fluye por Mi cuerpo como nunca porque he vencido a la

muerte.

"Quien come de Mi carne vivirá eternamente", dije en el tiempo y he cumplido Mi palabra.

J. Tú escribes y Yo actúo.

 

24-07-97

F. Entiendo Jesús que me conviene estar más serena.

Con respecto al casamiento: ¿querés o no querés que me case?

J. El alma comparece ante el Señor sin equipaje.

F. Entonces te da igual que me case o no.

J. Me da igual, no. Todo Plan de Dios es maravilloso y necesario. Todos van hacia la misma meta que soy

Yo. ¿Comprendes? Sólo los caminos son diferentes.

Yo no voy a poner algo en tu camino para hacerlo más pesado, por eso debes esperar todo de Mí. Si te doy

o si no te doy, ES DE MÍ EL DAR O EL NO DAR.

Yo quiero alivianar tu carga, pero muchas veces te empecinas en cargar piedras a tu carreta haciéndola más

pesada. Déjame actuar a Mi antojo y verás Mis maravillas. Desapega tu yo de Mi Plan Divino; es lo que más

estorba.

F. Estoy creciendo en Fe y Confianza a machetazos, como dice el p. José.

El alma es Tu obra de arte y veo que te gusta reflejarte en ella como quien se mira en un espejo.

J. ¿Confías en Mí?

¿Confías en Mi Madre?

 

25-07-97

F. Le estaba hablando a Mami acerca de unas personas que pasan por mi mente bastante seguido, y no

precisamente por santos. Ella me dijo:

M. Hija, ellos no conocen de la vida de Gracia como vos.

F. Pero saben lo que es pecado y lo que no, sin embargo no hay interés de corregirse.

M. Si supieras, hija... (suspira mi Mami). Ellos no han recorrido ni la mitad del camino que tú recorriste. Tú

has amado, por eso te has entregado. Si no aman a Dios difícilmente se entreguen a Él. Por eso solamente

debes rezar y esperar para ver algún día los frutos de tu oración. Por lo demás no te preocupes, Yo velo por tus

intereses (Mamá me dijo que lea el Salmo 50).

F. Mamá María, tengo muchas tentaciones últimamente.

M. Son para tu crecimiento y maduración.

M. Ese matrimonio no se va a realizar como Dios quiere. Ellos no se casan para servir a Dios sino para

satisfacer un sentimiento egoísta.

Tú quédate en Mi Corazón y verás todo claramente.

No vayas, a menos que te inviten.

F. Entonces no les va a ir bien.

M. Van a sufrir mucho.

Sin embargo, el que se entrega a Dios vive una vida de santidad también en el matrimonio.

Y Dios recompensa al "matrimonio santo" dándole autoridad para juzgar, después, a otra clase de uniones

que desfiguran la Obra de Dios.

Estos matrimonios santos vendrán a juzgar con el Padre.

Donde hay verdadero arrepentimiento, hay enmienda.

Donde no hay arrepentimiento, hay desgracia.

Por eso la necesidad de educar a los hijos en el amor a Dios, para que sus opciones apunten siempre hacia

la Santa Voluntad de Dios. ¿Comprendes hija que debes ser luz y sal de la tierra?

En un hogar donde se ama a Dios, todos pueden glorificarlo con sus obras. Quien ama a Dios lo glorifica con

su propia vida.

No temas hija al qué dirán, y ven a Mi Corazón a sacar toda la riqueza que tengo para dar.

F. Entonces por qué permitís que se casen.

M. Ya hablé de todas maneras.

Al final, Mi Corazón Inmaculado triunfará.

F. Madre, tengo tanto que agradecerte.

M. No temas, hija, te esperan grandes alegrías en Mi Corazón. Tengo tanto para dar...

Yo soy tu riqueza, hija. Soy Sede de la Sabiduría.

Después dirás: "Esto me regaló María, aquello me regaló María...".

¿No estás orgullosa de tu Madre?

¿Confías en Mí? ¿Confías realmente?

F. ¿Qué querés, Madre?

M. Que reces el Rosario.

M. ¿No me agradeces tantos cuidados?

M. Para un alma pequeñísima el "yo quiero" no existe. Ella recibe todo como venido de su Padre y espera

todo de Él.

F. Pregunté a Mamá María acerca de la fuente y por qué no le dan tanta importancia. Las personas sólo la

consideran como lugar de paseo y no como lugar de oración, de gracia, lugar bendito. Ella me dijo que abriera

la Biblia y leyera Ezequiel 33, 32-33.

También Mamá María me dijo:

M. "Ellos no tienen Fe, tienen el corazón endurecido". Por eso no hay milagros. Pero no te preocupes, Yo soy

fiel a Mi palabra.

No temas, hija mía, no temas por nada. ¡Tan pequeñita!

 

26-07-97

M. No importa que haya personas que no crean en estos escritos.

Hay muchas almas que están volviendo a Dios y esto alegra mucho más Mi Corazón de Madre.

Tú, hijita, debes contemplar la obra maravillosa de Dios y ver cómo tu Madre se alegra en esto.

Tú eres Mi hija y debo cuidarte.

Recibirás mucho de Mí.

F. Mi vida está en Tus manos.

M. ¿Comprendes cuánto amor derrama Mi Corazón sobre el mundo? ¿Puedes entender? ¿Sabrás valorar

alguna vez todo lo que hago para favorecerte? ¡No!, porque eres pequeñísima, pero así me gustas. Así puedo

adornarte como quiero.

F. Tengo que amar mucho todavía para que alguna vez digan que realmente me parezco a Vos.

M. Tú te quedas Conmigo en oración y Yo me ocupo de tus asuntos.

En el momento de "dar", Yo doy contigo. En el momento de orar, Yo oro contigo. Somos un solo corazón.

¿Puedes comprender cuánto te amo?

F. Y mi mamá, ¿cómo anda?

M. Su éxtasis no tiene fin. En el no tiempo ella ve la obra de Dios terminada en ustedes y no puede sino

alabarlo en un éxtasis profundo. Esta alabanza va unida a la acción de Dios que no puede sino derramar

abundante bendición.

F. Entonces esta alabanza vendría a ser también como una especie de intercesión.

M. Claro, así debería ser también en el tiempo, mas el hombre en la tierra es limitado, en el cielo no hay

límites.

F. Quiere decir que mi mamá se nos adelantó para ayudarnos.

M. Ella no sabía. Aunque el lazo no se rompe con la muerte.

Si ella fue feliz al tenerlos, más feliz en el cielo de poder participar de la obra de Dios desde la visión

beatífica. Una continua alabanza consigue de Dios todo.

Ella quisiera tenerlos en el cielo, pero no antes de que la Obra esté terminada. Este no es un deseo humano,

sino divino. La Madre lleva consigo a los hijos. Y aunque no la veas, estás predestinada a estar donde ella esté.

Ella es un ángel para ustedes ahora y no tiene mancha. Un alma pura no quiere más que pureza.

Ámame, hija, como amaste a tu madre. Sabré recompensarte.

F. Te conocí de grande, aunque siempre estuviste en mi vida.

 

27-07-97

P. Perdona hija a "X". Tú serás "camino" para ella.

F. Yo sé que soy contradicción para muchos, Padre, sobre todo donde hay oscuridad, pero sé que llevo la luz

dentro de mí.

P. Tú llevas la LUZ, me llevas a Mí donde quiera que vayas, con tu pobre apariencia. Tú eres Mi cajita del

tesoro.

F. Lo que más me gusta que me digas es que soy Tu hija.

P. Te daré mucho, hija, porque tú me amas y Yo te amo (Sabiduría 7, 7-14).

 

28-07-97

P. Deja que Yo te vista, te peine y acomode tus cositas.

F. No te entiendo.

P. Luego entenderás.

Quédate Conmigo en oración.

Puedes pedirme cualquier cosa, hija mía.

F. Yo quiero mandar a arreglar mis ropitas, como dicen ahora "reciclar" lo que está aprovechable, y Vos me

decís que me vas a vestir.

P. Que te ocupes de Mí, quiero.

P. ¿Por qué no perdonas?

F. ¿A quién?

P. A ti misma.

La dureza para con sí mismo trae muchos males.

Todo lo que fue ya no existe.

Ahora tu Madre te protege.

M. Cuántas cositas lindas tengo para darte, hija.

P. No te confíes en esa persona que estás pensando. Cuanto más alejada, mejor. No vayas a menos que te

inviten. Deja que crezcan en sabiduría, para que puedan apreciar tu compañía.

F. Quería ayudarte.

P. Pero no ahora. Su corazón no entiende todavía.

Tú, callada. Así encontrarás paz. Haz tu vida como si solamente existiéramos tú y Yo.

Yo tengo mucho para darte, lo que despertará envidia a "X", pero no te acerques demasiado (Sirácides 27,

22-24).

F. Justo que me empezaba a caer simpática.

P. Ayuda a "X".

F. ¿Cómo?

P. Con la oración.

F. Gracias por advertirme.

P. Te mereces, hija. Cuido Mi tesoro. La malas compañías entorpecen Mi obra en ti.

F. Algo de lo que me dijiste presentía; mi corazón me decía que "X" no era muy transparente.

P. Deja a "X" en Mis manos, hay un camino muy largo de purificación por recorrer. Para esto, tú estarás lejos.

Yo coloco las personas a tu lado para tu beneficio. No debes "buscar".

F. ¿Y mi libertad?

P. Te aviso cuando algo no te conviene. ¿Me vas a reprochar esto? Tienes mucho para hacer todavía.

F. Pero no se trata de recibir solamente, se trata de dar también.

P. Sabes a quién dar y a quién no dar.

¿Desconfías de Mí?

F. Estoy pensando en el padre "X".

P. Está cayendo en un pozo. Pero Yo lo voy a sacar, aunque él cree que con su propia fuerza saldrá. No

temas, hija. Yo salvo a la oveja perdida. Reza por él y confía.

F. Sin embargo parece que la obra que está haciendo da muchos frutos.

P. Sí, pero si Yo podo el árbol, después da muchos y mejores frutos que antes. ¿Comprendes?

 

29-07-97

J. Yo sano tus heridas.

Todas tus heridas me pertenecen porque he recibido muchos azotes (se refiere a los azotes de la Pasión) por

cada una de ellas.

Deja hablar a tu corazón herido.

 

01-08-97

F. Padre, por qué me genera tanta bronca la gente que es tacaña, que guarda el dinero "por las dudas" que

después le falte.

P. Estas personas no me conocen.

Todo viene de Mí y todo vuelve a Mí.

Con el que es generoso, Yo soy mucho más generoso.

Al que ayuda a su hermano, nunca le faltará. Así está asegurándose su propio porvenir.

 

06-08-97

P. Comprendo hija lo que hay en tu corazón.

Espera todo de Mí y no vaciles en ayudar a quien te lo pide. Yo te recompensaré.

Yo hago nuevas todas las cosas. Yo soy quien Soy. Tú comprendes porque Mi Corazón te lo ha revelado.

Actúa conforme a tu capacidad, como quien siempre tiene algo para dar (Salmo 41, 1-4).

 

07-08-97

M. ¿Prefieres hacer eso a estar con tu Madre? Lee el Salmo 2.

F. Mamá María me dice esto con una voz, como quien tiene autoridad, como una reina, con mucho poder,

realeza. Expresa también la poca importancia que tienen las cosas que hago como para posponer nuestra cita,

nuestro encuentro. Ella sabe cuánto la necesito, por eso viene.

M. No te preocupes por los demás, cuando te piden oración. Quiero demostrarte así tu reinado sobre Mi

Corazón, por eso acuden.

Yo soy Reina y tú eres Mi princesa. ¿Quieres algo, hija?

F. Quiero que me des mucho, pero mucho amor.

M. ¿No te alcanza?

F. No. Siempre quiero más.

M. Vas a recibir lo que puedas imaginar y después lo que no puedes imaginar.

F. Papá Dios me dijo que leyera: Ester 2, 15-18.

 

08-08-97

P. No tengas miedo de pedirme cualquier cosa.

F. Te pido que me liberes de ese temor, que conocés.

Y también por tantas personas que me piden oración. Las pongo, a todas, en Tu corazón de papá bueno.

F. ¿Por qué me mostrás tanto a "X"?

P. Para que reces por él.

Es un alma que vive en pecado.

F. Pero, ¿va a salir del pecado?

P. Claro, y tú glorificarás Mi Nombre. ¿Comprendes?

Lee Job.

F. Ya me conozco de memoria el libro de Job.

P. ¿Podrías comprender la miseria humana si tú no hubieras pasado por La Prueba también, corderita mía?

Perdónate, hija, porque Yo he permitido tanto dolor en tu vida. Ahora puedes comprender a tus hermanos y

viene la recompensa. Das amor en vez de rencor, das Misericordia como Yo quiero.

Es verdad que no has merecido tanto, muchas veces me reclamaste: "¿Por qué yo? ¿Por qué me merezco

esto si no hice nada?". Si eras inocente, también Mi Corazón lo sabía, porque Yo sé todo.

Tú sabes que conozco todo, y cuando apenas comenzaste a crecer, comenzaste a sufrir. Pero Yo estuve

siempre.

F. Ese dolor en el alma, desde pequeña, hasta ahora me cuesta comprender.

P. Fue el comienzo.

Cuánto dolor, hija.

F. Cuánto dolor en el mundo.

P. ¿Y cómo acaba la historia de Job?

F. Por suerte, bien. ¿Es lo que me espera a mí?

P. Eso y mucho más. Toda una eternidad juntos.

F. Espero estar ya en el camino de retorno de la Gran Prueba.

P. Estás empezando a vivir nuevamente, cada día (Job 42, 10-16).

 

09-08-97

J. Sabes que te amo hija, y que voy transformándote lentamente.

¿Puedes creer que soy Yo, puedes creer en Mí?

Vas a escribir para Mí, todo lo que te dicte.

¿Puedes comprender cuánto te amo, pequeñita? Si supieras...

F. No es fácil acomodarme a la misión que me diste.

"X" me humilló y me dolió.

J. "X" no me conoce. Pero tuviste la respuesta certera para él. Fui Yo quien hablé a través de tus labios.

Mi Madre espera el Rosario.

F. Perdoname, pero recalcás mucho lo del Rosario.

J. Es el medio preferido para desarmar el Corazón de Mi Madre. Así Ella intercede más por Mis pobres hijos

descarriados.

Comienza ahora.

Puedes pedir todo lo que quieras que Yo te daré.

 

12-08-97

P. En cada momento debes esperar qué hacer, no planear como si el futuro dependiera de ti.

 

13-08-97

M. ¡Si supieras hija cuánto te amo!

F. Tengo miedo a lo que me vas a pedir.

M. Te amo así como eres.

Yo vine a ocupar el lugar de tu mamá porque Dios así lo quiso y Yo quise.

F. ¿Y qué hago con esa persona que me envidia?

Áng. Lo más lejos posible.

F. Pero no parece que me envidia, parece tan buenita.

Áng. Le cuesta mucho no envidiarte y serás causa para su santificación.

Reza para que el fruto madure.

F. Me avisaste que "X" no es lo que parece, ¿para qué?

Áng. Para que estés atenta y no respondas mal por mal sino que sepas comprender.

F. Me conocés y sabés que me puede saltar el indio, por eso me avisás.

Áng. No temas, pequeña. Yo te cuido y más de lo que percibes. Eres tan niña pequeña...

F. ¿Cuál ángel sos?, porque Bernardette no sos.

Ang. Soy "Ángel de la Guarda, Padre Pío".

¿Confías en Mí, pequeñita?

Tengo preparado un mundo de rosas para ti.

F. No entiendo.

Ang. Un mundo de rosas en el cielo y en la tierra. ¿Comprendes?

F. No.

Áng. Para tus hermanos. Para compartir con ellos también. ¿Comprendes?

F. No.

Áng. Para que me ayudes a curar sus heridas. Hay tanto dolor.

F. Por eso te fuiste al cielo y me dejaste el puesto vacante.

Áng. Eres niña pequeña. Y completarás la Obra.

¡Mamá María!

F. Yo no te quería porque siempre aparecés con cara de malo. Salvo aquella vez, te acordás, que estabas

joven y radiante y me dijiste que allí habría una Congregación. Pero ahora te quiero.

 

14-08-97

P. Yo salvo. Yo ordeno.

Yo te hice, hija. Cada centímetro de tu cuerpo Yo lo hice. Es mío. Eres mía.

El nuevo nacimiento te traerá nuevas alegrías en el Espíritu Santo consolador y sanador. Cuando Él te libere,

sabrás (Lucas 1, 5-25).

 

15-08-97

P. ¿Qué quieres, hija?

F. Quiero Tu Santo Espíritu de Amor.

¿Y cuál es Tu querer?

P. Mi querer es que seas feliz.

 

16-08-97

P. ¿Trabajar? ¿Para qué quieres trabajar? ¿Y alejarte de Mí?

F. Vos sabés hacer bien las cosas.

Aunque en realidad no necesito trabajar, fuera de esto: escribir.

P. ¿Entonces?

Este trabajito te traerá muchas satisfacciones, hijita chiquitita.

F. ¿Por qué me mostrás tanto a "X"?

P. Para que reces por ella.

Es un lobo disfrazado de corderito.

Pero próxima está su conversión, si me ayudas y la orientas.

F. Gracias Señor por sacarme los puntos (de la cirugía), no me dolió.

P. Yo te cuido muy bien.

F. ¿Por qué ayer me dijiste: "Ofreceme tu trabajo"? ¿Cuál trabajo? Si yo no trabajo.

P. Es una sorpresa.

F. No te entiendo, ¿querés o no querés que trabaje?

P. Todavía no. Entenderás lo que te digo después.

 

22-08-97

J. Cuanto más recibas, más libre serás. ¿Comprendes?

F. Sí, comprendo. Todo lo que recibo viene de Tu Corazón y me libera porque viene con amor.

 

23-08-97

J. ¿Temes de Mí?

F. Y con todo lo que viví... ¿te parece que no?

J. Yo te saqué de la fosa (Crónicas 16, 8-36).

 

27-08-97

M. Déjate llevar como un bebé.

Ora más, ora más.

Es que Yo quiero amarte y tú no me dejas.

Estoy contigo y también con ellos.

F. Cuando estoy con Vos me dan ganas de arreglarme y ponerme linda.

M. Mi Corazón es el que te guía.

Mi embajadora debe estar linda.

Déjate llevar por Mí.

Pídeme pero deja que Yo te dé. Yo quiero arreglarte, hija, como cuando eras niña y te vestía.

Deja que Yo te embellezca, otra vez.

Deja que Yo te conduzca.

Ese viaje te confirmará muchas cosas. Verás cosas lindas.

 

01-09-97

M. Hija mía, ¿puedes venir Conmigo al cielo?

F. No, no puedo ir por mí misma.

M. Entonces deja que Yo te lleve de la mano.

Escribe para Mí y deja todo lo demás en Mis manos.

Todos te conocerán y para Mí será un orgullo presentarte, hija, porque has venido de Mí, eres obra de Mis

manos (se refiere a la transformación que Ella hizo y provoca en mi vida).

Yo te hablo como me parece, hija.

F. Aunque yo no te veo como los otros videntes.

M. Me verás, hija, cuando venga a buscarte y antes también.

Eres grande a Mis ojos, hija, aunque pequeña para el mundo, porque has sabido entregarte.

Te he estado preparando desde siempre para Mi mayor intervención, la que ocurrirá pronto. ¿Conoces el

porqué?

Porque los amo, amo a todos y todos deben conocerme. ¿Confías en Mí? ¿Confías en tu Madre? Quiero un

pueblo bien dispuesto. Las naciones vendrán hacia Mí, a refugiarse.

F. Qué paraíso estar en Tu presencia.

M. Debes orar más y dejar que tu Madre actúe.

F. ¿Rezar más? ¿No te parece suficiente?

M. Me parece que te mueves demasiado.

F. Ya dejé de hacer tantas cosas. Pero si Vos decís...

M. Debes orar para que los pueblos oigan Mi voz.

Reza como tu Madre quiere, como a tu Madre le gusta: con mucho amor.

F. Sí, Madre.

M. Comienza ahora.

M. Mi hijo siempre te espera en el Sagrario.

¿Quieres ser religiosa?

F. No, quiero casarme.

M. Entonces deja que Yo me ocupe.

Tú debes hablar al mundo de Mí y de lo importante de consagrarse a Mi Inmaculado Corazón. Debes llevar

Mi Mensaje de Amor. Yo, tu Madre, te recompensaré.

Anda, hija querida, habla a Mis hijos de Mí, de Mi Amor Misericordioso. Diles que Yo les amo y quiero

ayudarlos. Tú no comprendes lo que Yo quiero hacer con cada uno. Si supieras que puedo curarlos de todas

sus heridas.

¿Puede una Madre permanecer indiferente frente a su hijo golpeado?

Ora, hija, por Mis hijos que no me conocen.

F. Luego de orar un buen rato, Jesús me dice:

J. ¿Ya te quieres ir?

Tengo un regalo para hacerte: Mi Corazón sangrante de Amor.

 

02-09-97

F. Si nos amás tanto, ¿por qué hay tanto sufrimiento en el mundo ?

M. Nunca como en estos tiempos hubo tanto dolor humano, por eso vengo, por eso me manifiesto en tantos

lugares, porque Mis hijos me necesitan.

Reza, hija, porque tu oración desarma Mi Corazón, y alivia el dolor de tus hermanos.

 

03-09-97

F. Estaba dando muchas vueltas para sentarme a escribir. Ella me dijo:

M. Primero el trabajo (se refiere a "escribir"). Sabes que te amo.

F. ¿Todo lo que escribo es para todos?

M. Cada uno toma el libro en sus manos y Yo hago que llegue al corazón de cada uno lo que Yo quiero,

aunque no todo es para todos. Algunos rendirán el 30, otros el 60 y pocos el 100%.

F. ¿Entonces no todos morirán de amor?

M. Tú morirás DE AMOR, otros morirán en amor, en Mis brazos.

F. ¿Como santa Imelda?

M. Como tu Madre.

Será una señal.

F. Por qué me hacés escribir estas cosas, me da vergüenza.

M. Para que el mundo reconozca que hay UN SOLO DIOS VERDADERO Y FIEL Y ÉL HACE MARAVILLAS.

Yo te elegí hija para que seas representante de Mi Amor Maternal.

F. Entonces tengo que ser muy buena y soy tan débil, tan poca cosa. Lo que me pedís es muy grande.

M. El ciento por uno. La entrega ha sido total y Yo recompenso con Mis dones.

Da, hija, da sin parar, a manos llenas, sin temor. Debes ser generosa como tu Madre.

Ellos quieren verme, tú debes reflejarme. Deja que Yo te dé.

F. ¿Me das todo?

M. Te doy más de lo que esperas.

La misión que te encomendé es la mejor que hayas podido recibir.

F. Realmente tengo que morir, como me dijiste anoche. Soy tan pobre.

F. Decís que me muevo mucho y que debería rezar más, y me parece tan poco lo que hago, ¿cómo decís

que me muevo mucho?

M. ¿Tan poco? Tu oración sube al cielo como un perfume de incienso porque tu alma está limpia, pero tienes

muchos hermanos que necesitan de aquella.

F. Bueno, acá estoy, qué querés que rece.

M. El Rosario.

Yo te necesito, hija, es por las almas.

Te prometo dulces alegrías.

 

04-09-97

J. Todo lo que viene de Mí es bueno. ¿Sabes, hija? Cuando era niño tenía mucho para dar, aunque era

pobre, siempre daba: Mi sonrisa, Mi alegría, Mi Corazón; Mis amigos me querían mucho, no por los regalos

que hacía sino por Mi corazón, Yo era realmente bueno. Mis amigos también eran pobres, nos unía el Amor.

Nuestras fiestas eran sencillas, pero nunca faltaba el pan y la buena comida en nuestras mesas. Hoy tienen

todo, pero falta el Pan del Amor.

¿Quieres el Pan del Amor, hija? Ven a Mi Mesa.

F. ¡Cuántas veces comulgué y nunca antes me habías dicho algo así!

J. Antes no estabas preparada para recibirme con amor. Era Yo el que te recibía con Amor. Yo quiero llegar

a todas las almas del mundo entero.

 

09-09-97

M. Hija de Mi corazón: debes confiar en Mí ciegamente.

Te freno cuando quieres hacer algo que no corresponde. Estás consagrada a Mí y debo cuidarte. ¿Confías

en Mí? Es muy poco lo que debes hacer y procuras hacer lo que no debes. Yo quise que descanses.

F. ¡Con razón!, sentía un cansancio como si me hubiesen apaleado.

M. Para llegar a ser lo que quieres debes sufrir la transformación (Ecli. 2, 1-6).

F. Me cuesta aceptar lo que me pedís.

M. Si sos dócil, sufrirás menos.

M. ¿Quieres conocer a "X"?

F. Sí, quiero, aunque me parece que es uno como nosotros, qué tendría de especial.

M. Es un ser maravilloso.

M. Hija, te desgasta lo que no debes hacer.

Hija, ¿ves cómo Mi Corazón es tu refugio y tu fuente de Paz? Aunque no puedas encontrarme, Yo sé

encontrarte. Yo soy tu Madre amorosa y te acompaño simplemente porque eres Mi hija.

Debes ser "oblación" para tus hermanos y cumplir con lo que te pido, aunque nunca llegues a conocer las

almas que has salvado, ni la dimensión de Mi Obra Salvadora.

No te preocupes hija por tus hermanos, vive en Mi alegría.

F. Pero no puedo permanecer indiferente frente al dolor ajeno.

M. El dolor ajeno es también Mi dolor.

Y así como me ocupo de ti, también me ocupo de cada uno, de todos. Esta es MI HORA, hija. Tú, reza por

ellos y no te preocupes.

J. Si recibes lo que te doy, no es para que hagas planes. Es para que disfrutes cada momento. No debes

perder la paz pensando: "Con esto voy hacer tal cosa, con aquello voy a hacer tal cosa"... No planees, vive el

momento presente. Quiero tu corazón amante, no un corazón turbado.

Cuántos hermanos pasan a tu lado cada día esperando aunque más no sea una hermosa sonrisa. Pero un

corazón preocupado por lo que Yo proveo, no puede responder bien.

F. Después de haberme quedado con lo puesto, no es fácil llegar a confiar así.

J. Confías más que antes.

 

11-09-97

F. Hace dos semanas aproximadamente, iba para el supermercado y tuve la siguiente visión: de pronto me

encontraba en Medjugorje frente al padre que guía a los videntes, no sé cómo se llama (lo vi en el video), al

cual le confieso algunos pecados de mi vida pasada. Él me mira y me dice: "La Misericordia de Dios es tan

grande"... y me hizo la señal de la cruz en la frente indicando que estaba perdonada y que me fuera tranquila.

Realmente, el Señor quiso sanarme con el perdón de algo que yo misma no me perdonaba y que Él ya me

había perdonado, pero el recuerdo de aquella circunstancia vivida todavía me traía mucho dolor. Lloré y me

trajo mucho alivio. Luego de esta confesión me sentí liberada.

Escribo, porque María me pidió. Le pregunté si realmente yo estuve allá, Ella me dijo que sí y que por favor

escribiera lo sucedido.

 

17-09-97

M. Que los pueblos se unan en oración es Mi deseo para contrarrestar las fuerzas del mal.

No temas, hija mía. Yo, tu Madre, he dispuesto una legión de ángeles para que te protejan.

¿Temes algo, hija? ¿Confías en Mí?

Dime qué quieres. ¿Que te cuide?

Siempre lo hago, chiquitita.

Revivo en tu vida la infancia de Jesús y juego con tus caprichos, que me parecen los de una niñita.

El juego del niño pequeño me gusta porque es desinteresado y espontáneo.

El juego del adulto es más egoísta.

Todos son niños delante de Mí. Porque Yo soy MADRE y los veo así.

El sol te refleja Mi calor de Madre, ¿puedes calcular el calor del sol?

F. ¡No!, jamás. Nos derretiría.

M. Pues Mi Corazón arde mucho más.

Mi Corazón tiene tantos secretos que revelarte, hija querida.

 

19-09-97

J. No te abandoné, hija. Estás caminando de Mi mano.

F. Me decís esto porque sigo sin ganas de escribir.

¿Por qué no me diste lo que te pedí hoy?

J. Porque no era el momento.

F. ¿Entonces para qué me sirve la fe?

J. Para hacer milagros.

F. ¿Y dónde está el milagro?

J. En el cielo, donde está él. Si no hubieran rezado...

 

23-09-97

J. Hija mía, si supieras cuánto te amo no te preocuparías por nada.

F. Me decís: acepta de Mí todo, sin cuestionar nada.

¿Qué es lo querés que acepte?

J. Tu debilidad y lo que Yo te propongo.

F. ¿Qué es?

J. Que Yo lleve la carga más pesada.

(En la Merced, a través de una visión)

M. ¡Oh, Mi hijita, la más pequeña de Mi reino! Cuánto te amo.

¡Mírame, hija, soy Reina! ¡Cómo Mis hijos me arreglaron tan bien! ¿Estoy hermosa?

F. Estás muy hermosa.

M. ¿Quieres pedirme algo?

F. Regalame alegría, paz y mucho amor.

M. ¿Quieres pedirme algo más?

F. Que nos ayudes a R. y a mí con el casamiento. Necesitamos la casa.

M. Vendrá ciertamente.

No esperes lo que los otros no pueden dar. Espera en Mí que soy tu Madre.

F. Mientras que espero me aburro.

Me siento humillada.

M. Humillada, no. Esperada.

F. Vos sabés que yo no fui esperada.

M. Esperada por Mí, sí. Por eso quiero darte lo mejor. Amor como el mío nadie te dará.

 

24-09-97

P. Déjate llevar.

F. Qué quiere decir.

P. Déjate llevar por lo que dicta tu corazón, porque Mi Espíritu Santo habita en ti.

 

25-09-97

J. Nada debe quitarte la paz y la armonía.

Dentro de tu corazón debe haber un remanso suave y tranquilo. Como influyen las opiniones de los demás,

no dejas que el curso de los acontecimientos siga naturalmente. La sobreexigencia no conviene a un alma

pequeñísima. Estás enferma porque te exiges y en este momento el mundo "pesa más". Sabes que "el qué

dirán" no debe importarte.

Un alma pequeñísima no debe exigirse porque por ser pobrísima su Maestro le da todo, y ella no debe

buscar aquello que no se le da.

F. Pero el Evangelio dice "Buscad y hallaréis".

J. También dice: "Pedid y se os dará".

Buscadme a Mí. Esta búsqueda no fatiga. Esta búsqueda da paz y esperanza. Te cansas cuando buscas lo

que es de la periferia y no el centro, que soy Yo.

F. Soy tan pobre y débil...

J. Comprendo que no tienes fuerza para ir a las clases. Yo te he quitado la fuerza porque comenzaste a

reemplazarme. El mundo te marea y ¡crees que voy a permitirlo! Yo te rescato. Yo soy tu salvador. Ellos no

comprenden y no comprenderán jamás de qué manera te preservo de este mundo cruel y perverso. Eres tan

débil que no alcanzas a percibir de qué forma el demonio se las ingenia para separarte de Mí. No, tú no te das

cuenta, hasta que te enfermas (como ahora) y Yo debo obligarte así a detenerte.

Solamente lo que Yo te doy, hija.

La vida del consagrado es así: entrega total.

F. Estaba pensando en una persona que no soporto demasiado. Jesús me dijo:

J. No juzgues. Ella no alcanza a comprender el don que te he hecho. Si bien su amor es sobremanera

"humano", va lleno de buenas intenciones y merecen también Mi atención. A su tiempo Yo transformaré su

amor.

Tú ves más allá porque te he despojado.

¿Te asustaste mucho el otro día?

F. Me dolía mucho la panza.

J. Era Mi Madre que quería acariciarte.

F. ¿Cómo que quería acariciarme?

J. Quería demostrarte Su amor.

F. No me causa gracia, porque la pasé bastante mal.

J. ¿Cómo podría demostrarte Su amor si no te serenas? Ella te busca y tú huyes.

F. ¿Y por eso me mandaste la pataleta del siglo?

J. Ella te cura con Amor. El que brota de Mi Corazón.

El caminito que estás recorriendo servirá para todo el mundo, y el mundo te reconocerá por tu entrega y

sabrá que Yo te he mirado con predilección por tu extrema pobreza.

F. Ayer, cuando iba a comulgar:

J. Deja que Yo te nutra.

F. Durante la adoración eucarística:

J. Pide, hija, pide mucho. Me gusta complacerte. Recibirás mucho para que vivas para Mí. Aunque te estoy

preparando desde hace mucho tiempo, todavía no comprendes el "DON" que te he hecho. Por eso debes ser

muy humilde.

F. "X" está muy sola, ¿por qué no le regalás alguna gracia, así como a mí, para que no se sienta tan sola?

J. Ella no apreciaría el "don" como tú.

Tú estás viva, y muchos apreciarán el "don" sin esperar a que subas al cielo. Porque el mundo lo necesita.

¡Cómo me gusta contrarrestar la fuerza de los poderosos!

F. ¿Por eso tanta gente me quiere conocer?

J. Hasta el mismo Papa quiere conocerte y te espera, sin siquiera saberlo.

¡Cómo has sufrido, hija! ¡Mi pasión, Mi pasión!

Sí, eres débil, pero adentro habita El Señor.

Espera todo de Mí, hija.

 

29-09-97

J. Es más importante rezar que limpiar. Vienen tiempos difíciles para la Iglesia y para el mundo.

 

30-09-97

J. No te compares con los demás. Te he dado una misión. Por supuesto que choca con el mundo.

Vienes a Mí, y Yo te consuelo. ¿Puedes aspirar a algo más que vivir en Mi Presencia? Ellos no entienden ni

entenderán.

F. Quiero paz, y tengo que renunciar a casi todo y hacer muy poco para guardar la paz.

Jesús, estoy tan desganada...

J. Porque quieres hacer más de lo que puedes, luego te cansas y viene el desgano.

Yo te recompensaré por la renuncia.

Yo te amo, hija.

 

01-10-97

F. Madre, por qué me dejás así, como perdida.

M. Para que reces más. Sé que podés dar más.

Eres muy sensible a lo sobrenatural, por eso sufres mucho.

J. Tú eres MI ESPOSA. ¿Puedes comprender lo que esto significa?

¿Quieres entregarte a Mí, esposa mía?

No mires con desconfianza.

Como yegua de lujosos carros eres a Mis ojos, amada mía.

F. Sabés qué es lo que me perturba.

J. Cualquier cosa que no sea Mi Amor, te perturba. Lo sé muy bien. Por eso te traje hasta Mí, para

consolarte.

Conozco los deseos de tu corazón.

F. Quiero paz.

J. La Paz que Yo deseo para tu corazón. Vienes a estar Conmigo y Yo te recompenso. Vida de oración quiero

para ti. ¿Comprendes? Nada tiene más valor que estar Conmigo.

Conmigo desaparece todo cálculo humano.

F. Pero es difícil el desapego porque nosotros vivimos en la tierra.

J. Yo también estoy en la tierra, acompañándolos con Mis ángeles para que no se pierdan.

Tú eres Mi esposa y debes venir a Mí para que muchos otros quieran desposarse también.

Tu pobreza me atrajo poderosamente hacia tu corazón, como un imán, y tú te pierdes en Mí. ¿Puedes

comprender cuánto te amo y cuánto te amaré?

 

05-10-97

J. El bebé no es consciente de la alegría y la felicidad que otorga a sus padres, sin embargo arranca

sonrisas a todo el que se le acerca. Así es tu vida, alma pequeñísima, y así será. Tú no alcanzas a comprender

de qué manera alegras Mi Corazón y el Corazón de tu Madre, que tiene Sus ojos fijos en ti.

Así debe ser tu vida, una entrega incondicional y desinteresada, con plena confianza en tu Madre que te

cuida y te lleva en Sus brazos amorosos. Debes ser Su alegría siempre.

No confíes en los demás. Confía sólo en Mí, tu Creador. Así sabrás perdonar siempre y elevar tu mirada

siempre hacia Mí, EL QUE "ES FIEL".

No esperes de los otros lo que sólo Yo puedo darte: paz, serenidad, alegría, esperanza. El desposorio es

inevitable para quien quiera recibir estos tesoros de Mi Amor, porque de otro lugar no vendrán, que no sea de Mi

Sagrado Corazón.

 

08-10-97

P. Los pueblos están destruyéndose, pero tú estás en Mi Corazón.

P. Si te mueves menos, Yo haré la parte más pesada. Soy tu Padre y te amo y estoy pendiente de todos tus

movimientos.

F. Sabés que no me gusta escribir. Pero sos tan bueno que me ayudás siempre.

P. Podés regalar esa ropita. Yo te daré todo nuevo. Sin Mi Amor no puedes vivir y como te amo, te atiendo.

F. Me gusta que me atiendan.

F. Estaba pensando en el padre "X ". Dios me dijo:

P. Él no va a creer hasta que llegue el momento en que el AMOR lo abrace, y abra su corazón.

M. No hagas más regalos hasta que Yo te avise.

F. Me gusta regalar.

M. Déjate amar solamente.

 

11-10-97

P. Antes que entraras al mundo de los "adultos" preferí que entraras en Mi Corazón.

J. Si supieras, hija, los designios de Mi Corazón... tanta gloria os espera.

F. Es tan poco lo que podemos hacer, por nuestra debilidad.

J. ¿Tan poco? Si soy Yo el que hago a través de ustedes.

Sabes que te amo y que quiero recibirte en la Eucaristía.

 

12-10-97

M. A ti te preocupan cosas tan pequeñas, y a Mí me preocupan las almas.

F. Soy pequeñísima, por eso lo que a mí me preocupa es pequeño para Vos.

M. Reza, hija, reza por los pecadores que tanto mal hacen y se hacen a sí mismos.

 

18-10-97

J. Lo de ayer fue obra del demonio.

F. Sí, ¿la opresión en el pecho también?

J. Claro, no pudiste sola. Entonces Mis ángeles actuaron (Salmo 34, 8-9).

F. Qué gracioso que sos.

J. Fue para que te desapegues más de ti misma y de tus propios planes. Te quiero toda para Mí.

F. ¿Para qué me pedís que no vaya a mi clase de portugués si sabés que voy a ir igual?

J. ¿Y por qué no cumplís Conmigo así también, como lo hacés con las clases?

F. Porque el portugués es más divertido. Además no se trata de "cumplir". Yo hago lo que más me gusta, no

lo que me obligan.

J. Me gusta que me seas sincera.

Eres libre.

F. También estoy podrida de que vivas prometiéndome cosas y no cumplís. Ya no me dan ganas de escribir.

J. ¿Venís a Mí por lo que te prometo o por Mí mismo?

F. Algunas veces por Vos, otras no.

Debe ser que todavía no te conozco lo suficiente.

Pareciera que lo único que te interesa son las almas. Estoy podrida del tema de la salvación de las almas.

J. Me interesa "tu alma", la que voy moldeando con Mi Amor. Y a través de ti y de estos escritos, voy

moldeando a las otras. Entonces si sos fiel a Mí, muchas otras te lo agradecerán (Salmo 33, 13-14).

No alcanzas a comprender lo que Yo quiero hacer a través de ti porque eres niña pequeña. Como a todo

niño, sólo te interesa el juego y no admites "la responsabilidad".

Estás Conmigo, ¿a qué le puedes temer?

Deja que actúe con las otras almas como me parece. Me ocupo de cada una, de todas. No mires a las otras,

Mírame sólo a Mí.

F. Jesús...

J. Hija, Yo te comprendo. Eres débil.

F. Tendría que hablar menos. ¿Verdad?

J. Claro, hablar menos y pensar más en Mí.

Al nivel de la locución el demonio nunca puede llegar. Puede desanimarte con malos pensamientos. Pero

hablarte como Yo te hablo, nunca.

 

19-10-97

F. Recuerdo que una vez me dijiste que no vaya a "ese" lugar a menos que me inviten y ahora compruebo

que tenías razón. Como toda niña tenía que salirme primero con la mía y después darme cuenta de lo real.

P. Te cuido, hija.

 

20-10-97

M. Estoy preparando tu vestido. ¡Qué hermosa estabas en la fiesta! Sin embargo tu corazón estaba

confundido.

F. Me arreglaste porque yo te pedí. Pero me sentía horrible, me parecía que ese vestido me quedaba

horrible.

M. Yo te arreglé porque me pediste. Eres muy exigente contigo misma.

¿Comprendes que Yo no quiero que sufras?

Si confiaras más en Mí...

¿Comprendes que te quiero y quiero que no te preocupes por nada?

 

22-10-97

J. Puedes pedirme lo que estás pensando. Debes cambiar algunos hábitos.

No te mezcles con los mensajes de Vassula.

F. Me decís porque se mezcla todo.

J. Claro. Además Mi relación contigo es personal.

No temas, eres tan pequeña...

Si supieras cómo te miro...

 

25-10-97

M. No temas, hija mía. Yo te he encontrado y charlaremos juntas, como buenas amigas.

No conviene a tu naturaleza tanta exigencia. ¿Comprendes cuánto te amo y te cuido?

Sabes hija que he dado Mi mensaje en San Nicolás y ¿sabes que los sacerdotes son los que menos lo han

escuchado? Reza por ellos, hija mía querida. Cuánto te amo y te agradezco que me escuches.

No temas por nada. Tu Madre te cuida sobremanera. Te preocupas demasiado, hija mía, ya no perteneces a

este mundo.

 

29-10-97

F. Padre, ¡cómo me buscás!, debe ser que me querés mucho, como me decís.

P. Claro que te busco porque eres niña pequeña.

F. Nosotros somos Tu familia.

P. Yo soy tu familia.

F. Sos un celoso. Querés todo para Vos.

P. Quiero todo para Mí porque todo viene de Mí.

F. Ayer Jesús me dijo que iba a viajar bastante. ¿Para qué, si cada vez tengo menos ganas de hablar?

P. Para "estar" con Mis hijos, que te necesitan. Tu sola presencia dirá todo.

F. ¿Acaso el p. Gobbi no anda por todos los países? ¿Para qué voy a ir?

P. Dejale al p. Gobbi que haga su trabajo.

Te quedas Conmigo y Yo te guío.

¿Tus ocupaciones? No existen. Vives en el tiempo sin ser del tiempo porque el tiempo de tu vida lo manejo

Yo. No habrá desprendimientos dolorosos porque estás unida a Mí en amor y Yo no permitiré ningún apego.

Yo enriquezco tu vida.

 

30-10-97

F. Estoy pensando en los viajes y en lo que me fastidia la impertinencia de muchas personas que preguntan

cosas que no deberían preguntar. Sabés que no me gusta hablar. Me canso mucho en los viajes.

P. Te cansas porque no confías en Mí.

F. Sí, tenés razón. Aunque me gusta más rezar que viajar.

P. Tú eres Mi reina y debes estar preparada para representarme. Debes reflejar la serenidad de un alma

confiada y amada.

Hija mía querida, vives momentos tan preciosos de intimidad Conmigo, que muchos quisieran estar en tu

lugar.

F. Y yo hubiese querido que mi diario nunca se publique para que nadie me conozca. Como al principio, sólo

Vos y yo.

 

03-11-97

J. No tengas miedo, cuando crees que no te sostengo. Yo siempre te acompaño.

(Sofonías 3, 14-18)

F. Yo quiero trabajar, por qué me decís que no.

P. No será un trabajo, será un placer porque estoy preparándote para que lo disfrutes. Debes tomarlo como

un juego, porque para el alma pequeñísima no existe "el trabajo". Ésta trabaja cuando juega, y juega cuando

trabaja. ¿Crees que no puedo darte cosas mejores?

F. Padre, no sé cuáles son "esas cosas mejores" que decís que me podés dar. Yo sólo sé lo que mi corazón

quiere. Y quiero ocupar mi tiempo en otras cosas.

P. El alma pequeñísima sólo sabe de juegos y el trabajo para ella es un juego, porque no tiene de qué

apegarse. Tú, como pequeñísima, debes tomarlo así, siempre inútil, siempre juguetona.

¿Crees que te he despojado de todo para dejarte tirada? Te he despojado de todo para darte Todo, sin que el

esfuerzo sea tuyo. Así siempre serás Mi Hija y Yo siempre seré tu Padre. Y nunca tendrás que preocuparte por

nada.

F. Dios, vi una casita que me gustó mucho.

P. Tu casita ya está lista, soy Yo. Vivirás para Mí y por Mí.

F. Ya sé eso, pero con Vos no se puede hablar. Me salís con otra cosa. Ya sé que viviré para Vos y todo eso

pero te hablo de la casita donde viviré cuando me case. ¿No te gusta que te cuente mis cosas? Yo te quiero,

Dios, por eso te cuento mis cosas.

P. Si vives en Mí y para Mí, ¿crees que podría darte cualquier cosa? ¿Dónde está tu confianza?

F. No es que no tenga confianza, sino que no entiendo por qué me hacés esperar tanto.

P. Todo como un juego, hija, todo como un juego.

¡Cómo intervengo en tu vida, hija, para hacértela más llevadera!

 

04-11-97

F. ¿Por qué me decís: "Hija mía, no es Mi obligación asegurarte un porvenir tranquilo"?

P. Tranquilidad que te da el desapego y la confianza en Mí.

Hija mía: ¡si supieras cuánto te amo!

Tú consuelas Mi Corazón, con tanto amor.

 

08-11-97

P. Hija, mira todo lo que tengo para darte.

F. Dios, me vas marcando el camino a través de la oración.

P. Yo quiero mimarte.

F. Y yo quiero mi trabajito, ya que unos pesos extras no me vendrían mal. Y pienso si realmente me hará bien

trabajar, o si no me quitará la paz, o tal vez tiempo de oración.

P. ¿No confías en Mí?

F. No, en este asunto, no.

Sí, ya sé que sos Todopoderoso, pero estoy ansiosa de saber cómo te las vas a arreglar para resolver lo que

me decís que vas a resolver y yo no veo solución posible. Solamente estar con Vos y contarte mis cosas ya me

hace feliz.

Antes de conocerte me sentía muy sola. Y esta historia de amor, entre nosotros dos, es más apasionante que

otras que viví, aunque muchos no entiendan.

Que mi vida sirva de testimonio a muchas otras almas pequeñísimas y lo que escribo sea consuelo para

ellas.

Dios, muchas personas ven en mi vida hechos "extraordinarios", cuando yo la veo "tan ordinaria", porque mi

alma no va a descansar hasta que esté en Tus brazos en el cielo y no hay suficiente consuelo en este mundo;

sólo aquél que Vos nos das para que no muramos en el desierto.

¡Hay cuántas almas pequeñísimas mejores que yo! Por eso a ellas les digo que no me envidien por

"escuchar" porque no es feliz el que escucha, sino el que se deja amar y el que ama.

Dios quiere que tengamos una vida sencilla, como la de nuestra Mamá María. Quiere que tengamos hijos

santos.

Me gusta escribir para mis hermanas pequeñísimas que vendrán, ya que entre ellas estarán mis hijos y

nietos y ¿qué otra herencia mejor podría dejarles?

 

13-11-97

P. Sinceridad de tu corazón quiero, hija.

F. Creo que soy bastante sincera con Vos.

P. Pero no como me gustaría para el bien de tu corazón.

 

16-11-97

P. ¡Si supieras, hija, cuánto te amo! (Expresión de felicidad).

Cuánto te agradezco que hayas consolado a Mi pueblo.

¿Puedes venir a Mí?

F. No te entiendo.

P. ¿Puedes venir a Mí sin que Yo te atraiga?

F. Algunas veces me doy cuenta, otras veces no.

P. ¿Entonces qué esperas para venir a Mí? Consuela Mi Corazón.

F. ¿Tu Corazón? ¿Cuál corazón?

P. El que está en cada hermano tuyo.

F. ¡Ay, Diosito, me partís el corazón! Yo sé que hay mucho dolor en el mundo, voy a hacer lo que pueda.

P. Lo que puedas hacer será mucho porque La Gracia irá contigo.

Mi Corazón rebosa de Amor por Mis hijos y ¿quién quiere recibirlo?

 

21-11-97

P. ¿Jugarías Conmigo al Juego del Amor eterno? ¿Estás preparada?

F. ¿Cómo es ese juego?

P. Yo te amo y tú te dejas amar.

F. Hasta escribir se me hace tedioso.

Mejor Vos y yo y nada de escritura.

P. Mis planes son mejores.

M. Para el alma pequeñísima el "yo quiero" no existe, porque vive confiada en su Padre Providente,

aceptando todo lo que Él con inmenso Amor le da.

 

22-11-97

(Desde la Cruz)

J. Cuánto te amo hija y cuánto me agrada que te dejes amar por Mí. ¿Quieres considerar Mis sufrimientos

como los tuyos?

F. ¿Qué quiere decir esto?

J. Quiere decir que puedes usarlos cuando quieras para mérito de tu alma.

El deseo de tu corazón y el deseo del mío van juntos.

F. Mi corazón es muy pobre. No te amo como debería amarte.

J. Mi Amor suple tus carencias.

23-11-97

P. Tendrás todo lo que me pides.

¿Vas a rezar el Rosario?

Escribes para Mí y escribes para tus hermanos.

No temas, hija, ¡levántate!, besa el polvo de tus pies, estás en un lugar Santo. Donde habita la santidad Yo

hago Mi morada.

F. Y qué es la santidad para Vos.

P. Santo es aquel que procura hacer siempre la Voluntad de Dios.

P. ¿Tienes hija algo para darme?

F. No, nada. Todo es tuyo.

P. Entonces, ¿de qué te preocupas?

¿Confías en Mí, hija? Me agrada verte sonreír.

 

26-11-97

M. Si supieras hija lo que te tengo preparado, después de tantos años de humillación.

No tengas miedo, hija, te reservo dulces alegrías.

Debes ayudar a tus hermanos a encontrar la paz del corazón. Yo te bendeciré.

F. Estaba pensando en una situación que para mí se tornaba "un problema".

Él me dijo:

J. "Ése" es Mi problema.

¿No estás mejor Conmigo?

F. Hay días que me aburro estando con Vos. No hay nada nuevo, lo que te pido no me das, ¿entonces qué

querés?

J. ¿Perdonás a "X"?

F. Sí le perdono.

J. Ahora recibe Mi bendición.

F. (Hago la señal de la Cruz).

J. Hija querida: esta historia de amor no terminará jamás.

No tengas miedo, pequeña de Mi Corazón, Yo sabré recompensarte.

 

27-11-97

F. Estoy angustiada.

J. Mi Corazón late de amor, ¿piensas que te abandonaría?

Hija, quiero que estés siempre alegre, aún cuando creas que te he abandonado.

No te preocupes por "ese asunto", sabes bien que Yo veo todo y haré Justicia.

¿Comprendes hija que te amo como eres y que nunca te dejaré? ¿Puedes confiar en Mí?

F. Sólo deseo mantener la paz.

J. No temas hija al qué dirán, actúa como si sólo vos y Yo existiéramos. Así te preparo para el desposorio

final.

F. Yo quería casarme, formar mi familia, tener mi casita, pero ahora no sé si tengo ya ilusiones.

J. Eso vendrá solo. Yo quiero tu corazón amante. Déjate sorprender. ¿No crees que de Mí viene lo mejor?

Mi "librito" sigue dando vueltas al mundo y tú ni te acuerdas de él.

F. ¿Para qué? Trato de vivir la circunstancia que me toca ahora. No me interesa estar pendiente del librito.

F. Todavía tengo miedos que quisiera que me liberaras.

J. Déjame hacer. Confía en Mí.

 

28-11-97

P. Si supieras hija cuánto te amo...

Tienes muchos miedos que estoy destruyendo con Mi Amor.

Debes perdonar a "X" por todo el daño que te hizo.

¿Sabes cuánto te amo?

Él necesita tu perdón.

F. Está bien, con Tu gracia le perdono.

P. Ahora te doy Mi bendición.

 

30-11-97

F. Dios, veo que sos muy sabio en elegir las personas que me rodean. Cuando nos llamás al crecimiento,

muchos van quedando por el camino. Pienso: cuántas amistades quedaron fuera de mi camino. Bueno, en

realidad el único amigo VERDADERO, que me ama perfectamente, sos Vos.

Estoy dejando una etapa atrás y me está doliendo mucho. Veo Tu obra y Tu acompañamiento en esta

"maduración". Y perdoname si no te doy las gracias, pienso que como Padre es Tu deber sostenerme y

acompañarme, somos un solo corazón.

 

01-12-97

F. Acá estoy, Dios, con un sentimiento de vacío en el alma. No sé qué querés de Mí. Si querés el desapego,

lo estás logrando.

P. Deja que Yo te dé.

 

02-12-97

J. Yo no te elegí para hacerte más buena, te elegí para el matrimonio del Amor. Para descubrir a tu Amado en

todo y sacar de cada cosa lo que a Él le pertenece, para tu agrado, hija querida, también.

Tantas preocupaciones, hija, cuando Yo puedo darte todo en un instante.

F. Ahora estoy bastante tranquila, la semana pasada fue terrible.

Ese desierto...

J. No hacer, dejarme hacer y dejarse amar es lo que quiero.

No turbes tu corazón con pensamientos inútiles.

M. Siempre serena, hija, siempre serena.

¿Qué es mejor que estar con tu Madre? Sabes que te amo y que nunca te abandonaré.

 

03-12-97

F. Estoy orando. Pido al Espíritu Santo que venga a desposarse conmigo.

Escucho:

ESP. ¡Oh, hija mía, cuánto deseo desposarme contigo! Tengo tanto para regalarte.

F. El año pasado, cuando iba a tomar los votos por primera vez, sentía la presencia de Jesús muy intensa y

deseaba mi corazón, seguro más el de Él, desposarme. Pero este año es el Espíritu Santo que quiere

manifestarse una vez más en mi vida, ahora que voy a renovar los votos. Los caminos de Dios son tan

impredecibles: hoy voy a ser madrina de confirmación de una personita hermosa. Sin proponerme, vine

invocando al Espíritu Santo hace un tiempo. Él verdaderamente vive en nosotros y resulta que (¡oh

coincidencia!) el `98 es el año del Espíritu Santo. Siento que va a venir a mi vida esta vez con más fuerza.

 

05-12-97

F. Me pedís y me pedís que rece el Rosario, ¿y sabés que?: me tenés cansada con lo del Rosario. Ya probé

y no da resultado. Decís que todo lo que pidamos a través del Rosario será concedido y no me dio resultado.

M. Deja que Yo haga y no te preocupes por rezar. Yo te llevo a la oración.

¿Confías en Mí? Dame tu nombre.

F. Andrea: mi primer nombre.

M. Andrea, ¿confías en Mí?

P. Tienes que estar desprogramada para recibir lo que quiero darte.

 

09-12-97

(Después de la fiesta del 8 de diciembre)

J. ¿Te gustó la fiesta, hija? La preparé especialmente para ti.

F. Estaba un poco nerviosa, perdoname si no pensé mucho en Vos.

J. Nuestro encuentro no puede faltar: acá estamos otra vez los dos.

F. Quiero amar más a "X".

J. Déjate amar. (Con énfasis)

F. Soy tan pobre...

J. No te preocupes por nada, Yo estoy en tu corazón.

 

14-12-97

(Me levanté medio chinchuda.)

J. Ese sentimiento Yo mismo puse en tu corazón.

Yo te traje hasta Mí, hija, porque conozco tu corazón. ¿Puedes cambiar por algo más los momentos que

pasas Conmigo?

F. Sí, tenés razón, no estaba por rezar y me agarraste.

J. Estabas por hacer algo que te alejaría de Mí. Te rescaté.

Basta de mendigar amor.

F. No te entiendo.

J. Tienes derecho a Mi Amor y a Mi cuidado.

Tu desconfianza pide: ¡Amor!

F. También conocés mi historia...

J. La que te llevó a encontrarme.

Estos momentos que pasas Conmigo no se los cedas a cualquiera. Quédate Conmigo en oración, dulce, y de

amor.

F. Mi inseguridad tiene una raíz, y la conocés mejor que nadie.

 

15-12-97

F. Estaba preocupada porque hace unos días que me siento muy débil físicamente.

J. No tengas miedo, pequeña.

 

16-12-97

J. No tengas miedo, pequeña de Mi Sagrado Corazón. Yo te cuido.

¿Puedes compararme con otro amor?

F. Vos me elegiste primero, me sacaste de donde estaba y comencé a caminar con Vos, ¿qué te puedo

decir? Además hice los votos, ya estoy jugada.

J. Tú no comprendes lo que Yo quiero hacer a través de ti: "Quiero que Mis hijos me amen y se dejen amar

por Mí".

F. Acá estoy. Me trajiste a la oración - escritura.

J. Recita el Padrenuestro con mucho amor:

No puedes decir "Padre nuestro" si tienes rencor hacia alguien.

F. Debo perdonar, ya sé. Es que me cuesta ver a Dios como Padre también de aquellos que me hirieron

mucho (sabés quiénes son), de los que matan, violan, roban, de los corruptos, etc.

J. Es porque no aceptas todos los hechos de tu vida como permitidos por Dios para tu bien.

"Es que no saben lo que hacen" Yo dije, y desde la Cruz los perdoné. Tú debes ser igual a Mí en el perdón y

en la Misericordia.

F. Se me vienen a la mente dos personas que sin proponerse me hirieron mucho.

Dios, entonces tengo que perdonarlas, porque vos permitiste la ofensa para mi bien.

P. Nunca te abandoné, hija mía.

F. Me siento rara, como desterrada. Miro para atrás y no puedo creer tantas cosas que me pasaron para

encontrarme con Vos, y aún así muchas veces me desconcierta Tu Amor, no entiendo, como cuando los judíos

se rebelaron contra Dios en el desierto pensando para qué Dios los habrá sacado de Egipto, antes estaban

mejor.

Dios, no entiendo.

J. No puedes decir "que estás en el cielo" si Él no reina en tu corazón. Si Él reina en tu corazón podrás decir

"Santificado sea Tu Nombre", porque el reino de Dios está dentro tuyo y "VIVIR" el Reino te llevará a la

ALABANZA. Tú lo alabarás en ti y porque ÉL mora en ti, y también en tus hermanos.

"Venga a nosotros Tu Reino": como el niño dirás, "Papá, dame más de Tu Amor, dame más de Tus regalos,

dame más de esa Fuente Inagotable de Amor y da a mis hermanos también, sobre todo a aquellos que no te

conocen, que se enamoren también de Vos. Da al pobre, al mendigo, al delincuente, al dudoso, al afligido.

Danos, Padre, todo lo bueno que tenés para darnos.

Padre, si Tú nos das todo lo que nuestra pobreza te reclama podremos «Hacer Tu Voluntad» como Vos

querés, ya aquí en este mundo hermoso que nos regalaste para reinar Contigo en el cielo".

"Danos hoy nuestro pan de cada día": "Yo sé que Papá Dios nos cuida, pero te gusta que te pidamos cada

día lo que necesitamos porque somos Tus hijos y querés relacionarte con nosotros: «Papá, hoy necesito Tu

consuelo»; mañana: «Papá, hoy necesito contarte todo lo que me pasa porque me siento sola»; así cada día.

Consuelo, compañía, Alegría, amistad, etc., recibiré de mi Padre Providente".

¿Comprendes hija cómo voy enseñándote a orar? De esta manera hay AMOR en la oración.

"Padre, perdóname: mira que soy débil igual que mis hermanos. Yo los comprendo. Comprende mi debilidad

y ayúdame a empezar de nuevo; con Tu Amor y Tu Gracia podré salir adelante.

Tú nos rescataste, Padre Bueno, no dejes que nos alejemos de Vos por creernos autosuficientes y líbranos

de todo aquello que nuestra naturaleza trae corrompido por el pecado de nuestros padres. Amén".

 

22-12-97

F. Estaba rezando el Padrenuestro y le dije a Dios: que por qué, si sos Padre mío y de todos, le das a otros

regalos que yo siempre quise tener y no pude conseguir, capacidades, etc.

P. En una familia hay muchos hermanos, están los más grandes y están los más chicos, y están los más

chiquititos. A los más grandes Él da más y a los más chiquititos ÉL SE DA MÁS, porque son el motivo de Su

alegría, son los más simples. Los más chiquititos corresponden al Amor de Dios de una manera directa y

espontánea, porque ese Amor es su alimento. Después ÉL corresponde a sus pedidos y necesidades porque

hay UNIÓN DE AMOR; entonces los deseos van al unísono.

El Padre conoce el deseo de Su hijito pero sabe que por su condición no puede alcanzar aquello que desea,

entonces lo prepara y luego le concede el regalo.

El más chiquitito recibe contento y da, porque su alimento no es aquello que recibió sino su mismo Padre,

que es AMOR. Él no se separa de su Padre por aquello que consiguió de Él, disfruta como todo niño, pero no se

apega. De la familia tú eres la mas pequeña, por eso debes esperar todo de Mí; a su tiempo llegará.

 

23-12-97

P. Si tú me honras, muchos me honrarán y vendré a gobernar al mundo.

No temas hija mía al qué dirán.

Mírame, ¿ves en Mí algún reproche que tenga que hacerte? Si soy puro Amor para contigo.

F. Gracias por liberarme del miedo.

P. Yo te amo como eres, y lo que no eres no está dentro de Mi Plan.

Tú eres Mi creación.

 

24-12-97

P. ¿Estaba rica tu milanesa anoche?

F. Sí.

P. ¿Ves como te atiendo?

F. Veo; además recordé cuando ayer a la mañana me dijiste: "Vas a comprobar cómo te atiendo". Durante el

día me llenaste de atenciones, te agradezco.

P. Cuanto más te entregues a Mí, más te daré.

F. Siempre cuando voy a salir María me dice: "Bien arreglada, hija". Debe ser que le gusta mucho la armonía.

P. Ella es la Reina de la Armonía y tú eres Su hija.

(Después)

P. ¿Confías en Mí? Cada día te doy tu alimento, para el alma y para el cuerpo. Sé lo que te gusta y lo que no

te gusta. Te conozco, soy tu Padre. Lo que Yo no permito que suceda es para tu bien.

F. Hoy es Nochebuena, ¿no me vas a decir nada?

P. Estás naciendo de nuevo y eso es lo que me importa.

F. La remerita que me compré, ¿te parece muy provocativa?

P. Depende con los ojos que mires.

F. Pero me importa qué van a decir los otros. De todas maneras no se me ve nada como para escandalizar a

alguien.

P. No tengas miedo, hija, conozco tu límite, sé muy bien que no tienes la intención de escandalizar a nadie.

¿Para quién te arreglas?

F. Para Vos y para R.

P. Me gusta, siempre te veo hermosa.

Las egipcias mostraban los hombros y me gustaba.

P. Yo estoy enamorado de Mis criaturas, y si te arreglas para Mí voy a estar muy contento. Lo que me

disgusta es la sensualidad deliberada porque Yo SOY AMOR y donde no hay AMOR Yo no permanezco.

Tú eres hermosa, amada Mía, en ti no hay ningún defecto (Cantar 4, 7).

¿Ves, hija, cómo Yo sé acomodarme a tus gustos?

F. Tú me amas, Dios.

M. Voy a conceder gracias especiales en esta Navidad, de parte de Dios: conversiones, sanaciones, mucha

paz y mucha alegría.

F. Me gustaría verte vestida como una de nosotras, de esta época.

M. Vestime como quieras.

 

26-12-97

M. Deja que Yo resuelva ese asunto.

Como el bebé, prepárate para lo que vas a recibir.

F. María, no soporto el desorden, me quita la paz.

M. Deja que Yo arregle tus cosas. Te quedas Conmigo en oración y me ocupo de lo demás.

F. Me gusta arreglar mis cosas, mi ropa, y Vos preferís que me quede con Vos en oración.

M. Pero esa actividad te quita la paz porque se transforma en una obsesión.

F. Qué querés entonces.

M. Que reces por los pecadores.

J. ¡Cuántas gracias recibidas en esta Navidad, hija!

F. Me dijiste que me ibas a regalar la gracia de poder juzgar.

J. Quiere decir ver el corazón del hombre como Yo veo y decir "Aquí hay pecado".

Tú no sabes diferenciar a menos que Yo te muestre, y ahí soy bien claro, has experimentado esto varias

veces.

F. Es que cuando me pasa esto creo que soy mala, creo que estoy juzgando pero en el mal sentido de la

palabra.

J. Hija, te muestro el pecado de la gente para que reces y te santifiques, porque eres toda mía y te quiero

perfecta.

A los que dijiste "NO" cuando te pidieron algo, fui YO el que dije "no", porque así saco de sus corazones lo

mejor.

F. Sí, pero yo quedo como la mala de la película.

J. Yo podo el árbol y los frutos son para Mí; que no te interese lo que digan, sino Mi Gloria. A cada desprecio,

más recompensa.

Eres Templo del Espíritu Santo, tu cuerpo es mío y Mi Cuerpo es tuyo. Yo te llevo donde me parece, pero no

temas: la muerte no te alcanzará. ¿Comprendes hija cómo te amo y te cuido? Estos diálogos no los reemplaces

por nada. ¿Confías en Mí? Tu familia será bendecida por medio de tu entrega.

Índice del Libro

Mensajes de 1994

Mensajes de 1995

Mensajes de 1996

Mensajes de 1997

Mensajes de 1998

Mensajes de 1999

Mensajes de 2000

Mensajes de 2001

Mensajes de 2002

Mas información en

dejate-amar.com

¿ Quieres leer más mensajes dados por el Cielo a otros siervos del Señor ?

 

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )

De conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el equipo de Dirección de la web DiosJesusTeHabla.com no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia. Las palabras tales como apariciones, milagros, y similares tienen en este sitio un valor de testimonio humano y son publicados porque entendemos que pueden ser favorables para la vida espiritual de quienes nos visitan.