Una experiencia concreta

de crecimiento espiritual

Revelación privada a Fabiana Corraro de Meana

Mensajes Año 1996

Una Experiencia Concreta de Crecimiento Espiritual

Fabiana Corraro de Meana

Por Favor ayuda a difundir la Obra de la Madre compartiendo este Libro en internet con amigos y familiares.

Las iniciales así corresponden:
    P: Dios Padre
    J: Jesús
    M: María
    F: Fabiana

 

04-01-96

J. Quiero hacer de ti una obra maravillosa de Amor. ¿Me dejas?

F. ¿Por qué esta aridez? Te pido que tengas compasión de mí.

J. Yo hago y deshago. ¿Acaso puedes manejar lo que no es manejable?

Cada día es diferente.

F. ¿Entonces tengo que dejar de hacer lo que hago habitualmente?

J. Dejar de hacer no, sino poner orden.

Ahora olvida el pasado y lánzate a Mis brazos. Tienes una misión que se prolonga a todas las

pequeñísimas almas.

He aquí la misión de un alma pequeñísima:

Solamente dejarse amar y hacer muy poco, porque su Amado hace todo.

¿Puede haber algo más débil que un alma pequeñísima? Debilidad merecida que significa

"Santificación".

Aquél que no puede nada espera todo, que le den todo.

Un alma pequeñísima vive en estado de Total Abandono. Te regalé un modelo: Mi Madre.

Un alma pequeñísima sólo es reconocida por su Creador. ¡Cuántas han pasado por el mundo y el

mundo no las reconoció!

F. Me cuesta aceptar esta misión.

J. Te doy Mi Amor y con él viene todo lo demás.

Caminas hacia un desprendimiento total, por eso sufres. Pero cuanto más te liberes de las cosas de

este mundo, más regalos te voy a hacer y serás más feliz.

 

05-01-96

F. Le estaba pidiendo a Jesús que me regale una malla.

Le dije: "¿No me vas a decir nada?".

J. Te voy a decir algo: no te preocupes por las cosas materiales porque proveo siempre.

F. Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras.

J. Pidan Espíritu Santo para hacer la obra de Dios.

Sólo Yo en el centro de tu vida, hijita.

 

09-01-96

J. Pequeñísima de Mi Sagrado Corazón, no te preocupes por la Obra. ¿Podría dejarla a medias siendo

Yo el Creador?

Que la Paz reine en tu corazón ahora y siempre.

Confía en tu Amado que no te abandona.

 

11-01-96

F. Me levanté un poco angustiada; pido ayuda a mi Padre Celestial.

P. Todas las dificultades te llevan a buscarme.

F. ¿Qué querés?

P. Que aceptes lo que te doy y lo que te voy a dar.

F. No te entiendo.

P. Hijita chiquitita, lo que Yo te doy es lo que necesitas: Amor, Paz, Bondad, Alegría, Sinceridad.

Deja todo como está y quédate Conmigo.

J. Yo deseo que todos los pueblos se consagren a Mi Sagrado Corazón. Yo les prometo la salvación si

así lo hacen.

Este mensaje debe llegar al Santo Padre. Él debe saber que el tiempo de la salvación se termina.

Comprendan pues que los tiempos son urgentes, como urgente es Mi llamado.

Hijita, entrégate completamente a Mí y te recompensaré.

Que tengas Paz, hijita chiquitita. Pronto se acabará todo y Yo haré justicia a Mis elegidos.

 

12-01-96

F. Me siento mal conmigo misma. No soporto sentirme mal.

J. Estoy sanando tus heridas. Escribe las estrofas que acabas de leer:

 

Novena de la Confianza al Divino Niño

Niño amable de mi vida,

consuelo de los cristianos,

la gracia que necesito

pongo en Tus manos.

Padre Nuestro...

Tú que sabes mis pesares,

pues todos te los confío,

da la Paz a los turbados

y alivio al corazón mío.

Dios te salve María...

Y aunque Tu Amor no merezco,

no recurriré a Ti en vano,

pues eres Hijo de Dios

y auxilio de los cristianos.

Gloria al Padre...

Tú que naciste en Belén

para darnos fe y valor,

haz que nosotros también

luchemos con esperanza

por el pobre y el afligido,

por la justicia y el bien.

(Repetir 3 veces:

Divino Niño Jesús,

que seamos promotores

de justicia y paz).

Tú que siendo ya mayor

fundaste la Iglesia Santa,

haz que amemos a esta Madre

que nos brinda su confianza

y nos guía en el camino

para llegar hasta Ti.

(Repetir 3 veces:

Señor, envía Tu Espíritu,

que renueve la faz de la tierra).

Acuérdate, oh Niño Santo,

que jamás se oyó decir

que alguno te haya implorado

sin Tu auxilio recibir;

por eso con fe y confianza,

humilde y arrepentido,

lleno de amor y esperanza

este favor te pido:

(Pedir la gracia que se desea

y repetir 7 veces:)

¡DIVINO NIÑO JESÚS, BENDÍCENOS!

 

15-01-96

F. No tengo ganas de escribir, después de los días que mandaste...

J. ¿No era necesario que el Hijo del hombre padeciera antes de entrar en Su Gloria?

 

16-01-96

M. Hoy una vez más llamo a todos Mis hijos desde Mi Santuario de Itatí, el que providencialmente

fue construido en Mi honor para reunir a todos Mis hijos sin distinción.

Hoy como nunca deseo reunirlos a todos bajo Mi Manto Azul Celeste y protegerlos.

Esta Madre no se cansa de llamar a Sus hijitos ni se cansará jamás. A quien responda a Mi llamado

Maternal le prometo la salvación del alma y la salud del cuerpo.

Gloria al Altísimo ahora y por siempre.

 

17-01-96

J. Tu familia es hermosa.

F. Sí, ahora estamos bien, pero tambaleó bastante.

J. ¿Acaso Yo no la protegí siempre?

F. Sí, Jesús, y te agradezco. Sufrimos bastante.

J. ¿Acaso Yo no llevé la carga más pesada?

F. Menos mal, porque de otra manera todo se hubiese derrumbado. Aunque muchas veces creí que

todo estaba perdido.

J. Si el grano de trigo no muere...

Yo armo y desarmo como quiero si de eso depende la salvación de Mis hijos.

Con ustedes, pequeños de Mi Corazón, puedo hacer Mi obra. Con los otros tendré que ser más

drástico.

Y con algunos no seré más que una leyenda.

Hijita chiquitita, si conocieras las atrocidades de este mundo y cuánto hieren Mi Corazón, morirías

de dolor.

¿No me agradeces que te haya creado tan débil?

¿Alcanzas a comprender el don que te he hecho?

En el cielo comprenderás completamente.

F. Acá está el cielo.

J. Mi Madre te protege demasiado. Ella cuida con predilección de los más pequeños. No temas nada,

chiquitita de Mi Corazón.

F. Madre, te pido por "X". Por su conversión.

M. Él ya está en Mi Corazón. Sólo reza para alcanzar la Paz.

La oración que más me gusta es la del corazón. Un hijo no puede engañar a su Padre. Debe hablarle

con sinceridad. Así deben hacer ustedes. Abrir el corazón a Dios y conversar con Él.

 

22-01-96

J. Querida de Mi Corazón, une tu corazón al mío y no temas nada, pues tu Amado no te abandona.

Sigues siendo pequeñísima a Mis ojos aunque el mundo no te reconozca. Saberse totalmente

dependiente de su Dios es la esencia de un alma pequeñísima.

No te asustes cuando te digo que tu misión es grande: "Es grande porque puedes hacer muy poco,

entonces con tu sí Yo puedo hacer mucho". ¿Entiendes?

Dejarte llevar como una niñita en Mis brazos es lo que quiero. También lo quiero para todos.

F. Pero es una gracia...

J. Claro que es una gracia, la que doy con gusto.

F. ¡Qué paciencia me tenés, Jesús!

Cuántas veces no quiero escribir porque me parece aburrido.

J. Hija, Yo no te obligo a escribir. Comprendo tu debilidad. ¡Qué puede hacer un niñito pequeñito si

su Mamá no le ayuda! Casi nada.

Entonces, vengo en tu auxilio, hijita. Te dije una vez que nuestra historia de Amor no terminaría

jamás y cuánto ya te he demostrado lo que te amo.

Tú no comprendes muchas cosas: el alcance que tienen Mis palabras y el alimento que da a las

almas, porque no permito que la gloria del mundo llegue a tu corazón.

F. Jesús, ¿el edulcorante hace mal?

J. No tengas miedo, hija, porque ni un pelo de tu cabeza cae sin que Mi Padre lo permita. No temas y

anda libremente por el mundo. Tu Amado te protege.

 

24-01-96

F. Ayer vi una persona que no la trago. ¿Qué me quisiste decir Jesús con esto? Sabés que no puedo

ver a esa persona ni en figurita.

J. ¿No se fortalece el alma frente a situaciones adversas?

¿Piensas que no he de hacer justicia?

No tengas miedo, chiquitita de Mi Corazón. Te conozco y quiero que seas feliz. Quédate Conmigo y

déjate llevar.

No tengas miedo de desagradarme porque Yo te amo como eres.

¿Quién podría concederte los honores que Yo te concedo en Mi Corazón, alguien de este mundo?

Fue Mi elección y todos deben aceptarla, y saber que has pagado un precio muy alto: el de la

humillación y el desprecio de muchos que todavía no comprenden Mi "Don" a la humanidad.

¡Cuántas veces has tenido que renunciar a ti misma! Pero el mundo no reconoce muchas veces a Mis

pequeños instrumentos, los que Yo utilizo para darles el Amor de Mi Corazón.

Queden confundidos los sabios y prudentes porque el Reino es de aquellos que conocen el ilimitado

Amor de un Dios que no tiene estructuras ni reglas, sino que es loco y apasionado, enamorado hasta la

muerte. Que todo lo perdona.

Hijita, has elegido la mejor parte y Yo voy conquistando tu corazón cada día. ¿Podría amarte alguien

como Yo?

Vivir el "desprendimiento" duele, pero ¿se puede comparar el premio?

Yo te voy a dar todo y aún más.

F. No entiendo.

J. Te voy a dar más de lo que puedes imaginar, porque Mi Amor no tiene límites.

F. Agradezco Tu Infinita Misericordia.

J. Hija, si supieras el deleite que siento en derramarla sobre ti...

La Paz profunda del corazón sólo se consigue orando íntimamente Conmigo. Yo conozco

perfectamente a cada una de Mis criaturas.

Cuántos pasan por este mundo sin voltear la mirada hacia Mí... Un Tesoro que desperdician y

desprecian...

Lo que Mi Corazón te dice, hijita, debe llegar a todos.

Quiero llegar a los corazones con palabras de Amor y bondad.

Y tú escribirás obras maestras.

 

01-02-96

F. Acá estoy, Dios, ¿qué querés de Mí?

P. Quiero que seas más humilde.

F. ¿Por qué?

P. Porque tus hermanos deben "verme", no verte.

02-02-96

F. Esta mañana recordé un momento de mi vida bastante triste. Tenía creo que 9 ó 10 años y mi

mamá se había enojado conmigo y me acuerdo también la manera tan fea en que me había pegado.

Cada tanto me acuerdo de esa escena especialmente. Me puse a llorar y la Virgen me dijo:

M. Cuando tu mamá te pegaba Yo te cubría con Mi Manto.

 

05-02-96

Escucha hija mía y escribe Mis palabras (voz de Dios Padre):

Aquel día muchos querrán haber tenido uno

de esos días en que Yo los llamaba, pero no lo

tendrán. Así trataré a este mundo perverso.

Canta llena de gozo, hija, porque tu Dios está contigo.

Llenaré de Gloria esta casa y sabrán que Yo soy Yavé.

Hija, se acerca el momento en que se cumplirá todo lo predicho.

 

06-02-96

F. Como mi Madre me avisó, hace una semana, estoy pasando por un desierto. Por eso es que no

escribo, mejor dicho, no tengo ganas de escribir.

Ella me dijo:

M. Hija querida, no tengas miedo de nada y no te preocupes por nada.

Aquel tiempo que añoras volverá pronto y con más fuerza y riqueza, pero debes desprenderte de

algunos apegos todavía.

Te preocupa bastante lo que dicen los demás y estás pendiente de ellos más que de Mí.

F. Sabés que tengo mis intereses...

Después de todo Jesús también tuvo tentaciones en el desierto.

M. No temas, hija. Yo te amo.

 

08-02-96

J. Hija querida de Mi Sagrado Corazón, el día comienza para algunos, pero para muchos llega la

Gran Tiniebla.

¡Ay de los que no recurran a Mí!

Tendrán mucho trabajo. Pero no te preocupes. Te aviso para que cuando llegue el momento sepas que

Soy Yo. Yo estaré en ti, hablando y actuando. Escribiendo.

F. A Vos lo único que te importa es que trabaje para Vos, ¿y yo? Quiero paz.

Abro la Biblia al azar: Miqueas 5, 1-4.

 

10-02-96

J. Hija, ¿por qué tenés miedo a la muerte?

Todos pasarán de este mundo.

F. Y bueno, si tengo miedo: "es Tu trabajo hacer que no tenga miedo"...

Por la noche:

M. Hija querida, soy tu Madre Celestial, la Virgen María, la siempre Virgen, la que te cuida y te ama.

Tengo un gran designio para ti.

Ahora comunica a tu director espiritual que "todo lo que predije se cumplirá".

 

La tierra12-02-96

F. Me levanté y empecé a tener miedo (creo que fue el demonio). Agarré mi diario. Pedí auxilio a

Jesús. Me dijo:

J. Hijita, ofréceme tu mate del día; no lo tomes.

F. ¡Jesús, con lo que me gusta el mate!

J. Bueno, hijita, entonces no tengas miedo y quédate en Mi Corazón.

¿Acaso podría abandonarte, hijita chiquitita?

Todos saben que tengo una hijita chiquitita, a la que debo cuidar especialmente y ellos están

esperando de Mí a través de ti. Te conocen y te respetan porque el tesoro está dentro tuyo y es Mi deber

preservarlo para que llegue a destino.

F. ¿Entonces yo no valgo nada?

J. Sin Mí, nadie vale algo. Son ustedes tan frágiles... ¿No es cierto? Hijita de Mi Sagrado Corazón, la

más pequeña del mundo. Pequeñísima...

Mientras me lavaba los dientes, Él me dijo:

J. Hija, con tu sufrimiento ya has salvado tantas almas... Ahora ellas te esperan.

Tu vocación no es el sufrimiento, pero debes saber que es necesario para la santificación. Eres tan

pequeña... cualquier cosa te asusta.

M. Te espera una gran recompensa en el cielo.

Te quiero para el consuelo de muchos que sufren. Estos coloquios son para eso.

Aquellas personas que lean Mis palabras recibirán también Mi Amor con ellas. ¿Comprendes, hijita

chiquitita?

Cuántas almas quisieran tener aunque sea uno solo de estos momentos que tienes de intimidad

Conmigo.

Por eso debes amarlas y darles Mi Amor. Tú no ves, ni comprendes lo que Yo quiero hacer contigo,

sin embargo esto no impide que Mi Amor pase a través de ti.

F. Jesús, cómo escribo: "tuyo", "de ti", etc.

J. Escribe como quieras. Pero que Mis palabras no se pierdan.

 

13-02-96

J. Hija querida, Yo respeto tu estado, pero déjame ocupar el primer lugar en tu vida.

Este mundo que he creado debe conocer la obra que puedo hacer en una personita a la que nadie da

mucha importancia. Entonces puedo confundir a los fuertes y exaltar lo que es pobre y humilde.

A Mí me clavaron, creyeron terminar con "ese loco", sin embargo...

¿Acaso puedes pensar que te abandonaría? ¿Yo soy un Dios de vivos o de muertos?

¿Quién puede imaginarse lo que Mi Obra se extenderá? Yo quiero llegar a todos. Yo me complazco

en todos.

Y tu nombre dará vuelta al mundo. Tu familia será muy grande. Antes te asustabas, ahora sonríes. Yo

te enseñaré a amar a todos, a amarme en todos.

F. Abro la Biblia al azar y leo:

Mateo 5, 38: en adelante, "Amar a todos los hombres".

F. Jesús, hablame de "X" (un chico que está re-fuerte).

J. Yo te preparo lo que vendrá.

Primero debes aprender a ser dueña de ti misma. Él "me verá" en ti.

 

14-02-96

J. Yo te quiero como sos. Así, tal cual.

F. Pero a mí no me gusta como soy. Me gustaría ser mejor.

J. En tus esfuerzos por cambiar perdés la paz. No debes luchar porque Yo doy la Gracia necesaria, Yo

transformo.

F. Jesús, Vos conocés lo que de mí no me gusta.

J. Entrégame lo que no te gusta.

F. En este momento tengo un mambo en la cabeza. No sé que hacer.

J. No hagas nada.

(Es de noche, Jesús me invita a la oración).

Estoy repasando lo que me dijo en la adoración Eucarística después de la Misa.

Me dijo Jesús que quería que lo acompañara durante la Cuaresma y que evitara lo más posible los

lugares públicos, que no me expusiera a la mirada de la gente. No entiendo mucho todavía pero sé que

Él me va a dar la Gracia necesaria para cumplir con lo que me pide.

J. Lo que pasó, ya pasó (se refiere a lo que viví en el día de hoy).

Ahora lánzate a Mis brazos y deja que Yo te acune. Mañana será otro día.

F. Tengo miedo al mañana y miedo al rechazo. Bueno, en realidad tengo muchos miedos.

 

15-02-96

J. Hijita querida, Yo puedo transformar todo, aún aquello que te parezca intransformable. Confía en

Mí.

F. Todo es Gracia pura, de Tu Sagrado Corazón que nos ama infinitamente.

F. Jesús, ¿por qué algunas veces me da asco la comida? Me da miedo, sentir así, porque tengo que

comer y hay tantas chicas anoréxicas...

J. No tengas miedo. Yo te cuido. Además no hace falta tanto para mantener el cuerpo.

Te dije que te quiero más unida a Mí en esta Cuaresma. Voy a derramar gracias abundantes sobre tu

corazón, sobre tu vida.

F. Mi vida está en Tus manos, Señor.

J. Ahora reza para que el Papa acepte el Mensaje. ¡Él está tan cansado!...

J. Hija: da al pobre, da a todo el que te pide.

F. ¿Y si no tengo lo que me pide?

J. Siempre tendrás algo para dar, aunque sea una sonrisa.

 

16-02-96

F. Estaba pensando en el Carnaval y en los chicos y chicas que conozco y que van a entrar en la

comparsa. Le estaba contando esto a María y rezando para que Dios los ilumine y no se dejen seducir

por Satanás. Ella me dijo:

M. Hija, Yo escuché tu oración; no te corresponde juzgar sino rezar.

J. Tu misión es escribir y dejar que Yo me ocupe de tus cosas.

Evita los lugares muy ruidosos y conserva Mi Paz para que nuestra intimidad se mantenga siempre.

M. Hija, deseo que des Mi Amor a toda la humanidad.

Por ti se cumplirán las Escrituras (no entiendo).

J. Tú sabes hija que tengo grandes proyectos para ti.

F. Pero no entiendo nada. Que se haga Tu voluntad.

 

18-02-96

F. Tuve muchas luchas en mi alma últimamente. Jesús me dice:

J. Ahora mismo borro todo y comenzamos de nuevo.

F. Jesús, somos tan poca cosa...

J. Por ti se están salvando muchas almas y tus deseos y pedidos son órdenes para Mí.

F. Te pido perdón, Jesús, soy pobrísima.

¿Qué te puedo dar?, nada.

J. Yo te hice extremadamente débil, por eso no tienes que pedirme perdón.

Ser débil es una gracia muy grande, que no concedo a cualquiera.

Eres elegida de Mi Corazón y no serás feliz si no cumples Mi voluntad.

J. Desde chiquitita, Yo te fui llevando de la mano por las diferentes situaciones por las que viviste.

F. Sí, pero no veo por qué tuve que pasar por situaciones tan desagradables que prefiero no recordar.

¿Dónde quedó mi libertad entonces?

J. En decirme siempre que sí a pesar de todo.

¿Se puede redimir al mundo sin conocerlo?

Ensuciarte con fango fue necesario.

Ahora que conoces estos secretos de Mi Divina Sabiduría, ¿te atreverías a juzgar a alguien?

F. ¡No, Jesús!, sólo me dan ganas de rezar por todos. Tú eres nuestro Rey.

J. Pequeñitos de Mi Corazón, ¿por qué temen?

F. ¿Qué hago con las muchas personas que quieren conocerme, que me piden oración y que quieren

hablar conmigo?

J. Atiéndelas en la medida de tus posibilidades, pero sin perder la paz. Nada debes hacer que te

perturbe.

J. El alma de un justo basta para redimir al mundo. Yo me prolongo en el tiempo a través de quien

quiero, del que Yo elijo.

En este tiempo, tú me darás a muchas almas y ellas te agradecerán.

J. El contraste entre lo que Yo he creado y lo que el mundo ha creado ya no tiene límites, pero Yo

protejo a Mis pequeños.

No debes temer, pequeñita mía.

 

19-02-96

Había tenido un altercado con una persona. Jesús me dijo:

J. ¿Por qué temes? Aquí está tu Amado. Te uso como me parece.

F. Me hubiera gustado ser más dulce. A veces es necesario el rigor. No me gustan los hijos mal

enseñados. Hay que ser fuerte.

J. Entonces deja todo de lado y lánzate a Mis brazos.

F. Jesús, por qué sos tan bueno conmigo...

A la tarde (16 horas aproximadamente). Pensaba en mí y en mi manera de ser, me gustaría ser más

amable y más dulce. Mientras estaba limpiando la cocina, Él me dijo:

J. No trates de ser buena; sólo cumple con tu misión. Vive en una santa indiferencia hacia todo lo de

este mundo. Sólo tú y Yo. Lo demás, te lo doy o te lo quito a Mi antojo. Sabes que cuido sobremanera

nuestra intimidad y ante cualquier obstáculo Yo impongo orden y disciplina...

Estas palabras que escribes serán base de una nueva formación religiosa que estoy esperando de Mis

fieles. El Amor apasionado con cada uno, la intimidad, el encuentro de Amor, porque Yo amo a cada

uno tanto como si hubiese sido crucificado tantas veces como el número de almas que hay en el mundo.

Tú debes sacrificarte, escribiendo para las millares de almas que me conocerán y también por

aquellas que no me conocieron, pero que el mérito del sacrificio también las alcanza.

Hijita chiquitita, una vez te dije, no existe criatura más pequeña que tú.

Tú me has dado todo y vas en brazos de Mi Madre, aunque no te des cuenta.

Trabaja para Mí, hijita, y te recompensaré. Tú sabes que te amo.

F. Pero soy muy miedosa.

J. Todo niñito pequeñito es miedoso y se asusta de cualquier cosa que no sea los brazos de su Mamá.

Necesitas una mamá. Pronto la verás.

Pídeme lo que quieras, hijita chiquitita.

F. Jesús, quiero la felicidad de todos: mi familia, el padre, mis amigos, quiero unas zapatillas...

 

21-02-96

J. ¡Hijita, cuánto te amo y quisiera que me amaras más!

F. Sabés que eso no depende de mí. Me siento inútil.

J. Quédate en paz; todo llega a su hora.

F. Tengo algunos proyectos, como seguir estudiando, entre otras cosas.

Siempre ando apurada, como si me va a ganar el tiempo, entonces fácilmente pierdo la paz.

Vos decís que no podemos añadir un centímetro a nuestra estatura por más que nos empeñemos.

J. Que me estés amando ahora no es perder el tiempo. Es ganar el cielo.

Conozco tus renuncias y sacrificios.

F. Pero además no me queda otra, si no cumplo Tu voluntad no voy a ser feliz.

J. Ofréceme tu trabajo. También será un acto de Amor. Aunque, en realidad, será "Mi trabajo".

F. Jesús, no tengo ganas de hacer algo. Todo me parece tan absurdo.

J. Yo tengo lindos planes, que te gustarán.

Hijita chiquitita, confía en Mí.

 

22-02-96

F. Jesús, Vos sos mi amigo. Si no te cuento a Vos las cosas a quién le voy a contar, además siempre

tenés la respuesta certera.

Andá planeando algo porque me estoy aburriendo.

Este fin de semana tenemos que ir a Córdoba, al retiro. ¿Vamos a ir?

J. Yo te voy a llevar. No te preocupes por nada.

F. Ayer comenzó la Cuaresma. Jesús hace varias semanas que comenzó a prepararme, dándome las

ganas necesarias de alejarme de ciertas actividades, como penitencia. Le agradezco porque me di

cuenta que es necesario hacer poco para tener paz. Como yo soy muy vaga, necesito gracias especiales

para quedarme quieta e intimar con Jesús. Así y todo Él me busca siempre porque me ama y quiere que

cumpla con lo que me encomendó.

Ayer la Virgen me dijo:

"Hijita, sé que estás sufriendo por tus sacrificios y renuncias, pero créeme, es por tu bien".

F. En realidad sé que es por mi bien, tengo paz a pesar de todo y además Jesús me pidió que le

dedicara estos días como penitencia por tanto ultraje que va a recibir. Yo como de costumbre le

contesté: "Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras", porque no confío en mis propias fuerzas.

También Jesús me dijo que me alejara de todo aquello que me pusiera triste o que me turbara, para

quedarme sólo con Él.

Ayer en la adoración me dijo que a Él no le importaba el "sentimentalismo", ni que la gente se

emocionara durante la adoración. Me dijo: "También salgan al mundo a «arrancar» el pecado que hay

en el corazón de la gente".

Me parece un llamado a la madurez espiritual. Debe ser que ya estamos listos.

F. Jesús me dijo que en este invierno va a hacer mucho frío, que vayamos preparando el abrigo que

vamos a compartir con los más pobres. También me dijo: "Nadie debería pasar frío puesto que hay

suficiente abrigo para todos".

23-02-96

F. Algunas veces pienso por qué escribo si muchas veces no tengo ganas. Pero sí creo que gracias a

mi diario no sólo estoy conociendo a Dios sino a mí misma. Estoy tratando de aceptar todo lo que no

me gusta de mi personalidad.

 

26-02-96

F. Ser laico y dedicarse a las cosas del Señor no es fácil, porque no hay una "regla", no es como en

las congregaciones, donde las personas tienen tareas definidas.

Nosotros muchas veces no sabemos qué hacer. Sólo contamos con la oración, es decir con la acción

del Espíritu Santo que nos va guiando, purificando, llevándonos de la mano de Mamá por caminos

insospechados. Por eso Ella dice que el triunfo de Su Corazón Inmaculado comenzó en Sus hijos más

pequeños, o sea, nosotros.

M. ¡Cómo te odia el demonio, hija! No le des el gusto cuando quiera turbarte, quédate siempre en

Mis brazos.

F. Estaba pensando en el encuentro del fin de semana que tuvimos en Yacanto, donde Mamá nos

reunió para estar con Ella y hablar de Sus cosas, o sea, de Su Hijo. Ella me dijo:

M. Quiero que se reúnan una vez por mes. Yo les daré los medios necesarios.

F. ¿Dónde querés que nos reunamos?

M. Donde prefieran.

F. ¿Hasta cuándo?

M. Hasta que Yo les diga.

F. ¿Para que querés que hagamos esto?

M. Para rezar, para conocerse mejor. Ustedes deben hacer mucho bien con la oración, el sacrificio.

Este cenáculo lo he formado Yo misma, por iniciativa del Padre para la salvación del mundo. Ustedes

no ven ni comprenden lo que su humilde oración puede hacer. La salvación de vuestra patria la he

puesto en sus manos. Ustedes con la oración pueden hacer "todo", y cuando digo todo, es TODO. Esta

"Mamacha", como ustedes me llaman cariñosamente, está más pendiente de ustedes de lo que creen,

pero deben saber que estos tiempos no son para dormirse. Así que Yo los reúno en Mi Corazón

Inmaculado y formo un ramilletito de rositas chiquititas que perfuman Mi Corazón.

F. La verdad es que me gusta la idea porque me siento sola.

M. Hijita chiquitita, Yo conozco los deseos de tu corazón y vengo a complacerlos. ¿Para qué querés

ir ya? Quedate con tu Mamá un rato más.

Yo te voy a regalar una "cuentita" para tus gastos.

 

27-02-96

F. Madre, me sorprende que me hables tan sencillamente.

M. ¿Cómo podría hablarte, pequeñita de Mi Corazón?

Yo te estuve preparando para este momento. El Movimiento Sacerdotal Mariano está casi listo. Muy

pocos faltan entrar en el jardín de Mi Corazón Materno. Ahora les toca a ustedes, Mis pequeñines. Será

un trabajo arduo. Yo los acompañaré. Entonces nada deben temer.

Ahora quiero que se reúnan el 24 del mes próximo en Buenos Aires, en la Catedral, allí les diré qué

hacer.

Yo sé que te cuesta creer en todo lo que te pido, pero déjame hacer.

El Movimiento Laical Mariano es una obra mía. Ustedes son Mis ángeles y Yo los conduzco adonde

quiera que vayan. Hace tanto tiempo estoy esperando este momento... en el que reuniré a Mis más

pequeños hijos en Mi Corazón. Así ustedes me ofrecerán a sus hermanos como una corona hermosa de

flores para Mi Corazón Inmaculado.

Ahora hija debes dejarme hacer y no temer nada. Este cuadernito dará vuelta al mundo con la

velocidad que Yo le dé. Eres tan pequeña... Tu Mami lo sabe muy bien.

Eres Mi instrumento más pequeño.

Mi Amor debe llegar a todos y la Gracia también. Si tú supieras los torrentes de Amor y Gracia que

quiero derramar sobre Mis hijos... Ustedes serán Mi escudo protector, el que protegerá a Mi Papa, a Mi

Iglesia, a Mis hijos predilectos, para formar la última barrera, irrompible. Muchos serán mártires.

Mártires de Mi Amor de Madre, y no conocerán otra alegría que no sea la de Mi Corazón Inmaculado.

Hijos pequeñitos, denme todo: sus riquezas, sus apegos, y fíense de Mí como niños. Espera todo de

Mí, chiquitita.

 

29-02-96

M. Mi Movimiento Laical Mariano ya está formado. Yo estoy reuniendo desde todas partes del

mundo a Mis hijos consagrados laicos. A este movimiento quiero que pertenezcan todos, sin excepción.

Ustedes deberán dar a conocer Mi Mensaje de Amor a todo el mundo y convocar a todos Mis hijos.

Yo quiero que ustedes, hijitos chiquititos predilectos, tomen el rosario en sus manos y recen para que

Mi Obra se lleve a cabo rápidamente. Yo sé que cuesta comprender lo que quiero realizar. Ustedes

deben ser instrumentos dóciles en Mis manos, así los podré llevar amorosamente a cumplir el plan que

Dios tiene preparado para cada uno de ustedes.

Ahora déjenme conducirlos como Madre buena y amorosa hacia la nueva aurora que se aproxima. La

aurora del triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

 

05-03-96

M. Deja todo y sígueme.

F. ¿Qué?

M. Quiero llevarte a lo profundo de Mi Corazón Inmaculado. Allí hay flores de pureza y encanto, las

que preparé para ti desde siempre. Las que riego todos los días con Mi Amor.

F. No entiendo nada. Además estoy cansada. Esta Cuaresma se vino bastante pesada.

Me preocupa Madre cuando la gente me pide, y quiero dar a todos lo que me piden. Creo que me

preocupa inútilmente; si dejo todo en Tus manos, te vas a ocupar.

M. Vas a terminar este diario y así como está, vas a entregarlo al p. José.

De escribir a máquina que se encargue otra persona.

F. ¿Y el otro cuaderno?

M. También, las hojas escritas.

Después te comprarás otro diario para comenzarlo cuanto antes.

Por los viajes no te preocupes, ni por los demás acompañantes.

Te voy a ayudar a seleccionar la ropa que no vas a usar más, Yo te voy a regalar ropita nueva.

F. ¿Por qué?

M. Para que te veas mejor.

F. ¿Puedo dar a los pobres?

M. No.

F. ¿Por qué?

M. Porque está bastante gastada. Para Mis hijos quiero siempre lo mejor.

F. Me querés decir que soy una "crota"...

M. Soy tu Madre y te arreglo como me parece.

F. Mi mamá me compraba lo que necesitaba, me ayudaba. Ella está viva.

M. Ella se fusionó Conmigo. Ahora Yo me ocupo de ustedes.

¿Por qué dudas, hijita? Hiere Mi Corazón.

F. Es que no es fácil depender totalmente de Vos.

M. Hijita, nada de planes personales. Nada de grupos y asociaciones, para quedarte solamente en Mi

Corazón Inmaculado.

 

06-03-96

M. Acá en Mi Corazón Inmaculado hay mucha Paz, la Paz que deseo para todos.

Yo quiero que Mi Movimiento Laical Mariano esté conformado por todos aquellos que quieren

servirme y servir a Jesús como Yo misma lo serví, como fiel discípula suya.

Yo entiendo que no es fácil en estos tiempos tan atribulados; mi adversario se ha lanzado ferozmente

contra aquellos que se decidieron a seguir y servir a Mi Hijo.

Estos hijitos míos tan pequeños deben saber que en esta hora Yo los acompaño a subir al calvario de

cada día. En el calvario de la soledad, de la incomprensión, del abandono, de la frustración, de la falta

de recursos, de la irrealización personal.

Esta hora purificadora ya alcanza a todos Mis hijos, hasta a los más pequeñitos, a los inocentes hijos

de la iniquidad de este mundo.

A ti, hija predilectísima de Mi Corazón: no trates de encontrar otro refugio que no sea Mi Corazón

Inmaculado. Yo sabré recompensarte.

Ahora comprende que debes ayudarme a traer a tus hermanos a Mí. Yo los quiero para Mí. Para el

Jardín florido de Mi Corazón Inmaculado.

Tú debes comprender que la hora de la renuncia ha llegado. La hora de la muerte de uno mismo para

nacer a la vida de la Gracia Divina.

El nuevo nacimiento que Yo espero de Mis hijos ya se está entretejiendo en lo más intimo de Mi

Corazón Inmaculado.

Aquellos que no han recibido la Gracia necesaria para la conversión, la recibirán ahora de manos de

esta Madre que hace Su intervención cada vez más extraordinaria y maravillosa.

Por eso ustedes, hijitos elegidos, deben renunciar a todo aquello que venga a turbar la paz del

corazón, aunque parezca bueno, para permanecer solamente Conmigo en cada momento en oración.

Muchos de ustedes dirán: "¿Cómo hago? ¡No entiendo!", pero Yo los conduciré a prolongar aquellas

horas dolorosas y angustiantes que Mis hijos vivieron, en el silencio y en la espera, durante el pasaje

del ángel destructor en Egipto.

Ahora legiones de ángeles los acompañan en este momento de duro peregrinar hacia la victoria total.

Yo voy al frente como capitana de este gran ejército, y ahora también llamo a Mis hijos más pequeños,

aquellos que son Mi delicia de Mamá, los bebés, los que más necesitan de Mí porque no saben cómo

conducirse.

Son aquellos niños abandonados, son aquellos jóvenes perdidos y confundidos por falta de amor y

atención de sus padres, son aquellos ancianos abandonados, son aquellos que ya no tienen fuerza para

luchar en una sociedad corrompida por el egoísmo y la sensualidad, son aquellos que luchan por llevar

la verdad adelante y son abofeteados por toda clase de Mentira, son aquellos que luchan por instaurar la

justicia y son flagelados por sus propios hermanos.

Por eso, hija querida, ve a llamar a todos, diles que en el regazo de la Mami hay lugar para todos, sin

excepción; les dejo Mi bendición Maternal.

Desde siempre te he elegido hija para esta misión, la de ser Mi hijita más pequeñita y llevar Mis

mensajes a tus hermanos.

Cómo todo te parece confuso; ¡sin embargo todo es tan claro! A la luz de Dios comprenderás.

 

07-03-96

J. Deja que Yo te alimente, con Mi Cuerpo y con Mi Sangre, que son comida verdadera.

Asiste a la Misa diariamente para recibirme.

¿Acaso comprenderás alguna vez de qué manera estoy esperando para recibirte?

No comprenderás jamás. Yo tengo que traerte en brazos como un papá lleva a su hijito, porque eres

muy débil.

Tus excusas son válidas, van de acuerdo a tu propia naturaleza humana.

Estás cansada, me dices. Entonces Yo aprovecho para demostrarte Mi Amor. Como el niñito,

necesitas recibir todo y hacer muy poco.

 

08-03-96

J. No temas nada, no temas por la situación económica. No temas por tu familia.

Demostrame tu amor con tu fidelidad.

Acá estás, pequeñita de Mi Corazón, en Mi presencia.

F. ¿Para qué me despertaste?

J. Para decirte que te quiero y que no tengas miedo.

F. Entonces librame de todos los temores.

J. ¿Comprendes por qué te quiero tanto? ¿Por qué eres Mi delicia?

 

09-03-96

J. La Gran Prueba ustedes ya la pasaron, hijita, y salieron adelante, ahora dejen todo en Mis manos.

Yo los recompensaré. Siempre los más pequeñitos son los más afectados.

F. ¿Por qué a mí?, ¿por qué a nosotros?

J. Porque a los que más amo, más pruebo. Ustedes los pequeñitos son Mi deleite. Ustedes recibieron

los azotes de la bestia y están a salvo ahora bajo el Manto de Mi Madre.

F. Pero Jesús, hablan tanto del castigo, de cosas horribles que van a pasar. ¡Me confunde y me da

miedo! También hablan de persecución religiosa y de cosas tan feas...

J. Ustedes ya están a salvo. Todas esas atrocidades ocurren donde no han aceptado Mi llamado.

Los pequeñitos siempre me aceptan porque son débiles y se reconocen así.

El secreto de la salvación está en "aceptarme" como Salvador. Allí donde sea aceptado ya no debe

haber temor.

Por eso hijita más de una vez te dije que no hagas caso a los acontecimientos del mundo, a lo que

digan los otros, para quedarte siempre Conmigo en oración hasta que todo sea renovado, hasta que la

gran prueba para el mundo termine. Ahora ustedes deben resistir solamente y confiar plenamente en

Mí.

Hijita chiquitita, quédate Conmigo. Tú, hijita, te has aferrado a Mí cuando sobrevino la Gran Prueba

a tu vida, ¿y crees que no voy a recompensarte?

No me pidas signos, fechas. Te preguntas: ¿cuándo acabará esta hora? Sólo quédate Conmigo y

disfruta de la Paz que sólo procede de Mí.

Viene el tiempo de la Gloria para Mis pequeñitos. Ya han sufrido bastante.

M. Comiencen a celebrar ya el 16, la nueva fecha, la gran fecha del triunfo de Mi Corazón

Inmaculado sobre el pecado.

Allí estaré (se refiere a Itatí), debe ser un día de fiesta y alabanza.

A ti hijita chiquitita te digo: no esperes más de lo que te doy, así sabrás que soy Yo la que hago.

Vendrá gente de todo el mundo a buscar refugio aquí, a este Mi Santuario de Itatí. Yo soy la Reina

del Paraná y aquí está Mi trono, y desde aquí conduciré a Mi ejército de pequeñitos.

Tratarán de destruirme pero no lo lograrán.

Aquí está Mi desierto del que habla el libro del Apocalipsis. El vómito de Satanás no podrá

alcanzarme.

Aquí está Mi refugio, en Mis pequeños hijitos. ¿Hay aquí riqueza? No.

 

11-03-96

J. Estas palabras que escribes brotan del Corazón mismo, donde está la fuente.

Hijita, despreocúpate de todo y agrádame con tu presencia.

F. ¿Por qué me hacés sentir "nada" en Tu presencia? ¿Es que acaso no valgo, mi vida no vale nada?

J. No te sientas indigna de Mí. Mi Madre también se sentía "nada" en la presencia de Dios. Es el

Amor que te envuelve, entonces te sientes desaparecer.

¡Pequeñísima! El universo es tuyo, pues para ti lo he creado.

Quisiera revelarte todo lo que hay en Mi Corazón. Eres tan pequeña... ¿Podrías soportarlo?

Quisiera revelarte Mis secretos más íntimos, amada mía, como nunca antes lo había hecho, estrellita

mía.

Yo miraba a Mi Madre y te miraba a ti: "Tendré una estrellita, que será toda mía, y tú la cuidarás.

Ella será tan chiquitita que me recordará siempre a ti".

Recuerda siempre Mis palabras: "El que se hace como niño entrará al Reino".

 

12-03-96

M. El Movimiento Laical Mariano está por comenzar, bajo todo el esplendor de Mi Manto Celestial.

No tengas miedo, hijita, Yo te protejo.

Comienza a escribir Mi Oración de Adhesión al M.L.M:

Madre nuestra, Madre Poderosa y Fiel,

nosotros Tus hijos más pequeños,

queremos adherirnos al Movimiento Laical Mariano.

Entendemos en este acto,

la entrega total de nuestra vida a Ti,

Madre Dulce y Buena,

la consagración de nuestra familia

a Tu Inmaculado Corazón

y la realización plena de la voluntad de Dios,

expresada en el Evangelio

y sostenida por los Apóstoles,

especialmente el Santo Padre.

Queremos así ser todos tuyos, María,

para la Glorificación de la Santísima Trinidad.

Amén.

M. Hijita, recuerda que el camino no será fácil, que deberán trabajar para Mí, para difundir el

M.L.M. No tengas miedo, confía en Mí.

Tu director espiritual te sabrá guiar. Tú siempre chiquitita, en Mi regazo, fiel a tu Mamita.

 

13-03-96

M. Tu vida hijita es muy preciosa, vale oro para Mí. Yo debo encargarme de hacer florecer tu vida

como el Espíritu Santo hizo florecer la mía.

Así y todo, cuántas personas niegan Mi Divina Maternidad.

Ahora te estoy preparando para nuevas luchas, y para poder ayudarte debes acostumbrarte a Mí y

depender sólo de Mí, recurrir a Mí.La corona de la gloria

F. ¿Y cómo voy a zafar de ésta?, ¿qué hago?

M. Rezo del Santo Rosario. Adoración Eucarística. Silencio. Mortificación. Mucho silencio, porque

el demonio tratará de turbarte con cosas buenas pero que no hacen a la misión que te encomendé.

Los momentos que pasas Conmigo de "Cielo", no se los cedas ni a nadie ni a nada.

 

15-03-96

Oración al Inmaculado Corazón de María:

¡Oh María, Madre mía,

regálame Tu Corazón en este día!

Corazón Inmaculado de María,

sé Mi consuelo y alegría.

F. Tengo mucho tiempo de sobra y sabés cuáles son las cosas que quiero hacer...

M. Bueno, pero Yo te doy los trabajitos.

 

17-03-96

F. Quiero servir a los demás.

J. Yo quiero que sirvas a los demás. Es el deseo de Mi Corazón.

Yo quiero hijita que no te preocupes por nada.

F. Jesús, dame la gracia de no preocuparme por nada.

Jesús, mi corazón me dice que "estoy cansada" porque me preocupo por cosas que ni siquiera yo

puedo arreglar. Es mi falta de confianza. Es mi gran pobreza y no puedo agradarte con más confianza a

menos que Vos me des, porque conocés mi extrema pobreza. En este "destierro" en el que vivo todos

los días, si me falta Tu Gracia estoy muerta. Y siento que recién comienzo a conocerte.

Ni siquiera me atrevo ahora a querer decirte "¿Qué quieres de mí?", porque nada de lo que me

pidieras podría darte ya que te di todo, y todo lo que pueda hacer por Vos sería pura Gracia de Tu

Sagrado Corazón. Soy tan pobre, Jesús, me siento como un despojo que sirve sólo para tirar al tacho.

Jesús, si supieras cuánto te amo que hasta daría mi vida por ti. Pero sé que tampoco esto me pedirías

porque me dijiste una vez que estoy hecha para "amar" y demostrar Tu Amor al mundo. A este mundo

todavía le hace falta mucho amor...

Si no fuera por Tu Mamita tan preciosa y buena. Ella nos ama tanto... Y yo no te amo como te

merecés, pero sé que Vos, Mamita, me amás tal cual soy, tan pobre. Así siempre tendrás que cuidarme,

es lo que más te hace feliz: cuidar de Tus pequeñitos, como buena Mamá.

J. Mi mensaje a las naciones del mundo: "Yo he tenido siempre una estrellita Conmigo, es Mi hijita

más chiquitita, se llama Andreita, también Fabiana la llaman. Ella llevará Mi mensaje de Amor a las

pequeñísimas almas del mundo entero. Ustedes (especialmente el Santo Padre) deberán apoyarla,

amarla y orar por ella. A ti, Santo Padre de Mi Iglesia, te pido que la recibas en tu corazón y le des la

bendición papal."

 

18-03-96

M. Yo quiero que todo el mundo se consagre a Mí. Yo quiero que todo el mundo me conozca para

que pueda salvarlo.

Pequeñita de Mi Corazón, ayúdame a salvar a tus hermanos con tu oración, con tu entrega. Tú sabes

que te amo y que nunca te dejaré. Dame un beso y retorna a tus quehaceres.

 

19-03-96

F. Referente a un trabajo que me ofrecieron, Jesús me dijo:

J. No tengas miedo de nada porque cuido Mi obra.

Tú debes estar atenta respecto a los ataques desacreditando Mi Mensaje. A esto responderé haciendo

Mi Obra más grande y extraordinaria.

A la luz de Dios comprenderán. A la luz de la razón humana no comprenderán. Hay demasiada

Sabiduría en los mensajes, para algunos que están tan ciegos...

De Mi clero saldrán críticos, pero esto será semilla de santidad para muchos otros. No trates de

defenderte de ellos, "No resistas a los malvados", dice el Evangelio. Acepta todo como venido de Mí,

dulce corazoncito mío, estrellita de Mi Cielo y causa de Mi alegría. Así como eres te quiero, siempre

chiquitita.

F. Hace unos días la Mamá me dijo: "Voy a hacerte un regalito: la Santa Paciencia de Dios".

 

21-03-96

F. Muchas veces le digo a Jesús: "Esto es imposible", pero no porque no crea, sino como una

expresión de admiración.

Él me revela algunas cosas que guardo en mi corazón celosamente. A lo que Él me responde.

J. El límite de lo imposible lo pongo Yo.

Tú sabes que te amo, hijita.

¿Quién puede poner límite a Mi Bondad? Yo doy a raudales, sobre todo a aquellas almas que Yo

elijo, a Mi antojo, claro está, para desafiar a los poderosos y mostrarles que Mi Amor no tiene límites.

Mi familia era humilde, pero no necesitábamos nada más porque todo nos venía de Dios Padre. ¡La

humildad!, el que la posee, lo tiene todo.

Muchos, que han nacido con mancha, quedarán más blancos que la nieve. Sin rastros. ¿Me explico?

F. Sí, Jesús, te entiendo.

J. Tu misión ya está delineada, falta mover algunos hilitos. Ten confianza, hija.

 

22-03-96

J. ¿Qué importa si los demás no te comprenden, no te tienen en cuenta?

Yo te amo y eso basta.

No tengas miedo a la soledad, al abandono. Comprende que si Yo he muerto por ti, ¿no haría también

todo lo demás?

Tú no comprendes lo que Yo quiero hacer a través de ti, porque eres muy pequeña, pequeñísima.

M. No te preocupes hija por lo que va a venir. Será regalo de Mi Corazón Inmaculado. Todo está por

cumplirse como te lo había anunciado. Vas a quedar sola en este caminito, pero Yo seré tu más fiel

compañera.

F. Perdoname Jesús por mis infidelidades del pasado.

J. No importa, hija, ahora vamos a comenzar a trabajar en serio, con más responsabilidad. Tú sabes

que te amo. Que nunca te abandonaré. Anonádate en Mí como un pollito chiquitito e indefenso porque

Yo seré tu defensa.

Yo soy EL FUERTE, quien se refugia en Mí nada debe temer.

Te llamarán para que hables de Mí, y deberás perderte en Mí. Luego Yo sabré recompensarte.

Los que no sepan escucharte, quedarán más sordos todavía. Acepta a los demás en su condición y no

refutes si no te comprenden. Ruega por ellos para que "VEAN".

Yo he tomado Mi pequeñito instrumento en Mis manos y me complazco en él, porque es tan

chiquitito que puedo manejarlo a Mi antojo. Así nadie podrá decir nada, porque tú no te destacas en

nada. Sin embargo Mi Gloria fluye a través de estas palabras de Amor.

Comprende que si te he anonadado en este mundo, es para hacer de ti un receptáculo "perfecto" de

Mi Amor. ¿Comprendes?, ¿te gusta? El que me posee, lo tiene todo.

F. Jesús, TÚ ERES MI AMOR. MI VERDADERO AMOR.

J. Tú eres chiquitita, por eso te amo tanto.

J. Hijita, debes tener cuidado de las personas que se te acercan para sacarte algo que no les

corresponde. Somos un solo corazón y nuestra intimidad no la cedas a nadie. Nuestros secretos son

"NUESTROS" y nadie tiene derecho a arrebatarme lo que me pertenece.

F. Jesús, quiero ser perfectamente digna de lo que voy a recibir. Si es dolor, si es alegría, no lo sé,

pero sé que si viene de Ti será bueno.

J. Será alegría para muchos. Contradicción y espanto para otros.

F. Imposible estar unida a Vos y no probar el sabor amargo del Cáliz de la Pasión.

J. Nada que no puedas soportar te daré.

Hay mucha alegría reservada para ti, Mi reinita.

F. Tú quieres hacer de la nada perfectas obras de amor.

J. ¿No podría redimir al mundo las veces que quisiera?

No tengas miedo. Te he elegido para demostrar al mundo Mi Poder sobre todas las cosas y los

acontecimientos. Será una Gran señal.

F. No entiendo nada.

J. Mi sacrificio se renueva en cada Eucaristía, pero al mundo esto no le basta, siguen ciegos a pesar

de que ven. Siguen sordos a pesar de que oyen.

Yo borro toda mancha, Yo borro todo "rastro" de mancha. Yo hago y deshago a Mi antojo.

F. Te divierte hacer todo esto; puedo ver Tu sonrisa.

J. Claro, YO SOY LA ALEGRÍA.

 

25-03-96

F. Jesús, me gusta estar con Vos pero también me gusta hacer otras cosas.

J. Eres libre, pero tu amor siempre gana.

El Amor atrae siempre al amor, por más pequeñito que sea. Tu corazoncito es chiquitito pero unido al

mío...

Muchas veces te creas responsabilidades que no son necesarias, que no vienen de Mí, y quitan

momentos a nuestra intimidad.

Cuéntame, ¿qué te preocupa, más que estar Conmigo?

F. Mi situación en general, no es común. Yo no trabajo, no hago la vida como las otras chicas de mi

edad.

J. Yo te he sacado todo para darte nuevamente TODO. Antes tenías todo pero Yo no estaba en tu

vida. Ahora vas a caminar pero Conmigo. ¿Notas la diferencia?, ¿entre todo y TODO? Debo hablarte

así hija para que comprendas. Cuando Yo me hago presente, ¿cambian o no las cosas?

F. Sí, como en la pesca "milagrosa". Pedro no había pescado hasta que Vos llegaste y demostraste Tu

Poder.

J. ¿Comprendes hijita cuánto te amo y qué amor de predilección tengo hacia ti? Tú me das unos

instantes de tu vida y Yo te doy todo lo demás.

F. Yo reconozco que muchas veces me preocupo sólo de mí misma.

J. Piensa en Mí y en el Amor infinito que tengo para dar.

 

27-03-96

M. Almas pequeñísimas de Mi Corazón Inmaculado, ¡consuelen Mi Corazón afligido!

María y almas pequeñísimas son una misma cosa. El cordón umbilical nunca se cortará porque

nacieron para Mí, vivirán para Mí y morirán para Mí. Morirán al egoísmo y a los apegos

desenfrenados. Morirán para sí, vivirán para Mí.

Aprende a confiar en Mí, alma pequeñísima. No te suelto nunca. Estás unida a Mí como estuvo Mi

Hijo Jesús unido a Mi seno virginal durante nueve meses, nutriéndose de Mí para hacer la Voluntad de

Dios.

Alma pequeñísima, aprende a confiarte más a tu Madre Celestial. Ya no perteneces a este mundo.

Perteneces al mundo angelical creado para Mis más pequeños hijos.

Mis ángeles os rodean constantemente. Entonces ustedes están protegidos.

¡¿Las caídas?! ¿Qué pequeño no se cae? Su Mamá, ¿acaso no levanta a su pequeño y lo aprieta

contra su Corazón y lo consuela?

Almas pequeñísimas: pobres ante el mundo, Grandes a los ojos de Dios.

J. Si vieras hija en una imagen, representado el desierto en que te encuentras, en el cual Yo te he

sumergido, te espantarías.

Así puedes conocer un poco más la miseria humana. Como Yo la he experimentado, jamás lo sabrás.

F. Estoy cansada de que me hables de la miseria humana. ¿Para qué me creaste entonces?, si todo el

tiempo me hacés sentir menos digna que una hormiga.

J. Para que valores cada vez más el "DON DE DIOS".

Tú sabes que te amo y que jamás te abandonaría. Puedo hacer con Mi juguetito lo que Yo quiera.

¿Acaso un bebé puede decidir por sí mismo adónde quiere ir? Él va adonde su Mamá lo lleva. Come y

viste de lo que su Mamá le ofrece. No puede elegir porque es muy pequeñito.

Así tú debes aceptar lo que cada día te ofrezco y con mucho amor, pues sale todo de Mi Corazón

enamorado.

¡Qué pesada te parece tu Cruz! Sin embargo Yo la llevaría sobre Mi dedo meñique.

Alma pequeñísima: Cruz pequeñísima.

Tú sólo tienes que mirarme y recibir los ecos de Amor de Mi Corazón.

¿Ya te olvidaste de las promesas que te hice hace tiempo?

F. Dame lo que quieras darme. Sos el dueño de todo.

J. Yo humillo profundamente pero luego exalto.

Tienes que conocer un poco del dolor de tu Amigo. Sólo en el horno de la humillación se conoce el

fango, y Yo he asumido voluntariamente todas vuestras limitaciones. ¿Cómo podrías amarme si no me

conoces?

F. Ni el amarte es un mérito mío.

Todo viene de Vos. Yo no dispongo.

J. No temas, pequeñita. Me agradas más de lo que tú imaginas. Ahora descansa sobre Mi Corazón.

F. Jesús, no te vayas, no te calles que desfallezco.

J. Nunca me voy, pero el silencio también habla.

J. Este libreto, ¡cuánto alivio trae a las almas! Es "MI BÁLSAMO". Se extenderá por todo el mundo.

Yo salvo lo que está perdido porque es Mi Obra, ustedes son MI PROPIEDAD. Yo he orado por

ustedes, los que ya no pertenecen a este mundo. El mundo no da seguridad. YO DOY porque YO SOY.

El que pueda entender, que entienda.

Mensajes hay por doquier. Hay quienes buscan reconocimiento. Tú quédate Conmigo.La Eucaristía y

el Rosario

Éste no es un mensaje cualquiera, son el Corazón de Mi Madre y el Mío hablando al mundo entero.

¿Comprendes, pequeñita?

Como ríos de agua viva brotan para la salvación de las almas.

Por los demás no te preocupes. Yo los amo como te amo a ti.

Tú sabrás lo que es para Mí "el valor de un alma".

J. Lo que escribes es muy importante, aunque todavía no te des cuenta. Deja todo en Mis manos,

déjame el cuidado de hacer y deshacer. Tú, escribe para Mí. Yo te recompensaré.

F. Sí, algunas veces me da la impresión de que te olvidás que soy "humana" y tengo necesidades

prioritarias. Gastos personales... ¿entendés? Yo no hice voto de pobreza.

J. Quédate Conmigo en oración.

¿Confías en Mí?

F. Sí, confío.

 

28-03-96

J. También escribir para Mí es un "trabajo" que te impongo a pesar de todo.

¿Te gusto como JEFE?

F. ¡Claro, no hay otro mejor!

Letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Corazón de Jesús, fuente de todo Amor

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de todo Bien

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de Sabiduría

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de Bondad

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de Caridad

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de la Divina Gracia

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de la Salvación

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de Santidad

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, fuente de Consolación

Ruega por nosotros

Corazón de Jesús, manso y humilde

haz mi corazón semejante al tuyo.

F. Jesús se apasiona por nosotros cuando le decimos estas letanías.

Jaculatoria: "Divina Providencia, infunde en nosotros la Confianza en Tu eterna asistencia".

F. Estoy rezando las letanías al Sagrado Corazón de Jesús. Repito muchísimas veces y parece que

todo el Cielo está conmigo repitiendo. Los ángeles siempre están pero hay veces (extraordinarias) que

Dios permite que perciba a la Corte Celestial rezando conmigo. Acá, en esta piecita donde me encierro

a orar, está todo el Cielo.

Puedo comprender entonces, qué valor tiene el "hombre", porque más de una vez vienen los ángeles,

y se postran para rezar con nosotros.

 

30-03-96

M. Mis almas pequeñísimas, ¡cuánto alegran Mi Corazón Inmaculado! Ustedes pueden pedirme

cualquier cosa, y dejar todo en Mis manos, luego Yo hago todo. Ustedes alegran mucho más Mi

Corazón que todos aquellos que se esfuerzan por cambiar. Así Yo con ustedes puedo ejercer plenamente

Mi función de Mamá. Entonces, que cada alma pequeñísima se quede como está, en su estado, porque

todo lo haré Yo. No se preocupen por su manera de ser, de actuar, no se comparen con otros, porque Yo,

la Mamá de cada uno, sabré trabajar en el corazoncito de cada hijito mío.

No se miren más. Mi Corazón rebosa de Amor por cada uno de ustedes en particular. Sólo les pido

que confíen en Mí, la Mamá de todos, de Mis pequeñísimos.

 

03-04-96

F. Jesús, te dedico este momento especial, para Vos.

J. Reza el Rosario.

M. El niño cae muchas veces antes de aprender a caminar, por eso tú no debes contar tus caídas, sino

esperar siempre Mi auxilio, porque Yo te he de tomar de las manitos.

F. Ayer, durante la ceremonia de adoración de la Santa Cruz, Jesús me dijo:

J. Hija, no te escandalices por la Cruz, deja que otros se escandalicen, tú quédate Conmigo en Mi

Corazón.

Ves, hija, ellos besan Mi Imagen con los labios, Yo preferiría que me besaran con el corazón.

Ama hijita la miseria del hombre como Yo amé la tuya.

Tú no estás más arriba que nadie, solamente estás más dentro de Mi Corazón por tu abandono y tu

debilidad. El hombre es Mi creación y Yo lo amo.

 

09-04-96

J. Hija mía de Mi Corazón, acepta los regalos que te doy.

10-04-96

J. Todo llega a la hora señalada, te lo dije antes. No te atormentes más. Debes tener Fe y confiar en

Mi Sagrado Corazón.

Lo que esperas llegará ciertamente.

Tú, hijita, vas madurando según el Espíritu, mientras ellos según la carne. Por eso chocas

constantemente con el mundo. Te preguntas: "¿Éste es el mundo que Dios creó, que me preparó?".

Ciertamente que No.

Ellos creen en el "progreso", tú en tu Dios, el "Inmutable". Ves, hija, ¡cuánta debe ser Mi

Misericordia para con el mundo de hoy!

 

13-04-96

J. Yo te amo hija y quiero tu amor.

¿Piensas en esa "persona"? La verás volver arrepentida de sus pecados porque Yo tocaré su corazón.

Entonces podrás decir: "La familia está completa".

 

15-04-96

J. Siempre estuve a tu lado, hija.

J. Hijita, juntos podemos hacer grandes cosas.

Tú sabes que te amo y que nunca te defraudaré. Confía en tu Amado.

Todo está dicho y revelado, es cierto, pero éstas no son sólo palabras sueltas porque va con ellas todo

Mi Amor, el que da vida a las almas y las envuelve como fino terciopelo. Entonces ellas se elevan hacia

Mí y un suspiro de Amor que brota de Mi Corazón, fecunda, y vuelve a Mí.

Hija, no te extrañes de que quieras pasar largos ratos Conmigo sin que te importen las demás

actividades, ni lo que los otros dirán. Mi discípulo Juan pasaba largas horas Conmigo conversando o en

el más puro silencio. Contemplaba (él) al Dios hecho carne que tenía delante de sí, ¡y cuántas veces Mi

Amor lo consumía como el fuego consume a la leña! ¿No haría Yo lo mismo con Mis almas

pequeñísimas? Querría que cada una ardiera de amor por Mí como Yo ardo de Amor por ellas.

F. Pero últimamente, si yo no te busco parece que te hacés el tonto... no me hablás.

J. Debo dejarte, hija, insensible a Mi Presencia algunos momentos para que libremente me vuelvas a

elegir cada vez; me gusta que me busques luego de haber comparado Mi Amor con las bagatelas que el

mundo te da.

F. Jesús, soy desconfiada, miedosa y egoísta (entre otras cosas).

Amado mío, quisiera amarte más pero no puedo. Soy tan pobre que sólo puedo darte mi debilidad

humana, mi fragilidad. Aunque sé que la amas, Tú sabes de eso porque fuiste un bebé en los brazos de

Tu Santa Madre, por eso sé que también me amas y amas todo lo que es frágil, débil.

¡Qué tonta soy, Jesús, cuando pretendo reemplazarte! Es que hay cosas que todavía no comprendo

bien.

J. No hace falta comprender, hace falta amar y dejarse amar. EL VERDADERO AMOR ES

LOCURA PARA EL MUNDO.

F. Todavía pienso en mí misma.

J. Tus pensamientos son Mis pensamientos y debes contarme todo.

Si me amaras más, Yo sabría ocuparme de todos tus asuntos.

F. Jesús, ¿me perdonás?

J. ¡Claro, hija! Estás creciendo y no es pecado.

 

16-04-96

J. Te he elegido hija como víctima de Mi Amor: significa recibir Mi Amor hasta donde ya no lo

soportes.

No te compares con nadie. No mires tus debilidades. YO QUIERO DARTE TODO MI AMOR

HASTA QUE DESFALLEZCAS.

¿Qué importa si muchos no te comprenden?

Tú sabes que te amo y quiero adornarte de Mis regalos.

(Proverbios 31, 10-31)

 

17-04-96

J. Hija: nada debe estar primero que nuestro encuentro. Yo conozco todos tus intereses pero no me

dejas que actúe.

Yo soy el que te da vida. Comprende muy bien esto. Tú debes hacer muy poco, menos movimiento y

más lugar para que Yo haga.

 

18-04-96

J. Fabiana, comprende cuánto te ama tu Jesús y cuánto desea que estés más tiempo en Su presencia.

Nada debe preocuparte más que amarme.

Amarme, sólo amarme y amar a los demás en Mí. No por lo que ellos puedan ofrecerte, sino como

un eco del amor que tienes hacia Mí.

Tu amor hacia Mí es imperfecto, pero tampoco esto debe preocuparte, puesto que nunca me amarás

como deseas ni como Yo desearía. Eres obra de Mis manos y conozco muy bien tus limitaciones, tus

carencias, tus imperfecciones.

Tendrás alegrías en este mundo, pero puedo prometerte el desapego a todo.

¿Cómo puedo permitir que Mi pequeñita se apegue a algo que no sea Yo?

¡Oh! Yo soy la riqueza que muchos nunca saborearán, y tú, pequeñita, harás que muchos otros me

amen ardientemente.

(Marcos 4, 30-34, "El grano de mostaza").

 

20-04-96

J. Sabes hija que lo que me pidas te concederé, aún lo que te parezca imposible.

¿Acaso dudas de Mi poder?

F. ¡No, Jesús! Sé que para Vos todo es posible (Lucas 8, 28).

 

21-04-96

J. Vienes a cualquier hora a estar Conmigo, sin embargo Yo te espero todo el día. Eres libre, hija,

pero no puedo negarte la verdad: Mi Corazón siempre rebosa de Amor por ti. Y aunque no me ames lo

suficiente, qué quieres, la Verdad es la Verdad, Yo siempre y en todo momento te estoy amando.

 

22-04-96

J. Aunque tu fe no baste, Yo cumplo Mis promesas. En este momento flaqueas y no crees firmemente

en lo que Yo te prometí, pero no importa, igual te sostengo para que no caigas.

 

23-04-96

J. Tú trabajarás para Mí y de la manera que Yo te indique. Ahora debes prepararte para difundir Mi

Palabra de Amor al mundo entero.

F. Me da miedo lo que decís.

J. Yo hablaré por ti y serán "Mis palabras" las que saldrán de tu boca.

Entonces: no te preocupes por nada.

TODO LO QUE TÚ DIGAS SALDRÁ DE MI CORAZÓN.

"Porque Yo quiero amor, no sacrificios, y conocimiento de Dios más que víctimas consumidas por el

fuego" (Oseas 6, 6).

F. Me llamó la atención este pasaje bíblico del profeta Oseas. Todavía no entiendo muy bien, pero

confío en que Dios me dará Su Sabiduría.

 

27-04-96

M. Acá estoy hija para ayudarte.

F. Ayer estaba haciendo algunas bolsas de papel, cuando tuve una percepción: era María con el Niño

en brazos que me entregaba un rosario (no es la primera vez que mi Madre me hace referencia al

Rosario) y me dice:

M. Hija mía, soy tu Madre, la Virgen María (me entrega el rosario).

Con él recibirás todas las gracias para tu santificación.

F. ¿Por qué insistís tanto en el rezo del Rosario, por qué te gusta tanto?

M. Me da tanto gozo, tanta alegría oír muchas veces de labios de Mis niños el anuncio del Ángel. Mi

Corazón rebosa de Amor hacia Mis hijos cuando pronuncian "Dios te salve..." que no puedo más que

dar, dar, dar muchas gracias a Mis hijos. También me gusta escuchar cómo Mis niños me dicen

"Madre": "Santa María, Madre de Dios, ruega por...".

Cuando me dicen "Madre" me obligan a responder cada vez más por ustedes ante Mi Hijo, ante el

Padre, porque soy Madre y fui pensada para ser Madre de Dios y Madre de todos.

F. Le estaba contando a mi Madre que quería tener un novio pero no quería meter la pata ni lastimar

a ningún chico, sino hacer bien las cosas.

Ella me dijo:

M. Hija, debes dar amor a todos, a todos los chicos que se te acerquen, sin distinción. El que vaya a

ser tuyo lo preparo Yo para ti, despreocúpate.

F. Me acuerdo que hace un tiempo María me dijo que iba a "morir de amor".

Muy de a poco voy comprendiendo lo que aquella vez no comprendí.

La obra de las Pequeñísimas Almas Marianas está creciendo a pasos agigantados.

 

30-04-96

M. Déjate conducir por Mí y verás Mis maravillas.

Todo está programado perfectamente por Mí, para el que se consagra a Mi Corazón Inmaculado, para

el que se hace como un niñito en Mis brazos. Entonces, ¿por qué preocuparse?

F. Pero somos seres humanos y muchas cosas no entendemos.

M. Hasta lo que no entienden tiene un gran significado para Mí.

F. Entonces somos títeres...

M. No; son Mis hijos, Mis niños, y Yo sé perfectamente lo que conviene a cada uno y jamás haría

algo que los perjudicaría.

Es que hace falta más confianza y abandono para ver Mi Obra en cada uno y apreciar lo que cada

día, con Amor, dispongo para ustedes, ¿comprendes, hijita chiquitita?

F. Madre, dame la gracia de poder complacer Tu Corazón con más abandono y confianza. Si no me

das la gracia...

M. Hasta los inconvenientes de cada día Yo los permito.

 

01-05-96

J. ¿Por qué tienes miedo de venir a Mí? ¿No soy Yo acaso el dueño del universo?

F. Es muy temprano, todavía no amanece. Me levanté para orar.

La Mamá me pide que antes de comenzar la convivencia (vamos a ir a la quinta de Marianita a hacer una

convivencia espiritual y recreativa, los pequeñísimos, desde la mañana hasta la tarde) nos acordemos de

dedicarle una oración porque quiere compartir con nosotros, Sus hijitos pequeñísimos, este día que nos preparó

especialmente.

También me dijo que hablemos del Espíritu Santo y nos dejemos conducir por Él.

El grupo de las "Pequeñísimas Almas Marianas" está creciendo rápidamente...

Es el grupo de María, está formado por Ella. Estoy contentísima de las almitas nuevas que ingresaron y de

las que van a venir. Me siento como el Buen Pastor que deja las 99 ovejitas y busca la perdida. ¡Qué amor

siento cuando compruebo con qué Amor nuestra Madre atrae a Sus ovejitas perdidas!

Soy muy pobre pero confío en la oración, en mis pedidos de pequeñina.

Siempre le pido al Padre que rescate a todos. Porque si me perdonó todo a mí, por qué no perdonaría a los

otros. Es más, me consuela saber que la Misericordia de Dios es infinita y que Él se apiadará de todos Sus

hijos, especialmente de los más desgraciados.

M. Hija, quiero derramar abundantes bendiciones en este día. Sepan que la hora de Mi triunfo ha llegado y Mi

Corazón se llena de Alegría por ustedes.

Sepan pues que esta Madre no descansa un segundo. Mientras ustedes duermen, Yo sigo trabajando,

velando sus sueños y acunándolos en Mis brazos. ¿Puede una Mamá descansar cuando el Corazón le explota

de Amor por Sus pequeñines? Ahora deben ofrecerme con mucho amor y confianza el Santo Rosario. Quiero

oír de Mis pequeñines el saludo del Ángel: ... "Dios te Salve María"...

Depositen todas sus intenciones en Mi Corazón y déjense amar.

J. Si Yo te he concedido gracias especiales es para manifestar al mundo Mi Gloria.

Elijo a quien quiero. Me agradó elegirte, hijita chiquitita. Tus deseos son Mis deseos. Te permites soñar

"grandes cosas", tienes grandes metas de santidad porque eres tan chiquitita... pero sabes que tu Amado puede

todo, para Él no hay nada imposible. Conozco los deseos de tu corazón y voy a complacerlos en la medida en

que crezcas en abandono y confianza. Eres "Mi juguetito", te uso cuando quiero y te dejo en un rincón cuando

quiero.

Aunque siempre me deleito en Mi juguetito, tan sólo con mirarlo... (Judit 13, 18-20).

J. Si hubieras recibido todo en esta vida no me hubieras buscado.

F. Estaba pensando en mi mamá Nilda, Jesús me dijo:

J. Te di la mamá que necesitaste, hasta que me la traje Conmigo para poder continuar MI OBRA, porque mi

Padre trabaja, por lo tanto Yo trabajo, y ahora me sirvo de ti para seguir trabajando en el mundo, pescando

almas, como en el tiempo en el que Yo pasé por este mundo. Mi Obra Creadora continúa en ti. El Espíritu Santo

se regocija en seguir creando y sobre todo "dando generosamente" del Tesoro Inagotable de la Santísima

Trinidad. Así, tú debes ser un vaso siempre abierto a recibir, porque el mundo necesita testimonio del Amor del

Padre hacia Sus criaturas.

J. Hijita, donde aparece el Amor desaparece el temor.

M. Si no hubieras sufrido todo lo que sufriste, ¿estarías ahora implorando a tu Madre Celestial misericordia

para todos tus hermanos del mundo?

F. Bueno, Vos me dijiste que éramos una familia...

Grande por cierto, pero todos entran en Tu Corazón Inmaculado.

J. El mundo está por autodestruirse, sin embargo Yo lo quiero salvar. ¿Me dejan?

F. Jesús, no tengo ganas de rezar.

J. Hiciste bien en venir a Mí. ¿Quieres contarme lo que te pasa?

No tengas miedo, chiquitita de Mi Corazón. Confía en Mí, no te defraudaré. Ten paciencia, te amo.

 

06-05-96

F. La Mamá me hizo acordar de la fuente que quiere que se construya en la Costanera, donde está la imagen

de la Stella Maris.

M. Quiero que todos vengan aquí a lavarse, será como una caricia de Mis manos y de Mi Corazón.

 

08-05-96

F. Van varias ocasiones en que mi Madre se hace sentir de una manera especial durante la Misa. Cuando

participo de la Santa Misa frente al Altar, Ella se para siempre a la derecha del mismo, frente al Sagrario, me

mira con tanto amor y dulzura que me arrebata el corazón y pareciera como que me saca del tiempo. Cuando

cantamos el Gloria, Ella rebosa de alegría, mira hacia el Cielo y también baila cantando la alabanza a Dios.

Cuando llega el momento de la Consagración se arrodilla como lo haría una sirvienta frente a su amo, lleva Sus

manitas al pecho y allí se queda. Cuando comulgo nuevamente me mira pero con muchísimo más Amor.

Pareciera que rebosa de alegría. Se ilumina. Como si mirara a Su propio Hijo Jesús. Una vez, luego de

comulgar, se acercó hasta mí y me besó la cabeza, como dándome a entender que estaba contenta porque

había comulgado.

También quiero contar (para Gloria de Dios y de mi Madre) que cuando rezamos el Padrenuestro, Ella me

toma de la mano izquierda, con mucho Amor como siempre. Entiendo que me toma de la mano para rezar

juntas y para que luego bendiga a mis hermanos. Me pasa que, cada vez que Ella reza conmigo, después,

cuando tengo que dar el saludo de la paz, me dan ganas de acercarme a mis hermanos y bendecirlos con la

mano izquierda. Debe ser, con seguridad, el deseo de Su Corazón.

Bueno, no me gusta contar estas cosas, preferiría guardarlas en mi corazón. Pero pienso en mis hermanos,

quisiera que conozcan cada vez más a Nuestra Madre y que todos se convenzan de Su real presencia en cada

momento de nuestra vida.

Ella vive con nosotros, come, duerme y reza con nosotros. Está a nuestro lado siempre.

El domingo pasado durante la Misa se me acercó Jesús, traía una paloma en la mano, la colocó sobre mi

cabeza y se fue.

 

10-05-96

M. Menos actividad y más oración.

F. Me cuesta mucho esto que me pedís pero te agradezco la Gracia.

Tengo miedo de que "X" no me acepte como soy.

M. Primero debes aceptarte como eres tú misma. ¿Comprendes?

De los demás me ocupo Yo.

F. Mamá María, quiero hacer tantas cosas, pero me dejás que yo haga muy poco, porque todo querés hacer

Vos. El martirio de Tu amor me cuesta aceptar, por mi parte humana.

M. Escribir es tu misión y como buena criaturita, te distraes. ¿Puedo ofenderme por eso? ¡Nunca! Soy tu

Mamá amorosa y te enseño todo con amor. Te pido tan poco... pero te cuesta tanto...

Te has desprendido de tantas cosas que hasta lo poco que te pido te cuesta porque sigues débil. Yo no te he

dado nuevas y grandes fuerzas para hacer "grandes obras". Te he dejado pequeñita para que pueda tomar más

fuertemente tu vida y amarte cada día más. "Morir de Amor por tu Madre", ¿quieres?

"X", al amarte, me amará, porque me verá en ti.

Cuanto más me ames, más te amarán tus hermanos.

F. Mis hermanos me quieren mucho y yo soy tan pobre...

No siempre puedo devolverles tanto amor como recibo. Siempre me parece poco lo que doy.

M. Soy Yo la que te doy amor a través de tus hermanos. Recuerda: "El que renuncia recibirá el ciento por

uno".

No te preocupes por los demás, tan solo preocúpate de pasar más tiempo con tu Madre que te ama tanto...

Comprende hija que Mi hora ha llegado y Yo necesito tu amor ofrecido, tu renuncia, tu compasión, tu dolor, tu

alegría; debes reflejarme.

 

14-05-96

J. Tienes miedo a lo que pueda pedirte, ¿y la confianza? Yo soy el Inmutable. Todo pasará, pero el Amor

nunca pasará.

Tienes miedo al porvenir, cuando Yo estoy pendiente hasta de tus más mínimos movimientos. El niño nunca

piensa en el día de mañana.

Hoy: en Mis brazos y en Mi Corazón.

Mañana será otro día que comenzar, también en Mis brazos y en Mi Corazón.

Quiero que el mundo comprenda la necesidad de la "extrema pequeñez". Por eso tienes que escribir mucho

todavía. Libros que serán cabecera de la Iglesia.

Di a tus hermanos que el tiempo se ha cumplido. Llega la gran cosecha y de aquí no se pasa. Aquellos que

acepten Mi llamado se salvarán. Los otros...

F. Yo voy a seguir orando por "los otros". Porque conozco Tu Corazón. Sos muy bueno.

(Rut 2, 19-23)

 

15-05-96

Mi Padre me dice:

P. Hija chiquitita, me complazco en los esfuerzos que haces por agradarme.

No tengas miedo. Yo te miro siempre.

F. Padre, te necesito.

P. Y Yo te necesito para derramar Mi Amor en ti.

(Habacuq 3, 17-19)

M. Glorificad a la Santísima Trinidad: Triángulo de Amor Perfecto y Generoso.

M. Debe apresurarse Mi Obra porque ya llega la Gran cosecha.

Bendigo a los hijos de esta tierra porque están respondiendo a Mi llamado Maternal.

Acerquen al Señor sus peticiones, con confianza, presenten sus necesidades y esperen confiadamente en

Su socorro porque Él no abandona a Sus hijos.

Yo quiero conducir a todos hacia Dios porque en Él está la salvación.

La Santísima Trinidad debe ser glorificada por ustedes y en ustedes.

El Espíritu Santo descenderá en este nuevo Pentecostés. Pobre del que ande distraído por el mundo.

Tendrían que despertarse ahora, todos...

Reza hija por tus hermanos alejados de Dios, la ira de Dios está comenzando a descender sobre la tierra.

Ustedes, hijitos chiquititos, pueden hacer mucho todavía (Sofonías 1, 14-18).

Mi Padre me dice:

P. Escucha Mi mensaje y presta atención a Mis palabras:

Todo lo que me pidas te será concedido. Debes tener Fe en tu Padre que te ama como nadie te amará.

F. Padre, acá estoy, te pido que me digas qué querés de mí.

P. Yo te pido que me pidas.

 

16-05-96

M. Tu Madre te ama tanto, hija, que quisiera verte feliz siempre.

Hija, Yo quiero que Mi mensaje sea difundido rápidamente a todas partes del mundo porque esta Madre

quiere recuperar a todos Sus hijos.

Daré signos visibles de Mi presencia entre ustedes.

A ti misma te daré una señal poderosa de Mi Presencia.

F. Pensaba en unos sacerdotes. Ella me dice:

M. ¡Ay! Estos hijos míos que no creen en Mis mensajes. Reza hija para que no sea tarde... Ellos se olvidaron

que tienen una Madre, viva y vigilante.

Ahora recuerda, hija: el camino no será fácil, ven siempre a refugiarte a Mi Corazón.

F. ¿Cómo querés que sea Tu Casa?

M. Que sea sencilla pero grande.

Que entren muchos hijos. Estará levantada en honor al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón

de María.

Todos los hijos que vengan a Mi Casa serán bendecidos enormemente. Esta casa será "casa de oración, y

refugio para Mis hijos".

Todos Mis hijos deben ayudar a levantarla, cuanto antes.

Acá, en esta tierra, derramo Mis bendiciones de una manera especial.

El 16 es Mi fecha, es Mi día, es el día del triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

Tú, hija, debes estar alegre, muy alegre por el triunfo de esta Madre que tanto te ama y ama a todos Sus

hijos. Yo te recompensaré por cada lágrima derramada, por cada gota de sangre, de sufrimiento por Mi causa.

 

17-05-96

M. Están yendo bien, hijos míos. Están yendo conducidos por Mí.

No importa, hija, lo que hayas dejado por Mí, por tu Madre; te será recompensado. Piensa que muchas almas

se están salvando gracias a Mi Mensaje de Amor. No debes tener ningún temor porque aquí está tu Madre.

Siempre debe haber Paz en tu corazón. Siempre debes cuidarla y conservarla.

 

18-05-96

CONVIVENCIA - RETIRO DE LAS PEQUEÑÍSIMAS ALMAS MARIANAS

(Jeremías 1, 1-12)

F. Antes de comenzar a meditar el mensaje, la Mamá me dice:

M. Hija, reza el Rosario porque todo lo demás haré Yo.

F. Mirando a los chicos meditando, Ella me dice.

M. Ves, hija, esto que están haciendo ya es parte de la Congregación. Ves hija cómo todo hace tu Madre.

Tus hermanos están recibiendo ahora de Mis manos, gracias especiales.

¡Congregación que la he formado desde Mi mismo vientre!, que ha nacido con el primer nacido entre todos

Mis hijos y ya tiene varios siglos.

Asociación maravillosa, de la que Yo estoy al frente para formar un hermoso ramillete para el Corazón de Mi

muy amado Hijo.

Este ramillete debe ser purísimo como vuestra Madre, vuestra Fundadora.

Yo debo coronar la obra salvadora de Mi Hijo con un hermoso ramillete de almitas chiquititas como la de Su

Madre. De Mis propias manos Él recibirá este hermoso regalo. Por eso estoy preparándolos a cada uno. Serán

muchos más, serán millones.

El carisma será la pequeñez, la humildad. No pido otra cosa, no pido la perfección, sino la perfecta humildad

y reconocimiento de lo que cada uno es, porque todo, todo lo demás lo hago Yo.

¿Comprendes, hija querida? ¡Cuánto amor de esta Madre que quiere hacer todo por ustedes! Cuánta Paz

hay donde está la Madre. Donde Yo estoy, hay plena seguridad.

F. Mientras le acariciaba los pies a la imagen de Mamita, Ella me dijo:

M. Ustedes no están a Mis pies, están en Mi regazo y en Mi Corazón porque son Mis hijos.

F. Esta Asociación es el regalo más hermoso que Nuestra Madre quiere hacerle a Jesús.

Cuando vivía en la tierra era pobre y no podía hacerle regalos caros. Pero cumpliendo con Su maternidad, se

estuvo preparando durante siglos y siglos este regalito para Jesús.

F. Pensaba en el voto de pobreza.

M. ¡¿Miedo a la pobreza?! Nunca les faltará nada. No hay nada más pobre que un alma pequeñísima,

aunque posea mucho dinero.

Ustedes son la prolongación de Mi pobreza, en esta tierra. La DIVINA POBREZA, que me llevó a ser la

"BIENAVENTURADA". Ustedes deben parecerse a la Madre y compartir todo lo que poseen.

La pobreza de espíritu es la que más me importa. La pobreza material es circunstancial.

¿No se sienten ustedes, como si fueran verdaderos hermanos? A pesar de las diferencias económicas. Están

paridos por el mismo vientre, Mi Vientre Purísimo, donde he engendrado a todos. Ustedes comprenden pero

otros no. No importa. ¡El Amor basta!

¡Con cuánto amor y misericordia deben tratar a sus hermanos! Como los trato Yo a ustedes.

F. Miro el crucifijo y pienso en la obediencia. Ella me dice:

M. Obediencia a la Voluntad del Padre, como lo hizo Él. Yo misma los llevaré a cumplir perfectamente la

Voluntad de Dios. ¿Ves hija cómo todo hace tu Madre?

F. Pienso en la Pureza. Ella me dice:

M. Ustedes ya están limpios.

 

20-05-96

F. El día 16 estaba pensando en la imagen de Nuestra Señora de Itatí. La Mamá me dice entonces:

M. Mi Imagen "bajó del cielo". No está hecha por manos humanas. Yo quise parecerme a Mis hijos del lugar,

para los cuales Yo era "hermosísima". Ellos me amaban. Yo era su Madre del Cielo, venida del Cielo, y

conseguían de Mí favores porque me amaban.

Esta imagen debe venerarse porque es un regalo del Cielo. ¿Qué importa si otros no creen? El de corazón

sencillo siempre cree. Así eran Mis hijos nativos de esta tierra y así deben ser ustedes, Mis hijos que hoy me

veneran sencillos como palomas.

Sepan hijos que vuestra Madre está en medio de ustedes.

Quiero reinar nuevamente en la vida de todos.

¡Ay!, Mi Niño de Nazaret también viene a reinar nuevamente en la vida de todos.

F. Madre, ¿por qué te manifestás así, de esta manera, a mi corazón?

M. Yo me manifiesto a las personas de acuerdo a la personalidad de cada una y de acuerdo al Plan de Dios.

Tú me ves con el Corazón y sabes siempre dónde estoy y sabes cuándo te muestro Mis cabellos, cuándo te

muestro Mis manos o a Mi Niño.

Pero otros no pueden comprender y tú no sabes cómo explicarles. Lo que importa hija es el Amor que te doy

y que doy a todos Mis hijos a través de Mi Mensaje.

Algunas veces me ves y me escuchas, otras solamente me escuchas. Eso no importa. Mi Amor es lo que

importa. Yo hago. Tú recibes.

 

21-05-96

J. No temas, pequeña de Mi Corazón, Yo ya he vencido al mundo. Juntos

caminaremos por siempre. ¿Quieres pedirme algo?

¿Ves el pecado, en la gente, hija? Es Mi Sabiduría la que te enseña. Deja que

Yo dirija la obra. Deja que te dé más aún.

Hay pecados muy disimulados, que se disfrazan de "buena obra", pero

detrás... y el pecado es pecado y siempre va carcomiendo, desde adentro hacia

afuera. Y tú reaccionas frente a él sin darte cuenta, como si echara una gotita de

agua en el aceite hirviendo... "Arrancarás y derribarás, perderás y destruirás,

edificarás y plantarás" te dije una vez, ¿recuerdas?

También tuve que ser duro muchas veces con Mis apóstoles. No te asustes de tus reacciones, son Mis

reprensiones hacia los demás. "¡No me uses!", le dijiste a "X", pero en realidad fui Yo quien le dijo "¡Sé más

humilde!".

Pero todo tiene un disfraz en este mundo donde reina el Padre de la mentira. Y Mi pequeñita se fusiona con

su Amado y sin querer reacciona como Él quiere.

Acepta hija todo de Mí, no te arrepentirás. Él ya tiene su recompensa, perderá amigos. Hasta que

comprenda... que el Amor no se compra. Tú estarás bien lejos.

F. Pero al final siempre me quedo sola.

J. ¿Sola? ¿Y tu Amado?

Deja que derrame Mis dones en ti.

F. ¿Para qué?

J. Para limpiar esta tierra. Para desenmascarar la mentira. El Espíritu Santo siempre está actuando para que

la Verdad sea puesta en alto, ¿comprendes?

Ellos serán tus discípulos. Tienes suficiente Sabiduría como para guiarlos. Diles siempre lo que diga tu

corazón porque estás consagrada a Mi Sagrado Corazón y Yo te usaré para Mis planes. ¡Quiero

VERDADEROS ADORADORES EN ESPÍRITU Y EN VERDAD! No te compares con nadie. Actúa y piensa en

Mí. Desde el principio te he preparado para esto y todo lo que digas serán "Mis palabras". Para el temeroso

dirás: "¡Despierta!"; para el orgulloso: "¡A Dios adorarás!"; para el insensato: "¡Piensa como Jesús!"; para el

caprichoso: "¡Crece, hasta la dignidad de hijo de Dios!"; para el soberbio: "¡Tienes un Dios que te ama y quieres

amar por ti mismo!"; para el falso: "¡No hay nada que no vaya a salir a la luz!". Mi Casa ya no será una cueva de

ladrones. Que cada uno revise su casa.

¡Cuántas gracias he derramado sobre ti, hija! Puedes ver con Mis ojos, no aceptas dobleces, y todavía hay

más. Vendrán a pedirte consejo y algunos se retirarán de ti desilusionados como cuando dije al muchacho rico:

"Sólo te falta una cosa: vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme". Dan la miseria que tienen a

los pobrecitos que sólo se contentan con ella, con la mediocridad espiritual, con la sonrisa para todos y la buena

imagen, pero habituados ya a la comodidad espiritual. La miseria del corazón es la que más me disgusta. Tú

has elegido la mejor parte. Quieres mejorar siempre y Yo desde siempre te he mirado, luchando por salir de la

chatura. Y dije en el tiempo una vez... : "Pidan Espíritu Santo..."; comprendiste, hija, me escuchaste. Fabiana:

"la que escucha".

F. Jesús, creo que me estás adulando.

J. El artista se goza en la obra que Él mismo ha hecho con Sus manos.

Tú has dejado todo para seguirme, para seguirme a Mí, no para satisfacer una "vocación", y conozco el dolor

que te causó la renuncia. El que me sigue verdaderamente vive el desprendimiento constante del corazón, y es

el que más duele, porque su Amado lo trabaja constantemente. Es una verdadera muerte, y es una verdadera

incomprensión para muchos.

¡Adoradores en Espíritu y en Verdad quiero!

¡La Verdad, la Verdad quiero! El que pueda entender, que entienda, el que tenga oídos, que oiga.

¡Oración, Oración y Oración pido! Pido "muerte" en la oración, pido escucha, pido silencio. ¿Cómo van a

escucharme? ¿Van a hacer lo que les pido? ¿Van a escucharme? ¿Van a sufrir la muerte para resucitar

Conmigo? ¿Van a entregarse?

Tu naturaleza humana, ¡cuánto te abruma, hija de Mi Sagrado Corazón! Pero Yo reduciré el límite al mínimo.

Tú recibirás todo de Mí, pero no te preocupes, ya no habrá apegos. Sólo será para mantener en jaque las

fuerzas del mal y no hacerle el jueguito al demonio. El perfecto equilibrio entre lo que el cuerpo necesita para

que el Espíritu se eleve cada vez más.

Tengo un mundo de riquezas para dar a las almas, es infinito. ¿Quieres, hija?

F. ¡Sí, Jesús, quiero!

J. Una vez te dije: "Trabajaremos juntos, será nuestra empresa". ¿Te acuerdas? Reduciré al mínimo tus

obligaciones para que puedas servirme mejor... "Yo podo el árbol para que dé más fruto"...

Hija, te daré mucho. También siempre te daré la posibilidad de "dar", para que puedas recibir después el

ciento por uno. Da lo que te pidan, sea lo que sea, sea dinero, sea palabra de Sabiduría, sea lo que sea. Da de

tu corazón lo que Mi Corazón quiera dar.

Siempre ambos corazones deben marchar al unísono. Dar un "no" a algo también es caridad, es crecimiento,

y debes hacer crecer a tus hermanos. Negarle algo a alguien es hacer aflorar lo que tu hermano tiene de bueno.

Mis almas pequeñitas deben hacer aflorar el Jesús que llevan adentro.

F. El Ángel Gabriel me dijo:

"Serás grande, porque darás a Luz a Jesús en Espíritu y en Verdad" (Lucas 1, 26-38).

 

22-05-96

J. Espera todo de Mí, porque Yo soy tu proveedor. Mantén siempre una actitud contemplativa hacia Mi

Corazón amante y desbordante de Gracias, y abre tus manos para recibir.

F. Estoy mal por todo lo que hubiese querido recibir y no recibí. Me trajo muchas frustraciones, heridas.

J. Vas a recibir mucho más de lo que puedas pensar. Aférrate a Mí, mírame, ámame. Quiero TU AMOR, hijita

chiquitita. Tengo sed de amor, de tu Amor. No eres capaz de imaginar lo que Yo puedo darte. Sólo mírame y

ámame.

F. Ya sufrí bastante.

J. Si tú ardes de amor por Mí, muchos otros también me amarán. Tú no puedes sino sólo amarme y has de

morir de amor.

¿Quién puede imaginar lo que el Hacedor es capaz de hacer con un alma pequeñísima?

Yo te hice hija para que me ames, y gratuitamente estás devolviéndome todo lo que te di, porque me amas.

Esta es Mi Voluntad: que te dejes amar para que en tu pequeñez recibas todo de Mí, y reconociendo tu NADA,

con alegría me lo devuelvas todo pero centuplicado.

Eres tan pobre... ¡Pobreza maravillosa! ¡Muerte de uno mismo! Muerte al pecado primero, muerte al mundo

después, muerte a todo lo que uno desea para fusionarse con su Amado. ¿Comprendes bien, hijita? El

TROFEO: soy Yo.

F. Jesús, ayer durante la Santa Misa me dijiste "Vas a morir" y no entendía, pero ahora entiendo.

J. Te miro hija y veo a Mi Madre, tan pobre... Su única riqueza era Su Dios, era Yo.

F. Comienzo a rezar el Santo Rosario y la Mamita dice:

M. Deja hija que Yo rece el pésame por vos.

 

23-05-96

M. Yo quiero hija que hagan la Fuente donde les pedí. Allí deberán ir todos Mis hijos. Yo no quiero que Mis

hijos se extravíen. Yo quiero que Mis hijos se salven.

Allí quiero que vayan a lavarse todos.

F. Ayer vi la Hostia de color bien celeste. Le pregunté a Jesús qué significaba, me

dijo:

J. Hoy quiero vestirme con el Manto de Mi Madre, porque la amo.

 

28-05-96

M. No temas, hija, tu Madre siempre te acompaña.

¿Sabes que soy tu Madre?

Necesitas que te lo recuerde muchas veces.

 

29-05-96

El Papá del cielo me dijo:

P. Desde siempre te he preparado para esta misión: reunir a las ovejas perdidas de Mi pueblo.

(Jeremías 50, 4-7)

Tú sabes que te amo, hija, así como eres. Has sabido renunciar a tantas cosas... Te he llevado por diferentes

caminos que no querías. Te he tomado de la mano y te he conducido por lugares oscuros. Te llevé hacia el

barro y conociste el dolor, el fango: el pecado. Tú eres ahora Mi reina y estoy orgulloso de ti. Tú eres la alegría

de Mi pueblo.

No conocerás el dolor porque Yo te he resucitado.

¡Tu Pasión! ¡Tu Pasión! ¡Cuánto he sufrido Yo contigo, chiquitita! Era necesario que así sucediera para que

se cumpla Mi Plan Salvador. Necesitaba una víctima pequeñísima que sufriera tanto como fuera necesario.

El padre Pío ya te miraba y esperaba tu nacimiento. Él cedió su alma y nació Mi pequeñísima.

Locura para el mundo: "la Comunión de los Santos".

F. Padre, pero que nadie sepa esto.

P. No hay nada que no vaya a ser revelado, que no vaya a ser conocido.

F. Bueno, pero espera que me vaya al cielo para que se conozca.

P. Yo esperaba tu "Sí" desde toda la toda la eternidad. El Misterio de la Encarnación que debe repetirse

siempre para la salvación de Mis hijos.

Tu Madre te preparaba. Ella sufría contigo. "El Plan de Dios debe cumplirse", Ella decía en Su Corazón. Y te

amaba. (Judit 13, 18-20)

F. Hay veces que no entiendo, pero no importa.

P. Ahora tú estás en el mundo terrenal sin ser del mundo. Debes interceder siempre por tus hermanos hasta

que llegue el día de nuestro encuentro. Mientras te mire en este mundo estaré mirando a todos Mis hijos a

través de ti, y como sea tu misericordia para con ellos, así será Mi Misericordia.

Mientras vivas en esta tierra Yo seré tu Guía y consuelo. Cuando lleguen las

horas más atribuladas, tú estarás consolando y alentando a tus hermanos, como

María lo hacía en las primeras comunidades.

La persecución religiosa será cruenta, para dar a luz "la nueva Iglesia",

correrá mucha sangre, pero tú estarás a salvo.

Reza hija por tus perseguidores porque llega la hora de la Gran Tiniebla y se

acerca el "Viernes Santo" de Mi Iglesia, hora de pasión, dolor, crucifixión. Ahora

escúchame: el estigma que tienes en el alma salvará muchas almas y tu Madre

revivirá en ti las horas más dolorosas de Su vida terrenal viendo cómo matan a

Sus hijos de este siglo. Tú serás un bálsamo a Su Corazón Traspasado. Esta

parte del planeta será un refugio seguro, pero el demonio también perturbará a

los hijos de la Luz, a ustedes, Mis pequeñísimas. Es la hora de Satanás y debes

estar preparada, alerta y siempre en oración.

Ofrece lo que puedas, por poco que sea, Yo estaré mirando tu corazón.

 

31-05-96

J. Sigue ofreciendo tu vida para la salvación de tus hermanos. Yo te recompensaré.

 

01-06-96

M. Si Yo te he desapegado de las cosas de este mundo, es para que puedas ver MI OBRA, MIS

MARAVILLAS. Para que pueda amarte.

Tu Mamá sabe lo que conviene. Quédate Conmigo, hijita chiquitita.

Quédate Conmigo hijita y serás feliz.

Tú eres mía y Yo dispongo de tu vida a Mi antojo. Los demás no comprenderán muchas veces pero tú debes

permanecer en Mí porque nada te hará más feliz.

Dirás lo que Yo quiero que digas. Amarás especialmente al que Yo te indique y de todo lo demás debes ser

indiferente. Tu misión es la que Yo te impongo, es la que conviene a Mis hijos.

Yo soy tu Madre y tú eres Mi hija.

 

03-06-96

J. ¿Estás preocupada, hijita?

Pronto se va a arreglar todo.

M. Te dije hija que no leas otros libros. Escucha Mi voz. Mira cómo en un instante hago desaparecer todo y te

quedas sólo Conmigo: con tu Mami. Debes ser fiel y confiar sólo en Mí.

 

04-06-96

P. Pide, pide mucho, hija, que quiero complacerte. Un alma pequeñísima es el deleite de un Dios.

 

09-06-96

J. Cuánto más pidas por tus hermanos, más te daré.

 

11-06-96

F. Jesús me dijo que abra la Biblia y lea Lucas 24, 5.

 

12-06-96

F. Luego de la procesión de Corpus Christi me acerqué a la imagen de Mamita con el Niño, Ella me dijo:

M. Desde siempre tuve los ojos puestos en ti.

 

19-06-96

F. Antes de dormir, dirijo mi pensamiento y mi corazón hacia mi Jesús. Él me dice:

J. No temas, chiquitita, Yo te busco.

 

20-06-96

F. Perdoname Jesús porque no anduve dándote mucha bolilla últimamente.

J. Me gusta que seas sincera. Hoy es el día de reencuentro. Esta aridez "es necesaria", luego te tomo más

fuertemente. Deben haber pequeños oasis en el desierto.

Antes que tu enemigo se lanzara sobre ti, ya me adelanté para socorrerte. Ahora no te preocupes si no

escribes. Mi pequeñita conoce muy bien Mi Corazón y conviene que así sea: siempre confiada en Mi inmenso

amor hacia ti.

Mi chiquitita, nunca te dejo.

También tu naturaleza humana necesita Mis cuidados para que el demonio no se aproveche y quiera

convencerte de que todo es pecado. Mi Creación es hermosa, tu cuerpo es hermoso como el mío y necesita

atenciones, que Mi Madre y Yo gustosos las repartimos a manos llenas.

Yo revivo Mi infancia en tu vida, hijita, porque dejas que Mi Madre te cuide y te atienda amorosamente.

Déjate cuidar por Ella cada vez más, hasta hacerte solamente un bebé dentro de su útero, que se nutre

solamente de lo que su Mamá recibe y generosamente entrega al que anida en su vientre.

Bebés y Mamás: son así, se entienden tan sólo con la mirada.

F. Jesús, no sé qué hacer: si escribo primero, o si rezo a Mami primero.

J. ¡Libre, libre, libre te quiero!, que tu corazón sea la brújula que guíe tu accionar. ¡Libre te quiero para

amarme y amar a los demás! No quiero que te organices en nada. El niño chiquitito no sabe de planes. Sé tú

así también. Ayer te sorprendí con el regalo que te hice, ¿no es más divertido de esta manera? Tu Amigo sabe

darte lindas sorpresas. ¿Te gusta así, amada mía?

F. Jesús, perdoname por no quererte más.

J. No era necesario que ayer te confesaras. Conoces Mi Corazón Misericordioso. Pero ese acto de humildad

tuyo conmovió Mis entrañas. Has podido reconocerte "nada" delante de tu Dios, delante de tu Amigo, y Yo supe

recompensarte. Lo comprobaste luego. Yo Soy el que te regala todo. Mi amante Corazón. "X" te está esperando

y sufre mucho, pero Yo manejo el tiempo. Él debe purificarse.

F. Ayer, durante la adoración Eucarística, Él me dijo:

J. Quiero hacer con cada hijo mío una maravillosa obra de amor. Si me dejan. Tú hijita debes estar atenta a

Mis llamados, puedo llamarte para orar como puedo llamarte a través de algún hermano que te necesita.

Siempre debes actuar libremente, según lo que tu corazón quiera. Seré Yo, en tu corazón. ¿Comprendes?

F. Estos diálogos me parecen un poco tontos, pero me hacen muy bien.

J. Serán de gran utilidad para muchos. Deben comprender que Yo quiero compartir con Mis hijos TODO.

Deben conocerme.

Desde que eras una niñita, y Yo te regalaba un poco de Mi dolor, Yo te miraba y pensaba: "Esta niñita me

dará a conocer".

Darme a conocer es tu Misión. Tus talentos son míos. Yo los riego y los hago florecer, también los retengo si

me place. Es Mi obra de Amor en ti y en tus hermanos.

F. Jesús: TODO ES TUYO. Llegar a comprender esto en mi corazón, me da una profunda paz.

J. Yo puse los deseos que hay en tu corazón. Para que Mi gloria se manifieste: Mi PROFETA.

Conoces los hechos antes que se presenten. Y puedo cambiar Mis planes para complacerte, hijita chiquitita.

F. Jesús, enseñame más.

J. Tienes la Fuente en tu corazón.

F. Si escribo es para que mis hermanos te conozcan, porque sabés que no tengo necesidad de escribir.

Además me dijiste que "soy libre" para actuar.

 

24-06-96

M. Hija querida, tu mano escribe Mis palabras como Yo quiero y así lo quiero. Lo que tú escribes no es lo que

tú quieres sino lo que Yo quiero. Tu cuadernito es mío y Yo lo manejo a Mi antojo.

F. Acá estoy, Madre Buena, para hacer lo que quieras.

M. Tú sabes que te amo y nunca te dejaré.

Anuncia a tus hermanos la salvación de Cristo Jesús.

Anuncia Su realeza en este mundo. Confía en Mí, tu Madre.

Anuncia que Su llegada está próxima.

Tu manita es mía. Éste es un momento de gracia, para que cuando vengan a ti sepas controlarte.

 

26-06-96

F. Jesús, ya estoy mejor. Estaba tan cansada...

J. Era necesario el descanso pero ahora tenés que trabajar.

F. Me quiero quedar un rato más con Vos.

J. Y Yo te lo agradezco. Este momento que pasas Conmigo tiene un valor inmenso, no puedes comparar con

ninguna otra actividad pues Yo siempre te estoy esperando. Ahora te doy Paz.

Yo te doy ahora más Sabiduría, que viene de Mi trono, que comparto con Mi Padre. La que desde siempre te

tenía reservada. Tú elegiste, Yo te elegí, y la opción vale la pena. Tú elegiste MI SABIDURÍA, a cambio Yo te

doy TODO. Quieres saber más acerca de Mi Corazón, mientras Yo te revelo lo que es soportable a tu

naturaleza humana. Porque Sabiduría siempre va acompañada de Amor, y muchas veces te he dado hasta el

límite y te sentiste morir.

¡Mi corazoncito tan amado! Tu Jesús te ama como nadie te amará. Pequeñita mía, confía en Mí, tu Amado, tu

Esposo.

 

27-06-96

J. Haz de llevar, hija, una vida sencilla, aún en medio de tantos cuidados y atenciones que te prodigo. Si

hubiera tenido una esposa en esta tierra, ciertamente la habría llenado de atenciones y cuidados. Ahora hago

contigo así, tú eres Mi Esposa y Yo te cuido. Te he elegido para que seas "víctima de Mi Amor". Antes de

conocerme: ¿qué? Ahora Yo soy Todo y te voy revelando Mi Amor de a poquito, para que soportes y no mueras.

Tú no haces mucho, Yo llevo la carga porque te amo.

He elegido unas pocas almas en el mundo para llevar el soberano título: "Víctimas del Amor Misericordioso

de Jesús".

Y eres tan chiquitita...

Estas almas elegidas tienen traspasado el corazón de Amor, y si has de morir de Amor debes estar

preparada. ¡Nuestro encuentro! ¡Nuestro encuentro!, cuánto lo deseo, amada mía. Cuando venga a buscarte

será el paraíso.

F. Jesús, soy tan inútil que sólo puedo recibir Tu Amor y quedarme quietita, porque no sirvo para nada.

J. Vas a recibir mucho, pero también tendrás que dar mucho y "darme" mucho.

F. ¿Qué voy a dar si no tengo nada?

J. Vas a dar lo que te di centuplicado.

F. Jesús, dame Paz.

J. Menos movilidad, y más serenidad.

F. Yo sé qué es lo que quita la Paz: la TV, la radio, el mate, las comidas pesadas, el barullo.

J. Todo eso lo conozco, pues no dejo de mirarte un segundo. Si me lo entregas va a ser mejor.

F. Dame la gracia necesaria.

 

28-06-96

J. Te voy a dar más de lo que te imaginas. Tú eres mía.

F. Pero sufro mucho.

J. Sufres el martirio del Amor, porque Yo permito en tu vida muchas atenciones a cambio de lo poco que me

das en tu pobreza, pero no sabes el valor que tiene para las almas tu entrega. Escribes unas pocas líneas,

¡pobrecita!, te parece que no tienen valor... sin embargo es Mi Corazón el que le escribe a Mis amadas almas.

Te elegí hija justamente por tu extrema pobreza. Quien te mire, me mirará. Quien te ayude, me ayudará.

Quien te calumnie, me calumniará. Tú sabes que el enemigo de las almas no descansa. Yo he dispuesto una

legión de ángeles para que te protejan con san Miguel Arcángel al frente, porque

el demonio te perturba muchísimo más de lo que puedes percibir. Eres pequeña

y Yo te cuido. Mis elegidos necesitan cuidados especiales.

Me estás recuperando más almas de lo que conoces, escribiendo estas

líneas.

¿Puedes imaginarte y comprender, en tu pequeñez, que es el mismo Dios el

que se dirige a Sus hijitos? ¿Puedes comprender y pensar el Amor que Yo

derramo y la Gracia que doy a Mis hijos a través de estos mensajes?

Nunca comprenderás en esta tierra.

Allá en el cielo, donde te tengo preparado tu trono, comprenderás todo. ¡Mi

hijita tan chiquitita...!

Ella y Mi Madre: un solo Corazón.

Hasta que Yo irrumpí en Su vida, todo se desarrollaba muy tranquilo para Ella.

"Nuestra Señora del destierro". Vivió en esta tierra en un constante

"desprendimiento". "Nuestra Señora del abandono". ¡Cuántos títulos puedo darle a Mi Madre! Y tú, hijita,

¡cuánto te pareces a Ella!, eres tan pobre...

Sólo Yo conozco plenamente tu corazoncito tan chiquitito.

 

02-07-96

F. Perdoname, Jesús, pero algunas veces me divierto más haciendo otras cosas que estando con Vos.

J. "Yo soy el que me divierto", pues he tomado tu naturaleza humana. Puedes amarme en completa libertad.

 

03-07-96

F. Jesús, me siento mal porque ayer "reventé" por una pavada.

J. En realidad conoces el verdadero motivo.

F. Sí, es el miedo al abandono y a que me falten ciertas cosas que ya sabés.

Pero también siento que soy egoísta, me defiendo ante ciertas situaciones.

No sé qué hacer. Siento que soy mala, que soy un desastre.

J. Son tus temores los que te inestabilizan.

P. Deja que Yo te vaya entregando todo lo que necesites. Sólo tienes que pedir.

 

04-07-96

P. ¡Oh, hija mía!, si supieras cuánto te amo y qué amor de predilección tengo hacia ti.

F. Pero no soy tan buena.

P. ¡Oh!, no te mires más, si eres buena, o si no lo eres. Mírame, mira el Amor que te tengo, pues Yo te creé,

te hice, te formé, eres Mi hija. ¡Mira cómo te protejo! Eres Mi delicia. Eres Mi niñita.

F. Hoy la Virgen me regaló las zapatillas que me había prometido (esta mañana vino R. y me dijo: "Te voy a

comprar unas zapatillas porque la Virgen me dijo que te regalara").

¡Gracias, Mamá María!

J. Hoy te regalo Mi Corazón. Es tuyo. Puedes obtener de Él lo que quieras. Vas a tener más de lo que

imaginas. Perder la Paz no te conviene y nuestra intimidad está primero.

No temas, pequeña de Mi Corazón. Momentos de paz te esperan, ¿no era lo que querías?

F. ¡Sí, claro, mucha Paz!

J. Piensa en amarme y agradarme cada vez más.

M. Una vida apacible quiero para ti.

F. Me cuesta mantener la paz siendo que siempre fui muy activa. Pero ahora me doy cuenta que hacer

"muchas cosas" me quita la paz. Cada vez hago menos, y querés que ore más.

 

08-07-96

J. Si supieras, pequeñita de Mi Corazón, ¡cuánto te quiero! Eres Mi niñita chiquitita. Aprende a confiar más en

Mí, tu Amado. No temas, hija, Yo te he rescatado. Tú eres mía y Yo te conduzco.

"Andá a averiguar eso y comenzá el lunes".

F. ¿Con qué plata?

J. Con la plata que te llegue.

Vas a comer poco en adelante pero no te asustes. Ni te preocupes por tu cuerpo porque Yo lo cuido.

Te espera una etapa de "crecimiento" un poco difícil, pero no temas, sabes dónde estás.

Debes aferrarte a Mí y sólo a Mí. No busques ayuda en otra persona.

 

13-07-96

F. Estoy pensando en hechos de mi pasado y cómo me hubiera gustado que las cosas se dieran diferentes.

Te pido perdón Jesús por esas personas que me regalaste y no supe amar como Vos.

J. No mires tu pasado; los hechos hablarán por sí mismos.

 

16-07-96

J. No temas, pequeña, vas a tener mucho más de lo que puedas desear.

Tu Amigo no te abandona.

F. Sí, Jesús, soy yo la que recurro a Vos, como ahora, que siento que algo está bloqueando mi confianza

hacia Vos.

J. No tengas miedo, muñequita.

Cuando llegue "X" recíbelo con un beso y un abrazo.

Yo te bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

17-07-96

F. Jesús, acá estoy. Anoche me diste tanto amor...

J. Ésta es una historia de Amor.

F. Si te hubiera conocido mucho antes...

J. Siempre estuve hasta que me hice visible a tus ojos. Fue en el momento preciso, en que parecías morir,

entonces Yo me manifesté para que dieras Gloria a Mi Padre y seas testimonio de Mi Misericordia.

Estás entregada a Mí y Mi Misericordia te cubre constantemente. Yo tengo poder sobre tu vida. Eres sólo un

bebé en brazos de su Madre.

F. Jesús, antes no entendía y me rebelaba. Ahora me estoy acostumbrando y hasta me está gustando.

J. Da todo a los pobres.

F. Sabés que no tengo necesidad de dar lo poco que tengo a los pobres.

No tengo nada a que prenderme más que a Vos, Mi Amado Jesús. Además sé que los que más te importan

son los pobres pecadores. Lo demás, lo material, Dios da por añadidura.

J. ¡Qué bien! Estás comenzando a comprender y a pensar como quiero que pienses.

No te preocupes hija por los pobres que no "tienen" (se refiere a los pobres materialmente), preocúpate por

aquellos que corren hacia la perdición eterna. Enséñales con tu vida la verdadera pobreza. Tú eres la más

pobre de esta tierra y dime: ¿te ha faltado alguna vez el alimento, el vestido?, ¿no he tenido para contigo

cuidados especiales? ¿No te he puesto el mejor vestido, el anillo en el dedo, cuando te entregaste a Mí, como

al hijo pródigo? ¿No te he coronado con la corona de Mi Madre, te acuerdas? Entonces no te preocupes por

esos "pobres", preocúpate por hacerme conocer y amar. Tienes lo necesario: tu manita que escribe y Mi Santo

Espíritu que te guía.

Tú eres mía y Yo te doy TODO.

¿Qué mejor trabajo que éste?

Comprende hija que tengo sed de almas, de corazones amantes; como el mío es un Corazón de niño, así

debe ser el tuyo también.

Hija de Mi Corazón, ámame, defiéndeme y consuélame. Que pueda mirarte y mirar a través de ti, a todos.

Dime: "No les tengas en cuenta sus faltas de amor", y dime: "No les tengas en cuenta sus faltas de gratitud",

dime: "¡Oh, Jesús mío, mira a Tus hijos con ojos de Madre, ámalos con Corazón de niño y protégelos con amor

de Padre".

F. Estaba pensando en el Purgatorio y Jesús me dijo:

J. Para el que muere en Mis brazos, no existe el Purgatorio.

F. ¿Y los otros?

J. Los otros van al Purgatorio voluntariamente. En el momento de la muerte ven toda su vida y dicen "No soy

digno de tanto amor", y "voluntariamente" van a purificarse.

También están las almas pequeñísimas como la del buen ladrón, que haciéndose "nada", no se miró a sí

mismo, sino que me miró clavado en la Cruz y comprendió el inmenso Amor y Misericordia que había en Mi

Corazón, y antes de que éste fuera traspasado, ya bebió del Agua y de la Sangre. Comprendió que Yo estaba

dando Mi vida por todos, comprendió que Yo estaba pagando su culpa. ¿Pude rehusarme a recibirlo en Mis

brazos cuando el buen ladrón abrió su corazón y se lanzó hacia el mío? Yo soy Amor, y el Amor sólo sabe amar.

Es necesario, hija, ser pequeñísimo para ganar el Cielo. El niño chiquitito ve a su mamá y no hace otra cosa

que extenderle sus bracitos para que lo levante y lo abrace. ¿No haría Yo lo mismo con un alma pequeñísima

en esta vida, y también en la hora de la partida?

Tu vida hija es un permanente encuentro con tu Amado, el Amado de tu alma. El que espera el momento del

encuentro definitivo. ¡Oh, misterio de Amor que el hombre muchas veces no puede comprender! Yo dije: "Daré

el ciento por uno al que renuncie a todo, y la vida eterna".

 

18-07-96

J. Hija querida de Mi Corazón, confía en Mí con todas tus fuerzas.

No temas nada, no temas a nadie.

F. Jesús, quiero estar con Vos.

¿Y qué hago con el tiempo que me sobra? No sé qué hacer, ayudame. Tengo miedo de desagradarte.

J. Tu corazón te está indicando lo que debes hacer. Tu corazón está lleno de buenas intenciones porque

descansa sobre el Mío. Comienza por una, sin perder la paz que deposité en él.

F. Jesús, ¿puedo hacer el retiro, si me llaman?

J. Sí, siempre que no te quite la paz interior.

F. Si voy, va a ser para ayudar.

J. Pero nuestra intimidad está primero.

F. Jesús mío... ¡Yo te quiero!

J. Y Yo TE AMO.

Yo te doy tanto Amor que desfalleces al menor contacto de lo que "no es amor". Secretos y misterios que

sólo un alma pequeñísima comparte con su Creador.

Este mundo tiene sus preferidos.

Yo también tengo Mis preferidas, las que nunca morirán, las que adornan el jardín de Mi Madre y son la

causa de Su Alegría. Chiquititas florcitas que perfuman la Corte Celestial.

¡Huye hija de las cosas de este vano mundo y sé refugio para tus hermanas almas pequeñísimas!

No te preocupes por el futuro. Está en Mis manos y es mucho mejor de lo que piensas. Huye del ruido, de lo

que desarmoniza. Tienes el Corazón y el regazo de Mi Mami.

Un alma pequeñísima es un alma "en extremo necesitada" y dependiente.

Yo revivo en ella Mis primeros años de vida, donde recibí de Mi Madre los cuidados más amorosos que

ningún hombre haya recibido sobre esta tierra.

Un alma pequeñísima es el deleite de Mi Mami. Ella se goza en cuidarla y cultivarla como hizo Conmigo.

¿Eres feliz hija de ser alma pequeñísima?

Un alma pequeñísima no organiza, no hace planes, va en brazos de su Mami aprendiendo todo lo que Ella

le enseña con mucho amor.

¿Ves hija cómo te cuido? ¡Cómo me complazco en ti, en tu extrema pequeñez y pobreza! Eres tan

insignificante para el mundo... sin embargo tu Dios se inclinó ante ti para decirte cuánto desea que seas amada.

 

19-07-96

M. ¡Oh, hijita, cuánto espero este momento para estar con vos! Tu Madre te cuida y te ama, desde siempre.

Hijita, no te preocupes por nada y quédate Conmigo. No tengas miedo de venir a Mí, siempre.

M. Jamás dejaría que tu alma se pudra.

F. ¿Y mi cuerpo?

M. Tu cuerpo es Mi cuerpo, es puro y límpido. Todo lo que afea un cuerpo es el pecado y tú estás limpia.

F. Mamá, me falta tanto que aprender...

Vos nos ves con ojos de pureza, pero el hombre no ve así. Piensan que el cuerpo no tiene valor. Piensan que

el cuerpo puede usarse y tirarse.

J. Los demás no pueden alcanzarte para herirte, pero soy Yo el que debo hacerte más pequeñísima. La

humillación que te propongo no viene de los demás, es la que Yo permito en tu

corazón para hacerte más pequeña, más dependiente de Mí y por lo tanto más

amada.

Puedes comprobar que cuando te vuelves pequeñísima más percibes Mi Amor y

Mis cuidados. Tú eres el bebé y Yo soy la Mamá que cuida del bebé. ¿Comprendes

hija el privilegio que te he concedido de hacerte pequeñísima?

Los demás ya no pueden alcanzarte, no pueden herir tu corazón. Confía en Mí y

solamente en Mí.

F. Abro la Biblia y leo: Lucas 10, 21-22.

 

20-07-96

F. Cada vez me hacés sentir más poca cosa, y duele un poco. Aunque siempre

termino arrojándome en Tus brazos amorosos. Entonces te doy gracias por mi

estado.

Jesús mío, te quiero mucho y te agradezco por hacerme pequeñísima, aunque

muchas veces me rebele y chille.

J. Siempre cuida tu paz interior. Un corazón manso sabe responder mejor a las exigencias de su Amado, que

un corazón turbado y lleno de inquietudes. De tus intereses Yo me ocupo. Puedes saber que tu Amado no te

abandona ni un instante.

Hija de Mi amante Corazón, no tengas miedo de pedir.

F. Jesús, te encomiendo a "X".

J. "X" te quiere mucho y quisiera tener una larga charla con Vos.

Quiere sacarse muchas dudas.

F. Pero tengo un poco de recelo hacia ese grupo porque parece que no creen en lo que Vos me decís.

J. No es así, creen y te respetan mucho.

Ya me encargué de mostrarles la veracidad de Mis mensajes. Ellos quieren conocerte. La más insignificante

resultó ser la piedra angular. El mensaje también es para ellos. Lleva al crecimiento indudablemente y tú, Mi

pequeño instrumento, debes reflejarme en Sabiduría y Amor.

Mi Madre presidirá el Cenáculo y tú debes representarla siempre por tu bondad y Misericordia.

El grupo debe crecer en Sabiduría también.

Siempre he tenido Mis representantes en esta tierra, y han sido los que Yo elegí para desconcertar a los

otros. Tú eres pequeña y frágil, una mariposita, pero tan valiosa a Mis ojos. Por eso te cuido con tanto amor.

No temas venir a Mí siempre que me necesites, o que necesites algo.

F. Necesito mucha paz, para servirte mejor.

J. Tú sabes que el pedido es una "orden" para Mí. Pequeña mía en quien he fijado Mis ojos amorosos.

Mírame y verás que soy todo Amor y Misericordia.

 

21-07-96

F. Acá estoy, Jesús, te abro el corazón.

J. Quiero que seas feliz, que irradies mucha luz.

J. No te preocupes hija por las cosas materiales. Yo te doy.

F. Le quiero hacer un regalo a "X" y no tengo plata.

J. No te preocupes. Eres mía. Yo te doy.

F. Queremos hacer pastelitos para vender.

J. Bueno, pero sólo este fin de semana. Tú sabes hija mía que te amo y quiero ayudarte. Pequeñísima. Hoy

Mi Madre te trajo hasta Mí, porque no querías venir a nuestro encuentro.

Muchos volverán con el segundo libreto, pero tú debes seguir cumpliendo tu misión cada día sin mirar

demasiado lo que ocurre fuera de tu corazón, donde descansa el Mío, donde se produce el milagro de amor: tu

corazón y el mío unidos por siempre. ¿Comprendes hijita chiquitita que te amo demasiado? ¡No!, no

comprendes porque eres una miniatura. Lo que te duele, lo que te molesta, ¡cuéntame, pronto!, quiero ayudarte.

F. Quiero a mi Mami. No me importa el segundo libreto. Sufrí mucho escribiendo, y prefiero no acordarme.

J. Sufriste porque te llamé a un crecimiento espiritual, te llamé a ser pequeñísima, y en este proceso te he

acompañado día y noche. Todavía no vino lo mejor...

F. Mami, cómo puede ser que tengamos una Madre como Vos y todavía haya gente que se pierda

eternamente. Estoy convencida que Vos, como Madre, no querrás que ninguno de Tus hijos se pierda y vaya al

infierno...

M. Eres Mi hija y me conoces, pero hay muchos que no me conocen.

F. Igual todos somos niños para Vos. Y la Mamá sos Vos. Además me diste la posibilidad de conocerte, pero

ellos...

M. Ellos tienen más derecho a Mi Misericordia Maternal.

Oportunidad de salvación tienen "todos por igual". Los que no me conocen pueden hacer el bien, sin

conocerme.

Los que me conocen deben procurar de que sus hermanos me conozcan.

El que me rechaza y se niega a aceptar la salvación, tiene un designio de Dios para la santificación de otros:

"el trigo y la cizaña"...

Dios conoce de antemano la respuesta de cada uno a Su llamado, y como buen Padre no deja de asistir a

todos Sus hijos en la respuesta a dar.

F. Pero Vos, como Madre, como Reina y Señora de todo lo creado, ¿no te duele ver cómo un hijo tuyo va al

infierno?

Yo me eduqué en un colegio religioso en una familia religiosa. Dios me regaló mucho, no es "mi mérito". Él

me dio todo lo que tengo.

M. Tu Padre sabía antes que nacieras, que le ibas a responder, entonces le agradó adornarte y llenarte de

regalos.

F. También Dios de antemano conocerá los que se van a condenar, como Judas.

M. El que se va a condenar no responde a Mi llamado Maternal. Confía hija en que hago todo lo posible para

que ninguno se pierda, así que ningún temor.

F. Imagino que Vos como Madre debes sufrir por Tus hijos condenados.

M. Yo sufro por ellos mismos. Acá en el cielo soy perfectamente feliz.

Mis hijos persisten en rechazar a Dios y por eso van al infierno.

 

25-07-96

M. Hija mía de Mi Inmaculado Corazón, tengo razón en llamarte así porque eres mía, eres Mi hijita y Yo te

conduzco. No tengas miedo de Mí, acércate con suma confianza. No te preocupes por nada.

 

27-07-96

F. Estaba invocando al Espíritu Santo, y Mami me dijo:

M. "Ya está en ti".

F. Cómo va a estar en mí; pienso en esto cada vez que actúo impulsivamente (menos que antes, gracias a

Dios). Pero es verdad, el Espíritu Santo ya está en mí.

 

29-07-96

F. Jesús, me decís que el Reino está en mi corazón y no fuera, en nada exterior. Pero muchas veces lo

exterior no ayuda y no está en mí cambiar lo de afuera.

J. Deja que me ocupe de lo de afuera, ocúpate de amarme cada vez más.

 

30-07-96

J. Tardaste en venir a Mí, cuando Yo tengo la solución para todo.

F. No podía alcanzarte.

J. Entonces recuéstate en Mis brazos.

Este crecimiento es doloroso pero va a buen término.

Lo que Yo permito que suceda está siempre dentro de Mi designio de Amor.

F. ¿Por qué "X" no me quiere?

J. Es muy pobre su manera de amar.

F. Jesús, ¿no me vas a decir nada más?

J. Te amo.

 

31-07-96

J. No te preocupes por nada y sígueme. Estás cansada porque te preocupas por cosas de las que Yo me

ocupo.

 

05-08-96

J. No te preocupes hija por lo que no puedes hacer. Yo hago lo que tú no puedes.

Ahora escucha: acepta de Mí todo, sin cuestionar nada.

F. ¿Qué es todo?

J. Todo lo que te doy y quiero darte.

Quiero darte a tus hermanos en amor.

No tengas miedo.

Hermanita de Mi Corazón, no tengas miedo al qué dirán, al fracaso, porque Yo te acompaño siempre. Soy tu

Amigo del alma, el que más te quiere y te querrá. Tú no comprendes todo lo que te amo porque eres pequeña,

pero no importa.

No tengas miedo.

M. Cuando Jesús era un niñito, actuaba como los demás, pero algunas veces me sorprendía con Sus ideas y

Sus profecías: "... Mami, cuando sea grande voy a hacer tal cosa...

voy a sanar a tantos enfermos... voy a convertir el vino en Mi Sangre

para que todos la beban porque Yo quiero mucho a los hombres...".

Yo, Su Mamá, lo escuchaba atentamente y no comprendía, pero

sabía que era Dios, y nada imposible había para Él.

¡Mi Niño, Mi Niño que un día se me fue!

Hubiese querido que se quedara "niño" siempre, para poder

acunarlo. ¡Mi niñito de Nazaret, el más hermoso! ¡El más bueno!

Él iba creciendo y con esto también crecía Su Amor a la

humanidad. Llevaba dentro de Su Corazón como un río de Amor que

fluía cada vez más fuerte a medida que pasaba el tiempo. Cada vez amaba más, más, hasta que un día, loco

de amor y enamorado de Sus criaturas, me dijo: "Mami, no puedo más, tengo que ir a anunciar a Mis hermanos

que Dios llegó y está entre ellos, que no tengan miedo, ya nunca más el temor porque Yo los amo y Mi Padre

también".

Ahí se despidió de Mí. ¿Cómo comprender tanto Amor? Un éxtasis de Amor se apoderaba de todo Mi ser

cuando lo escuchaba hablar así. Mi querido Hijo, ¡cuánto te amé, y cuánto te esperé...!

 

06-08-96

F. ¿Por qué Padre tengo que darte "las gracias" por todo lo que pasó? Hay cosas que prefiero no

acordarme...

P. Después comprenderás.

Esta obra no es tuya y es más grande de lo que puedes imaginar.

Nada es tuyo. Sólo Mi Amor.

Cuando quieres aprehenderte de algo, Yo intervengo rápidamente, pues te amo tanto que no quiero ninguna

esclavitud. Así trato a Mis hijos porque los amo.

Pero tú no puedes comprender todavía la "Gran Obra".

F. Estás tocando un área de mi vida que me duele mucho.

P. Estoy tocando todas tus áreas SIEMPRE.

Te creas necesidades inútilmente, cuando sólo Yo soy necesario.

F. Bueno, no tengo tanta confianza.

Estoy tirando mis últimos cartuchos.

Padre, te doy Gracias por todo mi pasado y por haber estado conmigo siempre: amándome y salvándome.

P. Lo que permití que te sucediera fue para que puedas comprender el dolor de tus hermanos. Hay tanta

miseria en el mundo, en el corazón del hombre..., hay tanto por hacer, ayudar, consolar, vendar heridas,

abrazar, besar, secar lágrimas...

Hija, tienes una Madre Maravillosa, la que pensé para ti desde siempre. Ella tiene lindos regalos para ti. Ella

está en tu corazón.

F. Estaba orando, pidiendo a mi Madre otra vez por la provincia de Corrientes y por todos Sus hijos

correntinos, para que nos guarde a todos dentro de Su Corazón Inmaculado. Ella me dijo:

M. "No te preocupes hija, estoy salvando tu provincia, Mi provincia, por medio de tantas oraciones que Mis

hijos me ofrecen".

F. Madre, míranos con Misericordia.

M. Con Misericordia siempre los miro, pero necesito también vuestra colaboración y me gusta cómo están

respondiendo a Mi llamado. Hay todavía que trabajar para que esta provincia sea para Mi Corazón Inmaculado

un Jardín precioso, donde pueda apoyar Mis pies y pasearme. Y así será, si ustedes me ofrecen sus oraciones,

sus vidas, y todo. Yo vendré a reinar con Mi Hijo Jesús.

F. Comienzo a rezar el primer misterio doloroso, la Mamá me dice:

M. ¡Ay, hija, cuántos de tus hermanos sufren hoy día lo que tu Jesús recibió en Su Pasión, cuántos azotes,

cuánto sufrimiento! Y Yo revivo en ellos la Agonía de Mi Jesús. Dolor y Amor, cuánto Amor. El mismo que

siento por cada hijo mío que sufre. Yo los consolaré como sólo una Madre puede hacerlo. Confianza, hija,

confianza.

J. Yo me enamoré de ti, más cuando no podías volver a Mi Corazón.

 

07-08-96

J. Vas a recibir mucho, vas a recibir todo. No te compliques y ven a Mis brazos. Comprendo tu inseguridad, tu

insatisfacción. Pero Yo aguardo que me hables y me cuentes lo que te pasa.

F. No sé qué hacer con el trabajo que me ofrecieron.

J. Haz lo que tu corazón te dicte.

No temas, hija mía, Yo te he rescatado.

M. Hija: ¡tienes todavía tanto para dar! Pequeñito instrumento de Mi Divina Misericordia. No te preocupes por

lo que estás pensando. Haremos juntas cada cosa. Conozco tu corazón y todo lo que hay en él.

Este librito recorrerá el mundo. ¿Te avergüenzas de contar nuestra intimidad al mundo? Sin embargo "tú" te

pierdes y aflora sólo Mi Amor para tus hermanos. Muchos querrán conocerte pero Yo cuidaré nuestra intimidad.

F. Muchas veces pienso que no tiene importancia lo que escribo.

M. Lo que escribes no es para ti, es para TODOS.

Recibes Mi Amor en cada encuentro, entonces se fortalece cada día nuestro vínculo.

F. Padre, a veces me comparo con la Virgen, en ciertas situaciones, y creo que nunca le voy a llegar ni a los

talones. Ella es tan buena...

P. Te amo como eres.

F. Soy tan poca cosa... soy nada.

¡Jesús, Jesús! Me encanta repetir Tu Nombre.

J. ¡Si supieras hija cuánto te amo!

F. Yo te amo.

J. Y Yo más.

Hija querida de Mi Corazón, si supieras en realidad cuánto te amo: morirías al instante.

Quédate Conmigo un rato y deja todo lo demás en Mis manos.

 

13-08-96

J. Hija querida de Mi Corazón, nunca nadie te amará como Yo, ningún temor.

F. Jesús, tengo muchas cosas que hacer en este día y me gustaría quedarme con Vos en oración muchas

horas. Pero también tengo que cumplir mis obligaciones.

J. ¿Tus obligaciones?, son mías.

Yo te ayudo y te llevo a cumplir tus tareas sencillas.

F. Jesús, yo te amo.

J. No tengas miedo, pequeña, y échate en Mis brazos amorosos.

F. ¿Querés que escriba ahora?

J. No.

F. ¿Por qué?

J. No es el momento.

 

15-08-96

F. Estaba pensando en una persona que está divorciada y ahora se volvió a casar con otro señor. La miré a

los ojos y pude ver con mi corazón la sed de Dios de esta persona. Pensaba también cuánto desearía Jesús

llegar a su corazón a través de Su Sacramento de Amor.

Jesús me dijo:

J. Si supieras hija lo que Mi Misericordia es capaz de hacer por uno de Mis hijos. Si tú supieras...

F. No sé, Jesús, lo único que sé es que Vos nos amás infinitamente, que amás a cada uno en particular,

estén en cualquier situación.

J. Yo tengo un plan de Amor para cada uno.

F. Sin embargo, ayer pude sentir en mi ser el deseo ardiente que tenés de llegar a esa persona a través de la

Eucaristía. Me quemaba el corazón de Amor y sé que en realidad era el tuyo.

J. Ves, hija, ese grado de Amor, multiplicado infinitamente, es el que tengo por cada hijo. Ella será mía

finalmente, aunque ahora veas su situación como irreversible. Yo la amo y ella será mía.

Tú no comprendes muchas cosas ahora, porque eres pequeña.

F. Yo lo único que comprendo es el Amor que Vos tenés, especialmente a Tus hijos más alejados. No me

importa si no entiendo nada. Me basta Tu Amor, Tu Corazón.

 

16-08-96

J. Amor de Mi Corazón: ¿cuándo vas a entregarte a Mí en un acto de total confianza?

Haz lo que te parece en cada instante sin romper el maravilloso paraíso que hay dentro de ti, donde Yo

habito.

F. Estaba pensando en algo que debía hacer pero Jesús me dijo:

J. "Primero estoy Yo".

Estos momentos que pasas Conmigo son el anticipo del cielo. ¿Eres más feliz haciendo otra cosa?

F. Más feliz no.

J. Todo lo predicho se cumplirá y ustedes deben estar preparados.

F. ¿Lo bueno y lo malo?

J. Todo. Ustedes deben estar preparados.

F. ¿Para qué?

J. Para arrebatar lo que les fue quitado. Porque Yo les daré Mi fuerza y serán invencibles.

No tengas miedo, hija, vienen tiempos cruciales, como nunca hubo ni los habrá. Ustedes deben estar

preparados para asaltar a las fuerzas del mal en esta última etapa. Yo haré justicia en favor de Mis elegidos.

Tanto han sufrido... Ya no puedo esperar, el grito de justicia de Mis inocentes está destrozándome el Corazón.

¿Puedo permanecer indiferente ante tanto sufrimiento provocado por aquellos que no quieren reconocerme en

tus hermanos? ¡Pobres de aquellos que son la causa del escándalo! Deberían no existir.

¡Alégrense hijos de la luz porque la Justicia está próxima! Ustedes recibirán su recompensa por haber

permanecido siempre fieles a Mí. Ustedes son Mis ovejas elegidas. Ustedes iban al matadero de este mundo

cruel y perverso pero Yo he de comparecer ante Mi Padre en favor de ustedes. Aquella vez agaché la cabeza en

vuestro favor y Pilatos me condenó, hoy levanto Mi Cabeza y recibo la corona de Gloria de Mi Padre que es

también vuestra.

¡Alegraos hijos de la luz por la Gloria que os espera! ¡Alegraos en Mí que soy paciente y humilde de

Corazón! Alegraos en vuestra Madre Celestial que tiene preparado un Gran Banquete para Sus hijos más

pequeños.

F. Jesús, ¿qué hay de las catástrofes que en el mundo suceden todos los días y las que vendrán?

J. Ustedes serán protegidos como la gallina protege a sus polluelos. Ustedes heredarán la tierra.

 

17-08-96

F. Madre, necesito Tu Amor. Ayudame.

M. Estoy para eso. No te alejes de Mí. Soy tu Mamá. Pequeñita como eres te quiero.

No tengas miedo, hija, tu Madre te ama.

F. Mamá: ¿te gustó Itatí ayer?

M. Hubieron muchas conversiones. El número de Mis hijos aumenta, ¿puedo no estar feliz?

Pequeñita mía, si supieras cuánto te amo... No tengas miedo de Mí y cuéntame todo.

F. Mami, tengo que hacer pastelitos para mis mamás postizas, ¿me ayudás?

M. Claro, hija, Yo misma los haré para que Mi bendición vaya con ellos. Con mucho amor, todo se logra.

F. María: dame PAZ, SERENIDAD, CONFIANZA...

M. Te doy eso y mucho más.

 

20-08-96

F. Madre, perdoname por no recurrir a Vos con más confianza.

M. ¿Sabes en quién tienes puesta tu confianza? Medítalo.

Ahora confía mucho más en Mí que antes.

Hija, confía en Mí más que en nadie, soy tu Madre y te amo.

F. La obediencia es un regalo de Dios y hay que pedirlo.

Obedece aquél que ama y se siente amado. No estamos capacitados para obedecer totalmente y de una

manera radical a causa del pecado que vino a corromper nuestra naturaleza humana. Confiar en Dios

plenamente nos ayudará a crecer cada día más en obediencia por Amor. No confiar en nosotros mismos es el

mayor acto de obediencia porque así le damos a Dios la total Soberanía sobre nuestras vidas.

No se trata solamente de la "obediencia" a un superior (como cuando estábamos en el colegio, a la maestra,

a nuestro director espiritual), se trata de una actitud de "rendición" ante Dios en un acto de puro amor y

humildad frente al Papá Dios que nos ama y nos quiere salvar. No se puede concebir obediencia sin amor, y

como nuestro Padre es Providente, nos da primero Su Amor y nosotros le respondemos "¿Qué quieres de mí,

Padre?". En este diálogo de Amor se cultiva la OBEDIENCIA con mayúsculas, que es a la que Jesús nos llama.

"Verdaderos adoradores en Espíritu y Verdad quiero" nos dice Jesús, entonces todo nuestro corazón para Él y

ningún temor.

¿Por qué temer cuando escuchamos "obediencia" como si fueran "cadenas que nos ponen al cuello", si

reposamos en los brazos de Dios? Si Su Gran Amor nos sostiene, ¿no nos dará con él todo lo demás? AMOR

de DIOS es la realidad que toca nuestro ser, OBEDIENCIA es nuestra respuesta. Es un sí generoso al Amor de

Dios con una confianza plena en Él que brota de nuestra reconocida pequeñez y debilidad. Siendo nuestra

condición de "pequeñísimas", nada debemos temer, aunque no entendamos muchas cosas que nos pasan, y

recordemos las palabras de María: "Yo soy la servidora del Señor, hágase en Mí según tu Palabra".

La Virgen nos dice que somos pequeñísimos, por lo tanto dependemos totalmente de Ella, nada de nuestro

yo egoísta puede influir en Su obra en nosotros. No se trata de obedecer cuando decimos: "Hay que rezar 3

Rosarios por día según el mensaje de Santa Fe...", se trata de cumplir el Evangelio al pie de la letra. Ama y haz

lo que quieras. La Virgen nos enseña a Amar para que podamos ir respondiendo al mandato de Dios: Amar a

Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

MARÍA -- AMABA A DIOS

JESÚS -- AMABA A DIOS

¿Y cómo podemos amar a Dios si Él no se manifiesta? El LIBRETO es una manera de manifestarse de Dios

a las almas pequeñísimas. Él nos da todo.

Lo único que tenemos que hacer es decir Sí a Su invitación de entrar Él en nuestras vidas, todo lo demás

hace Él (por nuestra condición de pequeñísimas).

 

28-08-96

Ayer por la tarde, cuando volvía del club, pasé por la iglesia de la Merced y entré.

Fui hasta donde está una imagen grande de la Inmaculada Concepción.

La Mamá me dijo que quería que rece el Rosario. Mientras rezaba, conversamos (todo no me acuerdo):

M. Yo soy tu Mamá, la que siempre te cuida.

F. ¿Por qué tenés cara triste?

M. Porque Mis hijos se matan. (Una bomba en "X" lugar).

F. (Sentí que nuestra Mamá estaba muy triste).

M. Acá estoy muy sola.

Quiero que vengas a visitarme y que me hables bien de Mis hijos, sobre todo de aquellos que nunca vienen a

conversar Conmigo.

Mi Hijo te está esperando (se refirió al Sagrario).

M. Siempre bien arreglada, hijita. (Cuando estaba por salir).

F. Mientras escribía la Mamá me dijo que usara regla para hacer las rayas y que sea más prolija.

M. "Todo debe estar en orden y bien presentado".

 

30-08-96

M. No te preocupes por nada, hija.

P. Hija querida, sabes que te amo y pongo todas las cosas a tus pies.

Debes detener a los malvados con tu oración, acción de gracias y súplicas elevadas a Mí con todo el

corazón.

Yo me complazco en verte siempre niña, confiada y providente para con tus hermanos necesitados. Yo

distribuyo Mis bienes de acuerdo a la necesidad de cada uno.

A ti te confiaré mucho porque has sido fiel en lo poco. Te daré a administrar tesoros de Mi Reino: para el alma

y para el cuerpo. Confía en Mí, hijita chiquitita.

¿Quieres abrir tus manos para que las llene de regalos?

 

03-09-96

M. Hijita chiquitita, nada debes temer, aquí estoy, aquí está tu Madre.

No tengas miedo de nada, Yo te protejo.

Confía cada vez más en Mí. Confíate a Mí y verás cosas maravillosas.

J. El mundo corre hacia la perdición si no se convierte, que todos los pueblos lo sepan, ya. Es necesario

enmendar tanta maldad. Que todos lo sepan. Confía en Mí.

 

04-09-96

J. Hija, sabes que te amo y que nunca te dejaré. Confía en tu Amado. Tu progreso depende de Mí, estás en

Mis brazos. Aunque los otros no entiendan, tú no eres cualquier cosa, eres Mi HIJA y tienes un valor

incalculable para Mí.

Yo debo ser tu felicidad y la razón de tu existir, ¿comprendes?

Ahora quiero que me escuches atentamente: piensa, hija, piensa en todo lo que te he regalado, en la vida

que te he dado, tu familia, tus amigos, tu educación, tu vida sacramental, tu padre José... ¿piensas ahora que

podría abandonarte y dejarte a la deriva?

Piensa hija unos momentos... en todo lo que te he regalado...

¿Por qué crees entonces que te abandoné?

Yo debo ordenar cada vez más tu vida y sacar fuera todo aquello que es innecesario, y agregar solamente

aquello que es para tu crecimiento espiritual, es decir: CRECIMIENTO DE AMOR E INTIMIDAD CONMIGO, y

con tus hermanos el compartir.

Ahora los mensajes son más hondos, van profundamente al corazón, y el que no se haya desposado

Conmigo no podrá seguir creciendo. Se descartarán muchos por sí solos y Mi pobre y pequeño rebaño

quedará, pero Mi Gloria les pertenecerá. ¿Comprendes, hijita chiquitita?

Este librito es un Evangelio viviente. Lo anuncio para todos, me siguen unos pocos. La Gracia es para todos

pero no todos saben aprovecharla.

Te hablo claramente, les hablo a todos sin excepción.

¿Confías en Mí? ¿Crees en Mí?

F. Sí, Jesús, creo. ¿Adónde voy a ir?

J. Me gusta verte dispuesta a escucharme.

Este mundo me pertenece y te coloco donde me parece mejor.

M. Debes recurrir más a la oración, al rezo diario del Santo Rosario.

F. ¿Para qué querés que pase más tiempo con Vos?

M. Para que me conozcas mejor y hables al mundo de Mí y de Mi Amor.

En la oración me encontrarás. Estos tiempos son muy difíciles...

En la iglesia de la Merced:

M. Deben venir Mis hijos cada 24 de mes y prometo derramar abundantes bendiciones. Prometo salvar

muchas almas de la eterna condenación a los que honren cada 24 Mi Inmaculado Corazón bajo esta

advocación. Al que comulgue y asista a la Santa Misa prometo la Indulgencia de toda pena. A los sacerdotes

que comulguen y celebren la Santa Misa en debidas condiciones durante 9 días 24 consecutivos, en honor a Mi

Inmaculado Corazón bajo esta advocación, los llevaré directamente al Paraíso junto a Mi Hijo Jesús.

Estas promesas son un regalo de Mi Corazón Inmaculado a todos Mis hijos del mundo. Pide permiso a tu

Obispo y ocúpate de comunicárselo al padre "X".

Quiero que todos Mis hijos conozcan Mis promesas; son un regalo de Mi Corazón Inmaculado.

Debes saber hija mía que la salvación es para todos. Todos son Mis hijos.

 

05-09-96

M. Hija mía: ¿no es hermoso estar con tu Madre?

F. Sí, pero ahora no me pidas que rece el Rosario porque no tengo ganas.

Le extraño mucho a mi mamá.

M. Yo soy tu Mamá.

F. Me refiero a mi otra mamá, la que murió.

M. No murió, vive en tu corazón.

Tengo grandes alegrías para ti, hijita.

 

06-09-96

P. A ti te daré la Gloria que te mereces, hija mía, pues has sabido renunciar a este mundo perverso. No

sientas lástima por nadie, ser "hijo de Dios" es motivo suficiente... ¿no te parece?

¿No sabes hija que ser hijo de Dios vale más que cualquier título? Yo te enseño lo VERDADERO porque

eres Mi hija. ¿Quieres algo, hija?

No tengas miedo hija de amarme. Te retraes a veces pensando que si me amas más vas a morir de amor.

F. Tengo miedo porque Tu amor no tiene límites.

P. Cuando llegue tu hora, estarás lista.

Todavía no lo estás.

F. Además quiero hacer todavía algunas cosas acá en la tierra.

P. Claro, y Yo respeto tu decisión. Tú puedes convencerme, puedes conquistarme, porque sabes que te amo

y quiero complacerte. Los deseos de tu corazón son los míos.

F. Padre mío, cómo hago cuando quiero hacer algo y no tengo plata.

P. Siempre he complacido tus deseos.

F. Es cierto.

Pero algunas veces pierdo la confianza.

P. "Providencia": es una Fuente que nunca se acaba. Y Yo proveo siempre para Mi hijita. Puedes pedir lo que

quieras.

F. Ahora te pido un remisse para poder ir a San Cosme a visitar el Hogarcito de la Hna. Ma. Itatí y para ver a

los chicos, porque los extrañamos mucho, sobre todo a Goyito.

 

11-09-96

J. No temas, hija mía. Yo te conduzco siempre de la mano aunque no te des cuenta. Estoy contigo siempre,

me necesites o no. Conozco todo tu ser.

Escribe para Mí, hija, después el mate. Todo tiene un final feliz para el que me sigue y confía en Mí. Yo

dispongo todas las cosas según la manera de proceder de cada uno, porque los conozco y quiero favorecerlos.

Aunque muchas veces debo intervenir personalmente y sacudir las conciencias dormidas. Yo soy el Hacedor. Yo

soy Padre. Yo soy Fundamento en el universo. Todo está creado por Mí y para Mí.

¿Puedes confiar en Mí, hijita chiquitita? ¿Puedes confiarle a tu Amado todo lo que hay en tu corazón?

F. Jesús, Vos conocés todo lo que hay en mi corazón, ¿para qué querés que te cuente?

J. Para que vos te conozcas y vayas comprobando Mi Obra en ti. Te trato con tanto amor, hija... Tú me sirves

para hablar a Mis hijos y tu humanidad se rebela. Pero Yo "salvo" siempre, constantemente. ¡Cómo un hijo es

tan valioso para Mí!

Cuanto más te ocupes de Mí, más me ocuparé de ti. Estas palabras que escribes salen de Mi Corazón

traspasado de Amor por todos. ¿Puedes conmoverte frente a Mi imagen, "crucificado"?

F. Perdoname por no amarte más.

J. Debes comprender cuán grande es Mi Amor.

13-09-96

F. Acá estoy, Jesús, sin saber qué hacer en este lugar que no me gusta, en Tu presencia. En una realidad

hermosa pero que muchas veces se me hace pesada.

J. No hay suficiente abandono.

F. Gracias por los hermosos recuerdos que se me vienen a la mente. Me dan mucha consolación.

Jesús necesito unos pesos para pagar una cuentita.

J. Mi Madre se ocupa también de tus necesidades temporales.

Este librito viene a contrarrestar la fuerza de los poderosos. En Mi Iglesia hay mucha Sabiduría... pero Yo me

OCUPO de Mis pequeños, aquellos que la Jerarquía nunca conocerá. Mi historia de Amor es con cada uno,

basta ser POBRE. Yo he derramado Mis dones en todos, según Mi parecer. En algunos son más notorios, en

otros están más escondidos. Por eso no deben compararse. La Santificación es un camino difícil para todos

porque va en contra del mundo. A Mis pequeños asisto de una forma. A los otros, de otra... A todos asisto.

Cuando la entrega es mayor, mayor capacidad de recepción a Mi Don Total. Entonces: no debe existir el

temor. Si Yo he vencido al mundo, ustedes también lo harán, en Mí.

La entrega es verdadera si es libre y consciente. Que no vaya a estar disfrazada de temor sino de Amor.

No tengas miedo pequeña de lo que ocurre a tu alrededor. Quédate Conmigo y comparte tus momentos con

tu Amigo.

 

15-09-96

F. Acá estoy, Jesús, María.

J. Te estaba esperando.

F. La Virgen me enseñó lo importante que es santificarnos haciendo la señal de la Cruz o también (como me

hizo hacer varias veces) tres veces: "Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos...".

Ella dice que nuestro cuerpo es Sagrado y que debemos santificarlo así y "pensar" que es Templo de la

Santísima Trinidad.

Cuando hacemos esto, Ella dice que tenemos que pensar en lo que estamos haciendo.

(La Virgen me enseña muchas cosas que no escribo porque me olvido. Confío en Su ayuda maternal).

Una vez me dijo que no me lavara tanto los dientes ni que usara tanto dentífrico porque iba a perder la flora

bacteriana normal de la boca y que me iba a hacer mal.

Yo trato de contar todo y escribir, aunque algunas veces se me escapan hechos, que son de la vida cotidiana,

a los cuales ya me acostumbré. Sé que para mis hermanos lectores puede ser de "importancia". Sepan

disculpar.

Con respecto al mate, la Mamá me dice todavía que no tome, pero por suerte tomo menos que antes (voy

mejorando con Su ayuda). Bueno, Ella me cuida, como se darán cuenta.

 

16-09-96

P. El momento de la oración es Sagrado y nada vale más que el encuentro con tu Dios. Lo demás: pasa.

F. Sos un Papá muy celoso...

 

18-09-96

F. Jesús, te dedico estos momentos porque no voy a la pileta.

J. Yo siempre te espero, Mi reinita.

F. Jesús, me das tanto amor y siento tanta contradicción con cosas de este mundo. Amor que sobrepasa

todo, que sólo los pequeños pueden conocer.

J. Te quieres escapar de Mí y sin embargo siempre te encuentro.

¿Crees que te abandonaría?

No hay suficiente confianza en tu corazón.

Pide lo que estés necesitando. Luego quédate en Mi Corazón, tranquila por Mi seguro auxilio.

No te turbes por lo que no puedes darme. Conozco tu naturaleza. Puedo prescindir de ella pero te amo así

como eres, hijita.

F. Creo que debo aceptarme más.

F. Acá en mi habitación estoy rezando el Rosario. Escribiendo aunque no tengo ganas.

Sé que tengo que escribir porque mi Madre me lo pidió hace ya dos años, desde el '94. Ella me ama tanto...

Estoy pasando por una terrible aridez, como en "tierra de nadie". Referente a esto, Jesús me dijo: "La aridez

es necesaria para tu crecimiento espiritual".

Pero tengo mucha paz, gracias a Dios.

También mi Madre me dijo:

M. Recibirás mucho.

F. Calculo que luego de este desierto, estaré más purificada y por lo tanto más feliz.

M. Hija mía querida, debes estar preparada para los grandes acontecimientos que van a suceder de orden

mundial.

Yo he dado rienda suelta a Mis ángeles para que combatan al mal. Mis hijos ya no pueden solos y Yo los amo

tanto...

Desearía que todos se salven.

Yo, vuestra Madre, quiero regalarles todo Mi Amor.

 

20-09-96

J. Ésta es tu tarea: escribir para Mí, lo demás no importa.

F. Jesús, estaba bastante cansada.

J. Déjate amar por Mí.

F. Jesús, cuando llenas mi alma dejo de pensar en tantas pavadas.

 

23-09-96

M. Hija, tú debes consolar Mi Corazón Inmaculado. Quieres "hacer" y Yo quiero que estés más tiempo

Conmigo consolándome. Esto que te pido es "Sangre" porque debes morir, pero ¿no es un cielo cuando estás

con tu Madre?

Has llegado al estado más pequeñísimo al que un alma puede llegar. Grande será tu recompensa.

Eres totalmente dependiente. Muchas veces el enemigo te hace creer que eres mala. Si eres la debilidad

misma, hacia la que me inclino con mucho amor.

F. ¿Por qué este estado para mí?

M. Para que pueda amarte mejor.

J. Los demonios invadieron la tierra. Si vieras, hija, morirías de horror.

Muchas naciones de América se destruirán. Se salvarán aquellas que hayan

adorado Mi Santo Nombre. Hay mucha corrupción en tu país pero Mi Madre

intervendrá especialmente. Deben ofrecerle muchas oraciones y Rosarios

con ternura y devoción. El mal prevalecerá por algún tiempo, luego vendrá

el fin.

Confía en Mí, hija de Mi Corazón, Yo te amo.

Tú sabes hija que te amo y que nunca te dejaré. Confía en Mí. Todo se

aclarará pronto y vendrá de Mi mano una lluvia de bendiciones.

F. Vivir de fe, ¡qué difícil!

J. No te preocupes por nada más que en amarme, contemplar Mi Amor y Mi Gloria. Nada más, y después

deja que Yo haga.

Tu alma tiene ojos para ver un reflejo de lo que será después de esta vida. Tú ves cosas que los otros no

ven, pero resérvate para contarlas.

Cuando no sabes explicar a los demás tus experiencias soy Yo el que no hablo, porque aunque escuchen no

entenderán. Sólo quieren satisfacer una curiosidad que no busca Mi Amor. Yo permito que veas "asuntos del

cielo" porque tu alma está más cerca del cielo que de la tierra. Pero la mayoría está más pegada a la tierra que

al cielo.

No quieres hablar me dices. Pues Yo no quiero que hables. Sería despilfarrar tesoros que guardo

celosamente a Mis pequeños.

Tú heredarás la tierra y tu obra no terminará jamás porque brota de Mi Corazón, que es Fuente de Agua Viva

inagotable.

F. Estaba pidiendo a Jesús que me hiciera el favor de velar por la Hna. Itatí y sus hijitos, para que todos

tengan salud. Jesús me dijo: "Tus pedidos son órdenes para Mí".

 

26-09-96

J. Ábreme tu corazón, quiero ver lo que te duele.

No tengas miedo.

F. ¿A qué?

J. A la muerte. Todo se cumplirá como te anuncié.

No tengas miedo, pequeña de Mi Corazón. No tengas miedo. Yo te sostengo. Confía en Mí y déjate amar.

No hables con nadie de nuestra intimidad. Sólo cuando sea necesario.

F. Jesús, me cuesta ser obediente.

J. Aunque no entiendas ahora muchas cosas, luego entenderás.

No pierdas la paz. Déjate llevar en Mis brazos maternales. Yo te aguardo y te resguardo siempre.

Yo confío en ti, hijita, por eso te he elegido.

¿Confías en Mí?

F. En este momento tengo un matete en la cabeza. No entiendo nada.

J. Yo te explicaré hija muchas cosas que todavía no puedes entender, aunque tu alma prevé algunas.

"La oración hecha con fe salvará al enfermo", dice la Palabra. Ora con Fe, con profunda Fe en Mi Poder, en

Mi Amor, en Mi Misericordia.

F. Necesito escribir. Siento necesidad de escribir.

J. No tengas miedo, pequeña de Mi Corazón.

No confundas las cosas. Yo soy Amor, no presión. No tengas miedo.

Estoy contigo siempre, para siempre.

No tengas miedo del que dirán. Para hablar, las lenguas son rápidas. Pero Yo te amo y no te juzgo. Tú eres

mía.

Como los pajaritos deben comer a cada rato, así Yo tengo que alimentarte tantas veces al día porque tu alma

desfallece tan fácilmente...

¿Comprendes hija cuánto te amo?

F. Sí, estas palabras dan vida a mi alma, son un bálsamo.

J. No temas hija al qué dirán. Yo te conozco bien, sé qué es lo que hay dentro de tu corazón. Tú me amas, Yo

te amo. Así hasta el final de esta vida. Conoces Mis caprichos de Enamorado: quiero un "¡TE AMO, JESÚS!"

con todo tu corazón.

Te vas a enamorar de Mí más que antes, porque sabré conquistarte.

¿Saludaste a Mi Madre?

F. Siento un gran vacío en mi corazón aunque sé con certeza que estás, Señor. No tengo alegría.

J. Estoy sanando, estoy reconstruyendo tu corazón. Confía en Mí, Yo nunca te abandono.

 

03-10-96

M. No te preocupes por lo que no puedes hacer. Ven a Mí.

F. Acá estoy, Madre. Esto de hacerme cada vez más pequeñísima duele, además me siento extraña.

M. Quédate Conmigo y verás Mis maravillas.

En este día trata a todos con mucha dulzura, aunque te cueste.

Ya no perteneces a este mundo, recuérdalo muy bien.

Conozco tu corazón, todo lo que hay dentro me pertenece.

No temas el sufrimiento. Quédate Conmigo.

J. Hija mía de Mi Corazón, si supieras cuánto te amo no estarías triste.

No te preocupes por lo que no escribiste, te comprendo muy bien.

Estamos juntos otra vez y es una fiesta.

F. Jesús, sabes todo lo que pasa por mi mente y mi corazón.

J. Claro, hija, te conozco bien. Sabes que te amo y que nunca te dejaré.

F. Jesús, ¿por qué no tengo alegría?

J. Yo soy la Alegría.

 

04-10-96

J. Hija, Yo soy la Alegría y la Resurrección. Si tú vienes a Mí es porque Yo mismo te traigo hacia Mi Corazón.

Ayer parecía que te hundías en un mar, sin salvación. Hoy estás aquí en Mi presencia porque Yo te traje.

M. Hija de Mi Corazón, aprende a confiar más en Mí.

F. ¡Dios mío!, me besaste el alma y te fuiste, dejándome con sed.

¡Padre mío!, confiésame Tu Amor otra vez. Yo te amo.

P. No te preocupes, hija. Conozco tu debilidad. Eres mía y siempre lo serás.

 

07-10-96

J. Querida de Mi Corazón, me complace verte así, esperando que te hable, que te ame, que te regale.

Tú sabes que te amo y que nunca te abandonaré. Confía en Mí.

 

11-10-96

M. Tu vida será Mi vida. Así podrás contemplar los misterios que Yo misma viví.

F. Tengo miedo.

M. Yo también tuve miedo.

Aunque este miedo jamás me impidió cumplir la Voluntad de Dios, porque Yo era pequeñísima y me

refugiaba siempre en Él, en Mi Señor, al que había consagrado Mi vida.

F. ¿Y quién me va a creer?

M. Es un regalo de Mi Corazón Inmaculado. Quien quiera creer, que crea.

 

12-10-96

F. Apenas me levanto mi Madre me dice:

M. Si supieras, hija, los tesoros de Amor que tengo para regalarte... Eres tan pequeñísima...

F. Madre, hubiera querido que mi diario nunca se publicara, que nadie me conociera, que estos diálogos

fueran siempre "nuestro secreto".

 

13-10-96

M. Hija mía de Mi Corazón, te amo con toda el alma y nada debe perturbar el paraíso que Mi Corazón

Inmaculado ha creado para ti.

 

14-10-96

M. Hija mía, si tú supieras cuánto te amo nunca estarías triste, siempre estarías alegre y mucho más,

estarías siempre serena.

F. Madre, yo te amo.

M. Y Yo a ti.

Confía en Mí, hija de Mi Inmaculado Corazón, tu Madre nunca te defraudará.

Cuando rezas el Rosario estoy siempre alegre, pero cuando no lo rezas estoy triste. El Rosario es nuestro

encuentro, encuentro de Madre e hija. ¿Puedes venir a él más seguido?

M. Morirás en santidad.

Se aproximan momentos difíciles para la Iglesia. Quédate en Mi Corazón y no tengas miedo.

F. Hace unos 20 días aproximadamente el Padre me dijo:

"El alma tiene sentidos. Ve y gusta de las cosas del cielo". (Muchas veces los sentidos del cuerpo no están

en concordancia con aquellos, entonces sufrimos y no podemos ver al mundo como Dios lo ve).

También me dijo:

"Hija, tú has visto muchas cosas del cielo con los ojos de tu alma".

Bueno nuestra charla fue larga y trato de escribir lo que me acuerdo porque estoy cansada.

Estuve en Buenos Aires casi una semana, hablando de Jesús y María.

En nuestro crecimiento espiritual, Dios nos va purificando de manera que los sentidos del cuerpo sean "uno"

con los del alma.

Mi Padre me dijo que cuando sobreviene la aridez, Él "adormece" los sentidos del alma, por eso sufrimos.

Nuestros sentidos corporales se van acomodando; en ese proceso sufrimos. Pero salimos cada vez más

purificados, podemos ver más claramente todo.

F. No se si conté que una vez san José me dijo que cuando tuviera plata hiciera un comedor para niños

donde reciban el almuerzo, pero con la condición de que rezaran el Rosario todos los días antes.

También me dijo que no me preocupara, porque sólo debería administrarlo.

 

26-10-96

J. ¡Oh, hija mía!, cuánto alegras Mi Corazón cuando me haces compañía en oración, así Yo salvo muchas

almas, porque en tu compañía Mi Corazón se dilata de Amor y derramo sobre el mundo gracias especiales.

J. Hijita, Yo preparo todo para tu nuevo día.

Déjate amar.

Mi Corazón rebosa de amor por ti. Consuélame con tu presencia. Si tú vienes a amarme, otros también me

amarán.

Yo quiero "dar", ¿y quién quiere "recibir"?

Trabajaste para Mí en los días pasados (en Buenos Aires), sin embargo ninguno de aquellos momentos te

hizo más feliz que los que pasas Conmigo en oración, ¿verdad?

F. Sí, Jesús, cuando me reúno con Vos para orar, para estar juntos.

J. Era necesario que dieras testimonio de Mí, tu Creador, tu Hacedor.

Pero vuelves a la oración y tu corazón vuelve al paraíso.

 

28-10-96

F. Este fin de semana tengo que dar unas enseñanzas en un retiro.

La Virgen me dijo que no leyera en ningún libro.

Ella misma fue guiando mi mano y escribí la enseñanza. Cuando terminé, me dijo:

"Hija mía, éstas son palabras que brotan de Mi Corazón, para salvación de Mis hijos".

"Hija mía, no temas decir que soy Yo, que soy tu Madre, que soy la que te enseño".

Los siete Sacramentos

Los Sacramentos son signos de la presencia Viva de Dios.

Para Dios todo lo referente a nuestra vida es importante, por eso Él quiere santificarla con Su Presencia y

dejar Su sello que es el Amor.

Es una invitación que nuestro Padre nos hace a dejarle entrar en nuestra vida para plenificarla. Es una

invitación del Amor al amor.

Dios pone a nuestro alcance los Sacramentos y a través de ellos se comunica con nosotros, ya que todavía

no lo vemos cara a cara...

- A través del Bautismo entramos a la Vida Divina, nos transformamos en Hijos de

Dios.

- A través de la Eucaristía nos hacemos UNO con Aquél que nos creó.

- A través de la Confirmación nos convertimos en "Soldados de Cristo". Nos

capacita, este Sacramento, para "dar" el Reino de Dios a los demás por medio de la

acción del Espíritu Santo. Éste nos impulsa a extender el Reino de Dios y a dar

testimonio de Él.

- A través del Sacramento de la Reconciliación Dios viene a restaurar el equilibrio

perdido a causa del pecado, es decir, a causa de nuestra negación a Su Voluntad, a

Su Amor de Padre.

- A través del Orden Sagrado Jesús se hace presente en la figura del Sacerdote

como administrador de los bienes del cielo y como gesto visible de la Infinita

Misericordia de Dios.

- A través del Sacramento del Matrimonio Dios santifica Su Obra Creadora.

- A través del Sacramento de la Unción de los enfermos Dios nos prepara para una vida futura mejor, más

saludable y sin influjos negativos.

Actividades:

1) Reflexión profunda de lo leído.

2) ¿A través de qué sacramento Dios quiere bendecirme ahora?

M. Hija mía, te voy a dar un trabajo: que atiendas a tus hermanos.

M. La fuente debe ser redonda y debe tener explanadas a los costados para que la gente pueda sentarse.

F. ¿Y las flores?

M. Deben ser abundantes.

 

30-10-96

P. Tengan cuidado de robar lo que es mío: la intimidad de un alma me pertenece, y sólo a Mí me cabe

escudriñarla. Los hijos de las tinieblas están listos para devorar siempre.

Nadie te tocará. (Se refiere a los temores que algunas veces me invaden).

Anda, hija, haz tu vida como siempre y espera en Mí, recibe con alegría lo que quiero darte.

M. Vamos, hija, sonríe a tu Mami en la nueva aurora que se avecina. ¡Sonríe! ¿Comprendes cuánto amor

derramo sobre ti cada día? ¡No, nunca comprenderás!

 

31-10-96

M. ¡Qué alegría hija cuando te reúnes Conmigo!

Mi alegría consiste en estar con Mi hijita. No tengas miedo de nada y lánzate a Mis brazos.

F. Jesús, muchas veces tengo miedo a lo que me vayas a pedir.

J. ¿Miedo?, ¿cuando lo que te pido es que te dejes amar por Mí y seas sincera? No, hija, no debes temer al

Amor, debes estarle agradecida porque te rescató.

F. Jesús, me distraigo mucho en la oración últimamente.

J. Tu mente está cansada, relájate.

F. Jesús, ¿es cierto que antes de rezar por una persona, cuando hacemos el gesto de imponer las manos,

debemos decir: "Jesús, cúbreme con Tu Sangre"?

J. Hija mía, tú y Yo somos uno solo.

¿Podría dejarte librada a las fuerzas del mal cuando vas a hacer una obra de caridad? Hijita chiquitita,

estamos más unidos de lo que crees.

Aquello es falta de confianza, lo nuestro es Amor.

Hijita, Mi Amor tiene tantos secretos que revelarte...

Hijita, Yo quiero amarte, y siempre estás pidiendo por éste, por aquél, por fulano. Sólo nuestro amor, sólo

nuestro amor.

Mira hija Mis manos traspasadas. ¡Esto fue tan real! Pero para muchos en vano. ¿Quieres ser el canal de Mis

Gracias?

 

01-11-96

J. Tengo sed de amor, del amor de Mis criaturas.

Espera todo de Mí. No busques, espera que Yo te dé. Todo lo que hay en ti me importa y me pertenece.

No busques más allá de Mí la felicidad.

¡Consuélame, hija! ¡Consuélame!

F. Jesús, ¿cómo te consuelo?

J. Hay mucho dolor en el mundo, allí me encontrarás. Allí me consolarás.

Estas palabras mías tienen vida y resuenan en el tiempo desde toda la eternidad. A Mi grito: "¡Consuélame!",

tú debes responder como el Sí que dio Mi Madre. Eres su prolongación. El dolor es dolor y hay que arrancarlo,

con amor, con dulzura, con cariño, también con silencio y con oración.

Eres Mi pequeñita y te miro con tanto amor...

F. Jesús, soy tan pobre en amor...

J. Eres lo que quiero y Yo extiendo los límites. Hoy te pido que me consueles.

F. Es primer viernes de mes. ¿Por eso me pedís que te consuele?

J. Por eso y porque soy poco amado y poco reverenciado. ¿Comprendes, Mi hijita tan chiquitita?

Te bendigo, hijita de Mi Corazón.

F. Perdoname Jesús por no amar más.

J. Nunca amarás lo suficiente, nunca amarás a la medida de un Dios.

F. Jesús, ¿voy a ir al cielo?

J. Claro, hija, Yo te voy a venir a buscar.

Te consagraste a Mí y es suficiente. Te llevo de la mano por el caminito que conduce al cielo.

Frente a Mí siempre serás poca cosa. Pero Yo amo a "Mi poca cosa", porque siendo poca cosa puedo amarla

cada vez más.

Estos diálogos muestran a las almas el amor de un Dios enamorado, muy parecidos a los que tenía en la

intimidad con Mi discípulo Juan, al que conocí siendo muy joven, pero tan puro, que pude derramar todo Mi

Amor en él, y de una manera especial, como lo hago contigo, hijita. Si supieras cuánto te amo... ¡no!, nunca lo

soportarías en este mundo.

F. Jesús, después de todo este amor que me regalás, me cuesta tanto relacionarme con el mundo...

 

02-11-96

J. ¡Ámame, hija! En este día ámame.

F. ¿Cómo querés que te ame?

No entiendo.

J. En las comidas: ámame.

En los juegos: ámame.

En el sueño: ámame.

No te dejes atormentar por nada. Sé feliz en las comidas, en el juego, en el sueño, así estarás amándome.

F. Siento que todo gira alrededor de mí, y que muchos tienen sus ojos puestos en mí a través de estos

escritos.

J. A Mí es a quien buscan, no a ti.

F. Sin embargo cómo me fastidia la gente que se acerca buscando algo que no seas Vos, Jesús.

J. A Mí también me fastidia, sin embargo tengo tanta paciencia y Misericordia con cada uno...

Se te acercan, hija, muchos buscando satisfacer caprichos personales y pocos se acercan buscando

verdaderamente el "cambio" que produce Mi Corazón amante.

J. Sé feliz, hija.

F. Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras.

J. Sé feliz, hija, no busques la felicidad, simplemente: SÉ FELIZ.

F. Hay todavía en mí algunas cosas que no me dejan ser feliz, como algunos temores, fracasos que me

hirieron, mi yo egoísta.

J. Tu yo egoísta ya no existe. Como Yo te estoy sanando, sufres.

F. Jesús, te pido que me liberes y que me sanes de las heridas que me han causado las ataduras.

Jesús, me cuesta amar. No me dejes sola, por favor.

F. Frente a una imagen del Sagrado Corazón, éste me dice:

J. Ese cuadernito es hermoso, Yo lo bendigo.

Hija, siempre recibiste mucho amor, ahora debes hacer lo mismo, dejarte amar sin tratar de devolverme algo

a cambio.

F. Cuando trato de devolver amor, no por agradecimiento sino porque siento que no merezco, es cuando

fracaso.

Cuando acepto gratuitamente Tu Amor es cuando me siento mejor.

"X" esperaba que le diera algo que no pude darle.

Jesús, ¿y mi frustración?

J. Tu frustración viene de lo que "ellos" quisieron que fueras, no de lo que realmente eres. Y Yo te amo como

eres.

Ese dinero que te llegó es un regalo de Mi Corazón. Todo es regalo.

F. Jesús, en mi casa siento que soy un parásito.

J. Hija, Yo te alimento, Yo te visto, puedes actuar libremente.

Lo que llega a tu mesa y a tus manos es lo que Yo hago llegar, por eso debes agradecerme por los alimentos

y por todo.

F. Jesús, el agradecimiento es fruto del amor. Muchas veces me siento como una carga.

Gracias Jesús por todo lo que me das.

J. No tienes que "hacer" tal o cual cosa para devolverme. Tienes que ser feliz porque para eso te he creado.

J. Las fuerzas que necesites recibirás de Mí, para lo que tengas que hacer.

F. Jesús, ¿por qué no termino de aceptarme como soy?

J. Si confiaras más en Mí...

Tus deseos son Mis deseos.

F. Quiero sentirme bien.

J. La obra no está completa.

 

05-11-96

M. Te traje esta mañana a Mí para que descanses, hija. Tu mente está turbada y necesitas descanso.

Te hirieron, hija, en realidad fue a Mí a quien hirieron. Mi amor de Madre está sanando todas tus heridas. No

te preocupes, Yo te sostengo en Mis brazos.

F. Acá estoy, Jesús.

J. Me consuela tu visita.

 

06-11-96

M. Tú, hija, debes saber que el demonio te odia y quiere alejarte de Mí.

F. ¿Y por qué le dejas que me insidie tanto?

M. Para que te mantengas siempre humilde y reces.

Reza el Rosario: éste lo destruye.

Siempre la señal de la cruz, hija, siempre. Antes de empezar el día, antes de empezar un trabajo, durante las

comidas. Todo para la glorificación de la Santísima Trinidad. Yo te enseño porque Soy tu Maestra.

Ahora vamos a rezar 1 Padrenuestro, 3 Avemarías, 1 Gloria, por la Glorificación de la Santísima Trinidad.

Hija, Mi mensaje al mundo ya está dado, sin embargo tengo que repetir y repetir a Mis hijos incansablemente

que los amo y que no teman, que deben volver a Dios porque Él también los ama. ¿Comprendes, hija de Mi

Corazón? Sufres mucho por el mal que hay en el mundo, porque es Mi Corazón lleno de espinas el que sufre.

Hija querida, no te apresures en adelantar los acontecimientos que Yo misma estoy conduciendo. Yo te

bendigo en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Confía en Mí y no temas.

F. Sí, Madre, sé que hay cosas que no debo contar, que son secretos que Tu Corazón me revela.

M. Hija mía, sé prudente, no todos entienden y puedes confundirte pensando: "¿será verdad o no?". Guarda

en tu corazón aquello que celosamente te confío. Las personas tienen curiosidad, pero no buscan el Amor de

Dios.

Yo deseo que vengan a Mí y los llevaré a Cristo.

No temas, hija, todo está por cumplirse como lo predije. El triunfo de Mi Corazón Inmaculado está pronto.

Reza, hija, reza mucho y ofréceme tus oraciones por la conversión del mundo.

Yo te conozco, hija, y créeme que resguardo celosamente Mi causa y Mi Obra.

F. ¿Y por qué me elegiste a mí, teniendo tantos defectos? Podría haber salido mejor si no fuera tan rebelde.

M. Te elegí a ti porque te amo y quiero tu conversión también. Apóyate en Mí, porque sin Mí no puedes nada.

Soy tu Madre y te amo.

F. ¡Oh, María!, quisiera quedarme a conversar con Vos todo el día.

M. No te preocupes, hija, Yo te guío y te acompaño.

Sigue adelante, hija, es por Jesús, es por la salvación de las almas.

Ayer estabas tan mal, abatida; si hubieras visto el demonio que tenías encima, te clavó una lanza en el

corazón y quiso matarte.

Yo te sostuve en Mis brazos. El demonio no tiene poder sobre la vida de las personas a menos que éstas

mismas se entreguen. Tú estás consagrada a Mi Corazón y allí vives. Te explico estas cosas hija para que tus

hermanos crean que el demonio existe y puedas ayudarlos. Dios es el dueño de tu vida y debes agradecerle

todo lo que te pasa: lo bueno y lo no tan bueno, también aquello que te hace sufrir. Reza, hija, reza para que

Mi triunfo se adelante, porque Mis hijos están sufriendo mucho, en cuerpo y alma.

Hija, Mi Corazón Inmaculado sufre lo indecible al ver la perdición de Mis hijos. Tú, al menos, consuélame con

tu oración, con tu cariño, con tu silencio.

Ayer, después de ese momento de muerte que experimentaste, te mandé un Ángel con R. que te sacó de ese

estado. Allí comprendiste que Mi Corazón nunca te abandona. "Aunque cruce por oscuras quebradas, ningún

mal temeré", dice el Salmo. Debes poner en práctica esto y sentirás alivio. Eres tan chiquitita, hija...

No temas, hija, cuando sobrevenga la tentación, en ese momento, reza un Avemaría y el demonio se irá.

Comienza a rezar el Rosario y no te preocupes por nada.

Todo lo que te quita la paz viene del demonio. Tu corazón está limpio. Confía en Mí, hija, tu Madre te

sostiene.

Ellos me ven (los videntes de Yugoslavia), pero no sufren tanto como tú.

¿Acaso alguien se da cuenta de lo que sufres? No, porque Yo no lo permito.

F. ¿Y por qué yo sufro tanto?

M. Porque tu mérito alcanza a salvar más almas de lo que crees y en el cielo comprenderás.

F. Me siento como Job: un aborto, un despojo.

M. Así se sintió Mi Hijo en la Cruz y salvó a la humanidad.

F. Pero Jesús me dijo un día que el sufrimiento no era mi vocación.

M. Claro que no. No pediste sufrir ni te gusta, pero a través de él preparas tu cielo, tu corona de Gloria, que

será grande, te lo aseguro.

¿Comprendes hija que todo tiene un sentido en el libro de tu vida? Aprende a leerlo.

A los pastorcitos de Fátima les envié mucho sufrimiento de parte de Dios y lo aceptaron por la salvación de

las almas, ahora están en el cielo.

No busques sufrimiento, ni trates de librarte de él. Sólo reza y ofrece.

F. Gracias, Madre mía.

M. A ti, hija, por entregarme tu vida.

Nunca te separes de tu rosario.

J. Pide, hija, pide mucho y espera en Mí. Aprende a confiar más en Mí.

 

07-11-96

M. Para Jesús: lo mejor.

J. Tendrás dulces alegrías, pero no te descuides en la oración para no flaquear y darle lugar al enemigo.

No temas, hija, Yo te he rescatado.

F. Estaba leyendo Lucas 1, 26: "La anunciación a María", y pensaba en la humildad de María. Jesús me dijo:

"Hija, Mi Padre escribe siempre la historia de la salvación con los pequeñitos".

J. ¡Oh, hija querida!, si supieras cuánto te amo...

Ustedes ya no pertenecen a este mundo.

 

08-11-96

M. Quiero acariciarte, hija...

F. Cuando Mamá María me dijo esto, estaba sentada orando frente a una ventana. Fue maravilloso ver cómo

se asomó el sol, tan resplandeciente, durante esos segundos, luego se escondió y siguió todo nublado, como

está el cielo desde ayer.

Entendí que mi Madre me acarició con los rayos del Sol.

F. Ayer durante todo el día sentí un gran cansancio en todo el cuerpo. Sólo tenía ganas de acostarme y

quedarme así. Después de dormir una larga siestita, me puse a conversar con Mamá María y le pregunté qué

me pasaba que me sentía tan pesada. Me dijo: "Yo provoqué el cansancio para que te quedaras Conmigo.

Primero debe estar siempre nuestra intimidad. Después están los demás. Te preocupas por agradar a los otros

y descuidas nuestro tiempo de encuentro".

F. Bueno, conversamos un largo rato. Le cuento todas mis cosas a mi Madre y Ella me escucha

pacientemente porque me ama y también me aconseja. Para Ella todo lo que me pasa es importante.

No me gusta escribir esto, pero lo hago por obediencia y para que otros conozcan el Amor de nuestra Mamá

María.

M. Tu vida cambió mucho, hija, gracias a Mí, tu Madre.

Yo te llevo hacia la Patria Celestial.

No te preocupes por nada, hija, tu Madre vela.

F. Madre, no sé qué hacer cuando me decís que Tu Corazón está triste por Tus hijos que no te conocen. Me

pongo triste también.

M. Tú, hija, reza y reza. Reza el Rosario, que consuela mucho Mi Corazón. Referente a lo que me pediste: ya

tengo todo preparado.

 

10-11-96

M. Desde que te tuve en Mis brazos, hija, nunca te solté.

Lo de anoche Yo lo permití. ¿Por qué entonces hay angustia en tu corazón? Debes aprender a perdonarte y

no ser tan dura contigo misma.

F. Es que hay cosas que todavía quiero manejarlas por mi propia cuenta en vez de confiar y entregártelas.

M. Anda, hija, y sé libre, Yo te cuido.

 

11-11-96

P. Ibas a salir sin saludar a tu Padre.

F. Me levanté un poco acelerada. ¡Sorry!

F. Mamá María, algunas veces me siento tan inútil...

M. No te preocupes, hija.

 

13-11-96

M. No tengas miedo, hija, y aférrate a Mí. No hagas caso de las personas que no te conocen ni conocen

nuestra intimidad.

Así me gusta, que escribas aunque no tengas ganas.

¿Comprendes, hija, cuánto amor quiero derramar en el mundo?

Nuestros secretos no los reveles hasta cuando Yo te diga.

J. Mi Reina, sabes que quiero complacerte, ¿quieres pedirme algo hoy?

F. Jesús, quiero pedirte que "X" saque el autito en el sorteo del plan que se anotó.

Te pido por el sacerdote "X", que lo ilumines porque no sabe qué hacer.

 

14-11-96

J. Hija, no te preocupes por lo que van a decir los demás.

F. Jesús, ya me dijiste eso y hasta ayer no entendía. Hoy comprendo.

Te miro Jesús y miro a Mamita, y se me pasa todo.

J. Vas comprendiendo muchas cosas, tantas cosas... ocultas a los ojos de los demás, que Mi Corazón te

revela, porque a Mi niñita quiero contarle muchas cosas (Lucas 9, 46-48).

F. Mamita, me siento mal por la humillación que recibí ayer.

M. Mi Corazón sufre contigo.

La obra será grande, pero tú serás siempre pequeña.

 

15-11-96

J. Preferís recurrir a "X" antes que recurrir a Mí.

Acá estoy hija en tu presencia. ¿Quieres pedirme algo?

Esos pensamientos no vienen de Mí, vienen del enemigo. Ella también es Mi hija.

J. Hija, da a los demás en la medida de tus posibilidades pero sin perder la Paz. No te atormentes por lo que

no puedes hacer. Yo suplo todas tus carencias (Sirácides 35, 12-13).

Morir a ti misma no quiere decir "desaparecer" en el verdadero sentido de la palabra, significa que tus gestos

ya no serán tuyos sino sólo los que a Mí reflejen, de manera que cuando tus hermanos se acerquen ME VEAN.

Todos deben reflejarme en amor, bondad, paciencia, amabilidad. Yo soy el Amor. El que me posee, refleja al

Amor.

Hay hambre de amor en el mundo y ustedes tienen mucho que dar todavía.

Debe salvarse todo lo que se pueda, aún en medio de las tribulaciones y persecuciones, debe reducirse la

pérdida.

Este Jesús, que con tanto amor os habla, quiere de ustedes la entrega total.

Ustedes Mis pequeñísimos salvarán al mundo.

F. Jesús, no me retes porque en estos días no te di mucho artículo.

J. Hija, cómo voy a retarte si estoy enamorado de ti.

No temas, hija, Yo conduzco la obra, tú sígueme.

Si supieras cuánto te amo...

Esas dudas de tu corazón, son propias de la naturaleza humana limitada.

Yo no quiero tu amor propio. Yo quiero tu amor de niña pequeña, confiada y abandonada.

No pasará mucho tiempo para que los hijos de la luz salgan a la luz y brillen verdaderamente.

Estos serán los más pequeños, los menos instruidos; los más amados, los sabios ante los ojos de Dios.

Sufres porque tu entrega ha sido verdadera y la "muerte" espera la Vida, la Resurrección.

El morir al corazón duele, el nacer a la Vida trae gozo. No temas amada mía a los que de afuera quieran

"matarte" y matar Mi obra.

La entrega de tu vida ya está hecha y la muerte en el corazón, ya la experimentas a diario. Este sentimiento

es contradictorio para el que no cree. Es un estigma de Amor para el que cree: Amor y dolor van unidos. Tú

entiendes porque llevas "la Sabiduría" dentro de ti. De lo demás Yo me ocupo, y lo hago comprender a quien Yo

quiero que comprenda.

¡Pequeña víctima de Mi Amor crucificado!

¡Si supieras que tu cruz es tan pesada y sin embargo Yo la hago pequeñísima! Tienes tantos ángeles a tu

alrededor que si quisieras contarlos no podrías.

Hasta dónde he tenido que reducir tu capacidad para que me comprendas. Y el mundo está tan ciego y tan

ávido de amor...

Estas palabras son únicas a Mi pequeñita. Otros comprenderán también, pero no en la medida de tu

corazoncito traspasado por Mí.

Yo quiero ensalzar lo que quiero. Yo quiero humillar lo que quiero.

Detrás de tu personita frágil hay una gran fortaleza, es donde Yo vivo, y no hubiera podido obrar si no fueras

tan débil y frágil.

Así y todo tengo tantos cuidados para contigo... El vacío de tu corazón es vacío de Mí, el que lleno cuando

me parece mejor.

Tu Jesús nunca te abandona y Mi Madre cuida Mi perlita porque sabe que es muy valiosa.

J. Los pensamientos de tu mente perturban tu corazón. Yo debo pensar en vez de ti.

¿Ves hija cómo hago muy liviana tu carga, para que tu corazón esté siempre sereno y tranquilo?

Todos estos días de agitación fueron necesarios. Ahora puedo tomarte más fuertemente porque aprendiste la

lección. Y te he hecho más pequeña aún.

 

19-11-96

J. ¿Pudiste comprobar cómo estando a Mi lado los temores se van?

El querer tener más hace que el hombre busque más. Lo que Dios da alcanza y sobra: "Danos hoy nuestro

pan de cada día".

M. Hija querida, reza el Rosario todos los días, es el momento de nuestro encuentro.

Tendrás todo lo que necesites, a su debido tiempo todo llegará.

No temas hija el futuro.

F. Mamá María me está enseñando a vivir el día de HOY, con confianza en Su ayuda maternal.

 

21-11-96

F. Ayer, mientras llevaba la imagen de María Rosa Mística a la casa de una familia, Ella me dijo:

M. Hija, reza por los pecadores. Pídeme lo que quieras, te concederé, pero no dejes de rezar por los

pecadores. Pequeña víctima de Mi Amor, tienes el privilegio de escucharme, debes orar Conmigo pidiendo al

Padre la Gracia para la conversión.

Tú y Yo debemos orar con el corazón, debemos rezar el Santo Rosario y todas las oraciones posibles.

Yo sé hija que no te gusta mucho lo que te pido, pero te recompensaré.

Yo, tu Madre Celestial, necesito tus oraciones para salvar al mundo.

No temas al mundo, vives para Mí y el mundo no podrá alcanzarte.

¿Comprendes hijita cuánto te amo? ¡No!, no comprenderás nunca.

F. ¿Cómo es que me dijiste que ya casi no me ibas a dar mensajes, y ahora?

M. Yo actúo como quiero y cuando quiero. Tu vida me pertenece y la dispongo para hablar a tus hermanos

también (Jonás 3, 1-10).

F. Mamá María, ¿querés que rece ahora el Rosario?

M. No, ahora reza siete Padrenuestros, siete Glorias y siete Credos en honor a la Santísima Trinidad y para

que el Manantial de Gracia que de Ella brota, inunde toda la tierra.

No importa hija si te distraes, Yo te acompaño en la oración.

Hija, reza por Mí, para que tu oración venga a aliviar Mi dolor frente a la pérdida de tantos hijos.

Cada vez que alguna persona te invite a rezar di siempre que Sí, porque te doy la oportunidad de salvar

almas con esa oración. Soy Yo misma quien te invitará a rezar a través de otras personas.

No te preocupes por la manera en que escribes el mensaje, basta que se entienda, sólo esto importa.

F. Le pregunté a María qué pensaba de la idea de "X" de poner un negocio. Ella contestó:

M. Ahora no, sepan esperar el momento oportuno en que Yo misma haré florecer el negocio. Ahora recen por

los pecadores los siete Padrenuestros, etc., si es de mañana, mejor. Que sea el motivo que los lleve orar: la

conversión de sus hermanos, aquellos que más me preocupan.

No temas hija al qué dirán, no temas el futuro, vive en Mi Paz.

 

23-11-96

J. Hija, no te preocupes por nada, no tengas miedo de nada.

El tiempo está cerca, el tiempo de Mi triunfo definitivo.

Lo que "los entendidos" (se refiere a la parte del Clero que no alcanza a captar el Mensaje) piensen no me

interesa, me interesa consolar y salvar a Mis pequeños a causa del Amor que les tengo. Hasta el final de los

tiempos os amaré.

Consuela hija Mi Corazón afligido por tanto pecado y desolación. No temas el qué dirán y consuélame con tu

oración amor.

Estos tiempos tan difíciles Yo los riego con Mi Sangre, también con Mi sudor, el que brotó en el Huerto; ni una

sola gota de Sangre y Agua salida del Hijo del Hombre debe ser desaprovechada. Todo debe ser usado, por el

Gran Mérito que trae el sufrimiento ofrecido a Mi Padre para la salvación del mundo.

Ustedes no llegan a captar cabalmente los tesoros que encierra Mi Infinita Misericordia.

Mis pequeños reciben a aquella con Amor y sin tantos titubeos.

Con otros debo ser más duro para arrancar del corazón las capas de lodo, pero Yo sé que en el fondo de esa

envoltura de barro y suciedad hay un corazón que late igual al mío: de carne, y muchas veces bastante

lastimado, también como el Mío.

¿Comprenden hijos cuánto amor derramo sobre el mundo y cuánto falta para que el hombre extraviado

vuelva su mirada hacia Dios? Tengo que hacer tanto por ustedes... tengo que tener tanta paciencia... Pero soy

Salvador y para esto he venido al mundo.

Cuanto más pequeños, más comprenderéis Mi Infinita Misericordia.

Hijita chiquitita, gracias por prestarme tu mano para que pueda llegar a tus hermanos. Gracias por prestarme

tu corazón para derramar Mi Amor.

Una explosión de Amor vivirán cuando se acerque Mi gran retorno.

F. Estaba pensando en una persona a la cual no le tenía mucha simpatía. La Mamá me dijo:

M. Ella es Mi hija también y está sufriendo. Debes rezar por ella.

F. Desde ese día, me acuerdo de esta persona varias veces en el día.

J. Amar y solamente amar, sin condiciones y sin pedir nada a cambio, es lo que pido.

J. El alma es mía, y el cuerpo también es mío.

F. Entonces las personas que están muy enfermas te ayudan a salvar almas.

J. Yo las miro con Amor porque me recuerdan Mi Dolorosísima Pasión, y derramo sobre ellas el bálsamo de

Mi Amor.

F. Jesús, ten Misericordia del padre "X", le duele mucho la cabeza.

J. Mi Corona de espinas está sobre él, necesito su sufrimiento para las almas. Yo puedo sacársela en un

segundo.

F. Por favor, Jesús, ahorrale un poco de dolor.

J. Hija, tengo tus deseos en Mi Corazón sangrante. ¿Puedes pedirme una vez más?

F. Por favor, Mamá María, sacale a tu hijo "X" la corona de espinas.

M. Hija mía, escribe esta oración: "Padre Celestial, Padre de bondad, dígnate sanar las llagas dolorosas de

tus hijos bienamados para que puedan servirte con mayor eficacia y para Gloria de Tu Nombre. Amén".

Repetir tres veces, con mucho amor y confianza.

M. Hija mía, no tengas miedo al pasado. Ya está borrado.

 

25-11-96

J. ¿Cuándo vas a dejar de preocuparte por eso que estás pensando?

Escribe para las naciones del mundo:

Ya no puedo soportar más el furor de Mi cólera. Los pueblos lamentarán no haberme escuchado. El azote

está por llegar.

No tengas miedo, hijita, y aférrate a Mí, tu Pastor, tu Maestro Bueno.

Complácete en Mí y en nadie más.

Te llevé a ese lugar para jugar, conociendo tu corazón de niña...

Nunca quisiste sobresalir, quisiste hacer bien las cosas. Yo te daré nuevas capacidades para que desarrolles.

Tu misión está lista: has consolado a Mi pueblo. Ahora puedes quedarte tranquila.

F. ¿Quiere decir que no voy a escribir más?

J. Vas a escribir. Sé fiel a Mi inspiración pero no te preocupes por llegar a los demás. Muchos ya no

entenderán el mensaje y será el caos. Comprende hija que Yo quiero salvar al mundo, pero también soy un Dios

justo. Debo hacer Justicia a causa de Mi Nombre y por los más pequeños, que son los que más están sufriendo

ahora.

Si deseas puedes escribir. Aunque los secretos de Mi Corazón te los revelo en privado, eres libre de escribir.

Nunca me separaré de ti, chiquitita.

Lo escrito, escrito está.

 

26-11-96

F. Jesús, hay dos personas que se me vienen mucho a la mente.

J. Perdónalas.

F. Jesús, me cuesta aceptar que Vos sos mi sostén. Perdoname.

J. Estoy sanando tus heridas, por eso te sientes débil e insegura.

F. Jesús, cuando hablás de Justicia, no me gusta. Te prefiero siempre Misericordioso. No me gusta oírte

decir: "Separaré las ovejas".

J. Yo debo hacer Justicia en favor de los más pequeños. Estos son inocentes del

pecado que está arruinando al mundo.

Si bien la debilidad es extrema, los pequeños no están justificados del todo, porque

algo les corresponde hacer. Cuando se acercan a Mí con confianza, Yo puedo

redimirlos totalmente y cargo con la debilidad, debido a la confianza que me

demuestran.

A mayor confianza, más cuidados de Mi parte.

No temas, hijita de Mi Corazón, Yo te cuido de una manera especial, como especial

es el tiempo que están viviendo.

No temas, hijita chiquitita, el mundo no podrá alcanzarte. Yo haré justicia y vendrás

a reinar Conmigo.

Yo sé mostrarme tan amoroso con Mis criaturas y sin embargo muchos me

rechazan.

F. Jesús, te pido MISERICORDIA.

¿Quién podría conocerte si Vos no le concedés la Gracia?

Yo también soy pecadora y me diste la gracia de conocerte.

J. Para esto te escogí desde toda la eternidad, no tuviste elección que no fuera

fortificada especialmente por Mi Gracia y AMOR.

Sin embargo hay otros que eligen conscientemente hacer el mal, perjudican a sus

hermanos, tienen el corazón de piedra.

Yo te elegí hijita y te preparé. Ahora eres mía y cumples una misión especial, que el

mundo no comprende. Mucho debiste sufrir a causa de esto, acá está tu recompensa:

SOY YO.

Glorias en este mundo puedo darte, pero nunca llenarán tu corazón.

¿Comprendes hija cuánto te amo?

F. Cabalmente, no. Nací para el cielo y no descansaré hasta llegar allí.

J. Tu cielo está dentro de ti y también fuera si miras con los ojos de tu Dios.

F. Miro lo que querés que mire. Lo demás pasa de largo.

 

01-12-96

J. No tengas miedo pequeña a ser como eres, Yo te sostengo y te transformo.

F. Jesús, gracias por rescatarme.

J. No temas, hija, todo llega a la hora fijada por Mí. No te apresures en conseguir aquello que Yo puedo

facilitarte.

 

02-12-96

J. ¿Ves hija cómo te cuido? No era necesaria tanta movilidad.

F. Creo que con esta enfermedad quisiste ponerme un freno.

J. Claro, hija, Yo te cuido porque te amo.

F. Es que algunas veces me hago la autosuficiente y me va mal.

J. Es la condición que elegí para ti: ser débil y depender de Mí solamente y de Mi Madre. Esos desórdenes

en tu vida no convienen ni a tu cuerpo ni a tu alma.

F. Jesús, sabés que soy niña, y muchas veces muy traviesa, y me gusta ser así, me gusta ser yo misma y no

aparentar ser alguien.

J. Es así como Yo quiero que seas, entonces cuando intervengo notas la diferencia entre el que Crea y el que

se deja hacer. Tú eres Mi Obra y debes dejar que Yo me ocupe de ti y de tus cosas.

F. Estaba pensando en una persona que hace mucho no veo. Jesús me dice:

J. Yo separo el trigo de la cizaña. De cuántas situaciones te salvé, hija, tú en tu extrema debilidad no habrías

podido manejarlas.

Recibiste Amor, pero no todos han recibido amor.

F. Te pido por los que no han recibido amor.

J. Aquéllos también están en Mi Corazón.

J. ¿Dormiste bien, hija?

F. Sí, muy bien.

J. El descanso también es un regalo que te hago.

 

03-12-96

J. No temas, hija pequeña de Mi Sagrado Corazón, Yo te sostengo.

Nunca alcanzarás a comprender cuánto Amor derramo sobre el mundo y cuántos son los desagradecidos.

Nunca te pediré algo que supere tu condición de pequeñísima.

¡Oh! Mi Madre te ama tanto... Si supieras, los tesoros que Su Corazón encierra. No te alcanzaría esta vida

para comprender. ¡Oh! Mi Madre es tan hermosa...

F. Hace dos o tres días la Virgen me dijo (no recuerdo dónde estaba):

M. Quiero tu corazón.

F. Es tuyo, te lo doy.

 

10-12-96

J. Yo me manifiesto a Mis criaturas como me parece. Tú no entiendes muchas cosas, pero Yo te coronaré.

Te hablo, te habla Mi Corazón sangrante de Amor, pero tú sigues sin entender muchas cosas que a su tiempo

comprenderás. Lo que al Amor se refiere puedes comprender, porque te he amado demasiado.

No dudes de Mi Amor por ti, nunca más.

F. Pero soy humana, y las circunstancias de la vida hicieron que muchas veces pensara que me habías

abandonado.

J. Nunca te abandoné.

F. Jesús, la gente es muy curiosa y me hace muchas preguntas. Quieren saber cómo es que te manifestás,

etc., a qué hora, cómo es Tu voz, si te veo o no te veo... si te voy a ver, el fin del mundo, los tres días de

tinieblas, bueno, tantas preguntas que hacen...

J. Con el libro es suficiente, lo que está escrito debe alcanzarles, y cuida de no perder la Paz que te regalo.

Contesta si quieres, preferiría que guardes nuestra intimidad celosamente. Con el libro es suficiente.

Recuerda que cada alma es un tesoro para Mí y nadie debe intentar robar nada, siendo que Yo me doy entero a

cada una, y completamente.

Hijita, si mantienes nuestra intimidad la Obra continuará, si no, corres el riesgo de arruinar lo que tanto te

costó lograr: ser fiel a tu Amado.

M. Hija, Yo vendré a colmar los corazones sedientos de Amor. Ellos me responderán como hijos, con amor,

hacia esta Madre. Vendré y reinaré entre Mis hijitos. No tengas miedo, pequeña mía, tu Madre te acompaña.

Debes agarrarte muy fuerte de tu Mami porque vienen tiempos de mucha aridez para Mis hijos. Esto

pertenece al plan de Dios para Corrientes y te van a buscar para saciar su sed, entonces deberás conducir a tus

hermanos hacia Mi Corazón Inmaculado y Yo los llevaré a Jesús.

¿Comprendes hija que eres muy útil para tu Madre?

F. Sí, pero muchas veces me cuesta aceptar esta misión. Perdoname.

 

12-12-96

J. Un alma pequeñísima debe ser buena, amable, delicada, como su Madre. Debe notarse en un alma

pequeñísima el sello del cielo, debe reflejar serenidad.

 

15-12-96

J. Tú, hija, debes saber que el mundo está tan convulsionado y Yo necesito que me ayudes.

F. Jesús, estoy muy cansada. Me cambiaste todos los planes y me cuesta mucho hacer lo que me pedís.

J. Lo que te pido es a la medida de tu capacidad. ¿Por qué pierdes la Paz?

F. Nosotros estamos en la tierra, no en el cielo.

J. Entonces déjate amar.

 

16-12-96

J. No te preocupes hija por tu salud física, Yo te cuido.

Déjate amar, si supieras los designios que tengo sobre ti, saltarías de alegría.

F. Jesús, hay muchos mensajes, por todos lados.

J. Pero ninguno como éste, tan personal, tan preciso, porque Yo escudriño el alma y trato de transformarla en

una perla preciosa para Mi Reino y para alegría de Mi Madre.

Tú sabes que las almas pequeñísimas son la debilidad de Mi Madre. Tengo todavía tantas cosas para

contarte...

F. Pero tengo trabas en el corazón y las conoces muy bien.

J. ¿Te olvidas que soy Dios, que todo lo puedo? La Obra debe continuar a pesar de todo, con sol o con

nubarrones, y nada debe voltearte.

Si hay trabas en tu corazón, Yo las conozco más que nadie y vengo a remediar tu miseria. Llegará un tiempo

en que tendrás que hacer una vida más escondida, así hablaremos mejor.

Tú, debes escribir para Mí, tu Maestro y Señor. El ritmo lo establezco Yo y la ansiedad no conviene a un alma

consagrada, porque no refleja a Mi Madre, y tú debes reflejarla.

No hagas caso a otros mensajes, no distraigas tu tiempo cuando bien podemos aprovecharlo para nuestra

intimidad. Por las almas no te preocupes, porque me ocupo de todas. Preocúpate por agradarme. Claro está

que tu naturaleza es humana, pero unida a Mí se transforma en mensaje del cielo para la tierra.

Descuida, hija, Yo me ocupo de tus cosas.

El Santo Padre deberá aceptar el Mensaje, se extenderá más y más. Reza, hija, reza.

F. Rezo para que el Plan de Dios sobre nosotros se cumpla.

M. Esto recién empieza.

Claro hija que Yo me ocupo de todos los detalles para que me reconozcan Mis hijos.

 

19-12-96

J. No tengas miedo de amarme, hija, tú sabes que Yo te amo.

No tienes ganas de hablarme. No importa, conozco tu corazón y todo lo que hay en él.

¿Sabes que Yo puedo hacerte feliz?

F. Estás más exigente que antes.

J. No es exigencia, es el mismo Amor de siempre que te obliga a desprenderte cada vez más para reinar.

El Amor entra a un corazón, lo hace suyo y no puede cohabitar con aquello que no le pertenece.

Yo no te exijo, el Amor se impone. Pero ustedes son humanos, comprendo muy bien la "naturaleza humana",

débil e indefensa, y Yo me deleito en ella y en ser Médico de las almas.

Yo los he creado a imagen y semejanza Mía.

Puedo hacer contigo lo que quiera, ¿me dejas?

F. Sin preguntarme me sacaste todo, lo que más quería. ¿Ahora qué te voy a contestar?

J. Te saqué todo para que recibas de Mí y des Gloria a Mi Padre que está en los cielos.

¿Quiénes son ellos para cuestionar lo que sale de Mi Corazón? (Se refiere a esta Obra).

F. Madre mía, perdoname por ser descuidada, hay cosas que no escribí, pero las tengo grabadas en el

corazón.

M. No importa, hija. Escribe como te mostré, debe inscribirse en la medalla: "YO SOY DE MARÍA".

Así como está hecha, está muy bien, y Yo te protejo con ella.

Me gusta la medalla, me gusta mucho. Los identifica como "hijos de María".

No te preocupes hija por estos detalles, te conozco, eres niña, ¿qué niño no se comporta así como tú? El

niño no le da importancia hasta a aquello que es importante, porque es niño pequeño y como tú, no alcanza a

medir las consecuencias, pero ésta es Mi Obra, la de tu Madre, y Yo me ocupo.

Hija mía de Mi Corazón Inmaculado, te quiero mucho. Soy tu Mamá María, la que te cuidó siempre. ¿Me das

un beso?

 

20-12-96

F. Jesús, cuando decís: "Promesas de Mi Sagrado Corazón para esta tierra", ¿para qué tierra es?

J. El mensaje está dado aquí, en esta tierra de Corrientes, pero sabes que no soy exclusivo de tal o cual

región. Yo Soy de todos. La diferencia está en quien me recibe y quien no.

Aquél que me reciba de corazón puede considerarse como beneficiario de Mis promesas.

Yo elegí esta región porque me agradó hacerlo. Mi Madre encontró aquí un ramillete hermoso de almas

pequeñísimas, que a pesar de su debilidad, Ella pudo tomarlas para Sí y entregármelas. En medio de tanto

fango, Mi Madre supo encontrarlas y rescatarlas, para hacerme el "Regalo". Ahora son mías, y serán muchas

más, de otros lugares del mundo.

Todos saben que Yo soy de todos. Pero no todos quieren pertenecerme.

Hija querida de Mi Corazón, no te preocupes por aquellos que no comprenden el Mensaje.

F. Mamá María, ayudame a contestar las cartas.

M. Está bien, hija, en todo lo que me pidas te ayudaré.

No tengas miedo, hija, acá está tu Madre. Yo te cuido.

F. Le dije a la Virgen que por favor le tocara el corazón a una persona que no me caía muy simpática. Ella me

dijo:

M. Tenés que ser muy humilde.

M. Como cae la lluvia del cielo, así son Mis bendiciones para ustedes, hijos queridos.

 

21-12-96

J. ¡Alégrate, hija, la Reina de la Paz va a morar entre ustedes!

F. Le pedí ayuda a los ángeles custodios porque soy débil y quiero cumplir bien mi misión. Entonces

escuché:

"Estás en el Corazón de la Reina; aunque debes sufrir los ataques del demonio, nadie te sacará de allí".

M. ¡Oh, hijita!, cuánto quisiera tenerte ya Conmigo en el cielo, pero debes ayudarme a regresar a tus

hermanos.

 

22-12-96

J. Hija, nunca encontrarás felicidad fuera de Mí.

 

24-12-96

M. Hija, si ustedes oran la Paz vendrá, si no oran la paz se alejará cada vez más de sus corazones y pueden

caer sutilmente en las garras del demonio.

Estaba mirando una imagen de Jesús, Él me dijo:

J. ¿Por qué me miras con desconfianza?, la tormenta ya pasó.

¿Quieres pedirme algo?

 

29-12-96

J. La Obra de las Pequeñísimas es mía, y tú debes ayudarme a continuarla. Yo te recompensaré.

Mi Madre te cuida.

J. Hija querida, ten cuidado de no desarmonizar nuestra relación íntima.

¿Por qué te perturbas por pequeñeces?

F. Soy pequeñísima. El bebé se distrae fácilmente y Vos dijiste que somos como bebés.

J. Sos como un bebé, pero tu condición no quita que deba enseñarte lo que me agrada. Es que te quiero

toda para Mí.

¿Crees que podría abandonar la Obra de las Pequeñísimas? ¡Si éstas son Mis preferidas! Las más débiles y

necesitadas de Mi asistencia y de Mi Amor.

No temas, preciosa, serás grande en el cielo.

Querida mía, si supieras cuánto te amo... No tengas miedo de pedirme lo que sea. Aumentas tu confianza en

Mí cuando expresas los deseos más profundos de tu corazón.

Confía en Mí plenamente.

F. Dame esa confianza.

J. Tú tendrás la certeza de Mi Amor por la Obra, cuando veas volver a muchos de tus hermanos alejados.

No temas, no desconfíes. Vive cada día en Mi Sagrado Corazón y verás Mis maravillas.

F. Jesús, Vos hacés la Obra, hacés todo.

J. Volverás a Mí con más confianza, luego de esta aridez de tu corazón. Cuando crees que te he dejado es

cuando estoy arreglando otros asuntos de tu corazón.

Estoy sanando tus heridas, para que puedas continuar mejor.

Las Pequeñísimas son mías. Ellas salvarán la tierra. Yo las puse para que perfumen donde hay fango. Para

que al contemplar Mi Obra creadora sepan tener un espacio donde morar.

Ustedes son Mi alegría y Yo las coronaré.

 

30-12-96

J. Hija querida de Mi Corazón, te quiero mucho y no quiero que sufras. Por eso pídeme las gracias

necesarias para tu realización. ¿Qué quieres?

F. Quiero que arregles mi situación laboral, personal. No quiero vivir como un parásito.

J. No vives como un parásito. Eres Mi reina y Yo te atiendo, tus deseos quiero conocer.

F. Quiero ocupar mi tiempo en algo productivo, además de escribir.

J. Tus cosas me interesan, hija. ¿Estás más serenita?

No temas, hija de Mi Corazón, estoy contigo.

 

31-12-96

F. Jesús, ¿qué será lo que nos espera para el `97?

J. Más Amor de Mi Corazón.

Índice del Libro

Mensajes de 1994

Mensajes de 1995

Mensajes de 1996

Mensajes de 1997

Mensajes de 1998

Mensajes de 1999

Mensajes de 2000

Mensajes de 2001

Mensajes de 2002

Mas información en

dejate-amar.com

¿ Quieres leer más mensajes dados por el Cielo a otros siervos del Señor ?

 

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )

De conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el equipo de Dirección de la web DiosJesusTeHabla.com no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia. Las palabras tales como apariciones, milagros, y similares tienen en este sitio un valor de testimonio humano y son publicados porque entendemos que pueden ser favorables para la vida espiritual de quienes nos visitan.