Una experiencia concreta

de crecimiento espiritual

Revelación privada a Fabiana Corraro de Meana

Mensajes Año 1995

Una Experiencia Concreta de Crecimiento Espiritual

Fabiana Corraro de Meana

Por Favor ayuda a difundir la Obra de la Madre compartiendo este Libro en internet con amigos y familiares.

Las iniciales así corresponden:
    P: Dios Padre
    J: Jesús
    M: María
    F: Fabiana

 

03-01-95

F. Escribir sobre mi Madre cada vez me resulta más difícil. Ella es tan Hermosa que las palabras quedan

pocas.

En estos tiempos estoy sufriendo mucho en cuerpo y alma el desastre que vive el mundo actual a causa del

pecado. Esta mañana me desperté muy angustiada, además estoy muy cansada físicamente, y no sé por qué,

no encuentro causa natural aparente. Entonces mi Madre (con expresión de dolor) me dijo: "Hija querida, Yo

sufro con ustedes, víctimas inocentes, el martirio de este siglo cruel y sangriento. Vuestro dolor es el mío. Pero

vuestra Madre no dejará así las cosas, pronto actuaré y de la manera más prodigiosa. Estad alegres y

esperanzados. El triunfo de Mi corazón Inmaculado será el vuestro...".

 

04-01-95

M. A ti hija querida te digo hoy: más ayuno, más sacrificio, más oración. Más desapego a las cosas de este

mundo. Todo esto es semilla de santidad. Entrégate más a Mí por Mi Obra. Tendrás señales seguras de Mi

presencia. Yo quiero ser la razón de tu existencia, así irradiarás Mi resplandor en este mundo tan contaminado.

Nunca te arrepentirás de haberme entregado tu vida, hija tan querida.

Cuando iba por la calle:

M. Medita en estos tiempos el evangelio de san Lucas, especialmente el Misterio de la Encarnación de Mi

Hijo.

 

05-01-95

M. Así como formé a Mi Hijo, así te estoy formando, hijita, para que puedas cumplir la Santa Voluntad del

Padre Celestial. Es cierto que has sufrido mucho; ¡es que hacerte de nuevo me ha costado mucho!, por la

herida que está en tu naturaleza a causa del pecado que hay en el hombre. Y es verdad que hay víctimas

inocentes, Mis niños, pobrecitos azotados por la tempestad y el rugido de la bestia.

Vuestra gloria será grande en el Cielo y aquí en la tierra triunfaréis cuando Mi talón aplaste la cabeza del

enemigo.

¡Cuánto comprendo vuestro dolor, hijitos de la Luz!

Trabajad para que la cosecha sea abundante, porque todo está casi listo.

¡Ay de aquellos que no acojan Mi llamado y Mi Mensaje!

Habéis sufrido los azotes de la bestia pero gozaréis de las más dulces caricias de vuestro Padre Celestial,

cuando todo sea purificado, pues Él no olvida a Su pueblo. La gran liberación está cerca. Jesús escucha y

atiende los ruegos de Su Madre; Confiad en Mí, en Mi Inmaculado Corazón. Tanta sangre derramada no será

en vano. Glorificad a Dios por el gozo que os espera.

 

06-01-95

M. Hijita querida, toma en este día las flores que te regalo: bondad, amabilidad, dulzura, amor, comprensión,

sinceridad, caridad; son las rosas que adornan Mi Corazón.

 

07-01-95

M. Quiero mostrarte la "Gloria de Dios".

F. Luego de unos segundos, percibí la presencia de la corte celestial alrededor mío, entonces el Padre me

dijo: "Pide hija lo que quieras", con una dulzura muy grande que expresaba Sus ganas de complacerme, pero

yo solo quería gozar de Su presencia y no me salió pedirle algo. Del corazón me salió un canto de alabanza. Le

dije que sólo me permitiera alabarle con todos los ángeles y santos del cielo.

M. Hoy como nunca quiero llamarlos a una conversión, al cambio total, a la entrega total de sus vidas a Dios.

No regateen; con Él no se marcha a medias.

 

13-01-95

M. Hola, hija. Hoy nuevamente he venido a orar contigo y a darte Mi Amor. Eres muy rebelde, pero Mi Amor y

Mi cita no pueden fallar. Yo soy tu Madre y por lo tanto vengo todos los días a esta casa para vivir con ustedes.

F. Por qué entonces no hacés desaparecer mi rebeldía, sabés que muchas veces he tratado de mejorar y no

puedo.

M. Bueno, voy a ayudarte. Te daré más amor para que seas más dócil.

Hijita, deseo que haya paz en tu corazón, sólo paz. No me interesan los acontecimientos externos. Sólo paz,

lo que llevarás a tus hermanitos.

 

14-01-95

M. Este cuadernito donde escribes es como el de un niño que recién comienza a escribir. Hay en él

desprolijidad, un poco de desorden, pero mucho amor, el de Mi Corazón que te enseña día a día tus deberes

aunque no quieras realizarlos.

F. Mami, ¿cuál es mi misión en esta tierra?

M. Honrar Mi Corazón de Madre, amándome mucho y dejando que Yo te ame.

F. ¿Cómo hago para amarte desinteresadamente?, porque siempre te estoy pidiendo algo.

M. Los niños sólo piden, porque no se bastan por sí solos. Yo te doy lo que me parece es para tu bien. Estás

tan segura de Mi Amor que pides y pides muchas cosas; sin embargo, como buena Madre, sólo te doy lo que

creo conveniente. Estás tan segura de Mi Amor que hasta te atreves a faltarme el respeto algunas veces.

F. Perdoname, Madre, es que necesito probarte de vez en cuando.

M. ¿Es que no estás segura de Mi Amor "siempre"?

Y cuando digo siempre es siempre, en todo momento.

 

17-01-95

M. Amada hija, desde todas partes del mundo estoy reuniendo a Mis hijos para el gran día del Señor. Espera

con alegría pues para ti ya no hay juicio y condenación. Cuando ese día llegue vuestra Madre ya habrá

triunfado aquí en la tierra en el corazón de Sus hijos. Entonces Mi Hijo sí encontrará FE cuando vuelva, pues Yo

me encargaré; no temas nada.

¡Cuántas pruebas han tenido que pasar! ¡Cuánto sufrimiento purificante! El calvario revivido en tantos hijos

míos débiles y desprotegidos por el mundo...

Él será vuestra recompensa. ¿Quién podrá contener tanto gozo? Hijita, lo que haces por Mí, lo haces por ti y

tus hermanos.

Más tarde:

M. Toda sabiduría viene de Dios. El hombre no es nada sin ella. Venid a Mi Corazón y la obtendréis.

Escuchadme, hijos queridos. Vuestra Madre os llama a una profunda y sincera conversión. No esperéis más

pues el tiempo se acaba.

 

18-01-95

F. Madre, ¿en qué debo mejorar?

M. En el cumplimiento de tus deberes y obligaciones. Para ello: "más serenidad".

Si eres fiel en lo poco serás fiel en lo mucho. Debes olvidarte un poco más de ti misma y estar más atenta a

los demás, a sus requerimientos. Durante el día no te faltan ocasiones de ejercitar la caridad, por pequeños que

sean estos actos.

Mientras rezo el Santo Rosario:

M. Hijita, deseo que Mi mensaje sea conocido por Mis hijos porque es para ellos. Gracias hijita por escuchar

y escribir.

Hay pueblos que están destruyéndose entre sí, no hagan ustedes lo mismo. Entre ustedes debe reinar la

paz, el amor y la ayuda mutua. Haz conocer Mi Mensaje a Mis hijos tan queridos por Mí. El Señor los guarde de

todo mal por el Amor que Jesús tiene a la humanidad.

F. Madre, ¿para qué más mensajes si por todos lados hay apariciones con mensajes, para qué uno más?

M. Porque Yo quiero que no se pierda ni UNO de Mis hijos.

 

20-01-95

M. Hija querida, no te preocupes por los acontecimientos que ocurren en el mundo hoy, preocúpate por

agradar Mi Corazón con tu alegría y tu abandono. Sabes que no te dejo, ni dejo que el enemigo te golpee.

Entonces mírame con el Niño en brazos, así te llevo. Sin alegría no se puede llegar a los corazones, por eso Yo

te dejo Mi Alegría.

 

24-01-95

La Madre me insistió para que me reúna con Ella en oración, entonces le dije:

F. ¿Qué querés?

M. Amarte y que dejes que Yo te ame. Yo deseo que todos Mis hijos vengan a Mí con confianza y sin temor.

Para ellos soy pura salvación, no hay otro deseo en Mi Corazón que éste: el de salvar a todos Mis hijos. Deseo

que Mi mensaje sea conocido porque para eso he venido también a esta tierra. Hijita, haz conocer Mi Mensaje,

pronto tendrás señales de Mi presencia.

F. ¿Deseas algo más, Madre?

M. Deseo que todos Mis hijos me amen, porque Yo los amo. También deseo que se consagren a Mi Corazón

Inmaculado para que pueda conducirlos. Hijita, no tengas miedo, ésta es una Obra mía y Yo dispongo todas las

cosas, por eso tú no debes preocuparte por nada. Sigue el camino de la simplicidad y del abandono. Siempre te

protegeré. Hijita querida, tan amada, no temas nada.

 

25-01-95

M. Hija querida, tú vives en Mi Corazón y allí no debes temer nada. Mi corazón debe ser conocido y exaltado,

porque late de amor por Sus hijos. Es el refugio seguro donde podéis esconderos. Éste es Mi tiempo, si no

acudís a Mí será demasiado tarde.

 

08-02-95

Ayer, mientras estaba mirando un partido de paddle, siento la presencia de la Señora y le digo:

F. ¿Qué querés?

M. Quiero que reces el Santo Rosario todos los días. Con él conseguirás todas las gracias que necesites. Al

mundo le esperan grandes castigos si no se convierte, si no vuelve a Dios. Por eso, hijita, reza mucho, con

mucho fervor y respeto. Reza mucho pero no temas. Abundantes gracias derramo en la oración.

¿Confías en Mí, crees que te fallaré?

Todavía no conoces lo que el Amor de una Madre puede hacer. Entonces, ¡adelante!, sin temer nada. Te he

acompañado en cada momento de sufrimiento, también te acompañaré en tus éxitos.

 

12-02-95

J. Con tu mano y tu birome puedes hacer mucho, basta que seas dócil a Mi Santo Espíritu.

Los pueblos de la tierra ya no me conocen, ¿quieres darme a conocer, perlita tan escondida?

¿Hace falta título, estudio, para proclamar al mundo que el Amor llama, y espera? El mensaje será el mismo

de siempre. Sin embargo hay mucha gente que espera oírlo sin saberlo.

F. Tengo todavía muchos apegos.

J. ¡Despierta, estás dormida! Mi misericordia ha borrado tu pasado. Para Mí ya no existe, por lo tanto no te

prestes a los juegos perturbadores del demonio. No mires atrás, te amo.

F. Ayer la Señora me dijo que estaba muy preocupada por la corrupción entre los políticos y por los inocentes

que sufren las injusticias de aquéllos. Para "X": "Qué hace con la responsabilidad que le di para con Mi pueblo".

 

16-02-95

J. Este círculo de amor que formamos con el Padre no debe tener ni entrada ni salida. Tú estás dentro

"siempre".

¿Por qué pretendes escapar algunas veces? ¿Adónde irás? ¿Confías en Mí?

Para estar Conmigo debes olvidarte de todo lo demás. ¿Crees que no conozco tus penas, tus problemas?

Todo se derrite a Mi contacto.

F. Jesús, ¿qué querés de mí?

J. Que te pierdas en Mí.

Dentro de Mí está el paraíso. Deja que Yo te renueve. Vacíate. Deja que Yo te inspire lo que debes hacer.

F. En el fondo de mi corazón no confío, me fue demasiado mal en la vida como para que confíe en Vos.

J. A pesar de que no confías en Mí, aquí estoy para salvarte, para eso vine al mundo. Aunque trates de

escapar, te alcanzaré. Mi amor por ti es loco y apasionado, ¿comprendes?.

M. Querida hija, van hacia un estallido social si no rezan el Santo Rosario y hacen ayuno. ¡Aviso de la Madre

que los quiere salvar! Confíen en Mí y hagan todo lo que Yo les diga. Hijitos queridos, vuelvan a la oración

constante y profunda. Crean, crean en lo que les digo. La Madre quiere salvarlos. El demonio ha corrompido

todos los ambientes pero a Mis consagrados no los derrotará. Antes lo derrotaré Yo a él. Oren para que el

desastre no los alcance. "Mi pueblo esta sufriendo injusticia y la corrupción de la clase política, pero Dios pronto

hará justicia", aviso de la Madre.

Luego: "Quiero mucho ayuno y sacrificio para la salvación de Mis hijos". Hija, comunica a Mis hijos lo que Yo

quiero de ellos. Al fin comprenderás que deben ser obedientes.

¿Hija, ves ese árbol que tanto te gusta?, ni ese árbol quedará en pie a menos que

oren, oren y oren. Vuestro remedio es sólo la oración incesante junto a vuestra Madre.

Hija querida, comunícaselo a tus hermanos. Te hago responsable del mensaje, es para

ellos.

Ahora debes comunicar lo que Yo quiero que hagan: deben rezar el Santo Rosario

pidiendo Misericordia al Padre Celestial para con Sus hijos. Armen una cadena de

manera que en todo momento se esté orando. Hagan lo que Yo les digo, hijitos. Aviso de

la Madre.

Hijita, no tengas miedo. Comienza Mi Obra. Deseo que lo que te dicté se publique tal

como fue escrito, excepto los nombres que pueden ser cambiados. Tú escribe Mis

palabras y no temas nada. Lleven sobre el pecho la medalla de Mi Inmaculado Corazón, en su honor, tal como

te la describí: una "M" grande, un corazón traspasado y las doce estrellas alrededor.

Será la señal que ustedes no deben ser tocados por el ángel.

No temas, quédate en oración, siempre elijo instrumentos débiles, porque la obra es mía.

 

22-02-95

San Miguel:

El pueblo de Dios será liberado de la esclavitud, como sucedió en Egipto cuando cruzaron el mar Rojo. Yo

estaba al frente como estoy ahora, con la Generala del ejército, Nuestra Señora, la siempre Virgen Inmaculada

María Santísima. Invocadme, seré socorro seguro hasta que llegue el día de vuestra liberación definitiva. Ahora

ha hablado con autoridad al pueblo de Dios sufriente y sangrante. Confiad en el Señor. Pronta está vuestra

liberación. He hablado y así será. El que pueda entender que entienda, y el que tenga oídos que oiga. Soy san

Miguel Arcángel, el destructor, el demoledor del enemigo. La copa está llena y ya llega Mi hora. Alabad al

Señor con cánticos porque de Él es la victoria. ¡Que se alegren los humildes y lo celebren porque vuestra

liberación está cerca!

Gloria al que reina y reinará por siempre. Alabado sea Jesucristo.

F. Jesús, quisiera borrar todo el pasado en mi vida y comenzar de cero. También con Vos, como si recién nos

hubiesen presentado.

J. ¿Comenzar de nuevo, te gusta la idea? Yo mismo he puesto ese deseo en tu corazón porque te amo y ya

no me acuerdo de lo que fuiste. No te aferres a nada, ni siquiera a esas lecturas que turban tu mente y no te

dejan dialogar con tu Amigo.

 

23-02-95

J. ¿Por qué no confías en Mi voz, acaso querría confundirte? Vamos, hijita, entrégate al diálogo de amor

Conmigo.

Si me entregaste tu vida, Yo debo disponer de ella, ¿no te parece? Todavía desconfías, pero Yo te premiaré.

Las glorias de este mundo no te convienen; me tienes a Mí, ¿qué más quieres? La obra avanzará de acuerdo a

tu generosidad y entrega. Porque Yo te elegí, ¿todavía dudas? Ningún discípulo es más que su maestro y tu

entrega debe ser total.

Comenzamos una nueva etapa, debes reflejarme aún más en bondad, paciencia. No esperes nada a cambio,

de los demás. Yo soy el que te recompensará. Hay muchos hijitos que necesitan amor. Vendrán a pedirte amor,

tal vez sin darse cuenta ellos mismos. Allí estaré Yo, dentro de ti, para amarlos. La escuela del amor es difícil,

pero Mi gracia no te faltará. Amar es tu misión, lo demás déjalo en Mis manos. Reúnete con tus hermanos en la

Fe y encontrarás alegría.

F. Jesús, perdoname por no confiar más en Vos.

J. No te preocupes: a más desprendimiento, más confianza.

Deja que me ocupe de tus cosas. Sé lo que necesitas. Debes superarte, hasta que ya nada te preocupe y te

perturbe.

Yo estoy aquí velando por ustedes; vamos, hijita de Mi Corazón Misericordioso, ¡alégrate!, vine para

quedarme contigo. Ya no estás sola, que se te grabe en la cabeza y en el corazón.

M. Hija, aquí está tu Madre, puedes percibir Mi presencia. ¿Que te preocupa? Cuéntame, la falta de trabajo,

tu relación con "X", tu salud física debilitada. Yo estoy ocupándome de todo y de mucho más. Así tendremos

tiempo para estar juntas.

F. ¿Para qué querés que estemos juntas?

M. Porque te amo y Mi mayor placer es estar con Mis hijos. Estos momentos que pasamos juntas alegran

mucho Mi Corazón. Tantos hijos me tienen olvidada. ¿Me amas?

F. Bueno, creo que sí. Hace poco tiempo que te conozco. No me pidas mucho. Decime cómo hago para

amarte más.

M. Para amarme debes dejar que Yo te ame. Ninguna persona en la tierra te amará más que Yo, tu Madre

Celestial.

F. ¿Me querés más que mi mamá?

M. Más, mucho más.

F. Señora, ¿qué querés de mí?

M. No me digas Señora, llámame "Mami", "Mamita".

F. Mami, te necesito.

M. Y Yo a ti para que todos Mis hijitos conozcan el Amor de Mi Corazón Inmaculado.

El Reino ya está dentro de ustedes. Yo estoy dentro de ustedes, pero muchos todavía no lo descubren. Mis

hijos de la Luz deben trabajar para llevar la luz donde hay ceguera. El Amor los conduce y la Madre coronará la

obra salvadora. Si bien es cierto que Mi Corazón sangra bastante actualmente, también es cierto que esta

sangre riega la tierra y hace crecer semillas de santidad en Mis hijos predilectos. El amor de una madre es

incomparable, el amor de LA MADRE es infinito. Todos deben conocerlo porque no hay otro igual. Hija, deja que

Yo te vista, te alimente, te bese, te cuide, eres tan pequeña...

Deja que te cuide como lo hacía con Mi Niño en Nazaret. Era tan lindo y Yo era tan feliz ocupándome de Él...

¿No haría lo mismo con cada hijo mío? Déjate conducir por Mí. Estos diálogos darán mucho fruto de Santidad

en tus hermanos. Ámalos como me amas a Mí, y la obra será grande. ¡Cuánto has sufrido y cuánta alegría

recibirás! No hables de nuestra intimidad, sólo ama a tus hermanos. El amor mueve montañas y hace milagros.

F. Madre, no entiendo nada de lo que me está pasando, siento que soy otra persona.

 

24-02-95

J. Mientras estás atada, no puedes guiar a tus hermanos. Yo desataré las ligaduras de tu corazón y aliviaré tu

carga para que puedas servirme mejor. Ten confianza, tu fe te ha salvado. Pide mucho, derramaré abundantes

gracias sobre tu corazón.

Hijita, eres muy pequeña y débil y debo cuidarte y cultivarte; pataleas muchas veces sin darte cuenta que

estoy siempre a tu lado, en ti. Pero no temas, cuando Yo llegue a ser el centro de tu vida ya no tendrás esas

luchas tan dolorosas en tu pobre alma. Estoy aquí, ábreme tu corazón, quiero entrar en él.

Déjame resolver aquello que no puedes. Y si sientes que nada puedes resolver, ¡alégrate!, pues tu

impotencia reconocida merece toda Mi atención y todos Mis cuidados. Entonces Yo tomo tu cruz y la llevo sobre

Mi hombro. Y todavía me quedan Mis brazos para cargarte con Amor. Hijita: tengo que anonadarte tanto...

F. Jesús, ¿por qué me tratás así?

J. Es el camino que elegí para ti. ¿Quieres el paraíso?, síguelo. Mi Madre va al frente. Hijita, debes escuchar

solamente Mi voz, no hagas caso a las voces del mundo.

F. Me siento mal físicamente, así no puedo andar bien

J. Debes desprenderte aún de muchas cosas que son gustosas pero que te alejan de Mí y quitan la paz de tu

corazón. Eres la pregonera de Mi Amor y por eso estoy educándote.

F. Jesús, necesito trabajo.

J. Ese es Mi problema. No hace falta que me recuerdes tanto lo que Yo sé que necesitas. Pero si te hace

bien decírmelo, puedes desahogar tu corazón Conmigo siempre. No te preocupes.

F. Jesús, tendría que decirles que ya no voy a trabajar allí. Ese trabajo me quita la paz.

J. Cualquier cosa que hagas por Mi Obra salvadora será bien recompensada.

F. Jesús, me cuesta tanto ocuparme de las cosas terrenales: pagar los impuestos, trabajar, comer, limpiar la

casa, etc.

J. Te daré la fuerza necesaria para que realices lo que "debes" hacer. Lo demás quedará fuera.

Hija, tus necesidades materiales las conozco, y créeme que voy a proveer, para que puedas servirme mejor y

con tranquilidad.

F. Ahora no tengo un centavo.

J. Te estoy purificando para que cuando recibas, no te pierdas.

Tú te has decidido servirme, entonces es Mi deber ocuparme de tus problemas. No temas, el dinero no va a

marearte. Yo protejo lo que es mío. Tú eres mía.

Las cosas que te suceden, hijita, en tu vida cotidiana, tienen un gran significado. Tus hermanos deben

conocer tu testimonio y alabar Mi gran Misericordia para con la pobre naturaleza humana. De otra manera,

¿Qué sentido hubiese tenido Mi Gran Sacrificio?

En cada acontecimiento de tu vida, por pequeño que parezca, allí estoy Yo salvando, sanando heridas,

amando. Estoy vivo y comprendo tan bien vuestra naturaleza... la que Yo asumí con infinito amor.

¿Ves, hijita, qué puedes sacar de Mí sino Amor y sólo Amor?

El amor no se acaba. Yo soy el Amor. Descúbreme y tus hermanos me descubrirán.

Los de afuera ya no pueden dañarte. Sólo queda derrotar a los enemigos que tienes dentro tuyo. No tengas

miedo. En verdad te digo: muchos hermanos están esperando el mensaje de Amor.

No te compares con otros servidores míos, actúo con cada cual como me parece.

Sólo deja que Yo viva en ti y obre a través de ti. No tienes mérito. Sólo dijiste "sí" a Mi llamado, y es suficiente

para la época en que la humanidad vive. Todos los ambientes están corrompidos, por lo tanto hay que llegar a

todos ellos. No se debe rechazar a nadie, es tiempo de misericordia. La justicia vendrá después.

J. No subestimes Mi poder sobre las cosas y los acontecimientos. Debes tener esperanza aunque las nubes

cubran el sol.

A Mis ojos "crecimiento" no significa hacer cosas cada vez más grandes, como si el hombre quisiera

desafiarme, sino al contrario, "anonadarse" hasta perderse para que la nada refleje al Todo.

Hija, tú que has recibido gracias especiales de Mi Corazón Misericordioso, debes hacerte la última, debes

perderte y no pretender gloria en este mundo. Recibe con agradecimiento el amor de tus hermanos, porque

ellos me aman al amarte a ti.

Ese hermano tuyo al que tú echas de menos, necesita Mi Amor, el que Yo deposito en ti hasta que él me

encuentre cara a cara. ¿Quieres regar su semilla para que Yo recoja los frutos? Dime sí, hijita, Yo mismo seré tu

recompensa.

 

25-02-95

F. Jesús, estoy desesperada, tengo tantos miedos.

J. ¿Miedo a qué?

F. Miedo a que me vaya mal en la vida.

J. No permitas que el demonio te perturbe. Debes hacerte fuerte.

F. ¿Para qué dejás que el demonio me moleste?

J. Para que comprendas la diferencia entre el "cielo" y el infierno, entre lo que significa vivir en Mí y fuera de

Mí.

F. O sea que yo vendría a ser Tu conejillo de Indias; querés hacer experimentos conmigo.

J. Para tu corta vida eres ya bastante sensible a lo sobrenatural. Tu naturaleza humana sufre, es tu única

cárcel, la que tendrás que soportar hasta el abrazo final. Ofrécete a Mí por amor y por amor a tus hermanos.

No quieres comer, no quieres trabajar, no quieres hacer tantas cosas que antes hacías...

F. Es que no le encuentro sentido a todo eso.

Creo que la culpa es tuya porque Vos hiciste que me desprendiera de todo aquello y que ya no tuviera planes

personales.

J. Hijita, mortifica tus sentidos, así me encontrarás más fácilmente. El demonio ataca tu naturaleza humana

porque ya no puede llegar a tu alma ni a tu mente. Por eso debes estar atenta para no hacerle el juego. Recurre

a Mi Madre, sabes cuál es la oración que le gusta.

F. Jesús, quiero servirte.

J. Antes de servirme debes "amarme" y amar al hombre, que es el motivo de Mi venida a este mundo. Debes

amar a cada hombre como si todo el cielo estuviera dentro de él, no mirar sus defectos sino sólo amar.

F. Jesús, no puedo dar lo que no tengo. Creo que ni yo misma me quiero.

J. No pienses en ti misma, piensa que Yo vivo en ti, tú ya no existes sino en Mí. Por eso el demonio ataca

aquella área que todavía no has entregado completamente. Pero no temas, eres mía y estás creciendo.

Recuerda, hijita: los dolores del parto son insoportables, pero cuando llega aquello que se espera tanto se

olvida el sufrimiento.

Nacer a la vida del Espíritu duele también, pero la alegría recibida no se compara con nada de este mundo.

M. Hijita, olvida todo, olvida el pasado y escucha atentamente Mis palabras, ustedes están inscritos en el

libro de la Vida. Sus nombres están sellados en Mi Corazón, la muerte no los alcanzará. Ahora Mi preocupación

son Mis pobres hijos descarriados, a los que todavía debo salvar. Quiero que me ayudes y renuncies a todo

proyecto personal. Hijita, no tengas miedo de nada.

 

28-02-95

J. Quiero revivir Mi pasión en Mis hijos elegidos para salvar a los otros, ¿pero quién se ofrece totalmente a

Mí, para ayudarme como ofrenda? ¡Salvar almas del pecado y de la muerte!, esto es lo que quiero y debería ser

también vuestro interés.

 

02-03-95

M. Hija querida, en ustedes ya está triunfando Mi Inmaculado Corazón. ¡Pero tengo todavía tantos hijos que

rescatar! Por eso os llamo a la Divina Caridad, para ayudarme a salvar a Mis hijos descarriados.

Ofrecedme todos vuestros trabajos, sufrimientos, oraciones, también vuestro silencio. Confío en ustedes,

hijitos elegidos. Mirad Mi Corazón dolorido y sangrante.

Rezad por vuestros gobernantes, por todos aquellos que son responsables del pueblo y de su conducción.

Consagradme todos los días vuestra ciudad y vuestra patria para que pueda salvarla. Confiad que Mi Corazón

es fuente de gracias inagotable. Orad Conmigo al Padre Celestial porque Yo vengo a orar con vosotros.

J. Todavía no me dijiste que querés.

F. Quiero Espíritu Santo.

J. No importa que no me ames demasiado. Basta la voluntad de querer amar. Todo es regalo de Mi Corazón.

Para Monseñor:

M. Hijo querido tan amado, conozco tu cansancio. Descansa sobre Mi Corazón. Tu Madre te lleva en Sus

brazos.

J. Hijita, di al pueblo: "Ya no hay tiempo, ya no hay tiempo. Todo se precipitará rápidamente. El tiempo de la

misericordia se acaba; aprovechad lo que queda. Es momento de gracia, y después...".

Llamo y vocifero Mi Amor a todo el mundo. Todavía puedo salvaros. Confiad y volved a Mí de todo corazón

porque os amo. Publica Mi mensaje de Amor. Estoy a la puerta listo para entrar. ¿Queréis abrir vuestro

corazón? Tengo tanto amor para dar...

Mis pequeños, Mis pequeños... ellos son Mi alegría. Para ellos soy Todo. Para los orgullosos no existo.

Hijita, sé fiel a Mis palabras y alcanzarás la salvación.

Haz conocer Mi mensaje de Amor. ¿Es que ya no quieres escucharme? ¿Cómo tengo que llamaros?; eres

pequeña y esto confundirá a los fuertes. Empieza a trabajar, Mi Espíritu te acompaña.

Quiero que Mis hijos confíen ciegamente en Mi Amor y Misericordia. Reza para que vuelvan a Mí.

F. ¿Qué hago con el diario?

J. Que se conozca tal cual fue escrito, para que el mundo conozca lo que Mi Misericordia ha hecho por ti.

Ya no hay tiempo y quiero encontrarlos trabajando.

¡Trabajen para Mí y para Mi Reino! Queda mucho por hacer y todo está listo para la cosecha. Amenaza un

gran castigo para la humanidad. Pero no perdáis la alegría, hijitos, porque vuestros nombres ya están escritos

en el cielo.

 

04-03-95

M. Hijita: quiero dejar tu alma blanca como la nieve y radiante como el sol, para que puedas entrar al Reino.

F. Madre, todavía no quiero morir.

M. Pero, hijita, para qué quedarte en este mundo, donde todo está contaminado. Ya no hay lugar para ti.

F. La Madre me abraza y me dice: "No te preocupes, hijita, no te preocupes".

 

07-03-95

J. Quiero hacer contigo una obra de amor maravillosa.

Te duele haber dejado tu trabajo en el colegio. ¿Fue por Mí, no es cierto? Y ahora estás Conmigo, ¿notás la

gran diferencia? Yo soy tu felicidad, y te aseguro no la hallarás en otra parte.

En este tiempo de Cuaresma quiero acercarte aún más a Mi Sagrado Corazón. Claro que te costó dejar atrás

muchas cosas. Es que Yo necesito almas amantes.

Hijita, tengo atenciones especiales para contigo, son a la medida de tu debilidad.

Si tú me amas, estos momentos se transformarán en amor hacia los demás. Es necesario que cada día te

encuentres Conmigo para que te alimente y te dé nueva vida.

 

09-03-95

J. Hija querida, no te turbes con los comentarios acerca del castigo. Vive en Mi Alegría. Para ti no habrá

castigo. Tus días en este mundo ya están determinados, y la cantidad no importa. Vive feliz en Mi Sagrado

Corazón. Vendré a buscarte y tu amor hacia Mí borrará todos tus pecados. Eres muy débil, por lo tanto debo

responsabilizarme especialmente de ti. No temas nada. Yo deseo más que tú ardientemente abrazarme a ti para

siempre, Mi florcita, pero todavía debes ayudarme a regresar a tus hermanos.

Traerás contigo muchas almas al Paraíso, por tu alegría, entrega, sacrificio de ti misma. Si eres toda para Mí,

Yo seré todo para ti.

Dedícame estos momentos y verás Mi Misericordia. Te amo hijita y tú debes amarme cada día más.

 

11-03-95

J. Soy tu Amigo, tu novio, tu hermano, tu padre. Soy lo que tú deseas, hija. Sólo te pido que me ames. Si tú

me amas, muchos otros me amarán porque el Amor irradia Amor. Soy todo tuyo y no pienses en los problemas;

siempre los habrá. Confía en Mi Amor, Yo puedo hacerte feliz.

 

12-03-95

J. Hijita nacida de Mi Corazón Misericordioso, no hallarás felicidad fuera de Mí, porque Yo te elegí. Así,

imperfecta y rebelde. Deja que Yo te dé lo que necesitas, pues sé muy bien lo que te conviene.

 

13-03-95

J. Comienza a vivir el Paraíso que te espera. Despégate de todo y no dudes de Mi intervención en tu vida a

cada instante.

F. Jesús, algunas veces quiero compartir con mi amiga "X" todo lo que me pasa. ¿Puedo?

J. Eres libre, Yo te protejo.

 

15-03-95

Cuando estoy desayunando:

J. Preferís esto a estar Conmigo. Nada debe ser más importante que estar Conmigo, incluso cuando te

alimentas.

F. Pero...

J. No me digas nada, conozco todas tus preocupaciones. Pero dime, ¿no desaparecen con Mi contacto? La

crisis económica es mundial. Pero Yo protejo a los que me sirven.

¡Alégrate, hijita de Mi Sagrado Corazón, serás grande como una estrella del firmamento!

El desprendimiento que has hecho ha sido doloroso, pero cuántas almas te lo agradecerán.

No esperes alegría perfecta en este mundo, sólo espera lo que Mi Corazón te regala.

Hija mía, convence a tus hermanos del amor que les tengo. Ellos deben amarme y conocerme porque Yo los

amo.

F. ¿Qué hago?

J. No guardes este mensaje de Amor que te doy.

No te turbes, aquí estoy. Me das tu tiempo, y me das todo lo que tienes, entonces lo transformo todo en oro

puro.

Todo lo que tienes es Mío, entonces, ¿de qué te preocupas? Yo soy el dueño de los bienes.

Quédate Conmigo en un silencio de amor.

¿Por qué Mis hijos no recurren a Mí cuándo están necesitados?

F. ¿Para qué? Cuántas veces recurrí a Vos pidiéndote el dinero que necesitábamos para pagar las cuentas

(ni siquiera para darme un gusto) que cada vez las tenemos más atrasadas, y te hacés el sordo. Entonces para

qué vamos a recurrir a Vos.

J. Por medio de tu sufrimiento Yo hice brotar esta OBRA DE AMOR que tienes en tus manos. Te ha costado

"sangre", es verdad. Sangre que muchos de tus hermanos están derramando diariamente. ¡Cuántos esperan

este mensaje!, más de lo que tú crees.

¿Querías servirme?, acepta el caminito que te impongo, no es superior a ti aunque algunas veces parezca "la

vía dolorosa".

Mi hijita chiquitita... estás cansada. Debo imponerte disciplina. Mi obra está primero que todo.

No te mires, mírame. Estoy contigo, en ti. Espera todo de Mí.

 

16-03-95

Estoy acompañando a Jesús porque me pidió. Es jueves y se acerca la traición. Quiere que le acompañe,

como ya lo hice antes.

 

17-03-95

J. Hijita, ¿me amas, tú?

F. Sí, Jesús, te amo.

J. Hijita, ¿me amas?

F. Sí, Jesús, te amo.

J. Perdona a todos tus enemigos.

Hijita, ¿me amas más que a ti misma?

F. Sí, Jesús, te amo.

J. Entonces tendrás tu recompensa.

¿Eres feliz?

F. Bueno, ahora más o menos.

J. Ama a tus hermanos. Llévales Mi Alegría y serás feliz. De lo demás me ocupo Yo.

M. Gracias hija por regalarme estos momentos. Me haces muy feliz.

 

19-03-95

F. Madre, ¿por qué permitís que el demonio me tiente y me perturbe de esta manera?, ¿por qué debo sufrir

tanto sus insidias?

Realmente entiendo por qué el mundo está tan corrompido y ciego. El demonio ya no perdona a nadie. Y hay

tanta gente perdida y confundida...

M. Por eso te necesito, hija, para que me ayudes a salvar a Mis hijos. Si tú sufres comprenderás mejor a tus

hermanos. Recuerda que ningún discípulo es superior a su Maestro. Pero no te preocupes, hija, Yo cuido Mi

obra en ti. No tengas miedo.

 

20-03-95

M. Hija querida: que haya paz en tu corazón por el amor que Cristo nos tiene.

Hoy la Paz debe gobernar tu corazón. Te dejo la Paz de Mi Corazón Inmaculado.

Recibe todo como regalo de Dios. Comparte los bienes con tus hermanos. Me agrada verte esperar todo de

Mí, hijita. Es así como deseo vivas tu consagración a Mi Inmaculado Corazón. Siempre atenta a Mi llamado,

como el bebé en brazos de su Mami.

Estás llamada a dar testimonio de Mi Amor Maternal y Misericordioso. Espera siempre todo de Mí, no te

desilusionaré. Confía en Mí, así alegrarás Mi Corazón.

 

21-03-95

F. ¿Qué querés de mí hoy, Madre?

M. Deseo que tengas Paz en el Corazón y que recibas todo Mi Amor infinito de Madre. Como estos rayos del

sol que te envuelven con su calor, así quiero que sientas Mi Amor.

Mi Amor es sanador y liberador. ¿Qué no puede hacer el amor de una Madre? Todos Mis hijos me necesitan,

sin embargo la mayoría no me reconoce ni me ama.

Mi Amor de Madre es tan grande que salvaría al mundo entero y a todas las almas si lo recibieran en el

corazón humildemente como las criaturitas.

Hoy como siempre quiero amarte y solamente amarte. Que Mi Amor te baste para ser feliz. ¿Conoces otra

manera de ser feliz en este mundo?

F. No, Madre. Aunque te confieso que todavía no confío plenamente en Vos. Hay días que dudo.

M. De Mi Amor no dudes jamás.

 

22-03-95

Ángel. "Yo soy tu Ángel custodio, tu Ángel personal. Te cuido y siempre estoy a tu lado. Debes estar atenta a

Mis inspiraciones. Por el dinero no te preocupes. Confía en Jesús, en Su Amor".

M. Hijos queridos, vuelvan a orar más y más. Soy vuestra Madre. La que desde todos los puntos de la tierra

estoy llamando y congregando a Mis hijos. Una vez más quiero hacer un llamado a la conversión. Deben orar

más y volver a Dios de todo corazón. Conviértanse y cambien de vida porque Mi Triunfo ya comenzó.

No temas, hijita querida, porque Yo te acompaño, dondequiera que vayas. He bajado a la tierra para salvar a

Mis hijos, para acompañarlos y ser también consuelo en medio de tantas dificultades. Los quiero abrazar a

todos en este día, en este crucial momento que vive la humanidad.

F. ¿Que quieres de mí?

M. Que no dudes de Mi presencia. Debes saber que Yo te envío a llevar Mi maternal presencia en medio de

tus hermanos. De todo lo demás no te preocupes, tu Madre vela.

 

24-03-95

Cumpleaños del padre J.

M. Hija querida, que Mis hijos vuelvan a orar más para recuperar la paz del corazón. Necesito mucho estas

oraciones para salvar al mundo. Llamo a Mis hijos predilectos, los sacerdotes, para que se reúnan en cenáculo

de oración y honren Mi Inmaculado Corazón por el inmenso Amor que derramo sobre ellos. Muchos han dejado

de ser Luz pero Yo los llamo a reflejar más que nunca la Luz de Mi Inmaculado Corazón. No tengan miedo y

fíense totalmente de Mí.

En este día Mi Inmaculado Corazón desea la unidad de los sacerdotes en un solo corazón, el mío.

Deseo que se amen como verdaderos hermanos, hijos de un mismo Padre y de una misma Madre. Deseo

que sean Mi verdadera alegría, como lo fue y es Mi Primogénito Hijo Jesucristo. Los amo y los bendigo.

A ti, querida hijita, pequeño instrumento de Mi Inmaculado Corazón, te deseo toda la felicidad que Mi Infinito

Amor de Madre puede desear. Vive en la alegría y no te preocupes por nada, pronto tendrás señales de Mí.

Verás como tu Madre sabe ocuparse bien de tus asuntos.

 

26-03-95

F. Ahora que no me preocupo por mi vida (pero porque no querés, no porque yo quiera), ¿qué voy a hacer?

J. Servir a los demás en alegría y en amor. Lo que pocos quieren hacer: solamente amar en lo sencillo y

cotidiano, con todo el Amor y Dulzura de un Dios. Es un caminito difícil, contrario a lo que el mundo de hoy

propone. El progreso se acelera y el Amor queda aplastado. El hombre cree que va a aplastar al Amor. Al final

éste triunfará. El confort no llena los corazones y el hombre está sediento de Amor. ¿Comprendes ahora por

qué eres privilegiada?, aunque muchas veces me eches en cara tu estado. Cuántos hermanos tuyos desearían

estar en tu lugar. Seguramente ya habrían dado más fruto que tú. Pero me agradó elegirte por tu extrema

pequeñez. Sólo queda en ti tu pobre humanidad, que te abruma demasiado. Todo lo demás, lo que estorba, ya

lo he quitado. Ahora eres mía, por Mi Gracia, y debes estar muy agradecida.

F. Por qué debo estar agradecida, si aunque es cierto que recibo gracias especiales, también es cierto que

no siento demasiado placer haciendo esto. A esta altura de los hechos ando solamente porque Vos querés

nomás. Porque si fuera por mí, hace rato hubiera dejado de escribir estas palabras que me parecen todas sin

sentido.

J. Es la lucha, hijita, es la lucha.

Hijita, di al mundo que Yo amo a todos. Que deseo ardientemente darles Mi Amor como Dios y como

Hombre.

 

27-03-95

F. Padre Celestial, te doy gracias por la vida que me regalaste. Por salvarme, por rescatarme.

P. Eres parte de Mi familia. Dime, hijita, ¿qué quieres?, ¿qué te preocupa?

F. Lo de siempre, mi estado, mi falta de trabajo, de realización personal. Sabés que en todo lo que intenté

hasta ahora en nada me fue bien. Me gustaría que te ocuparas de mi realización personal. Quiero dar mucho

fruto, desarrollar mis talentos. Físicamente también me siento mal...

(El Padre me ha consolado con Su Santo Espíritu, con Su Amor).

 

29-03-95

J. Debes tener esperanza siempre. Esperanza en "Mi salvación" porque te amo. No debes buscar más allá

de Mí, tu Creador, tu Salvador. No me tengas miedo, acércate a Mí cada día con plena confianza. Esta labor

que te impongo está hecha a la medida de tu pequeñez. Entonces tu certeza soy Yo. ¿Comprendes cuánto te

amo, pequeña? Te diré Mi Amor todos los días de tu vida.

¿No son Mis palabras, palabras de Vida? Son tu savia y lo serán para muchos otros. Deja que Yo te ame y

comprende cuando te pido que te dejes amar por Mí. El mundo está muy convulsionado y nadie tiene tiempo

para Mí. El tiempo que pido solamente para derramar Mi Amor, el que queda siempre a un costado despreciado

por la mayoría.

Este mundo que ha salido de Mis manos, ya casi no se acuerda de su Creador y de que Él espera el amor de

Sus criaturas. Pero tú hija debes ir contra la corriente. El Amor que Yo te puedo dar no lo vas a encontrar en otra

parte. Sólo en Mí. Tu vida debe ser un acto de amor hacia Mí.

M. Hija, en esta noche quiero hacerte una invitación muy especial, quiero que me ayudes a salvar a todos

Mis hijos a través del Movimiento Laical Mariano. En este movimiento quiero encerrar a todos Mis hijos, sin

excepción de ninguno. Así lo quiero y deseo llegar a ellos a través de este pequeño instrumento, que eres tú y

tu cuadernito donde escribes los ecos de Mi Corazón Inmaculado, que no son sino ecos de Amor y Misericordia.

No tengas miedo pues Yo secundo toda obra de Dios. Estos son Mis tiempos. Estoy convocando a todos Mis

hijos cobijarse en Mi Inmaculado Corazón. Mientras quede tiempo seguiré trabajando sin descanso, pero te

necesito y necesito de todos aquellos hijos generosos que deseen ayudarme sinceramente en esta gran tarea.

Mi Corazón es de todos y para todos.

Hija querida, eres pequeña, por eso te he mirado con predilección, pero no dudes porque Yo te conduzco.

Cobijarse en Mi Corazón significa: aceptar con humildad, sencillez y mansedumbre todo lo que vuestra

Madre dispone para cada uno de ustedes según el plan purificador de Dios. Así, en medio de las dificultades de

la vida cotidiana, los iré transformando en copias similares a Mi Hijo Jesús. Sean obedientes y déjense formar

por Mí con confianza y serenidad aceptando todo como regalo de la Divina Providencia.

Quien se consagra a Mí ya no debe temer porque todo lo que suceda será para su crecimiento espiritual. Hoy

la Mamá quiere educar y corregir a Sus hijos, siempre en el Amor y en el dolor. Quien acepte Mi llamado será

salvo. No desechen Mi llamado. Es Mi Amor de Madre el que quiere salvarlos.

Hijos míos, recurran más a la oración, personal y comunitaria. Reúnanse a orar más y más.

Purifíquense de sus pecados y asistan a la Santa Misa en debidas condiciones. Mi Hijo está pronto para

perdonar si se arrepienten de veras. Les dejo la Paz de Mi Corazón.

 

30-03-95

M. Hoy, hija querida, quiero que veas dentro de Mi Corazón el dolor que hay por tantos hijos que me tienen

olvidada y despreciada, y otros tantos que ni me conocen. ¿Cómo podré salvarlos si ustedes sus hermanos no

me ayudan? Comprendan hijitos que los padecimientos de esta hora purificadora irán aumentando y cuántos de

Mis hijos en la desesperación tomarán el camino de la perdición eterna. Ustedes Mis consagrados deben llevar

la Luz donde hay tinieblas. No teman pues Mis Ángeles los protegerán. En este día les dejo Mi bendición

maternal y la Paz de Mi Corazón Inmaculado.

 

31-03-95

M. Hija querida de Mi Corazón Inmaculado, en este día quiero agradecerte todo lo que dejaste para servirme.

Aunque tu corazón no está muy alegre, ¡cuéntame, hija, dime la pena que hay en tu corazón!

F. Realmente estoy dolida porque tuve que renunciar a muchos proyectos personales, en lo intelectual, en lo

deportivo, en lo afectivo.

M. Te comprendo muy bien, hijita querida. Mi Amor no te faltará nunca. Muchas veces los designios

salvadores de Dios no coinciden con lo que el hombre se propone.

F. Madre, y todas las ilusiones de mi juventud, mis talentos, las capacidades que Dios me dio, ¿para qué?

M. La capacidad más importante que debes desarrollar es la capacidad de AMAR. Para eso estoy acá, para

enseñarte. Piensa que es más importante amar a los demás que amarte sólo a ti misma. Piensa que amando a

los demás puedes realizarte y ser feliz.

F. Madre, ayúdame a comprender dónde está la felicidad.

M. No te preocupes hija si parece que todo estuviera gris y oscuro. No te esfuerces por entender algo que a

su tiempo Yo misma te haré comprender. Quédate en Mi Corazón.

M. "Queridos hijos de Mi Comunidad, quiero llegar a través de estas simples palabras para decirles cuánto

los amo y los bendigo. En estos tiempos tan duros que vivís la Madre permanece junto a cada uno de ustedes,

socorriéndolos en sus necesidades. Nunca deben sentirse solos, porque Yo los cuido, los alimento, los mimo y

los ofrezco al Padre Celestial como signo de reparación frente a tanta ingratitud de tantos otros hijos míos.

Siéntanse pues consolados ya que Mi triunfo ha comenzado en ustedes, en sus corazones. Siéntanse amados

por esta Madre que no conoce reposo. Siéntanse protegidos y esperen con alegría la gloriosa llegada de Mi Hijo

a sus corazones. Les dejo la Paz de Mi Inmaculado Corazón porque los amo de verdad, como nunca serán

amados".

 

02-04-95

M. Queridos hijos, deseo que se amen más unos con otros, como verdaderos hermanos, que compartan sus

bienes con los más necesitados. En estos tiempos tan difíciles de purificación, llamo a una profunda y sincera

caridad. La Madre no los abandona.

Hija querida, quiero que hagas conocer Mi llamado para que Mi Hijo no sea ya tan ultrajado. Haz conocer Mis

palabras, son para todos.

F. Madre, ¿escribo algo más?

M. Sí, decile al padre J. que comience cuanto antes.

 

03-04-95

M. Hija querida, alégrate por lo que voy a obrar a través tuyo. Eres muy pequeña pero la obra será grande.

Hace tiempo que estoy esperando estos momentos para reunir a Mis hijos en Mi Corazón Inmaculado y

cobijarlos a todos bajo Mi purísimo Manto. No tengas miedo. Tendrás muchos hermanos a quienes guiar,

iluminarlos y sostener. No tengas miedo porque Yo obraré a través de ti.

F. Pero no me gusta la idea de que me conozcan.

M. Me conocerán a Mí a través de ti. Tú debes perderte en Mí. Y deberás enseñar todo lo que Mi Corazón

Inmaculado, Materno, puede hacer en la vida de Sus hijos.

¡Cuántos de tus hermanos están esperando el consuelo de la Madre! Hace falta tanto amor...

¿Y esas dudas que hay en tu corazón? Entrégamelas. Vive en Mi alegría; para ti ya no hay condenación porque

te he hecho mía.

Hija querida, vive en Mi Alegría y en Mi Paz porque te amo. No te preocupes por nada, ¡alégrate!

Hija querida, no trates de asegurar tu vida con proyectos inútiles. Cumple la voluntad de Dios cada día.

 

05-04-95

F. Madre, ¿qué querés para mí hoy?

M. Que te entregues con todo el corazón en la oración.

F. ¿Estás contenta conmigo, Madre?

M. Muy contenta, la alegría de la Madre consiste en "estar" con Sus hijos.

 

07-04-95

M. Querida hija, estoy muy contenta de lo que estás haciendo pero no te olvides que tienes una misión. No te

apures en agradar a los demás cuando sólo debes agradarme a Mí. Yo debo estar primero en tu vida porque

soy tu Madre y te he hecho mía. Yo te conduzco hacia la Santidad.

Pasa más tiempo dentro de Mi Corazón Inmaculado, donde está tu refugio. ¿Por qué tanto barullo, tanto apuro?

Esta no es la manera por la cual quiero sea vivida tu consagración. Falta Paz, entonces, Yo me impongo, y

muchas veces a través del dolor. Nunca olvides que Yo soy tu refugio y de allí no debes salir.

Ningún acontecimiento externo debe turbarte, ni siquiera la divulgación de estos mensajes. Todo llega a la hora

fijada.

Hija querida, debes reflejarme en todo. En alegría, serenidad, paciencia, entre otras virtudes. Deben verme en

ti, quédate en la Paz de Mi Corazón.

M. Hijos queridos, caminad en Mi Luz, en la Luz de Cristo Jesús, vuestro Maestro y Redentor. En estos tiempos

tan difíciles, tan probados por el sufrimiento, os digo hijos míos que vuestra liberación está cerca. Esta libertad

será la del corazón, libre del pecado y de toda esclavitud. Vuestra Madre intercede constantemente por

vosotros. Deseo que Mi mensaje de consuelo sea conocido.

Hijita querida tan amada por Mí, quédate Conmigo en Mi Corazón. Te reservo dulces alegrías. Soy tu Madre y te

amo infinitamente. Gracias por dedicarme este tiempo para escribir.

 

08-04-95

M. A través de tu debilidad, Yo manifestaré Mi fuerza. Quédate en Mi Corazón y allí estará tu fiesta. Yo quisiera

ocuparme de tus cosas pero muchas veces no me dejas.

F. Es que lo que antes me pedías no era tan difícil para mí como ahora.

M. Es que Yo te pido todo o nada. La criaturita espera todo de su Mamá. Te falta confianza en Mí y te

comprendo.

F. Para Vos es fácil decir "Quédate en Mi Corazón" cuando todo alrededor está negro y mal. Cuando todos

estamos sufriendo, cuando hay mucha gente que está sufriendo inocentemente, cuando los jóvenes no

tenemos esperanza de realización personal, cuando nada nos ofrece una esperanza. Pero si no me queda otra,

me abandono otra vez en Tu Corazón.

 

10-04-95

J. No te preocupes hija por los dones que me pides; te los concederé, ya que son necesarios a tu naturaleza

humana. Sólo te pido que me dediques estos días de penitencia como signo de reparación a tanto ultraje como

recibo y voy a recibir.

No tengas miedo de nada. Es que en estos momentos encuentro almas muy poco generosas, que se olviden de

sí mismas para estar Conmigo. Hijita, no digas nada, sólo acompáñame.

F. Pero, para qué querés que te acompañe, ¿acaso no estás glorioso en el Cielo?

J. Sí, pero derramo sangre a través de muchos hermanos que sufren inocentemente a causa de la injusticia y

del pecado en el mundo.

Confía en Mí, no serás defraudada.

 

11-04-95

F. Jesús, yo soy pecadora y reconozco mis debilidades. Pero, ¿no me merezco una vida un poco mejor?

J. Te estoy reconstruyendo y créeme que con lo mejor. Tu vida tan desordenada no se arregla de un día para

otro.

F. Pero si fuiste Vos el que me desordenó todo. Si antes estaba mejor que ahora. Yo no busqué la situación que

vivo actualmente. Si me sacaste hasta las ganas de vivir. Antes por lo menos tenía ganas de hacer cosas, pero

ahora...

Sabés que esta familia comenzó a venirse abajo mucho antes que mamá muriera. Bueno, de mis ancestros no

hablemos. Por qué aunque sea no me regalás un poco de alegría, de esperanza. Así no vamos andar bien.

Mirá, Jesús, yo no me creo la santa ni la mejor, sólo te pido paz y tranquilidad.

J. Déjate amar. Verás derrotados a tus enemigos y los que antes te humillaban caerán de rodillas.

Tú eres Mi elegida y si has sufrido muchas humillaciones es simplemente porque Yo también las he sufrido.

Conozco tu cruz, no es tan pesada como parece, no es tan pesada como la que Yo llevé.

Si confiaras más en Mí no te angustiarías tanto.

F. Jesús, algunas veces hasta dudo de Tu existencia.

J. Es porque todavía no está aferrada a Mí suficientemente. Estás ascendiendo en tu vida espiritual, con mucho

dolor. Hay muchos apegos todavía. Esta es Mi Obra, tú eres Mi Obra, entonces deja que te moldee a Mi

manera.

F. Jesús, cada vez me siento más poca cosa.

J. Mejor así, conviene a tu humanidad. La vanidad y la vanagloria no convienen a tu naturaleza, aunque algunas

veces afloren. Es cuando Yo permito para golpear tu yo egoísta, es cuando no queda otra medida por tomar.

Debo ser muy duro contigo en estos tiempos en que reina el pecado y la mentira. Más te vale que sigas

prendida a Mí porque vienen tiempos en que ya no se podrá diferenciar el que está Conmigo del que no lo está.

 

12-04-95

Estaba en oración con los ojos cerrados, cuando se me presenta Jesús con un balde lleno de sangre y un pincel

grande. Fue cuando comenzó a darme pinceladas con esa sangre. Entonces le pregunté: "¿Qué significa

esto?". Él me contestó: "Es la sangre de los mártires, de los pobres inocentes que mueren a causa del pecado

que hay en el mundo".

Quedé horrorizada con aquella imagen.

 

13-04-95

F. Acá estoy Jesús con un poco de dolor de cabeza y aburrida. No tengo ganas de mirar TV.

J. Gracias pequeña por venir a Mi encuentro. Eres tan pequeña... (me habla con ternura).

F. Jesús, leo lo que antes escribí y parece que no se tratara de mí. Cuánta rebeldía.

J. Rebeldía que la he hecho mía en la cruz y que la he borrado con Mi sangre. Pero no te preocupes, hijita mía,

ya ni me acuerdo de eso. Tampoco tú debes mirar tu pasado, ya no existe.

F. ¿Y entonces, Jesús?

J. Ven a recibir todo Mi Amor, es lo único que te falta para hacer feliz. ¿Quieres recibirlo? Estos diálogos de

Amor encienden Mi Corazón en una sola llama Viva.

14-04-95

J. No temas, pequeña, estoy acá, ¿qué deseas para que te lo conceda?

F. Quiero Tu querer.

J. Mi querer es que seas feliz.

F. ¿Pero cómo hago para ser feliz? Así estoy físicamente mal, sin trabajo, aparentemente sin nada.

J. Espera todo de Mí, Mi Resurrección está pronta. ¿Quieres resucitar Conmigo?... Tienes poca fe.

F. Es que no es fácil soltarse del todo y confiar plenamente en Vos. Todavía no puedo llegar al abandono total,

por eso sufro.

J. Hija, te tengo más atrapada de lo que tú crees y puedes percibir. Sufres por tu humanidad tan débil.

F. Jesús, no entiendo cómo todavía puedo estar preocupada porque no tengo trabajo, etc., después de todo lo

que me regalás, después de todo lo que hiciste por mí.

J. En la prueba se demuestra la fidelidad. Pero ¡vamos, hijita, acá estoy; disfrutemos de nuestro encuentro!

(Ayer me encerré en mi habitación, me puse en oración y Jesús me dice: "Cierra los ojos". Entonces cierro los

ojos y veo que Jesús me coloca una corona [de reina] y un hermoso anillo en el dedo, me arregla el cabello.

Estaba vestida de blanco, comenzamos a bailar).

El otro día, andando por la calle, mi Madre me dijo: "Deseo que el día 16 de cada mes sea un día de

reparación, en honor a Mi Inmaculado Corazón".

 

15-04-95

F. Pienso que cada día debería ser una Pascua de Resurrección. Cada día debería renacer a la vida. Cada día

debería ser una fiesta.

¡Cristo resucitó, Cristo resucitó!

J. Estoy vivo, ahora déjate amar. ¿Conoces Mi Corazón, sabes lo que puede hacer?

F. Demostrame.

J. De ahora en adelante sólo deja que Yo te ame. En las buenas y en las malas, ¿entendido?

F. Trato hecho.

 

16-04-95

Pascua de Resurrección.

J. La confianza que tienes en Mí alegra Mi Corazón. No te defraudaré. Esperas todo de Mí como Yo espero todo

lo bueno que hay en ti. Esas reacciones que tienes no son los de una Reina. Haz todo lo que puedas para

agradarme, aún en las cosas más sencillas. Tus modales también deben reflejarme. ¿Imaginas cómo me

trataba Mi Madre?, con la mayor dulzura. Así quiero que trates a tus hermanos.

F. Jesús, estoy tan feliz cuando estoy exclusivamente con Vos, charlando como hermanos, como amigos, como

novios. Parece que estoy en el cielo... Gracias Jesús por amarme.

J. Yo soy tu Paz. Cuando vienes a Mí tu corazón queda vacío, soy todo tuyo.

F. Jesús, y ahora qué voy a hacer...

J. Me dejas que Yo te conduzca adonde debes ir. Yo conozco todo y sé todo. Conozco tu historia. Por eso confía

en Mí y quédate en paz.

F. Soy muy acelerada y por eso meto la pata muchas veces.

J. Te conozco muy bien y te amo así como eres. Te amo, hijita.

F. Referente a una costumbre que tengo y que lucho para vencerla, Jesús me dijo: "El daño que te haces a ti

misma es falta de caridad para con los demás, que te quieren y quieren verte bien".

De noche, mi alma está angustiada. Recurro a la oración para que Jesús me consuele.

J. Comienza a escribir, hija, Yo guío tu mano. No tengas miedo, Mi esposita. ¿Acaso no puedo elegir Yo lo que

me agrada, exclusivamente para Mí?

Te he esperado desde toda la eternidad en tu extrema pobreza y debilidad. Créeme, hijita. En estos tiempos es

difícil encontrar flores en medio de tanto fango.

Estoy convencido de que me amas. Pero tú no estás del todo convencida de lo que Yo te amo.

F. Es que yo no puedo poseerte, como Vos a mí. Vos sos Dios y yo una pobre persona llena de limitaciones.

Estoy a Tu merced.

 

17-04-95

M. Hija, hoy quiero marcarte con el sello de Mi Maternal protección. Yo he tomado tu vida entre Mis manos.

Nada debes temer, en estos tiempos en que triunfa el mal por todo el mundo. Aquí está la fuerte presencia de

Vuestra Madre Celestial. Donde Yo entro, entra la salvación.

 

18-04-95

J. No pretendas cambiar tu cruz cuando la que te impongo es aquella que significa "dejarte amar por Mí y

esperar todo de Mí". Sí, es una cruz muy pesada cuando no te haces como un niño. Es difícil para ti. Nadie está

acostumbrado a tanto Amor. Es difícil someterse a sus exigencias cuando el mundo actual sólo conoce el

egoísmo y el amor propio.

No pretendas hijita cambiar la cruz que te toca llevar; no intentes evitarla ni vayas contra ella porque ella te

alcanzará. Dejarte amar por Mí es reconocer tu debilidad extrema, y esto no es humillación sino humildad. Te

repito, déjate amar por Mí, como si estuvieras sola en el mundo Conmigo. Los demás no existen sino solamente

cuando Yo me valgo de ellos para tu santificación. No temas nada. Ya nada podrá separarnos. Ama a tus

hermanos como son y no esperes demasiado de ellos. Estoy a tu disposición hijita siempre que me necesites.

Ganar el cielo no es fácil, por eso vengo a enseñarte el Camino.

El alma y su Creador deben ser una sola y misma cosa. La humanidad y la Divinidad unidas en un solo corazón.

Escucha, hija, nunca serás amada como Yo te amo. ¿Puedes desconfiar entonces? Debo dar tantas muestras

de cariño a tu pobre humanidad...

F. Estaba orando y pidiendo a Jesús por todos los hombres y por toda la humanidad.

Él me dijo:

"Hijita, no basta tu oración para tanto pecado como hay en el mundo. Sin embargo tu pequeñez conmueve Mis

entrañas. ¿Qué no haría Yo por ti, hijita? Puedes quedarte tranquila, siempre escucho la oración de los

humildes y pequeños".

Durante la adoración al Santísimo Sacramento:

J. Hoy hijita deposito en ti un TESORO, que es un vaso espiritual para la salvación de la humanidad.

Hijita, nunca escribirás lo suficiente para Mí, porque Mi amor supera todo entendimiento. Escribe para Mí,

escribe. Yo bendigo tu mano, todo tu ser. Bendigo tu familia y todo lo que tú toques. No temas, hijita, porque de

lo pequeño Dios hace obras grandes.

 

21-04-95

J. ¿Por qué Mis hijos no recurren a Mí cuando están necesitados? ¿Acaso no soy Yo el dueño del universo

entero? Aquí los espero siempre en Mi Santa Morada, donde quedé escondido, donde LA GRANDEZA está al

alcance de todos.

Hijita, te espero todos los días en este TABERNÁCULO DE AMOR, para darte todo Mi Amor. También tus

hermanos deben venir porque nunca saldrán con las manos

vacías. Aquí Yo les hablo al corazón, los alimento

espiritualmente y concedo las gracias necesarias para seguir

adelante. También está Mi Madre que intercede

constantemente por ustedes. Todo el paraíso está aquí en Mi

Sacramento de Amor. ¿Por qué entonces andáis errantes por

el mundo? ¡Oh, mundo cruel y desagradecido! Mucho antes

hubieras desaparecido si no fuera por Mi INFINITO AMOR MISERICORDIOSO. Son Mis pequeños los que

alegran Mi Corazón. Es por ellos, que oran y oran, que Mi Justicia está aplacándose. ¡Si no fuera por Mi Madre!,

la pobrecita sufre con ustedes. Los amo, hijitos, a pesar de todo.

J. Gracias hijita por darme estos momentos para escribir. Hoy quiero decir a todos Mis hijos que los espero con

los brazos abiertos y el Corazón abierto en Mi Sagrario, donde escondido estoy, pero rebosante de alegría en

Mi Gloriosa Resurrección, que también es vuestro triunfo. Hijitos, ved cuánto os amo. No me quedé en el

sepulcro sino que resucité para daros VIDA. Os espero siempre aquí en Mi Sacramento de Amor, en Mi

Tabernáculo de Amor.

Vosotros sois Mis amigos, ¿queréis resucitar también Conmigo? Deseo que donde Yo estoy estéis también

vosotros.

Hijita querida, invita a tus hermanos a acercarse a Mí con toda confianza. Que Mi triunfo sobre la muerte sea

proclamado para alabanza del Padre Celestial y para vuestra salvación.

Hijita, cuando escribes para Mí escribes para toda la humanidad. Que Mi voz llegue a todos los corazones.

J. Hijita, nunca me amarás lo suficiente, ni me darás lo suficiente. Por eso no te aflijas por nada y entrégame

todo lo que te preocupa para que Mi Amor pueda caldearte. ¿Quieres irradiarme?, déjate amar por Mí. Vive en

Mi paz porque ya he vencido al mundo. Mi florcita, qué pequeña y débil eres, pero Yo demuestro Mi grandeza a

través de ti. No tengas vergüenza de tu condición; estás en Mi Corazón, que es tu cofre de Cristal.

Ámame cada día más, así otros me amarán. Yo te coronaré.

Honra a Mi Madre con todo tu corazón y déjate amar por ella también. No dudes de Mi presencia providencial

en tu vida, porque dispongo todos los acontecimientos para tu bien. No te aflijas por lo que no puedes dar de ti,

¡alégrate por lo que puedes dar de Mí!

Entrégame tu corazón para que pueda unirlo al Mío. Vacíate en Mí porque Yo soy tu Salvador y Creador.

¿Confías en Mí, hijita, confías en que Yo puedo hacerte feliz?

J. Tu misión de amor no es para aquí o para allá, es para siempre y en todo lugar. Es para todos. Mi Palabra

estará en tu boca y en tu corazón, y adonde Yo te envíe debes llevarla.

M. Hija de Mi Inmaculado Corazón, no temas los acontecimientos del mundo. Tu familia me ha sido consagrada,

Yo la protejo de una manera especial. Confía en Mí y en Mi intervención maternal poderosa.

Exhorto a todos Mis hijos a orar en familia.

 

22-04-95

M. Hija, pido a las familias que vuelvan a orar más y más. Pido oración y abandono en estos tiempos tan

difíciles. A ti te digo, haz conocer Mis palabras; son las de "LA MADRE".

Que cada hijo se sienta como si fuera Mi único hijito, así Yo podré conducir a cada uno de la mano hacia la

Santa Voluntad de Dios.

Hijita de Mi Corazón, no temas las insidias del maligno porque querrá perturbarte de todas maneras. Confía en

tu Mamá del cielo que no se separa de ti ni un instante.

Hoy nuevamente Mi llamado maternal llega a ustedes, espero escuchen a la Madre.

Oren, hijitos, oren más para que pueda venir a morar en ustedes Mi Hijo Jesús definitivamente. No teman a lo

que dirán otros, ni a lo que tendrán que renunciar porque "la Recompensa" bien vale hasta dar la vida si fuera

necesario.

Estos son tiempos de oración, ya no hay términos medios. O están con Jesús o están contra Jesús.

J. Hijita, cuánto te amo y cómo me gustaría abrazarte definitivamente.

¡Es por ustedes Mis almas pequeñas que el mundo no será totalmente destruido! Las oraciones de los humildes

siempre llegan al cielo.

Es por ustedes, que alegran tanto Mi Corazón, que Mi Justicia está siendo aplacada. Pero ¡ay de los que no

oyen Mi llamado ni aprovechan el tiempo de Mi Misericordia!

¡Confíen en su Salvador!, pues Él venció al mundo.

J. Amo a todos, pero tengo Mis preferidos; son aquellos que han sabido soportar el martirio de cada día en

estrecha unión Conmigo, en fidelidad y aceptación.

Hija querida, este momento que me entregas tiene su mérito para la vida eterna y para la salvación de las

almas.

Referente a los mensajes:

"Esta Fuente que te entrego es para las almas que tienen sed de Amor y de Vida. Vengan a beber de Ella

porque es una fuente de Amor".

J. Conviene que la fruta madure así, en el silencio, porque en el momento menos pensado llegará el

cosechador y separará lo bueno de lo que no sirve.

Por eso les digo, hijitos, continúen con su vida simple y de oración en el más profundo abandono en brazos de

su Creador. Cada uno recibirá su recompensa.

Yo ya di Mi vida por ustedes, ya cumplí con Mi Misión aquí en la tierra, hagan su parte mientras el tiempo de Mi

Misericordia se prolonga un poco más.

El Espíritu Santo renovará la faz de la tierra, pero ¡pobres de los que se cierren a Su poderosa intervención!,

más les hubiera valido no haber nacido.

14.40 hs.

Estaba implorando a María la protección para Corrientes.

M. Hija querida, esta tierra será protegida por Mí con maternal predilección. Consagradme nuevamente esta

tierra y Yo restableceré Mi reinado y Mi trono como hace 400 años lo hice.

Me recuerda Zacarías 8, 1-22.

 

23-04-95

J. Quiero que este día te consagres a Mi Sagrado Corazón. Escóndete en él y recibe de allí todas las gracias

que necesites.

 

24-04-95

F. Estaba pensando en mis defectos y en todas esas debilidades que desde hace mucho tiempo vengo

luchando para vencerlas y no puedo. Jesús me dice:

J. Ama tu miseria como Yo la amo, pues te da la medida de tu pequeñez.

El enemigo está acabando su trabajo, y a través de las peores aberraciones. Reza hijita para que la pérdida no

sea tan grande. Con la oración puedes lograr cualquier cosa.

Deja hablar a tu corazón y al Espíritu que habita en él.

No temas y confía en Mi Corazón Misericordioso que te ama por encima de toda tu miseria.

Hijita, escribe Mis palabras tal como llegan a tu corazón. Recuerda que son "Mis palabras".

Hija, quiero que formes una Congregación en honor a Mi Sagrado Corazón. Vuestra sede seré Yo mismo. Será

la primera asociación de laicos consagrados totalmente a Mí, Yo los protegeré como perlas preciosas. Yo

mismo los conduciré, los atraeré hacia Mi amante Corazón, Yo mismo los haré felices. Yo mismo compartiré

sus vidas y sus acontecimientos. Espero también a todas las familias y a toda persona que quiera

pertenecerme. La fuente seré Yo mismo y Mi Mensaje de Amor.

Esta asociación de hijos míos estará formada por verdaderos adoradores en Espíritu y en Verdad. Esta

congregación debe ser universal como es Mi Amor que no rechaza a nadie.

Hija querida, preséntame en tu oración a la humanidad entera para hacer de ella una sola familia. Agradecido

estoy de tu entrega.

 

25-04-95

J. Hija mía, ¡cuánta alegría me das cuando me demuestras tu confianza! Yo te revelo lo que puedes entender y

también lo que no puedes entender.

Así es Mi Amor: Incomprensible e Inabarcable.

¡Corazones amantes quiero! Como es Mi amor apasionado y loco por ustedes, Mis amadas criaturas.

Yo vengo a ustedes personalmente a salvarlos como el Esposo enamorado. Porque estoy vivo y comprendo

muy bien la sed de Amor de vuestros corazones, aunque muchas veces ni ustedes mismos se dan cuenta que

lo que necesitan es el AMOR HERMOSO.

Mi Misericordia se ha derramado sobre el mundo entero, ahora viene la cosecha y todo lo atraeré hacia Mí.

Comprendan cuánto Amor he derramado y comprenderán de quién es la victoria.

No dañes tu cuerpo, que es sagrado. Todo lo que está consagrado a Mí es sagrado y lleva el sello del cielo.

¿Crees que Yo puedo cambiar las cosas?

F. Sí, Jesús, creo.

J. Entonces que se haga según tu fe.

F. Este momento es para Vos, Jesús.

J. Todos los momentos son para Mí.

Este escrito tiene mucho valor para Mí, porque lo que hay en él ha salido de Mi Corazón y todo lo que sale de

Mí no vuelve sin haber dado su fruto, a su tiempo. Por eso no subestimes Mi obra, acompañada de la gracia

necesaria.

Haz lo que debes hacer con todo el Amor del mundo que Yo te acompaño. También tus quehaceres cotidianos

tienen su mérito; mientras te mantengas ocupada tendrás en jaque esas energías que tu naturaleza humana

debe canalizar. Todo siempre en proporción a tu misión de Amor, no te compares hijita con nadie pues eres

única para Mí y te trato en relación a esto. Entre nosotros: relación causa - efecto. Yo soy tu causa, los hechos

hablarán por sí solos.

F. Pero las promesas se las hice a María y por amor a Ella (Rezar el Rosario todos los días, entre otras cositas).

J. Mi Madre y Yo somos un solo Corazón.

Ves, hija, uno puede santificarse en el lugar donde vive.

F. Fui a hacer una diligencia al centro. Pasé por la Iglesia de la Merced y entré a hacer una visita. Me acerqué al

crucifijo y vi que no tenía el clavo de los pies. Jesús me dijo: "Ese clavo me lo sacaste con la promesa que

hiciste a mi Madre esta mañana".

Entonces recordé que esta mañana le había prometido a la Madre que iba a rezar el Rosario todos los días de

mi vida (que mi ángel custodio me ayude).

M. Hija querida, cada día 16 deseo sea un día de reparación y desagravio al Corazón Sagrado de Mi Hijo y a

Mi Inmaculado Corazón tan dolorido.

Deseo que se reúnan dos o tres familias en un hogar (si son parientes entre sí mucho mejor) para rezar el

Santo Rosario, meditar un trozo de la palabra de Dios y cantar alabanzas a nuestro Señor. Deberá ser un día

de reunión familiar y de alegría en presencia de la Madre Celestial. Derramaré abundantes gracias en esta

práctica piadosa y prometo salvar muchas almas de la condenación eterna. Gracias hijita por tu tiempo.

Las intenciones serán:

Que el Padre Celestial tenga misericordia del mundo entero.

Que el Padre Celestial envíe Su Santo Espíritu para renovar la faz de la tierra.

Que el Padre Celestial establezca el reinado de Mi Divino Hijo en el mundo.

 

26-04-95

J. Estoy a tu lado para dictarte Mis palabras.

F. ¿No es acaso esto un carisma del Espíritu Santo?

J. Mi carne y Mis huesos también son obra del Espíritu Santo.

Digo a las naciones del mundo entero: vuelvan a Mí con confianza, son Mis últimos llamados. ¿Comprendéis

cuánto os amo? No confiéis en vuestras fuerzas sino en la Fuerza que viene de lo alto. Estos tiempos son

tiempos de abandono y confianza en Mi gracia salvadora.

 

27-04-95

F. Jesús, ¿por qué querés que escriba todos los días?

J. ¿Acaso he dejado de amarte un solo día de tu vida?

F. Jesús, ¿por qué tanta malaria económica?, qué más querés de nosotros... No podemos darnos un gusto en

nada. Te pregunto: ¿qué ganás con tenernos así?

J. Esta mañana faltaste a nuestra cita, y esta siesta también. El que da recibe y en la prueba se demuestra la

fidelidad. ¿Acaso Yo te he fallado alguna vez? Entonces no me falles.

Espera todo de Mí, que Yo sé en qué momento te voy a dar lo que me pides. Hijita pequeña, me pones contento

cuando me hablas con plena confianza. Descarga en Mí tus preocupaciones, no en los demás, no sea que

faltes a la caridad desarmonizando a tus hermanos. Sabes que Yo tengo la solución a todos tus problemas.

Hijita, ¿por qué no me sonríes?

F. No tengo motivos para sonreírte.

J. Yo te daré motivos.

F. Recibí una humillación bastante grande para mí.

J. Acepta hija las humillaciones, que Yo demostraré de quién es el Poder, el Honor y la Gloria.

F. Perdoname Jesús si soy un poco exquisita.

J. Mi Amor por ti es exquisito.

F. Gracias por consolarme, Jesús.

J. Te lo mereces, hijita, ¡cuántas veces tú me has consolado a Mí! No tengas miedo, Yo responderé por ti. Eres

débil y no sabes defenderte. Recuerda: ¡Ay de aquellos que hacen caer a alguno de estos pequeños que creen

en Mí! Vamos, hijita, sonríele a tu Jesús, no llores, estoy contigo.

29-04-95

J. Hija, cuando no te hablo también estoy contigo.

F. Jesús, tengo muchas cosas para dar, pero aquí en mi casa nadie valora lo que hago, solamente si traigo

dinero. Me gustaría ir a vivir a otro lado donde me valoren como persona.

J. Es cierto que nadie es profeta en su tierra. Un poco más de paciencia, Yo te haré ver las cosas claramente

con Mi Luz.

Hijita, recuerda: "Perdónalos porque no saben lo que hacen". Abandónate en Mi Sagrado Corazón donde tengo

reservados grandes tesoros para ti. MANSEDUMBRE y HUMILDAD.

Si te consagraste a Mí, ¿cómo puedes dudar de Mi protección, de Mis cuidados?

Es que algunas veces prestas más atención a lo que los demás puedan decir de ti. Tu confianza debe ser total,

no a medias. Por eso permito que te humillen para que te aferres más a Mí.

También debes aprender a perdonar todo porque el único Santo soy Yo.

Recuerda que soy tu Dios y soy tu Amigo. Puedes confiar en Mí.

Cuanto más te entregues a Mí más te adornaré con Mis dones y virtudes. No te preocupes por tu familia, ellos

me sirven para tu santificación.

Hijita, tienes un poco de Pedro en esos arranques desbocados a la hora de defender la Verdad, el amor

apasionado de Juan y la misericordia de Mi Madre.

F. Y eso ¿a qué viene?

J. Es que me haces sonreír.

F. Hasta yo misma me río de mis actitudes.

J. Ayer te dije: te daré motivos para que sonrías a tu Jesús.

 

01-05-95

M. Me gusta verte rezar la oración que Yo misma te enseñé (el Rosario).

Yo lo aguardaba desde hace mucho tiempo, como regalito hermoso a Mi Corazón Inmaculado.

Hijita de Mi Corazón, no temas, aquí está tu Madre que nunca se separa de ti. Confíame todos los secretos

de tu corazón. Soy tu Madre y tu Amiga. ¿Acaso no conoces Mi poder sobre el Corazón de Mi Hijo?

F. Bueno, la verdad es que todavía no me concedés lo que hace mucho tiempo te pido.

M. Primero están los fundamentos de tu vida cristiana.

F. Ayer, en la Santa Misa, durante esa parte en que el sacerdote dice: "Por Cristo, con Él y en Él", cierro los

ojos y veo que la Virgen tiene en Sus manos una criaturita chiquitita, de unos pocos días de vida. Veo también

que Ella eleva Sus brazos, ofreciendo al Padre esa criaturita (que era yo), y el Padre le dice: "¡No, es tuya!, es

para Vos". Y la Virgen le dice: "¿Para Mí?". Entonces me abraza y me aprieta sobre Su Corazón muy contenta

por el regalito que el Padre le hizo.

M. Me he servido de ti para Mi designio salvador, para traer a Mis hijos hacia Mi Corazón Inmaculado.

Pero no siempre respondes a Mis llamados.

F. No te enojes conmigo. Es que estoy cansada y no tengo ganas de escribir.

M. ¿Ganas? La salvación de Mis hijos no debe depender de tus ganas. Si dejas que Yo me ocupe de tus

cosas, tu carga será más liviana.

Digo a los pueblos: Mi Inmaculado Corazón está abierto para recibir todas las necesidades espirituales y

materiales. Acá está vuestra Madre. Yo soy el único PUENTE maternal entre el cielo y la tierra, entre la tierra y

Mi Hijo Jesucristo. Deseo salvar a todos, pero muy pocos son los que me reciben como verdadera Madre,

fuente de gracias y fiel intercesora ante el Padre. Mis hijos que me conocen, ya gozan del paraíso anticipado,

aún en medio de tantas tribulaciones y persecuciones. Así como acompañé y consolé a los primeros discípulos

de Mi Hijo Jesús, así estoy junto a vosotros para hacer más fácil y llevadero el peregrinar en esta tierra. Mi

trabajo no tiene horario ni fecha porque estoy con cada uno de vosotros "siempre", en todo momento, más aún

en los momentos difíciles.

Hijos queridos de Mi Inmaculado Corazón, no despreciéis más a esta Madre que con tanta insistencia llama y

llama a la puerta de vuestros corazones.

Hoy hablo aquí en esta tierra, en ésta, Mi ciudad, y hablo al mundo entero consagrado a Mí por Mi Hijo

Jesucristo desde la Cruz, durante Su agonía. Escuchadme y obtendréis la salvación del alma y cuerpo. Gracias

hijita por obedecer a tu Madre. Te amo con todo Mi Corazón. Os amo a todos.

J. Hija predilecta, Mi Sagrado Corazón es FUENTE inagotable de gracias. Honrad y amad a Mi Madre y no le

negaré nada a Ella, nada que Ella pida para Sus pobres hijos. Todos deben conocer el poder que Su Corazón

tiene sobre el Mío.

M. Yo soy la misma Virgen María, que se aparece en tantos lugares. Deseo que todos Mis hijos vengan a Mí.

F. Acá la gente tiene fe; son bastante creyentes. Yo veo que acá en Corrientes hay fe.

M. Pero Yo deseo que todos Mis hijos vengan a Mí. Que no se pierda ni uno solo.

F. Madre, estoy cansada.

M. Es porque no confías ni te abandonas lo suficiente en Mí. Vive la alegría de Mi Corazón. Hay tanta

aflicción en el mundo... si todos me conocieran... No te turbes, hijita, porque es MI OBRA.

J. Si confías en Mí, no serás defraudada. Todo aquél que se acerque a Mí con confianza, recibirá Mis dones.

A Mi Amada encontré

y no la dejaré

porque es mía,

porque la he hecho mía

para siempre.

Allí está ella

esperando al Amado de su alma,

que regrese

para quemarla

con el fuego de su Amor,

ella sólo espera a su Amado,

al Amado de su alma.

Ella prepara su vestidura

para Él,

Él la peina y le arregla el cabello.

Eres hermosa, Amada mía.

¿Cómo voy a dejarte?

Te he hecho mía para siempre.

J. Mi hijita tan amada... ¡si Yo no te hubiera amado tanto!... Con gusto me lancé hacia ti porque suponía tu

respuesta.

F. Jesús, ¿cómo hago para que otras almas te amen también?

J. Me amarán si se entregan de corazón a Mi Madre, porque es Ella la que me da a ustedes.

F. Jesús, me da miedo que me des tanto amor.

J. No temas, hija, el amor que derramo sobre ti, es el Amor que derramo sobre la humanidad.

 

03-05-95

M. Todos los pueblos deben conocer Mi mensaje de Amor. Solamente Conmigo y desde Mí podréis

sobrellevar las grandes tribulaciones que todavía os esperan. Tomaos de Mis manos hijos míos y dejaos llevar

por Mí con confianza ciega, pues una Madre quiere siempre lo mejor para sus hijos. Os hablo al corazón con

palabras sencillas para que podáis comprender mejor a vuestra Madre que quiere salvaros.

En estos momentos llamo sólo a la oración, al rezo diario del Santo Rosario con mucho fervor, a la

participación de la Santa Misa, al sacramento de la Reconciliación.

Llamo una vez más a los pueblos del mundo entero a la conversión y a la oración incesante. Yo vendré a orar

con vosotros siempre.

Invito a todos Mis hijos de Corrientes al rezo diario del Santo Rosario, y haré descender lluvia de gracias.

Obedeced a vuestra Madre y agradeced a Dios esta oportunidad de llegar a vosotros.

Digo a Mis hijos: "Felices los que creen sin ver".

 

04-05-95

M. Te conozco muy bien, hijita. Muéstrate ante Mí como realmente eres, siempre sincera.

F. Acá estoy, Mami, sin ganas de hacer algo.

M. Es que Yo misma provoqué este encuentro para que hablemos. Estoy acá; nada debe preocuparte. Hijita,

debes habituarte a Mi presencia en tu vida. ¿No es Mi Corazón tu paraíso?

F. Sí, Madre, cuando estoy lejos parece que me voy a morir.

M. Bueno, las preocupaciones te alejan de Mí; bien sabes que tu Madre vela y se ocupa de Sus hijos.

Hija, deseo que Mi Mensaje de Amor llegue a todos los corazones y cuanto antes. No te preocupes tanto por

formalidades externas, por lo que dirán otros, por el respeto humano. En estos momentos Mis hijos me

necesitan, y no saben cómo llegar a Mí. Abro las puertas de Mi Corazón Inmaculado de par en par a todos,

porque todos Mis hijos son muy queridos.

¿Por qué tanto protocolo cuando la Madre quiere llegar a Sus hijos? ¿Por qué esperar más? ¿Acaso no te he

dado señales seguras de Mi presencia? Por tu intermedio también llamo a todos Mis hijos generosos a

secundar Mi obra, para traer a Mi Inmaculado Corazón a aquellos hijos que están perdidos y no encuentran el

Camino.

Hijos de Mi Corazón, estoy sumamente preocupada por vosotros. ¡Qué dolor siento al ver cuántos de Mis

amados hijos van a la perdición! Y vosotros, hijos elegidos, predilectos, ¿qué hacéis? ¡La Madre os necesita

tanto!

F. Mami, ¿algo más?

M. Que Mis hijos oren, oren y oren.

F. La Mamá me da a meditar Jeremías 31, 10-20. Para confirmar el mensaje.

Luego me da a leer: Romanos 8, 28-39.

 

07-05-95

M. Querida amada de Mi Corazón, no te preocupes por tu futuro porque Yo estaré presente en cada

momento que te toque vivir, ya sea de alegría o de tristeza. Yo no puedo dejarte sola. Eres Mi hija y siempre lo

serás.

 

08-05-95

En Santa Fe:

M. Hija, estoy preocupada por los jóvenes de Corrientes. Están vacíos de amor de padre y de madre.

F. ¿Qué le digo al padre "X" de parte tuya?

M. Ah... Mi hijo tan amado. ¡Cómo quisiera tenerlo ya Conmigo!

 

09-05-95

F. Consigna para hoy, según mi Madre: hacer en cada momento lo que Ella me diga o inspire en mi corazón.

La Virgen me reveló que antes de morir mi mamá, nos consagró a Ella.

Mientras rezaba el Rosario, la Mamá me dijo que quería que me vaya a Itatí.

M. Querida hija, he bajado a la tierra, a esta tierra, a esta tierra. Estoy entre ustedes recogiendo y levantando

a Mis hijos caídos por el pecado. No teman y hagan todo lo que les diga, soy la Pura y Limpia Concepción.

A la tarde, en Itatí:

M. ¿Dónde están Mis hijos?

F. En Corrientes.

M. Sin embargo Yo siempre estoy esperándolos.

F. ¿Para qué quisiste que venga?

M. Para decirte que avises a Mis hijos que quiero que vengan a visitarme

siempre. Yo no me olvido de ellos, de ninguno, aunque muchos se olviden

de Mí. Yo soy la Pura y Limpia Concepción, y aquí he puesto Mis pies, y de

aquí irradio enorme cantidad de gracias para aquellos que acudan a Mí con

confianza y abandono. He rogado al Padre Celestial desde aquí por todos

Mis hijos de Corrientes y del mundo.

F. ¿Por qué tenés esa cara triste?

M. Porque muchos de Mis hijos me tienen olvidada. Hijita, trabajen para

Mí y Yo les concederé lo que me pidan, a su debido tiempo. ¿Estás

contenta?

F. Sí, Madre, estoy muy contenta.

M. Yo soy tu Madre, hijita, soy la Madre de todos, y deseo que cada día

16 vengan todos Mis hijos a este santo lugar para recibir Mi bendición

Maternal.

Aprieta Mi Corazón, hijita, Mi Puro y Limpio Corazón, es como un manantial de donde brota el más puro y

limpio Amor. Si Mis hijos conocieran este Amor...

Deseo ser venerada como me merezco. Soy Madre, Soy Madre.

Amada hija de Mi Corazón, ya no ocultes más Mis palabras, nadie te hará daño. Confía en Mí. Quiero llegar a

Mis hijos dormidos para despertarlos al Amor, al verdadero Amor: el de Mi Hijo Jesucristo.

Ahora reza la plegaria en Mi Honor.

F. Tiernísima Madre de Dios y de los hombres, etc. ...

 

11-05-95

M. Hija querida, extiendo Mi manto una vez más sobre la humanidad, para que el Padre Celestial se apiade y

envíe Su misericordia a Mis pobres hijos.

¿Por qué desoís Mis palabras? Mírame.

F. ¿Dónde?

M. En tu corazón, allí estoy.

 

12-05-95

M. Mis sacerdotes deben consagrarse a Mi Inmaculado Corazón y dejarse guiar por Mí. Yo los conozco a

cada uno como la palma de Mi mano, porque son Mis hijos. ¿Temer de Mí, temer de su Madre Celestial? No se

miren a sí mismos sino miren a su Madre. Defiendan Mi Iglesia y Mi gente como Jesús, que dio Su vida por las

ovejas. ¿No tienen Amor?, Yo se lo doy. Así sea. ¡Alabanza al Padre Celestial!

Estaba pensando en mi perfeccionismo y lo mal que me siento siendo así. Me pregunto dónde estará el

punto medio. Jesús me responde:

J. En Mi Corazón.

F. ¿Qué tiene que ver Tu Corazón?

J. El Amor de Mi Corazón borra toda miseria y perdona todo.

F. No confío lo suficiente.

J. Sin embargo, es Mi obligación rescatarte, ovejita mía.

 

14-05-95

M. Estoy muy contenta con Mi fiesta del día de ayer. He conseguido que Mi hijo Jesús derramara gracias

especiales sobre ustedes para la evangelización y salvación de Mis hijos. No desaprovechen estas bendiciones

porque hay mucho que cosechar. Yo deseo la salvación de todos Mis hijos. Amo a todos con un Amor infinito.

Luego del Santo Rosario:

M. Hija, no multipliques tus oraciones sino abandónate más y déjame actuar.

F. La Madre quiere que sea más dócil. No le gusta que rece por rezar.

 

16-05-95

M. Hija querida, quiero que me mires y no que te mires. ¿Si tienes defectos? ¡Sí, y muchos!, pero no cuentan

para Mí. Yo te amo. Muchas veces me valgo de tus debilidades para llegar a tus hermanos y educarlos.

 

17-05-95

J. Hija, escucha atentamente a Mis palabras y grábalas en tu corazón: más que el servicio a los demás, me

interesa tu felicidad.

F. Pero acaso, ¿no es que olvidándose de uno mismo y sirviendo a los demás se alcanza la felicidad?

J. Yo soy tu felicidad. Vivir en Mi presencia y verme en los demás, no multiplicar tus actividades hasta

extenuarte.

Yo te hablo siempre y te indico lo que debes hacer, lo que me agrada. Tu vida de entrega consiste en esto:

agradar a tu Amado.

F. Jesús, dame la gracia de hacer "vida" tus palabras.

J. Hija, escucha Mis palabras: YO SOY TU SALVADOR, entonces ¿qué puedes temer? Ya no perteneces a

este mundo. YO SOY TU PAZ.

F. Leo Marcos 10, 32-34. "Por tercera vez Jesús anuncia Su Pasión".

Jesús, tengo miedo que me pase algo malo.

J. Ni un pelo de tu cabeza se cae sin que el Padre lo permita. Si vives en Mi Corazón y en Mi Paz, las

circunstancias difíciles pasarán, pero Mi Amor por ti nunca pasará.

F. Jesús, tengo tanto miedo al sufrimiento. Ya sufrí bastante con la muerte de mi madre.

J. Sufres cuando estás apegada a las cosas. Le anuncié a Mis discípulos Mi Pasión para que estén

preparados, y para que sepan que Yo como Dios, podía evitarla, como Hijo deseaba cumplir hasta el final la

Voluntad de Mi Padre. Ellos no comprendieron en ese momento, pero Yo amaba tanto a Mi Padre... quería

complacerle.

F. ¿Y cómo sé cuándo es la voluntad de Dios y cuándo no lo es?

J. Hija, lo que mueve es el amor. Déjate mover por él. Yo soy el Amor.

M. Hija, atiende y escucha Mis palabras: en esta vida todo es pasajero, Yo te acompaño; no estás sola. En la

eternidad no hay sufrimiento.

Mis hijos redimidos, todos me pertenecen. Por eso no descanso ni de día ni de noche para salvarlos, más

que del mundo presente, de la condenación eterna.

 

18-05-95

M. El niño no se mira nunca, sino mira a su Mamá.

F. ¿Qué deseas hoy?

M. ¡Cuánto deseo salvar a Mis hijos, cuánto deseo!

Escucha, hija, con el amor todo se logra. Sólo ama y mira todo con los ojos de Dios. Te dejo Mi Paz. Amén,

Amén.

 

19-05-95

F. Aquí estoy, Madre.

M. Así me gusta, siempre atenta a Mi llamado amoroso.

Ahora comprendes muchas cosas de Mi Divina Maternidad, sin embargo una sola es importante: "el amor

hacia Mis hijos". Puedes comprobar que si una mamá sabe dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más dará

vuestra Madre Celestial! Aprendan de Mí que soy mansa y paciente, y hallarán en Mí infinita Misericordia. Asisto

a todos; no me olvido de ninguno de Mis hijos. Recurran a Mí con suma confianza, porque escucho todos sus

ruegos. Siempre los presento a Mi Hijo. Él da lo que les conviene. ¡Vengan a alegrarse en Mi Inmaculado

Corazón, hijitos queridos! ¡La Madre siempre los espera! Amén, Amén.

 

20-05-95

F. Acá estoy, Jesús, en Tu presencia.

¿Qué deseas de mí ahora?

J. Tu alabanza.

F. Jesús, Vos me conocés y sabés perfectamente qué es lo que traba mi alabanza.

J. Cuéntame y luego entrégame. Entrégame todo tu resentimiento. Yo te comprendo, por eso he venido a

salvarte. Es cierto que no tienes culpa, que te hirieron mucho, pero deja atrás el pasado y lánzate a Mis brazos

sanadores. Mírame, sólo tú y Yo. No mires a los que te dañaron. Mírame y recibe Mi Amor. ¿Acaso no te

conozco, Mi perlita?, deja que sane tus heridas y comienza de nuevo.

F. Jesús, ando sin ganas de rezar el Rosario.

J. Hijita, este no es un momento para que des a Mi Madre, es tiempo para que te dejes amar por Ella. Acepta

a Mi Madre como es. No la compares con ninguna.

F. ¿Y cómo es Tu Madre?

J. Si no fuera criatura de Dios, sería el mismo Dios. Acéptala. Es Mi regalo para ti.

F. Jesús, ya tuve una madre y ahora te tengo a Vos, ¿para qué quiero otra madre?

J. No se trata de que Vos quieras, se trata de que Ella te quiere para sí.

F. Me cuesta creer que tanto Amor tuyo sea gratuito. Me cuesta creer que sólo debamos dejarnos amar por

Vos. Porque ya pagaste el precio. Y bien caro.

 

22-05-95

J. Hijita de Mi Corazón, te quiero cada día más pegadita a Mí. Este mundo insensato y cruel te lastima, pero

Yo cuido de Mis pequeños. ¿Quién podrá saber a qué precio tú pagas estos cuidados que tengo para contigo?;

es la entrega sin medidas, pero a la medida de tu pequeñez. ¿Comprendes hijita la diferencia entre este mundo

pagano y el mundo creado para Mis pequeños en Mi Corazón? ¡Cuánto barullo!, fuera y dentro de sus

corazones. Y tú te asustas de nada... Cuando escucho tu grito "¡Jesús!", como el piar del polluelo indefenso, allí

estoy siempre fiel a tus llamados. Pero ten cuidado, porque tu enemigo conoce tus debilidades y en cuanto

aflojes un poco la guardia volverá a lanzarse. Recurre a Mi Madre, Ella está esperando para socorrerte y orar

contigo.

Estás Conmigo ahora; quédate un poco más en oración. No temas nada, Yo velo por tus intereses.

Tú quieres darme a conocer al mundo entero, en realidad es el deseo de MI CORAZÓN.

Ahora tú comienzas a desear lo que Yo deseo, es buen signo. Pero déjame actuar. Tú eres Mi instrumento y

Yo soy tu riqueza. Quédate Conmigo, elígeme. No serás defraudada. Ya has pasado por la vanidad de este

mundo, ¿quieres volver para atrás?, elige a tu Jesús.

¿Quieres ir adonde Yo te lleve?, ¿quieres seguirme?

F. No tengo la más pálida idea adonde me querés llevar.

J. Entonces déjate llevar (Salmo 2, 7-9).

El Maestro enseña a su discípula, como ya lo hice con Mis primeros discípulos. ¿Cómo eran ellos, pequeña,

muy instruidos?. Mi Amor los arrastró al martirio. Tú no estás tan lejos de aquello; Yo conozco tu corazón y tu

sufrimiento silencioso. "Aparta de mí este cáliz" has dicho varias veces; sin embargo Mi Amor superó siempre.

Es así, jugarse por el Amor Hermoso hasta el final de esta vida. Cuanto más respondas a las exigencias de tu

Amado, más feliz serás. Entonces al final de la batalla Yo te coronaré.

 

24-05-95

J. El discípulo no es superior a su maestro.

Hijita, Yo tuve que aprender a conocer a Mi Padre, amar Su voluntad cada día y aceptarla. Cada momento de

tu vida debe ser un "¡Abba! ¡Abba!". Crecer a Su sombra debe ser tu vida. Pasito por pasito y sin apuro.

F. Jesús, me cuesta dejarme amar por el Padre. Muchas veces entro en un estado de angustia, como si

estuviera sola. Hasta que tomo conciencia nuevamente que la realidad no es ésa. Tenemos un Padre tan

amoroso y bondadoso... Jesús, tengo que agradecerte tanto... y a nuestra Madre también.

J. Hijita, conozco los deseos de tu corazón, pero déjame prepararte. Sólo cuenta el momento presente y el

Amor que Yo te doy a cada instante. Déjate amar, hijita tan pequeña. Mi pequeña discípula...

No temas, hijita, Yo reparto Mis dones como me parece mejor. Créeme que me agradó darte los secretos del

Reino. Yo sé que tú me amas a pesar de toda tu debilidad y buscas MI GLORIA. Por eso siempre debes

mantenerte pequeña y humilde, así serás por siempre agradable a Mis ojos.

F. ¿Por qué me tratás con tanta delicadeza?

J. Te trato como me parece. No preguntes el porqué, nunca comprenderás el amor que tengo por Mis

criaturas.

F. Estas palabras están llenas de Amor y Misericordia; ¿será que la gente podrá comprender y abrir su

corazón a Tu Amor salvador?

J. Este asunto déjalo por Mi cuenta. La gracia acompaña a las palabras.

F. Hay muchas cosas que no entiendo.

J. Mejor así.

 

26-05-95

J. Solo hallarás paz en Mi Corazón. La vida en este mundo sólo tiene sentido si es vivida en Mi Amor y por

Él. Lo demás es vanidad. No tiene sentido vivirla de otra manera. Hijita, recuerda: lo que acompaña a la vida

eterna son las obras guiadas por Mi Espíritu, no las obras que son fruto del yo egoísta.

F. Entonces quién puede salvarse...

J. Deja esto a Mi Misericordia.

Yo he venido a instaurar EL REINO ya en este mundo, sin embargo son unos pocos los que lo viven ahora.

Son Mis pequeños, para los cuales la única riqueza soy Yo.

Hijita querida, vive en Mí y por Mí, tengo sed de amor de Mis hijos para los cuales me he hecho semejante.

Yo fui tu pasado, porque aunque no me conocías, estuve siempre a tu lado salvándote. Soy tu presente. Soy

ese arroyo cristalino y manso, donde puedes beber y descansar. Soy TU META, hacia la que debes mirar

constantemente, de la mano suave y generosa de Mi Madre. ¿Entonces, dónde está el sitio para el temor? Sólo

hay sitio para el Amor.

F. Jesús, Tu Amor es tan grande que me empalaga... no estoy acostumbrada.

Además me siento tan débil e impotente que no puedo hacer más que dejarte que me ames.

J. Es lo que Yo quiero, deja que te ame más todavía.

Esta fuente de Amor no terminara jamás. ¡Cuánto deseo que todos Mis hijos vengan a beber de Ella! El

mundo muere por falta de amor, ¿pero quién quiere recibir al VERDADERO AMOR? ¡Mis pequeños, ellos son

Mi alegría! Estoy derramando Amor en el mundo a raudales. Como nunca he tenido tanta Misericordia por Mis

desgraciados hijos. Estoy enviando profetas hasta el último rincón de la tierra. Pero, ¡ay de los que no los

reciban! Ya están condenados.

Arde de Amor Mi Sangrante Corazón. Este fuego me consume incesantemente. Ora al Padre, hija, por los

méritos de Mi dolorosa Pasión, para que tenga piedad de Mi tormento de Amor para con Mis hijos. Amo tanto a

Mis hijos... no quiero LA JUSTICIA, QUIERO LA MISERICORDIA Y MI PADRE YA ESTÁ LISTO.

La sangre de los mártires le claman justicia, mientras Mi Madre y Yo mendigamos el amor de los hombres.

Quédate en Mi Corazón, hasta que te envíe. Vive sólo el instante presente y deja que Mi Madre te mime.

29-05-95

M. Hija querida, como buena Madre desearía poder entrar en todos los corazones. Hay muchos corazones

que están endurecidos como piedras. Son éstos los que más necesitan de la Gracia salvadora y santificante.

F. Y nosotros, ¿qué podemos hacer?

M. Ustedes, hijos elegidos y consagrados a Mí, deben mantenerse en el camino del Señor, con mucha

oración y muy unidos en el Amor y la confianza hacia vuestra Madre, que os protege y nunca abandona a Sus

hijos. Sean ustedes, hijos de la Luz, verdaderos iluminadores. Que vuestra luz ilumine TODO a vuestro

alrededor, para que vuestros hermanos alejados puedan ser atraídos al Señor. Que vuestra Luz, la Luz de Mi

Hijo Jesús, disipe las tinieblas del mundo. Esta Madre necesita de ustedes. Sean Mis farolitos y no teman. Les

doy un arma muy poderosa, destructora: EL SANTO ROSARIO.

Cuando se reúnen para rezarlo, Yo misma bajo del cielo para orar con Mis hijos. ¿No se goza una Madre de

poder estar con Sus hijitos? ¡Cuánto más si es para orar!

F. Mamá, muchas veces me siento tan impotente...

M. Tu impotencia es Mi FUERZA. Juntas podemos mucho.

Hijita, sólo debes estar atenta a Mis órdenes.

 

30-05-95

M. Hija, la única riqueza a la que debes aspirar es a los dones del

Espíritu Santo.

F. Con razón que no me das lo que te pido.

M. Que la Paz, que procede de Dios, esté en tu corazón.

F. Jesús, tengo miedo, mi papá está sin trabajo, mi hermano y yo

también. ¡Qué vamos a hacer! La verdad, hasta ahora nunca nos faltó el

alimento y lo necesario. Pero quiero entender cuál es Tu voluntad en

todo esto, porque la situación está empeorando. Jesús, ¿qué querés de

nosotros?

Sabés muy bien que no estoy apegada a las riquezas, ni es lo que

quiero, pero quiero entender lo que pasa.

J. Cuando el hombre pierde sus riquezas, es cuando Yo le demuestro

cuán pobre es su manera de amar. Hijita, ¿cómo podría Yo llegar a

entrar a un corazón si antes no despejo el camino quitando todo aquello que estorba Mi paso?

F. Jesús, nos sacaste hasta las ganas, sin embargo no soy más feliz que antes.

J. Hijita, Mi obra recién empieza. Si el grano de trigo no muere...

F. Jesús, estoy sufriendo mucho.

J. Antes del parto la mujer también sufre mucho, pero cuando llega el niño su alegría es tan grande que se

olvida del dolor.

Salmo 27, 1-3.

F. Jesús, me siento mal.

J. ¿No está acá tu Jesús?, ¿no soy YO tu fuerza?

Tú ya no existes sino en Mí y por Mí. ¿Las persecuciones? Yo las tuve, fui incomprendido hasta la muerte.

Si miraras más seguido dónde está tu META, el martirio se convertiría en gozo. Te comprendo, hijita, estás

viviendo en el momento más terrible de la historia de la humanidad. Seguirme en estos tiempos es difícil pero

no imposible, porque la fuerza soy YO. Hijita querida, YO te amo.

F. Jesús, ¿me van a conocer?

J. Indefectiblemente te conocerán, pues tendrás que llevar Mis palabras a donde sea necesario. No se

enciende una lámpara para esconderla...

Por esto no te preocupes, te estoy preparando. Quédate pegadita siempre a tu Maestro. Sé fiel.

F. Jesús, ¿por qué me diste a leer Lucas 1?

J. Tú también eres llena de gracia, y deberás anunciar la salvación al mundo. El Espíritu Santo descenderá

sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra, porque para Dios nada es imposible.

Hijita, siempre tendrás debilidades y defectos porque eres humana, pero la gracia te acompañará. No dudes

que es el Espíritu Santo el que obra a través de ti. Tu misión ya está definida; sólo falta el examen final.

F. ¿Cuál es el examen final?

J. Pentecostés. Será decisivo.

Salmo 45, 11-18.

 

01-06-95

F. Estoy triste porque muchas cosas no son como yo pensaba.

J. ¿Dónde está tu fe?

F. Todo se hace adverso a mi fe. ¿Qué me espera en un ambiente tan hostil?

J. ¿Te olvidas que Yo soy Dios?

 

02-06-95

F. No tengo paz interior.

J. Falta abandono y confianza en Mí.

¿Crees que Yo no tengo preparado para ti regalos mejores de los que buscas? Entonces abandónate y

déjate llevar. ¿Te gustan las sorpresas?, déjate sorprender por tu Amado.

 

03-06-95

J. No confías en Mi Amor.

F. La verdad, algunas veces sí y otras veces no.

J. Estás herida. Entrégame esa herida que te impide confiar en Mí.

F. (Jesús se refiere a la herida que me causó el rechazo de una persona).

J. Yo te quiero, hijita.

M. Hijita, si supieras cuánto te amo... no temas nada.

Conozco tus esfuerzos por agradarme, te amo como eres, ámame como eres.

Siempre serás pequeña ante Mis ojos. Siempre serás la niña de Mis amores.

 

05-06-95

M. Hija, la paz del corazón es lo más importante. Un corazón sin paz no puede amar, no puede escuchar, no

puede recibir amor. ¿Comprendes lo que te digo? Esfuérzate por mantener la paz que te regalo. Es un don

precioso. En la paz de tu corazón podrás escucharme mejor. Hacen falta muchos Cristos en el mundo para

salvarlo.

 

06-06-95

M. Forma un ministerio de sanación para Mi pueblo. Yo los conduciré de la mano, no te preocupes, hijita,

sólo debes tener paz en el corazón para escuchar Mis instrucciones. ¡Cuán herido está Mi pueblo por el pecado!

Yo no puedo quedarme indiferente ante el dolor de Mis hijos.

 

07-06-95

M. "YO QUISE QUEDARME EN ITATÍ". Muchos hijos míos se han olvidado de Mí.

A Mis hijos quiero decirles que no hallarán paz hasta tanto no se dejen amar y formar por Mí. Quiero

derramar en sus corazones el mismo amor con el que formé a Mi Divino Hijo Jesús. Hace falta tanta renuncia...

tanto silencio...

 

08-06-95

M. Hijita, no te preocupes por tu pasado.

A Mis hijos de la tierra les digo y advierto: quien rechaza a algunos de Mis profetas a Mí me rechaza. Por los

signos los conoceréis. Aviso de la Madre.

Marcos 16, 15-18.

 

11-06-95

J. Es el momento, tú eres Mi reina y te corono. Pide, hijita; están abiertas las compuertas. Tú sabes que Mi

Corazón te pertenece; úsalo por tantos hijos que no lo quieren.

 

12-06-95

M. Hija, la primer hora del día debe ser para el Señor, ni más ni menos. Luego un desayuno liviano.

 

14-06-95

M. Hija, cuánto me agrada despertarte cada mañana y escucharte decir "¡Mamá!". Cuánto me agrada

abrazarte cada mañana al despertar. ¡Vive siempre hijita en Mi alegría mirando hacia el paraíso que te espera!

No te preocupes por lo que sucede en el mundo. Esta gran purificación ya la había anunciado. Ahora tú debes

ayudarme a que las

s no se pierdan en esta gran batalla contra el enemigo. Entonces hija debes estar siempre atenta a Mis

llamados, pues tu Madre te necesita y tus hermanos también.

J. Mi Corazón es multiplicidad en la unidad. Se multiplica como tantos corazones hay en el mundo. Soy todo

para ti como para cada uno, exclusivo. Puedes venir a beber de esta fuente inagotable. La llama de Amor de Mi

Sagrado Corazón no se apaga nunca. Mi Sangre y Agua brotan a borbotones. ¡Tanta sangre derramada en el

mundo como aguas del océano!

F. Gracias Jesús por derramar Tu Sangre por nosotros.

J. Mi Sangre y la de los inocentes de cada día.

F. Corazón de Jesús, ¡ten misericordia de mí!, soy tan pobre...

J. ¿Acaso no perdonaría hasta el último pecado a causa de esta sangre derramada? ¡Ámame, hija!

F. No puedo amarte más.

J. Sólo di que SÍ.

Ama a tus hermanos con un corazón de niña, con sencillez.

F. Soy tan pobre, ¿qué puedo dar?

J. Tienes la riqueza más grande, la única: tienes a tu Jesús para dar.

 

16-06-95

M. Hija, no tengas miedo cuando te encomiendo alguna misión. Sabes bien que tu Madre no te abandona. Yo

doy los medios necesarios para tu misión. Así que pegadita a Mí y nada más, ¿entiendes?

Yo soy tu Madre verdadera y conozco tus limitaciones, por eso te he elegido, porque eres pobre ante Mis

ojos. Además Yo cuido tu pobreza. Estate atenta siempre a Mis inspiraciones. Controla tus nervios y guarda Mi

Paz.

 

24-06-95

M. El mundo será totalmente renovado bajo Mi purísimo Manto. ¿Comprendes lo que te digo? Medita Mis

palabras, hija.

 

26-06-95

M. Hoy nuevamente llamo a las naciones del mundo entero a volver a Dios con todo el corazón. Un Padre

nunca rechaza a sus hijos, y Él está pronto para salvaros.

Recurrid a Mí, vuestra Madre, pues soy el único puente.

M. Ustedes, hijos míos predilectos, consagrados a Mi Corazón Inmaculado, no deben temer nada, y cuando

digo nada es "nada". Aunque el mundo diga lo contrario. Yo soy vuestro pararrayos. Fíense de Mí como niños.

Respondan a Mi llamado maternal y obtendrán la salvación. No escuchen a tal o cual persona, escuchen a la

Madre solamente. Porque Yo os amo hijitos como nadie los amará jamás.

Eclesiástico 2, 1-17.

 

27-06-95

M. A ustedes, hijos míos de la tierra, quiero llamarlos a una sincera y profunda conversión al Amor de Dios.

No temas, hija mía, tu oración ha sido escuchada, ha penetrado en Mi Corazón y el Corazón de Dios. ¡La

oración de los pequeños, de los humildes, cuánto me agrada!

Ese cuadernito que tienes me gusta mucho, hijita chiquitita.

Tu hermano "X" es un regalo de Mi Corazón Inmaculado, ¿te gusta?

F. Sí, Mami, me gusta.

M. Mírame, hijita, ¿puede una Mamá dejar en la tristeza a Su pequeño?

No hagas caso a las flechas del demonio.

Mírame, soy la Reina de la Alegría.

 

29-06-95

J. ¡Cómo no voy a cuidar de Mis ovejitas! Tan chiquititas que no pueden caminar solitas.

¡Mis florcitas perfumarán todos los ambientes, también Mis altares, también el jardín de Mi Madre!

 

30-06-95

M. Hija, por una intervención especial mía, esta tierra será salvada de desastres posteriores: inundaciones,

revueltas con derramamiento de sangre, epidemias. Pero necesito mucho la oración de Mis hijos.

En esta tierra deseo que se me venere bajo el nombre de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción de

Itatí.

La próxima novena ofrecedla dando gracias a vuestra Madre celestial que os protege bajo Su purísimo

Manto. Rezad el Santo Rosario con mucho fervor por la gran familia correntina. Estáis todos en Mi purísimo

Corazón de Mamá.

Hija, que Mis hijos conozcan Mis palabras para alabanza de Dios. Amén.

"Hija, quiero que todos Mis hijos vengan a Mi Santuario porque tengo muchas gracias que derramar".

Gracias, Mi hijita chiquitita, tu Mami te quiere.

 

02-07-95

15 hs. Desde la cruz, Jesús me dice:

"Hija, prometo colmarte de bienes ya en esta tierra, si haciendo pequeñísimos actos de amor, me ayudas a

salvar almas.

Tengo sed de almas, Mi pequeñísima esposita. No te pido grandes sacrificios pues CONOZCO tu pobreza.

Cada acto de tu vida, por insignificante que parezca, si lo haces con mucho amor tiene un valor infinito para

Mí, pues va unido a Mi Sacrificio Salvador, el más grande del mundo, el mayor Amor.

Que todas las almas de buena voluntad procuren seguir este camino de amor y santificación".

 

03-07-95

M. Paz, paz, paz. Conserva la paz que te doy, hija querida. No temas nada porque tu cielo ya descendió a tu

corazón.

 

06-07-95

J. Me gusta verte contenta, hijita...

El alumbramiento a una nueva vida cuesta y es doloroso, pero lleva a la verdadera libertad.

Te sabes amada por Mí y esto te libera de todos tus temores. ¿Si Dios está contigo, quién estará contra ti?

F. Sí, ya me doy cuenta que el hecho de intimar con Vos no me quita nada de lo que como ser humano debo

sufrir en esta transformación que el Espíritu Santo está haciendo en mi vida.

J. Yo dije: "Estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo".

¿Alguna vez falté a Mi promesa?

 

07-07-95

J. Yo quiero salvar al mundo, pero el mundo me rechaza. Yo amo al hombre, por eso lo quiero salvar.

¿Pero quieren realmente que Yo los salve?

¿En quién ponen su confianza?

Estén preparados, porque no saben el día ni la hora.

 

08-07-95

M. Hijita de Mi Corazón Inmaculado, lo que te digo lo digo a todos Mis hijos. Y lo que les digo hoy es el gran

fruto del amor que siento hacia Mis hijos. Cuántas veces he dicho lo mismo...

F. Pero ahora Madre percibo Tu amor de una manera muy profunda. Nunca te cansás de decirnos cuánto nos

amás.

M. Y nunca me voy a cansar. Seguiré hasta tenerlos a todos en Mi corazón.

Tu corazón es pobre pero si así no fuera, no darías lugar a Mi acción. Entonces no te reproches el no poder

amar más, o no poder hacer más. Cuánto más pobre el instrumento, más valioso a Mis ojos. Sigue así, hijita,

porque así te amo, pequeña y escondida.

 

09-07-95

M. Aquí estoy hijita para acompañarte todos los días de tu vida.

Hoy es día de fiesta y alegría.

F. ¿Por qué, Madre?

M. Porque esta Madre ha descendido a la tierra, ha puesto Sus pies en esta tierra. Hoy quiero recibir a

muchos hijos alejados en Mi Corazón.

Cuando vuelvo de Itatí, la Madre me dice:

M. Escribe, hija, escribe para las naciones del mundo entero, que Mi Amor no se terminará jamás.

Que Mi Corazón sea el refugio donde todos lleguen, allí deben estar todos.

 

11-07-95

Cuando me despierto:

M. Hoy hija quiero regalarte la alegría del niño pequeño, al que nada conmueve, porque va siempre con su

mamá. Pequeñín, pequeñín, pequeñín, ... cómo me gusta esa palabrita (la Madre decía esta palabrita

tarareando una melodía).

El corazón del hombre está herido y Yo vengo a sanarlo con Amor y Dulzura.

F. Madre, soy muy miedosa.

M. Donde hay amor no hay temor.

 

12-07-95

F. Jesús, tengo miedo, soy tan débil.

J. ¿Quién maneja el curso de los acontecimientos, cuando un alma se entrega a Mí? ¿Ya te olvidaste de Mi

Madre?, ¿cómo puedes temer a los hombres?, ¿y Yo en qué lugar estoy?

No te preocupes, Yo haré todo por ti. Yo estoy en ti. No te defiendas más, Yo te defenderé.

M. Hija, si te rechazan, a Mí me rechazan. Pero la justicia siempre se impone, haz lo que te digo y no mires a

los demás.

¿Crees que Yo no sufro contigo?

¡Vamos, hijita, sonríe a tu Mami! ¿Acaso no estoy Yo aquí?

En verdad te digo, hijita, nunca estuve tan cerca de Mis hijos como ahora, a través de estos escritos. En

todas Mis manifestaciones he pedido conversión, ahora pido entrega total a Mi Maternal conducción. Muchos

pequeños aceptarán Mi mensaje, pero muchos otros se reirán de él.

Sólo los pequeños se dejarán conducir por Mí dócilmente.

¡Mis niños, Mis niños, cuánto los amo, hijitos! Consoladores de Mi Corazón Inmaculado, ustedes serán Mi

mayor triunfo cuando todo parezca derrumbado.

 

14-07-95

Por la noche, mientras rezo el Rosario:

M. Hija, necesito la oración de Mis hijos, incesante y confiada.

Ustedes han sido preservados de muchos males gracias a la oración. Pero muchos otros hijos míos están

sufriendo las consecuencias del pecado en sus cuerpos, con males incurables, con el hambre y la miseria, con

la injusticia del hombre que oprime a los débiles.

Y el curso de la historia sigue, dejando en el camino la sangre de tanto martirio.

Y esta Madre sufre por Sus hijos descarriados, por aquellos inocentes. Mi Corazón sufre y pide a ustedes,

hijos consagrados, mucha oración para ayudarme a salvar a otros hijos míos, que de otra manera irían a la

perdición segura.

Hijita querida, ofréceme tu Santo Rosario diariamente para ayudarme a salvar a tus hermanos. Hijita

pequeñita, todo lo que me ofrezcas será bien recompensado.

 

17-07-95

M. Cuando entro a un hogar velo por todos, pero especialmente por los pequeños, por los más débiles. Estos

son Mis preferidos, así puedo manifestar Mi amor de madre gustosa y más fácilmente.

Es cuando Mi Corazón se ensancha porque no hallo resistencia.

Cuida hijita de no defenderte de los que no te comprenden, porque Yo soy tu defensora. Aquél que se siente

débil y desprotegido tiene más derecho sobre Mi Corazón Maternal.

F. Muchas veces me quiero escapar de tus brazos porque creo que soy autosuficiente. Todavía me cuesta

aceptarte como la única y verdadera madre que tengo. Mi fe es tan pobre...

M. Sin embargo Yo no te abandono. ¡Vamos, hija, dame tu sonrisa!

 

19-07-95

M. Mi mensaje debe llegar a todas partes del mundo porque todos deben conocer a esta Madre. Por nada

dejéis de trabajar para Mí. Yo conduzco esta obra maravillosa de Mi Corazón Inmaculado.

Acepta hija Mis designios y confíate a Mí cada momento, así te iré transformando en imagen de Mi Hijo

Jesús.

 

20-07-95

J. Un solo pensamiento hacia Mí y te doy nueva vida. ¿No soy Yo tu VIDA, tu AMOR? ¿Quieres irte ya? ¡Qué

fácilmente te entregas a tus actividades! Pero te comprendo bien... eres tan pequeña...

 

26-07-95

F. Acá estoy, Madre. ¿que querés de Mí?

M. Que reces el Rosario.

F. Madre, cómo me gustaría abrazarte.

M. Hija, ¡cuántos hermanos necesitan tu abrazo! A través de ellos me encontrarás.

F. Muchos sin embargo ni se dan cuenta que existo. Bueno, soy egoísta...

M. Sin embargo Yo los abrazo a través de ti. El Amor es uno solo y corre como AGUA VIVA.

F. De repente me acuerdo de una persona que encontré ayer por la calle (no soy amiga, tan sólo conocida) y

me dio un hermoso abrazo, gracias Mami.

 

28-07-95

M. Digo a Mi pueblo que me ame como Yo le amo. Depositen hijos en Mí todos sus problemas, porque una

Madre nunca se olvida de Sus hijos.

 

30-07-95

M. No tengas miedo, hijita, porque estás en Mi Corazón. Vienen días felices "en tu Madre Celestial".

Estas palabras tan sencillas que escribes para tu Madre están llenas de ternura y bondad, de una Madre

como no hay otra. Esa soy Yo y no te extrañe que te trate con tanto amor. Así como es Mi Amor por todos Mis

hijos. Por eso deseo que todos Mis hijos me conozcan, porque no hallarán felicidad fuera de Mí, fuera de Mi

Corazón Inmaculado.

(Por la noche le dedico unos momentos a Jesús y a María antes de dormir).

Jesús me dice:

J. Hija, escribe las promesas de Mi Sagrado Corazón para esta tierra:

- Prometo preservar de todo peligro a aquellas personas que honren Mi Corazón cada día con una pequeña

oración.

- Prometo hacer florecer en las familias semillas de santidad, a semejanza de la Sagrada Familia de

Nazaret, en todas aquellas que se consagren a Mí y me honren en Mi Sagrado Corazón y en el Inmaculado

Corazón de Mi Madre. Así sabrán lo que es vivir verdaderamente en familia.

- Apartaré de ustedes, ovejitas consagradas a Mi Sagrado Corazón, toda insidia del maligno, si diariamente

me honran y consuelan con la jaculatoria "Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío". Si no es con palabras,

aunque sea con el pensamiento.

F. Jesús, ¿por qué estas promesas para nosotros?

J. Porque deseo el amor de Mis hijos en actos sencillos y cotidianos.

Sabes hija que no dejo sin recompensa ni siquiera un solo pensamiento hacia Mí.

F. Jesús, te quiero.

J. Bueno, hija, ahora a descansar.

 

31-07-95

F. Me levanté chinchuda, la Mamá me dijo:

M. Hijita querida, reacciona como quieras pero no dejes de venir a

nuestros encuentros.

F. ¿Acaso Vos no querés que cuide mis modales?

M. Tus malos modales los hago míos. Luego de nuestro encuentro de

amor, ya no existen. Yo te voy transformando. No te preocupes de lo

que no puedes lograr.

Ahora digo a los pueblos del mundo: NUNCA HE ESTADO MÁS

CERCA DE MIS HIJOS.

Hija querida, hace cuánto tiempo os estoy preparando para este

momento de dolorosa purificación.

Ustedes, Mis niños, pueden sentir día a día Mi Maternal protección

frente a tantos otros hijos míos que viven la angustia del momento presente.

Ustedes que tiempo atrás me han aceptado en sus vidas con un "Sí" generoso, hoy pueden comprobar todo

lo que he anunciado. He dicho "El que se consagra a Mí tiene asegurada la salvación". Entonces, ningún temor.

Estamos en los tiempos finales, tiempos de desolación y angustia para muchos, tiempos de Gracia y

Consuelo para Mis consagrados, Mis niños.

Así los quiero hasta el final, sólo niños en Mis brazos.

 

09-08-95

F. Estaba acostada descansando, cuando siento la presencia de la Madre (por cierto es una sensación

hermosa y llena de paz) que me dice:

M. Hija, quiero regalarte Paz, Alegría y Ambición de poder sobre los demás, Paciencia.

F. ¿Dinero? ¿Me vas a regalar dinero?

M. Sí, para que ayudes a tus hermanos.

F. ¿Ambición de poder sobre los demás?

M. El deseo de influir sobre los demás es Mi deseo. Tus hermanos débiles te necesitan. Tú los harás

reaccionar con tu influencia para que saquen de adentro lo que de otra manera no lo harían.

Hija, ¿ves como tu Madre puede utilizarte para salvar a tus hermanos?

Ante los orgullosos, tú eres mansa y no te defiendes, porque así Yo lo quiero.

Ante los débiles, tú eres fuerte.

¿Ves hija como el acto de tu Consagración a Mi Corazón Inmaculado permite que Yo disponga de toda tu

vida para Mis planes?

¿Comprendes que no hace falta Mi "aparición" para que transforme la vida de Mis hijos? Soy Madre en el

verdadero sentido de la palabra.

Si te decidiste a ayudarme, también debes aceptar que no hallarás sólo rosas sino también espinas, que

serán suavizadas con Mi Amor. Entonces, hijita, ¡ningún temor!

F. Me alegra mucho que Mi Madre me explique algunas cosas y me adelante lo que me va a dar, porque hay

veces que reacciono de maneras que antes no lo hacía, pero después compruebo que era para el bien de tal o

cual persona. Es que la Madre vive verdaderamente en Mí y me usa para Sus planes.

Entonces cuando la Madre me avisa, después cuando suceden las cosas ya no tengo miedo y acepto todo

como "venido de Ella", aunque no entienda muchas veces lo que sucede.

También creo que algunas veces es pecado reaccionar de manera un poco exaltada, pero después

compruebo que así Ella lo permitió para un bien mayor mío o de un hermano. Entonces es cuando comprendo

que ser cristiano no es ser siempre "simpático", amable y agradable a los demás. Muchas veces tenemos que

pasar por "desagradables" aunque no nos guste.

También compruebo que ante tantas voces, es mejor hacer silencio y escuchas a la Mamá que nos habla al

corazón.

 

11-08-95

J. Lo que tú deseas Yo deseo. Pero hay una diferencia: todo llegará en el tiempo por Mí establecido. Por esto

sufres, porque eres muy impaciente. Mi Madre te regala su paciencia, como te dijo hace unos días. Por pensar

en el futuro no disfrutas del presente, entonces Mis "regalos" pasan de largo.

Siempre serás pequeña. Es el caminito que elegí para ti, para que el mundo no se te apodere. Tu

incapacidad es mía. Para lo poco que tienes que hacer Yo te capacito.

Mejoraste mucho, hija, pero no te das cuenta porque siempre te mantengo en la pequeñez. Dale un respiro a

tu alma. No te exijas más de lo que Yo permito para ti.

 

12-08-95

M. Hija querida, te he traído tempranito a Mi presencia para decirte ¡cuánto te amo, pequeñita mía!, desde lo

más profundo de Mi Corazón.

Te he elegido como lucecita preferida entre tantas otras que hay en Mi Reino.

F. ¿Por qué me elegiste? ¿Por qué yo?

M. Porque me entregaste todo, aún lo que más querías. Entonces Yo pude disponer de ti verdaderamente. Yo

misma te recompensaré. ¿Ya no lo estoy haciendo, hija? Puedes comprobar que hace un tiempo atrás no eras

la misma. ¿No te sientes mejor así, como estás ahora? Es que Yo estoy transformando tu vida verdaderamente.

F. Es cierto, Madre, te agradezco lo que hiciste y haces por mí.

Pienso también en los comentarios de algunas personas acerca de estos diálogos. No son muy buenos.

También pienso que hay que "hacerse como niños" para comprender.

M. No te preocupes por el que dirán. Todos están en Mi Corazón.

Este caminito que elegí para ti, es el más lindo. Yo personalmente te conduzco. ¿Comprendes?

Es cierto hija que habrá críticas, pero al corazón de Mis consagrados no podrán llegar.

A la comunidad de Paso de la Patria:

"Colocadme en una gruta, a orillas del río". (Se refiere a la imagen que tiene la Sra. Blanca)

F. Le pregunto a la Madre referente a la campaña nacional del Santo Rosario; me dice:

M. Difundan el folleto por todo el país, acompañado si es posible de rosarios celestes. Cuanto antes, mejor.

Yo bendigo esta tierra, este país, donde he bajado y colocado Mis pies, con gran predilección. Quiero salvar

esta tierra de una manera prodigiosa para que el mundo entero reconozca Mi Maternal y Prodigiosa

intervención en la vida de Mis hijos más pequeños, que con confianza recurren a Mí. Agradecida estoy a todos

aquellos que trabajan por Mi causa.

F. Le pregunto a la Madre por qué hay que mandarle el folleto al Santo Padre.

M. Porque él es el Jefe y tiene que conocer Mi Obra.

 

13-08-95

F. Jesús, tengo ganas de hacer cosas que antes hacía, ¿hago bien o hago mal?

J. Sé tú misma en cada circunstancia. Hay actividades que ya no volverás a realizar, actividades movidas por

la vanidad y el amor propio desenfrenado.

Ahora tu corazón ha cambiado bastante, las razones son diferentes, entonces actuarás en consecuencia.

Una vez Mi Madre te dijo: "La verdadera transformación se realiza de corazón a corazón", ¿recuerdas?

Cada cosa que hagas para ti misma y para satisfacer tus propios deseos y caprichos dejará un gran vacío

en tu corazón. Todo lo que hagas para los demás, por amor, te enriquecerá siempre. Es MI MANERA DE

AMAR LA QUE TE ESTOY ENSEÑANDO, puesto que vivo en ti.

Cuanto más entregues, más recibirás.

 

14-08-95

F. Mi vida está bastante desorganizada para lo que tengo que hacer. Debería hacerme un horario. Aunque las

veces que intenté no pude cumplir.

M. Yo te diré en cada momento lo que debes hacer, entonces tu obrar será según Mi querer.

F. Madre, esto es cierto, porque me propuse orar todos los días entre las 6 y 7 de la mañana, pero ¡cuántas

veces me interrumpieron! Entonces me voy a dejar llevar por la Mamá y que Ella inspire.

TE VOY A INSTRUIR, TE ENSEÑARÉ EL CAMINO, TE CUIDARÉ, SERÉ TU CONSEJERO (Salmo 32).

 

16-08-95

J. Anuncia a los pueblos de todas las naciones del mundo entero que Mi Justicia está próxima. Cuando

llegue ese día sabrán que Yo soy Yavé, Yo soy Dios, el único, el que está por encima de todo y de todos.

Mostraré Mi rostro a la faz de la tierra. El que tenga oídos para oír, que oiga.

M. Hija querida, no miren de quién se trata. Quiero que Mi Mensaje de Amor llegue a todos. Amén. Amén.

 

17-08-95

F. Andaba dando vueltas para sentarme a conversar un rato con mi Madre.

Luego de dar algunas vueltas, me siento y Ella me dice:

M. "Sólo quería decirte que te quiero".

F. Esta fue nuestra oración de la mañana.

F. Madre, me cuesta tanto dejarme conducir por Vos... aceptar Tu presencia en mi vida, y a pesar de mis

faltas de confianza, siempre estás conmigo protegiéndome. Podría pasar más tiempo con Vos en vez de

perderlo en pavadas.

Sabés que no quería estar con Vos pero Tu Corazón me llamaba.

 

23-08-95

La Madre programa organizar:

- Cenáculo de sacerdotes.

- Rezo del Santo Rosario.

- Adoración Eucarística.

- Santa Misa.

Invitar para el día 13 de septiembre.

Mensaje para ellos:

M. "Aquí los he traído, hijos predilectos, en Mi presencia, para comunicarles Mi mensaje de Amor y consuelo.

He querido reunirlos a todos como hermanitos, en Mi Corazón de Mamá. ¡Y cómo me hubiera gustado que

estuvieran todos! En este día, quiero darles Mi Amor y Mi Fortaleza para poder «juntos» sobrellevar la gran

batalla final, la que se aproxima, la última.

Cuanto más duros sean estos últimos tiempos, más fuerte se hará Mi presencia y la de Mi Hijo.

Por eso deben permanecer muy pegaditos a Mí para que pueda guiarlos, sobre todo en los momentos de

confusión y desesperación, porque mi enemigo tratará en toda forma de separarlos de Mí y confundirlos.

Este cenáculo lo he formado Yo misma. Aquí y así los quiero: reunidos bajo Mi Manto azulceleste, con el cual

los protejo. Como verdaderos hermanitos, hijos de una misma Madre y de un mismo Padre. Así los quiero y así

deben continuar para que Mi triunfo sobre el mal sea también su triunfo.

Hijitos queridos, permanezcan en oración constante junto a la Madre, como cuando Juan me sostuvo al pie

de la Cruz. Permanezcan de pie junto a la Madre, la que ahora los sostiene a ustedes, hijitos chiquititos y tan

maternalmente protegidos por Mí.

Permanezcan DE PIE JUNTO A SU MADRE, en estas últimas horas de agonía de Mi Iglesia, junto a Cristo

agonizante, porque la Resurrección llegará pronto.

Sigan unidos en oración y adoración, y ¡ningún temor!

En este día y desde esta «Mi casa» los bendigo de manera especial.

Amén. Amén."

Lucas 1, 26-38.

 

29-08-95

F. Estaba rezando por un señor; me habían pedido oración por él. Sentí muy fuerte la presencia de mi Madre,

entonces le pregunto sobre este hombre, Ella me dice: "Sus problemas son Mis problemas. ¿Por qué tiene

miedo, si Yo siempre estoy a su lado?

Decile que no se preocupe, a su tiempo entenderá".

F. Estaba rezando por todos mis conocidos, por Corrientes y por todo el país.

"Madre, cuando estalle el desastre, cúbrenos con Tu Manto".

M. ¿Qué desastre?

F. Eso de la bomba atómica y la guerra...

M. El "desastre" ya lo están viviendo, no se dan cuenta porque Yo los cubro con Mi Manto todo el tiempo.

 

30-08-95

F. Me despierto a las 4 de la mañana aproximadamente, la Mamá me dice que éstas son las reglas de Amor

del Corazón de Jesús:

- Amar es perdonar.

- Amar es aceptar al otro como es y comprenderlo.

- Amar es avanzar hacia adelante sin mirar atrás.

- Amar es entregarse sin medidas.

- Amar es darse.

 

11-09-95

F. Madre, Jesús dice que amar es darse. Pero cuando yo quise "darme" (y sabés bien cuándo fue) me patearon,

¿entonces?

M. Entonces hay que perdonar y amar.

F. Gracias Madre porque Tu Amor me ayudó a perdonar y a amar más que antes. Igualmente, ese rechazo dejó

una herida muy grande en mi corazón.

M. Pero ahora estoy llenando tu vida con otra clase de amistades, que no te perjudican, ni te alejan de Dios.

 

13-09-95

M. ¿Por qué tenés miedo de Mí?

F. Lo que me pedís es muy difícil.

M. Primero está tu Madre. Después todo lo demás.

¿No crees que Yo me ocupo de tus cosas?

F. La verdad es que muchas veces pierdo la confianza.

Vos no estás en primer lugar en mi vida. Además no me diste lo que te pedí hace mucho tiempo. ¿Pensás que

todavía tengo ganas de estar con Vos?

M. Los deseos de tu corazón ya no son los mismos que antes.

Yo te doy Mi Amor.

El Amor de Madre es VITAL a tu naturaleza.

A todos Mis hijos les digo que se fíen de Mí.

Estoy muy contenta con el trabajo que están realizando en Itatí.

F. Jesús, yo te quiero, ¡pero me cuesta tanto abrirme a los demás!

Es que cuando me quedé sola y sufrí mucho Vos fuiste el único que estuvo siempre conmigo y fuiste mi único

consuelo.

Pero ahora me cuesta aceptar el amor de los demás. Siento como si en el mundo existiéramos solo Vos y yo.

¡Gracias Jesús por amarme tanto!

¡Me cuesta tanto hacer lo que tengo que hacer!

Jesús, ¿no me vas a decir nada?

J. TE QUIERO COMO NADIE TE QUERRÁ.

M. Hijita, no tengas miedo. ¿Acaso no está acá tu Mamá, en esta habitación, escuchándote?

F. Mamá, ¡soy un desastre!

M. Mejoraste mucho, hijita.

F. Quisiera ser mejor pero no puedo.

M. Pero Yo te amo...

Yo estoy, Yo siempre estoy.

Que tengas Paz.

No te preocupes por nada porque Yo me ocupo de todo.

 

15-09-95

F. Madre, ¿qué querés decirme hoy?

M. Que trabajes para Mí y para el Reino de Mi Hijo; que Yo me ocupo de tus

asuntos.

 

16-09-95

F. (Vuelvo de Itatí y me pongo a escribir).

Madre, qué difícil es aceptar Tu Grandeza y nuestra pequeñez.

M. Hijita, tú eres pequeña y así me agradas.

No tengas miedo y sigue adelante, haz una vida normal.

F. ¡Mamá, yo te quiero!

M. Hija de Mi Corazón, también los momentos de desierto y aridez son de provecho espiritual. Si sabes

entregarte a Mis brazos, cruzarás por valles oscuros pero ni te chamuscarás.

¿Acaso tu Madre no te lleva, no te carga?

¿Quién es superior, el que sirve o el que se sienta a la mesa?

Ahora tú estás sentada a la mesa y Yo debo atenderte. ¿Comprendes?

F. Algunas cosas no comprendo. Tengo como una nube negra delante de mis ojos.

M. No te preocupes. El sol saldrá y te inundará con su luz.

 

22-09-95

F. La Mamá me dijo muy contenta:

M. Una nueva advocación:

Yo soy la Reina del Paraná. Invocadme como Nuestra Señora del Paraná.

F. Cuando iba ayer por la calle hacia el Registro Civil para hacer unos trámites, le pregunté a la Mamá qué

diferencia existía con la Legión de Almas Pequeñas creadas por Jesús a través de Margarita.

Ella me dijo:

"Ustedes son las pequeñísimas almas de Mi Inmaculado Corazón. Aquellas que dependen de Mí hasta para

respirar. Son sólo bebés de la Corte Celestial.

Si las otras alegran el Corazón de Jesús, éstas alegran Mi corazón de Mamá puesto que dependen totalmente

de Mí.

Son las almas más débiles, más despreciadas, menos amadas. Son las almas amadas solamente por esta

Madre, de las cuales nadie se acuerda.

Pues Yo soy Madre y las cuido, aunque muchas ni me conozcan.

Hijita, ofrece tu oración por estas almitas olvidadas.

No existe nada más pequeño que estas almas.

Por eso no les pido grandes sacrificios. Sólo confianza, abandono, fidelidad. Puesto que son tan débiles, todo

debe hacer la Mamá por ellas.

No te atormentes con tantas exigencias. Sabes qué es lo que más me gusta: el Rosario.

Ustedes son las florcitas más chiquititas".

 

25-09-95

M. ¡Si supieras cómo te odia y perturba el demonio! Porque a Mí me odia. Pero no puede penetrar en tu

corazón. Quienes están consagrados a Mí deben sufrir sus insidias las 24 horas. Pero pronto triunfaré y le

aplastaré la cabeza.

Es tiempo de más entrega, más oración. No tengas miedo, hijita.

Decile a Monseñor que Yo lo cargo en Mis brazos porque es Mi hijo muy amado y está conduciendo muy bien a

Mi rebaño.

Cuando estaba desayunando:

M. No esperen que sea demasiado tarde para vivir Mis mensajes.

Quiero llamar a todos a una sincera y profunda conversión.

Por qué no están haciendo caso a Mis mensajes...

Fe, conversión, ayuno, penitencia, es lo que pido. Reconciliación.

F. ¿Cómo me van a creer que sos Vos, la Virgen María, la que pide todo eso?

M. Siempre habrá gente que no crea.

Tú debes rezar para que todos crean.

F. Perdoname porque yo tampoco creo mucho.

M. No importa, hijita.

F. También la Mamá me dijo que podía hablarme en cualquier parte y que debía estar atenta. Que iba a ser

difícil pero que los ángeles me van a proteger.

M. ¡Cuánto te amo, hija!

Esos esfuerzos que haces por agradarme cambian Mis lágrimas en sonrisas. ¡Si supieras cuánto te amo!

F. Muchos critican el mensaje.

M. No hagas caso. Tú, no debes dudar.

J. Siendo un mensaje de amor, ¿por qué dudar? Yo soy el Amor. Yo les declaro Mi amor.

M. Hija, debes orar más. Todo lo que hagas debe ser oración, también Conmigo, muy unida a Mí, tu Madre.

F. Ya no sé para donde voy.

M. Sólo debes Amar. Amar.

No tengas miedo hijita porque Yo te amo. Yo amo a todos. Si todos me conocieran... cuán pronto se salvaría el

mundo... Yo soy la Madre de todos.

Yo repito y repito Mis mensajes de Amor al mundo entero pero muchos aún me rechazan.

Yo los amo, hijitos míos. Deseo la conversión de todos. Deseo que abandonen el pecado y amen a Dios.

F. ¿Querés algo más, Madre?

M. Sí, que me ames.

 

27-09-95

M. Deseo prepararlos para los grandes acontecimientos que les esperan, horrorosos por cierto, para el mundo y

para la Iglesia.

Por eso deben rezar el Rosario todos los días.

Deben orar. El único refugio será Mi Inmaculado Corazón.

A ti hija te digo: deberás llevar Mis mensajes adonde Yo te lleve.

F. ¿Cómo yo voy a llevar los mensajes?

M. Yo te guío.

A las autoridades Eclesiásticas: no se pronuncien contra Mis mensajes, porque si tengo que sacrificarlos por

Mis ovejitas lo haré.

No necesitan señales, necesitan creer.

En la Costanera:

M. Yo deseo que vengan a rezar acá, junto a la Stella Maris, desde aquí escucharé y recibiré todas sus

peticiones.

Yo deseo orar con ustedes y llevarlos a la santidad. Vayan en Paz.

M. Yo me manifestaré, para que el mundo crea en Mí, en Mis mensajes y en Mi Amor hacia todos los hombres.

Yo deseo llevarlos por el camino de la Santidad y del Amor.

 

28-09-95

San Miguel. Anda y dile a tu pueblo que el regreso del Señor está cerca. Te anuncio estas cosas para que

cuando sucedan crean que Yo soy el que está delante de Dios.

M. Hija, ya no voy a visitarte tanto como antes. Mi "Mensaje" ya está dado, sólo faltan algunos retoques, que te

los iré diciendo después.

Hijita, no tengas miedo, no estés triste, siempre estaré contigo. De nuestras cosas podremos hablar siempre,

porque soy tu Madre. Tu misión está casi lista. Falta el toque final.

F. Perdoname Mamá si no hice bien las cosas, como a Vos te gusta.

M. Hiciste bien, hiciste lo que pudiste y con todo tu corazón.

Yo deseo que todos los sacerdotes conozcan el Mensaje y lo divulguen entre los fieles. Quiero que vengan a

rezar al lugar donde te mostré. Allí estaré orando con ustedes. No tengas miedo y diles que Yo los espero, a

todos.

Yo daré MI SEÑAL, la de Mi presencia entre ustedes.

 

30-09-95

M. Yo los quiero preparar para el acontecimiento del siglo: el regreso de Mi Hijo.

M. Si ustedes oran, el mal se aleja.

Yo quiero que ustedes me amen porque Yo los amo. Yo quiero que amen. Oren, oren, oren para que el mal no

se les acerque. Yo los amo y los acompaño siempre.

No dejen de orar.

Ahora necesito de ustedes más que nunca porque tiempos difíciles se acercan. Pero si oran no les pasará

nada, y el demonio no los atacará.

Ahora escribe:

No teman por nada. No tengan miedo de nada porque esta es Mi obra y Mi hora. Déjenme hacer. También dejen

que Yo los ame. Abran sus corazones y no se preocupen por nada. Yo soy la Madre Celestial, la que siempre

los cuida.

 

01-10-95

J. Ya no tengas miedo de Mí.

Yo no te juzgo. Yo te salvo.

Luego:

"Ahora vamos a orar".

"Padre Celestial ten misericordia del mundo. Te amamos y queremos hacer Tu Voluntad para que Tu Gloria se

manifieste en nosotros y podamos alabarte, por los siglos de los siglos. Amén".

 

02-10-95

M. Di a los pueblos y naciones del mundo que vengan a Mí.

F. ¿Y cómo voy a hacer?

M. Yo te voy a guiar. Para eso soy tu Madre...

F. Abro la Biblia al azar para confirmar el mensaje: Mateo 10, 19-20.

 

06-10-95

J. No temas, pequeña. Yo estoy aquí contigo y no te abandono.

¿Piensas qué podría dejarte? Tu Madre te acompaña también. Debes saber que Yo soy el Amo del Mundo y

ordeno todas las cosas para tu bien. ¿Recuerdas Mis palabras?: "Te liberaré para facilitar tu misión".

F. Pero yo no siento así.

J. No sientes, pero después comprenderás, pequeñita de Mi corazón. Eres niña en verdad. Pero ¿quién me

acepta en estas condiciones? ¿Quién quiere volver a la niñez?�Estado maravilloso que Yo ofrezco a todos.

F. Jesús, me falta aprender tanto...

J. No te falta aprender tanto, te falta amar más.

F. ¿Cómo me vas a decir que tengo que amar más? Hago lo que mi capacidad me permite.

J. ¿Tu capacidad? Ya no es "Tu capacidad", sino la mía, porque Yo vivo en ti y extiendo los límites como me

parece. Tú no debes poner límites. ¿Ves cómo puedes ser niña aceptando todo de Mí? Así Yo puedo obrar a

través de ti como me parece.

F. Jesús, ¿por qué será que cuando procuro amar a todos en cosas sencillas, todo se me hace más fácil y

llevadero?

J. Yo premio tu buena voluntad.

 

08-10-95

F. Madre, ¿por qué me dejas en esta oscuridad?

M. Estoy a tu lado. Te dejo Mi Paz.

M. Yo extenderé Mi Manto sobre ustedes. Pero ya no queda mucho tiempo para la conversión. Ustedes Mis

ángeles deben ayudarme a salvar almas.

J. No temas, pequeña, la tierra no será totalmente destruida. Yo preservaré algunos lugares, donde la santidad

sea moneda corriente. Por eso necesito tu ayuda. Depende de ustedes. (Marcos 9, 11).

M. Yo daré una señal para que todos crean. Pero no temas, tu pueblo se salvará de la masacre; antes deberán

sufrir mucho para la purificación.

Esta es tierra elegida, sin embargo, cuántos rechazan Mi llamado. (Puedo notar la tristeza de la Madre cuando

me habla).

No tengas miedo. Todo se cumplirá a la hora señalada, a la hora que Dios ha señalado desde toda la eternidad

para la Gloria de Jesús.

Sus ángeles vendrán a la tierra y la sacudirán y separarán el trigo de la cizaña. Y será una nueva era de Paz y

Amor. Así lo digo y así se hará, sólo es tiempo de oración, ayuno y penitencia.

 

09-10-95

J. ¿Quién entiende los signos de los tiempos, las señales, sino aquél que es "niño pequeño"?

Todo se consumará y todo será atraído hacia Mí. Y vendré a juzgar. Para ustedes Mis pequeños habrá

Misericordia y Amor. Para los otros, Justicia y castigo. Sepan que los signos han llegado y todo está por

cumplirse. No temas, hijita, canta alegremente un himno de alabanza a Dios, pequeñuela de Mi Sagrado

Corazón; así sabrás que Yo soy Dios y estoy contigo siempre.

F. Jesús, en este momento de la historia se respira "olor a demonios" por todos lados.

J. Yo permito que lo percibas para que te aferres más a Mí y a Mi Madre. Sepan que llegan tiempos como nunca

los hubo ni los habrá.

F. Jesús, una vez más te pregunto: ¿qué hago, cómo hago para ayudarte?

J. No temas, vive en la alegría de Mi llegada al mundo, de Mi retorno glorioso.

F. La gente no entiende los tiempos que estamos viviendo. No se despierta.

J. Tú eres elegida y sufres en silencio por los demás. Este sufrimiento aumenta tu capacidad de amar y de

entregarte a la obra Salvadora.

 

11-10-95

J. Hijita chiquitita, si todos me amaran como tú me amas... Sin embargo Yo he querido mantenerte siempre en la

pequeñez, oculta, en una vida simple, para que no se confundan entre el instrumento pequeño y el Hacedor.

F. Jesús, no puedo amarte más, no puedo... si pudiera...

Tendré que llevar este TESORO toda la vida en esta pobre humanidad. ¡No hay cruz tan pesada!

Yo sé que es Tu Voluntad, que sea así, de esta manera y no de otra.

¿Quién soy yo para escribir tus palabras? No merezco siquiera una mirada. ¿Por qué me miraste? No puedo

adelantar mi hora, porque debo aceptar tus designios. Pienso en la misión que me encargaste. Sin embargo

muchas veces pienso también en mi miseria y me olvido de lo que me encargaste: escribir. ¿Escribir yo?, ¿qué

le pasa a una nada como yo? Yo quisiera que nadie se fije en mí.

J. Sin embargo tienes tanto amor para dar... el que deposité en ti por el vaciamiento que hiciste.

F. Pero soy un desastre. Yo no merezco nada.

J. Pero Yo te elegí, para el martirio del Amor.

 

12-10-95

F. Estoy en mi trabajo mirando a la Virgen como hamaca en Sus brazos al Niño Jesús mientras le canta una

canción que dice así :

"Caray, caray,

qué noticias tan lindas

que hay.

Caray, caray,

qué dicha, llegó Navidad".

 

17-10-95

J. ¿Quién se acuerda de Mí durante la jornada? Mi pequeña... es tan débil que debo cargarla en Mis brazos.

Si me dejaras, Yo te cargaría todo el día, cuando me necesites y cuando no me necesites. Sólo el que es

pequeño merece todos Mis cuidados, el que es pequeño y el que se hace pequeño.

No temas, pequeña, quédate en Mí y guarda Mi Paz. Yo te guío.

Nada debe estar por encima de Mí en tu vida. Ni las COSAS más sencillas. Yo te llevo al anonadamiento total

para que Yo nazca en ti.

¿Eres feliz?

F. Sí, muy feliz.

J. ¡Aguarden pequeños de Mi corazón el día de la salvación refugiados en Mí!

Las ovejas conocen la voz de su pastor y le siguen.

Los que no la escucharon no podrán salvarse porque el tiempo está listo y la cosecha también.

¡Ay de aquellos que no escuchan Mi voz!

Tú, pequeña, descansa sobre Mi Corazón.

¡Yo quiero hacer justicia!

Mis pequeños la reclaman... ¿Tendré pues que destruir todo? ¿También el trigo junto a la cizaña?

¿Cuál será la recompensa para Mis pequeños?

Yo mismo soy su RECOMPENSA, y el paraíso creado por Mi Madre en el TABERNÁCULO DE AMOR EN SU

CORAZÓN INMACULADO.

M. No tengas miedo.

 

18-10-95

M. Hijita, conserva la Paz que te doy y no te turbes ni turbes a los demás.

F. ¿Cómo hago, si me enloquecen?

M. Di que sí siempre que te pidan ayuda y haz lo que puedas, lo demás lo haré Yo.

¿Comprendes cómo sé guiarte en tu cotidiano vivir?

Todo es para tu paz interior y para que descubras Mi Maternal asistencia todos los días, a cada momento.

Todos deben saber que Yo como Madre camino junto a ustedes. Siempre que me den lugar, podré obrar

maravillas. Hay que ser niños para descubrirme.

La Paz es un regalo de Dios y no deben cederlo por nada. La Paz del corazón es muy importante para el

desarrollo humano, espiritual. Las mentes perturbadas deben comprender que el corazón es el centro de la vida

espiritual. En un corazón donde reina la paz difícilmente cohabite una mente desordenada.

Toda la persona debe reflejar la Paz de Dios. Quien posee el don de la Paz, irradiará Paz a todo su derredor.

La Paz: regalo maravilloso que Dios concede al hombre.

Hija querida: sé siempre pequeña y amable con los demás. Tu Madre no te abandona.

F. María, te entrego todo.

M. ¿Podría Yo no tomarlo, cuando me entregas de corazón? Es lo que Yo quiero.

F. ¿Por qué tanto cuidado y asistencia para con nosotros?

M. Yo quiero hacerles el camino más fácil y llevadero. ¿No confían en Mi Amor, en Mi asistencia?

¿Ya te cansaste de Mí?

F. ¡No! Es que no estoy acostumbrada a tanto amor.

M. Cuanto más respondas a Mi Amor, más te daré. Yo no puedo obligarte a que me ames, aunque eres Mi hija y

es Mi deber de Mamá conducirte.

No tengas miedo, hijita, nadie te hará daño.

F. ¿Qué tengo que hacer cuando me preguntan sobre los mensajes?

M. Debes hablarles de Mí, decirles que Yo los amo y los quiero ayudar. Que mediten Mis mensajes y que se

dejen amar por Mí.

F. Es que no me gusta hablar.

¿Cuándo va a terminar esto?

M. Cuando vos quieras.

¡Esos libros te confunden! No los leas más.

F. Madre, perdóname.

M. ¿A qué esa desconfianza? Todo está en Mis manos. Nada debe hacer perder la Paz del corazón, porque

Dios da todo lo necesario para vivir y aún más. También el dolor debe ser aceptado como regalo de Dios. Se

puede y se debe tener paz en el dolor.

 

22-10-95

M. Hija, Yo quiero que sean amables unos con otros, que se traten bien y se digan cosas lindas.

 

23-10-95

(Cumpleaños de mi mamá)

M. Hija querida, tu Madre te ama y te abraza siempre y te estrecha sobre Su Corazón Inmaculado.

F. Hace un tiempo la Virgen me había dicho que la amistad de X no iba a ser sincera. Pero yo me había

encariñado con esa persona. Luego de unos días sucedió como mi Madre me había anticipado. Esta amistad

desapareció sin que yo misma me diera cuenta.

 

24-10-95

F. Madre, ¿por qué venís y después me dejás así? Estoy mal porque me dejás en la sequedad, ¿y qué me

queda? En este mundo, ¿qué hay más hermoso? No hay nada más maravilloso que Tu presencia amorosa.

Estos arrebatos de amor que tenés para conmigo después me dejan sin fuerza y vacía. Jugás conmigo como te

parece.

M. Me gusta que me busques.

F. ¿Por qué me tratás así?

M. ¿No puedo manejar a Mi niña a Mi antojo?

F. Pero no me dejes así, en este vacío.

M. Ese vacío lo lleno con Mi amor, otra vez.

12:30 hs., frente al Sagrario:

F. Jesús, acá estoy, podés arreglar de mí lo que quieras.

J. ¿Arreglar? Te amo así como eres.

15:00, Hora de la Misericordia:

F. Imploraba a Jesús Su Misericordia. Él me dijo: "La Confianza en Mí debe ser tu misma vida".

(Salmo 27, 14)

Mientras rezaba el Rosario, María me dijo: "Ustedes deben dar gracias a Dios por todo, porque todo lo que Él

hace lo hace por Amor. Ustedes saben que Yo los Amo y quiero lo mejor, por eso deben escucharme y hacer

caso a Mis palabras.

Quien no hace caso de Mis palabras no puede ser feliz.

Yo llevé a la "Felicidad" misma en Mi seno y ahora los conduzco hacia Ella. ¿Pueden negarse, hijos queridos,

pueden hacer caso omiso a lo que quiero transmitir desde Mi Corazón Inmaculado? Mediten profundamente Mis

palabras y hallarán paz profunda en el alma".

 

26-10-95

(A propósito de una persona que conocí en el club.)

M. No tengas miedo, hija, él te va a comprender.

F. No me gusta dar lástima.

M. Yo lo puse en tu camino para que te acompañe. ¿Te gusta el regalito?

F. Sí, me gusta y me alegra. Ojalá seamos buenos amigos.

M. La amistad se cultiva para que florezca.

F. Te pido que lo bendigas.

M. Yo te bendigo ahora y te doy Mi Paz, hijita chiquitita.

F. Madre, te quiero.

M. Cuida de no perder la Fe, la Esperanza y la Caridad.

 

28-10-95

J. Será la Congregación de las almas "Pequeñísimas".

Esta palabrita, ¡cómo me gusta! ¡Pequeñísimas!

Me encanta todo lo que es pequeño y débil porque así puedo brindarme y ser mejor recibido. En lo pequeño

puedo manifestar todo Mi Amor.

Hijita querida, ¡cómo rebosa Mi Corazón de alegría frente a tantas almas que cargando y sintiendo extrema

debilidad recurren a Mí diciéndome: "¡Jesús, solo no puedo!". ¡Qué regalo tan grande es ser pequeñísima!

Ustedes han merecido a la más y primera pequeñísima: ¡Mi Madre!

 

29-10-95

F. Jesús, a mí no me preocupan los demás (en el buen sentido).

J. Hacés bien. He aquí lo que sustenta a una pequeñísima: Dejarse amar por Mí y dar lo que ella en su extrema

pobreza puede dar.

El bebé espera todo de su mamá porque es indefenso y totalmente dependiente.

He aquí que la mamá lo cuida, lo arregla, lo mima más que a los mayores, pues es su alegría y con él puede

hacer lo que quiere. El bebé no tiene ningún mérito pues no puede nada solito.

Por eso su mamá se deleita en él y le hace muchos regalos.

Hijita de Mi Corazón, sé siempre pequeñísima y serás Mi eterna alegría.

Si querés puedo hacerte más pequeñísima aún para que Mi Amor te penetre en límites que no imaginas.

Esos temores, ¿a qué vienen?

F. Jesús, ya te conozco, y cuando me das tanto amor creo que me voy a morir.

J. Yo te preparo.

F. Toda mi vida va a ser así, una continua espera. Como el bebé que lo sientan en su sillita alta y espera que le

den la comida porque él no puede alcanzarla. Ni siquiera busca la comida porque es tan débil, solamente chilla

cuando tiene hambre.

Jesús, cuánto me cuesta comprender mi condición de debilidad. Pero te gusta que sea así y así seguiré.

J. ¡Pequeñísima, pequeñísima, cuánto te amo!

El alma pequeñísima es como un bebé; que no sabe de protocolos, ni de guerras,

ni de razonamientos complicados.

El bebé espera todo de su Mamá. La mira, le sonríe, le hace pucheros y sólo es

feliz en sus brazos. Se asusta de cualquier cosa y de todo lo extraño. Él dice

"¡Mamá!", "¡Ave María!" y la Mamá corre hacia él para socorrerle.

El alma pequeñísima, como el bebé, no sabe de odios ni rencores; para él, el

mundo exterior no existe, sólo existe lo que su Mamá le da de afuera para su

subsistencia y crecimiento.

¿Ves, hijita, cómo te he amado al regalarte esta condición?

Has merecido todo, puesto que no puedes nada. Has merecido a Aquella, sin la

cual hubieras muerto para siempre, y Ella te ama tanto...

Con qué gusto Mi Madre cuida de las "pequeñísimas". Ella sólo te pide un "¡Mamá! ¡María!", y todo se

transforma con Su presencia.

F. Jesús, entonces cuál es el porqué de nuestra existencia. Si nosotras no podemos hacer "nada".

J. Ustedes son la causa de Mi alegría y la de Mi Madre. En ustedes podemos desahogar el Amor de nuestros

corazones a nuestro antojo. Un día te hablé del "martirio del amor"...

Se puede nacer "pequeñísima" o se puede pedir la gracia de serlo.

¿Puede Mi Madre ocuparse mejor de lo que es pequeño e indefenso? ¡Claro que sí! Ésta es Su alegría de

Mamá.

(Miqueas 5, 1-4)

 

30-10-95

J. Hijita querida, cumple con tus deberes pero nunca pierdas la Paz.

Ningún trabajo debe nublar el cielo que existe en tu corazón. Un alma pequeñísima merece todos Mis cuidados

porque sola no puede nada.

Cada tanto tengo que intervenir durante tu jornada (muy sencilla, por cierto), hacerte unos mimos y recordarte

que nada es más importante que la Paz del corazón y Mi Amor. Constantemente te caldeo con Mi Amor para

que no desfallezcas.

A lo exterior, no le hagas caso ni le des importancia. Lo interior debe ser el motivo de tu felicidad.

Yo soy tu felicidad y fácilmente puedo manifestarme en un alma serena y confiada. Así que no te preocupes

tanto por lo que los demás dirán de ti. Preocúpate en dejarle todo el espacio a tu Señor, al que es el motivo de

tu alegría.

El Niñito Jesús debe reinar en tu corazón y Sus virtudes atraerán a tus hermanos.

 

31-10-95

J. Hijita querida, deja que Yo haga lo que tú no puedes hacer. En realidad me gustaría hacer todo para que tu

Misión se refleje a través de la sonrisa sin que ninguna preocupación turbe tu corazón de niña.

Debes estar siempre alegre y dichosa, gozosa porque tu Señor está vivo, y si quiero cargarte es simplemente

porque te amo. Sólo el que es niño pequeño puede comprender su estado. Por eso, hija: ¡siempre alegre!

Más tarde:

J. Hijita, Yo te elegí para ser depositaria de Mi Amor. Ni siquiera te pido que des demasiado; sólo te pido que me

dejes que te ame.

Tú no puedes corresponderme como quisieras y nunca lo lograrás, porque te mantendré siempre así:

pequeñísima, para que pueda amarte a Mi gusto.

No tengas miedo de recibir Mi Amor y todas las gracias que te doy.

¡Las almas están tan ocupadas en tantas cosas! Pero Yo encontré una florcita, muy chiquitita, a la que cuido

con tanto cariño... Eres tú.

Recibe, hija, recibe todo lo que quiero darte, desde lo más simple hasta aquello que no comprendes. Tu

sencillez ha merecido todo.

No te preocupes por tus defectos, siempre los tendrás. Yo quiero ser todo en tu vida y darte todo, si tú me dejas;

¡Yo te amo, niñita!

Esta asociación de pequeñísimas va a contrarrestar el odio del mundo. Ellas perfumarán el universo y serán Mis

elegidas. Yo las consolaré y las regaré cada minuto con Mi Amor.

Tú, hijita chiquitita, debes ofrecerme todas las pequeñísimas del mundo para que rocíen Mi Corazón y

refresquen Mis llagas tan dolorosas.

¡Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío! Este debe ser vuestro lema: la Confianza.

La confianza estremece todo Mi ser de gozo.

 

01-11-95

Ayer, mientras nadaba en el Club:

M.Tu estado no es normal, por eso debes aprender a amar a todos según la condición en que se

encuentren. No esperes más de lo que tus hermanos pueden darte. De ninguna manera tienes derecho a

enojarte con alguno de ellos. Más bien acéptalos y me estarás aceptando.

F.Ayúdame a mejorar.

M.Hijita, si supieras cuánto te amo...

J.Nada que te quite la paz debes hacer, nada. Lo único que te pido es que me ames y que dejes que te

ame. En un corazón turbado por tantos pensamientos y responsabilidades no puedo entrar.

Tú no tienes responsabilidades propias porque Yo me he encargado de toda tu vida.

F.Sí, pero me cuesta en la vida cotidiana hacer todo lo que me decís.

J.Abandónate en Mí hijita y confía. Que los vaivenes del mundo no te atormenten. Es difícil este camino, te

entiendo, pero los momentos de gozo que te regalo no los conocen todos.

No cedas por nada el paraíso que te regalo, que hay dentro tuyo.

A los fuertes confundiré y los haré bajar de su pedestal.

A los débiles e indefensos los protegeré como el "escudo" más firme y sólido. Tú me entregaste tu "nada"

porque confiaste en Mí. Ahora deja que Yo actúe.

Yo soy el FUERTE. El hombre a Mis ojos no es más que un niño indefenso. Hay que contrarrestar la

soberbia, el "Yo puedo, yo valgo". El más grande a Mis ojos es el que dice "Yo no puedo, yo no valgo".

Si se humillan, Yo contrarresto la humillación mostrando Mi Poder y Mi Gloria. A los ojos de las naciones Yo

estoy enterrado en un sepulcro y Mi vida pasó como un personaje más de la historia. A Mi regreso todo será

atraído hacia Mí y nadie podrá escapar a Mi juicio. Es necesario reflexionar sobre la condición del ser humano

frente a su creador y Señor.

Por la noche:

J.Conserva la Paz que te doy y que Mi Amor te baste. Nunca dudes de Mi Amor.

 

03-11-95

F.Pude comprobar en estos días, de una manera especial, cómo a nuestra Madre le gusta que seamos

auténticos, que seamos sinceros en nuestra manera de ser. Me tomé el atrevimiento de hacer cosas contrarias

a las que Ella me pedía, en fin, como buena niña rebelde desobedecí a Su voz varias veces pero a cambio Ella

me daba más Amor. Yo quise probarla como todos los niños hacen con sus mamás. Una vez más Ella me

demostró que Su Amor es inmutable y que no depende de nosotros, ni de nuestra condición; el hecho de que

nos ame es una REALIDAD. Y que todos somos criaturas ante Sus ojos. Depende de nosotros y es nuestra

elección recurrir a Ella para que nos ayude (como buena Madre siempre lo hará) o seguir en este mundo

pataleando, queriendo arreglar todo nosotros solos.

Ella nos ama igual, seamos lo que seamos, y nos está esperando siempre para abrazarnos y vendar

nuestras heridas cuando nos golpeamos.

 

04-11-95

M.Hijita, no trates de solucionar los problemas, deja que Yo me ocupe.

F.Es que me aburro...

M.Sólo el Amor de Mi Corazón Inmaculado y todo lo que él te quiere regalar.

J.Lo que no puedes hacer y debes hacer, Yo lo hago. No pierdas la Paz.

F.Jesús, sabés que aunque no hablemos mucho, necesito en este día aunque sea unos segundos con Vos.

Sabés que no puedo dejar de hablarte, aunque sean pocas palabras.

J.Y Vos sabés que Yo no puedo dejar de amarte.

F.Soy tan pobre... Dame más Amor.

J.Tengo que darte mucho Amor para que puedas cumplir tu misión.

 

05-11-95

(Primer sábado del mes)

M.�Hija, vendrá una gran catástrofe mundial si el hombre no se convierte.

La oración puede arreglar cualquier asunto que parezca imposible de solucionar.

Entonces pidan al Padre Celestial que envíe Su Santo Espíritu sobre la tierra para que todo sea renovado.

La catástrofe será dentro de poco. Ustedes deben estar preparados para recibir el Cuerpo Místico de Cristo

en el próximo nacimiento que se avecina.

Será un nacimiento doloroso para la humanidad como lo fue para Mí en los tiempos previos al Nacimiento, un

viaje muy largo y penoso, la falta de recursos, el dolor de san José que no podía ofrecerme más, el pesebre y el

frío. Mi Niño pobre... Así será esta próxima Navidad, un nacimiento pobre y en el dolor para muchos hijos míos

pero de gran esperanza, porque es a través del dolor que llega la

Resurrección.

¡Cuántos de ustedes hijos queridos están ya tan cansados!... Entonces,

como el Niño reposó entre Mis brazos sobre Mi pecho, así deben ustedes

ahora descansar sobre Mi Corazón Inmaculado y refugiarse en él. No miren

tanto las circunstancias externas, miren el pesebre de Belén, la pobreza, la

indigencia, pero miren al amor más grande del mundo. Así ustedes

alrededor del pobre pesebre podrán calentar a Mi Niño recién nacido y Él les

sonreirá. No teman el dolor, el sufrimiento, ¿puede pensarse y alegrarse en

otra cosa ante tal acontecimiento?

Los pastorcillos cantaron alabanzas. ¿Ustedes qué cantarán, en qué

estará puesto el corazón? Yo, vuestra Madre, deseo que todos estén

presentes en el pesebre de Belén para que puedan comprender que sólo el

"Amor" basta. Ofrezcan la pobreza de Jesús, ofrezcan sus corazones y

¡estén alegres, hijos de la Luz, porque Mi Rey nacerá! Él les traerá la paz y

el amor.

(Isaías 40, 1-11)

 

06-11-95

J.Novena para preparar el Nacimiento:

- Un niño nacerá, que nos traerá la paz y el amor. Y cantaremos con Él una canción de cuna... Dios

te salve...

- Él nos abrazará y el fuego de Su Amor transformará nuestros corazones... Dios te salve...

- María estará con nosotros para regalarnos a Su Niño y nuestro corazón saltará de alegría... Dios

te salve...

- Cantemos al Señor, cantemos al Señor un canto nuevo, el canto de la hermandad y del amor...

Dios te salve...

- Jesús viene, ya está a la puerta, abramos nuestro corazón y que reine la alegría... Dios te salve...

- Nuestros hermanos nos necesitan, ¿qué les ofreceremos?; ¡Amor y Alegría!... Dios te salve...

- Salve Reina del Cielo y de la Tierra, que nos diste al Salvador del mundo... Dios te salve...

Al final, Credo y Gloria al Padre. Consagración de toda la humanidad al Corazón Inmaculado de María.

(Puede ser cualquier oración a María). Rezar nueve días seguidos.

 

07-11-95

F.Le reproché a Jesús una situación que estoy viviendo.

Él me dijo:

J.Si confiaras más en Mí...

F.¡Pero el asunto no se arregla!

J. Yo arreglo lo que me parece importante, lo que es prioridad. Estoy más cerca tuyo de lo que crees, aunque

no me percibas sensiblemente.

Huyes de Mí cuando trato de amarte y debo dejarte para que compruebes Mi Amor de lo que no lo es.

Estos escritos son importantes, pero más importante es que te dejes amar por Mí.

Mi Amor no se entiende porque es LOCURA.

Pero debo elegir "pequeñeces" como tú para que el Amor pueda manifestarse. Tú no puedes amarme

bastante, por eso te elegí, porque no tienes cómo pagarme.

Eres pobre, tienes un cuadernito, una birome para escribir, los cuales uso según Mi querer, también tu

corazón que sufre cuando los mimos para Mi niña desaparecen. Pero no puedo dejarte porque eres tan débil...

Otra vez he tomado las riendas de tu corazón a pesar de la desconfianza que hay en él.

Debes rendirte ante Mí, ante el Amor, para que éste pueda obrar ¿Tus razones? No son las mías.

F.Me da miedo la santidad.

J.Lo que te abruma es tu pobre humanidad. Lo demás ya lo he retirado. Tienes miedo al Amor, pero el Amor

triunfará a pesar de todo.

Me cuesta transformarte, te hice libre y no puedo obrar sin tu consentimiento. Muchas veces me dices sí,

pero no aceptas Mis caminos, entonces debo amarte más aún porque la ley del amor siempre se impone. Una

mamá, ¿no trata con más amor y delicadeza al hijo que es más débil?

Yo he venido a salvar lo que estaba perdido. Confía en que te amo.

F.De verdad, Jesús, no confío. Si confiara no me angustiaría.

J.Entonces te doy más Amor.

Si Mis discípulos hubieran velado... Si me hubieran obedecido no habrían caído en la tentación; sin embargo

después Yo mismo curé sus corazones con amor; sabía de quiénes se trataba y me agradó elegirlos. A través

de ellos Mi obra de amor fue palpable.

Siempre es así, la debilidad por un lado y Mi Poder por el otro, ambas para un mismo fin, para Mi Obra de

salvación. Yo miré la pobreza de sus corazones. Ellos pudieron decirme sí porque no tenían riqueza a las que

apegarse. Yo pasé a ser su única riqueza.

Cuando murió tu mamá pude tomar tu vida, no tenías otra riqueza más que su amor, sentías morir... Por eso

sufres, hija, porque amas. Amor silencioso y escondido pero amor al fin. El Amor es uno solo y es verdadero

cuando pasa por el dolor.

 

11-11-95

J.El niño hace lo que siente y no mide lo que da. Da todo espontáneamente. Así debes ser tú.

F.Me cuesta y sabés muy bien por qué. Uno recibe muchos golpes en la vida. Volver a ser como un niño no

es fácil. Sólo se puede con Tu Amor y Tu Gracia.

J.Si comprendieras cuánto te amo...

F. Demostrame entonces.

J. Todo lo mío es tuyo y Yo soy el dueño del universo. El niño no necesita una "GRAN CONFIANZA", el niño

por ser niño "simplemente confía". Él dice "Mi papá es bueno, me da todo lo que necesito".

F. Sí, Jesús, el niño confía plenamente en la bondad de su padre, pero yo todavía no llego a eso porque

estoy comenzando a conocer a Dios.

 

13-11-95

J. Hijita chiquitita, si comprendieras el Amor que tengo a Mis hermanos...

F. Jesús, comprendo el Amor que sentís por mí, porque ya no soy la misma, me estás transformando.

J. Comprenderás más Mi Amor por ti cuando te entregues más a Mí.

F. Jesús, soy tan pobre...

J. Tu pobreza ha merecido Mis cuidados.

F. Jesús, me gustaría permanecer más escondida, no causar escándalo a nadie. Hay personas que se burlan

del mensaje y no comprenden estos diálogos de Amor entre el Creador y su pequeña criaturita.

J. Nada de afuera perturbará nuestra hermosa intimidad. ¡Ay de los responsables de las almas de Mis

corderitos! Ellos los conducen al matadero rechazando toda forma de devoción hacia Mí y hacia Mis santos,

cuando aquellos pretenden demostrarme su cariño de la manera más simple. Te aseguro que éstos, Mis niños,

llegarán primero...

Tú no te preocupes, nada podrá arruinar Mi Obra, la que viene de manos de Mi Dulce Madre; a cambio de las

incomprensiones, tú debes dar más Amor. Así reconocerán la Obra.

Semillitas de Amor esparcirá esta obra por todo el mundo y alimentará a Mis polluelos.

Por eso "los grandes" no pueden comprenderla, porque está hecha a la medida de Mis polluelos, es para

éstos y para todo aquél que se hace como uno de ellos. ¡Sonríe, hijita, sonríe, que el Amor nunca te faltará!

Mi Corazón de niño salta de alegría cuando me hablas con tanta confianza...

F. ¿Te acordás Jesús cuando era niña?

J. ¿Cuando eras niña? Eres niña y siempre lo fuiste. Ahora estás en Mis manos, ¿puedes desear algo más?

F. Ayer estuve en la celebración de las primeras comuniones en el barrio de una amiga. Durante la

ceremonia, Jesús me dijo:

J. "Tú eres más niña puesto que dependes totalmente de Mí".

F. Estaba pensando en una persona que hacía mucho que no veía.

Jesús me dijo:

J. No pienses en el pasado, hijita, el presente es tu realidad y tu realidad SOY YO.

F. Perdoname, Jesús, debe ser que todavía no confío lo suficiente en Vos.

J. Vamos juntos, hacia un futuro de mejor realización. Lo pasado ya no existe. Ahora estás en Mi Corazón.

F. ¿Te acordás Jesús cuando te buscaba sin darme cuenta cuando era adolescente?

J. No querías crecer, el mundo de los adultos te asustaba y Yo te encontré, y te hice niña otra vez.

Conoces ahora el caminito, no lo desaproveches.

 

14-11-95

J. Hijita chiquitita, ¿qué te preocupa?

F. Ahora me quedé sin trabajo. Pero otra vez me da vergüenza lo que los demás dirán. Me revienta que me

tengan lástima.

J. ¿Y tu corazón qué dice?

F. ¿A Vos no te importa lo que van a decir de mí?

¡Cuántas veces voy a tener que pasar por lo mismo!

J. Primero el Reino, lo demás será añadido...

Ibas hacia el camino que van todos: el del materialismo, el de la lucha por conseguir más, por tener un

"status", y Yo te rescaté. Te encontré como una perlita abandonada. Ahora eres mía.

F. Pero el desprendimiento duele...

J. A cambio de Mi Amor todo vale la pena.

F. Algunas veces pienso si no soy muy vaga porque muchas cosas que antes hacía ahora ya no las quiero

hacer.

J. Estoy ordenando tu vida.

F. Me educaron para "ser alguien" en la vida.

J. ¿Ser alguien en la vida a costa de PERDERLA?

¡No, hijita! Yo preservo a Mis pequeños.

Una vez te dije: "¡Ay de aquellos que son el motivo de escándalo para Mis pequeños!".

Pero todo será revertido en esta sociedad corrompida. De otro modo se autodestruirá; y diré como cuando

estuve en Jerusalén: "No quedará piedra sobre piedra".

He pasado por esta tierra para mostrarles cómo deben vivir; pero son más los sordos. A Mi pequeño rebaño

lo recompensaré. El que persevera, triunfará.

F. Pero entonces, ¿quién podrá salvarse? Porque todos tienen, o la mayoría, tiene mentalidad materialista.

J. Para Dios nada es imposible.

F. Jesús, Vos sos mi Maestro, me tenés que enseñar.

 

16-11-95

J. Cuando te pregunten algo, háblales de Mí, del Amor que les tengo, del Amor que Mi Madre les tiene. Yo te

diré cuándo actuar.

M. Ustedes, hijos, deben tomar el rosario entre sus manos y rezar para Mi pronto y gran retorno.

F. ¿Cuál retorno?

M. Mi retorno entre ustedes.

F. Pero si Vos ya estás con nosotros, entre nosotros.

M. Pero no estoy como Yo quiero. Yo soy la Reina de las familias y quiero reinar en las familias.

 

18-11-95

En San Nicolás:

J. Ustedes, hijos amados, han venido a Mí porque Yo mismo los atraje a Mi Sagrado Corazón. Yo he

escuchado todos sus ruegos y pedidos. Ya están en Mi Corazón. Deben saber que para cada cosa hay un

tiempo, un momento.

Entonces tengan esperanza y paciencia. Nada que Mi Madre me pide Yo se lo niego. Muchos de ustedes

están cansados y desesperanzados. Sepan que Yo los sostengo.

¡Cuántas almas están salvando con el sufrimiento!

¡Tengan esperanzas pues días gloriosos les esperan!

Cuántos corazones doloridos, cuántos corazones afligidos.

¿Es que no ven cuánto amor les tengo? Yo no abandono a Mi pueblo.

Quiero darles Mi consuelo y decirles que haber venido hasta aquí no ha sido en vano.

El que tenga fe que crea.

El que abra su corazón comprenderá.

 

24-11-95

F. Mamita, ¿te enojaste porque no fui al retiro?

M. No, hijita, no te preocupes.

F. Me siento débil físicamente.

M. Mejor, así serás más niña en Mis brazos y podré cuidarte mejor. Dependerás más de Mí, menos de ti. No

te preocupes y quédate en Mi Corazón.

F. Ayer Jesús me dijo (le dije que estaba muy cansada):

J. Debes ser misericordiosa contigo misma. No presiones tu débil naturaleza humana, la que amo con infinita

ternura. Debes ser templo de Mi Amor, y en este Templo debe haber paz y armonía.

Hijita chiquitita, Yo te amo como eres, y si tu naturaleza humana te abruma por su condición misma, no le

exijas tú lo que gustoso Yo haría. Guarda la calma. Piensa que amar no es complacer a todos. Amar es

preservar el sitio que sólo corresponde a su amado, en una santa indiferencia hacia todo el mundo. Es una

lucha constante; por eso el cuerpo se debilita fácilmente. Pero a mayor debilidad, mayor cuidado de Mi parte.

¿Te gusta ser niña en Mis brazos?

F. Claro que me gusta.

J. Tu amor debe ser apasionado y equilibrado para con los demás. Yo no quiero reemplazos. Cada cosa en

su sitio. Primero Yo, ocupando el centro, lo demás es añadidura.

 

26-11-95

J. Hijita chiquitita, no tienes idea de la importancia que tienen estos encuentros.

Hay muchos "doctos" que no llegarán a comprender estas palabras, ni Mi unión contigo, pero Yo quiero

almas y el camino para llegar a ellas lo decido Yo.

F. Yo no entiendo cómo me podés tener así todavía, de aquí para allá, como un juguete, en esta

incertidumbre...

J. Debes ser fiel, a pesar de las circunstancias.

F. Vos tenés tus intereses pero yo tengo los míos y parece que te olvidaste.

 

28-11-95

(Diálogo con mi mamá)

F. ¿Cómo es el cielo?

N. Es indescriptible con palabras.

Es una gracia de Jesús que yo esté nuevamente con ustedes.

F. Y la Virgen, ¿qué te dice?

N. Ella sonríe, los mira y sonríe.

Ella hace muchas cosas por ustedes: acá en este mundo somos todos

muy felices.

Acá estoy con tus hijitos, yo juego con ellos y la Virgen también.

Tenés que escribir lo que yo te cuento para que todos sepan que acá

estamos todos muy bien.

El cielo está dentro tuyo y también por todos lados. Nosotros podemos

ver todo y comprender todo porque estamos unidos a Dios y vemos las

cosas como Él ve. Y ahora estoy yo viendo toda tu vida, y te quiero, hija

mía; siempre serás mi hija.

Aunque todo parezca oscuro, pronto verán salir el sol.

F. ¿Y la Virgen no se pone celosa?

N. El amor de la Virgen es tan grande que es capaz de encerrar todos

los amores juntos.

Ustedes que viven en la tierra no pueden comprender muchas cosas

porque no aman lo suficiente. Acá en el cielo todo es amor, por eso

comprendemos todo.

F. Mamá, ¿y quién va a creer esto? Van a decir que estoy loca o que

imagino cosas.

N. Van a entender los puros de corazón, aquellos que se entregan

fácilmente al Amor.

No importa hijita que muchos no entiendan. Tu alma respira cielo, y es eso lo que yo quiero.

F. ¿Y Jesús qué dice?

N. Jesús te quiere. Dice que sos muy chiquitita, por eso te quiere.

Ayer durante la Misa la Virgen me dijo:

M. Ustedes deben dar gracias a Dios por todo. Él les ama y quiere que reciban todo Su amor a manos llenas.

Pero están preocupados por muchas cosas sin importancia. Él quiere lo mejor para ustedes, pero ustedes lo

rechazan porque prefieren las cosas materiales.

 

02-12-95

J. Las situaciones adversas son las que más beneficiosas resultan cuando se entregan de corazón a la

Divina e Infinita Sabiduría Increada. Porque así Dios Padre demuestra Su grandeza.

F. Querés decir que tenemos que entregarte todo aquello que nos pasa y no entendemos...

Le estaba diciendo a mi Madre que quería ser escritora y escribir cosas que hagan bien a la gente, sobre

todo a la "mujer".

M. Sí, hija, vas a escribir muchos libros que van a iluminar a mucha gente. Y Yo desde el cielo te voy a

sonreír.

F. Hace unos días Jesús me dijo: "Vas a escribir, pero de otra forma".

 

07-12-95

M. Los niños abortados son todos míos. Yo juego con ellos y les doy Mi amor. Ellos no vieron la luz, pero acá

en el cielo conocen la plenitud de la luz y son muy felices.

Con ellos formo un ejército de ángeles que interceden constantemente por los pecadores. Son millones y

millones y serán muchos más en estos últimos tiempos.

La sangre derramada por ellos será semilla de santidad para muchos. Ellos son míos, Mis angelitos. Yo los

amo y Dios los creó para Mí, la Madre de todos, la Madre de los niños abortados.

 

08-12-95

M. Yo quiero que se conviertan y comiencen a orar con el corazón. Orar con el corazón significa abrirlo y

vaciarlo ante Dios.

Ustedes no conocen a Dios, por eso no pueden confiar en Él. La oportunidad es hoy, ahora. Él pasa, Él viene

a ustedes a través de la Madre, no dejen pasar esta oportunidad. Ustedes deben saber que la Madre prepara

todo para el Gran Banquete e invita a todos Sus hijos.

¡Cuántas veces he tenido que llamar a Mis hijos y cuántas veces me han rechazado! Pero una Madre nunca

se cansa de llamar a Sus hijos. Por eso hoy, una vez más, deseo reunir a todos en Mi Corazón Inmaculado,

donde hay un Manantial de Amor, de Luz y de Gracia.

Hija querida, no te turbes por los acontecimientos externos y vive en el paraíso creado por Mi Corazón

Inmaculado.

 

09-12-95

F. Le pregunté a Jesús qué quería decir Fabiana, me dijo:

"Significa «la que escucha», y me has de escuchar todos los días de tu vida".

M. Hija querida, tu Madre te ama y te cuida.

 

15-12-95

F. Ayer, mientras iba caminando para el club, conversaba con mi Madre, Ella me decía:

M. La lucha está por terminar. Ahora ustedes deben descansar y dejarse llevar por Mí. Yo les recompensaré

porque supieron mantenerse fieles a pesar de todo. La hora se acerca en que Yo voy a actuar de la manera

más prodigiosa. Ustedes serán Mis testigos, ahora y siempre.

Déjense llevar por Mí y no teman nada. Comprendan que la hora ha llegado y esta Madre deberá responder

por Sus hijitos.

F. Jesús, estoy confundida. En este crecimiento espiritual, algunas veces no sé si lo que hago está bien o

mal, ¿por qué estas confusiones?, ¿por qué estas dudas?

Yo quiero agradarte pero, ¿cómo sé si lo que estoy haciendo es lo que Tu Corazón desea?

J. Las dudas no vienen de Mí. Vienen de tu naturaleza. Pero no te preocupes, Yo sé aprovecharlas para tu

crecimiento.

Hijita chiquitita, no temas al qué dirán, ni pienses que voy a castigarte cuando dices "no" a algo que te pido.

Yo quiero tu autenticidad de corazón. Yo te amo como eres. Cuando dices "no", Yo estoy diciendo "no", cuando

dices "sí", Yo estoy diciendo "sí". Todo, absolutamente, lo aprovecho para tu crecimiento y para Mi Gloria. Ni un

instante de tu vida se me escurre, porque en realidad ya no es tuya sino mía.

Puedes actuar con total libertad. Sólo necesitaba tu "sí" para entrar en tu vida. Todo lo demás lo hago Yo.

F. Siento que estas palabras de Jesús me dan profunda Paz.

J. Te he puesto para la santificación de muchos. Ellos vendrán a Mi Corazón a través de ti. En el Cielo

comprenderás lo que Mi Misericordia habrá hecho por tantos hermanos tuyos a través de este Mensaje.

Si todos me dijeran "sí"... muy rápido el mundo se convertiría en lo que Mi Padre soñó que fuera.

Él no quiere que se pierda ningún pequeñito.

 

16-12-95

J. Hija, te llevo por los lugares que me parece, para que tu yo muera totalmente.

F. ¿Qué hago ahora, Jesús?

J. Quédate en Mi Corazón para que Yo te ame.

 

17-12-95

M. Te esperan verdaderas alegrías si de veras te entregas a Mi Corazón.

F. Sabés qué es lo que quiero.

M. Lo que querés, es lo que Mi Corazón desea. Somos un solo Corazón.

F. Pero, ¿cuál es el chiste?, ¿por qué no llega lo que yo quiero? ¿Por qué Vos no hacés algo en vez de

hablar solamente?

M. Lo que se espera tanto, es lo que más alegría nos da después. Y si la espera es dolorosa tiene un gran

mérito para la salvación de las almas.

Yo esperé nueve meses el nacimiento de Mi Hijo, con situaciones adversas, como nuestro viaje a Belén, la

pobreza, el cansancio. Yo hubiera querido lo mejor para Mi Hijito pero debí aceptar los hechos tal cual se

presentaban, abandonándome totalmente a la voluntad de Dios. Y cuando Mi Hijito nació, me trajo tanta alegría

que olvidé todo lo demás.

 

18-12-95

F. Padre celestial, estoy cansada...

P. Yo soy Padre de Amor y Misericordia.

Yo sostengo tu vida.

Te estoy reconstruyendo, mientras otros están destruyéndose con el pecado, con la vida desordenada.

 

22-12-95

J. Eres tan chiquitita...

¿Quién podría haberse fijado en vos como Yo?

Ante el mundo "nada", para Mí, la razón de Mi Amor.

Nadie conoce al Amado sino aquél que se hace pequeñísimo y se deja amar por Él.

Has elegido hijita la mejor parte.

¡Oh, mundo cruel e insensato!: eliges lo que es perdición. Sólo unos pocos han hallado el Tesoro, han

apostado para toda la vida.

Hijita chiquitita, conozco tus gustos y quiero complacerlos.

Déjate amar porque nadie te amará más que Yo.

F. Estaba pensando en una persona. Jesús me dice:

J. Me valgo de lo que Yo quiero para Mi obra de Amor.

F. ¿También de X? ¿Qué puede ofrecerte X?

Después de conocerte yo no podría estar con una persona así.

J. Él necesita el amor de Mi Corazón depositado en ti.

Todo tu ser debe ser una llama viva de Amor.

F. Soy un desastre.

J. ¿Me das tu "sí"?

F. Te doy un "sí".

A la noche:

J. Anotá lo que te dice Mi Madre.

M. El mundo no se imagina lo que le espera si no regresa a Dios.

El mundo debe creer en Mis Mensajes. Entonces Yo podré salvarlos.

Los ángeles tratarán de detener el mal de la guerra pero no podrán. La maldad del hombre irá aumentando.

Aparecerá una gran luz que verán todos, a pleno día. Desde ese momento pasarán 48 horas antes de que

estalle la catástrofe. Serán horas necesarias para prepararse. Juntarán agua y pan, vela bendecida. No deberán

abrir a nadie.

Rezarán el Santo Rosario.

Aférrense a la Eucaristía porque la confusión en el mundo aumentará.

Ustedes no deben temer sino escucharme y hacer lo que les digo. El que no crea, no se salvará. El mundo

debe conocer Mi mensaje. También el Arzobispo y el Santo Padre.

Todos deben saber que la hora del castigo se acerca y el Padre permitirá la guerra para purificar la tierra. ¡Ay

de Mis hijos que no crean!

Deben orar para que Mis hijos crean.

Muy pocas ciudades se salvarán y el mismo Santo Padre vendrá a refugiarse.

Se acerca el gran triunfo de Mi Corazón Inmaculado.

 

23-12-95

M. El laico debe ser obediente, casto y pobre. ¡Desafío para el tercer milenio!...

Está llamado a la santidad. La humanidad ya está redimida, pero debe cumplirse el sueño de Dios: una

humanidad como Él pensó.

Llegará un tiempo en que la tierra será como Dios la pensó. Ya no habrá maldad. Serán cielo nuevo y tierra

nueva.

Así esperamos la segunda venida de Jesús en la Gloria.

F. Jesús, soy un desastre. Cuando vuelvas, ¿qué te voy a dar?

J. Hiciste lo que pudiste. Descansa.

F. Hay muchas cosas que no entiendo.

J. Vas bien, hijita. Para el estado actual del mundo hiciste suficiente.

Si Yo te llevo al abandono es para que aprendas a esperar todo de Mí.

 

24-12-95

Nochebuena:

J. Aprende a depender de Mí, hijita, porque lo que Yo te doy siempre es mejor. Esposita mía. Yo conozco los

deseos de tu Corazón, tú conoces bien los deseos de Mi Corazón. Porque ya nada podrá separarnos.

No debes esperar tal o cual cosa, debes esperar Todo de Mí.

Esta noche es para los dos. Noche serena y llena de Amor.

Esta noche, en la que todos celebran Mi nacimiento, Yo me quedo contigo, esposita mía, en una intimidad

que muy pocos conocen y que muy pocos verdaderamente quieren tener Conmigo.

Que en tu corazón haya Paz, como en aquella noche de Mi nacimiento; en el pesebre estaba Yo

contemplando la dulce mirada de Mi Madrecita.

No temas, hijita. Yo elegí tu corazón para hacer Mi pesebre esta noche.

F. Jesús, te abro mi corazón.

J. Hijita, Yo te extiendo Mis brazos.

 

25-12-95

J. Hijita, no te preocupe nada de este mundo. Vive en una santa indiferencia hacia todo lo que es pasajero.

 

26-12-95

F. Una vez, cuando comenzaba a entablar una amistad con una chica, la Virgen me dijo "esta amistad no va

a ser sincera" y me sugirió que me alejara.

Hoy puedo comprobar que así fue porque a pesar de que yo igual intenté que funcionara, no funcionó, cosa

que me dolió mucho al desilusionarme.

Hoy la Virgen me dijo: "Dejá, Yo arreglo esto".

F. Estoy pensando en mi pobre capacidad de amar.

Soy muy rebelde y cuando no le hago caso a la Mamá me va como me va.

 

27-12-95

J. Conozco lo que entristece tu corazón.

Estás turbada hoy.

F. Sabés qué es lo que me molesta.

J. Piensa en Mi corona de espinas.

F. No quiero, Jesús.

 

31-12-95

J. Hijita, la humanidad corre hacia la destrucción.

Pero no será destruido todo. Mi pueblo tendrá su herencia. Entonces, ningún temor.

F. ¿Cómo podés destruir lo que Vos mismo creaste?

J. Lo que Yo creé ya no me pertenece.

Hijita chiquitita, anda por el mundo sin miedo.

Confía en Mí. Yo no te defraudo jamás.

No tengas miedo de escribir Mis palabras.

Cuarenta y ocho horas antes de la tragedia Yo avisaré. Entonces Mi pueblo podrá prepararse. Yo estaré con

ustedes, y Mi heredad recibirá la tierra en herencia.

¿Comprendes hija lo que te digo? ¡Cómo te estuve preparando para estos tiempos

tan atribulados!

¿Podría permitir Yo que Mis hijitos más débiles y pequeños fueran derrotados por

las fuerzas infernales que gobiernan el mundo?

Muchos de los que ahora ríen llorarán. Muchos de los que ahora lloran reirán y

recibirán Mi consuelo.

Estos anuncios proféticos te los comunico, hijita chiquitita, para que tomes

conciencia de los tiempos actuales y estés atenta. Mi madre te protege sobremanera.

Ojalá todos dijeran "¡Sí!" a Mi Madre, Ella quiere salvar a todos Sus hijos. Mi Madre te

ama, hijita chiquitita de Mi Corazón.

F. Perdóname Jesús por mi infidelidad (hace unos días me negaba a escribir).

J. ¿Infidelidad? ¡No! Te di el descanso que me pediste. Aunque el demonio no

descansa y te turba.

M. Hijita chiquitita de Mi Corazón, que tu Madre sea tu refugio. Que tu Madre sea la

fuente donde se refresque tu alma. Que tu Madre sea tu deleite y tu Paraíso.

Que tu Madre sea tu Paz.

Que tu Madre sea tu jardín florido.

Que tu Madre sea el deleite de tu corazoncito.

Este bebé que me regaló Jesús, que eres tú, lo cuido con mucho cariño y lo mimo. Eres niña en Mis brazos.

F. Estaba rezando por los enfermos de SIDA.

La Mami me dijo:

M. "La cura del SIDA está en Mi Inmaculado Corazón".

A aquellos que se consagren a Mi Corazón Inmaculado y vivan santamente el compromiso contraído, Yo les

prometo la salvación de alma y de cuerpo.

Ustedes con la oración pueden lograr todo. Los estoy llamando a una Fe sin límites, como sin límites es Mi

Amor por Mis hijos.

Reza hija para que el Señor les regale Fe.

Ustedes no tienen Fe porque no aman ni conocen el Amor de Dios.

Hijita de Mi Corazón, mírame y dime si hay Amor más grande que el de esta Mamá...

Índice del Libro

Mensajes de 1994

Mensajes de 1995

Mensajes de 1996

Mensajes de 1997

Mensajes de 1998

Mensajes de 1999

Mensajes de 2000

Mensajes de 2001

Mensajes de 2002

Mas información en

dejate-amar.com

¿ Quieres leer más mensajes dados por el Cielo a otros siervos del Señor ?

 

«En cuanto a las revelaciones privadas, es mejor creer que no creer en ellas; porque si crees y resultan ser verdaderas, te sentirás feliz de que creíste, porque Nuestra Santa Madre lo pidió. Y si resultan ser falsas, tú recibes todas las bendiciones como si fueran verdaderas, porque creíste que eran verdad.»

(Papa Urbano VIII, 1636 )

De conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el equipo de Dirección de la web DiosJesusTeHabla.com no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia. Las palabras tales como apariciones, milagros, y similares tienen en este sitio un valor de testimonio humano y son publicados porque entendemos que pueden ser favorables para la vida espiritual de quienes nos visitan.